Prueba: Nissan Kicks 1.6 Exclusive CVT

viernes, 10 de febrero de 2017



Evaluamos al Nissan Kicks en su variante tope de gama, denominada Exclusive y con el motor 1.6 16v de 118 cv.
Nissan había presentado a finales de 2016 a su nuevo producto para el segmento más disputado del mercado, el de los SUVs chicos. Con el Kicks buscará tener presencia en un lugar donde antes no la tenía. Para conocerlo a fondo lo manejé durante cuatro días y más de 790 kilómetros.

La evolución del Kicks como producto tiene una línea de tiempo bastante acotada, pero no por eso menos interesante. En el Salón de San Pablo 2014 (ver nota) se mostró el Kicks Concept, que adelantaba lo que por aquel entonces sería dos años más tarde "el EcoSport de Nissan" como muchos titulares periodísticos atinaron a definir.

Desde ese momento ya se supo que utilizaría la plataforma "V" usada por los March, Note, Sentra y Versa, y su versión definitiva se presentó primero en el mercado brasileño en julio del año pasado (ver nota) en principio solo para ser comercializado en ese país, siendo el primero en el mundo en recibirlo, aunque más adelante se le sumarían hasta 80 destinos alrededor del mundo a este nuevo SUV global.


Su producción comenzó por aquel entonces en la planta mexicana de Aguascalientes, desde donde llega a nuestro país, y hacia fines de 2017 este producto comenzará a ser importado desde Brasil, desde la planta de Resende, donde también empezó su vida productiva por estas semanas. En el país vecino, además, el Kicks tuvo un papel importante el año pasado: fue el vehículo oficial de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

En Uruguay se puso a la venta el 6 de diciembre del año pasado en primera instancia y con tres niveles de equipamientos: Advance M/T (U$S 27.490), Advance CVT (U$S 28.990) y Exclusive CVT (U$S 31.490) y con precios de preventa que se colocaron U$S 500 por debajo de los valores finales (ver lanzamiento). La garantía en todos los casos es de 3 años o 100.000 kilómetros.


A nivel mecánico todos los Kicks llevan una sola opción mecánica, un 1.6 litros naftero con 118 cv de potencia, tracción delantera y dos transmisiones, una manual de cinco relaciones, que equipa al primer nivel de la gama o una automática Xtronic CVT D-StepLogic continuamente variable con seis marchas virtuales que se ofrece solo en los dos siguientes. Autoblog pudo convivir durante cuatro días y por más de 790 kilómetros con un Kicks 1.6 Exclusive CVT y a continuación podrán leer la evaluación completa de este producto como ya es un clásico desde hace más de seis años. 

Pero antes de arrancar, una aclaración. La unidad probada corresponde a un Kicks Exclusive configurado para el mercado mexicano y que se trajo de muestra para el lanzamiento en diciembre. Por eso cuenta con el asistente de conductor con display a color (TFT meter) en el instrumental y las cámaras de visión periférica (AVM) con sensor de objetos en movimiento, que por ahora no se ofrecerán en nuestro país por ser ítems asociados en fábrica a la pantalla con navegador. Y como Nissan México no tiene mapas homologados de Uruguay para sus autos, no se puede mandar equipado así a nuestro mercado. Ahora sí, arranquemos con la evaluación.


Exterior

El estilo del Kicks nace de dos conceptos. Según Nissan, el Concept Extrem mostrado en la edición 2012 del Salón de San Pablo (ver nota), había sido un adelanto del Kicks Concept de 2014, y recién en 2016 pudimos ver el producto terminado y con la vestimenta de calle. Más allá de que por ahora es un desarrollo que se liga mucho a Brasil, su diseño aparece como un trabajo conjunto entre el centro global de estilo de Nissan en Japón, y los estudios de Nissan Design America (NDA), en San Diego, Estados Unidos, y el Nissan Design America Rio (NDA-R), ubicados en Río de Janeiro.

Para que sepan la parte emocional del diseño del Kicks, les cuento tres anécdotas. La primera fue en un peaje, donde la chica que cobra elogió al Nissan con un "¡qué linda camioneta!". No, no le pedí el teléfono porque me tocaban bocina de atrás. Y además le dice "camioneta" a los SUVs, no es mi tipo. El segundo fue muy distinto. Un veterano en una Chevrolet S10 paró al lado mío en un semáforo para preguntar el precio y cuando veo que se va, su camioneta rezaba un aviso de "vendo" pegado en la luneta. ¿Downsizing, maestro? Y el tercero, en el estacionamiento de una playa del Este, en el que cada curioso que pasaba por al lado con sillas y sombrillas, se acercaba a husmear al Kicks. Y por la cantidad de manos y dedos marcados en los vidrios que dejaron, puedo decir que fueron varios.


