Prueba: Nissan Versa 1.6 Advance M/T

lunes, 9 de marzo de 2015



Evaluamos al Nissan Versa en su variante Advance con caja manual, y el conocido motor 1.6 16v de 106 cv.
Hace algunas semanas atrás estuvimos probando al renovado Nissan Versa. Nos subimos a su versión Advance, tope de gama, con la caja manual de cinco velocidades, acoplada al conocido impulsor HRDE16, un 1.6 litros, cuatro cilindros, 16 válvulas que eroga 106 cv de potencia.

El Nissan Versa nació hace cuatro años en el Salón de Nueva York de 2011 (ver nota). En el mercado del Norte, este sedán chico fue el encargado de reemplazar al Tiida Sedán (ver lanzamiento), pero estos lares, no tuvo esa tarea, sino meter a competir de lleno a Nissan en el segmento de sedanes de segmento B, porción del mercado en donde la empresa todavía no tenía oferta hasta ese momento.

Este producto llegó a Uruguay a finales de ese mismo año (ver lanzamiento) en cuatro versiones, dos manuales y dos automáticas, con dos niveles de equipo, Sense y Advance. Se producía en la planta mexicana de Aguascalientes, compartiendo línea de montaje, plataforma, caja, y alguna que otra pieza más con el March (ver lanzamiento), y unos años más tarde, con el Note (ver lanzamiento).


A comienzos del 2013, Nissan realizó una actualización en los equipamientos de este modelo, mejorándolo (ver lanzamiento). El nivel Sense sumaba los cuatro levantavidrios eléctricos -antes tenía solo dos adelante- y anclajes LATCH y TopTether para sillas infantiles.

Por su parte, a partir de entonces, todos los Versa llevarían de serie la llave inteligente iKey con función de apertura/cierre de puertas/baúl a distancia y alarma, además de contar con el botón de encendido y apagado del motor, ligado a la llave inteligente. Cambios menores, pero que mejoraron la percepción del producto.


En 2014 fue el turno de otra mejora, pero ya desde el punto de vista estético. A nuestro país llegó en setiembre del año pasado (ver lanzamiento), con novedades como un frontal con nuevos paragolpes, parrilla y faros, rediseñadas llantas de aleación de 16 pulgadas en el Advance, nueva paleta de colores y en el interior una nueva consola y radio, que en la versión Advance sumaba una pantalla a color de 4.3". 

Hasta entonces, se mantenían las configuraciones de versiones, motor y caja de siempre, con el HRDE16, un 1.6 litros, cuatro cilindros, 16 válvulas que eroga 106 cv de potencia, y dos tipos de transmisión, una manual de quinta, o una automática con convertidor de par, y cuatro marchas.


Autoblog pudo probar por cuatro días y más de 500 kilómetros a un Versa 1.6 Advance M/T, que se comercializa en Uruguay a un precio de U$S 24.950 y con una garantía de 3 años o 100.000 km. El resto de la gama se complementa por la versión Advance automática, a U$S 25.950, y por debajo de ambas, las Sense manual (U$S 22.950) y automática (U$S 23.950). Comencemos con la evaluación.

Exterior

El diseño exterior del Versa separa las aguas en términos de estilo. Te gusta o no, no existen medias tintas. Personalmente estoy entre los segundos, pero a diferencia de algunos fundamentalistas, puedo llegar a comprender por dónde fueron los diseñadores a la hora de crearlo, ya que lo hicieron pensando primero en la amplitud del habitáculo. Así y todo, su estilo sigue siendo amargo para mi paladar.

El año pasado, como decía, el modelo tuvo una actualización. Ahora el frente estrena nuevas ópticas, parrilla, y paragolpes, mientras que en esta versión Advance, ahora se la puede distinguir a la distancia por llevar tres apliques cromados en la parte baja del frontal y las ópticas antiniebla delanteras. Hacen juego con estos, los tiradores de puerta, que también tienen ese tratamiento plateado.


Lateralmente el cambio más notorio son las nuevas llantas de aleación de 16 pulgadas de ocho radios, que toma prestadas de su hermano el Note, y que van montadas sobre neumáticos Continental ContiProContact en medida 195/65 R16. Las variantes Sense cuentan en sus pies con llantas de acero estampado y tazas plásticas, con neumáticos más pequeños, 185/65 R15.

