Contacto: Renault Sandero Zen 1.0

miércoles, 8 de enero de 2020



Renault renovó en 2019 a la gama de los Sandero/Logan/Stepway. Evaluamos al Sandero Zen con el nuevo motor 1.0.
Renault actualizó en 2019 a la gama de los Sandero, Logan y Stepway. Tras haber conocido al renovado Stepway, ahora llegó el turno de evaluar al más accesible de la familia en versión Zen. La novedad más importante es el impulsor 1.0 litros de 79 cv de potencia. Contacto, a continuación.

No es la primera vez que un Sandero pasa por las manos de Autoblog, sino la tercera. Así que al igual que en el contacto con el nuevo Stepway a fines del año pasado, haré la historia más corta que nunca para no aburrirlos. La primera evaluación fue de la variante Expression 1.6 16v, con el veterano impulsor K4M (ver prueba) allá por 2011. Cuatro años después me tocó probarlo de nuevo en la misma variante, con el motor, K7M de ocho válvulas y equipamiento Expression (ver prueba). El modelo sigue siendo el mismo producto que allá por 2013, con una base mejorada (plataforma B0) pero idéntica a la original de 2007. Así que es un modelo que ya superó a la primera década de vida.

En 2019 la historia se volvió a repetir para este sitio. Llegó fin de año, y entraron dos Sandero a evaluación casi al mismo tiempo con apenas unos días de diferencia entre ambos. Primero fue el Stepway Intens CVT (ver contacto) y ahora es el turno probar al Sandero Zen. ¿Por qué se da esto? Porque en julio de este año el trío de modelos del rombo pasó por su renovación número 2, llamada "Phase 2" (ver nota). La renovación estética corrió por cuenta del Renault Design Center Sao Paulo y se trata de una actualización sobre la segunda generación de estos productos (entiéndase por Logan/Sandero/Stepway).


Ahora cuentan con nuevos paragolpes delanteros y una firma luminosa con luces diurnas LED "C" A su vez, los Sandero y Stepway también tienen renovadas ópticas traseras con luces de posición LED que invaden el portón del baúl. En el interior de todos los modelos hay nuevos materiales y en términos de equipamientos, ahora llevan de serie cuatro airbags (dos delanteros y dos laterales), así como una estructura de carrocería reforzada según Renault. En el Stepway más completo, además, sumó los controles de tracción y estabilidad así como asistente de arranque en pendientes.

Dos meses más tarde esta renovación se puso a la venta en Uruguay (ver lanzamiento) y ahora en términos mecánicos se jubiló al 1.6 K4M de 110 cv para darle paso al 4HM de origen Nissan con 115 cv, con caja manual de cinco relaciones o automática CVT, mientras que el K7M 1.6 8v y 85 cv, le dejó paso al B4D 1.0 12v de 79 cv con caja manual de quinta, como el que será analizado a continuación en su variante más equipada de las dos que se comercializan en Uruguay, denominada Zen, que es la más completa de las dos vendidas con este motor.


Exterior

En esta Phase 2 de los productos del proyecto X52 de Renault, llevan un nuevo frontal con un paragolpes delantero y parrilla rediseñados, junto a nuevos diseños de llantas y tazas plásticas. Esta versión Zen, al igual que en la más accesible Life, lleva unas llantas de acero estampado con tazas plásticas "Magiceo" de 15 pulgadas sobre neumáticos en medida 185/65 R15, que en la unidad de pruebas eran unos Continental ContiPremiumContact⁵.

La renovación realizada por el Renault Design Center Sao Paulo, cuenta con nuevos paragolpes delanteros y una nueva firma luminosa con luces diurnas LED "C" alrededor de los faros que se extienden hacia adelante y hacia atrás. A su vez, como dije en la introducción, los Sandero y Stepway también tienen nuevas ópticas traseras con luces de posición LED de nueva forma que invaden el portón del baúl. El resultado general es bastante más agradable que la versión previa. Solo eso, porque así y todo, ya se empieza a notarle el peso de los años encima a este producto.


