Prueba: Peugeot New 208 1.5 Allure

viernes, 19 de agosto de 2016



Evaluamos al Peugeot New 208 en su nueva variante proveniente desde Brasil, la 1.5 Allure.
Por cuarta vez nos ponemos al volante de un Peugeot 208. En este caso para evaluar a la nueva variante proveniente desde Brasil, denominada Allure. Cuenta con un motor de 1.5 litros capaz de producir 90 cv de potencia. Lo probamos durante más de 570 km y a continuación tendrán la prueba.

No vamos a repasar la historia del 208 porque a estas alturas seguramente la sepan de atrás para adelante y de derecha a izquierda. Pero haremos un repaso veloz. Se presentó oficialmente en el Salón de Frankfurt 2011 (ver nota), un año más tarde llegaba al mercado nacional importado desde Francia (ver lanzamiento), en 2013 entraban las versiones XY y GTi (ver lanzamiento), y en ese mismo año, comenzaba la producción Mercosur en la planta de Porto Real (ver nota).

El primer 208 con ese origen llegaría a Uruguay recién en junio de 2014 con la versión Griffe Cuir (ver lanzamiento) y que convivió por un tiempo con las otras variantes provenientes desde Europa antes mencionadas, así como también las 1.0 VTi (ver lanzamiento) y Like (ver lanzamiento). En 2015 con la llegada del facelift de los 208 europeos (ver lanzamiento), esa variante Mercosur se dejó de comercializar.


Ahora, algo menos de un año después de eso, en Brasil también ya tienen esa actualización estética (ver nota) y tan solo tres meses luego de que sucediera esto, el 208 Mercosur vuelve a ingresar al mercado local, pero esta vez con una variante diametralmente opuesta en configuración frente a aquel Griffe Cuir tope de gama. Ahora llegó el Allure, como primer escalón de la familia (ver lanzamiento).

Esta opción que se comercializa a un precio de U$S 18.490, llega importada desde Brasil con el conocido motor TU4 del Grupo PSA, un 1.5 litros con 90 cv de potencia y transmisión manual de cinco relaciones. La garantía es de 2 años o 50.000 km, extensible a 5 años o 100.000 km por U$S 650 + IVA.


Con la excusa de la llegada de esta nueva opción mecánica, es que decidimos subirnos por cuarta vez al Peugeot 208, un modelo que como ya dije, los lectores de Autoblog lo conocen en casi todas sus facetas. Si bien nos quedan en el tintero versiones como las 1.0, prácticamente no nos quedan versiones por evaluar.

Probamos el 1.2 VTi (ver prueba), el GTi (ver prueba), y el 1.2 PureTech 110 (ver prueba). Ahora nos tocó manejar durante algo más de dos días y 570 kilómetros al Allure 1.5 de 90 cv producido en Brasil y la prueba completa se transcribe, como ya es un clásico, a continuación.


Exterior

Como ahora (casi) no existen diferencias entre el 208 francés y el brasileño, es casi un ejercicio para un paciente con TOCs saber diferenciar a este Allure de los Allure europeos. Como este redactor es un obsesivo incurable (cada uno se mata con el veneno que quiere), les contaré cómo distinguirlos entre sí.

El brasileño es fácilmente reconocible frente al europeo por tener un frontal más sencillo. Por ejemplo, la parrilla no cuenta con esa grilla a cuadros de los europeos, sino que se vale de unas barras horizontales. Y no existen los cromados. En su lugar van apliques en gris satinado, que personalmente encuentro más atractivos. Listo, primera diferencia.


Lateralmente es donde se deja delatar más fácilmente el origen. El Mercosur tiene más espacio entre los guardabarros y las ruedas, y a su vez, en el caso del nivel 1.5 Allure, tiene llantas de aleación que en los 208 franceses no existen, al menos no para nuestro mercado. Se denominan "Thallium" tienen 15 pulgadas y van montadas sobre neumáticos Michelin Energy XM2 en medida 195/60 R15.