Pero más allá de esos cuentos que muestran el interés que genera y lo atractivo que es para algunos, el resultado del estilo es un SUV chico que juega mucho con la impronta de otros modelos de la marca como ser los Qashqai, Murano, X­‐Trail y Juke, pero también gana algunos rasgos del nuevo Micra/March europeo y otros propios como ser el frontal casi trunco que le da bastante robustez a la trompa. Mantiene como detalle característico de Nissan la parrilla "V-Motion" y grupos ópticos generosos que invaden los guardabarros.

Visto desde el lateral tiene varios trazos que cortan a la carrocería en el perfil en tres planos. Por un lado está el que delimita el zócalo de las puertas, luego la línea de cintura ascendente, y por último otro de color negro que divide a la superficie vidriada del techo, generando ese efecto "flotante". Esto incluso en otros mercados (como Brasil) se acentúa más con la opción de una carrocería a dos tonos, no disponible en Uruguay por el momento.


Todos los Kicks llevan unas llantas de aleación de 17 pulgadas -de bonito diseño, por otra parte-, por lo que cuesta bastante diferenciar en la calle a un Advance de un Exclusive a primer golpe de vista, a no ser por las luces de giro en los retrovisores que lleva el nivel más equipado. En la unidad probada iban montadas sobre neumáticos Continental ContiPowerContact en medida 205/55 R17 que a diferencia de los que llevan algunos rivales, no son de uso mixto, sino para uso exclusivo sobre asfalto.

El sector trasero es uno de los más jugados del segmento y Nissan, con un estilo similar al de su hermano mayor, el X-Trail, pero a escala. Por suerte la marca japonesa, no se sumó a la moda del EcoSport de mantener el neumático de auxilio colgado del portón del baúl. Para el alivio de muchos es algo que cada vez está en desuso. Habría que avisarle a Ford que los noventa ya terminaron hace 17 años. 


Gracias a eso se puede apreciar un estilo atractivo, con unos cuantos cruces y cortes de líneas. Este ángulo es muy similar al visto en el nuevo Micra/March lanzado en el último Salón de París 2016 (ver nota) y que a criterio personal considero muy bonito. Aunque en el Kicks todos sus trazos son más exagerados que en aquel hatchback. Nissan está dando un giro en su estilo y estos dos productos son de los primeros exponentes en mostrarlo bien claro.

Como decía al comienzo del informe, la marca nipona busca atacar a modelos como EcoSport de Ford o HR-V de Honda, por ejemplo, y por eso se inscribe en la parte más accesible del mundo de los SUVs, es decir, del segmento chico. Y sus dimensiones dejan en claro esto. Mide 4.295 mm de largo, 1.760 mm de ancho, 1.590 mm de alto y una distancia entre ejes de 2.610 milímetros.


Interior

Por dentro el Kicks tiene un ambiente distinto a cualquier otro Nissan conocido hasta ahora. Si bien comparte algunos elementos puntuales con los Sentra o March, por ejemplo, la gran parte de su habitáculo es específico y propio. Incluso diría que el único modelo con el que se puede encontrar cierta conexión, al igual que por fuera, es con el nuevo Micra/March europeo.

La posición de manejo cuenta con un volante que se deja regular en altura y profundidad con recorridos correctos (aunque no abundantes), mientras que la butaca está ubicada en el punto clásico de la gran mayoría de los SUVs chicos. Se viaja muy alto incluso en la posición más baja del asiento. Más allá de eso, se logra una postura bastante cómoda y a gusto para cualquier contextura física.


Al igual que había pasado cuando probé al Honda HR-V (ver prueba), en el Kicks se respira una sensación de calidad a bordo bastante alta para el segmento donde participan. En primera instancia producto del nivel de fabricación y materiales, algo que es casi que una constante con todos los modelos de Nissan que salen de la planta de Aguascalientes, en México.

Hay plásticos rígidos de buena calidad, otros blandos y texturados que simulan ser cuero (solo en esta versión Exclusive, los Advance llevan un plástico rígido con textura) así como unos asientos delanteros que según la información de prensa se llaman "Zero Gravity" y (cito) "proveen un mejor soporte a las áreas del tórax y la pelvis para un aumento en la comodidad, reducción en la fatiga y mayor seguridad." Todo eso para decir que son muy cómodos (que lo son, ojo). Habladurías aparte, son butacas muy mullidas que permiten estar sentado varias horas sin cansancio.


