Contacto: Renault Stepway Intens 1.6 CVT

viernes, 27 de diciembre de 2019



Con la excusa de su última actualización, evaluamos al Renault Stepway en su versión más equipada, la Intens CVT.
Renault actualizó este año a la gama de los Sandero, Logan y Stepway. Ahora llegó el turno de evaluar al "aventurero" de la familia. Incorporó mejoras de equipamiento, pero lo más importante fue la aparición de la variante Intens 1.6 CVT con un motor 1.6 de 115 cv de origen Nissan.

Este es el tercer Sandero Stepway que pasa por Autoblog, así que haré la historia más corta que nunca para no aburrirlos. Ahora dejó de llamarse Sandero para adoptar su apellido como nuevo nombre comercial, para así diferenciarse de las versiones "no-aventureras". Algunos se animan a llamarlo crossover y otros más osados, SUV. Pero la realidad es que este producto siempre fue lo mismo: Un Sandero con suspensión elevada, estética off-road y sobredosis de polímeros plásticos.

La primera evaluación fue de la variante Privilège 1.6 16v, con el veterano impulsor K4M (ver prueba) allá por 2011. Cuatro años después tocó probarlo de nuevo en la misma variante, con el mismo motor, pero ahora con una mejora en términos de equipamiento y diseño (ver prueba). El modelo sigue siendo el mismo producto que allá por 2013, con una base mejorada (plataforma B0) pero idéntica a la original de 2007. Así que es un modelo que ya pasó la primera década de vida.


En julio de este año el trío de modelos del rombo tuvo su segunda renovación, llamada "Phase 2" (ver nota). La parte estética corrió por cuenta del Renault Design Center Sao Paulo y ahora estos productos cuentan con nuevos paragolpes delanteros, además de una nueva firma luminosa con luces diurnas LED "C". A su vez, los Sandero y Stepway también tienen ópticas traseras con luces de posición LED de nueva silueta que invaden el portón del baúl. En el interior de todos los modelos presentan nuevos materiales, y en términos de equipamientos, llevan de serie cuatro airbags (dos delanteros y dos laterales), así como una estructura de carrocería reforzada, según Renault. 

En las versiones más equipadas, además, sumó los controles de tracción y estabilidad así como asistente de arranque en pendientes. Dos meses más tarde esta renovación se puso a la venta en Uruguay (ver lanzamiento) y en términos mecánicos se jubiló al 1.6 K4M de 110 cv para darle paso al 4HM de origen Nissan con 115 cv, con caja manual de cinco relaciones o automática CVT, mientras que el K7M 1.6 8v y 85 cv, le dejó paso al B4D 1.0 12v de 79 cv con caja manual de quinta. Para conocer algunos de los cambios, es que manejamos al Stepway Intens 1.6 CVT con el motor ahora firmado por Nissan.


Exterior

Para esta Phase 2, el Stepway estrena nuevo frontal con un paragolpes delantero y parrilla rediseñados, junto a nuevos diseños de llantas y tazas plásticas. Esta versión Intens CVT es la única que viene con llantas diamantadas "Jogger" de 16 pulgadas, calzadas en la unidad de pruebas con unos neumáticos Bridgestone Turanza ER300 en medida 205/55 R16. El Stepway Zen, más accesible, por su parte, lleva llantas de acero estampado con tazas plásticas "Flexwheel" de 16 pulgadas "Oasis" sobre neumáticos en medida 205/55 R16.

En términos estéticos, ahora estos productos cuentan con nuevos paragolpes delanteros y una nueva firma luminosa con luces diurnas LED "C" alrededor de los faros que se extienden hacia adelante y hacia atrás. A su vez, los Sandero y Stepway también tienen nuevas ópticas traseras con luces de posición LED de nueva forma que invaden el portón del baúl. El resultado general es bastante más agradable que la versión previa. Solo eso, porque así y todo, ya se empieza a notarle el peso de los años encima a este producto.