Sacando de lado ese detalle, es un 208 como cualquier otro. Las ventanillas, como siempre pasa en las versiones más accesibles, se despojan de los cromados y los retrovisores abandonan esas carcasas brillantes, para pasar a estar pintadas en el color de la carrocería, que en este caso es un tono que los 208 franceses no tienen, denominado Blanco Nacré, que es un tono nacarado tricapa muy atractivo.


Pasando a la parte trasera es donde empieza el cambio más notorio. Mientras los franceses modificaron las ópticas posteriores con el rediseño, en el caso del Mercosur se siguen usando las luces del primer 208, solo que ahora oscurecidas. Ahora con estos párrafos podrás ir de cacería de 208 por su origen como quien juega al Pokémon Go. (Era cuestión de días para que cayera en esta referencia cultural).

Dejando de lado mis intenciones cómicas, el 208 1.5 Allure mide 3.960 mm de largo, 1.740 mm de ancho y 1.470 mm de alto. La distancia entre ejes, en tanto, es de 2.540 milímetros. Respecto a los franceses, tiene 13 mm menos de largo, 1 mm más de ancho, 1 menos de alto, y 2 mm más de batalla. O sea, es técnicamente idéntico.


Interior

En donde no son idénticos es puertas adentro. Si bien la presentación del habitáculo sigue teniendo como protagonista al polémico concepto i-Cockpit de Peugeot, hay diferencias claras de calidad entre los 208 Mercosur y los europeos, obviamente a favor de los del viejo continente. 

Al igual que pasa con el 2008 brasileño (ver prueba), si bien las terminaciones y encastres son correctos, por ejemplo, ya no hay plásticos de inyectado blando en el tablero, recurriendo al más económico plástico rígido y rugoso. Aparecen algunos detalles muy mejorables como la calidad de la alfombra del baúl, y algunas rebabas en los paneles de puertas y el selector. En líneas generales aprueba con un correcto, sin llegar a ser un punto para destacar tampoco.


La posición de manejo es la conocida que tantos amores y odios genera. Conserva el instrumental tipo head up display y el volante de dimensiones reducidas, para el que tengo el mismo comentario de otros 208: para los más altos no hay problemas, pero aquellos que ronden el metro setenta, verán la base del instrumental parcialmente tapada por el aro del volante. A su vez, la butaca de los 208 Mercosur está apenas más alta y su mullido es algo más firme que en los franceses.

El instrumental va por encima del volante y casi pegado al parabrisas con un marco en negro piano. Ofrece cuatro elementos: tacómetro, velocímetro (ambos de agujas), temperatura de agua del motor y cantidad de combustible (ambos digitales, en los franceses son analógicos). En el centro va un display en donde se pueden visualizar la velocidad a la que se circula, los datos de la computadora de a bordo, las funciones multimedia, etc.


Al llegar a la consola central nos encontramos con la conocida pantalla táctil multimedia SMEG. Tiene siete pulgadas y permite acceder de forma muy intuitiva a las funciones de: radio, telefonía Bluetooth, lectura de archivos musicales vía una conexiones auxiliares tipo Aux-In, USB, o por streaming de audio Bluetooth.

Incorpora también MirrorScreen que trabaja tanto con smartphones Android y con la tecnología MirrorLink (ver video explicativo), así como también con un iPhone mediante CarPlay (ver video explicativo), y por U$S 500 más, se puede pedir con GPS integrado de fábrica.


Al pasar a las plazas traseras tampoco hay novedades. Dos adultos no tendrán problemas de espacio para las piernas y a lo ancho, aunque si están por arriba del metro ochenta de alto, irán más cerca del techo con la cabeza y más apretados a lo largo.

En esta versión más accesible y por ende sin techo panorámico como sí tienen otros 208 más equipados, se ganan unos valiosos centímetros a lo alto. Ya un tercer ocupante se podrá acomodar en viajes cortos, aunque a lo ancho el espacio no abunda, algo que es común a otros modelos de segmento B.


