Prueba: BMW M340i xDrive 3.0 T Steptronic Sport

viernes, 21 de octubre de 2022



Probamos al más potente y deportivo de los BMW Serie 3 G20, el M340i xDrive.

Evaluamos al más potente de los BMW Serie 3, el M340i xDrive. Se trata de la versión más deportiva de la séptima generación (G20), potenciada por M Performance. Llega desde Alemania con un motor 3.0 seis cilindros turbo, capaz de producir 374 cv de potencia y 500 Nm de torque. Test, a continuación.

Al ser el tercer BMW Serie 3 que pasa por las manos de Autoblog, repasar su historia es aburrirlos un poco, ¿no? Así que esto va a arrancar directamente con la séptima generación del modelo, la G20, que es la actual. Es el reemplazo del F30 (ver prueba) y fue presentado en el Salón de París 2018 (ver nota). A nuestro mercado llegó en mayo de 2019 (ver lanzamiento) primero en configuración 330i Sport, luego en 320i Sport (ver lanzamiento), 330e Sport, híbrido enchufable (ver lanzamiento) y por último, 330e M Sport (ver lanzamiento), que además ya evaluamos acá (ver prueba), el 330e Urban (ver lanzamiento) y el más reciente, el 320i Business (ver lanzamiento), nuevo nivel entrada de gama del modelo.

Pero el que nos convoca hoy es un producto que se presentó en el Salón de Los Ángeles de 2018, unas semanas luego de la revelación de la séptima generación y que está en la otra punta del abanico de opciones del Serie 3 G20: el M340i xDrive (ver nota). Se trata de la versión preparada por la división M Performance de BMW M GmbH (Gesellschaft mit beschränkter Haftung, que en alemán significa "sociedad de responsabilidad limitada" o S.R.L.), o también, el último escalón de potencia del G20, dado que lo siguiente en la escala evolutiva es son los M3 y M3 Competition (ver lanzamiento), que hasta cambian en su denominación interna (son los G80) de tan diferente que es de otros Serie 3.

Este M340i xDrive by M Performance (que es el nombre completo y oficial), utiliza un motor 3.0 litros TwinPower Turbo de seis cilindros en línea (también conocido por ser el B58B30O1) que es capaz de entregar 374 cv de potencia y 500 Nm de torque máximo. Se acopla a una transmisión automática Steptronic Sport de ocho marchas y la tracción es la integral xDrive. Puede acelerar de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos y alcanzar una velocidad final de 250 km/h limitada electrónicamente. No es la primera vez que BMW hace esto. Hace años existieron los M535i y M635CSi, aunque no como M Performance.

En términos del chasis, el M340i xDrive cuenta con la suspensión deportiva M (-10 mm altura de carrocería), y un sistema de frenos trabajados por M, con pinzas fijas de cuatro pistones en las ruedas delanteras y discos más grandes que en las otras versiones del Serie 3 (más sobre esto, en el análisis). En Uruguay se comercializa a un precio de U$S 142.990 (ver lanzamiento) y en Autoblog decidimos que era el producto ideal para despedir al G20 previo a su actualización de mitad de vida (llamada LCI o Life Cycle Impulse) que llegará pronto (ver nota). Pero también para celebrar los 12 años de Autoblog, el test N° 300 y los 50 años de la división M de BMW. Prueba onomástica y de despedida, a continuación.

Exterior

Con el nacimiento del M3 G80, muchos comenzaron a apreciar más al G20. Todo luce menos exagerado, discreto y pasa más desapercibido. Tiene sentido, el M3 se tiene que diferenciar de los Serie 3 que no toman pastillas para controlar los cambios de humor. Por eso el M340i xDrive es una buena forma de encontrar ese punto medio entre la tranquilidad y la demencia. Más allá de que este producto como dije, ya tuvo una actualización de mitad de vida que veremos por acá pronto, repasemos sus diferencias.

Las características del M340i xDrive incluyen el rediseño de los paragolpes delanteros y traseros, los faldones laterales y la adición de un alerón muy pequeño sobre el baúl, pero más que efectivo en términos de estilo. Los elementos de diseño únicos incluyen la parrilla doble en forma de riñón de BMW con un diseño de malla y molduras de escape trapezoidales. El aspecto se complementa con las carcasas de los retrovisores exteriores, los bordes de las entradas de aire, los contornos de la parrilla, las salidas de escape y las letras del modelo, van todas rematadas en el tono Ceriumgrau metallic, que es casi un bronce mate.

Cabe destacar que los riñones delanteros tan característicos llevan unas pequeñas compuertas activas (Active Air, le dice la marca) que se abren o cierran para dejar entrar más o menos aire al impulsor. También ayuda a que la carrocería sea más aerodinámica que la generación previa y que este Serie 3 tenga uno de los mejores coeficientes del segmento: Cx de 0,25 en este M340i. Gran número para un sedán mediano. Esta versión tiene una estética muy parecida a la de los M Sport, y de ahí que su estilo priorice un look más deportivo.

Además de la plétora de emblemas con la letra "eme", este sedán alemán también se distingue por muchos elementos oscurecidos en toda la carrocería, reemplazando a los cromados más tradicionales y clásicos. En el lateral aparecen distintivos "M" en los guardabarros, pero también en los calipers de frenos que van pintados de color azul y también tienen a la decimotercera letra del abecedario impresa encima. El marco de las ventanillas, también en el mismo color que la parrilla y el difusor posterior, termina en el clásico "Hofmeister-Knick", que por primera vez en el Serie 3, prescinde del marco de la puerta y va en el pilar C.

