Prueba: Renault Sandero Expression 1.6 16v (Parte 1)

lunes, 28 de febrero de 2011



Probamos al Renault Sandero Expression 1.6 16v. ¿Precio? U$S 20.590.
Evaluamos al Renault Sandero. Después de la desaparición del Clio 1.6 los usuarios de la marca francesa, tienen al derivado del Logan para llenar el espacio. Buena mecánica, el mayor baúl y espacio interior de la categoría, son sus principales argumentos de batalla. El análisis después del salto.

El Renault Sandero fue presentado a fines del 2007 en Brasil, y desde mayo de 2010 se comercializa en Uruguay. También en agosto del año pasado llegó la versión Stepway, con una estética más “aventurera”. El Sandero se desarrlló sobre la plataforma B0 –la que también utilizan el Logan, Modus, Duster o Clio III-. Este auto en Europa se vende con la marca Dacia, dada su concepción de auto “low-cost”, al igual que el Logan y el Duster. El que llega a nuestro país, tiene un rombo en el capó y se produce en el Complejo Ayrton Senna, en Curitiba, Brasil.

AutoblogUY evaluó a la versión Expression, que dentro de las versiones que se venden en el Mercosur, sería la intermedia, ya que por debajo está el Authentique, que no llega a nuestro mercado. Los Sandero y Sandero Stepway que se venden en nuestro país equipan el mismo motor, el famoso K4M de Renault. Un 1.6 doble árbol de levas a la cabeza y 106 cv de potencia, asociado a una transmisión manual de cinco velocidades. La garantía del Sandero es de 1 año y el precio de la versión evaluada es de U$S 20.590.

DISEÑO (3/5)
Con un diseño frontal que intenta acercarse al de la gama Renault, este compacto chico, tiene unos exagerados faros y el rombo de la marca incrustado en el centro de la parrilla, que a cada lado, es acompañado por dos tomas de aire con rejillas de forma de panal de abeja. Hasta ahí todo bien. El problema de mi “falta de digestión” del diseño del Sandero, son las abultadas molduras en los paragolpes. Al ser pensados para que en el Stepway ahí vayan los apliques en plástico negro, cuando no están, quedan en su lugar unas molduras innecesarias que le quitan armonía al diseño. Algo similar pasa ahora con el nuevo Uno entre las versiones Way y las Attractive, por ejemplo. Como que las carrocerías quedan "desnudas" sin los plásticos. Siguiendo con el paragolpes, en los extremos están los espacios para las luces antinieblas, que no son de serie, ya que es una versión intermedia. Finalmente en la parte baja encontramos una amplia toma de aire en el centro.


En los laterales del Sandero se destacan los generosos pasarruedas, que le dan una sensación de robustez, pero que dejan mucho espacio entre ellos y las ruedas de 14 pulgadas, algo que están sufriendo varios modelos Mercosur y que luego veremos que repercute en el comportamiento dinámico del auto. Ya que hablábamos de los neumáticos, son GoodYear GPS 3 Sport, en medida 185/70 R14 con llantas de chapa, cubiertas por tazas plásticas. Completan el perfil lateral elevado, dada la altura del auto, las manijas y espejos exteriores en plástico negro. Y aquí, una puntualización. Nuestra unidad tenía los espejos en color negro, pero hace varios meses que el Sandero viene con espejos color carrocería. Por su parte, las puertas tienen una moldura de plástico negro en su parte inferior, que en la unidad probada se escondían en el color de carrocería del vehículo.

La zaga del Sandero es diferente a cualquier otro producto de la marca. El portón es de forma redondeada, con una generosa luneta, que en la parte superior lleva incorporada la 3ª luz de freno. Las ópticas traseras son tan grandes como las delanteras, y carecen de antinieblas traseros. En el paragolpes trasero tenemos el mismo problema que adelante con los plásticos abultados, y además, el gancho de remolque está a la vista. El depósito de combustible trabaja con la llave.

Las dimensiones del Sandero son: 4,023 m de largo, 1,528 m de alto, 1,746 m de ancho y una distancia entre ejes de 2,591 m. Esta medida es la más generosa del segmento, y eso hace que tenga el mejor espacio interior de la categoría.