A favor hay que mencionar que en materia de seguridad frente a las versiones europeas mantuvo los cinturones inerciales de tres puntas y apoyacabezas para todos sus ocupantes, pero en el caso de la seguridad de los más pequeños, desaparecieron los anclajes para sillas infantiles.

Es un faltante que bien podrían haber incorporado los 208 brasileños con la reciente actualización estética que tuvieron, pero aparentemente a Peugeot Brasil no le parece un elemento relevante como para ofrecerle a los consumidores del Mercosur. Pequeñas diferencias entre la casa matriz y sus sucursales.


El baúl ofrece 318 litros (33 más que el francés) ampliables hasta los 1.152 l, rebatiendo el respaldo trasero de forma enteriza, que no es lo más práctico si queremos modular pasajeros y carga. Por debajo de una alfombra de calidad bastante mejorable, encontramos el neumático de auxilio, que no es de la misma marca ni medida que los titulares.

Cuenta con unos neumáticos Michelin Energy XM2 195/60 R15 en las cuatro ruedas, mientras que en el baúl lleva una Pirelli P7 185/60 R15. Si bien no es una "rueda-galleta", Peugeot advierte que no se pueden superar los 80 km/h con ese neumático en uso.


Motor y transmisión

A nivel mecánico lleva el conocido impulsor denominado TU4 del Grupo PSA Peugeot-Citroën. Es un 1.450 cc, ocho válvulas, e inyección multipunto. Es capaz de entregar una potencia de 90 cv a 5.500 rpm y un torque de 132 Nm a 3.000 rpm.

Esta mecánica es una evolución del histórico TU3, más famoso por ser el 1.4 8v de 75 cv que equipara, por ejemplo, el 206. De aquel propulsor, este 1.5 solo conserva el block de hierro fundido con tapa de aluminio. El resto es todo nuevo y ya lo habíamos evaluado hace algunos años atrás en el hermano del 208, el Citroën C3 (ver prueba).


Es cierto que en un mundo dominado por el downsizing y las mecánicas de baja cilindrada, mirar hoy a este 1.5 puede parecer algo anacrónico. Sin embargo, se presenta como una mecánica de funcionamiento correcto, silencioso y progresivo en los regímenes bajo y medio. No es un derroche de modernidad, es cierto. Pero durante ha probado ser un impulsor confiable y sencillo de mantener.

Presenta una respuesta más contundente en el entorno de las 2.100 rpm y con un comportamiento algo más quedado recién por encima de los 4.000. Es una mecánica excelente para el uso urbano, especialmente por la rápida respuesta en baja. Siempre sale bien desde abajo, asistido especialmente por relaciones de caja más bien cortas, que ayudan al 1.5 bastante en este sentido.


Si tenemos que salir a la ruta, el 1.5 de ocho válvulas se presenta apto para un uso familiar, pudiendo hacer tramos fuera de la ciudad sin mayores problemas. Trepa en vueltas muy rápido, y recién muy por encima de las 3.700-4.000 vueltas se lo escucha bastante en el habitáculo, aunque la insonorización (tanto eólica como mecánica) en líneas generales es correcta.

La transmisión elegida para acompañar a este motor es una manual de cinco relaciones. Su funcionamiento es correcto y busca priorizar la respuesta así como suavidad de manejo, con marchas cortas en las primeras y más largas las últimas dos. De todas formas no todas son flores: el selector tiene un tacto algo gomoso poco agradable al pasar de relaciones.


Peugeot declara una aceleración de 0 a 100 km/h de 13,1 segundos y una velocidad final de 177 km/h para el 208 1.5. El consumo mixto, en tanto, es de 7,0 litros cada 100 kilómetros, mientras que en ciudad y ruta, la marca da como cifras 9,4 y 5,6 l/100 km respectivamente.