El instrumental tiene los clásicos dos relojes para velocímetro y tacómetro, además del medidor de nivel de combustible que es digital y se puede ver en un un display monocromo de buena resolución junto a otras varias funciones como la computadora de a bordo y alertas del vehículo. La lectura en líneas generales es simple y rápida. Lo único que se le podría reclamar es un indicador de temperatura del líquido refrigerante del motor (lleva solo un testigo) y un comando más cómodo para la computadora, porque está adentro del propio tablero con una varilla plástica, algo bien japonés. 

En la unidad probada, así como en mercados como México y Brasil este nivel Exclusive lleva un display de siete pulgadas configurable a color, dejando solo el velocímetro con aguja y pasando al resto de los instrumentos a formato digital. Pero como esa opción va adjunta al navegador y como para Uruguay no hay mapas homologados por fábrica, Nissan no lo tiene habilitado para nuestro mercado. Es muy completo en cuanto a funciones, pero su lectura es peor que la del tablero clásico que nos llega acá, ya que los reflejos impiden ver el display de la computadora y el tacómetro con claridad. Si quieren ver cuál es el instrumental que trae el Kicks para acá, pueden verlo aquí (ver foto).


Al centro de la consola el Kicks cuenta de serie en todas sus versiones con una pantalla táctil de siete pulgadas con AM/FM/MP3/Aux-In/Bluetooth/iPod/USB y audio streaming. Si bien es un sistema bastante bueno y con una interfaz bastante sencilla y rápida de usar, y si bien en nuestra unidad no contaba con la compatibilidad para Android Auto y Apple CarPlay, en las que se venden sí se ofrece. En la unidad probada tenía el sistema que tienen en Brasil y México los Kicks Exclusive que suma lector de CD, cámaras de 360º y navegador integrado. Si quieren ver cuál es el equipo que trae acá, aquí pueden ver las imágenes (ver fotos).

Más abajo están los mandos del climatizador automático de una zona, cuyas teclas y perillas tienen un tacto excelente, además de un uso amigable. Su funcionamiento es muy satisfactorio, tanto para enfriar como para calentar el habitáculo en estos días de calor. Al fondo de la consola están las fichas para las conexiones de audio USB o Aux-In (que en las unidades vendidas en Uruguay van al lado de la pantalla táctil, más a la mano), y por delante de ellas, el botón de encendido/apagado del motor junto al selector de cambios, ya que cuenta con sistema de llave manos libres.


Las plazas traseras son muy cómodas con un respaldo que si bien no puede regularse, está situado bastante hacia atrás. Dos adultos de 1,80 m podrán ir con bastante comodidad en todas las cotas, ya que el espacio para la cabeza, hombros y piernas es generoso. Mientras que si en las plazas laterales van niños podrán llevar su silla perfectamente colocada ya que hay anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles de serie en todas las versiones. Un detalle es que las puertas traseras son enormes, así que para operar con las sillas de un niño o mismo para que entren adultos, la tarea es muy fácil.

En el caso de tener que llevar tres adultos atrás, el respaldo y asiento central es algo más firme en su mullido, mientras que el túnel de transmisión (falso en esta versión con tracción delantera) no robará tanto espacio como en otros rivales porque es bastante plano. La habitabilidad es muy buena, y podría decir que está entre las mejores del segmento. En materia de seguridad tiene todo lo necesario desde la versión más accesible: tres cinturones inerciales, tres apoyacabezas y los ya mencionados anclajes para sillas infantiles. 10 puntos, Nissan.


El baúl cuenta con un volumen de 432 litros, que pueden ser aumentados si rebatimos los respaldos traseros en proporción 60:40, pero Nissan no declara esta capacidad máxima. Igual con el tamaño menor de ese espacio, queda posicionado entre los más amplios del segmento solo superado por los Honda HR-V (437 l) y Renault Duster 2WD (475 l). Dejando las comparaciones, para las necesidades de una familia promedio, lo que ofrece Kicks rinde con creces.

Como ya dije más arriba, el Kicks no trae el neumático de auxilio colgando del portón trasero, una solución que está en vías de extinción. En su lugar lo lleva por dentro del baúl y para sorpresa de mucho es un Continental ContiPowerContact en medida 205/55 R17, es decir idéntico a los otros cuatro. Y por si faltaba un aplauso más, hasta con llanta de aleación. Felicitaciones Nissan, el resto a tomar apuntes de cómo hacer un baúl amplio y no machetear en los auxilios que ofrecen.


