Contacto: Chery Tiggo 4 Pro Luxury 1.5T CVT

miércoles, 11 de enero de 2023



Evaluamos a la actualización del Chery Tiggo 4, denominada como Tiggo 4 Pro.

Chery Uruguay puso a la venta en 2022 a la nueva renovación del Tiggo 4, denominada Tiggo 4 Pro. Llega importado desde China en una sola variante denominada Luxury, equipada con un impulsor 1.5 litros turbo de 147 cv con una transmisión automática CVT y tracción delantera. Lo probamos en detalle.
Pro es la denominación que encontró Chery para renovar a los productos de la gama Tiggo. Ejemplos, sobran: Tiggo 2 Pro (ver lanzamiento), Tiggo 7 Pro (ver prueba) y Tiggo 8 Pro (ver prueba). A esta familia de SUVs o crossovers actualizados ahora se le sumó en 2022 el Tiggo 4 Pro. Y la receta es la misma que vimos en sus hermanos: toma como base al Tiggo 4 (ver lanzamiento), que ahora pasa a ser la oferta de entrada de este producto y la versión "Pro" toma el lugar de los niveles más equipados.

Al igual que el modelo conocido utiliza la ubicua plataforma modular T1X de Chery, que también es la base de sus dos hermanos mayores, los Tiggo 7 y 8. En Uruguay comenzó a comercializarse en noviembre pasado proveniente desde WuhuChina en una sola variante de equipamiento (1.5T Luxury), asociado a un impulsor 1.5 TCI turboalimentado de 147 cv con una caja automática continuamente variable tipo CVT con nueve marchas virtuales pre-fijadas (ver lanzamiento).


En nuestro mercado se comercializa a U$S 32.990 y con una garantía de 5 años o 150.000 km. Si son atentos, se habrán dado cuenta de varias cosas en estos dos párrafos anteriores. Sí, la configuración es casi la misma que probó Autoblog en 2019 en la llegada del Tiggo 4 (ver prueba) y la motorización es literalmente la misma que vimos en el Tiggo 7 Pro hace un año y medio, que como dije más arriba, comparte también la base con este 4 Pro.

Por eso si bien estamos ante un modelo nuevo, en realidad es bastante conocido por todos desde varios ángulos. Ya sea por el producto en sí como en sus componentes. Ahora llegó la hora de reencontrarse con el Tiggo 4 ahora en "modo Pro", para ver qué cambia frente a aquel evaluado hace cuatro años o en qué se parece a su hermano mayor. Y para agregarle más preguntas al análisis, cuando fue lanzado, costaba lo mismo que vale ahora el 4 Pro. ¿Ven que los precios de los 0km son un delirio a tal punto que un SUV-B vale lo que un SUV-C hace 2 años? Arranquemos con el contacto del Tiggo 4 Pro Luxury 1.5T CVT.


Exterior

En esta especie de matrioshka china en que Chery se está transformando con cada actualización de los Tiggo, el 4 Pro queda en la parte del medio. Entre el 2 y el 7, siguiendo la clara lógica numérica. ¿En qué se nota ese parentesco? Ahora el Tiggo 4 para ganarse el apellido "Pro" como sus hermanos, ganó ese family feeling introducido por el jefe de diseño de la marca Kevin Rice (ex-Mazda y BMW), que Autoblog pudo entrevistar en China en 2019 (ver entrevista). Chery lo denomina "Galaxy" porque ahora en la parrilla parecen haber estrellas iluminándose en la galaxia. Dale, te creemos, Kevin.

Visto desde el lateral en esta versión Luxury, es decir, la tope de gama, se destacan las enormes llantas de aleación de 18 pulgadas, que en la unidad probada iban sobre neumáticos Giti GitiComfort 520 V1 en medida 215/55 R18. Le quedan bien, pero son exageradas para nuestras calles y rutas aunque también para un SUV-B. Como veremos más adelante, además el compuesto duro de los neumáticos no es el más adecuado para este chasis pensado para tener un confort bastante bueno en líneas generales. También me resultan innecesarios los detalles en rojo por fuera. Pero a los chinos les encanta. Es un color que representa "buena suerte". Buena suerte intentando que me gusten.


