Prueba doble: Renault Duster Zen Techno 1.6 M/T e Intens Outsider 1.6 CVT

jueves, 8 de octubre de 2020



Durante una semana y por algo más de 1.200 km evaluamos al nuevo Renault Duster en dos versiones.
Unos días más tarde de su presentación local, Autoblog pudo evaluar a la segunda generación del Renault Duster por partida doble. Manejamos por algo más de 1.200 kilómetros a las variantes Zen Techno M/T e Intens Outsider CVT, ambas equipadas con el motor 1.6 SCe de 115 cv de potencia.

Como la historia del Duster ya fue repasada hace cinco años atrás en detalle cuando había probado a la primera generación en su Fase 2 (ver prueba), no voy a explayarme tanto esta vez. El primer Duster nació en el año 2010 como un producto para ser comercializado tanto con la marca Dacia (en Europa) como Renault (en el resto del planeta), como un SUV sub-compacto y de costos accesibles para los clientes. Sin ir más lejos, en el viejo continente los precios arrancan en unos ridículos (por lo bajos) 10.810 euros.

A contrapelo de lo que muchos "ingenieros de escritorio" pregonan, no es que primero existió el producto de Dacia, y luego Renault decidió venderlo como "un Renault abaratado" en regiones como la nuestra. Desde un principio el desarrollo fue propio de la casa francesa, dueña de Dacia. Y lo mismo sucedió con la segunda generación que ahora nos convoca. Siempre fue un producto desarrollado y producido por Renault, que en Europa se vende con la marca rumana y en mercados emergentes, con el rombo francés.


Presentada en el Salón de Frankfurt 2017 (ver nota), aunque esta segunda generación parece solo un restyling, en realidad la carrocería es (casi) toda nueva, salvo por las las ventanillas laterales y trasera, que se trasladaron del Duster original, de nuevo, para aprovechar mejor los costos de producción. Tiene una línea de carrocería más alta, un parabrisas avanzado 100 mm con respecto al modelo previo. A su vez, en términos estructurales, Renault declaró que la carrocería ahora es 12,5% más rígida que antes. Ese mismo producto, que en Europa se fabrica en la planta rumana de Mioveni, comenzó también a fabricarse más cerca nuestro, en São José dos Pinhais, Brasil. Tres años después de la revelación para el viejo continente, el Duster II llegó al Mercosur en marzo (ver nota). 

Cinco meses luego, más que nada como consecuencia de la infame pandemia por COVID-19, el nuevo SUV de Renault también arribó por estos lares en cuatro niveles de equipamientos (Zen Techno, Intens, Intens Vision e Intens Outsider) todos con el mismo impulsor, el conocido 1.6 SCe con 115 cv de potencia, asociado a una transmisión manual de cinco relaciones o una automática CVT con seis marchas pre-fijadas (ver lanzamiento). La gama se compone de los siguientes precios: Zen Techno 1.6 SCe M/T (U$S 21.990), Intens 1.6 SCe CVT (U$S 24.990), Intens Vision 1.6 SCe CVT (U$S 26.790) e Intens Outsider 1.6 SCe CVT (U$S 27.490). Autoblog pudo probar al nuevo modelo en sus versiones entrada y tope de gama en una evaluación de más de 1.200 km recorridos, sumando los manejados con ambas unidades. Y el análisis completo de este test doble se transcribe a continuación.


Exterior

"¿Esta es la nueva Duster? ¿Estás seguro que no es la anterior? Creo que es la vieja la que te dieron". Con esa frase que me dijo un conocido cuando llegué a su casa, queda claro que Renault decidió ir por el camino de la evolución más que de la revolución con esta segunda generación. También el hecho de haber conservado algunas piezas como las puertas y la luneta posterior ayudan a que muchos se confundan a primer golpe de vista que el modelo anterior. Pero no, este es el nuevo. De verdad, no les miento.

Algo que se agradece con esta evolución es que las aristas son más suaves y se nota una carrocería con esa robustez del modelo anterior, pero con cierto toque de refinamiento extra. El Duster original tenía una personalidad propia, pero era un diseño hecho desde lo práctico más que parado en la vereda de lo estético. La adaptación a la región, realizada por el Renault Design Center Sao Paulo, cuenta con nuevos paragolpes delanteros y una nueva "firma luminosa" con LEDs que Renault denomina "C-Shape" alrededor de los faros. El resultado general es bastante más agradable que la versión previa. La versión Intens Outsider tiene un paquete estético con overfenders laterales, protección frontal con faros de profundidad (marca Hella de gran poder lumínico), molduras de puerta, barra de techo longitudinales, espejos retrovisores exteriores en color negro.


Pero quiero detenerme en la estética del Zen Techno. El último Duster que había probado era un Dynamique entrada de gama que traía paragolpes negros, llantas de acero estampado y una estética más espartana que un monasterio franciscano. Ahora el nivel más accesible del modelo tiene faros antiniebla delanteros y unas muy bonitas llantas de aluminio "Cyclade" de 16 pulgadas sobre neumáticos Bridgestone Dueler H/T en medida 215/65 R16. Cuesta diferenciarla de la Intens que le sigue en la gama, porque son casi idénticas, salvo por unos apliques en las barras longitudinales de techo y los espejos retrovisores exteriores en color gris plata.

