Prueba: BYD Song Pro EV GS A/T (71 kWh)

viernes, 14 de mayo de 2021



Probamos al BYD Song Pro en su variante EV GS con un motor de 181 cv y 500 km de autonomía.

Autoblog evaluó al nuevo SUV compacto de BYD, el Song Pro, que llega en dos variantes mecánicas, híbrida enchufable y eléctrica. El primero es un plug-in-hybrid de 161 cv de potencia y el segundo, un eléctrico de 120 o 135 kW (161 o 181 cv) de potencia. Probamos a este último en versión GS.

El S5 es fue primer SUV compacto de BYD en ser comercializado en nuestro mercado y el tercero en su historia a nivel local. Fue presentado en el Salón de Shanghai 2015 y por estos lares llegó en mayo de 2017 (ver lanzamiento). Autoblog pudo evaluarlo por aquel entonces (ver prueba). Ese modelo, en su país de origen, siempre se denominó Song, en honor a la dinastía china gobernante en China entre los años 960 y 1279, que sucedió al periodo de las Cinco Dinastías y los Diez Reinos.

Este modelo tuvo una renovación en 2018 donde se actualizó a nivel estético y de equipamientos. Si bien pasó sin pena ni gloria en términos de ventas, se comercializó en nuestro país a finales de 2019 (ver lanzamiento) y más acá en el tiempo, en noviembre de 2020, se volvió a presentar con otra actualización más, ahora bajo la denominación Song (ver lanzamiento).

Pero junto a ese producto, en ese mismo momento se comenzó a comercializar en Uruguay también su segunda generación, llamada Song Pro (ver lanzamiento). La presentación oficial fue realizada en el Salón de Shanghái de 2019 (ver nota), a donde Autoblog pudo asistir e incluso conversar con el diseñador a cargo del estilo del Song Pro, así como también del nuevo lenguaje de estilo de BYD, el alemán Wolfgang Egger (ver entrevista). Este SUV llega a nuestro país importado desde la planta de Shenzhen, en China.

El Song Pro es el primer SUV que se ofrece en nuestro mercado con dos configuraciones mecánicas bajo la misma denominación: eléctrico e híbrido enchufable. Llega desde China en dos configuraciones, DM y EV. El primero es un plug-in-hybrid de 161 cv de potencia y el segundo, un eléctrico de 120 kW o 135 kW (161 o 181 cv) de potencia. Los precios al público van entre los U$S 55.990 y U$S 60.990, aunque mediante los beneficios para empresas, los vehículos eléctricos tienen un crédito fiscal entre un 50% al 107% sobre el precio al público. Autoblog pudo probar hace algunas al Song Pro EV GS A/T (71 kWh), y el análisis se transcribe a continuación.

Exterior

Como dije más arriba, por esas casualidades laborales, pude entrevistar en China en 2019 al actual jefe de diseño de BYD, Wolfgang Egger. Como bien suponen, es alemán, y su pasado está en el Grupo Volkswagen así como también en Alfa Romeo. Entre sus greatest hits están los Alfa Romeo 8C Competizione y 147, así como los Audi A5 Sportback o el A1 metroproject quattro, que luego dio vida al A1 de primera generación. Egger ahora también tiene en su currículum vitae al estilo de los nuevos modelos de BYD, incluidos los e2 (ver prueba), e3 (ver lanzamiento), Tang (ver prueba) y este Song Pro, entre otros.

El amigo Wolfie me comentaba en la entrevista que la marca está en la segunda generación del estilo de diseño "Dragon Face" (o "cara de dragón") que se representa en esa parrilla cromada en cascada que empezamos a ver en varios modelos nuevos de la marca. En un auto 100% eléctrico no tiene mucho sentido tener una parrilla. Pero el Song Pro tiene una y es enorme, como está siendo la tendencia actual. En términos de estilo, es un diseño bastante atractivo. Mucho, diría. Incluso me atrevo a decir que junto al Tang, es de los productos de China que más me gustan del mercado local. Listo, lo dije. Las ópticas principales incorporan luces diurnas y principales LED que además de un gran poder lumínico, le quedan bastante bien en la noche.