En otros mercados como Argentina y Brasil, ahora se podrá elegir tanto Sandero como Logan en terminación Stepway, por lo que el sedán tiene un despeje al suelo 45 mm mayor que las versiones convencionales (185 mm) y estética aventurera. Sigo pensando que es una exageración para un hatchback de segmento B tener tanta -o más- altura libre al suelo que varios SUVs o incluso que algunas pick-ups medianas. A modo de ejemplo, este Stepway tiene 15 mm más de despeje que una Honda Ridgeline (ver prueba). No es broma, lo juro.

Este nuevo Stepway mide 4.070 mm de largo, 1.733 mm de ancho y 1.630 mm de alto, con una distancia entre ejes de 2.590 mm. Si lo ponemos frente a frente con su predecesor, veremos que hay ligeras variaciones. Creció en 4 mm a lo largo producto de los nuevos paragolpes, 94 mm a lo alto y perdió 5 mm de despeje (antes 190 mm). De todas formas, ahora veremos en el apartado de interior que su punto más fuerte sigue intacto, pero con una presentación apenas mejorada en cuanto a materiales y texturas.


Interior

Por dentro el Stepway nos encontraremos con un habitáculo generoso en todas las direcciones, en donde la calidad se mejoró respecto a su antecesor, pero igual sigue siendo un interior de plásticos rugosos, tirando a lo rústico y algunas terminaciones mejorables. Ya es un mal endémico de todos los Renault producidos en el Mercosur, en donde casi todas las piezas merecerían un poco de refinamiento extra, como los mandos del climatizador automático. También hay muchas rebabas filosas en algunos encastres de las contrapuertas.

Pasando a los cambios de esta Phase 2, son menores, pero bienvenidos. Con respecto al Stepway pre-restyling, estrena un nuevo diseño de volante compartido con la gama Kangoo Express (ver lanzamiento), con detalles en plástico satinado y el rombo más grande, nuevos tapizados (esta versión Intens tiene cuero sintético oscuro, una tela en forma de malla, además de costuras y gamuza color naranja en contraste con el logo "Stepway" grabado), apenas cambió el diseño del instrumental y poca cosa más. Se trata de un restyling, no de una generación nueva, no lo olvidemos.


En este nivel Intense 1.6 CVT conserva el sistema multimedia MediaNav aunque ahora lo complementa con la compatibilidad para smarpthones tanto para aquellos que funcionen con Android como iOS (Apple). Hubiera sido lógico que esta mejora se trasladara a toda la gama y no solo al más equipado, porque las versión Zen lleva una veterana radio 2 DIN con AM/FM/CD/MP3/Aux-In/USB/Bluetooth y comando satelital. Eso sí, a diferencia de otros modelos de Renault, perdió el navegador integrado. Habrá que valerse de Waze o Google Maps en tal caso.

Por el resto, mantiene sus puntos positivos y negativos de siempre. Por el resto, mantiene sus puntos positivos y negativos de siempre. Comenzando por los segundos está la posición de manejo, vuelve a pasar lo mismo que en todos los productos que usan esta plataforma B0: la butaca queda alta incluso en la posición más baja y el asiento es bastante corto para los muslos. Y pese a que el volante regula solo en altura (y con poco recorrido) se logra viajar bien incluso en trayectos largos, pero no es de los más cómodos del segmento ni por asomo, aunque hay que reconocer que los otros "aventureros" sufren del mismo síndrome.


También se mantuvo en los Stepway el espacio para los ocupantes posteriores, en donde sigue habiendo un muy buen espacio a lo largo, pero también a lo alto y ancho. En la plaza central encontramos un espacio habitable incluso en un viaje de media distancia. El respaldo es apenas más duro que el de las laterales pero el espacio a lo alto es bastante bueno. En este sentido, pasarán los años, pero mantiene el trofeo de ser el auto de segmento B más amplio del mercado. Sin dudas.

La capacidad de carga es otra de las ventajas que mantiene en alto este producto, ofreciendo 320 litros, que rebatiendo el respaldo trasero en proporción 60:40, crecen hasta los 1.196. Adentro del baúl lleva un auxilio Pirelli Cinturato P1 con una diferente medida a las cuatro titulares, 185/65 R15, y cuyas indicaciones de manual hablan de no superar con él los 80 km/h. Así que pese a no ser una galletita, es temporario de todas formas.