Visto desde el perfil es donde aparecen menos cambios si lo comparamos con el Sandero anterior. Muestra nuevas nervaduras en las puertas y los pasarruedas, dándole un aspecto más musculoso, mientras que el despeje -excesivo a criterio personal- sigue siendo una de las características de este modelo, con 140 mm respecto al suelo, que se traducen en un simple "jamás vas a tocar en un lomo de burro con este auto". En caso de precisar más, tienen al Stepway, con 185 milímetros. Un montón.

Este nuevo Sandero mide 4.070 mm de largo, 1.733 mm de ancho y 1.536 mm de alto, con una distancia entre ejes de 2.590 mm. Si lo ponemos frente a frente con su predecesor, veremos que hay ligeras variaciones. Creció en 4 mm a lo largo producto de los nuevos paragolpes, nada más. De todas formas, ahora veremos en el apartado de interior que su punto más fuerte sigue intacto, pero con una presentación bastante mejorada.


Interior

Por dentro el Sandero nos encontraremos con un habitáculo generoso en todas las direcciones, en donde la calidad se mejoró respecto a su antecesor, aunque sigue siendo un interior de plásticos rugosos, tirando a lo rústico y algunas terminaciones mejorables. Ya es un mal endémico de todos los Renault producidos en el Mercosur, en donde casi todas las piezas merecerían un poco de refinamiento extra, como los mandos del aire acondicionado. También hay muchas rebabas filosas en algunos encastres de las contrapuertas.

Pasando a los cambios de esta Phase 2, son menores, pero bienvenidos. Con respecto al Stepway pre-restyling, estrena nuevo diseño de volante compartido con la gama Kangoo Express (ver lanzamiento), con detalles en plástico satinado y un rombo más grande, nuevos tapizados, apenas cambió el diseño del instrumental y poca cosa más. Al igual que dije en la evaluación del Stepway Phase 2, recordemos que se trata de un restyling, no de una generación nueva.


En este nivel Zen el sistema multimedia MediaNav ya no tiene el navegador integrado, pero lo reemplaza ahora con la compatibilidad para smarpthones tanto para aquellos que funcionen con Android como iOS (Apple). Hubiera sido lógico que esta mejora se trasladara a toda la gama y no solo al más equipado, porque las versión Life lleva una radio 1 DIN con AM/FM/CD/MP3/Aux-In/USB/Bluetooth y comando satelital. Ya hay demasiados modelos más accesibles que este Sandero con pantallita de serie.

Por el resto, mantiene sus puntos positivos y negativos de siempre. Comenzando por los segundos está la posición de manejo, vuelve a pasar lo mismo que en todos los productos que usan esta plataforma B0: la butaca queda alta incluso en la posición más baja y el asiento es bastante corto para los muslos. Y pese a que en esta versión Zen el volante regula solo en altura (y con poco recorrido) se logra viajar bien incluso en trayectos largos, pero no es ni cerca de los más cómodos del segmento. El Life tiene el volante fijo.


También se mantuvo en los Sandero el espacio para los ocupantes posteriores, en donde sigue habiendo un espacio bastante generoso a lo largo, pero también a lo alto y ancho. En la plaza central encontramos un espacio habitable incluso en un viaje de media distancia. El respaldo es apenas más duro que el de las laterales pero el espacio a lo alto es bastante bueno en líneas generales.

En este sentido, mantiene el trofeo de ser el auto de segmento B más amplio del mercado. Sin dudas. La capacidad de carga es otra de las ventajas que mantiene este producto, ofreciendo 320 litros, que rebatiendo el respaldo trasero en proporción 60:40, crecen hasta los 1.196. Adentro del baúl lleva un auxilio si bien es de la misma marca, tiene la misma medida a las cuatro titulares, 185/65 R15. Bien por eso.