Pero lo que más se distingue en el M340i xDrive frente a otros Serie 3, además de la parrilla y los escapes traseros, son las llantas de aleación ligera M de 19 pulgadas con radios dobles en "estilo 792 M" sobre neumáticos runflat en medida 225/40 R19 adelante y 255/35 R19 atrás, que en la unidad de pruebas eran unos Bridgestone Turanza T005, de excelente calidad, tanto a nivel de agarre como de sonoridad en carreteras o caminos en mal estado. Más allá de esto, como veremos en el apartado dinámico, juegan un papel fundamental para el equilibrio dinámico de este producto.

Es un diseño muy atractivo, y dentro de los G20, en lo personal, el que más me gusta. Y si a esto le sumamos el discreto y hermoso color Mineralweiß metalizado, el combo estético aprueba con un diez redondo. En términos de dimensiones el M340i xDrive mide 4.713 mm de longitud, 1.827 mm de anchura, 1.440 mm de altura y una distancia entre ejes de 2.851 milímetros. Es decir, todas las mismas cotas de otros Serie 3, salvo por la altura, que es 10 mm inferior por tener la suspensión deportiva M.

Interior

En el interior está repleto de detalles especiales: asientos deportivos con tapizados en cuero "Vernasca" con costuras de contraste Blau, revestimiento interior del techo en BMW Individual en Anthrazit, volante M revestido en cuero Vernasca con levas de cambio y molduras interiores en Aluminio Tetragon. El tablero de instrumentos lleva la inscripción "M340i" y los tres colores de "M" visibles, en este caso solo en los modos Sport y Sport+. Otra característica de diseño exclusivo son los zócalos delanteros que también cuentan con la letra "M" estampada, o las alfombras con la franja de tres colores típica de los BMW más deportivos.

Lo que se mantiene sin cambios es la calidad ejemplar de esta generación del Serie 3 en donde los paneles de puertas (en su totalidad), la consola, la tapa de la guantera y todo el tablero, van en inyectados blandos de un nivel de calidad que asombra. Si no es el interior mejor terminado y de mayor refinamiento que probé en el segmento D hasta el momento, anda muy cerca. Todo lo que mires, gires o toques en este habitáculo, grita calidad en alemán. Se dice "qualität", por las dudas. Pero en un auto que hizo del "Freude am Fahren" una bandera, lo que por suerte, sigue manteniendo este producto es la posición de manejo.

El Serie 3 siempre ha sido el santo grial de las posturas de conducción, y esta séptima generación no escapa a ese comentario. Es perfecta. Tanto la butaca como el volante (regordete, deportivo con diseño "M" y levas de cambio atrás) se regulan con generosidad, sumando dos memorias para que no nos olvidemos dónde queríamos cada cosa ajustada, ya sea el asiento, el volante o los espejos retrovisores.

A su vez, solo la butaca izquierda agrega un ajuste lumbar (del lado del acompañante esta unidad no lo tenía por falta de semi-conductores) aunque ambas tienen además un extensor manual para apoyar los muslos. El único ajuste dedicado al conductor, es el del ancho del respaldo. Reitero, es una posición perfecta. Uno queda centrado a niveles obsesivos y todo se complementa con una pedalera con reposapiés M para el conductor y pedales M metálicos con revestimiento en goma antideslizante. Es decir, acá no hay ningún problema para encontrar la postura ideal, tengas la contextura física que tengas. No hay excusas.

Como decía, el cuadro de instrumentos tiene algunos indicadores M en los Sport y Sport+, pero en el resto, es el mismo BMW Live Cockpit Professional de 12,3 pulgadas ya visto en otros modelos de la marca, aunque adaptado a las necesidades de un producto híbrido enchufable. Se trata de un display de altísima resolución configurable con siete esquemas: ECO PRO, ECO PRO Individual, Comfort (el que está seteado por default), Sport, Sport+ y Sport Individual. 

En los dos primeros elimina el tacómetro por un económetro, apaga el velocímetro por encima de los 130 km/h (hasta que superemos esa cifra), mientras que los tres seteos de Sport tiñe todo de rojo, la escala del velocímetro cambia y pone bien claro por dentro del cuenta vueltas en qué marcha estamos circulando. Si bien permite cierto grado de personalización (no tanto como sus rivales de Mercedes-Benz o Audi), la resolución es brillante, y en este M340i además suma el BMW Head-Up Display, que permite ver la velocidad, tacómetro y multimedia a color, además de las indicaciones de los mapas de tu smartphone.

Y algo que descubrí en el propio tablero (de casualidad paveando con el sistema) es que mediante la integración de smartphones (Android Auto y Apple CarPlay, ambos inalámbricos) y utilizando los mapas de los sendos sistemas operativos (Google Maps y Maps de Apple, no cabe para Waze), se puede visualizar el guiado en el medio del instrumental directo desde tu teléfono. Una solución más que práctica y estaría bueno que todas las marcas comiencen a adoptar esto si abandonan la idea de tener GPS integrados.