Motor y transmisión

El motor que utiliza el Kicks, sin importar la versión, es el conocido y archiprobado HR16DE, en este caso, similar al del Note, pero no al de los Versa o March. La diferencia con aquellos es que cuenta con distribución variable CVTCS, así como nuevos ductos de colector y admisión. A su vez, en las camisas de los cilindros cuenta con un tratamiento llamado "mirror coating" para reducir la fricción entre las piezas, reducir el desgaste y las vibraciones del conjunto mecánico.

Tiene 1.598 cc de cilindrada, doble árbol de levas a la cabeza, inyección multipunto, distribución por cadena, 16 válvulas y una potencia de 118 cv a las 5.500 rpm, con un torque máximo de 152 Nm a las 4.000 vueltas. Las transmisiones son una manual de cinco relaciones o una automática Xtronic CVT D-StepLogic continuamente variable con seis marchas virtuales, como es el caso de la unidad probada.


El motor se comanda por cadena de distribución, reduciendo las vibraciones y costos de mantenimiento, mientras que el block es de aleación de aluminio para reducir peso. Como pasa en los otros Nissan que lo montan, en líneas generales un propulsor correcto y progresivo, sin mucha agilidad percibida en el bajo régimen (menos de 2.000 vueltas), pero bastante más lleno de energía en la zona media y alta del tacómetro (3.500-4.500 rpm). Además es un impulsor muy silencioso tanto en ralentí como por debajo de las 5.000 vueltas, ya que cuenta con un excelente trabajo de insonorización al habitáculo.

Al igual que otros modelos de Nissan, este Kicks Exclusive se vale de una caja de variador continuo, pero así como pasa en el nuevo Sentra (ver contacto) lleva una función que simula el cambio de marchas (D-StepLogic), para evitar el efecto conocido de las CVT: al acelerar a fondo, el tacómetro no se clava en el régimen más elevado, sino que va variando hasta que se alcanza la velocidad deseada, igual que en una caja con convertidor de par tradicional y en el caso de este SUV, simulando hasta seis marchas virtuales. Este tipo de cajas reducen (en gran medida, aunque no por completo) la incómoda aceleración y ruido de las CVT sobre los motores.


Pero lo que aquel Sentra no tenía y el Kicks sí, es un modo "Sport" que eleva el régimen del motor 2.000 rpm más que cuando lo llevamos desactivado. Le otorga cierta agilidad al vehículo porque hace trabajar al impulsor a niveles más altos, pero al final del día es más ruido que nueces. Por el resto, es la misma transmisión en cuanto a funciones. 

Es decir, cuenta con una posición denominada "L" (low, o marcha baja), que aumenta la acción freno/motor, y un botón para conectar o desconectar la función "overdrive" (sobremarcha). En el Kicks, a su vez, no hay levas al volante ni la posibilidad de pasar esas seis marchas virtuales de forma manual. Así que hay que usar mucho la imaginación para sentirlas. Por otra parte, al contar con el freno activo de motor (AEB), la caja CVT hace rebajes virtuales para aumentar las desaceleraciones.


Pasando a las prestaciones fábrica no declara velocidad final o aceleración de 0-100 km/h, aunque sí los siguientes consumos: 5,8 l/100 km en ciudad, 4,5 l/100 km en ruta, y 5,2 litros cada 100 km en ciclo mixto. Pero en las mediciones de prueba, como pasa siempre, obtuve algunos números diferentes a los que Nissan muestra: 8,6 l/100 km en ciudad, 5,4 l/100 km en ruta, y 7,0 litros cada 100 km en ciclo combinado. 

El depósito de combustible cuenta con 41 litros, siendo el más chico del segmento. Es una lástima ya que si bien los consumos son bastante buenos (en especial en ruta), esta capacidad limita bastante la autonomía, es decir, en viajes largos se tendrá que parar más veces a llenarlo. Unos ocho o diez litros extra sería el combo ideal. El peso en orden de marcha, en tanto, es de 1.139 kg.


Comportamiento dinámico

Sabiendo que los cimientos del Kicks están levantados sobre la plataforma "V" de Nissan, muchos podrían suponer de antemano que esto es un "March en zancos" o un "Note con tacos altos", pero estarían equivocándose. Este SUV tiene unas suspensiones que tienden hacia lo firme (algo extraño en un producto familiar) aunque no por ello perjudican el confort de marcha, si no todo lo contrario, también es un vehículo con un andar bastante cómodo.