Motor y transmisión

En otros mercados la dupla Logan/Sandero llevan al motor 1.6 SCe, un 1.598 cc de cilindrada, doble árbol de levas a la cabeza, inyección multipunto, distribución por cadena, 16 válvulas y una potencia de 115 cv a las 5.500 rpm, con un torque máximo de 152 Nm a las 4.000 vueltas. En Uruguay esa motorización solo es patrimonio del Stepway. Los modelos más accesible de este trío ahora dejaron de ofrecer los K7M 1.6 8v y 85 cv, y al K4M 1.6 de 16v y 110 cv de potencia, para darle paso al B4D, perteneciente a la familia SCe (Smart Control Efficiency).

Tiene una cilindrada de 999 cc, doce válvulas, tres cilindros, e inyección multipunto. Produce 79 cv a 6.250 rpm, y un par motor de 100 Nm presente a las 3.500 vueltas. Va asociado a una caja manual de cinco relaciones. Es un motor nuevo para nuestro mercado, pero los Sandero y Logan ya lo utilizan hace unos tres años en el mercado de Brasil, por ejemplo. La sorpresa para muchos que critican a la industria regional y sus mecánicas, vale la pena contarles que este motor también lo lleva el moderno Clio V en Europa (ver nota) en sus versiones más básicas con dos potencias, 65 y 75 cv.


Como pasa en los otros segmento B con motor 1.0 -ejemplo claro, los Chevrolet Onix y Prisma Joy (ver prueba)- , en líneas generales es un propulsor pensado para un uso netamente urbano. Tiene un desempeño correcto (solo eso) en su respuesta en términos de prestaciones, pero sin mucha agilidad en el bajo régimen (menos de 2.000 vueltas), y apenas algo más enérgico en la zona alta del tacómetro (4.000-4.500 rpm).

Pero como pasa en sus rivales con mecánicas similares, una vez que la capacidad de pasajeros se completa, el impulsor ya no presenta la misma respuesta ni agilidad que en el tránsito urbano, y así como tampoco ante adelantamientos o recuperaciones de velocidad, como verán más adelante en el apartado dinámico. Es un mal endémico de todos los 1.0 atmosféricos del segmento B, que priorizan los consumos por sobre la agilidad.


En este Sandero la caja de cambios tiene las tres primeras marchas muy juntas, buscando sacarle el jugo al máximo los escasos 100 Nm de par que tiene este mil, contra los 152 Nm que solía ofrecer el K7M anterior. Es una diferencia notoria. Al igual que en aquel esta caja se sigue destacando por tener un tacto demasiado gomoso en el paso de cambios, y una de las transmisiones menos agradables de usar de este segmento.

Pese a esto, se trata de un producto cómodo en líneas generales y fácil de llevar para un uso urbano, mientras que en la ruta es donde se extrañará más a los 1.6 litros de antaño. Este B4D será más económico y eficiente, pero también es una mecánica considerablemente menos potente. Irá en cada uno apreciar las bondades que tiene cada uno de estos motores. En lo personal, prefiero un impulsor que gaste un poco más, pero tener una cuota de agilidad extra en reserva para cuando la precise.


Fábrica declara una aceleración de 0 a 100 km/h en 13 segundos y una velocidad final de 160 km/h, es decir, registros bastante modestos por decirlo de forma elegante. No existen cifras de consumos oficiales, pero durante la evaluación logré las siguientes cifras: en ciudad unos 6,7 l/100 km, mientras que en ruta y en el ciclo mixto, los valores fueron 4,9 y 6,1 litros cada 100 kilómetros respectivamente. Todos números bastante buenos y uno de los puntos más destacados de este 1.0 sin dudas.

En comparación con el 1.6 K7M que reemplazó este B4D, este 1.0 es cierto que gastó mucho menos: 8,7 litros/100 km en ciudad, 6,6 en ruta y 7,5 l/100 km en el combinado. Una diferencia notoria y el único factor en el que el 1.0 supera a aquel impulsor. El único, por el resto es todo pérdida como veremos más adelante, en especial al sacarlo a la ruta. El depósito de combustible, por su parte, carga 50 litros, mientras que el peso en orden de marcha está en los 1.035 kilogramos.