INTERIOR (4/5)
La apertura se realiza con una llave de un diseño similar al que usan otros productos de Renault, y presenta dos botones. Uno para cerrar y otro para abrir. Bien simple. El ingreso a la posición de manejo es fácil, gracias a un generoso ángulo de apertura y un techo alto. En el panel de la puerta del conductor encontramos un panel espartano. Sin comandos de levantavidrios o espejos eléctricos, ya que estos se manejan con un comando manual. Hay un aplique en plástico duro símil aluminio, que oficia para cerrar la puerta. La manija de puerta es de un plástico mejorable. Hay un portaobjetos profundo y tiene una parte tapizada.

Sentados ya al volante la posición de manejo se encuentra fácilmente gracias a la regulación en altura de la butaca. De todas formas, la columna de dirección es fija. Debería ofrecer al menos regulación en altura. De todas formas la posición es cómoda, y aunque sea algo elevada, para personas de más de un metro ochenta, no habrá problemas con la altura de la cabeza al techo. La pedalera está bien regulada y los tres pedales tienen un buen tacto. El embrague es algo blando, pero nada para alarmarse.


El tablero de instrumentos ofrece buena lectura con dos instrumentos de aguja grandes. Encontramos al velocímetro y al tacómetro que no marca la escala roja. Todo el conjunto instrumental tiene un diseño simple. En el medio del tablero encontramos un medidor digital de combustible y de temperatura del agua del motor, ambos poco precisos. También ahí se puede visualizar los odómetros total/parcial. El volante de grip agradable, en plástico y uno de los dos airbags. Los comandos de limpiaparabrisas y luces están detrás del volante. Como todos los Renault, el comando de radio está a la derecha, por detrás del volante. El comando de la bocina está en el volante y ante cualquier manotazo suena.

En la parte central del tablero está ubicada la radio AM/FM con CD, MP3, y conexión auxiliar. No tiene USB. Tiene 4 parlantes y dos tweeters. Por equipo debajo del audio se encuentran muy mal ubicadas las teclas de los levanta vidrios delanteros. Carece de levanta vidrios eléctricos atrás, son de comando manual. Al lado están los comandos de balizas, luneta térmica y el bloqueo eléctrico de puertas, que trabaja automáticamente a los 6 km/h. Por debajo están los mandos del aire acondicionado y calefacción, cuya distribución se eficazmente mediante cuatro salidas circulares (dos centrales y una en cada extremo del tablero).


La guantera es de aceptables dimensiones, al igual que las gavetas de las puertas delanteras. También hay bolsillos porta revistas en los respaldos de los asientos delanteros. Las viseras parasol del conductor (con porta-documentos) y acompañante tienen espejos de cortesía con tapa.

La calidad de terminación y de materiales es la esperada de un modelo de esta franja de precio y que además está armado en el Mercosur. Los plásticos son todos en plástico duro, y a pesar de eso no sentimos quejidos ni fisuras en los materiales. Tiene algunos detalles como las manijas internas de las puertas, pero esto sería sólo dentro de la calidad percibida.
Las butacas ofrecen poca sujeción lateral, tanto para el torso, como para las piernas y se las nota blandas. El tapizado es de diseño agradable y tacto rústico.

Pero el Sandero tiene algo que ningún otro segmento B puede ofrecer hasta ahora. Unas plazas traseras como para llevar a tres basquetbolistas. Personas de más de un metro ochenta viajarán sobrados a lo alto, y mucho más cómodos que en algunos modelos de segmentos C. Hay tres apoyacabezas y tres cinturones de seguridad. Dos de tres puntas y el central de dos. Lamentablemente no tiene una luz en la parte trasera, así que habrá que apelar a las pantallas de los celulares para buscar objetos perdidos en la oscuridad.