En los registros de prueba, en tanto, obtuvimos 8,8 litros cada 100 km en ciudad, 6,6 l/100 km en ruta, y 7,7 litros cada 100 kilómetros en el ciclo combinado. No son cifras que sorprendan a nadie, es más, son números esperables para una mecánica de cilindrada y potencia. El depósito de combustible lleva 55 litros de capacidad y el peso en orden de marcha es de 1.077 kilogramos.


Comportamiento dinámico

En relación a lo que es el chasis no encontraremos grandes diferencias entre este New 208 Mercosur y los franceses, y eso es bueno. Siempre ha sido uno de los modelos del segmento B+ que mejor resuelve el equilibrio entre el confort y lo dinámico, pero con esta versión regional se solucionaron algunos puntos a mejorar del europeo.

En ciudad manifiesta un comportamiento que si bien prioriza el confort, tampoco llega a los extremos de ser blando. Si lo comparamos con los 208 franceses, en el modelo brasileño los ejes ya no manifiestan sequedades ante pozos grandes o cortes abruptos de la calzada, y el filtrado de imperfecciones está bastante mejor trabajado que en sus hermanos galos, siendo más suave y cómodo para nuestras calles en ese sentido.


Pasando a la mecánica hay que decir que es ágil y vivaz e ideal para poder circular entre los tránsitos más densos y con un nivel de insonorización destacado, ya que recién se lo siente en el habitáculo por encima de las 4.000 vueltas. De todas formas, ese brío se manifiesta en la forma de una motorización bastante vueltera como se le conoce popularmente. La aguja del tacómetro trepa siempre muy rápido.

Es un impulsor que va algo apurado de más por una caja con relaciones que buscan exprimirle cada rincón, ya que a unos 70 km/h trabaja en quinta marcha a 1.900 vueltas con un consumo que rondará en ciudad entre los 8 y 9 litros cada 100 kilómetros, números acordes a los 90 cv del mil quinientos.


La dirección, junto al volante de dimensiones más reducidas que uno normal hacen de las maniobras de estacionamiento un mero chiste que se cuenta con una mano sola si queremos. A bajas velocidades es tan artificial como otras direcciones electroasistidas, con mucho giro muerto, aunque en ruta gana en firmeza y precisión, endureciéndose bastante y dando confianza.

A altas velocidades se lo nota aplomado, sin tener vicios direccionales, mientras que a la hora de encarar curvas veloces, dejará bien claro que está enfocado hacia el confort, especialmente por su rodado 15 con perfil 60. Al doblar fuerte se apoya en el tren delantero, mientras que el trasero (de eje rígido) no tiende a despegarse del suelo cuando lo llevamos al límite, como sí pasa con las variantes europeas que tienen un seteo de suspensiones apenas más firme.


Al salir a la ruta el 1.5 no pierde en respuesta, pero gana mucho en economía de combustible. En ciudad bajar de los 9 litros cada 100 es una tarea para conductores con un pie derecho ligero. Pero cuando abandonamos el denso tránsito urbano y nos adentramos en caminos más limpios, a este 208 se le pueden sacar cifras cercanas a los 6 litros cada 100 km y pudiendo trabajar con el motor a 3.100 rpm en quinta y viajando a unos 110 km/h.

Pasando raya, tenemos un producto bien logrado en materia de confort, que conserva todos los atributos de la versión europea, pero con la correspondiente adaptación a la topografía regional. Es un auto de concepción simple, pero que se disfruta mucho al conducirlo. Y eso en valores por debajo de los 20 mil dólares, es un concepto que escasea.