El Intens Outsider, se diferencia de los Intens e Intens Vision por tener el paquete estético antes mencionado, pero también es el único Duster con llantas de 17 pulgadas. Son diamantadas y Renault las denomina "Maldives", con un diseño bastante agradable también. En la unidad de pruebas iban  sobre neumáticos Continental ContiCrossContact LX 2 en medida 215/60 R17. También en esta variante cobra más sentido el voluminoso aplique plástico donde se aloja la luz de giro en los guardabarros. En las versiones con menos plásticos negros, queda algo fuera de lugar.


Un detalle simpático es que las barras de techo (de serie en todas las versiones) dicen "Duster" igual que la generación previa, solo que en el Zen Techno e Intens Outsider llevan las letras en negro y en los otros Intens, es un aplique cromado. Yendo al sector posterior, aunque mantuvo la misma luneta que la generación previa, el estilo del nuevo Duster es bastante diferente. Los grupos ópticos ahora cuentan con tecnología LED para las luces de posición (generando un patrón similar al de uno de sus rivales, el Jeep Renegade). 

En los niveles Intens en la base del paragolpes llevan un aplique en color gris plata y una salida de escape cromada, mientras que en el Zen Techno todo va en un color negro más discreto. Este Duster me agradó muchísimo más que la primera generación. Y a diferencia de mi amigo sé bien cómo diferenciarlas. Las dimensiones son 4.376 mm de largo, 1.832 mm de ancho, 1.693 mm de alto y 2.673 milímetros de distancia entre ejes. Respecto a su antecesor (ver lanzamiento) es 40 mm más largo, 10 más ancho, 10 más alto, pero mantuvo la misma batalla, así como la plataforma, que sigue siendo la B0 del Grupo Renault-Nissan-Mitsubishi.


Interior

Si bien por fuera es muy fácil de confundir a simple vista con la generación anterior, por dentro jamás te va a pasar eso con el nuevo Duster. Porque el habitáculo no tiene una sola pieza en común con la de la primera generación. Ni una sola. Atrás quedaron esos interiores rústicos y baratos que tanta mala fama le hicieron a este producto y aunque sigue usando (y abusando) de los materiales rígidos, la calidad es muy superior a la anterior. 

Ya (casi) no quedan tornillos expuestos o plásticos mal ajustados, aunque sí quedan algunos filos plásticos para pulir en los paneles de puertas. Incluso, otro punto que muchos criticaban de la generación previa, era que la pantalla multimedia quedaba baja. Ahora va en una posición más alta (74 mm) y orientada hacia el conductor. De este modo, se facilita la lectura y es más accesible al alcance de las manos de los pasajeros.


La posición de manejo también mejoró y mucho, pero sigue los patrones del segmento, es decir, se prioriza la postura de manejo elevada, como en todos los SUVs sub-compactos. De un modelo que en su versión anterior contaba con un montón de limitaciones para acomodarse al volante, pasamos en esta segunda generación a tener en toda la gama una columna de dirección que es regulable en altura (40 mm) como antes, pero que ahora también lo hace en profundidad (50 mm). 

El asiento del conductor cuenta ahora con un apoyabrazos (a partir del Intens Vision) y dispone de un nuevo mecanismo de reglaje en altura de 60 mm (gana 200 mm), aunque en su postura más baja, el asiento queda bastante alto. El cojín ahora es 20 mm más largo que antes, pero igual queda algo corto para los más lungos. Los asientos han sido rediseñados y son ahora más envolventes. Ofrecen una mejor sujeción lateral en las curvas para el torso e integran una espuma más densa. El resultado general es una postura bastante más cómoda y con más posibilidades de adaptarse a más personas.


Otro elemento que cambió es el instrumental. Abandonó los tres círculos de los Logan/Sandero/Stepway con ese display azul eterno de la computadora de a bordo, que data de la época de los Renault Clio II. Ahora en este nuevo Duster lleva dos elementos analógicos para tacómetro y velocímetro, mientras que en el medio tiene una pantalla de TFT monocromática para los datos de viaje (odómetro total y parcial), consumos instantáneo y promedio, así como para el combustible y la temperatura del líquido refrigerante, que en la generación previa se reducía a un mísero testigo luminoso.

Al centro de la consola todos los Duster ahora llevan de serie el nuevo sistema multimedia Easy Link con una pantalla capacitiva de ocho pulgadas con una interfaz bastante simple e intuitiva, además de poder ser personalizable y tener la duplicación para teléfonos inteligentes a través de Android Auto y Apple Carplay. Otra novedad importante es la posibilidad de emparejar hasta seis teléfonos móviles de forma simultánea a través de Bluetooth, lo que permite realizar dos llamadas a través del sistema al mismo tiempo.


Para ayudar al conductor en el ahorro de combustible y en el seguimiento de sus viajes, la planta mantiene Eco Scoring y Eco Monitoring, sistemas que ya existen en los vehículos Renault con Media Nav y Media Evolution, que dicho sea de paso, al lado del nuevo Easy Link es como pasar de Logo Basic a una MacBook Pro. Ojalá Renault empiece a popularizar más el nuevo sistema porque es muy bueno y superior al que reemplazó. Otra nueva característica de esta pantalla es el sistema Multiview, que consta de cuatro cámaras, una frontal, dos laterales y una trasera. Esto está presente a partir del nivel Intens Vision y en el Intens Outsider, como el evaluado.