En el sector trasero es donde aparecen menos cambios respecto a los Tiggo 4 "no-Pro". Es más, salvo por los emblemas que lo distinguen, es un aspecto calcado a los Tiggo 4 ya conocidos. Tal vez el punto más álgido sea el pilar C voluminoso que dificulta la visibilidad hacia los ¾ posteriores, sobre todo a la hora de llegar a un cruce de calles y querer ver qué viene por la diagonal. Pero es algo que ya sufren todos los autos actuales si les soy un poco sincero. Perdemos visibilidad, ganamos en rigidez estructural. Ponele.

A diferencia de lo que pasó con el Tiggo 7 Pro, en donde Chery aplicó un concepto que en la industria se conoce como "reskinning", digamos, "cambiarle la piel" sobre una base conocida, en el 4 Pro es un viejo y querido restyling, es decir, se modifican las llamadas "partes blandas" de la carrocería (los paragolpes, guardabarros y capot), dejando los "puntos duros" (estructura y puertas) sin tocar. Por eso las cotas son casi las mismas de otros Tiggo 4: mide 4.310 mm de largo, 1.830 mm de ancho, 1.670 mm de alto y una distancia entre ejes de 2.610 milímetros.


Interior

Puertas adentro abandona ese habitáculo del Tiggo 4 conocido y toma casi que calcado el de los Tiggo 7 y 8, solo que adaptado a las dimensiones de un SUV-B. Por eso algo que también se traslada desde esos modelos es la calidad general, tanto al tacto como percibida. Aunque hay algunos plásticos duros, en muchas zonas utiliza unos de inyectado blando muy agradables al tacto, así como también se ven combinaciones entre texturas y apliques. Es muy interesante y positivo ver ese progreso entre productos.

La posición de manejo es similar a la vista en el Tiggo 4 conocido. En el Pro, al igual que en sus hermanos mayores, el volante se regula en altura y profundidad (aunque con poco recorrido), mientras que la butaca del conductor se ajusta en altura con seis regulaciones eléctricas (le suma también un ajuste lumbar), quedando bastante elevada incluso en su nivel más bajo, algo normal en varios SUVs. El asiento es más ancho que en sus hermanos de gama y permite apoyar un poco mejor los muslos, aunque no lo suficiente.


El instrumental es similar al de sus hermanos, con una computadora casi calcada y de igual resolución (bastante mejorable) en su pantalla. Tiene dos elementos digitales para la cantidad de combustible en el depósito y la temperatura del líquido refrigerante, en tanto que al medio del tablero va un display a color de siete pulgadas con bastantes informaciones de la computadora de a bordo. La única configuración que puede cambiarse es el tono de la pantalla cuando cambiamos de modo de conducción. Nada más.

No es un tablero que me haya agradado en términos de diseño, pero por lo menos la lectura es clara y entendible. La otra parte "techie" del habitáculo es la del aire acondicionado. Lleva un display táctil bastante confuso de utilizar, en especial cuando estamos en movimiento porque los reflejos diurnos lo vuelven ilegible y es muy fácil cambiar la temperatura rozando los comandos con un cable del celular incluso. Que vuelvan las teclas y perillas urgente. Dejen de querer reinventar la rueda. Basta, en serio.


En el centro del habitáculo va la pantalla multimedia táctil de diez (sí, es gigante) pulgadas con AM/FM/2USB-A/Bluetooth y compatibilidad con Apple CarPlay. Como novedad, este sistema de Chery ahora también tiene Android Auto. Ya era hora. El funcionamiento de la interfaz es sencillo, aunque en algunos momentos del día los reflejos solares complican la visualización de la pantalla. Más allá de esto, la resolución es correcta y la imagen de las cámaras 360º es correcta, aunque los gráficos en 3D lucen algo rústicos. Merece un ajuste pequeño. Aunque se aplaude mucho la incorporación de Android Auto.

Pasando a las plazas traseras el Tiggo 4 Pro cuenta con la misma habitabilidad generosa de siempre para dos adultos y un niño, o por qué no, un adulto encerrado en un cuerpo de adolescente. Aquellos que viajen en las plazas laterales no tendrán problemas a lo largo, mientras que a lo alto irán más ajustados solo aquellos que pasen con holgura el 1,80 m de alto, porque hasta esa talla se viaja muy cómodo. La plaza central, como la mayoría de los SUVs-B, está pensada solo para viajes cortos por ser la más escasa de espacio, pero no por ello es incómoda, porque a diferencia de algunos rivales, no cuenta con un falso túnel central que robe algo de lugar para las piernas.