Equipamiento

El 208 1.5 Allure es el primer escalón de la gama, pero no por eso tiene una dotación que podría denominarse de básica. Para los U$S 18.490 que cuesta, tiene un equipamiento de confort más que correcto. Ofrece de serie: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), asiento del conductor con ajuste de altura, aire acondicionado manual, alarma volumétrica y perimétrica, computadora de a bordo, tapizados en tela Tube, volante multifunción regulable en altura y profundidad, luces diurnas LED, luces traseras LED, dirección asistida eléctricamente, faros antiniebla delanteros y antiniebla trasero, pantalla táctil SMEG de 7″ con AM/FM/USB/Bluetooth/Aux-In/MirrorScreen y audio streaming, seis parlantes, regulador y limitador de velocidad, aplique interior en color Mohair, asiento trasero rebatible enterizo, y llantas de aleación "Thallium" de 15 pulgadas con neumáticos 195/60 R15, entre otros ítems.


Más allá de tener una de las relaciones precio/producto/equipamiento más competitivas del segmento B actual, le queda un punto a mejorar en la dotación, y me refiero específicamente al respaldo trasero rebatible de forma enteriza, ya que modelos mucho más accesibles lo ofrecen. Por el resto no hay de qué quejarse y realmente aquel que elija este modelo basándose en el equipamiento de confort, no hará una compra equivocada.

Seguridad

En materia de seguridad también tiene una dotación más que correcta para el rango de precios donde se maneja esta versión. Lleva de serie: cuatro airbags (dos frontales y dos laterales), frenos ABS, asistente al frenado de urgencia AFU, repartidor electrónico de frenado REF, cinco cinturones inerciales de tres puntas y cinco apoyacabezas. Lamentablemente no se le puede dar un puntaje perfecto por la ausencia de los anclajes para sillas infantiles, que deberían ser de serie como en los 208 que nos llegan desde Francia.

Pasando a la seguridad estructural, este año Latin NCAP volvió a probar al 208 Mercosur bajo su nuevo y más exigente protocolo, y tuvo una calificación bastante magra. En esa prueba se evaluó una unidad con el equipamiento más básico para la región (solo con doble airbag delantero) y logró solo dos estrellas para ocupantes adultos y tres para niños (ver nota).


En su informe, el organismo de evaluación independiente informó que en el impacto frontal las cabezas del conductor y del acompañante fueron bien protegidas, el pecho del conductor mostró protección marginal, y las rodillas de ambos pasajeros pudieron impactar contra estructuras peligrosas en el tablero. La carrocería fue considerada estable durante el impacto frontal. En el impacto lateral la cabeza y pecho ofrecieron protección débil y fue motivo de perdida de una estrella. A su vez, el modelo no cuenta con con refuerzos en las puertas y paneles internos para impacto lateral, lo que explica la alta penetración en el impacto lateral.

Para los ocupantes niños, en tanto, el sistema de retención infantil (SRI) para niños de 3 años, no fue capaz de evitar un excesivo desplazamiento hacia adelante durante el impacto y ofreció adecuada protección para la cabeza y altos valores para el cuello. El desempeño dinámico del SRI para niños de 18 meses fue adecuado. El modelo cuenta con advertencia sobre la instalación de una silla infantil en el asiento delantero, ni ofrece la posibilidad de desconectar el airbag del acompañante. En el impacto lateral ambos dummies recibieron buena protección.


Los frenos, en tanto, son de discos en el eje delantero y de tambores en el posterior. Su funcionamiento es solo correcto, deteniendo al vehículo siempre en linea recta, y además, encendiendo las balizas ante una frenada brusca. Incluso me animé a soltar el volante en una zona cerrada al tránsito y mantuvo su trayectoria.

Sin embargo, cuando empezamos a exigir al sistema un poco más, el tacto del pedal de freno suele ponerse algo esponjoso ante reiteradas detenciones de emergencia, perdiendo algo de eficacia y trayectoria, pero nada que no se pueda corregir desde el pedal o el volante. Al igual que pasa con las versiones provenientes de Francia en los niveles más accesibles, este 1.5 Allure Mercosur no cuenta con control de estabilidad o tracción, que como en aquel, podría estar disponible al menos como opción.