Las cámaras (de excelente resolución, dicho sea de paso), se activan de forma automática al poner la marcha atrás. Si se pasa rápidamente a la marcha adelante, la cámara cambia de ángulo. También se puede accionar de forma manual pulsado el botón del mando de tipo teclado de piano de la consola central. El sistema se apaga pulsando el botón o cuando la velocidad del vehículo sobrepasa los 20 km/h. Las cámaras laterales, van posicionadas bajo los retrovisores, permiten ver a las ruedas delanteras y evitar pegarle un cordonazo a las llantas de aleación.


Al igual que en la generación anterior el nuevo Duster goza unas plazas traseras enormes. Dos adultos de más de 1,80 m viajarán muy sobrados a lo alto, ancho y largo, estando mucho más cómodos que en algunos SUVs que doblan o triplican en precio a este Renault. La habitabilidad de este producto siempre fue uno de los puntos más fuertes que tiene por sobre muchos de sus rivales y en esta nueva generación lo sigue siendo. 

Incluso yendo en el asiento del medio hay de espacio de sobra para la cabeza, y también existe lugar para los pies, pese a que el piso no es del todo plano. El respaldo es apenas más duro que el de las laterales pero el espacio a lo alto es bastante bueno en líneas generales y el asiento, aunque es algo plano, logra un buen nivel de comodidad. Digamos que tres personas adultas podrán viajar sin problemas. Dudo que otros SUVs sub-compactos puedan decir lo mismo. Me hubiera gustado que trajera alguna conexión USB para recargar electrónicos o unas salidas de aire para los que viajen atrás, porque no abundan las amenidades. Apenas una luz de techo para las plazas traseras. Nada más.


La capacidad de carga es otra de las ventajas que el Duster siempre tuvo y que mantiene en la segunda generación, porque sigue ofreciendo los mismos generosos 475 litros, que rebatiendo el respaldo trasero, crecen hasta unos 1.636, rebatiendo el respaldo trasero en proporción 60:40, algo que el modelo anterior no ofrecería en las versiones más accesibles, por ejemplo. 

Respecto al neumático de auxilio, Renault sigue sin mejorar la ubicación respecto al Duster anterior, manteniéndolo en la jaula colocada por fuera del habitáculo, en lugar de recurrir a un espacio específico dentro del baúl. Pero no solo eso. Mientras que antes el neumático era de la misma marca y medida a las cuatro titulares, ahora lograron empeorarlo aún más en la segunda generación: no solo traen todas las versiones un auxilio externo, sino que ahora también es del tipo temporario: un Continental en medida 145/90 R16.


Motor y transmisiones

Con la mecánica pasa lo mismo que con el diseño exterior del Duster de segunda generación. Muchos pensarán que es la misma de la variante anterior, pero en realidad es otra. Mientras su antecesor usaba al K4M de origen Renault con 110 cv de potencia y un par motor de 148 Nm, ahora se utiliza una motorización también conocida en otros modelos del Grupo Renault-Nissan-Mitsubishi, como los Versa (ver prueba), Note (ver prueba), Kicks (ver prueba), además de la última evolución del Kangoo Express (ver lanzamiento) y del hermano del Duster, el Grand Captur (ver prueba). Se trata del HRDE16 de Nissan, que en las filas de Renault se pasa a llamar H4M o 1.6 SCe.

A su vez, en la segunda generación del Duster, al menos por ahora, la oferta se reduce a una sola opción mecánica. También quedó el F4R 2.0 de 145 cv en la gama de este SUV. Por el momento, si quieren ese motor, ahora habrá que ir a buscarlo a la familia Oroch (ver prueba). Para 2021 o 2022 está previsto que lo reemplace el 1.3 TCe de cuatro cilindros turboalimentado, que ya fuera visto en algunos modelos de Mercedes-Benz como los A, CLA, B y GLA de nueva generación.


Es así que ahora el único motor disponible en la oferta regional del Duster es un 1.6 litros (1.598 cc), con doble árbol de levas a la cabeza, 16 válvulas, e inyección multipunto, produce una potencia de 118 cv a las 6.000 rpm, y un torque máximo de 154 Nm a las 4.400 vueltas. Va asociado a una transmisión manual de cinco relaciones como es el caso del Zen Techno, o una una automática X-Tronic CVT con simulación de seis marchas prefijadas, que Nissan denomina D-StepLogic Control en el caso de los Intens, Intens Vision y el evaluado Intens Outsider.

Como pasa en los otros modelos que lo montan, en líneas generales un propulsor correcto (solo eso) y progresivo, sin mucha agilidad en el bajo régimen (menos de 2.000 vueltas), pero bastante más enérgico en la zona media y alta del tacómetro (3.500-4.500 rpm). Además es un impulsor silencioso tanto en ralentí como por debajo de las 5.000 vueltas, ya que cuenta con un buen trabajo de insonorización al habitáculo. Según Renault, el nivel sonoro dentro del habitáculo se ha reducido a la mitad gracias, sobre todo, al tratamiento de los ruidos de rodadura con materiales más insonorizantes, también aumentando las superficies absorbentes en el habitáculo y en el compartimiento del motor de un 20 a un 50 %. Acá se percibe mucho lo mucho que se aumentó el refinamiento general en Duster.


Yendo a los dos modelos evaluados, el nivel Zen Techno utiliza una transmisión manual de cinco relaciones (ya hay rivales con seis...), mientras que el Intens Outsider lleva una CVT con simulación de seis marchas prefijadas como dije más arriba. Comenzando el análisis por la versión manual, presenta un tacto de caja bastante más agradable que la caja manual que solían tener los Duster anteriores. Ahora lleva una transmisión muy "a la japonesa", sin imprecisiones, con un tacto mecánico (clac-clac), aunque con un recorrido algo largo, que como veremos más adelante, busca priorizar los consumos. De las dos unidades, la más ágil y disfrutable es esta con caja manual.