Motor y transmisión

Aunque en unos días más podrán leer también los cambios mecánicos que tuvo la gama Logan/Sandero en otro contacto (dejaron los 1.6 para pasarse a un 1.0), en el caso del Stepway parece que se mantuvo el mismo motor, pero no. Es todo nuevo. Bueno, nuevo para este producto, porque es una mecánica que más de uno de ustedes conocerá bien si maneja un Nissan March, Versa, Note o Kicks desde hace años.

Pese a que Renault se empeñe en llamarlo H4M bajo su código interno o 1.6 SCe a nivel comercial, su partida de nacimiento dice que es el HRDE16 de Nissan, es decir, (casi) el mismo que llevan los March (ver prueba) o Versa (ver prueba), pero idéntico al que usan los Note (ver prueba) y Kicks (ver prueba), además de la última evolución del Kangoo Express y la versión Intens CVT del Grand Captur (ver contacto).


La diferencia entre esos modelos es que el que tiene este Stepway así como los Note, Kicks, Grand Captur y Kangoo es que cuenta con distribución variable, así como nuevos ductos de colector y admisión. A su vez, en las camisas de los cilindros cuenta con un tratamiento llamado "mirror coating" para reducir la fricción entre las piezas, reducir el desgaste y las vibraciones del conjunto mecánico.

Tiene 1.598 cc de cilindrada, doble árbol de levas a la cabeza, inyección multipunto, distribución por cadena, 16 válvulas y una potencia de 115 cv a las 5.500 rpm, con un torque máximo de 152 Nm a las 4.000 vueltas. La única transmisión disponible es una automática X-Tronic CVT continuamente variable con seis marchas virtuales, una de las novedades del Stepway para el MY2020, y una de las excusas de esta evaluación, claro está. ¿O se pensaron que pedí esta unidad solo por el facelift?


Como pasa en los otros Renault y Nissan que lo montan, en líneas generales se trata de un propulsor correcto (solo eso) y progresivo, sin mucha agilidad en el bajo régimen (menos de 2.000 vueltas), pero bastante enérgico en la zona media y alta del tacómetro (3.500-4.500 rpm). Además es un impulsor silencioso tanto en ralentí como por debajo de las 5.000 vueltas, ya que cuenta con un correcto trabajo de insonorización al habitáculo. Pero una vez que la capacidad de pasajeros se completa o en un manejo más intenso, el impulsor ya no presenta la misma agilidad, en especial ante las recuperaciones de velocidad.

Este Stepway 1.6 CVT se vale de una caja de variador continuo, pero así como pasa en el Sentra (ver contacto) lleva una función que simula el cambio de marchas (y que en Nissan se llama D-StepLogic), para evitar el efecto conocido de las CVT: al acelerar a fondo, el tacómetro no se clava en el régimen más elevado, sino que va variando hasta que se alcanza la velocidad deseada, igual que en una caja con convertidor de par tradicional y en el caso de este Renault, simulando hasta seis marchas virtuales. Aunque no tiene levas en el volante (ni tampoco las precisa, hay que decirlo), se las puede pasar desde el selector en el modo "M" (por "manual").


Fábrica declara una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,2 segundos y una velocidad final de 174 km/h, es decir, números bastante modestos por decirlo de forma elegante. No existen cifras de consumos oficiales, pero durante la evaluación logré registrar las siguientes cifras: en ciudad unos 9,0 l/100 km, mientras que en ruta y en el ciclo mixto, los valores fueron 6,5 y 7,7 litros cada 100 kilómetros respectivamente.

En comparación con el Stepway 1.6 manual anterior con el motor K4M y transmisión de cinco relaciones, este 1.6 CVT con el "nuevo" H4M gastó un bastante menos que aquel, refresquemos los números de 2015: 10,5 litros/100 km en ciudad, 7,1 en ruta y 8,8 l/100 km en el combinado. Así que en caso de querer un Stepway más económico, sin dudas hay que ir por el CVT. El depósito de combustible, por su parte, carga 50 litros, mientras que el peso en orden de marcha está en los 1.151 kilogramos.