Lo único que puede llegar a transmitir cierta dureza en el andar son los neumáticos de 17 pulgadas, que ante algún pozo o vía de tren, dejan pasar algunas sequedades al habitáculo, pero son situaciones muy puntuales y tampoco tan molestas. En el resto del tiempo este Nissan se siente cómodo, con poco balanceo de la carrocería tanto frontal como trasero cuando frenamos o aceleramos, algo de lo que sufren muchos SUVs de este segmento. Esa sensación de ir sentado en el barco vikingo de un parque de diversiones acá no está.


Para el uso urbano es un producto ágil y fácil de llevar, no solo por el chasis si no también por la dirección que es amigable a baja velocidad, siendo muy dócil. Cuando aumenta la velocidad se torna más firme, rápida y directa, pero con el mismo grado de comunicación de las ruedas hacia el volante que una intérprete de señas atada de manos. No se preocupen, para el uso normal esto no importa. Tampoco voy a pedir que se comporte como un Caterham Seven cuando doblemos fuerte. Es un SUV familiar, y en eso, cumple más que bien.

El esquema de suspensiones es simple como un pan con manteca: adelante lleva un sistema McPherson, y atrás usa una económica barra de torsión. Y solo con eso logra dar una gran sensación de solidez y aplomo, casi como si de un hatchback de segmento C se tratase. Solo que elevado apenas del suelo. Es cierto que usa muchas piezas de los Note, Versa y March y aún así no podría ser más diferente a todos ellos en cuanto al comportamiento que entrega a nivel dinámico.


Por su parte el motor 1.6 trabaja casi que en silencio en el tránsito, y la caja de cambios lo lleva a regímenes bajos con el fin de otorgar números de consumo contenidos. Tal es así que a unos 70 km/h, el mil seis gira a apenas 1.250 rpm, que si activamos el modo "Sport" el impulsor trabajará a esa velocidad a unas innecesarias 3.400 vueltas. En el régimen urbano se lo percibe ligero de pies, gracias a una relación peso potencia bastante correcta para este segmento de 10,4 kg/cv.

Ya en la ruta el Kicks y sus suspensiones entregan comodidad, mientras que el impulsor apenas se siente en los regímenes normales, solo haciéndose notar cuando la CVT lo obliga a trabajar por encima de las 5.000 vueltas en los adelantamientos. Acá es donde se siente menos a gusto producto de la lentitud de reacciones de la caja más que por cualquier otra cosa, ya que este SUV pesa poco y la potencia del motor es la adecuada. Tampoco le sobra torque ni se lo encuentra a bajas vueltas, pero cumple bien para los parámetros del segmento.


Es decir, adelantar vehículos no será problema. Solo basta hundirle con ganas el pie derecho al acelerador y dejar que la transmisión haga lo suyo. A lo que voy es el tiempo que demora entre que se hace lo primero y que ella logre lo segundo. Tal vez una caja con convertidor de par convencional haría el trabajo un poco mejor en este sentido. Las CVT son como los adolescentes: en general no son malos. Solo se vuelven perezosos y gritones cuando les pedimos que hagan algo.

Volviendo a la ruta y cómo viaja en este ámbito, a 110 km/h el motor trabaja a unas 1.900 vueltas (3.800 rpm con el modo "Sport" encendido) y los consumos oscilan entre los 5,4 y 6,1 litros cada 100 km, dependiendo de las condiciones climáticas y del tránsito, es decir, lo esperable de este 1.6 en cada Nissan que lo lleva y entre los mejores de este segmento por lejos. Rendimiento y consumos bajos. La receta de la felicidad, ¿no?


Sin embargo lo que nunca esperé del Kicks es que pudiera ser un vehículo "entretenido" para salir a buscarle los límites en curvas siendo un SUV chico sacado de la primera página del manual. El grado de confianza y estabilidad que transmite dejará boquiabierto a más de uno (a mi, sin ir más lejos). Poniéndose quisquillosos, tal vez un esquema independiente en las cuatro ruedas sería la cereza de la torta y por llevar un simple eje rígido trasero lo vemos hacer algunas acrobacias con las ruedas posteriores cuando se lo exige. 

Pero pese a eso, así como también la inclinación natural de una carrocería de casi 1,6 m de alto que va a 191 mm del piso, se lo percibe muy estable para corregir en lo rápido porque sus reacciones son bastante predecibles. Pero tiene un par de trucos bajo la manga para lograr esto. Como veremos en el apartado de seguridad, tener un arsenal de asistencias de conducción le ayudan mucho a sacar tanto provecho a este chasis a nivel dinámico.