La otra pantalla del interior es táctil, pero se la puede seguir comandando con la clásica y fácil de usar "ruedita" de iDrive. Esto pasará a desaparecer con el LCI del Serie 3 G20 en poco tiempo más, dado que adopta el sistema que se estrenara en el iX (ver prueba) y que comenzará a aparecer en todos los modelos de la marca. Mientras eso no sucede, el M340i probado tenía al excelente Operating System 7.0 con el Intelligent Personal Assistant, una inteligencia artificial y digital que te responde al aviso "¡Hey BMW!". En esta versión, no tenía los famosos controles gestuales, pero mantenía la compatibilidad de Android Auto y Apple CarPlay inalámbricos, que es lo que importa de verdad.

Si bajamos por la consola están las teclas-comando personalizables de todos los BMW y los mandos del climatizador automático de tres vías, que presenta algunas particularidades. Por ejemplo, más allá de que la temperatura puede elegirse de forma independiente, también permite que el forzador tenga un ajuste automático en el recirculador. A su vez, quienes viajen en las plazas traseras pueden enfriar o calentar el aire a piacere, con un mando y salidas independientes. En el G20 LCI desaparecerá esto, para pasar a tener mandos táctiles dentro del sistema multimedia. Así que si esto no te gusta, a por un G20 pre-LCI.

Sin embargo, algo que merece una mención especial es el sistema de audio harman/kardon con 16 altavoces, amplificador digital de nueve canales y potencia de amplificación de 464 W. Es sin dudarlo, el mejor equipo de audio que probé en un Serie 3 hasta ahora. Es una bestialidad lo que suena, porque al tener parlantes por todos lados parece que te van a saltar los órganos con cada golpe de batería. Pero también la fidelidad del sistema, sorprende. No distorsiona jamás y poniéndolo al tope, tampoco satura.


Luego en términos de habitabilidad de las plazas traseras, no hay novedades frente a otros G20. Acá el espacio sigue siendo apto para dos adultos a lo largo, ancho y alto. Sin embargo, para quienes viajen en el asiento central, es un ambiente más ajustado. Ahí el túnel de transmisión roba espacio para las piernas, el respaldo es algo más firme y la distancia entre cabeza y techo es casi que nula. En relación a las amenidades, los tres cuentan con salidas de aire y forzador independiente, pero en este M340i faltarían dos conexiones USB-C para recargar dispositivos, que sí se ofrecen en otros Serie 3.

El baúl tiene 375 litros de capacidad, que son 105 menos que en los otros Serie 3 G20 y quedando entre los más pequeños del segmento D producto de un elemento que ocupa ese espacio faltante. Si bien el volumen no es amplio, puede aumentarse porque el respaldo es rebatible 40:20:40 de serie en este M340i.  En otros Serie 3 es un opcional. Por el precio ya debería ser un elemento de serie en todos. Ese "elemento" que sí tiene este M340i que pese a tener cuatro neumáticos tipo runflat, es un neumático de auxilio temporario. Se trata de un Maxxis T135/80 R17 (presentado de manera impecable, aislado con espuma, agarrado con una correa y hasta con el herramental), quitando bastante espacio de cargas, es cierto. Pero que algunos preferirán esto, a quedarse tirados en la carretera al romper uno de los cuatro neumáticos titulares. Prioridades que le dicen.


Motor y transmisión

El año pasado pude manejar unos cuantos BMW straight-six como anticipo y durante el genial evento M Power Tour que se realizó el año pasado en el Autódromo Víctor Borrat Fabini (ver cobertura). Apenas un mes más tarde, con un X5 xDrive 40i 3.0 T Steptronic (ver prueba) tuve la posibilidad de volver a subirme a la configuración mecánica más característica y que más disfruto en lo personal de la gama de impulsores de la Bayerische Motoren Werke: el in-line-six, o "seis en línea" si lo traducimos al criollo. Es más, me gusta tanto, que tengo en mi garage personal un E30 320i del año 1990 con esa misma configuración.

El impulsor utilizado por este M340i xDrive es el mismo B58B30M0 del X5 o del 540i (ver prueba), que también es usado por el -polémico- Toyota Supra actual (ver nota). Se trata de un seis cilindros en linea con una cilindrada de 2.998 cc, BMW TwinPower Turbo (un turbo solo, pero con entrada doble o twin-scroll), inyección directa de alta presión y distribución variable VALVETRONIC y doble VANOS. En este Serie 3 produce 374 cv de potencia entre 5.500-6.500 rpm y un par máximo de 500 Nm, disponibles entre las 1.850 y 5.000 rpm. La transmisión es una automática secuencial Steptronic Sport de ocho relaciones, de origen ZF, denominada 8HP50, en tanto que la tracción es integral xDrive.


Como lo dije en otras ocasiones, es una mecánica intachable en todo sentido. Bestial en su respuesta y eficiente a la hora de las prestaciones, así como de las mejores que han pasado por las manos de Autoblog en el último tiempo, así como una de mis preferidas personales. Se destaca por ser progresiva, muy suave en la entrega de potencia y torque, así como muy flexible y elástica, pudiéndole sacar un comportamiento serenado y calmo, así como uno más enérgico y prestacional si quisiéramos. 

Es de esas motorizaciones que hacen todo bien y tan alemanas como la Bauhaus: son potentes, silenciosas, competentes y que además, consumen poco combustible para las prestaciones que dan a cambio. Y además, en este caso acompañado por uno de los sonidos más hermosos que provienen desde Alemania, el de un seis-en-línea. BMW, nunca dejes de producirlos, please. Incluso en esta ocasión me tomé el trabajo de registrarlo en video. Al final de este análisis tendrán un pequeño recordatorio de lo bueno que es el sonido que emite este straight-six. Porque en los modos Sport, incluso abre una válvula extra de escape.