Un detalle de este Tiggo 4 Pro es que las puertas traseras son gigantes, así que el acceso es muy fácil incluso si tenemos que hacerlo con una silla para niños, que a su vez, tendrán sus respectivos anclajes de serie (ISOFIX y TopTether). Ya que menciono los elementos de seguridad pasiva, tiene tres apoyacabezas y tres cinturones inerciales de tres puntas. Bien por esto, Chery. Ya en el ámbito del confort, hay una toma USB-A para recargar "chupetes electrónicos" (bastante escondida en lugares poco accesibles, al igual que las dos delanteras) y dos prácticas salidas de aire acondicionado. Además del enorme techo panorámico.

El baúl cuenta con 340 litros. En el caso de no alcanzar, la capacidad puede ser ampliable rebatiendo el respaldo trasero en proporción 60:40. aunque Chery no declara en ninguna parte a cuánto podría aumentar esa cota. Por debajo del piso del baúl está el auxilio, que es del tipo temporario de la especie galleta: un Westlake (mucho gusto, primera vez que veo esta marca) en medida T125/80 D17. Lo más insólito es que por el hueco que tiene, podría albergar una de las 18 que lleva afuera. Una lástima.


Motor y transmisión

Como dije más arriba, ahora el Tiggo 7 Pro y este 4 Pro, llevan a la misma combinación de motor y transmisión. Por eso frente a las primeras versiones turboalimentadas del Tiggo 4, ahora atrás quedó la caja DCT de doble embrague para darle paso a una CVT. No lo celebro, pero como veremos más adelante, termina siendo una combinación lógica para este producto, más que nada por estar enfocado en el uso familiar y volcado a un comportamiento dinámico que tiende a lo confortable.

Se trata del motor denominado SQRE4T15B y que está desarrollado por Chery junto a la empresa austríaca ACTECO. Tiene una cilindrada de 1.498 cc, 16 válvulas, cuatro cilindros, turbocompresor, inyección multipunto, doble árbol de levas a la cabeza, y doble distribución variable DVVT. Produce 147 cv de potencia a las 5.500 vueltas. El par máximo, en tanto, es de 210 Nm disponibles entre las 1.750 y 4.000 vueltas.


Tal y como dije en la prueba de su hermano mayor en 2021, encontramos que siempre hay respuesta del motor, el torque a bajas vueltas garantiza agilidad, aunque abajo de 2.500 rpm se percibe un notorio lag o demora en la reacción del impulsor, asistido también por una transmisión que no es de las más veloces. De todas formas la sensación de manejo general obtenida es digna de un motor moderno equivalente a la de otros rivales turboalimentados y con un buen nivel de potencia. Es una mecánica muy versátil y elástica, tanto para ciudad como ruta.

Ya que la menciono a la transmisión elegida para acompañar a este motor, como ya dije antes, es una automática CVT con nueve marchas pre-fijadas. Su funcionamiento es muy lento, con la clásica demora y patinamientos excesivos de las CVT entre que pisamos el acelerador y que reaccione. Tal vez una caja con convertidor de par convencional haría el trabajo un poco mejor en este sentido o incluso preferiría una manual antes que ambas. Es un conjunto mecánico que no maravilla, pero que tampoco se despega de lo que se puede encontrar en rivales de similares características en este segmento. Digamos que "zafa bien".


A su vez, existe mucha demora en la respuesta entre que se pisa el acelerador y el accionar de la caja, por eso digo que parece más una convertidor de par clásica, pero eso es algo normal en una CVT. Cuenta con dos modos de conducción, Eco y Sport, que solo agilizan la respuesta del acelerador, y elevan el régimen de pasaje de "marchas" de 2.500 a 3.000 rpm, aunque no influyen en la elasticidad mecánica final. Otro punto mejorable es el selector. Es de esos auto-centrantes que genera confusión de en qué marcha estamos en maniobras de estacionamiento y presenta tan poca resistencia a una mano, que a veces es muy común por error poner la caja en N con la muñeca, queriendo operar la pantalla del aire acondicionado digital.