El espacio del baúl es otro de los puntos a favor del Sandero: 320 litros de capacidad. Teniendo en cuenta que el Sandero es un vehículo de dos volúmenes, la capacidad del baúl es excelente. Además la boca de acceso permite cargar objetos grandes sin ningún problema. Pero hay siempre un problema. En este caso, para obtener 1.200 litros de capacidad se tendrá que abatir todo el asiento trasero, porque no puede hacerse 1/3-2/3. La rueda de auxilio, está ubicada por debajo del piso del baúl y obviamente por el lado de afuera. A favor podemos decir que al menos es de la misma medida y marca que las cuatro titulares. En tanto que las herramientas se encuentran en el interior del auto.

MOTOR (4.5/5)
El Sandero se mueve gracias al histórico y archi probado K4M de Renault. En criollo, es un motor de 1.598 cc. de cilindrada, 16 válvulas, doble árbol de levas a la cabeza y una potencia máxima de 106 cv a 5.750 rpm. El torque máximo es de 14.8 Kg/m a las 3.750 rpm. El arranque es inmediato, y silencioso. Llevándolo alto de régimen es un impulsor alegre y de respuesta inmediata en todos los rangos de potencia. Es enérgico y ágil para la ciudad. En relación a los ruidos de motor, se hacen notar por encima de las 4.000 rpm, siendo ahí muy notorios. A bajo régimen es un impulsor silencioso.

Según cifras del fabricante el consumo urbano es de 10.5 km/l, en ruta es de 17.5 km/l y el 14 km/l en ciclo mixto. Aunque no sea un deportivo, ni mucho menos, las cifras de aceleración y velocidad final están comprometidas por el mal coeficiente aerodinámico del Sandero, dada la altura y el despeje excesivo. La velocidad final declarada por fábrica. Es de 178 km/h, mientras que el "cero-cien" lo hace en unos respetables 10.8 s.


COMPORTAMIENTO DINÁMICO (3/5)
Es un auto sin muchas pretensiones en este aspecto. Está pensado para andar “suave” y en ciudad. Con el despeje que el Sandero tiene, sumado a la altura de la carrocería y neumáticos en medida 14, hace que se entienda que es un vehículo de carácter urbano. Al hacer algo de ruta, el generoso despeje le juega en contra, especialmente si hay algún viento cruzado o en curvas muy cerradas ya que se torna algo rolador. Probablemente si tuviera al menos neumáticos más anchos, (como los tiene la versión Stepway) el problema del subviraje del Sandero se solucionaría parcialmente.

Mientras que en la ciudad, el Sandero se mueve ágilmente gracias al 1.6 y los pozos o lomos de burro no son problema gracias al generoso despeje.
En ciudad el andar es agradable, con reacciones lógicas ante las exigencias y soportando con creces los embates de roturas en el camino.


La suspensión como decíamos antes es de reglajes blandos y la suspensión delantera es del tipo Mc Pherson, con amortiguadores hidráulicos y telescópicos, con resortes helicoidales y barra antirrolido. Por su parte, la trasera está compuesta por un eje flexible semi independiente; resortes helicoidales de flexibilidad variable; amortiguadores telescópicos hidráulicos y barra antirrolido.

La dirección es mecánica con asistencia hidráulica. Es ideal para maniobras de estacionamiento pero no para girar rápido en las curvas. No se endurece con el aumento de la velocidad. A tener en cuenta para los más audaces que intenten replicar a Walter Röhrl en el rally.

De todas formas al Sandero se lo nota robusto de suspensiones. Banca estoico los pozos o incluso subir alguna vereda, como las del Hotel del Prado, donde hicimos las fotos del auto. Es cierto que el despeje le juega en contra en el andar de ruta, pero para este tipo de situaciones o para las calles deterioradas, es ideal.

Prueba interior Renault Sandero Expression 1.6 16v

Prueba: Renault Sandero Expression 1.6 16v (Parte 2)

14 comentarios :

  1. “levanta la patita trasera cual perro” Josha! . Me gustó el acercamiento al tablero con giro de contacto incluído. Un paso adicional y a modo de sugerencia me encantaría ver "vision nocturna de tablero, como lo veríamos en la noche". A quien no le gusta girar la perilla en los motorshows para ver como ilumina el tablero?... (producción tendria que disponer de la simplicidad de una manta blackout que tape las ventanas para oscurecer el ambiente interior y asi que se pueda filmar en dark, una especie de baticapa) Facil y único!. Slds. Buena nota, le sacaron el jugo a un auto mas seco que una nuez!, y con AB vimos que también tiene lo suyo.