En lugar de usar esa falsa parrilla para esconder los puntos de carga de la batería, en este caso, los del Song Pro EV están en lugares conocidos: usa dos tapas como si tuviera dos depósitos de combustible, una a cada lado de la carrocería. De un lado está el de corriente contínua (DC) que también es el de carga rápida, pero al estar homologado para la norma de China, en Uruguay, al menos por ahora, no puede ser utilizado. En su lugar hay que valerse del otro punto de carga de corriente alterna y carga lenta (AC) que también nos recuerda a cuando tenemos que utilizar autos a combustión que cargan "jugo de dinosaurio".

El perfil lateral disimula mejor la presencia de la batería en el chasis que otros modelos que nacieron como vehículos a combustión que luego recibieron una variante eléctrica. Al ser un producto que se pensó desde el vamos como un EV, el Song Pro saca una ventaja en este sentido, aunque es un poco más alto que otros SUVs compactos de motor térmico. En términos de llantas y neumáticos, las primeras son de 19 pulgadas un tono gris, mientras que los segundos son unos Continental UltraContact UC6 SUV en medida 235/50 R19. Son cauchos de mucho agarre, pero ruidosos en asfaltos rugosos, aunque se los siente muy acordes para el buen ajuste de chasis que tiene el Song Pro. Más de esto, en el apartado dinámico.

Pasando al sector trasero, es donde las influencias de Audi provenientes del papá de estilo del Song Pro, se notan más. Utiliza unas ópticas full LED que dejan a la noche a este BYD con una estética "Knight Rider" muy cool cuando están encendidas las de posición o freno. También utiliza luces de giro secuenciales, también, recurso nacido en los tableros de la casa de Ingolstadt y que ahora todos copian. Un detalle es que el pilar C es bastante grueso e inclinado, pero la luneta es generosa. Por eso, la visibilidad hacia los ¾ posteriores es bastante correcta, mientras que la trasera es buena en líneas generales.

Este Song Pro es el segundo SUV de segmento C que BYD comercializa en Uruguay. Como dije más arriba, el otro es el Song "a secas" que se vende solo con una mecánica a combustión, haciendo que si no consideramos la parte "Pro" del nombre, el Song es el único modelo del mercado (SUV o no) que puede comprarse con tres tipos de propulsión: nafta, híbrido enchufable o 100% eléctrico. Pero no yéndome por las electro-ramas, voy con las dimensiones del Song Pro: 4.650 mm de largo, 1.860 mm de ancho, y 1.700 mm de alto, mientras que la batalla es de 2.712 milímetros.

Interior

Pasando al habitáculo, se respira el mismo ambiente que en los otros productos más nuevos de BYD. El habitáculo del Song primero te recibe con un asiento del conductor que se mueve hacia atrás de forma eléctrica para facilitar el acceso, luego colocándose en la posición que los habíamos memorizado una vez que encendemos el vehículo. En los asientos hay ajustes eléctricos (doce vías con tres memorias en conductor y cuatro vías en acompañante), calefacción, ventilación, y ajuste lumbar, mientras que el volante se regula en altura y profundidad, de forma manual.

La posición de manejo es la típica de un SUV compacto, es decir, alta incluso en su nivel más bajo. La butaca es muy cómoda, con mucho soporte para las piernas y torso, además de tener varios amenities como la calefacción, ventilación, ajuste lumbar, aunque le falta apenas un poco de apoyo extra para los muslos porque el asiento es corto para las personas más altas. Algo extraño es que el asiento del acompañante no puede regularse en altura siendo que tiene tantos otros ajustes. Y es un poco necesario que lo tuviera, porque la butaca queda muy elevada.


El instrumental, como sucede en los nuevos BYD, en el Song Pro es una pantalla digital de ocho pulgadas en donde se pueden ver los datos de velocidad y del tacómetro, así como también de flujo de energía o autonomía que nos queda en la batería. La resolución no solo es muy buena, sino que también presenta una abundancia de informaciones. Es similar al visto en el e2 y también en su contrapartida tricuerpo, el e3. Pero si esa pantalla no terminó de abrumarte, no te preocupes. Como está pasando en todos los últimos lanzamientos de BYD, hay otra de 10,1 pulgadas en el medio del habitáculo. 

Tiene AM/FM/Aux-In/2USB/Bluetooth/GPS, pero no hay compatibilidad con Android Auto ni Apple CarPlay o nada que se le parezca. En compensación por ese faltante, BYD decidió dotarla de un gadget único en el mercado: la pantalla se puede girar. Sí, leíste bien. Se la puede utilizar en formato tablet o apaisada. Es un gran "conversation piece" para tus acompañantes para cuando los lleves por primera vez en tu Song Pro. Aunque en mi caso, siendo el quinto BYD que pruebo con esta pantalla, cada vez me sorprende menos. Primero fue un "wow", en la segunda vez estaba más en un nivel "meh". Hoy, para serles franco, me resulta tan normal verla de nuevo, que incluso me olvido que puede girarse.