En donde el Kicks podría decir que flaquea es en sus capacidades fuera de caminos. Nissan declara 191.8 mm de despeje, así como unos ángulos de ataque y de salida de 20º y 28º respectivamente, que son valores correctos y similares a los de mucho rivales de segmento. Pero la gran desventaja es no poder aprovecharlos con un esquema de tracción integral ni neumáticos de uso mixto.  

Ya sé que la gente no está comprando SUVs para bajar al barro a chapotear o a peludear arriba de los médanos y que lo más cerca que estarán de la arena es de la que se puede comprar en una barraca. Pero si a ese chasis le sumamos una suspensión independiente y tracción a las cuatro ruedas, quizás el Kicks sería el SUV chico por excelencia para aquellos que quieran algo más de dinamismo en rutas también, con una receta parecida a la que hoy tiene Suzuki con el Vitara ALLGRIP (ver prueba), por ejemplo.


Equipamiento

El Exclusive es el más equipado de las tres versiones de la gama Kicks. Cuenta de serie con: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos, y bloqueo), aire acondicionado automático, asiento del conductor regulable en altura, luces diurnas LED, tapizados en cuero, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, llave inteligente iKey, sensores de estacionamiento traseros, cámara de retroceso, pantalla táctil de siete pulgadas con AM/FM/MP3/Aux-In/Bluetooth/iPod/USB/Android Auto/CarPlay y audio streaming, respaldo trasero rebatible 60:40, botón de encendido/apagado del motor, dirección eléctrica, computadora de a bordo, barras de techo, apertura interna del baúl, faros antiniebla delanteros, encendido automático de luces, y llantas de aleación de 17 pulgadas con neumáticos 205/55 R17.


Por debajo están los Kicks Advance que frente al evaluado se diferencian por tener estos elementos: aire acondicionado manual y tapizados de tela. Luego hay otras diferencias en materia de seguridad, donde se pierden los airbags laterales y de cortinas así como los controles de tracción y estabilidad, por ejemplo.

En tren de pedirle algún ítem más a la versión Exclusive evaluada, por su precio debería contar con sensor de lluvia, techo solar, levantavidrios con sistema "un toque" en todas las puertas (tiene solo para conductor), faro antiniebla trasero, espejo interno con anti-encandilamiento automático, control de velocidad crucero, o navegador integrado. Pero en líneas generales la dotación es bastante completa y más que respetable para los estándares de este segmento. Aunque el control de velocidad, siendo el tope de gama, podría ser de serie. Más cuando Nissan lo tiene en todas las versiones del Versa (ver prueba) cuyos precios arrancan en U$S 19.990.


Seguridad

Esta versión Exclusive es la que tiene el equipamiento ideal de seguridad dentro de la gama Kicks, porque no le falta nada. Los niveles Advance, en tanto, pierden cuatro airbags (cortina y laterales) así como los controles de tracción y estabilidad. Siendo 2017, ya deberían tener todas las versiones el mismo nivel de seguridad disponible considerando que son productos que superan en ambos casos los U$S 27.000.

El Kicks probado, por su parte, tiene de serie: seis airbags, frenos ABS+EBD+BA, anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, cinco cinturones inerciales de tres puntas, cinco apoyacabezas y alarma. Pero además cuenta, solo en esta versión, con el que Nissan denomina "módulo integrado de control dinámico" (IDM) que incluye todos estos sistemas de asistencia: control activo de marcha (ARC), control activo de trazada (ATC), freno activo de motor (AEB), y asistente de ascenso en pendientes (HSA).


El control activo de marcha trabaja aplicando los frenos y ajustando el torque del motor para reducir el cabeceo en los pasajeros producido por las irregularidades del camino. El control activo de trazada, en tanto, es similar al control de par en curvas, es decir, ayuda a mantener el control cuando se entra en curvas, y frena cada rueda de forma individual para mitigar el subviraje. Y por último, el freno activo de motor, utiliza la transmisión para justamente, trabajar con el "freno motor", logrando una desaceleración más suave y reduciendo el desgaste de los frenos.