Precio, garantía y competidores

El 208 evaluado se comercializa en nuestro mercado a un valor de U$S 18.490 y con una garantía de 2 años o 50.000 km extensible a 5 años o 100.000 km por U$S 650 + IVA. Es un valor más que interesante en un mercado dominado por las bajas de precio, muchas veces sin ofrecer equipamientos que superen la expectativa de los consumidores, sino que son rebajas de modelos ya conocidos. En opción tiene el GPS de fábrica para la pantalla multimedia por U$S 500 más (U$S 18.990).

En este caso Peugeot logró combinar un buen precio con un vehículo que siempre se destacó por su nivel de deseo en base al diseño y estilo que tiene, y que ahora además tiene una versión bastante más accesible que cualquiera de las importadas de extra-zona. No en vano llevan vendidas en menos de un mes de comercialización más de 150 unidades.


La llegada de esta versión sacudió el segmento B y sus rivales no se quedaron quietos. De los rivales tradicionales del 208, es decir, los del segmento B+, en esta franja de precio solo hay dos y también vienen importados desde Brasil: Citroën C3 1.5 Origine (U$S 17.990), Citroën C3 1.5 Origine Pack Attraction (U$S 19.990), Ford Fiesta Kinetic S 1.6 Hatch (U$S 16.990), y Ford Fiesta Kinetic S Plus 1.6 Hatch (U$S 18.990).

El resto de su nueva competencia (producto del reposicionamiento de precio del modelo) pertenece al segmento B más tradicional, con algún B+ que siguió la misma estrategia de Peugeot: Chevrolet Onix 1.4 LT (U$S 18.990), Fiat Palio Attractive 1.4 (U$S 18.990), Hyundai Grand i10 1.25 GLS Full M/T (U$S 19.490), Nissan March 1.6 Advance M/T (U$S 17.990), Renault Sandero Expression 1.6 8v (U$S 17.490), Renault Sandero Privilège 1.6 16v (U$S 19.490), Suzuki Swift 1.2 GL M/T (U$S 17.990), Suzuki Swift 1.4 GL M/T (U$S 19.990), Toyota Etios Hatchback 1.5 XS (U$S 18.900), Toyota Etios Hatchback 1.5 XLS (U$S 18.990) y Volkswagen Gol Hatch 1.6 Trendline (U$S 19.190).


Conclusión

Si el mercado nacional fuera una torta dulce, podríamos ver que en la parte más baja tenemos una capa de productos sencillos y de elaboración rústica. En el medio tendríamos el relleno, la parte más esponjosa, y más arriba está la cobertura, que es lo que más elaboración lleva. Trasladando la analogía a autos, arrancamos entre los 10-14 mil dólares, con una masa seca y simple, el medio cremoso de dulce de leche estaría entre los 15 y 30 mil, y la parte más azucarada de todas, está de los 30 mil en adelante.

Peugeot en los últimos años se venía posicionando como marca en el nivel entre el relleno y la cobertura, pero nunca en el relleno en sí. Por ejemplo, antes de la llegada del New 208 1.5 Allure, el primer escalón era un 108 Allure (ver lanzamiento), que vale U$S 20.990. Si bien con sus U$S 18.490 se baja la barrera de entrada a la marca, también hace que pueda "morder" más relleno que antes, siguiendo con la analogía repostera.


Este 208 de origen Mercosur a su vez, logra conservar varios argumentos que hicieron que el producto se ganara un espacio en el mercado, como ser, el diseño, el confort de marcha, el equipamiento de confort y el valor de marca. Seguiré sosteniendo que es un digno heredero de la Serie 200 de Peugeot, y posiblemente dentro de 15 años, siga siendo un auto "deseable", como hoy lo es el 206. No me quedan dudas.

Es cierto, ese precio tentador y jugoso también se consigue a costa de un producto de menor calidad que el europeo, especialmente en materia de seguridad, como pudimos ver tras la prueba que realizó Latin NCAP. En defensa de Peugeot Uruguay, ellos ofrecen las dos alternativas, otros mercados de la región no tienen esa ventaja. Pero en defensa del consumidor local, no todo el mundo tiene en el bolsillo los billetes necesarios para dar el salto entre los dos orígenes del 208 que conviven en nuestro mercado.