Va acoplado a una transmisión que dentro del Grupo BMW denominan como Steptronic Sport, aunque en realidad es una caja ZF denominada 8HP50 y que es usada por ejemplo en otros modelos de BMW así como en las Alfa Romeo Giulia (ver lanzamiento) y Stelvio Quadrifoglio (ver lanzamiento). Es una clásica automática con convertidor de par de un funcionamiento muy suave y también a la vez veloz, con ocho relaciones más levas al volante. 

A diferencia de otras ZF usadas por BMW, esta permite que con el selector en "S" o "M", retener un poco las marchas (¡hasta las 7.000 rpm!) y con las levas (maldita sea, de plástico, aunque podrían ser de metal por este precio) incluso se pueden hacer hasta cinco rebajes, pasando de 8ª a 3ª en un parpadeo. El funcionamiento es impecable y sin reproches, contando además con función Launch Control, algo que no condice tanto con un SUV familiar. Es un conjunto mecánico brillante, otro calificativo no le cabe. Y tal vez, el último seis cilindros no-hibridado que vamos a ver en la historia del Serie 3 (en Europa ya está micro-hibridado con un sistema de 48 voltios). Suena triste, pero es la realidad hacia la que vamos.


BMW declara una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en 4,4 segundos con esta configuración mecánica mientras que la velocidad máxima es de 250 km/h, limitada electrónicamente. En materia de consumos, las prestaciones según fábrica son: 7,0 litros cada 100 km en ciclo mixto, pero la marca no divulgó las cifras de ciudad o carretera. ¿Existirá un motor que gaste eso en ruta y pueda ir a 250 km/h de velocidad final? Sigan leyendo y les cuento.

Durante las pruebas en modo Comfort (que como dije es el seteo por defecto), logré como mejores números 9,2 l/100 km en ciclo urbano, 6,8 l/100 km en ruta, y 8,2 litros cada 100 km en ciclo mixto. Son cifras bastante reducidas para un motor como este. Incluso gasta menos que muchos 1.6 y 2.0 cuatro cilindros con turboalimentación. De nuevo, este motor es una verdadera pieza de arte. El peso en orden de marcha, en tanto, es de 1.765 kg, con un reparto de masas del 50% en cada eje, que es lo ideal. Por último, el depósito de combustible cuenta con 60 litros de capacidad.


Comportamiento dinámico

El M340i xDrive es un G20 con toda la cantidad de picante que BMW decidió ponerle, sin pasarse con la dosis en la receta para que esto pase a ser un G80. Con esa premisa de antemano, lo que primero sorprende es el sonido que emite el 3.0. Remarco esto tantas veces porque es un producto bastante discreto en su estilo y no anticipa que ronca y ruge como un león con alguna distorsión nocturna del sueño. Parece que no es algo importante. Pero este Serie 3 es un auto que se disfruta como experiencia sensorial.

Este 3.0 es el centro de la fiesta. Todo gira en torno a su sonido, su respuesta y la forma que dialoga con el alto nivel de refinamiento del chasis y la transmisión con la que lo casaron en consecuencia. Es una sinergia tan buena, que a veces te recuerda que esta marca tenía hasta no mucho un slogan que condensaba todo esto: sheer driving pleasure. Tus manos agarran un volante con una dirección eléctrica, sí, pero de radio de giro progresivo y dureza variable. Tus oídos se pierden el control como una groupie de Harry Styles con el grito (sin sintetizar por los parlantes) del seis cilindros que va quemando combustible por delante de tus pies. Y el resto de tu cuerpo se mueve a la frecuencia de rebotes de una suspensión más firme que otros Serie 3, pero sin llegar a molerte los huesos como lo haría un M3. Es toda una experiencia.


Sobre esto último quiero hacer hincapié porque BMW hizo un trabajo magistral en las suspensiones del G20 en general, al punto tal de que hoy el Serie 3 es la referencia dinámica del segmento por una larga diferencia. Lleva un sistema de amortiguación hidráulica suplementaria en el eje delantero, y un sistema de limitación de compresión en el eje posterior. Es de reglaje variable continuo, y ajusta de forma progresiva la firmeza de los amortiguadores según los cambios de desplazamiento de los muelles. 

Esto previene un excesivo hundimiento del frontal (anti-dive, en inglés) al pasar sobre pozos pronunciados, y de esa forma se evita una respuesta nerviosa e incómoda de la amortiguación. Esto sucede incluso con la suspensión deportiva M que lleva de serie este M340i y que como dije más arriba, rebaja la altura en 10 mm respecto a otros Serie 3. Es un auto firme, no lo dudes. Pero jamás duro. Algo a tener en cuenta es que si bien este M340i tiene tracción xDrive, el reparto de par está más enfocado al eje trasero que el delantero, todo un acierto por parte de BMW.

Es un auto divertido que te permite jugar con las inercias, toreando a las leyes de la física, pero sin llegar a vencerlas. Tiene un alto nivel de predictibilidad en sus reacciones, incluso con los controles desactivados. "Relajo con orden", digamos. Es particularmente entretenido en los modos Sport y Sport +, porque acá la transferencia dirigida de la fuerza motriz a las ruedas traseras mejora la agilidad cuando se dirige a las curvas, asistido por el diferencial trasero M Sport con función de bloqueo variable.