Visto de perfil es donde el Versa cosecha más controversia. Hay un voladizo muy corto en la trompa, y en la retaguardia, mientras que las exageradas ópticas traseras tienen el trabajo de disimular el vasto espacio de chapa entre la puertas traseras y el remate del baúl.


Ya que vamos a la parte trasera, allí podemos encontrar a un clásico sedán, con una caída del techo algo suavizada, cayendo sobre la tapa del baúl, y como decía, con grupos ópticos generosos en tamaño, que abrazan a los guardabarros traseros en forma de boomerang.

En esta última actualización, Nissan repasó el estilo del paragolpes trasero, contando ahora con un falso difusor, y dos nervios en las esquinas. En otros mercados el Versa ganó con este facelift una cámara de retroceso, que en nuestro país de momento no se ofrece. Lo que sí tiene este Advance, es un spoiler trasero.


Pese al tamaño del que presume puertas adentro, este Nissan no deja de ser un sedán de segmento B, y sus medidas no lo dejan mentir: mide 4.492 mm de largo, 1.695 mm de ancho, 1.506 mm de alto y tiene una distancia entre ejes de 2.600 milímetros.

Interior

Nissan mejoró el habitáculo del Versa, contando ahora con materiales de mejor presentación, aunque manteniendo los plásticos rígidos en todo lo ancho y largo del tablero. La consola central es nueva, y el volante multifunción, que ahora toma prestado de los Note y Sentra B17, le da un más categoría al interior, pese a ser en plástico y no ir revestido en cuero. La calidad general es bastante correcta, como casi todos los productos provenientes desde México.

En relación a la posición de manejo, más allá del nuevo volante, no hay cambios frente a los anteriores Versa. Encontrar la postura ideal al volante no genera mayores complicaciones. El volante se regula en altura -debería hacerlo también en profundidad-, así como también lo hace la butaca del conductor. Aquellos muy altos tendrán la ventaja de poder correr todo el asiento hacia atrás sin complicarle la vida a los que viajen en las plazas posteriores, como veremos más adelante.


El instrumental es el conocido de los previos Versa. Tiene dos relojes para velocímetro -en millas y km/h, porque este modelo se vende en Estados Unidos también- y tacómetro. En el medio hay un display para las funciones de la computadora -cuyo comando es incómodo, va en el propio tablero-, así como los medidores de combustible y temperatura. Su lectura es algo imprecisa, pero por lo menos ofrece el tan reclamado medidor de temperatura de agua. Uno que escucha los pedidos, al fin. 

Moviéndonos a la consola central aparece una nueva radio con pantalla a color QVGA de 4,3", similar a la que utiliza su hermano monovolumen, el Note. Ofrece AM/FM/CD, y conexiones USB y Aux-In, además de la telefonía Bluetooth con mandos vocales, algo que la marca no destaca en sus fichas de equipamiento, pese a que lo ofrece y funciona de maravillas. Por ejemplo, si lo estás operando con el auto en movimiento, se cancela por seguridad. Bien pensado, Nissan.


Más abajo están los mandos del aire acondicionado manual -siendo la versión más equipada, podría tener un climatizador de una zona, al menos- que ahora abandonó las perillas del March, y va por unas de diseño propio, y mejor calidad percibida y al tacto. Su funcionamiento es muy satisfactorio, más en estos días donde se sufre más el calor.

Cuando nos mudamos a las plazas traseras, es donde el Versa saca a relucir sus mejores credenciales, compartidas con otros productos de la Plataforma V de Nissan, sin contar al Juke. El espacio abunda en casi todas direcciones. Adultos de más de 1,80 m irán muy cómodos, ya que sobra lugar para las piernas (al punto tal de poder llevarlas cruzadas), en tanto que para la cabeza es solo correcto. Sin embargo, el ancho delata su naturaleza de segmento B, y un tercer ocupante ya no irá tan a gusto, aunque en un trayecto corto de todas formas acomodarse sin muchos problemas.