Chery declara para el Tiggo 7 Pro una velocidad final de 185 km/h, mientras que el consumo mixto está en los 6,8 litros cada 100 kilómetros. No hay cifra de aceleración de 0 a 100 km/h oficial. En los registros de prueba, en tanto, obtuve 8,9 litros cada 100 km en ciudad, 6,8 l/100 km en ruta, y 7,4 litros cada 100 kilómetros en el ciclo mixto. Es decir, bastante por encima de lo que declara fábrica. A modo de referencia, el mismo motor pero con la caja DCT había logrado 9,2 litros cada 100 km en ciudad, 6,9 l/100 km en ruta y 7,8 l/100 km en ciclo combinado. El depósito de combustible lleva 51 litros (El Tiggo 4 turbo anterior tenía 57, por ejemplo) y el peso en vacío declarado es de 1.364 kilogramos.


Comportamiento dinámico

Es el sexto Chery que pruebo con la plataforma modular TX1 de la marca china y debo reconocer que se siente una concordancia de criterios entre este Tiggo 4 Pro y su hermanos mayores o menores de la gama. El comportamiento dinámico parece sacado del manual de chasis de casi todos los SUVs compactos producidos en China. En ciudad el esquema de suspensiones respeta los patrones de otros modelos del segmento, es decir, ni muy blando ni muy duro.

El 1.5 T es perfecto en este ámbito, en especial por su agilidad y elasticidad mecánica. La caja también ayuda en este sentido con marchas bien relacionadas que saben jugar bien con los 147 cv del impulsor y sacarles lo mejor de sí, aunque no con la rapidez de otras CVT, por los problemas ya mencionados en el apartado anterior de la prueba. Más allá de esto, es un conjunto que se logra desenvolver con mucho mérito y suavidad en el uso doméstico, digamos.


La combinación de un motor y caja, hacen que el Tiggo 4 Pro se defienda bien en el tránsito, con respuestas inmediatas de la mecánica cuando se las reclama, pero también con un andar bastante relajado, pudiendo circular a unos 70 km/h con la caja en D (marca D8 en modo manual, pero son ocho marchas tan ficticias como "La Guerra de los Mundos") y el 1.5 trabajando a muy bajas vueltas, 1.250 para ser preciso (1.500 rpm en modo Sport). La insonorización es muy buena en todos los sentidos y el impulsor solo se oye cuando imprimimos un poco más el pie derecho en el acelerador, por encima de las 5.000 rpm, por culpa de la bendita CVT y su costumbre de hacer "gritar" al motor más de lo necesario.

La dirección hace de las maniobras de estacionamiento un mero trámite sumado a las dimensiones compactas de la carrocería. A bajas velocidades es tan artificial como otras direcciones electro-asistidas de este segmento, aunque en este 4 Pro parece que no estuviera conectada a nada. Se la siente tan ligera cuando está detenido, que se la puede girar enganchando un dedo. "Literal", como dice la gurisada. En ruta gana en firmeza, pero no en precisión, poniéndose un poco más "pesada". Digamos que dista mucho de ser un "driver's car", pero ninguno de sus rivales tampoco lo son, ni tampoco todos estos Tiggo que usan la TX1.


Al salir a la ruta nos encontramos con un comportamiento muy correcto para un producto de corte familiar aunque más ágil que otros rivales de segmento. También va bien insonorizado, con 64 db a 100 km/h, muy bien en este sentido. También se lo nota estable en las rectas veloces, mientras que en las curvas pronunciadas se inclina en exceso sobre el tren delantero, pero siempre transmitiendo reacciones francas que en caso de sobrepasarse un poco más allá de ellas. Es una carrocería bastante pesada para ser un SUV compacto (apenas por debajo de 1.500 kg de peso en vacío) y se la siente como tal cuando se produce una transferencia de masas de forma repentina.