Pero reitero: aunque el trabajo del chasis es una obra de arte, el protagonismo siempre se lo robará el 3.0 in-line-six. Hasta dan ganas de cambiar la "i" por una "e" en esa última palabra. Es erótico lo que suena ese motor para haberlo montado en un sedán ejecutivo de tan bajo perfil. Rozando lo morboso. Porque cada vez que te metas a una calle desierta o ingreses en una ruta, vas recordar por qué tiene el logo de M desperdigado por todas partes: las reacciones son explosivas. Este motor es uno de los mejores seis cilindros en líneas que jamás se hayan fabricado y por eso hoy BMW lo utiliza tanto. Es brillante.

Sin embargo, a este M340i se lo pude usar más acallado. Es una herramienta ideal para cubrir muchísimos kilómetros. Sin ir más lejos, lo que estás leyendo es una prueba de tres días, pero casi 1.040 km. Todo el tiempo vas a pasar buscando excusas para salir a la calle. Y para serles franco, si alguien me sugería irme a Bella Unión y volver en el día con esto, le hubiera dicho que sí. Como verán no estoy hablando tanto de lo técnico, porque es un Serie 3. Todos más o menos saben lo que es. Es cierto, un 330e es la compra lógica. Pero este M Performance es el Serie 3 que hay que comprarse, siempre que te cierren los números.


Pasando al plano más analítico de la crítica, tiene uno de los trabajos de insonorización mejor logrados del segmento. No miento cuando digo que se puede hablar a los susurros adentro del auto y escuchar a la otra persona, la música del sistema multimedia o por el contrario, apagar todo y circular en silencio por la ruta. Es un producto hermético en este sentido. Cumple con unos 65 db a 100 km/h, que es una cifra bastante buena. No llega a ser excelente porque no está por debajo de esa cifra, producto de los neumáticos runflat, que son más duros y se dejan escuchar un poco cuando el asfalto no está en su mejor condición.

Como pasa en todos los BMW, hay tres modos de manejo: ECO PRO, Comfort y Sport, pero en este M340i suma los ECO PRO Individual, Sport Plus y Sport Individual, siendo los individual aquellos que permiten configurarlos a gusto del conductor, pudiendo poner por ejemplo, el motor en Sport Plus, la dirección en Sport, el motor en Sport Plus y la transmisión en Comfort. Ese fue mi seteo personal. En los Sport, por su parte, permite que el seis cilindros aclare más las cuerdas vocales y se deje escuchar mejor en el habitáculo, abriendo algunas válvulas extra en el escape. Por eso siempre lo utilicé con estos modos.


Y después, entre los "no deportivos" (que existen vaya uno a saber por qué en este modelo), se prioriza la economía y eficiencia de combustible, gestionando los elementos de confort como el aire acondicionado así como también el motor y su respuesta, ralentizando todas las sensaciones de conducción. Entre los tres se nota un cambio mínimo al usarlos, pero a la hora de los consumos, ¿hay diferencias? En las pruebas medí uno con cada modo y los resultados son estos: en Sport y Comfort 7,3 l/100 km y 6,8 l/100 km de promedio ruta, mientras que en los ECO PRO quedó en 6,4 l/100 km. Los Sport Plus y Sport Individual tienen cifras idénticas al modo Sport en sus tres configuraciones. Recuerden: tiene 374 cv y 500 Nm esto. 

En ciudad, por su parte, ECO PRO, Comfort y Sport dieron: 8,2, 9,2 y 9,4 litros cada 100 km respectivamente. En términos de elasticidad, le sobra por los cuatro costados a este 3.0. Por ejemplo, trabaja en Comfort con el selector en D7 a 70 km/h a apenas 1.300 vueltas (S5 a 2.000 rpm en Sport y S4 en Sport Plus a 3.500 rpm). En ruta, en tanto, el conjunto se mueve a 110 km/h en D8 a unas relajadas 1.600 vueltas en modo Comfort, mientras que pasando la transmisión al seteo deportivo y manual, baja dos marchas (S6) y el motor trepa 800 revoluciones (2.400 rpm) a igual velocidad. Si solo dejamos la caja en "S" y los modos Sport del motor, va en S6 a 2.500 vueltas.


Algo que me pasé por alto en el apartado mecánico, la transmisión cuenta con una función de marcha por inercia cuando trabajamos con el modo ECO PRO. Esta forma de "navegación a vela" se activa cuando levantamos el pie del acelerador y se mantendrá durante al menos cinco segundos. Pero no lo notaremos hasta que veamos el tacómetro con la aguja "muerta". La caja queda en neutro siempre que eso produzca un ahorro de combustible y el motor también se apaga de forma imperceptible volviéndose a encender con apenas peinar el acelerador.

Por otra parte, los adelantamientos en ruta son brillantes y a la vez sorprendentes, a tal punto que descreído los medí cinco veces y el tiempo siempre era el mismo. Pisando a fondo el acelerador y activando el kick-down de la caja, podrá bajar de 7ª a 3ª en un par de segundos, yendo de 80 a 110 km/h en apenas 3,31 segundos. Leyeron bien, sí. Una animalada de tiempo considerando lo que pesa y el tamaño que tiene esta carrocería.