Uno de los secretos de tanto espacio, es que el respaldo trasero está más inclinado que de costumbre, entonces se aprovechan mucho más las dimensiones del habitáculo, así como también las limitaciones que ofrece valerse de una plataforma de segmento B y exprimirla al máximo de sus capacidades de habitabilidad. Es un verdadero ejemplo a seguir, y un aplauso para los ingenieros de Nissan, que supieron ganarle la pulseada a los diseñadores.

En relación a la seguridad disponible, es bueno que el Versa haya sumado de serie en toda su gama los anclajes LATCH y TopTether para sillas infantiles, aunque los tres cinturones de seguridad de tres puntas, sigan siendo patrimonio de esta versión Advance y no de la Sense, que lleva el central de dos puntas. Otro punto negativo, es que ninguna de las dos variantes cuenta con apoyacabezas para la plaza central trasera.


Pasando al baúl, Nissan declara una capacidad de 467 litros. Si bien no llega a ese número mágico de los 500 litros que muchos rivales sacan cartel, de todas formas el volumen da más que bien para las intenciones de un padre de familia y su troupe. En caso de precisar más espacio, se pueden rebatir los respaldos traseros, aunque la marca no dice cuál es la capacidad que se consigue así.

Por debajo de una alfombra -de calidad bastante mejorable-, se esconde el auxilio, que en el caso de esta versión Advance es una Maxxis MA-202 en medida 185/65 R15 con llantas de chapa, mientras las titulares llevan unas Continental 195/65 R16. Si bien no es una temporaria "tipo galleta", no deja de ser una medida diferente. Esto no pasa en la versión Sense, que lleva cuatro neumáticos en medida 185/65 R15.


Motor y transmisión

Tras los March (ver prueba) y Note (ver nota), este Versa es el tercer Nissan que pasa por nuestras manos con el conocido y ágil impulsor HR16DE. Tiene 1.598 cc de cilindrada, doble árbol de levas a la cabeza, inyección multipunto, distribución por cadena, 16 válvulas y una potencia de 106 cv a las 5.600 rpm, con un torque máximo de 142 Nm a las 4.000 vueltas. 

Va asociado a una caja manual de cinco relaciones, como en la versión evaluada, aunque opcionalmente, tanto para la versión Advance como la Sense, también está la chance de elegirlo con una automática con convertidor de par, y cuatro relaciones.


Cabe destacar que al ser un motor cadenero y no con polea de distribución, se evitan las vibraciones y reduce costos de mantenimiento a cero, ya que esa pieza no precisa recambio. El block es de aleación de aluminio, para reducir peso. A diferencia del Note, y al igual que el March, el Versa carece de distribución variable de válvulas (CVTCS), una tecnología que no le vendría mal incorporar, y que varios rivales tienen.

Este 1.6 ya probado en sus hermanos, debo decir que sigue siendo igual de bueno en el Versa. Responde en todo el rango del tacómetro siempre con brío, siendo muy silencioso por debajo de las 2.500 vueltas y más ruidoso recién por encima de las 4.500, especialmente en ruta. Pese a que no goza de una cifra de par generosa (142 Nm), incluso por debajo de las 2.000 rpm, el impulsor se mueve con ganas.


En ciudad se mueve como pez en el agua, saliendo casi siempre primero en las luces verdes, y cuando pasamos a la ruta, también es ágil y sube en revoluciones como una licuadora. La caja, como veremos más adelante, trabaja en armonía con el mil seis, mediante cambios cortos y precisos.

Fábrica no declara velocidad final o aceleración de 0-100 km/h, aunque sí los siguientes consumos: 6,6 l/100 km en ciudad, 4,7 l/100 km en ruta, y 5,6 litros cada 100 km en ciclo mixto. El depósito de combustible cuenta con 41 litros, y el peso en orden de marcha es de 1.076 kg.


Si bien la realidad no es tan optimista como las fichas técnicas, en nuestras mediciones conseguimos los siguientes números en relación al consumo de combustible: 7,6 l/100 km en ciudad, 5,4 l/100 km en ruta, y 6,5 litros cada 100 km en ciclo combinado, todas cifras más que correctas, situando al Versa entre los más económicos de su tamaño y cilindrada.

Comportamiento dinámico

El chasis del Versa parece sacado de la página uno del manual del sedán chico familiar. Su comportamiento prioriza el confort de marcha, especialmente en ciudad, valiéndose de un esquema blando que sabe lidiar bien con calles en mal estado, pozos, o calles empedradas.