Comportamiento dinámico

Como dije antes en este informe, entre los Stepway anteriores y este Intens 1.6 CVT casi no hay diferencias en términos de habitabilidad, calidades o dimensiones. Y a nivel dinámico, tampoco hay nada que ya no se conozca. Su comportamiento y chasis priorizan el uso en ciudad, valiéndose de un esquema que en general se percibe blando y bien resuelto para soportar pozos o empedrados, demostrando una gran solidez para bancarse los peores maltratos de nuestras calles y rutas tercermundistas. Eso sí, los neumáticos elegidos son algo duros en su compuesto y se lo puede sentir algo "rebotón" ante asfaltos desparejos o emparchados.

Los -exagerados, reitero- 185 mm de despeje al suelo lo hacen inmune a pozos, lomos de burro, empedrados y otros obstáculos urbanos que conviven con nosotros a diario. No se lo percibe saltarín ni tampoco aparecen sequedades de los ejes ante esas circunstancias, pese a tener unos neumáticos de 16 pulgadas que a priori podrían suponer que transmiten más incomodidades al habitáculo. No es el caso. Es decir, el Stepway sigue manteniendo sus virtudes de confort que siempre tuvo, así que sigamos a la novedad mecánica entonces que es la verdadera razón de estar escribiendo esto, ya que es la primera vez que este modelo tiene una caja automática.


Voy a empezar con una noticia mala y dos buenas: el matrimonio entre el Stepway, la mecánica H4M y la caja CVT pierde un poco de esa agilidad que tenía el K4M con la transmisión manual de antaño, pero gana mucho en refinamiento y en especial, en materia de consumos. Tiene un rendimiento que solo se muestra más enérgico si lo obligamos a ir arriba de las 2.500 rpm, donde se lo percibe un poco más ágil, aunque similar a algunos rivales de iguales potencias y peso. Para un uso urbano y convencional, reitero que será un producto bastante más cómodo de utilizar que antes por tener un pedal menos.

Esa "tranquilidad" de uso se ve aumentada por una transmisión muy lineal y que se nota muy suave en su accionar, siendo el punto más destacado del conjunto mecánico en general. Tal es así que a unos 70 km/h, el mil seis gira a apenas 1.500 rpm en D5. La dirección -hidráulica-, por su parte, no es tan liviana a bajas velocidades como una eléctrica, pero se agradece que sea más firme y precisa una vez que queremos salir a la ruta, en donde la sensibilidad a los vientos laterales clásica de los Stepway, sigue estando a la orden del día. ¿Querían despeje al suelo? Ese es el precio a pagar por esa elección de levantar todo. De ahí que se agradezca con las dos manos la elección, acertadísima, de ponerle el ESC. O al menos a esta versión.


Al salir a la ruta, en tanto, el 1.6 juega un papel tirando a justo, pero tampoco llega a ser comprometedor. Las recuperaciones tienen valores muy modestos. Por ejemplo, para pasar de 80 a 110 km/h, la caja automática se asiste del kick-down para bajar de "marchas", registrando unos 7,24 segundos para lograr esa ganancia, en condiciones ideales (baúl vacío y solo el conductor). Se podría culpar (en parte) a las relaciones de la transmisión automática por tener una respuesta modesta y lenta, mientras que la mecánica invita a realizar un viaje sereno y relajado. Es un combo muy chilled.

Otro de los inconvenientes del conjunto mecánico es el tiempo que demora la CVT entre que pisamos el acelerador y que reaccione. Tal vez una caja con convertidor de par convencional haría el trabajo un poco mejor en este sentido. Diré lo que siempre digo de las cajas contínuamente variables: son como los adolescentes: son perezosos y gritones cuando les pedimos tareas con mucha urgencia. Volviendo a la ruta y cómo viaja en este ámbito para cerrar este apartado, el Stepway a 110 km/h el motor trabaja a unas 2.000 vueltas en D6, un ritmo lógico y correcto.