Además de lo excelente del impulsor, en esta generación del Serie 3 hay que resaltar el nivel de refinamiento y eficiencia del chasis. La dirección es muy directa, firme y comunicativa en lo veloz, que a la vez es muy desmultiplicada, ligera y amable con los brazos en las maniobras de estacionamiento. Es la que BMW denomina Servotronic con asistencia deportiva variable, que se caracteriza por ajustar de forma electrónica el ángulo de giro de las ruedas en función de la velocidad del vehículo, minimizando el esfuerzo para girar el volante, sin importar a la velocidad a la que se circule. En resumen, qué ganas de tener uno en mi garage. Espero poder cumplir con eso más pronto que tarde en el correr de mi vida.


Equipamiento

El M340i xDrive es el Serie 3 G20 más completo de la gama actual. Ofrece de serie: modos de conducción (ECO PRO/Comfort/Sport/Sport+/Individual), sistema Start&Stop, computadora de a bordo, pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), alarma, acceso confort (llave manos libres y apertura/cierre), sensor de lluvia, encendido automático de luces con función diurna LED, climatizador automático tri-zona con salidas de aire para las plazas traseras, control de velocidad crucero con función de frenado, cuadro de instrumentos multifuncional BMW Live Cockpit Professional con pantalla LCD de 12,3 pulgadas de alta resolución y pantalla táctil BMW ConnectedDrive de 10,25 pulgadas con AM/FM/2 USB-C/Bluetooth/Apple CarPlay (inalámbrico)/Android Auto (inalámbrico), controlador iDrive Touch, comandos vocales y sistema de control gestual del sistema multimedia, telefonía y del climatizador automático, cámara de retroceso, asistente activo de estacionamiento (Parking Assistant), sensores de estacionamiento delanteros y traseros, espejo interno y exteriores con anti-encandilamiento automático, luces traseras LED, faros delanteros con luces full LED autoadaptables para luz de cruce y de carretera, lavafaros, intermitentes LED y asistente de luces de carretera antideslumbrantes, frenos M Sport, pedalera y reposapiés M, faros antiniebla delanteros y traseros LED, techo solar eléctrico, sistema de audio harman/kardon con 16 altavoces, amplificador digital de nueve canales y potencia de amplificación de 464 W, emblema "M" en color Ceriumgrau, luces ambientales interiores LED, shadow line de brillo intenso BMW Individual de contenido extendido, molduras del tubo de escape y carcasas de los espejos retrovisores en Ceriumgrau, paquete exterior M, spoiler trasero M, volante deportivo multifunción M en cuero regulable en altura y profundidad con levas de cambio integradas, tapizados en cuero "Vernasca" con costuras de contraste Blau, interior del techo BMW Anthrazit, dirección deportiva variable, suspensión deportiva M, molduras de entrada delante con inserciones de aluminio y anagrama "M340i", asientos delanteros deportivos con regulación eléctrica, soporte lumbar lateral y dos memorias para conductor, respaldos traseros rebatibles 40:20:40, molduras interiores en Aluminio Tetragon, BMW Head-Up Display, y llantas de aleación ligera M de 19 pulgadas con radios dobles en "estilo 792 M" sobre neumáticos runflat en medida 225/40 R19 adelante y 255/35 R19 atrás.

Es una buena dotación pero a U$S 142.990 aparecen algunos ítems que bien podrían ser de serie, como una cargador inalámbrico para smartphones, cámaras 360° para estacionamiento o navegador integrado. También podría pedirle el ajuste lumbar para el lado del acompañante, pero como la gente de BMW Uruguay atentamente me lo hizo notar, este es un faltante por la crisis de semi-conductores que afecta a la industria desde que comenzó la pandemia. En Autoblog ya publicamos un editorial al respecto (ver nota).


Seguridad

Todos los Serie 3 en el mercado uruguayo llevan de serie: seis airbags, frenos ABS, control dinámico de estabilidad (DSC), control de tracción (ASC) y control dinámico de tracción (DTC), asistencia de frenado en curvas (CBC), control dinámico de los frenos (DBC), función de secado de discos y pastillas, compensación de fading, asistente para arranque en pendientes, recomendación de pausa para el conductor al detectar falta de atención o cansancio, cinco cinturones inerciales de tres puntas, cinco apoyacabezas, anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, monitoreo de presión de neumáticos, recomendación de pausa para el conductor al detectar falta de atención o cansancio, y capot activo para peatones. El M340i xDrive suma el sistema Active Protection que incorpora estos ítems: alerta de somnolencia del conductor, preparación preventiva de los sistemas de sujeción de los ocupantes y cristales ante una inminente colisión, y frenado multi-colisión iBrake.

Se trata de una dotación bastante completa, en otros mercados como el europeo, BMW está ofreciendo, de serie u opcional según cada región, elementos que ya deberían comenzar en nuestro mercado a popularizarse, al menos en segmentos superiores, como son el alerta de ángulo ciego, de cambio de carril involuntario, de alerta de colisión inminente, el frenado automático en ciudad con detección de peatones, asistente de maniobras evasivas y de prioridad de paso, y la alerta de cansancio del conductor o de tráfico cruzado, que conforman el paquete de asistencias que la marca alemana denomina Driving Assistant Plus.


Los frenos, por su parte, son de discos ventilados en ambos ejes y en este M340i son un poco más grandes que en otros Serie 3. Por ejemplo, los delanteros son ventilados de caliper fijo y cuatro pistones (los otros modelos llevan un pistón solo y caliper flotante) de 348x36 mm (330x24 mm), mientras que los traseros son de pistón solo y caliper flotante con 345x24 mm (330x20 mm en otros Serie 3). Diez puntos todo el equipo.