De todas formas es un chasis fácil de corregir, en especial por contar con ESC de serie en todas las versiones. Los enormes (y reitero, innecesarios) neumáticos de 18 pulgadas suelen ser algo ásperos e incluso un poco rumorosos en los asfaltos gastados, pero nada que comprometa el confort acústico interior. Estos Chao Yang han demostrado una vez más que tienen un talón blando y una banda de rodamiento que tiende hacia lo duro, generando ruidos de rozamiento en los vehículos que los utilizan y un ligero "divorcio de confort" cuando cambiamos de asfalto. Como ya sucedió en otras pruebas de Chery, acá con cambio de neumáticos se resuelve este problema. Porque el chasis tiene un seteo bastante suave.


En términos mecánicos, en donde el impulsor se siente más a gusto es en la ruta, donde saca sus mejores notas tanto en respuesta como en consumos. Los adelantamientos son correctos y lógicos, tardando para ir de 80 a 110 km/h en unos correctos 5,18 segundos (hacía 5,96 segundos con la DCT). Lo único que puede ser mejorable al salir a la carretera es la insonorización eólica, ya que a más de 110 km/h se generan algunos ruidos a viento provenientes del techo panorámico y los retrovisores. Y lo otro es lo que remarqué más arriba de la velocidad de la transmisión. Acá es donde la respuesta del motor sale a salvarnos el día.

A su vez, a esa velocidad el 1.5 trabaja con la caja conectada en D (marca D9 en modo manual, pero son nueve marchas ficticias) a 1.900 vueltas (2.100 rpm en modo Sport). Si tenemos que bajar del pavimento, a falta de la posibilidad de tener tracción en ambos ejes, porque ningún Tiggo 4 Pro lo ofrece, habrá que circular con cuidado. Si bien soporta un camino de tierra en mal estado, los neumáticos de 18 pulgadas no son aptos para meterse en nada muy extremo, dado que están pensados para el asfalto más que para alejarse de él. Según Chery, tiene un despeje de 150 milímetros, un número lógico para este segmento.


Equipamiento

El Tiggo 4 Pro Luxury 1.5T CVT ofrece de serie: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos, y bloqueo), alarma, tapizados en tela, faro antiniebla trasero, respaldo trasero rebatible 60:40, climatizador automático bi-zona con pantalla táctil LCD de ocho pulgadas y salidas de aire para las plazas traseras, instrumental digital con computadora de a bordo y display LCD de siete pulgadas, barras de techo longitudinales, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, apertura interna del depósito de combustible, sistema multimedia con pantalla táctil de 10,25 pulgadas con AM/FM/2USB-A/Bluetooth/Android Auto/Apple CarPlay, cámara de retroceso y cámaras 360º, seis parlantes, luces delanteras, diurnas y traseras de posición LED, encendido automático de luces, sensores de estacionamiento traseros, control de velocidad crucero y limitador de velocidad, llave inteligente (Smart Key), encendido/apagado por botón, techo solar eléctrico, cuatro parlantes + dos tweeters, interfaz de cristales para apertura/cierre a distancia, espejos retrovisores calefaccionados y con plegado eléctrico, asiento del conductor con regulación eléctrica, modos de manejo Eco y Sport, conexiones USB-A para las plazas traseras (2), cargador inalámbrico para smartphones, dirección eléctrica, freno de estacionamiento electro-mecánico (EPB) con función Auto-Hold, doble salida de escape cromada, y llantas de aleación de 18 pulgadas sobre neumáticos en medida 215/55 R18. Solo le faltaría un espejo retrovisor con anti-encandilamiento automático, sensor de lluvia, climatizador automático o sensores de estacionamiento delanteros. Solo eso, nada más. Por el resto, cumple muy bien.


Seguridad

En términos de seguridad, incluye los siguientes elementos: seis airbags, frenos ABS+EBD, controles de tracción y estabilidad, anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, siete apoyacabezas y siete cinturones de tres puntas, monitoreo de presión de neumáticos (TPMS), y control de descenso en pendientes (HDC). Los frenos, en tanto, son de discos ventilados en el eje delantero y de discos sólidos en el tren posterior.