Si bien el producto apela a la suavidad de marcha, en algunas situaciones, como vías de tren o pozos de esos que uno querría haber esquivado, el tren trasero manifiesta cierta sequedad. De todas formas, esto se ve amplificado por los neumáticos rodado 16" de la variante Advance, por lo que seguramente los Versa Sense con unos de 15" filtren mejor estas imperfecciones del camino.


Tanto el motor como la caja se encuentran en su hábitat natural cuando nos movemos en la ciudad. El 1.6 apenas se oye cuando está encendido, y la transmisión deja sacarle provecho a un impulsor que mueve con agilidad una carrocería que apenas sobrepasa los 1.000 kilos en orden de marcha. El conjunto permite trabajar al 1.6 a 2.000 vueltas en 5º, para circular a 70 km/h.

Ya que menciono, la transmisión tiene marchas cortas, en especial las tres primeras, mientras que cuarta y quinta están pensadas para bajar vueltas, o para usarlas en ruta. Todos los cambios entran sin el más mínimo esfuerzo, y es de esas cajas en las que se siente el "clac" los engranajes, una sensación que personalmente me agrada bastante.


La dirección es un placer para doblar en las esquinas, y en especial para estacionar. Cuenta con asistencia variable en función de la velocidad. La pedalera, en tanto, es algo gomosa de más, en especial el embrague, que tiene demasiado recorrido, algo que también recuerdo haber sentido en sus hermanos March y Note. Si bien puede molestar al principio, es fácil acostumbrarse.

En relación a la ruta, el impulsor puede trabajar más descansado gracias a unas cuarta y quinta marcha más largas, que le permiten no solo crucerear, sino también dar números de consumo que le alegrarán el bolsillo a más de uno. A 110 km/h, el Versa viaja en 5º a 3.100 rpm.


La insonorización si bien es correcta en ciudad, no lo es tanto en ruta, especialmente frente a vientos cruzados y por la rodadura de los neumáticos. Ante pavimentos gastados generan un ruido bastante molesto. De todas formas son esos casos puntuales, y en la gran mayoría del tiempo se puede ir conversando o escuchando música sin problemas, ya que el motor es silencioso en el régimen medio.

En adelantamientos el 1.6 y la caja de marchas cortas nos sacarán del apuro sin problemas, aunque los vientos cruzados se harán sentir al volante ligeramente, teniendo que corregirlo apenas, especialmente si estamos rebasando un camión o un bus, por ejemplo. En curvas, en tanto, se inclina como es de esperar en un producto de corte netamente familiar, mientras que las reacciones del chasis son bastante predecibles y fáciles de corregir.


Equipamiento

El Versa Advance MY2015 ofrece de serie: aire acondicionado, bloqueo central con sistema CAR, cruise control, levantavidrios eléctricos delanteros y traseros, llave inteligente iKey, dirección eléctricamente asistida, botón de encendido/apagado de motor, display de audio con pantalla QVGA de 4,3" con radio AM/FM/CD/MP3/Aux-In/iPod/Bluetooth respaldo trasero abatible 60:40, volante regulable en altura, alarma, asiento del conductor con ajuste de altura, faros antiniebla delanteros, llantas de aleación de 16 pulgadas sobre neumáticos 195/65 R16, y computadora de a bordo, entre otros ítems.


La versión Sense pierde frente al evaluado: el asiento del conductor regulable en altura, la radio con pantalla de 4,3" -tiene una con un display más pequeño-, el asiento trasero 60:40, los faros antiniebla, y las llantas de aleación, llevando unas de chapa estampada de 15 pulgadas.

Pero volviendo al Advance probado, si bien la dotación es correcta, es solo eso. Siendo la versión tope de gama podría contar, por ejemplo, con sensores de estacionamiento traseros, climatizador automático, una pantalla táctil, cámara de retroceso, un volante en cuero que regule en profundidad, cinturones de seguridad delanteros regulables, o sistema one touch en todas las ventanillas y no solo en la del conductor.