Pasando a la CVT presente en el Intens, lleva una función que simula el cambio de marchas (y que en Nissan se llama D-StepLogic), para evitar el efecto conocido de las CVT: al acelerar a fondo, el tacómetro no se clava en el régimen más elevado, sino que va variando hasta que se alcanza la velocidad deseada, igual que en una caja con convertidor de par tradicional y en el caso de este Duster, simulando hasta seis marchas virtuales. A su vez, también cuenta con el sistema Lock-up con Active Slip Control, en donde la polea se libera gradualmente para que el par se transmita de forma lineal. Y en la práctica se percibe con claridad esto, porque es un producto muy cómodo de usar.


Pero lo que no logran resolver es la cantidad de agilidad que le quitan estas transmisiones a las mecánicas a veces. Porque en la versión CVT, el 1.6 ya no presenta la misma vivacidad que en el tránsito urbano que la variante manual, y ante recuperaciones de velocidad, como verán más adelante en el apartado dinámico, también las cifras son más bien tirando a pobres. Es cierto, gana en suavidad o comodidad de uso, y agradezco que ahora Duster también tenga una opción automática, poniéndose a tiro con el resto del segmento. Pero en contrapartida, frente a la versión manual, la CVT le quita mucha respuesta a un motor que de por sí, es bastante voluntarioso y ágil para moverse en el tránsito.

Al igual que en el Grand Captur 1.6 CVT, ahora todos los Duster cuentan con un modo denominado "Eco-Mode", que modifica la gestión en la entrega del par, el acelerador requiere más presión del pie derecho para tener una respuesta contundente, y el aire acondicionado optimiza su funcionamiento. Todo esto, según Renault, está pensado para ahorrar hasta un 10% de combustible. Pero la realidad es que a cambio nos entregará un impulsor bastante más aletargado en sus reacciones. Por eso lo recomiendo siempre en modo "off". También los Duster ahora traen sistema Start&Stop, que resultó ser bastante molesto, apagándose en momentos donde no debería activarse, como circulando a baja velocidad en un estacionamiento mientras se busca un espacio. Por eso también lo use en modo "off".


Fábrica declara una velocidad final de 172 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos (12,3 segundos en el CVT) es decir, números modestos por decirlo de forma elegante. No existen cifras de consumos oficiales, pero durante la evaluación en la versión automática logré registrar las siguientes cifras: en ciudad unos 7,5 l/100 km, mientras que en ruta y en el ciclo mixto, los valores fueron 5,7 y 6,6 litros cada 100 kilómetros respectivamente.

En la variante manual, este 1.6 gastó un poco menos: 7,3 litros/100 km en ciudad, 5,6 en ruta y 6,4 l/100 km en el combinado. Son números bastante más reducidos que en el Duster 1.6 M/T de generación previa, que en la evaluación de aquel entonces había dado 10 l/100 km en ciudad, mientras que en ruta y en el ciclo mixto, los valores fueron 7,2 y 8,7 l/100 km respectivamente. El depósito de combustible en esta segunda generación carga 50 litros igual que antes, mientras que los pesos en orden de marcha son de 1.265 kg (Zen Techno M/T) y 1.279 kg (Intens Outsider CVT).


Comportamiento dinámico

Si hay algo que caracteriza al nuevo Duster es que se lo percibe mucho más refinado que su antecesor en varios aspectos. No solo en la calidad de los materiales del habitáculo, sino también en términos dinámicos y de confort de marcha. Según Renault, los ruidos procedentes del motor y los de rodadura se han reducido haciendo más rígido el bloque delantero (cuna, largueros, tablero), lo que atenúa la transmisión de vibraciones al habitáculo a través de la carrocería. En la práctica, en efecto se lo siente más silencioso por dentro.

Se lo nota muy robusto a nivel de chasis y los neumáticos "gordos" (perfiles 60 y 65) permiten filtrar irregularidades. En ciudad es un vehículo muy cómodo de usar, mientras que la mecánica acompaña con un impulsor de respuestas enérgicas en el régimen medio (entre 2.500 y 3.500 vueltas), mientras que en la zona baja del tacómetro se lo nota algo más perezoso. Está pensado para un uso familiar, y desde ya que cumple bien con ese cometido tanto desde lo mecánico como de lo dinámico.


Lo único que puede llegar a transmitir cierta dureza en el andar son los neumáticos de 17 pulgadas de la versión Intens Outsider, que ante algún pozo o vía de tren, dejan pasar algunas sequedades al habitáculo, pero son situaciones muy puntuales, aunque debo reconocer que no son tan molestas. En la versión Zen Techno con llantas de 16 pulgadas, esto no sucede de forma tan marcada y es un producto apenas un poco más cómodo que el automático.

Los generosos 237 mm de despeje al suelo lo hacen inmune a pozos, lomos de burro, empedrados y otros obstáculos urbanos que conviven con nosotros a diario. Es decir, el Duster sigue manteniendo sus virtudes de confort que siempre tuvo, sigamos a la novedad entonces.