Comportamiento dinámico

Como dije antes en este informe, y en el contacto con el Stepway Phase 2, entre los Sandero anteriores y este Zen 1.0 casi no hay diferencias en términos de habitabilidad, calidades o dimensiones. Y a nivel dinámico, tampoco hay nada que ya no se conozca. Su comportamiento y chasis priorizan esto último con un foco puesto en el uso de ciudad, valiéndose de un esquema que en general se percibe blando y bien resuelto para soportar pozos o empedrados demostrando una gran solidez para bancarse los peores maltratos de nuestras calles y rutas tercermundistas.

Al haber pasado una semana con el Stepway, y a la siguiente haberme subido al Sandero, me fue imposible no trazar una comparación entre el andar de ambos. Mientras el aventurero, si bien es un producto confortable, el Sandero "civil" lo es todavía más. La respuesta está en los neumáticos. Mientras uno usa 205/55 R16, el probado calza unos más "gorditos" 185/65 R15. Los milímetros extra de perfil hacen la diferencia. La otra, bastante más grande, está en las dos mecánicas que utiliza cada uno. Cabe destacar que todas las impresiones de manejo de esta prueba también son aplicables a la versión con baúl del Sandero, es decir, el Logan. Aclarado esto, veamos qué tal se comporta el 1.0.


Como dije antes, la mecánica B4D no es de las más ágiles del segmento y se pierde gran parte de la respuesta que tenían los K4M y K7M a los que reemplaza. Cuenta con una configuración pensada para la vida en la ciudad como principal objetivo. Se lo percibe (solo) correcto para el tránsito urbano en líneas generales, pero ni cerca con el nivel de agilidad las versiones 1.6 que reemplazó. El truco para no sentir tanto la diferencia de potencia, es llevar al motor a la mitad del tacómetro para obtener más agilidad, y aprovechar las tres primeras marchas que son bastante cortas. Ahí se torna en un vehículo práctico para moverse en la ciudad con comodidad.

A 70 km/h, el mil gira a unas 2.250 rpm en quinta y a 110 km/h el motor trabaja a 3.750 vueltas en 5ª, por lo que va bastante enroscado. La dirección -hidráulica-, por su parte, no es tan liviana a bajas velocidades como una eléctrica, pero se agradece que sea más firme y precisa una vez que queremos salir a la ruta, en donde la sensibilidad a los vientos laterales clásica de los Sandero/Logan, sigue estando a la orden del día. Es una pena que en esta actualización los controles de tracción y estabilidad hayan quedado relegados a la versión más equipada del Stepway. En otros mercados se lo agregaron de serie a toda la gama. Una lástima porque este auto siempre los necesitó y en estas versiones a las que todavía no les llegaron, los siguen precisando.


Al salir a la ruta, en tanto, el 1.0 juega un papel demasiado justo. Las recuperaciones tienen valores muy modestos, por decirlo de forma elegante. El punto de conflicto de la mecánica 1.0 de este Sandero se da cuando queremos recuperar velocidades, como puede ser en un adelantamiento rutero. Tomemos por ejemplo ir de 80 a 110 km/h. En 3ª nos tomará 8,61 segundos, en 4ª se estirará hasta los 12,36 y por último, en quinta, pasaremos a demorar unos muy largos 17,64 segundos, siempre medidos en condiciones ideales de circulación (baúl vacío y solo el conductor a bordo).

¿En qué se traduce esto en el uso? En que se tendrá que hacer dos rebajes desde quinta marcha para poder realizar los adelantamientos con seguridad, algo que siempre que se tenga un vehículo con poco torque y presente a altas vueltas, se deberá tener bien presente, como pasa con algunos vehículos de menor porte que este Renault, como ser los tan populares citycars. Este Sandero es un producto que aunque puede lidiar con el uso en ruta, tendrá que practicarse con más paciencia que otros usuarios y aprovechando la transmisión, que sabe ayudar al magro, pero económico, motor 1.0.