En términos de calidad de materiales, el Song Pro está en la parte más alta de los modelos que provienen desde China a nivel local. Hay muy pocos plásticos duros, en otras zonas utiliza unos de inyectado blando muy agradables al tacto, así como también se ven combinaciones entre texturas y apliques. Por lejos es el producto de BYD con mejor terminación que se ha vendido hasta ahora en nuestro mercado, así como también de todos los que se importan desde China. Incluso es más agradable y está mejor acabado que el habitáculo de su hermano mayor, el Tang. En este Song Pro hay varias piezas metálicas (de verdad), como los altavoces del equipo de audio o los paneles de puertas y consola revestidos en Alcantara. Se respira muy buen gusto y mucha solidez, por sobre todo.

Al tener la batería por debajo del piso, se suele viajar apenas más alto que en otros SUVs compactos a la alturas de los pies. Pero no por esto se resigna en comodidad. En el Song Pro el espacio sobra hacia todas las direcciones y tres adultos podrán encarar un viaje largo sin problemas, porque el piso es plano en el centro también. A su vez, los respaldos se rebaten para ganar más comodidad. En relación a los gadgets, hay dos puertos USB para dispositivos móviles, además de tener salidas de aire para la segunda fila de asientos. Y sí, lo otro destacado es el enorme techo solar panorámico y eléctrico que trae este producto en todas sus versiones.


El espacio del baúl es correcto, pero pequeño para un SUV de segmento C. Declara 406 litros de volumen que pueden ser ampliados con el respaldo trasero abatido segmentado en 60:40 hasta los 1.340 litros. A diferencia de otros autos eléctricos, no lleva un espacio dedicado para guardar los cables y cargadores. De fábrica trae un cargador doméstico de emergencia que con su estuche quitaba bastante espacio y cuesta acomodarlo en el espacio de cargas.

El auxilio, como ya se mencionó en la nota de lanzamiento, el Song Pro ni siquiera trae uno. En su lugar se vale de un kit de reparación de pinchazos. Incluso por debajo del piso del baúl tampoco hay espacio como para llevar un neumático de repuesto. En defensa de BYD, el espacio de cargas está muy bien presentado con revestimientos plásticos y alfombrados. Pero se olvidaron de que cuando rompamos un neumático, no habrá forma de guardarlo si venimos con el baúl cargado a tope o si nos quedamos tirados en el camino por algo más grande que un simple pinchazo, tendremos que llamar a un servicio de auxilio mecánico.


Motor, transmisión y batería

El Song Pro EV, tiene un motor eléctrico del tipo reversible síncrono de imanes de neodimio permanentes. En la versión GLX se denomina BYD-2015TZ-XS-D y produce 120 kW de potencia (161 cv), mientras que en la GS como la evaluada, se denomina BYD-2015TZ-XS-E y la potencia va hasta los 135 kW (181 cv), en ambos casos hasta las 9.000 rpm. El torque máximo es de 280 Nm desde 0 rpm en ambos casos.

La transmisión en todas las versiones eléctricas del Song Pro es una automática con reductor y una sola relación (BYDNT28). La autonomía teórica eléctrica es de 400 kilómetros con una sola carga para el GLX y 500 km para el GS (según el Nuevo Ciclo Europeo de Conducción). La batería es de NiMnCo (Níquel Magnesio Cobalto) con una capacidad de 59,1 kWh, 438 V de voltaje y 135 celdas para el nivel GLX, mientras que es de 71 kWh de capacidad, 525,6 V de voltaje y 135 celdas en el GS.


En relación a la recarga de la batería, se hace mediante un adaptador a conector del Tipo 2 a una toma de corriente doméstica. En el caso de las conexiones AC, tarda 9 o 10 hs, mientras que usando una conexión DC ese mismo tiempo baja hasta 1 hora o 1,5 horas para ir de 0 a 100%, para los GLX y GS respectivamente. Hay dos tipos de carga, uno DC de 60 kW y otro AC de 7 kW. Dejando la carta teórica de presentaciones, ¿cómo se comporta todo esto en la vida real? 