Equipamiento

El Sandero Zen es el más accesible de los dos que se comercializan en Uruguay. Lleva de serie: apertura interna del depósito de combustible y baúl, aire acondicionado, dirección asistida, indicador de cambio (Gear Shift Indicator), pack eléctrico (levantavidrios delanteros y bloqueo), espejos retrovisores exteriores con comando interno manual, luces traseras de posición LED (solo en Sandero), luces diurnas LED, respaldo trasero rebatible enterizo, faros antiniebla delanteros, asiento del conductor regulable en altura, volante regulable en altura, computadora de a bordo, tacómetro, sensores de estacionamiento traseros, alarma, barras de techo longitudinales, radio 2 DIN con AM/FM/CD/MP3/Aux-In/USB/Bluetooth y comando satelital y llantas de acero estampado con tazas plásticas "Flexwheel" de 16 pulgadas "Oasis" sobre neumáticos en medida 205/55 R16.

En el caso del Stepway Intens evaluado, suma o reemplaza sobre el Stepway Zen: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), respaldo trasero rebatible 60:40, cámara de retroceso, climatizador automático de una zona, regulador y limitador de velocidad, volante en cuero regulable en altura, espejos retrovisores exteriores en con luz de giro incorporada, sistema multimedia MediaNav ULC4 con AM/FM/USB/iPod/Bluetooth/Aux-In/Android Auto/Apple CarPlay con Eco Coaching e Eco Driving, comandos vocales y satelital, y llantas de aleación "Jogger" de 16 pulgadas sobre neumáticos en medida 205/55 R16.


Seguridad

La dotación en este aspecto es igual para toda la gama sin importar la versión que se elija. Bueno, casi. Trae de serie: cuatro airbags (frontales delanteros y laterales cabeza/tórax), frenos ABS con distribución electrónica de frenado (EBD) y asistencia al frenado de urgencia (AFU), anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, alarma, cinco apoyacabezas, cinco cinturones inerciales de tres puntas y alarma. El Stepway Intens, además, agrega control electrónico de estabilidad (ESC), asistente de arranque en pendientes (HSA), y control electrónico de tracción (TRC).

Sólo se le podrían reclamar los airbags de cortina para cubrir a los pasajeros traseros, más en esta variante tope de gama y en un segmento donde la gran mayoría de sus rivales están comenzando a ofrecer más airbags de serie. También, producto de esas sensibilidades ante vientos laterales y cierta tendencia a la subvirancia en las curvas, el nivel Zen más accesible también podría haber pasado a tener el ESC de serie, algo que sí se hizo en otros mercados donde todos los Sandero, Logan y Stepway los tienen sin importar la versión. Una lástima haberse perdido esa oportunidad en Uruguay.


Para que todos nos sean "palos", hay que darle un reconocimiento a Renault de haber pasado a tener coherencia de gama con el Kwid que, siendo más barato, ya ofrece cuatro airbags de serie desde hacía ya dos años (ver prueba) aunque sigue sin tener controles de tracción o estabilidad, que los precisa tanto -o más- que los Stepway si soy sincero. Ojalá la obligatoriedad de este elemento de seguridad se haga mandatorio por ley a la brevedad y que bajo la nueva administración gubernamental se adelante al plazo original, porque viene todo demasiado demorado (ver nota).

Siguiendo con el tema, en este Stepway, los controles de tracción y estabilidad no se pueden desactivar bajo ninguna circunstancia, es más, ni existe la tecla para intentar hacerlo. Su funcionamiento no es para nada permisivo y actúa ante el mínimo deslizamiento. Es de los controles de estabilidad más celosos que he probado en mucho tiempo. Perfecto para corregir errores. Un Stepway Zen cuesta U$S 19.990 y un Intense con ESC vale U$S 22.490. Así que háganse el favor y paguen la diferencia entre ambos. Vale cada centavo.


Por otra parte, Renault decía haber mejorado la estructura de sus modelos Logan/Sandero/Stepway en esta actualización. La marca aseguraba en sus comunicados que se agregaron "14 kilos de refuerzos estructurales", en un intento por mejorar los resultados en los crash test. Latin NCAP evaluó a estos modelos en diciembre de este año con unos resultados algo ajustados, demostrando que todavía queda bastante por mejorar en estos modelos en términos estructurales.