Por su parte el motor 1.6 trabaja casi que en silencio en el tránsito, y la caja de cambios lo lleva a regímenes bajos con el fin de otorgar números de consumo contenidos. Tal es así que en la versión automática a unos 70 km/h, el mil seis gira a apenas 1.600 rpm en D. En el Duster manual, en tanto, a igual velocidad, va en quinta a 1.900 vueltas.

Yendo a velocidades de ruta, en el CVT se viaja a 110 km/h a 2.300 vueltas en D, mientras que el manual trabaja en quinta a 3.100 rpm. Una sexta relación a la versión manual no le vendría nada mal, porque ya se puede ver que el motor va bastante más enroscado. De todas formas no se traslada en los consumos, que en ambos casos entrega cifras bastante más reducidas que en la generación anterior.


A su vez, la nueva dirección eléctrica aporta más comodidad para uso urbano y firmeza y precisión para uso en carreteras. Con la mejora, el número de vueltas de un extremo de la rueda al otro disminuyó de 3,28 a 3,10 y según Renault, el esfuerzo de maniobra disminuyó un 35% en comparación con la versión anterior y la desmultiplicación fue reducida un 6 %. Se lo siente más cómodo e incluso la dirección es bastante más rápida que la hidráulica de la generación anterior.

Ya en la ruta el nuevo Duster y sus suspensiones entregan comodidad, mientras que el impulsor apenas se siente en los regímenes normales, solo haciéndose notar cuando las transmisiones lo obligan a trabajar por encima de las 5.000 vueltas en los adelantamientos. Acá es donde la CVT se siente menos a gusto producto de la lentitud de reacciones de la caja más que por cualquier otra cosa, porque la potencia del motor es la adecuada. Tampoco le sobra torque, pero cumple bien para los parámetros del segmento al tener una buena relación peso/potencia, en especial en la versión manual.


Es decir, adelantar vehículos no será problema, aunque no es un producto ágil. Solo basta hundir con ganas el pie derecho al acelerador y dejar que la transmisión haga lo suyo en el automático o jugar uno mismo con las marchas si estamos en la versión manual.

Por ejemplo, vayamos a ver los números fríos y duros. El Duster Zen Techno va de 80 a 110 km/h en 6,86 segundos en 3ª, 10,48 segundos en 4ª y unos bastante largos 12,56 segundos en 5ª, en tanto que el CVT cumple la misma recuperación en D en 7,52 segundos. Es decir, casi los mismos tiempos que el manual.


El despeje generoso (tiene 32 milímetros más que antes) sumado a su chasis, siempre le dio al Duster buenas credenciales a la hora de bajar del asfalto a terrenos desparejos. Y en esta segunda generación no es la excepción. A diferencia de algunos rivales que apelan a las recetas de moda (¡hola crossovers!), este es un SUV "con todas las letras".

Se siente a gusto en este tipo de caminos, mientras que las suspensiones transmiten mucha confianza y robustez, siendo capaces de soportar los peores castigos sin quejarse en lo más mínimo. Renault dice haber incorporado nuevos largueros de mayor espesor (+0,2 mm) y cuyo acero posee mejores propiedades mecánicas y nuevos refuerzos de estructuras. Es un producto ideal para aquellos que tengan que frecuentar caminos rurales y secundarios, por ejemplo.


Equipamiento

El Duster se ofrece en cuatro versiones, Zen Techno, Intens, Intens Vision e Intens Outsider. La primera cuenta de serie con: pack eléctrico (cuatro levantavidrios y bloqueo), aire acondicionado manual, asiento del conductor regulable en altura, respaldos traseros rebatibles 60:40, volante multifunción regulable en altura y profundidad, tapizados en tela Noir Black con detalle Light Gray, espejos retrovisores manuales, control de velocidad crucero y limitador de velocidad, luces diurnas LED "C-Shape", computadora de a bordo con display LCD, dirección electro-asistida, indicador de cambio de marcha (GSI), sistema multimedia Easy Link con pantalla táctil de ocho pulgadas con AM/FM/USB/iPod/Bluetooth/Android Auto/Apple CarPlay, sistemas Eco Coaching y Eco Monitoring, y comando satelital de audio y telefonía en la columna de dirección, cuatro altavoces, sistema Eco-Mode, apertura interna del depósito de combustible, barras longitudinales de techo en color negro, parrilla delantera en color negro, espejos retrovisores exteriores en color negro, faros antiniebla delanteros, sistema Start&Stop, y llantas de aluminio "Cyclade" de 16 pulgadas sobre neumáticos en medida 215/65 R16.

El Intens suma o reemplaza sobre el Zen Techno: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), cámara de retroceso, sensores de estacionamiento traseros, computadora de abordo con display TFT, aire acondicionado digital, tapizados en tela Noir Black embossed con detalles Light Gray y Blue Heaven, barras longitudinales de techo en color gris plata, salida de escape cromada, espejos retrovisores exteriores en color gris plata, y seis altavoces.


El Intens Vision suma o reemplaza sobre el Intens: volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, cámaras 360º "Multiview", tarjeta llave "Smart Card" con arranque y cierre de puertas con manos libres, interfase de cristales y encendido de luces remoto, botón de encendido/apagado "Keyless Start", tapizados en eco-cuero, encendido automático de luces con sensor crepuscular, y apoyabrazos delantero.