Como cualquier otro SUV eléctrico, si les soy sincero, porque no tienen mucha ciencia al respecto. Esto es: torque instantáneo y respuesta inmediata del pedal del acelerador en todas las circunstancias. Reitero lo mismo que ya dije en otras pruebas de eléctricos: la sensación reiterada de torque instantáneo es adictiva, pero nunca tenemos que olvidar que esa diversión muchas veces termina comprometiendo la autonomía general del vehículo. Al tener un control de tracción desconectable, al apagarlo, también es muy fácil hacer chillar los neumáticos en una aceleración contundente.


A su vez, con 280 Nm de torque, si bien la respuesta es en efecto instantánea, no llega a sorprender a nadie tampoco, pero logra una cuota de diversión bastante alta para ser un sport utility compacto de corte familiar. Comparándolo con otros modelos del segmento, no llega ni cerca a ser tan ágil como otros eléctricos que manejé, aunque sí lo es frente a un Yuan EV, por ejemplo. Pero tampoco es una herramienta para humillar a nadie en la salida de un semáforo. Digamos que es un eléctrico "modesto" de reacciones, pero que te puede llegar a sacar más de una sonrisa socarrona en un semáforo, sobre todo de 0 a 50 km/h, cumpliendo un tiempo más que respetable de 3,7 segundos para cumplir ese sprint.

Al igual que sucede en otros autos eléctricos, el Song Pro EV tampoco tiene una caja de cambios convencional, porque resulta innecesaria con la curva plana de torque que tienen de forma natural los eléctricos. Ni siquiera el selector es tradicional, sino que se parece más a un dial de una radio y por encima tiene los modos de conducción (ECO y SPORT, que cambian más que nada la respuesta del acelerador). Más allá de esto, sí hay una transmisión eléctrica que hace la reducción necesaria para que el motor trabaje en un régimen óptimo de revoluciones, no en términos de eficiencia sino de suavidad de manejo.


A diferencia de otros eléctricos, carece de una posición "B" (de "Battery") que ofrezca mayor resistencia al avance para aprovechar al máximo los descensos y frenadas, con el fin de trabajar con la regeneración de frenada y así cargar la batería. Pero BYD ofrece en el sistema multimedia una opción de regeneración más marcada cuando levantamos el pie derecho del acelerador, con una marcada desaceleración cuando además lo hacemos en una ruta o calle en bajada, por ejemplo. Solo cuenta con tres posiciones en el selector: P, D, N y R, es decir, estacionamiento, avanzar, neutral y reversa. Nada más.

Volviendo a la prueba, en uso mixto, durante mis trayectos de carretera y ciudad, con un 100% de la batería a velocidades legales (ruta entre 80 y 110 km/h), logré unos 475 kilómetros, por lo que los 500 km declarados existen también en condiciones reales. En ruta, por su parte, que rinde unos 450 km con una batería a tope, y manteniendo el régimen de uso en la zona más verde del económetro del tablero y sin tampoco recurrir tampoco al modo de conducción Sport. En ciudad, por su parte la autonomía fue de unos 490 km, nada mal tampoco. El consumo urbano fue de unos 16,20 kWh/100 km, mientras que el de ruta fue de 18,10 kWh/100 km y el mixto de 17,30 kWh/100 km.


Comportamiento dinámico

En términos dinámicos, el Song Pro no cae muy lejos de la receta vista en su hermano mayor, el Tang. El chasis cuenta en el eje delantero con un esquema tipo McPherson, mientras que en el trasero se vale de un esquema multilink, con un seteo bien clásico y cómodo en todos los ámbitos de utilización. Lo único que mejoraría es el radio de giro mínimo, que demanda varias maniobras para un cambio de frente o en estacionamientos. La dirección, en su defensa, está muy asistida, aunque en la ruta le vendría bien un poco más de dureza.

Este Song Pro EV goza de un esquema bastante refinado, pudiendo circular en la ciudad con un confort de marcha destacado, pudiendo filtrar calles en mal estado o empedrados sin problemas. En lo veloz, tiene un equilibrio de suspensiones que sorprende por la comodidad y la firmeza que conjuga. Es muy estable en la ruta, mientras que los neumáticos con su perfil 50 y rodado 19, no llegan a transmitir sequedades y ruidos de rodadura al habitáculo, por ejemplo, si queremos pasar por asfaltos gastados, vías férreas o lomos de burro. Aprueba con muy buena nota en ese aspecto, se lo percibe muy refinado en estos escenarios.