Equipamiento

El Sandero Life ofrece de serie: apertura interna del depósito de combustible y baúl, aire acondicionado, dirección asistida, indicador de cambio (Gear Shift Indicator), pack eléctrico (levantavidrios delanteros y bloqueo), espejos retrovisores exteriores color negro con comando interno manual, tiradores de puertas en color negro, radio 1DIN con AM/FM/CD/MP3/Aux-In/USB/Bluetooth y comando satelital, luces traseras de posición LED (solo en Sandero), luces diurnas LED, respaldo trasero rebatible enterizo, y llantas de acero estampado con tazas plásticas "Magiceo" de 15 pulgadas sobre neumáticos en medida 185/65 R15.

Pasando al Sandero Zen evaluado, suma o reemplaza sobre el Life: tiradores de puertas y espejos exteriores en color carrocería, asiento del conductor regulable en altura, volante regulable en altura, computadora de a bordo, tacómetro, sensores de estacionamiento traseros, alarma, y sistema multimedia MediaNav ULC4 con AM/FM/USB/iPod/Bluetooth/Aux-In/Android Auto/Apple CarPlay con Eco Coaching e Eco Driving, comandos vocales y satelital. El nivel Zen, por el precio al que se ofrece, debería tener los levantavidrios eléctricos traseros, el asiento trasero rebatible 60:40, así como también los espejos externos con regulación eléctrica, más si es la versión más equipada de las dos que se comercializan del Sandero en nuestro mercado, y todos esos son elementos que sus rivales a igualdad de precio, o menos, ofrecen de serie.


Seguridad

La dotación en este aspecto es igual para toda la gama sin importar la versión que se elija. Bueno, casi. Trae de serie: cuatro airbags (frontales delanteros y laterales cabeza/tórax), frenos ABS con distribución electrónica de frenado (EBD) y asistencia al frenado de urgencia (AFU), anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, alarma, cinco apoyacabezas, cinco cinturones inerciales de tres puntas y alarma.

En otros mercados el Sandero sumó control electrónico de estabilidad (ESC), asistente de arranque en pendientes (HSA), y control electrónico de tracción (TRC), pero para Uruguay, no. Producto de esas sensibilidades ante vientos laterales y cierta tendencia a la subvirancia en las curvas, el podría haber pasado a tener el ESC de serie. Una verdadera lástima haberse perdido esa oportunidad para el mercado local de marcar una diferencia bien clara frente a sus rivales más directos.


Para que todos nos sean "palos", hay que darle un reconocimiento a Renault de haber pasado a tener coherencia de gama con el Kwid que, siendo más barato, ya ofrece cuatro airbags de serie desde hacía ya dos años (ver prueba). Ojalá la obligatoriedad de este elemento de seguridad se haga mandatorio por ley a la brevedad y que bajo la nueva administración gubernamental se adelante al plazo original, porque viene todo demasiado demorado (ver nota).

Por otra parte, Renault mencionaba durante el lanzamiento de esta renovación que había mejorado la estructura de sus modelos Logan/Sandero/Stepway. La marca aseguró en su momento que se agregaron "14 kilos de refuerzos estructurales", en un intento por mejorar los resultados en los crash test. Latin NCAP evaluó a estos modelos en diciembre de 2019 con unos resultados algo ajustados, demostrando que todavía queda mucho por mejorar en estos modelos en términos estructurales.


En las unidades con VIN 93Y5SRZHXLJ868977 hasta VIN 93Y5SRZ85LJ319432 y fecha de producción entre 24/4/19 hasta 10/12/19, el resultado fue pobre, con una estrella para la protección de adultos y cuatro para niños. Sin embargo, para las unidades a partir del VIN 93Y5SRZ85LJ319432 y fecha 10/12/19, Renault hizo mejoras que le permitieron llegar a las tres estrellas en la protección de adultos, manteniendo la calificación para pasajeros infantiles.