También tiene los sendos controles de tracción y estabilidad, que BMW denomina DSC y DTC. A diferencia de algunos competidores, en el M340i el grado de desconexión es total en ambos casos. El primero se desactiva con una pulsación de unos tres segundos, mientras que para apagar el control de estabilidad, hay que presionar la tecla unos diez segundos. Y se comporta casi como un RWD, pero con la seguridad de que si perdemos el control por completo, acoplará el tren delantero para darnos una mano.


Precio, garantía y competidores

Este Serie 3 es el más equipado, potente y por ende, caro de la gama. Cuesta U$S 142.990 y tiene 3 años o 200.000 km de garantía. Es un valor elevado, pero en contexto, no es caro. El siguiente escalón en potencia de este producto es un M3 Competition que salta a unos (ahora sí) altísimos U$S 234.990. Es cierto, son también bastantes más caballos y torque a cambio. Pero el porcentaje de diversión con ambos productos es muy similar. Así que dólar por dólar, la compra lógica de los dos es el M340i xDrive. El M3 es un verdadero capricho para pocos, con muchos más compromisos. Divertido, sí. Pero comprometido.

Lo mismo vale para el único rival que tiene este M340i xDrive, el Mercedes-AMG C 43 4MATIC (ver lanzamiento). Este modelo tiene un 2.0 litros cuatro cilindros turbo micro-hibridada capaz de producir una potencia máxima de 408 cv y un par máximo de 500 Nm. Va asociado a una transmisión automática AMG SPEEDSHIFT MCT 9G de nueve relaciones y a un sistema de tracción integral permanente 4MATIC. ¿Su precio? Apenas inferior al del BMW: U$S 139.990. Si me preguntan, por la diferencia, me quedo con el Serie 3. Pero en defensa del AMG, aquel tiene asistencias a la conducción y algo más de potencia.


Conclusión

Durante toda esta evaluación habrás notado que remarqué la naturaleza "G20" de este Serie 3 en oposición al G80 del M3. Compararlos es inevitable. Pero también injusto. Para ambos. Tuve la chance de manejarlos y los disfruté por igual, pero por razones muy distintas. Un M3 Competition es un gran cuchillo filoso pensado solo para tajear cronómetros, con la precisión de un cirujano. Pero es incómodo y hasta peligroso de usar si cae en manos poco experimentadas de usar. Está diseñado para un solo propósito: velocidad. Un M340i, por su parte, es un buen cuchillo de chef. Pensado para hacer múltiples tareas diarias sin esfuerzo, con un mango anatómico y una hoja que jamás perderá el filo, no importa cuántas veces lo utilices. También es lo suficientemente seguro como para perdonar todas tus faltas de aprendizaje. Y está pensado para que lo manipule con éxito tanto un amateur, como un profesional.

Por eso el M340i xDrive es un blend tan exquisito. Es tan cómodo como otros Serie 3, casi tan veloz y divertido como un M3, pero con un precio 1,5 veces inferior. Es un sedán fabuloso para el uso diario en ciudad: confortable, seguro, ágil y que puede hasta usarse muy tranquilo disfrutándolo en el proceso. Pero cuando quieras sacudirle las ropas, también estará pronto para sacarte la mayor cantidad de sonrisas por kilómetro. Es cierto, más de uno le caerá con las dos piernas a que M Performance es "lavar" la tradición de los "M puros". Discrepo. Los M hoy son objetos de deseo casi inalcanzables y poco disfrutables en países como los nuestros, con rutas deshechas y no aptas para darle rienda suelta a semejantes aparatos.


El M340i xDrive es una forma de tener algo de bajo perfil, a un precio más razonable y sin tampoco perder la cuota diversión de los M verdaderos por el camino. La potencia dividida por la usabilidad, multiplica la experiencia de uso. Es una frase que fui masticando durante toda esta prueba y es la ecuación perfecta de la felicidad petrolhead. Disfrutar algo sin que te mate. Elegí probar este BMW para celebrar el test 300 del blog, los 12 años de su fundación y los 50 de M GmbH. Es cierto, podría haber sido un M3 Competition. No me quejo. Dista mucho de ser un "regalo consuelo". Tampoco es una "compra consuelo."

Aquel cliente que elija un M340i xDrive lo hará por diversas razones. Podrá ser por no llegar al M3, por no gustarle la estética exagerada que tiene ese modelo o la incomodidad de sus suspensiones. Pero por sobre todas las cosas, será por ser un producto sin compromisos grandes de ningún tipo. Tiene uno de los mejores motores de seis cilindros de todos los tiempos, un chasis exquisito, una calidad de fabricación envidiable y un diseño que va a envejecer muy bien. Es cierto, siempre habrá más clientes que en este rango de precios elijan un SUV. Mejor. Así los pocos que nos quedaríamos con este M340i xDrive nos sentimos más por fuera del resto y por ende, más especiales a la hora de disfrutar del placer de conducirlo.