En el ámbito urbano tiene un logrado confort de marcha con un esquema que prioriza un andar con una suspensión tirando hacia lo suave y blando, otorgando una buena cuota de comodidad en el uso diario. BYD supo entender que el cliente promedio usará a la ciudad como campo de pruebas y en ese aspecto, este Song Pro cumple más que bien con la tarea. Además, al igual que otros eléctricos, es bastante más entretenido de manejar por tener esa respuesta instantánea del torque máximo desde cero revoluciones. Es un ejercicio adictivo.

En términos de agilidad de respuesta, al Song Pro EV GS le toma 7,23 segundos para ir de 80 a 110 km/h en ruta (la velocidad máxima registrada por Autoblog fue de 145 km/h), que es un tiempo algo escaso para un motor de esta potencia y torque declarados, siendo inferior al de otros con mecánica a combustión y 180-190 cv en promedio. El peso de las baterías se siente, aunque el torque inmediato para romper las inercias sea superior en comparación con el otros SUVs compactos y nafteros. No es veloz, pero sí ágil. Por eso sí gana en aceleraciones de 0 a 100 km/h: tarda unos tirando a modestos para 181 cv, 10,5 segundos.


Para completar el análisis del chasis viaja bien en lo recto, aunque el eje trasero puede llegar a mostrarse algo sensible ante los cambios bruscos de pavimento cuando el estado de la carretera no es el mejor y tiene más parches que paños de asfalto. Si bien el Song Pro EV no es un producto diseñado para salir a cubrir grandes distancias, por las mencionadas limitaciones de la autonomía, para las carreteras y rutas uruguayas muestra un comportamiento satisfactorio.

En las curvas exigidas inclina bastante la carrocería y se siente el peso en la parte baja del auto. La insonorización es excelente. Pero al tener un motor "mudo", se empiezan a escuchar ruidos de otro tipo como de rodamiento contra el pavimento y del viento en la ruta, aunque nada que atente contra el confort acústico, como dije más arriba. Cerrado el capítulo dinámico, vamos con lo que todos quieren saber de los eléctricos: si tarda mucho en cargar y si es más barato que un vehículo a combustión. Las respuestas son: sí, bastante. En ambas. 


Como ya es costumbre en este tipo de e-valuaciones (perdón por el chiste horrible), salí a la calle a medir consumos así como también tiempos y costos de recarga. Por ejemplo en un cargador público de 43 kW, para ir de 68% a 85%, me tomó unas 3:56 hs, a unos 5,9 kW de transferencia y consumiendo 15,90 kWh. Al ser cargados en un momento punta del día como la tarde/noche ($ 13,603 kWh, ver tarifario), el costo fue de unos 216 pesos para 450 km teóricos de autonomía eléctrica. Una verdadera bicoca.

Si hay algo que sigo sosteniendo al utilizar autos eléctricos es que es un tipo de vehículo que no puede concebirse sin tener un Wallbox en el domicilio, porque la tecnología de los vehículos está superando a la infraestructura pública a pasos agigantados. BYD Uruguay no lo incluye dentro del precio, ni tampoco su instalación. De todas formas trabajan con proveedores que los comercializan a un valor de aproximadamente U$S 800+IVA para aquel que los quiera. Es una inversión más que un gasto. Y sé que es una frase hecha, pero es la verdad.