Seguridad

En materia de seguridad, el Versa cumple con lo justo para un sedán de este precio. No es una dotación mala, pero tampoco para destacarla. De serie cuenta con doble airbag, frenos ABS con distribución y asistencia de frenado (EBD/BA), anclajes LATCH y TopTether para sillas infantiles, cinco cinturones inerciales de tres puntas, y cuatro apoyacabezas.

Entre las falencias podemos encontrar el quinto apoyacabezas, pero también los controles de tracción y estabilidad, además de los airbags laterales y de cortina. Tanto el combo ESP/ASR como las bolsas de aire son de serie en mercados como los Estados Unidos o Canadá, pero Nissan México no los ofrece en ningún mercado del río Bravo para abajo. Ni siquiera en donde se produce el Versa.


Los frenos cuentan con discos ventilados en el eje delantero, y tambores en el trasero. En relación a su funcionamiento es solo correcto, aunque ante reiteradas frenadas de emergencia, el sistema comienza a acusar de pérdida de eficacia, mostrando un pedal esponjoso y que va disminuyendo en su respuesta. Posiblemente unos discos traseros mejorarían esto.

El IIHS probó al Versa el año pasado, obteniendo un puntaje de "bueno" en las evaluaciones de impacto solapado, lateral, así como de resistencia del techo y los sistemas de retención y apoyacabezas. 


Sin embargo, en el famoso small overlap test que simula un impacto del 25% del frontal, el sedán obtuvo un resultado "pobre" por la baja protección de la estructura y el piso de la carrocería (ver pruebas). Cabe destacar que la unidad probada por el IIHS contaba con seis airbags y no dos como el que se vende en Uruguay.

Precio, garantía y competidores

La versión probada es la Advance 1.6 M/T, que en nuestro país se comercializa a un precio de U$S 24.950 y con una garantía de 3 años o 100.000 km. La variante con el mismo equipamiento, pero con caja automática cuesta U$S 25.950, mientras que por debajo de ambas están las Sense manual (U$S 22.950) y automática (U$S 23.950).

Los rivales de este Versa son variados y muchos. Por eso los pondremos en fila alfabéticamente para que los conozcan: Chevrolet Prisma 1.4 LTZ (U$S 23.990), Chevrolet Sonic Sedán 1.6 LTZ M/T (U$S 27.990), Citroën C-Elysée 1.6 VTi Exclusive (U$S 27.490), Fiat Grand Siena Essence 1.6  (U$S 26.950), Ford Fiesta Kinetic SE Plus 1.6 Sedán M/T (U$S 27.490), Hyundai Accent 1.4 CVVT Super Full Limited Sedán (U$S 28.490), Kia Rio Sedán 1.4 CVVT (U$S 26.990), Mitsubishi Mirage G4 1.2 GLS Full M/T (U$S 23.990), Peugeot 301 1.6 VTi Allure (U$S 27.990), Renault Logan Privilège 1.6 16v  (U$S 24.490), Suzuki Ciaz 1.4 16v VVT GLX M/T (U$S 24.990), Toyota Yaris Sedán 1.5 VVT-i (U$S 28.990) y Volkswagen Gol Sedán 1.6 Comfortline (U$S 21.890).


Como verán, la batalla es feroz entre el Nissan y su competencia. El producto evaluado corre con la ventaja de tener un interior espacioso como casi ninguno de sus rivales, una mecánica eficiente y probada, así como también una buena garantía de 3 años o 100.000 km. 

Sin embargo, queda algo relegado en lo que a equipamientos de seguridad respecta, especialmente ante el referente del segmento el Ford Fiesta Kinetic Sedán. Luego en en materia de confort está bastante parejo con el resto, teniendo ítem más, ítem menos que sus enemigos.


Conclusión

El Versa es una de las opciones más racionales del segmento B de sedanes. Es cierto, para ser una versión Advance, tope de gama, cuenta con algunas lagunas en relación a los equipamientos de seguridad y confort, pero en líneas generales llena los casilleros de los elementos imprescindibles. Hay anclajes para sillas infantiles, Bluetooth, aire acondicionado, llantas de aleación, y llave inteligente, entre otros elementos.

Sin embargo, las dos mayores virtudes del producto están escondidas detrás de un diseño poco llamativo. El habitáculo es de los más amplios que se pueden adquirir por debajo de los 30 mil dólares, especialmente en relación al espacio para piernas, mientras que el impulsor 1.6 de 106 cv es una verdadera maravilla.