Su funcionamiento es correcto, deteniendo al vehículo siempre en línea recta, y encendiendo las balizas para alertar a otros conductores. Pero cuando empezamos a exigir al sistema un poco más, el tacto del pedal de freno suele ponerse algo esponjoso ante reiteradas detenciones de emergencia. También se percibe algo ansioso al ABS y actúa de forma muy prematura, pero no es nada que llegue a poner en juego la eficacia del sistema ni tampoco pierde la trayectoria. La misma ansiedad la tiene el freno de estacionamiento con función "Auto Hold" que frena de golpe incluso cuando queremos circular a muy baja velocidad, como cuando estás buscando un espacio para estacionar. Muy molesto.


Los controles de tracción y estabilidad (o ESC) pueden desactivarse en dos etapas, primero solo con el de tracción, y manteniendo apretada la tecla un poco más (3 segundos para ser preciso), dice desconectar ambos. Es un sistema un poco más permisivo que otros, pero de todas formas tiene un truco escondido atrás de su manga. Al igual que pasa en otros SUVs similares, ninguno de esos dos sistema nunca se desactiva por completo, porque sigue actuando (como debe ser) y con bastante violencia cuando queremos superar los límites de la física. Por encima de los 20 km/h se vuelven a activar de forma automática los dos sistemas.

A su vez, por el precio ya podría ofrecer asistencias a la seguridad como tiene en origen. En la versión actualizada del Tiggo 4 Pro en China (donde se llama Tiggo 5x Pro) dispone de control de velocidad crucero adaptativo (ACC), frenado automático de emergencia (AEB) con reconocimiento de vehículos y peatones, sistema de advertencia de colisión frontal (FCW), advertencia de salida de carril omnidireccional (LDW), control de señal de límite de velocidad (SLA) y recordatorio activo, y sistema inteligente de control de luces en carretera (IHC). Hubiese sido interesante que las incorporara también en Uruguay, ya que algunos rivales las tienen.


Precio, garantía y competidores

La gama local del Tiggo 4 Pro está compuesta (al menos por ahora) por una sola versión llamada Luxury. A U$S 32.990 y con una extensa garantía de 5 años o 150.000 kilómetros como el resto de los modelos de la marca, Chery vuelve a meterse en un segmento donde hasta ahora participaba con un modelo muy superado por la competencia como era el Tiggo 4 anterior. Este 4 Pro mejora mucho en varios aspectos, no solo desde el punto de vista del diseño. También cuenta con un mejor equipamiento y calidades.

El segmento de los SUVs sub-compactos a nivel local hoy se divide en dos bandos bien marcados: los más accesibles y los más costosos. Este Tiggo 4 Pro, como dije al comienzo, está entre los segundos junto a los: Changan CS35 Plus 1.4T Comfort A/T (U$S 29.990), Changan CS35 Plus 1.4T Luxury A/T (U$S 32.490), Chevrolet Tracker LTZ 1.2 Turbo A/T (U$S 30.790), Chevrolet Tracker Premier 1.2 Turbo A/T (U$S 34.990), Citroën C4 Cactus 1.6 VTi 115 Feel Pack EAT6 (U$S 25.990), Citroën C4 Cactus 1.6 THP 165 Shine EAT6 (U$S 29.490), Geely Coolray GC 1.5 G-Power 260T DCT (U$S 30.990), Geely Coolray GF 1.5 G-Power 260T DCT (U$S 33.990), Hyundai Creta Safe 1.0 T-GDi A/T (U$S 32.490), Hyundai Creta Limited 1.0 T-GDi A/T (U$S 36.490), Jeep Renegade Sport 1.3 T270 AT6 FWD (U$S 35.490), Kia Sonet LX Plus 1.5 A/T (U$S 31.990), Kia Seltos LX Plus 1.6 A/T (U$S 36.990), Nissan Kicks Advance 1.6 CVT (U$S 31.990), Nissan Kicks Exclusive 1.6 CVT (U$S 34.990), Opel Crossland 1.2 T Elegance EAT6 (U$S 33.990), Peugeot 2008 1.6 VTi Féline EAT6 (U$S 27.000), Peugeot 2008 1.2 PureTech 130 Active EAT6 (U$S 35.590), Renault Duster Intens 1.6 SCe CVT (U$S 28.990), Renault Duster Intens Vision 1.6 SCe CVT (U$S 30.490), Renault Duster Intens Outsider 1.6 SCe CVT (U$S 31.990), Renault Duster Intens Vision 1.3 TCe CVT (U$S 32.990), Seat Arona 1.6 FR A/T (U$S 29.950), Seat Arona 1.6 FR Plus A/T (U$S 31.950), Toyota Raize 1.2 GL A/T (U$S 28.990), Toyota Raize 1.0 T GLX A/T (U$S 32.990), Volkswagen T-Cross Trendline 200 TSI 1.0 Automatic (U$S 30.490), Volkswagen T-Cross Comfortline 200 TSI 1.0 Automatic (U$S 32.490), Volkswagen T-Cross Highline 200 TSI 1.0 Automatic (U$S 35.490), Volkswagen T-Cross Trendline Panoramic 200 TSI 1.0 Automatic (U$S 32.490) y Volkswagen T-Cross Comfortline Panoramic 200 TSI 1.0 Automatic (U$S 34.490).