Pese a esto, en ambos casos la estructura del habitáculo fue considerada como inestable, mientras que las rodillas del conductor y pasajero ofrecieron protección insuficiente ya que presentan riesgo de impactar con estructuras peligrosas en la zona detrás del tablero. En el impacto lateral mostró una gran intrusión mientras que ofreció protección buena a la cabeza, protección adecuada a la pelvis y abdomen y protección débil para el pecho. En el impacto lateral de poste ofreció protección buena al a cabeza y la pelvis, marginal al abdomen y protección pobre al pecho.


Lo más preocupante es que el organismo de evaluación independiente Latin NCAP además descubrió que Renault produce dos tipos calidades de seguridad para el Sandero/Logan/Stepway (ver nota). El modelo fabricado en Colombia se diferencia de los producidos en Argentina y Brasil por tener una menor intrusión estructural contra impactos laterales, mejor estructura de los asientos delanteros, así como un mayor tamaño y forma de las bolsas de aire laterales. Es una denuncia bastante grave.

Precio, garantía y competidores

La versión probada, como decía al comienzo de esta nota, es la Zen 1.0, que se comercializa a U$S 15.990. El resto de la gama Sandero se conforma con el Life 1.0 (U$S 14.990). La garantía es muy buena, con 3 años o 100.000 kilómetros, algo que ya es extensivo a toda la gama Renault desde hace un tiempo, y que puede ampliarse a 5 años o 120.000 km a un costo extra de U$S 490 o U$S 340 si optan por 4 años o 120.000 km.

Son valores competitivos para el producto y el segmento donde participa este producto. Si hay algo que le sobra al Sandero, además de espacio interior, son rivales. El Sandero siempre habitó en la parte más peleada del segmento B y ahora con esta mecánica 1.0, va a darse de lleno con los más accesibles de la categoría. Ellos son: Chevrolet Onix LT 1.0 (U$S 16.290), Fiat Uno Attractive 1.4 (U$S 13.390), Hyundai Grand i10 Hatch 1.0 GL Full (U$S 16.990), Nissan March Active 1.6 M/T (U$S 15.990), Suzuki Swift 1.2 GL M/T (U$S 15.990), Suzuki Baleno 1.4 GO M/T (U$S 15.990) y Volkswagen Gol Hatch 1.6 Trendline (U$S 15.490).


Conclusión


Si bien no hubo grandes cambios en materia dinámica, frente al Sandero anterior, Renault le pasó un repaso a uno de sus productos más exitosos en la región, pero no tanto en nuestro país, donde el Stepway es el que se lleva todos los vítores de ventas. Tiene un diseño bastante bien resuelto, y ahora presenta un habitáculo bastante más trabajado y de mejor calidad que en sus dos entregas anteriores. Pero con el cambio de motorización, se entiende que la marca ahora quiere darle un enfoque bastante distinto a este producto.

Apalancado por el éxito del Kwid a nivel regional, el Sandero ahora se muestra como una oferta escalonada para esos clientes que, ya a dos años de tener su primer Renault, quieran dar el salto a un producto más espacioso. Pero también es una respuesta clara al producto más exitoso del segmento B en Uruguay, la dupla de los Chevrolet Onix y Prisma en sus versiones Joy y LT con motor 1.0. Eso sí, sufriendo de las mismas falencias mecánicas que tienen esos productos con impulsores dignos de citycar para poder salir a pelear un mercado con precios de citycar. Otra justificación, no existe.


El Sandero anterior había llegado para tomar la posta de los Clio de segunda generación producidos en la región y se decidió dejar ese nombre para lo que siempre tenía que haber sido antes de la aparición del -olvidable- Clio Mío (ver prueba), un producto deseable y de procedencia extra zona, con el Clio IV (ver prueba). Ahora el Sandero tiene otra tarea: competir con los más accesibles del segmento B, llenando ese escalón entre el Kwid y el futuro Clio V (ver nota), si es que Renault Uruguay decide traerlo en algún momento, tal vez en este 2020. Ojalá que sí se pueda.