Por último el Intens Outsider suma o reemplaza sobre el Intens Vision: overfenders laterales, protección frontal con faros de profundidad, molduras de puerta, barra de techo longitudinales, espejos retrovisores exteriores en color negro y llantas de aluminio diamantadas "Maldives" de 17 pulgadas sobre neumáticos en medida 215/60 R17. La dotación en ambas versiones probadas en correcta, pero tienen algunos faltantes. En el caso del entrada de gama, carece de sensores de estacionamiento, espejos eléctricos y cámara de retroceso, mientras que el más equipado adolece de espejo interior con anti-encandilamiento automático, climatizador de dos zonas, GPS, espejos exteriores plegables eléctricamente, sensor de lluvia o techo solar, por ejemplo.


Seguridad

De un modelo que contaba de serie solo con lo básico requerido por ley, el Duster ahora avanzó en la segunda generación. Pero quedó a medio camino. Todas las versiones traen de serie dos airbags frontales delanteros frenos ABS con distribución electrónica de frenado (EBD) y asistencia al frenado de urgencia (AFU), asistencia al arranque en pendientes (HSA), controles de estabilidad (ESP) y tracción (ASR), encendido automático de balizas (EAB), anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, cinco apoyacabezas, cinco cinturones inerciales de tres puntas, alarma perimetral,

A partir del nivel Intens Vision, suma alerta de punto ciego (BSW, que se activa entre 30 y 140 km/h), siendo la primera vez que Duster incorpora este elemento de seguridad, al igual que los controles de tracción y estabilidad de serie en toda la gama. Ya era hora, Renault. Sin embargo, el Duster queda en off-side frente a muchos rivales e incluso ante los modelos más accesibles de la marca, ofreciendo solo los dos airbags delanteros frontales. Productos como Kwid (ver prueba) o los Sandero (ver prueba) ya tienen airbags laterales de serie. Es una decisión poco comprensible por parte de la marca del rombo, ojalá lo corrijan y sumen dos o cuatro airbags más de serie.


Esta limitación de seguridad pasiva disponible no le impidió al Duster obtener una nota correcta en las evaluaciones del organismo independiente Latin NCAP. En octubre del año pasado, fue evaluado por ellos y consiguió cuatro estrellas en la protección de pasajeros adultos y apenas tres en el caso de los infantiles. Según el informe publicado en su momento, la protección ofrecida para la cabeza y el cuello del conductor y acompañante fue buena en el impacto frontal. El pecho del conductor recibió protección marginal y el pecho del acompañante recibió protección adecuada de los sistemas de retención.

Las rodillas del conductor recibieron protección marginal al estar expuestas a riesgo de recibir lesiones al impactar con estructuras peligrosas detrás del tablero. Las rodillas del pasajero mostraron protección buena y marginal al estar expuestas a riesgo de recibir lesiones al impactar con estructuras peligrosas detrás del tablero. Las tibias del conductor recibieron protección adecuada y las tibias del acompañante recibieron protección buena y adecuada. El área de los pies fue considerada inestable. La estructura del habitáculo fue considerada como inestable y no puede soportar más carga.


Pasando al impacto lateral, el vehículo ofreció protección buena para la cabeza, abdomen y pelvis mientras que el tórax recibió protección marginal, en tanto que el test de impacto lateral de poste no fue realizado porque el modelo no ofrece airbags de protección lateral de cabeza como equipamiento estándar. El ESC por su parte, fue testado y su comportamiento cumple con los requerimientos regulatorios de Latin NCAP. Yendo a la evaluación para pasajeros infantiles, el Sistema de Retención Infantil (SRI) para el niño de 3 años fue instalado mirando hacia adelante utilizando los anclajes ISOFIX y top tether y a pesar de que fue capaz de evitar un desplazamiento excesivo hacia delante, no pudo prevenir el contacto de la cabeza con la parte interior del vehículo en la fase de rebote.

La protección al cuello fue pobre y mostró protección limitada en el pecho durante el impacto frontal. El niño de 18 meses fue instalado mirando hacia atrás utilizando el cinturón del adulto y recibió protección pobre para la cabeza que contacta el respaldo delantero. En el impacto lateral, ambos dummies recibieron protección buena en el impacto lateral. Unos pocos SRI que se evaluaron para la instalación no pasaron. La señalización e instrucciones en el vehículo en relación al uso de SRI cumplen con los requerimientos de Latin NCAP al igual que la señalización de ISOFIX. La bolsa de aire del pasajero se puede desactivar con un interruptor manual. El vehículo ofrece cinturones de tres puntas en todas las posiciones como estándar y todos ellos cumplen con estándares técnicos internacionales.


Precio, garantía y competidores

La gama de este nuevo Duster arranca en el Zen Techno 1.6 SCe M/T evaluado (U$S 21.990), y luego sigue con los Intens 1.6 SCe CVT (U$S 24.990) e Intens Vision 1.6 SCe CVT (U$S 26.790), cerrando en el Intens Outsider 1.6 SCe CVT también probado hoy por Autoblog (U$S 27.490). La garantía en todos los casos es la misma del resto de los productos de Renault, es decir, 3 años o 100.000 kilómetros. Son valores lógicos para el segmento, con una bastante buena relación precio/producto/equipamiento en el nivel más accesible de los cuatro.

Ya las versiones Intens (no las voy a enumerar de nuevo, digamos las tres Intens) si bien también tienen precios que se adaptan a la realidad de este segmento, en términos de equipamientos disponibles (en especial los de seguridad) quedan algo relegadas frente a competidores que por ejemplo, ya ofrecen seis airbags de serie. Y no es que en esos valores hay pocos. Por suerte las opciones de los rivales que cumplen con ese criterio son unas cuantas.