Luego el segmento se va por encima de los U$S 36.000 y se aleja hasta valores bastante prohibitivos. Como dije al comienzo, estamos en un momento de la industria en la que este Tiggo 4 Pro cuesta la misma cantidad de dólares que valía el Tiggo 7 Pro cuando fuera lanzado. Una demencia. A su vez, en el último tiempo la categoría de SUVs sub-compactos ha copado esta franja de precios, haciendo que modelos como este Tiggo 4 Pro sean una oferta muy tentadora para esos consumidores, en caso de aquellos que busquen tener en un envase relativamente compacto, mucho equipamiento a cambio. El clásico "más por menos".

Al igual que los otros modelos mencionados en el segundo párrafo de este apartado, encontramos que son modelos que se caracterizan por ser más los populares y en su mayoría de marcas establecidas y occidentales. Pero también están esas que más en menores volúmenes un sport utility del mismo tamaño, pero chino, más potente, a un precio razonable y mejor equipado, como es el caso de Chery, Geely o Changan. Es una tendencia que contradice toda la lógica. Pero el cliente uruguayo sigue siendo temeroso de comprar "un auto chino", sin importar qué tanto mejor sea a veces. No hay que comprar más por origen. Estamos en un mundo globalizado donde las fronteras son comerciales, y no tanto físicas.


Conclusión

El sabor de boca que deja este Tiggo 4 Pro es muy parecido al que en su momento había podido "catar" en los 4 y 7 Pro evaluados previamente. Alguien en Chery Uruguay me definió con mucho acierto a este producto como "en pocas palabras es un Tiggo 7 Pro en cuerpo de Tiggo 4". Con esa frase podría haber ahorrado escribir todo este texto que acabás de leer. Habrías ahorrado un tiempo de lectura considerable y yo lo mismo, pero a la hora de escribirlo.

Sin embargo, también sería reducir a la mínima expresión lo que es esta renovación del Tiggo 4. Un modelo que en su momento me gustó bastante por ser un buen producto y muy superior a lo que podía verse hace unos años atrás incluso dentro de la propia Chery. Más allá de los elogios, hoy este modelo, por más bueno que sea, queda algo perdido en el mar de opciones que es este segmento. Hay productos que lo superan con amplitud en varios aspectos como una mecánica más refinada, un chasis más competente o unos equipamientos más completos. Pero en el caso del Tiggo 4 Pro, logra un buen equilibrio entre los que ofrece y lo que vale. Por lo que para una buena cantidad de clientes, eso será argumento suficiente para meterlo en su lista de compras.


No estoy siendo duro con este modelo. Siempre hay que recordar que se mete justo a competir en un segmento donde diferenciarse del resto es cada vez una tarea más ardua. Este Chery no llega a la talla de las actuales referencias de este segmento como pueden ser los Tracker, Renegade, Kicks, T-Cross o New 2008, por ejemplo. Incluso hasta pondría en esa lista al Geely Coolray, para los conspiranoicos de los comentarios que me acusan de ser "anti-productos chinos". Este Chery no está buscando acercarse a ellos, porque apela más que nada a entregar una relación precio/producto más conveniente para más bolsillos.