En las unidades con VIN 93Y5SRZHXLJ868977 hasta VIN 93Y5SRZ85LJ319432 y fecha de producción entre 24/4/19 hasta 10/12/19, el resultado fue pobre, con una estrella para la protección de adultos y cuatro para niños. Sin embargo, para las unidades a partir del VIN 93Y5SRZ85LJ319432 y fecha 10/12/19, Renault hizo mejoras que le permitieron llegar a las tres estrellas en la protección de adultos, manteniendo la calificación para pasajeros infantiles.


Pese a esto, en ambos casos la estructura del habitáculo fue considerada como inestable, mientras que las rodillas del conductor y pasajero ofrecieron protección insuficiente ya que presentan riesgo de impactar con estructuras peligrosas en la zona detrás del tablero. En el impacto lateral mostró una gran intrusión mientras que ofreció protección buena a la cabeza, protección adecuada a la pelvis y abdomen y protección débil para el pecho. En el impacto lateral de poste ofreció protección buena al a cabeza y la pelvis, marginal al abdomen y protección pobre al pecho.

Pero lo más preocupante es que el organismo de evaluación independiente Latin NCAP además descubrió que Renault produce dos tipos calidades de seguridad para el Sandero/Logan/Stepway (ver nota). El modelo fabricado en Colombia se diferencia de los producidos en Argentina y Brasil por tener una menor intrusión estructural contra impactos laterales, mejor estructura de los asientos delanteros, así como un mayor tamaño y forma de las bolsas de aire laterales. Es una denuncia bastante grave.


Precio, garantía y competidores

La versión probada, como decía al comienzo de esta nota, es la Intens 1.6 CVT, que se comercializa a U$S 22.490. El resto de la gama Stepway se conforma con el Zen 1.6 M/T (U$S 19.990). La garantía es muy buena, con 3 años o 100.000 kilómetros, algo que ya es extensivo a toda la gama Renault desde hace un tiempo, y que puede ampliarse a 5 años o 120.000 km a un costo extra de U$S 490 o U$S 340 si optan por 4 años o 120.000 km.

Son valores lógicos para el producto y el segmento donde participa este producto. A su vez, con la incorporación de la caja automática, Renault pasa a tener una de las pocas opciones dentro de la categoría que ofrecen esta -cada vez más demandada- transmisión. La competencia se reduce entonces a una sola, con el Chery Tiggo 2 1.5 Comfort A/T (U$S 19.990). Luego, pasando ya a modelos con transmisión manual, el panorama se amplía un poco más con los Chevrolet Onix Activ 1.4 (U$S 21.990) y Geely GX3 1.5 GF (U$S 18.990). El Chery también ofrece ESC en esa versión automática como el Renault, pero con una mecánica y equipamientos bastante inferiores frente al Stepway, algo que también se repite cuando lo enfrentamos con los Chevrolet y Geely.



Conclusión


Si bien no han habido grandes cambios en materia dinámica, frente al Stepway anterior, Renault ha refinado un poco a uno de sus productos más exitosos. Tiene un diseño bastante bien resuelto, y ahora presenta un habitáculo bastante más trabajado que en sus dos entregas anteriores. También se mejoró apenas la mecánica, con un impulsor más moderno, agregó una variante automática que no tenía hasta el momento -y muchos pedían- además de tener ahora al menos en una versión los controles de tracción y estabilidad que siempre le hicieron falta a este modelo.

Ya era hora, Renault. Ahora falta que lo tengan de serie todos los modelos, pero el primer paso ya lo dieron y se agradece. Si a todo esto le sumamos que sigue siendo una de las opciones más lógicas para aquellos que busquen un producto de suspensiones nobles, un equipamiento de confort correcto, mecánica confiable, y espacio interior ejemplar, tenemos a un vehículo que por sus características explica solo su éxito de ventas y que ahora está "condenado" a repetirlo. Si no me creen, salgan a contar los Stepway por las calles y rutas de nuestro país.


Si bien no es un vehículo pensado -del todo- para la familia, para eso existe el Logan, el Sandero Stepway de todas formas podrá adaptarse a la vida de una pareja con hijos chicos sin problemas, más si les gusta disfrutar de la playa o el campo, así como en casos donde un Duster sea demasiado grande para sus necesidades o en caso de que el bolsillo tampoco alcance para acceder a uno. Además el Duster sigue sin ofrecer ESC en ninguna versión. Si me preguntan, prefiero este Stepway antes que un SUV sin controles de tracción y estabilidad. Tal vez en 2020 con la segunda generación del Duster, este panorama ya no será tan así. El Stepway mejoró a medias igual, sigue debiendo el ESC de serie en todas las versiones y mejorar lo denunciado por Latin NCAP.