Más allá de eso, y analizando al producto por lo que es, el New 208 1.5 Allure es una buena opción para aquellos que veían al modelo como algo lejano, que ahora está más al alcance que nunca. A las pruebas me remito, ya se están vendiendo unidades con producción diciembre. Este producto forma parte de esa camada de hatchbacks de segmento B+ que bajaron a los dominios del segmento B "popular" para darle pelea con ofertas más modernas y atractivas.

Con este producto, la marca puede jugar de par en par con pesos pesados del mercado y apostar a un modelo de volumen real. Ahora el 208 puede darse el lujo de estar en dos partes de la torta que hacía mención al comienzo. Y con este Allure 1.5 buscando llevar algo de la cobertura francesa hacia el relleno regional, algo que para muchos puede ser muy tentador.



A favor
  • Agilidad del motor
  • Conectividad disponible
  • Confort de marcha
  • Diseño
  • Equipamiento de confort y seguridad
  • Garantía extensible
  • Relación precio/producto

En contra
  • Auxilio de diferente medida
  • Falta de ESP y/o airbags de cortina
  • Plaza central trasera justa a lo ancho
  • Respaldo trasero enterizo
  • Sin anclajes para sillas infantiles
  • Tacto del selector de cambios




FICHA TÉCNICA

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.450
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 8
Relación de compresión: 10,8:1
Diámetro x carrera (mm): 87,5 x 83,1
Inyección: indirecta multipunto secuencial
Potencia máxima (cv/rpm) 90/5.500
Torque máximo (Nm/rpm) 132/3.000
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco relaciones
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: pseudo McPherson con triángulos conectados a la cuna y barra estabilizadora
Trasera: eje a traviesa deformable ligado a la estructura por brazos longitudinales y barra estabilizadora
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 195/60 R16
Rueda auxiliar: 185/60 R15
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 177
Aceleración 0/100 km/h (s) 13,1
Consumo (l/100km) Urbano: 9,4  - Carretera: 5,6 - Mixto: 7,0
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 318/1.152
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.077
Largo total (mm) 3.960
Ancho total (mm) 1.740
Alto total (mm) 1.470
Distancia entre ejes (mm) 2.540
Capacidad del tanque de combustible (l) 55

Galería: Peugeot New 208 1.5 Allure Créditos: Autoblog y Diego Olivera (oliverafotografo.com.uy).

EXTERIOR
Faros antiniebla delanteros
Faro antiniebla trasero
Llantas de aleación diamantadas "Thallium" de 15 pulgadas
Luces diurnas LED
Ópticas traseras LED
SEGURIDAD
Airbags frontales y laterales delanteros
Alarma volumétrica y perimétrica
Apoya cabezas delanteros y traseros (5)
Asistente al frenado de urgencia (AFU)
Cinturones traseros de tres puntos (3)
Frenos ABS
Repartidor electrónico de frenado (REF)
CONFORT
Aire acondicionado manual
Aplique interior en color Mohair
Asiento del conductor con regulación en altura
Cierre centralizado de puertas con mando a distancia
Computadora de a bordo
Dirección asistida eléctricamente
Espejos retrovisores externos regulables eléctricamente
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con función de "un toque"
Pantalla táctil de siete pulgadas con kit manos libres, reproducción de audio AM/FM/USB/Bluetooth/Aux-In/MirrorScreen y audio streaming
Regulador/limitador de velocidad
Respaldo trasero rebatible enterizo
Seis parlantes
Volante regulable en altura y profundidad con comandos de radio y telefonía

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 18.490. 2 años o 50.000 km (extensible a 5 años o 100.000 km por U$S 650 + IVA)

COMERCIALIZA:

AFSA-Sadar. Paraguay 1579. Tel. 29020843 Web: www.peugeot.com.uy