Equipamiento

Aunque existen también dos versiones con la mecánica híbrida enchufable, el Song Pro EV tiene otros dos niveles distintos. Se denominan GLX y GS. El primero ofrece de serie: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), faro antiniebla trasero, computadora de a bordo, dirección electro-asistida, sistema multimedia DiLink con pantalla táctil de 10,1 pulgadas giratoria con AM/FM/2USB/Bluetooth/GPS/WiFi, sistema de sonido con seis parlantes con tecnología surround, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, tapizados en eco-cuero, asientos delanteros con regulación eléctrica (ocho vías en conductor y manual en acompañante) con ajuste lumbar y calefacción, encendido/apagado a distancia, luces traseras LED con luces direccionales dinámicas, encendido automático de luces, luces delanteras full LED con luces de todo clima con función de luz de curva, alarma, instrumental digital LCD de ocho pulgadas, botón de encendido/apagado, llave manos libres (Keyless), modos de conducción (ECO/SPORT), respaldo trasero rebatible y reclinable 60:40, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, espejos exteriores plegables eléctricamente con desempañador y luces de proximidad, climatizador automático de dos zonas con salidas de aire posteriores, tomas USB para carga de smartphones en las plazas traseras (2), cámara de retroceso y 360º, techo solar panorámico eléctrico doble, freno de estacionamiento electro-mecánico (EPB) con función auto-hold (AVH), barras de techo longitudinales, cargador inalámbrico para smartphones (Qi), calentador y enfriador de baterías, sistema de recuperación de energía a través del frenado, volante con vibración, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, espejo retrovisor interior con anti-encandilamiento automático, portón trasero con apertura/cierre eléctricos, iluminación ambiental interior, sistema de purificación de aire (PM2.5), alerta sonora para peatones (VSP), levantavidrios eléctricos con sistema de "un toque", y llantas de aleación de 19 pulgadas sobre neumáticos en medida 235/50 R19.

El nivel EV GS como el evaluado, suma o reemplaza sobre el EV GLX: portón trasero con apertura/cierre eléctricos con función "manos libres", asientos delanteros con regulación eléctrica (doce vías con tres memorias en conductor y cuatro vías en acompañante), calefacción, ventilación, y ajuste lumbar, sistema de sonido con nueve parlantes con tecnología surround, luces de aproximación dinámicas, tapizados en cuero premium, parabrisas frontal con aislamiento térmico y acústico, y cámara interior.


Además tiene algunas comodidades que no están en el listado, como por ejemplo, que las funciones del climatizador se pueden comandar desde una función en el volante, así como también desde ahí se puede girar la llamativa pantalla central táctil. Otro elemento ya visto en otros BYD eléctricos o híbridos, es que desde la llave se puede encender y apagar el vehículo, pero también estacionarlo a distancia pudiendo incluso girar las ruedas a voluntad. 

Pese a todos estos gadgets para sorprender a los invitados de un asado en la vuelta a casa, al Song Pro EV igual le faltan tres cosas: compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay, estacionamiento asistido (con tantas cámaras y sensores, es raro que no lo tenga) y que la butaca del acompañante se pueda regular aunque sea de forma manual en altura. Sacando estos ítems, la dotación es bastante buena en líneas generales.


Seguridad

Este es otro apartado en el que BYD no dejó nada afuera. Ambos niveles del Song Pro EV, traen de serie una dotación de seguridad completísima. Sin dudarlo, a nivel local al menos, es uno de los vehículos de origen chino con mejor equipamiento en este aspecto. Ofrecen: seis airbags, frenos ABS+EBD, controles de tracción (ASR) y estabilidad (VDC), control de descenso en pendientes (HDC), asistente de arranque en pendientes (HHC), sistema de anulación de freno (BOS), sistema de asistencia de frenado hidráulico (HBA), sistemas avanzados de asistencia al conductor -ADAS, incluyendo: advertencia de cambio de carril involuntario (LDWS), sistema de alerta de tráfico cruzado trasero (RCTA), sistema de frenado automático de emergencia (AEB), reconocimiento de señales de tránsito (TSR), asistente para cambio de carril (LCA), control de velocidad crucero adaptativo (ACC)-, anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, cinco apoyacabezas, cinco cinturones inerciales de tres puntos, y monitoreo de presión de neumáticos (TPMS).

La variante GS evaluada, por su parte, solo suma un elemento: alerta de punto ciego (BSD). En relación a las asistencias a la conducción, el ACC trabaja entre los 30 y 150 km/h, el AEB por encima de los 30 km/h, mientras que la advertencia de cambio de carril involuntario (LDWS) y el asistente para cambio de carril (LCA), trabajan encima de los 60 km/h. Por último, el alerta de punto ciego, se activa a partir de los 30 km/h.


Los frenos son de discos ventilados adelante y sólidos atrás. El poder de detención es excelente, mientras que el pedal de freno se vuelve algo esponjoso de más ante reiteradas detenciones, pero nada que complique el desempeño. Otro detalle, más pintoresco, es que la carrocería tiende a balancearse hacia adelante y atrás en estas ocasiones, casi como si de un barco en altamar se tratase. Los controles de tracción y estabilidad son bien celosos, no se pueden desconectar por completo y trabajan horas extras cuando queremos bajar al suelo todos los numeritos del trío mecánico.