A favor
  • Calidad de materiales y terminaciones
  • Conjunto motor/transmisión
  • Consumos reducidos
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Diversión de manejo
  • Equilibrio de suspensiones
  • Equipamientos de seguridad y confort
  • Habitabilidad para cuatro adultos
  • Prestaciones
  • Posición de manejo
  • Tecnologías aplicadas
En contra
  • Capacidad del baúl (al contar con auxilio)
  • Neumático de auxilio temporario
  • Plaza central trasera acotada
  • Sin asistencias a la seguridad disponibles
  • Túnel de transmisión voluminoso


FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 2.998
Número de cilindros: 6
Número de válvulas: 24
Relación de compresión: 11,0:1
Diámetro x carrera (mm): 94,6 x 82,0
Inyección: directa con turbocompresor twin-scroll intercooler, control variable de válvulas (VALVETRONIC) y doble sincronización variable del árbol de levas (doble VANOS)
Potencia máxima (cv/rpm) 340/5.500-6.500
Torque máximo (Nm/rpm) 450/1.380-5.200
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática secuencial de ocho relaciones
Tracción integral permanente xDrive
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera servoasistida eléctricamente
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de discos ventilados
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: doble horquilla en construcción de aluminio con brazo inferior separado y elastocinemática específica
Trasera: cinco enlances (5-link) en construcción ligera de aluminio, acero con doble cojinete elástico y elastocinemática específica
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 225/40 R19 (adelante) y 255/35 R19 (atrás)
Rueda auxiliar: T135/80 R17
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 250
Aceleración 0-100 km/h (s) 4,4
Consumo (l/100km) Urbano: 9,0 - Carretera: 5,9 - Mixto: 7,0
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 375
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.765
Largo total (mm) 4.709
Ancho total (mm) 1.827
Alto total (mm) 1.440
Distancia entre ejes (mm) 2.851
Capacidad del tanque de combustible (l) 60

Galería: BMW M340i xDrive 3.0 T Steptronic Sport | Créditos: Autoblog y Diego Olivera.
Prueba BMW M340i xDrive 3.0 T Steptronic Sport

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Anagrama "M" lateral
Emblema "M340i" en color Ceriumgrau
Faros delanteros con luces full LED autoadaptables para luz de cruce y de carretera, lavafaros, intermitentes LED y asistente de luces de carretera antideslumbrantes
Faros antiniebla traseros LED
Faros traseros LED
Frenos M Sport
Llantas de aleación de 19 pulgadas
Molduras del tubo de escape y carcasas de los espejos retrovisores en Ceriumgrau
Paquete exterior M
Paquete de iluminación exterior
Shadow line de brillo intenso BMW Individual
Spoiler trasero M
Techo solar eléctrico
SEGURIDAD
Alarma
Airbags frontales, laterales delanteros y de cortinas
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Asistencia de frenado en curvas (CBC)
Ayuda al arranque en pendientes
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control dinámico de los frenos (DBC)
Control de estabilidad (ASC)
Control dinámico de estabilidad (DSC)
Control dinámico de tracción (DTC)
Control electrónico del bloqueo del diferencial (EDLC)
Frenos ABS
Función de secado de discos y pastillas con compensación de fading
Monitoreo de presión de neumáticos
Sistema Active Protection (alerta de somnolencia del conductor, preparación preventiva de los sistemas de sujeción de los ocupantes y cristales ante una inminente colisión, frenado multi-colisión iBrake)
CONFORT
Acceso confort (llave manos libres y apertura/cierre)
Asientos delanteros deportivos con regulación eléctrica, extensor para muslos, regulación del ancho del respaldo, lumbar y dos memorias para conductor
Asistente activo de estacionamiento (Parking Assistant)
BMW Head-Up Display
Botón de encendido/apagado
Cámara de retroceso
Climatizador automático tri-zona con salidas de aire para las plazas traseras
Computadora de a bordo
Cuadro de instrumentos multifuncional BMW Live Cockpit Professional con pantalla LCD de 12,3 pulgadas de alta resolución
Dirección con asistencia electro-mecánica deportiva variable (Servotronic)
Encendido automático de luces con función diurna
Espejo interior con anti-encandilamiento automático
Espejos retrovisores exteriores con anti-encandilamiento y plegado eléctrico
Función Auto Start&Stop
Iluminación ambiental interior LED
Interior del techo BMW Anthrazit
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema "one touch"
Limitador de velocidad y control de velocidad crucero dinámico con función de frenado
Molduras interiores en Aluminio Tetragon
Molduras de entrada delante con inserciones de aluminio y anagrama "M"
Modos de conducción (ECO PRO/Comfort/Sport/Sport+/Individual)
Pedalera y reposapiés M
Respaldos traseros rebatibles 40:20:40
Sistema de audio harman/kardon con 16 altavoces, amplificador digital de nueve canales y potencia de amplificación de 464 W
Sistema multimedia iDrive con antalla táctil BMW ConnectedDrive de 10,25 pulgadas con AM/FM/2 USB-C/Bluetooth/Apple CarPlay/Android Auto, controlador iDrive Touch, comandos vocales y sistema de control gestual del sistema multimedia, telefonía y del climatizador automático
Sensor de lluvia
Sensores de estacionamiento delanteros y traseros
Tapizados en cuero "Vernasca" con costuras de contraste Blau
Volante deportivo multifunción M Sport en cuero regulable en altura y profundidad con levas de cambio integradas

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 142.990. Garantía: 3 años o 200.000 km

COMERCIALIZA:

Magna. Ramón Escobar 1330. Tel. 29243125. Web: www.bmw.com.uy


Bonus track en video: BMW M340i xDrive 3.0 T Steptronic Sport | Autoblog Uruguay