Pero volviendo al Sandero Phase 2, mejora en relación a su antecesor -y ante varios competidores también- por tener un avance en términos de seguridad (a medias igual, sigue debiendo el ESC de serie y mejorar lo denunciado por Latin NCAP). Cambia en términos mecánicos, con una clara involución frente al producto que reemplaza en términos de potencia, pero compensando con un motor bastante más económico que antes. Calcando la receta de Chevrolet con los Onix y Prisma Joy (Joy y Joy Plus a partir de este año), sería de suponer que Renault consiga resultados similares en términos de ventas con un producto mejor equipado en seguridad y con mayor espacio interior. Es una frase que odio por ser tan trillada, pero que mantiene su vigencia a medida que pasa el tiempo: siempre será el mercado el que tendrá la última palabra.



A favor
  • Capacidad de baúl
  • Confort de marcha
  • Consumos reducidos
  • Diseño
  • Equipamientos de confort y seguridad
  • Garantía extensible
  • Habitabilidad general
  • Mejoras en seguridad frente a su antecesor
  • Robustez de las suspensiones/chasis

En contra
  • Calidad de algunos plásticos y encastres
  • Recuperaciones en ruta
  • Respaldo trasero enterizo
  • Respuesta del motor en baja
  • Seguridad estructural
  • Sensibilidad a los vientos laterales
  • Sin controles de tracción y/o estabilidad



FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 999
Número de cilindros: 3
Número de válvulas: 12
Relación de compresión: 12,1:1
Diámetro x carrera (mm): 71 x 84,1
Inyección: indirecta multipunto secuencial con apertura variable de válvulas
Potencia máxima (cv/rpm) 79/6.300
Torque máximo (Nm/rpm) 100/3.500
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco relaciones
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia hidráulica
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: pseudo McPherson, con triángulo inferior y barra antirrolido
Trasera: eje semirrígido con barra antirrolido
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 185/65 R15
Rueda auxiliar: 185/65 R15
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 160
Aceleración 0/100 km/h (s) 13,3
Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: N/D
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 320/1.196
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.035
Largo total (mm) 4.070
Ancho total (mm) 1.730
Alto total (mm) 1.570
Distancia entre ejes (mm) 2.590
Capacidad del tanque de combustible (l) 50

Galería: Renault Sandero Zen 1.0 | Créditos: Créditos: Autoblog y Diego Olivera.
Contacto Renault Sandero Zen 1.0

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Llantas de acero estampado de 15 pulgadas
Luces diurnas LED
Luces traseras de posición LED
SEGURIDAD
Airbags frontales delanteros
Airbags laterales delanteros de cabeza-tórax
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Asistente de arranque en pendientes (HSA)
Asistencia al frenado de urgencia (AFU)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control electrónico de estabilidad (ESC)
Control electrónico de tracción (ASR)
Distribución electrónica del frenado (EBD)
Encendido automático de balizas (EAB)
Frenos ABS
CONFORT
Aire acondicionado
Alarma
Apertura interna del depósito de combustible
Asiento del conductor regulable en altura
Cierre centralizado con mando a distancia
Climatizador automático de una zona
Computadora de a bordo
Dirección asistida hidráulicamente
Levantavidrios eléctricos delanteros con sistema de "un toque"
Respaldo trasero rebatible enterizo
Sensores de estacionamiento traseros
Sistema multimedia MediaNav Evolution con AM/FM/USB/iPod/GPS/Bluetooth/Aux-In/Android Auto/Apple CarPlay, sistemas Eco Coaching y Eco Monitoring, y comando satelital de audio y telefonía en la columna de dirección
Volante regulable en altura

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 15.990. Garantía 3 años o 100.000 km (extensible a 5 años o 120.000 km).

COMERCIALIZA:
      Santa Rosa Motors. Cerro Largo 888. Tel. 29020519. Web: www.renault.com.uy