Precio y garantía

El precio de venta al público del BYD Song Pro EV GS A/T (71 kWh) es de U$S 60.990, mientras que para empresas hay un precio por COMAP, que si se presenta la compra del vehículo como un proyecto de inversión, reduce el precio a unos más interesantes U$S 44.000. La garantía es de 5 años o 100.000 km, y de 8 años u 500.000 km para la batería, demostrando la confianza que tiene BYD en las baterías que ellos mismos producen. Luego está el Song Pro EV GLX A/T (59,1 kWh) a U$S 56.990, mientras que el precio por COMAP para empresas es de U$S 40.000.

Este BYD Song Pro EV GS A/T (71 kWh) no tiene rivales directos por el momento. Lo más similar, más que nada por segmento y propulsión, es el Mercedes-Benz EQA (ver lanzamiento) que se comercializa a U$S 85.990 precio público y U$S 59.990 para empresas. La autonomía teórica es de 426 kilómetros con una sola carga, y tiene un motor eléctrico capaz de 140 kW de potencia (190 cv) y 375 Nm de torque máximo, acoplado a una transmisión automática con reductor y una sola relación. La garantía, por su parte, es de 2 años sin límite de kilometraje 8 años o 160.000 km para la batería, que dicho sea de paso, tiene una capacidad de 80 kWh. La diferencia entre ambos es tan grande de precio, que no compiten.


Conclusión

Al igual que ya sucediera con los otros eléctricos de BYD evaluados por Autoblog, si a este Song Pro EV se lo piensa como una compra por fuera de los beneficios que pueden aprovecharse siendo titular de una empresa, el e1 no es una compra lógica por ninguna parte. Los vehículos eléctricos, si vamos al caso, no son accesibles acá ni en ninguna otra parte del planeta, porque es una tecnología que aún no se ha masificado lo suficiente para que los costos de producción bajen tanto.

Es cierto, todas son flores si lo vemos desde el punto de vista operativo. En relación al usuario particular, al menos en el caso del Song Pro EV, así como de otros modelos eléctricos que se están presentando por estos días, son un bien escaso en la oferta local, así como también no están atrayendo clientes que estén dispuestos a pagar el precio de venta al público. Se trazan comparaciones absurdas con modelos híbridos que, al estar más amortizada la tecnología, hoy tienen precios más accesibles y lógicos.


Pero hace 20 años, estábamos parados en la misma baldosa comparándolos con los vehículos a combustión como si fueran un futuro inalcanzable, cuando hoy hay híbridos a precios de nafteros. Al final el ser humano, es el único animal que tropieza dos veces con la misma batería. En este SUV, además, se presenta en un paquete muy agradable en términos dinámicos, de calidad interior así como de equipamientos y asistencias a la conducción. En lo personal, creo que este Song Pro EV es el mejor exponente que BYD ofrece a nivel local. Y no dentro de su gama actual, sino de todo lo que ofrecieron hasta ahora. Sí, prefiero a este SUV más convencional, al demencial Tang DM con sus 564 cv y 950 Nm. El Song Pro EV resulta ser más sensato y refinado que su hermano mayor en varios sentidos.

A su vez, con el constante aumento de los precios de los combustibles fósiles y los embotellamientos urbanos que cada vez son más comunes en nuestro país, pero en especial en Montevideo, el vehículo eléctrico surge como una gran solución a estos problemas. Al menos en Uruguay en términos de infraestructura y velocidad de recarga de estos EVs, todavía el camino está todavía un poco verde. Pero BYD ya lo está pavimentando muy rápido con la gama de eléctricos más amplia del mercado. Y este Song Pro EV, es el mejor representante de esta familia de productos. Así como la prueba de que los EVs no son el futuro, sino el presente que a los uruguayos nos está esperando a la vuelta de la esquina.