Ya que los menciono, en el caso del nivel Zen Techno M/T, los rivales son los siguientes, considerando solo a las variantes con transmisión manual: Bestune T33 1.6 Luxury M/T (U$S 23.990), Changan CS35 Plus 1.6 Luxury M/T (U$S 22.990), Chery Tiggo 4 Comfort 1.5 M/T (U$S 20.990), Chevrolet Tracker LS 1.2 Turbo M/T (U$S 26.490), Citroën C4 Cactus 1.6 VTi 115 Feel Pack BVM5 (U$S 24.490), Citroën C3 Aircross 1.2 PureTech 82 BVM5 Feel (U$S 25.490), FAW X40 1.6 Comfort M/T (U$S 18.990), FAW X40 1.6 Luxury M/T (U$S 20.990), Ford EcoSport 1.5 SE M/T (U$S 22.990), Ford EcoSport 1.5 Freestyle M/T (U$S 25.990), Haval H2 Comfort 1.5 T M/T (U$S 24.990), Hyundai Creta 1.6 Sport M/T (U$S 25.490), Hyundai Creta 1.6 Premium M/T (U$S 28.990), Jeep Renegade Sport 1.8 MT5 FWD (U$S 29.990), Nissan Kicks 1.6 Sense M/T (U$S 24.490), Nissan Kicks 1.6 Advance M/T (U$S 25.990), Peugeot 2008 1.6 VTi Féline BVM5 (U$S 24.990), Suzuki Vitara 1.4 Boosterjet Turbo GLX M/T (U$S 29.990) y Volkswagen T-Cross 1.6 Trendline M/T (U$S 26.990).

La competencia del nivel Intens Outsider, por su parte, es la siguiente: Bestune T33 1.6 Luxury A/T (U$S 25.490), Changan CS35 Plus 1.6 Super Luxury A/T (U$S 24.990), Chevrolet Tracker LTZ 1.2 Turbo A/T (U$S 28.990), Chevrolet Tracker Premier 1.2 Turbo A/T (U$S 32.990), Citroën C4 Cactus 1.6 VTi 115 Feel Pack EAT6 (U$S 26.490), Citroën C4 Cactus 1.6 THP 165 Shine EAT6 (U$S 29.990), Citroën C3 Aircross 1.2 PureTech 110 S&S BVM5 Feel (U$S 27.490), Citroën C3 Aircross 1.2 PureTech 110 S&S EAT6 Feel (U$S 29.490), FAW X40 1.6 Luxury A/T (U$S 23.490), Ford EcoSport 1.5 SE A/T (U$S 25.990), Ford EcoSport 1.5 Titanium A/T (U$S 29.990), Haval H2 Dignity 1.5 T A/T (U$S 27.990), Hyundai Creta 1.6 Sport A/T (U$S 26.990), Hyundai Creta 1.6 Premium A/T (U$S 30.990), Nissan Kicks 1.6 Advance CVT (U$S 27.990), Nissan Kicks 1.6 Exclusive CVT (U$S 29.490), Peugeot 2008 1.6 VTi Féline EAT6 (U$S 26.990), Peugeot 2008 1.2 PureTech 130 Active EAT6 (U$S 32.990), Seat Arona 1.6 Style Tiptronic (U$S 30.950), Seat Arona 1.6 FR Tiptronic (U$S 32.950), Suzuki Vitara 1.4 Boosterjet Turbo GLX A/T (U$S 31.990), Volkswagen T-Cross 1.6 Trendline Automatic (U$S 28.990), Volkswagen T-Cross 1.6 Comfortline Automatic (U$S 30.990) y Volkswagen T-Cross 1.6 Highline Automatic (U$S 34.990).


Conclusión

El Duster anterior supo ser la puerta de entrada al mundo de los SUVs sub-compactos para muchos clientes. Hoy hay más de 3.000 unidades circulando por las calles y rutas de Uruguay, y tiene sentido. Fue un producto que se encargó de "democratizar al SUV", como decía su eslogan publicitario allá por 2011. La segunda generación del modelo, por su parte, no tiene un objetivo tan ambicioso, pero sí es un ejercicio de mejora constante ejecutado de la misma manera que lo fuera en su generación previa, es decir, optimizando los costos para que sea un producto para las masas.

Y esto tiene una ventaja y una desventaja. La primera es que el Duster ya no es ese SUV rústico que servía como ruta de acceso a un segmento. Ahora sigue siendo una de las opciones más accesibles de su categoría, pero con un nivel de refinamiento mayor. Y acá es donde entra la desventaja, que no es para el Duster en sí, sino para su hermano, el Grand Captur, que en teoría es un Duster, pero con un diseño y calidades superiores. O al menos esto tenía sentido antes, con la generación previa del Duster.


La cuestión es que hoy esta segunda generación está al nivel de ese modelo en términos dinámicos, de calidad e incluso de equipamientos disponibles, también logró equipararse con aquel, e incluso tener equipamientos que el Captur no tiene, como cámaras de 360º, detector de ángulo ciego o un sistema multimedia que supera por mucha ventaja al que lleva un modelo que es apenas más caro en términos de posicionamiento. Lo que es más increíble, es que en términos de dinámica, mecánica o plataforma, estos dos modelos son idénticos. En todo. Uno apela a un cliente más urbano y el otro a uno más aventurero, según Renault. Sin embargo, al salir a la ciudad, no se ve un solo Duster embarrado.