Ya que los menciono, son de discos ventilados adelante, y de tambores atrás. Si bien podría tener discos traseros, su funcionamiento es correcto y ante reiteradas frenadas de emergencia, no mostraron síntomas de fatiga, así como tampoco en situaciones de diferentes suelos, por ejemplo, frenando con dos ruedas en el asfalto y dos en la banquina. Los controles de tracción y estabilidad, en tanto permiten algunos deslizamientos una vez que están "desconectados", pero los pocos que se pueden conseguir son controlados por el propio sistema una vez que vencemos el umbral mínimo. Es decir, hay que darse mucha mañana para poder vencer a la electrónica porque en realidad, nunca está del todo apagada.


Precio, garantía y competidores

Kicks tiene tres niveles. El probado en este informe cuesta U$S 31.490. Le sigue (hacia abajo) el Advance con la misma configuración de motor y caja, pero algo menos de equipo por U$S 28.990, mientras que la versión Advance con caja manual, que también es la entrada a la gama, tiene un valor de U$S 27.490. La garantía en todos los casos es de 3 años o 100.000 kilómetros.

Considerando que es la variante más completa de las tres que ofrece Nissan, para comparar al Kicks probado hay que filtrar un poco dentro del segmento de los SUVs chicos. Más cuando consideramos que este producto no tiene opción a la tracción integral y que tiene caja automática. Sumando eso, más los precios similares, el resultado es la siguiente lista: Ford EcoSport 2.0 Titanium 2WD PowerShift (U$S 29.990), Haval H2 Elite 1.5 T A/T (U$S 29.990), Honda HR-V 1.8 i-VTEC EX-L CVT 2WD (U$S 37.900), Hyundai Creta 1.6 GLS Super Full Limited A/T (U$S 34.990), Peugeot 2008 1.6 VTi Féline BVA (U$S 27.990) y Suzuki Vitara 1.6 GLX A/T 2WD (U$S 35.990).


Como algunos catalogan al Kicks como un crossover y otros le decimos SUV (nimiedades, para ser honesto), también sería pertinente compararlo con productos como los Renault Captur TCe 120 EDC Expression (U$S 32.490) y TCe 120 EDC Privilège (U$S 34.490), así como también los Citroën C4 Cactus 1.2 PureTech 110 S&S Feel Plus (U$S 29.900) o Kia Soul 1.6 EX A/T (bitono) (U$S 36.990) porque seguro más de un lector también tiene además del Nissan a alguno de estos cuatro en su lista de compra.

Si tomamos en cuenta el equipamiento del nivel Exclusive frente a todos estos rivales, Nissan no sale para nada mal parada y salvo esos faltantes pequeños que marqué en el apartado de "equipamiento", en líneas generales tiene todo lo necesario y por un valor para nada descabellado si lo ponemos frente a frente con los competidores.


Conclusión

El segmento de los SUVs chicos ha crecido tanto que hoy está en vísperas de engullirse a todo lo que lo rodea, es decir, a los productos tradicionales de los segmentos B y C. Y con productos como el Kicks es lógico pensar que esté sucediendo eso. Tiene un diseño atractivo, es cómodo, está bien equipado, tiene un baúl y habitabilidad que le puede solucionar la vida a muchos y proviene de una marca que lleva a la confiabilidad y el valor de reventa como dos de sus banderas más grandes.

Entonces es normal pensar que más de un cliente de Note o Sentra, así como también de un Tiida Hatchback de hace unos años empiece a mirar con cariño a la oferta que la marca tiene hoy con este Kicks. Vale lo mismo para usuarios de productos equivalentes a los mencionados, porque es claro que Nissan no solo quiere ver movimiento de ventas internas, también busca llevarse manzanas del canasto del vecino como toda marca.


Hace algunas semanas atrás el Kicks fue galardonado como el mejor crossover de Latinoamérica por parte de la Asociación Latinoamericana de Periodistas Automotrices (Americar) y mejor SUV del Año 2017 por la Federación Interamericana de Periodistas del Automóvil (FIPA). Y más allá de que ni siquiera entre ellos pueden ponerse de acuerdo si llamarle "crossover" o "SUV", lo que importa es lo siguiente: es un muy buen producto. 

Incluso me atrevería a decir que es lo mejor que vende Nissan hoy en nuestro mercado por debajo de 35 mil dólares, aunque debería equipar mejor en seguridad a las versiones Advance, eso también es cierto. Pero volviendo al razonamiento inicial de esta conclusión: ¿Por qué existiendo el Kicks un cliente habría de comprarse un sedán de segmento C o un producto de segmento B tradicional, cuando puede combinar ambas cosas en un solo vehículo? 