Muchos usuarios de Versa supieron ver esto, más allá del diseño, o así como ante el resto de la oferta del segmento. Es cierto, por menos dinero hay otros tricuerpos, así como también por encima. En seguridad queda bastante relegado, habiendo competidores con más airbags, mejores puntajes en organismos de evaluación internacional, pero también es cierto que en otros mercados, Nissan equipa mejor al Versa, con seis airbags y ESP de serie.

Esto prueba dos cosas. La primera es que si Nissan México quisiera vender al Versa al resto de los mercados latinoamericanos con un mejor equipamiento de seguridad, lo podría hacer con una inversión mínima, por no decir, nula. Y la segunda, que si los consumidores latinoamericanos fuéramos más exigentes, las marcas tomarían la decisión de mejorar lo que nos ofrecen en materia de seguridad disponible.


Nissan tiene entre manos un best seller para un mercado como el nuestro. El Versa es un producto noble, que cumple bien con las demandas de una familia tipo en relación al espacio y los gastos de mantenimiento, con consumos reducidos, además de una garantía de 3 años o 100.000 km.

Por ese abanico de motivos, el sedán más pequeño de la gama Nissan toma las armas de conquista del March y le suma el extra de espacio interior, no solo teniendo lugar para llevar a sus ocupantes cómodos, sino que también puede guardar algún que otro argumento ideal para convencer a ese padre que busca -o necesita- su primer "auto con baúl".



A favor
  • Capacidad del baúl
  • Conjunto motor/caja
  • Garantía
  • Habitabilidad
  • Consumos reducidos
  • Confort de marcha en ciudad

En contra
  • Diseño poco atractivo
  • Falta del quinto apoyacabezas
  • Faltantes de equipamiento de seguridad
  • Neumático de auxilio de diferente medida
  • Sensibilidad ante vientos cruzados




FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.598
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 9,8:1
Diámetro x carrera (mm): 78 x 83,6
Inyección: indirecta multipunto secuencial
Potencia máxima (cv/rpm) 106/5.600
Torque máximo (Nm/rpm) 142/4.000
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco relaciones
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: independiente tipo McPherson con barra estabilizadora
Trasera: eje semi-rígido con barra estabilizadora
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 195/65 R16
Rueda auxiliar: 185/65 R15
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) N/D
Aceleración 0/100 km/h (s) N/D
Consumo (l/100km) Urbano: 6,6 - Carretera: 4,7- Mixto: 5,6
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 467
Peso en vacío (kg) 1.464
Peso en orden de marcha (kg) 1.076
Largo total (mm) 4.492
Ancho total (mm) 1.695
Alto total (mm) 1.506
Distancia entre ejes (mm) 2.600
Capacidad del tanque de combustible (l) 41

Galería: Nissan Versa 1.6 Advance M/T | Créditos:  Autoblog, Diego Olivera (diegomolivera.tk).


EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Faros antiniebla delanteros
Llantas de aleación de 16 pulgadas
Spoiler trasero
Tiradores de puertas cromados
SEGURIDAD
Airbags frontales
Anclajes LATCH y TopTether para sillas infantiles
Apoyacabezas delanteros y traseros (4)
Cinturones de seguridad traseros de tres puntos (5)
Frenos ABS+EBD+BA
CONFORT
Aire acondicionado
Alarma
Asiento del conductor regulable en altura
Asiento trasero rebatible 60:40
Cruise control
Cierre centralizado de puertas con mando a distancia
Cierre centralizado en rodaje a 20 km/h (sistema CAR)
Computadora de a bordo
Conectividad Bluetooth con comandos vocales
Display de audio con pantalla QVGA de 4,3"
Dirección con asistencia eléctrica
Espejos retrovisores eléctricos
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema one touch para el conductor
Radio AM/FM/CD/MP3/Aux-In/iPod con mandos al volante
Sistema de entrada y encendido sin llave iKey
Volante multifunción regulable en altura

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 24.950. Garantía: 3 años o 100.000 km

COMERCIALIZA:

Santa Rosa Motors S.A. Rambla Baltasar Brum 3095. Tel. 22045266 Web: www.nissan.com.uy