A favor
  • Agilidad en ciudad
  • Autonomía en ciudad y ruta
  • Calidad de materiales y terminaciones
  • Capacidad del baúl
  • Conjunto motor/transmisión/chasis
  • Confort de marcha
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Diversión de manejo
  • Equilibrio de suspensiones
  • Equipamientos de seguridad y confort
  • Garantías
  • Precio (para empresas)
  • Tecnologías aplicadas
En contra
  • Prestaciones modestas
  • Sin neumático de auxilio
  • Tiempos de recarga
  • Visibilidad ¾ trasera limitada
  • Wallbox no incluído en el precio








FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Motor eléctrico
Tipo: generador reversible síncrono de imanes de neodimio permanentes
Potencia máxima (cv-kW/rpm) 181-135/9.000
Torque máximo (Nm/rpm) 280/0
Batería
Tipo: NiMnCo (Niquel Magnesio Cobalto)
Tensión nominal (V): 525,6
Celdas: 135
Capacidad máxima (kWh): 71 kWh
TRANSMISIÓN
Reductora eléctrica y una sola relación
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia electromecánica
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de discos sólidos
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: independiente tipo McPherson con barra estabilizadora
Trasera: independiente multilink con barra estabilizadora
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 235/50 R19
Rueda auxiliar: N/D
Velocidad máxima (km/h) >150
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,5
Consumo (Wh/km) N/D
Autonomía ciudad (km) N/D
Autonomía mixta (km) 500
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 406/1.340
Peso en vacío (kg) 1.885
Peso en orden de marcha (kg) N/D
Largo total (mm) 4.650
Ancho total (mm) 1.860
Alto total (mm) 1.700
Distancia entre ejes (mm) 2.712
Despeje al suelo (mm) 150

Galería: BYD Song Pro EV GS A/T (71 kWh) | Créditos: Autoblog y Diego Olivera.Prueba BYD Song Pro EV GS A/T (71 kWh)

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Barras de techo longitudinales
Luces delanteras full LED con luces de todo clima con función de luz de curva
Luces traseras LED con luces direccionales dinámicas
Faros traseros LED
Llantas de aleación de 19 pulgadas
Techo solar panorámico eléctrico doble
SEGURIDAD
Alerta sonora para peatones (VSP)
Airbags delanteros y laterales frontales y de cortinas
Apoyacabezas delanteros fijos y traseros regulables en altura (5)
Asistente de arranque en pendientes (HSA)
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Cargador inalámbrico para smartphones (Qi)
Cinturones traseros de tres puntos con limitador de esfuerzo (5)
Controles de tracción (ASR) y estabilidad (VDC)
Frenos ABS+EBD
Sistemas avanzados de asistencia al conductor -ADAS, incluyendo: advertencia de cambio de carril involuntario (LDWS), sistema de alerta de tráfico cruzado trasero (RCTA), sistema de frenado automático de emergencia (AEB), reconocimiento de señales de tránsito (TSR), asistente para cambio de carril (LCA), alerta de punto ciego (BSD), y control de velocidad crucero adaptativo (ACC)-
CONFORT
Asientos delanteros con regulación eléctrica (ocho vías en conductor y manual en acompañante) con ajuste lumbar y calefacción
Botón de encendido/apagado
Cámara de retroceso y 360º
Cámara interior
Calentador y enfriador de baterías
Climatizador automático de dos zonas con salidas de aire posteriores
Dirección asistida eléctricamente
Encendido a distancia
Espejos exteriores plegables eléctricamente con desempañador y luces de proximidad
Espejo retrovisor interior con anti-encandilamiento automático
Freno de estacionamiento electro-mecánico (EPB) con función auto-hold (AVH)
Iluminación ambiental interior
Instrumental digital LCD de ocho pulgadas
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema de "un toque"
Llave inteligente manos libres (Keyless)
Luces de aproximación dinámicas
Modos de conducción (ECO/SPORT)
Parabrisas frontal con aislamiento térmico y acústico
Portón trasero con apertura/cierre eléctricos con función "manos libres"
Respaldo trasero rebatible y reclinable 60:40
Sensores de estacionamiento traseros
Sistema de purificación de aire (PM2.5)
Sistema de recuperación de energía a través del frenado
Sistema de sonido con nueve parlantes con tecnología surround
Sistema multimedia DiLink con pantalla táctil de 10,1 pulgadas giratoria con AM/FM/2USB/Bluetooth/GPS/WiFi
Tapizados en cuero premium
Tomas USB para carga de smartphones en las plazas traseras (2)
Volante en cuero multifunción regulable en altura y profundidad con vibración

PRECIOS Y GARANTÍA:

U$S 60.990 (Precio por COMAP para empresas: U$S 44.000). Garantía: 5 años o 100.000 km (8 años o 500.000 km para la batería).

COMERCIALIZA:

Sadar. Paysandú 1083. Tel. 29020843. Web: www.byd.com.uy