Comportamiento de hatch de segmento C en envase práctico y de tamaño de un segmento B. Es cierto que la oferta de SUVs chicos está saturada al punto del ridículo en cuanto a opciones, y en realidad no hay un producto que destaque por sobre el resto. Sí, hay modelos que son excelentes en algunos aspectos, pero no existe todavía uno que le pase por encima a todos.

Cuando Ford inauguró este segmento en el Mercosur con el primer EcoSport lo que hizo fue abrir una puerta. Hoy todas las marcas se están sumando a eso que comenzó como una tendencia y ya es una realidad. Nissan hoy le aporta a este segmento su expertise en SUVs a lo largo de muchos años, pero ahora llevado a una escala popular y de volumen con una oferta razonable en varios frentes, ya sea en calidad, como diseño, tecnología, equipamiento o confiabilidad.


Será todo un desafío para un vendedor de esta marca tratar de convencer a un cliente de elegir por unos 27-30 mil dólares otros modelos que Nissan tenga en el salón de ventas que no sean este SUV. Pero créanme que no se estarán equivocando si ven que por la puerta salen más Kicks en fila de los que pueden pedirle a la fábrica. No se asusten, será algo normal y esperable.

Tras convivir unos cuantos cientos de kilómetros con él, logré entender por qué la gente compra tanto este tipo de vehículos una vez más. Y Nissan, por su parte, si bien no busca "patear" el tablero como lo podría intuir el nombre de este modelo, si logra desacomodarle las fichas a más de un rival.



A favor
  • Capacidad de baúl
  • Calidad de materiales y terminaciones
  • Comportamiento dinámico
  • Confort de marcha
  • Consumos en ruta
  • Diseño
  • Equipamientos de confort y seguridad
  • Garantía
  • Habitabilidad general
  • Precio competitivo

En contra
  • Capacidades off-road limitadas
  • Depósito de combustible pequeño
  • Lentitud de reacciones de la transmisión
  • Sin opción de tracción integral



FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.598
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 10,9:1
Diámetro x carrera (mm): 83,6 x 78
Inyección: indirecta multipunto secuencial con apertura variable de válvulas (CVTCS)
Potencia máxima (cv/rpm) 118/5.500
Torque máximo (Nm/rpm) 1524.000
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades continuamente variable XTronic CVT D-StepLogic
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: independiente con barra estabilizadora
Trasera: barra de torsión con barra estabilizadora
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 205/55 R17
Rueda auxiliar: 205/55 R17
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) N/D
Aceleración 0/100 km/h (s) N/D
Consumo (l/100km) Urbano: 5,8 - Carretera: 4,5 - Mixto: 5,2
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 432
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.139
Largo total (mm) 4.295
Ancho total (mm) 1.760
Alto total (mm) 1.590
Distancia entre ejes (mm) 2.610
Capacidad del tanque de combustible (l) 41
Capacidades fuera de camino (º) ángulo de ataque: 20 - de salida: 28 - ventral: N/D
Despeje al suelo (mm) 191.8

Galería: Nissan Kicks 1.6 Exclusive CVT | Créditos: Autoblog y Diego Olivera (oliverafotografo.com.uy).

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Barras de techo longitudinales
Faros antiniebla delanteros
Faros delanteros con luces diurnas LED
Llantas de aleación de 17 pulgadas
SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales delanteros y de cortinas
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Asistente de ascenso en pendientes (HSA)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Frenos ABS+EBD+BA
Módulo integrado de control dinámico (IDM) que incluye: control activo de marcha (ARC), control activo de trazada (ATC) y freno activo de motor (AEB)
CONFORT
Aire acondicionado automático
Alarma
Apertura interna del baúl y del depósito de combustible
Asiento del conductor regulable en altura
Asiento trasero rebatible 60:40
Botón de encendido/apagado del motor
Cámara de retroceso
Cierre centralizado de puertas con mando a distancia
Computadora de a bordo
Dirección con asistencia eléctrica
Encendido automático de luces
Espejos retrovisores regulables eléctricamente
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema one touch para el conductor
Pantalla táctil de siete pulgadas con AM/FM/MP3/Aux-In/Bluetooth/iPod/USB/Android Auto/CarPlay y audio streaming
Seis parlantes
Sistema de entrada y encendido sin llave iKey
Sensores de estacionamiento traseros
Tapizados en cuero
Volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 31.490. Garantía: 3 años o 100.000 km

COMERCIALIZA:

Santa Rosa Motors. Cerro Largo 999. Tel. 29091469. Web: www.nissan.com.uy