Y eso lo cumple con creces para aquellos que se animen a ir por este modelo, siempre que lo veamos desde esa perspectiva de costo-beneficio. Porque para ir a pelear con los referentes de la categoría, al igual que la industria de este país, aún le queda un largo camino por recorrer. Igual Chery lo está consiguiendo en menos tiempo del que pensamos. El mayor obstáculo, como siempre con este origen, son los prejuicios. El producto en sí, cumple con lo que promete, aunque tampoco regala nada de más para ser de los más destacados del segmento. Pero, en algunos aspectos, queda mejor parado que muchos de sus rivales.


A favor
  • Calidad de materiales y terminaciones
  • Capacidad del baúl
  • Conjunto mecánico
  • Confort de marcha en ciudad
  • Diseño
  • Equipamientos de confort y seguridad
  • Garantía
  • Habitabilidad para cinco adultos
  • Modularidad interior
  • Relación precio/potencia/equipamiento
En contra
  • Capacidades off-road limitadas
  • Neumático de auxilio temporario
  • Respuesta de la transmisión
  • Selector de cambios poco intuitivo
  • Sin asistencias a la conducción disponibles
  • Visibilidad ¾ trasera limitada

FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.498
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 9,5:1
Diámetro x carrera (mm): 77,0 x 80,5
Inyección: multipunto secuencial con turbocompresor y doble distribución variable DVVT
Potencia máxima (cv/rpm) 147/5.500
Torque máximo (Nm/rpm) 210/1.750-4.000
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática automática CVT de nueve marchas pre-fijadas
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de discos sólidos
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: independiente McPherson con barra estabilizadora
Trasera: independiente McPherson con barra estabilizadora
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 215/55 R18
Rueda auxiliar: T125/80 D17
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 185
Aceleración 0-100 km/h (s) N/D
Consumo (l/100km) Urbano: N/D  - Carretera: N/D - Mixto: 6,8
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 342
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.364
Largo total (mm) 4.310
Ancho total (mm) 1.830
Alto total (mm) 1.670
Distancia entre ejes (mm) 2.610
Capacidad del tanque de combustible (l) 57
Despeje al suelo (mm): 150
Capacidades off-road (º): Ángulo de ataque: N/D - Ángulo ventral: N/D - Ángulo de salida: N/D

Galería: Chery Tiggo 4 Pro Luxury 1.5T CVT | Créditos: Autoblog y Diego Olivera.
Contacto Chery Tiggo 4 Pro Luxury 1.5T CVT

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Barras de techo longitudinales
Doble salida de escape cromada
Faro antiniebla trasero
Llantas de aleación de 18 pulgadas
Luces delanteras full LED con luces diurnas LED
Luces traseras de posición LED
Techo solar eléctrico y panorámico
SEGURIDAD
Airbags frontales delanteros, laterales delanteros y de cortinas
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control de descenso en pendientes (HDC)
Controles de tracción y estabilidad
Distribución electrónica del frenado (EBD)
Frenos ABS
Monitoreo de presión de neumáticos (TPMS)
CONFORT
Aire acondicionado digital con pantalla táctil LCD de ocho pulgadas y salidas de aire para las plazas traseras
Apertura interna del depósito de combustible
Asiento del conductor con regulación eléctrica
Cámara de retroceso y cámaras 360º
Cierre centralizado de puertas con mando a distancia
Computadora de a bordo con display de siete pulgadas
Conexiones USB-A para las plazas traseras (1)
Control de velocidad crucero
Cuatro parlantes + dos tweeters
Dirección asistida eléctricamente
Encendido automático de luces
Encendido/apagado por botón
Espejos retrovisores externos regulables y plegables eléctricamente
Freno de estacionamiento electro-mecánico (EPB)
Interfaz de cristales para apertura/cierre a distancia
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros
Llave inteligente (Smart Key)
Modos de manejo Eco y Sport
Pantalla multimedia táctil de diez pulgadas con radio AM/FM/2USB-A/Bluetooth y compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay
Respaldo trasero de la segunda fila de asientos rebatible 60:40
Sensores de estacionamiento delanteros y traseros
Tapizados en cuero
Volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 32.990. Garantía: 5 años o 150.000 km.

COMERCIALIZA:

Grupo Fidocar. Ruta Interbalnearia km 22.500. Tel. 2683 62 51. Web: www.chery.com.uy