Por eso hoy la pregunta es válida, ¿vale la pena ir por un Grand Captur o por el nuevo Duster y ahorrarse unos billetes? En lo personal me quedo con el producto más nuevo y en específico, con la versión entrada de gama, que es la más lógica y honesta de la oferta, que tiene un mejor valor comparativo más beneficioso frente a los rivales, y un desempeño más ágil a nivel mecánico que las versiones CVT. Así y todo, un Duster automático, también sigue siendo una mejor compra que un Grand Captur. A no ser que el diseño juegue un papel fundamental, Duster es el sport utility más lógico y racional que tiene la gama de Renault. Y seguramente seguirá democratizando al SUV también en esta generación.



A favor
  • Capacidad de baúl
  • Capacidades off-road
  • Confort de marcha
  • Consumos en ruta
  • Diseño
  • Equipamientos de confort y seguridad
  • Garantía
  • Habitabilidad para cinco adultos
  • Relación precio/producto (en Zen Techno)
  • Robustez de las suspensiones

En contra
  • Falta de airbags laterales y de cortina
  • Lentitud de reacciones de la transmisión (en Intens Outsider)
  • Neumático de auxilio temporario y externo
  • Transmisión de cinco relaciones (en Zen Techno)








FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.598
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 10,9:1
Diámetro x carrera (mm): 83,6 x 78
Inyección: indirecta multipunto secuencial con apertura variable de válvulas
Potencia máxima (cv/rpm) 115/5.500
Torque máximo (Nm/rpm) 162/4.000
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco relaciones (Zen Techno) o continuamente variable XTronic CVT D-StepLogic (Intens Outsider)
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: pseudo McPherson, con triángulo inferior y barra antirrolido
Trasera: eje semirrígido con barra antirrolido
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 215/65 R16 (Zen Techno) y 215/60 R17 (Intens Outsider)
Neumático auxiliar: 145/90 R16
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) N/D
Aceleración 0-100 km/h (s) N/D
Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: N/D
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 475
Peso en vacío (kg) N/D
Pesos en orden de marcha (kg) 1.265 (Zen Techno) y 1.279 (Intens Outsider)
Largo total (mm) 4.376
Ancho total (mm) 1.832
Alto total (mm) 1.693
Distancia entre ejes (mm) 2.673
Capacidad del tanque de combustible (l) 50
Despeje al suelo (mm): 237
Capacidades off-road (º): Ángulo de ataque: 30 - Ángulo ventral: N/D - Ángulo de salida: 34,5

Galería: Renault Duster Zen Techno 1.6 M/T e Intens Outsider 1.6 CVT | Créditos: Autoblog y Diego Olivera.
Prueba Renault Duster Zen Techno 1.6 M/T e Intens Outsider 1.6 CVT

EQUIPAMIENTO ZEN TECHNO:

EXTERIOR
Barras longitudinales de techo en color negro
Encendido automático de balizas (EAB)
Espejos retrovisores exteriores en color negro
Faros antiniebla delanteros
Faros delanteros con luces diurnas LED "C-Shape"
Llantas de aleación de 16 pulgadas
Parrilla delantera en color negro
SEGURIDAD
Airbags frontales delanteros
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Asistente de ascenso en pendientes (HSA)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control dinámico del vehículo (ESP)
Control de tracción (ASR)
Frenos ABS+EBD+AFU
CONFORT
Aire acondicionado manual
Alarma perimetral
Apertura interna del depósito de combustible
Asiento del conductor regulable en altura
Cierre centralizado de puertas con mando a distancia
Comando satelital de audio y telefonía en la columna de dirección
Computadora de a bordo con pantalla a color de siete pulgadas
Control de velocidad crucero y limitador de velocidad
Cuatro parlantes
Dirección con asistencia eléctrica
Espejos retrovisores regulables manualmente
Indicador de cambio de marcha (GSI)
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema one touch
Respaldos traseros abatible 60:40
Sistema Eco-Mode
Sistema Start&Stop
Sistema multimedia Easy Link con pantalla táctil de ocho pulgadas con AM/FM/USB/iPod/Bluetooth/Android Auto/Apple CarPlay, sistemas Eco Coaching y Eco Monitoring
Tapizados en tela
Volante multifunción regulable en altura y profundidad


EQUIPAMIENTO INTENS OUTSIDER (ZEN TECHNO +):

EXTERIOR
Llantas de aleación diamantadas de 17 pulgadas
Molduras de puerta en color negro
Overfenders laterales, protección frontal con faros de profundidad
Salida de escape cromada
SEGURIDAD
Alerta de punto ciego (BSW)
CONFORT
Aire acondicionado digital
Apoyabrazos delantero
Cámaras 360º "Multiview"
Computadora de abordo con display TFT
Encendido automático de luces con sensor crepuscular
Espejos retrovisores regulables eléctricamente
Interfase de cristales y encendido de luces remoto
Seis parlantes
Sensores de estacionamiento traseros
Tarjeta llave "Smart Card" con arranque y cierre de puertas con manos libres
Tapizados en eco-cuero
Volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad

PRECIOS Y GARANTÍA:

U$S 21.990 (Zen Techno M/T) y U$S 27.490 (Intens Outsider CVT). Garantía: 3 años o 100.000 km

COMERCIALIZA:

Santa Rosa Motors. Cerro Largo 888. Tel. 29020519. Web: www.renault.com.uy