Pasando raya y volviendo al Stepway Phase 2, Renault repite y mejora una receta que le funciona hace años. El producto, si bien no innova en nada dentro del segmento, vuelve reforzando aquellos argumentos que lo llevaron a ser el más vendido de su categoría. No el de los SUVs, a no confundirse. Me refiero al de los hatchbacks chicos con espíritu aventurero, del cual es amo y señor desde hace varios años. Y con esta evolución, con un público que lo sigue prefiriendo por sobre sus competidores directos, está claro que con las mejoras incorporadas en materia de confort y seguridad, tiene todo para mantener la corona por un buen tiempo más.



A favor
  • Capacidad de baúl
  • Confort de marcha
  • Diseño
  • Equipamientos de confort y seguridad
  • Garantía extensible
  • Habitabilidad general
  • Mejoras en seguridad frente a su antecesor
  • Robustez de las suspensiones/chasis

En contra
  • Calidad de algunos plásticos y encastres
  • Falta de airbags de cortina
  • Recuperaciones en ruta
  • Respuesta de la transmisión
  • Seguridad estructural
  • Sensibilidad a los vientos laterales
  • Neumático de auxilio de diferente medida




FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.598
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 10,9:1
Diámetro x carrera (mm): 83,6 x 78
Inyección: indirecta multipunto secuencial con apertura variable de válvulas
Potencia máxima (cv/rpm) 115/5.500
Torque máximo (Nm/rpm) 152/4.000
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades continuamente variable XTronic CVT
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia hidráulica
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: pseudo McPherson, con triángulo inferior y barra antirrolido
Trasera: eje semirrígido con barra antirrolido
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 205/55 R16
Rueda auxiliar: 185/65 R15
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 174
Aceleración 0/100 km/h (s) 11,2
Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: N/D
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 320/1.196
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.286
Largo total (mm) 4.070
Ancho total (mm) 1.730
Alto total (mm) 1.570
Distancia entre ejes (mm) 2.590
Capacidad del tanque de combustible (l) 50
Despeje al suelo (mm): 185

Galería: Renault Stepway Intens 1.6 CVT | Créditos: Créditos: Autoblog y Diego Olivera.
Contacto Renault Stepway Intens 1.6 CVT

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Barras de techo longitudinales
Faros antiniebla delanteros
Llantas de aleación diamantadas de 16 pulgadas
Luces diurnas LED
Luces traseras de posición LED
SEGURIDAD
Airbags frontales delanteros
Airbags laterales delanteros de cabeza-tórax
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Asistente de arranque en pendientes (HSA)
Asistencia al frenado de urgencia (AFU)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control electrónico de estabilidad (ESC)
Control electrónico de tracción (ASR)
Distribución electrónica del frenado (EBD)
Encendido automático de balizas (EAB)
Frenos ABS
CONFORT
Alarma
Apertura interna del depósito de combustible
Asiento del conductor regulable en altura
Cámara de retroceso
Cierre centralizado con mando a distancia
Climatizador automático de una zona
Computadora de a bordo
Control de velocidad crucero y limitador de velocidad
Dirección asistida hidráulicamente
Espejos retrovisores con luz de giro incorporada
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema de "un toque"
Respaldo trasero rebatible 60:40
Sensores de estacionamiento traseros
Sistema multimedia MediaNav Evolution con AM/FM/USB/iPod/Bluetooth/Aux-In/Android Auto/Apple CarPlay, sistemas Eco Coaching y Eco Monitoring, y comando satelital de audio y telefonía en la columna de dirección
Tapizados en cuero
Volante en cuero regulable en altura con comandos de regulador y limitador de velocidad

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 22.490. Garantía 3 años o 100.000 km (extensible a 5 años o 120.000 km).

COMERCIALIZA:
      Santa Rosa Motors. Cerro Largo 888. Tel. 29020519. Web: www.renault.com.uy