    ResponderEliminar
  2. @exa nonimoPara las imágenes nocturnas, a falta de la manta blackout, le vamos a robar la frazada de lana a una de las abuelas de los integrantes del equipo. Estén atentos a esa innovación, jeje...

    ResponderEliminar
  3. che que mal en el sinecdoque, no vale dar mas pistaaaaaas facuu!, yo tiré la de maserati para despistar jajaja. Pero lo saqué al modelo, me costó un poquito, 20 minutos pero creo que acerté :P

    ResponderEliminar
  4. pa! el consumo urbano es de 9.5 km/l, en ruta es de 5.7 km/l y el 7.1 km/l en ciclo mixto. es un V8? Está bien eso??? gracias y saludos!

    ResponderEliminar
  5. @Anónimojajaja deben de ser l/100km...Si usas esa cabecita te vas a dar cuenta.

    ResponderEliminar
  6. @AnónimoEsas cifras estaban en litros cada 100 km. Ya las convertimos a km/l.

    ResponderEliminar
  7. @RodrigoNo debería dar mas km/l en ciudad que en ruta asi que: O son l/100km o te dieron mal las cifras o hay un error en la conversión, slds!

    ResponderEliminar
  8. perdón no vi que habias corregido, si queres borrá este post y el anterior, están de mas. Disculpas

    ResponderEliminar
  9. Tiene toda la pinta de taxi.

    ResponderEliminar
  10. Me gustó el video, las explicaciones fueron rápidas pero precisas. Veo que va obteniendo enormes puntuaciones, principalmente por lo espacioso; habrá que esperar a la evaluación final. El diseño me parece poco moderno, pero ta...

    ResponderEliminar
  11. @exa nonimo estimados, bueno el trabajo, pero siguiendo la línea del primer comentario, les sugiero mejoren la calidad de las fotos interiores, especialmente en el tema luminosidad. Si la cámara no es buena, no está bueno sacar fotos debajo de los arboles. Un abrazo y no se enojen... !!

    ResponderEliminar
  12. UN APORTE MAS, al cameraman/fotografo : para las fotos de tableros e interiores de coches, lo mejor es no tomar tanto vidrio al enfocar, porque la cámara hace el promedio de luz en el encuadre que hacés y acaba por oscurecer los oscuros para compensar los claros que entran del vidrio. Resultado: tableros oscuros. Si no encuadrás al enfocar tantos claros (vidrios) y le das a la maquina solo oscuros para digerir en tu encuadre, la maquina digiere bien los oscuros aclarándolos automáticamente en forma pareja y el resultado te va a mejorar so much sin necesidad de usar el peligroso (x sus reflejos indeseables) flash!. Saludos a la banda Wee!

    ResponderEliminar
  13. @exa nónimo Bueno, gracias, vamos a tratar de tenerlo en cuenta.

    ResponderEliminar
  14. Ese auto lo venden en Argentina y cada amigo que se lo compro dijo que era un Dacia full. No se dejen engañar con el rombo adelante de la parilla no compren gato por liebre.
    Es hora que los de Renault se tomen en serio el MERCOSUR

    ResponderEliminar

------------------------------------------
Aviso: Los comentarios no relacionados con los temas tratados en los artículos y/o agresivos, así como links a webs externas o datos personales, serán borrados. Los usuarios reincidentes podrán sufrir la cancelación de su cuenta de comentarista.

Autoblog Uruguay pone en conocimiento de sus lectores que no se hace responsable penal o civilmente, por las opiniones que viertan personas ajenas al sitio. A su vez, se reserva el derecho de la eliminación de comentarios que se consideren inapropiados.

Por consultas, correcciones, sugerencias y otros temas ajenos a los artículos: rodrigo@autoblog.com.uy
------------------------------------------