Prueba: Jeep Compass Limited 2.4 AT9 AWD

jueves, 26 de abril de 2018



Probamos a la segunda generación del Jeep Compass en su variante Limited 2.4 AT9 AWD.
Durante cuatro días evaluamos durante más de 740 kilómetros al Jeep Compass en su versión más equipada, llamada Limited. Está equipada con la mecánica Tigershark MultiAir 2.4 litros de 174 cv de potencia, tracción AWD y una transmisión automática de nueve marchas. El test, a continuación.

Si bien existió otro SUV compacto de Jeep casi al mismo tiempo (el Patriot), el que más gente reconoce porque también fue más popular, es el Compass. Nacido en 2007 como el "baby-Jeep" en la era pre-Renegade y pre-FCA, este modelo tenía un estilo que no fue bien aceptado por los más puristas seguidores de la marca. Conocido como el MK49, este producto se fabricó en los Estados Unidos hasta el año 2017, cuando vio la luz su reemplazante.

Esta segunda generación del Jeep Compass (ver lanzamiento) fue presentada a nivel mundial en el Salón de San Pablo de 2016 (ver nota). Para nuestra región se produce en la planta brasileña de Goiana, Pernambuco junto a los Jeep Renegade (ver lanzamiento) y Fiat Toro (ver nota) con los que comparte plataforma y mecánicas, ya sea las nafteras como la turbodiesel 2.0 de 170 cv, que no tenemos por estos lares.


Un dato curioso de este producto es que cambia su definición dependiendo de donde se produce. Por ejemplo, para los mercados abastecidos por la planta de Toluca, Mexico, el Compass es el MP/552. Para nuestra región, con origen Brasil, es el M1/551, y para el mercado asiático, fabricado en Guangzhou, China y Ranjangaon, India, se denomina M4/553 y M6/556. En diciembre del año pasado llegó a Uruguay tras una preventa que comenzó en octubre (ver lanzamiento) adelantándose a la llegada de las primeras unidades (ver nota).

En Uruguay se comercializa desde esa fecha en dos versiones Sport 2.4 MT6 FWD (U$S 41.990) y Limited 2.4 AT9 AWD (U$S 58.990). Si bien Autoblog ya estuvo manejándolo el año pasado en Brasil durante el Jeep Experience Jalapão (ver nota), hace un par de semanas atrás entró a nuestro garage una unidad del Compass Limited para su evaluación completa. Y ahora se transcribe a continuación.


Exterior

El primer Compass fue un eterno incomprendido. No era "bonito". Tampoco se parecía a un Jeep de los de siempre. Quería ser muchas cosas al mismo tiempo y terminó siendo ninguna. Pero para la segunda generación los diseñadores de la marca decidieron mirar a su catálogo actual y utilizar como musa inspiradora al Grand Cherokee (ver lanzamiento).

Por eso ahora sí se reconoce al instante como un Jeep gracias a detalles de diseño característicos y tradicionales, como la parrilla de siete ranuras y los pasos de rueda trapezoidales. Los marcos característicos de los faros cuentan con una firma LED de luces diurnas, y en esta versión Limited además van asistidas por ópticas con Xenón, de gran poder lumínico.


Una línea del techo más curva que en la generación previa, así como paragolpes y pasos de rueda poderosos crean un lateral bastante atractivo. En esta versión Limited aparece una moldura cromada que envuelve las ventanillas y que rodea completamente el vehículo, junto con el techo pintado en color negro brillante. Lo otro que llama la atención son las enormes llantas de aleación de 18 pulgadas que van montadas sobre neumáticos Pirelli Scorpion Verde en medida 225/55 R18.

En la parte trasera del Compass vemos que tiene los grupos ópticos traseros en formato LED, con una forma fina y rectangular, y al igual que pasa en el Grand Cherokee, fluyen hacia el portón posterior. Además del emblema "Limited", la otra forma de diferenciar desde atrás a esta versión de la Sport más accesible es mediante una doble salida de escape cromada a la extrema derecha del paragolpes.


El Compass mide 4.394 mm de largo, 1.819 mm de ancho, y 1.645 mm de alto. La distancia entre ejes, en tanto, es de 2.636 milímetros. Si lo comparamos con la generación anterior (ver lanzamiento), las dimensiones cambiaron en todas las cotas, aunque no aumentaron tampoco en todos los casos, algo poco común en la industria de hacer todo más grande a medida que los productos avanzan.

Por eso esta segunda generación es 54 mm más corta, 7 mílímetros más ancha, 73 mm más baja pero ganando nada menos que un milímetro de distancia entre ejes. Sí, esos fueron los cambios. Jeep logró con esto hacer un producto más atractivo para las masas, pero como veremos en el apartado que sigue a continuación, la reducción de tamaño en algunas medidas no repercute en una peor habitabilidad.


Interior

Al igual que su hermano menor, el Renegade, este Compass cuenta con numerosos "easter eggs", que son pequeños guiños de diseño simpáticos como ser una salamandra (símbolo de los escaladores) escondida en la base del parabrisas, un monstruo del Lago Ness en la luneta, pasando por las huellas de neumáticos del Willys MB presentes en el habitáculo. También en la parte interna del pilar C está la bandera norteamericana y en otras piezas también aparece el frontal del Willys grabado, así como en el tambor de encendido dice "to new adventures!".

Ya que lo menciono al interior, en términos de calidad también representa un salto frente a su antecesor, que abusaba de los plásticos rígidos y una presentación algo triste. Ahora el Compass cuenta con un nivel más cuidado, con piezas de aluminio macizo (presente en las levas de cambio al volante), abundancia de plásticos de inyectado blando y aquellos más rígidos están pensados para soportar todo el maltrato posible. Si bien no llega a ser referencia del segmento en este aspecto, se acerca bastante a los que sí lo son: Peugeot 3008, Honda CR-V, o Volkswagen Tiguan Allspace.


La posición de manejo, que como buen SUV es bien alta incluso en su ajuste más bajo del asiento. De todas formas el Compass permite bajar la butaca un poco más que sus rivales. Presenta también una amplia regulación en altura y profundidad del volante, por lo que sentarse a gusto en este Jeep llevará solo unos minutos. Las butacas son muy cómodas y sus tapizados son en cuero para esta versión Limited. Por el precio se podrían pedir regulaciones eléctricas, al menos en la butaca del conductor.

El instrumental tiene dos elementos de aguja, tacómetro y velocímetro con buena iluminación en la noche y lectura clara. En el medio va un display LCD a color de siete pulgadas pulgadas dedicado a la completísima computadora de a bordo que incluye funciones de la multimedia, configuración del vehículo e incluso temperatura del aceite. 


A sus lados van los otros dos medidores que faltaban, temperatura del líquido refrigerante (que en la computadora se puede ver en grados también) y el medidor de combustible en el depósito. Ah, el instrumental tiene otro "easter egg" más, me olvidaba: la computadora tiene de fondo un gráfico que simula un suelo de desierto resquebrajado.

En el centro de la consola todos los Compass llevan una pantalla multimedia táctil UConnect de siete pulgadas con AM/FM/MP3/Aux-In/USB/Bluetooth, además de conectividad con Android Auto, Apple CarPlay y comandos vocales. Es una interfaz conocida por usuarios tanto de Jeep como de otros productos del Grupo FCA, yendo desde un popular Fiat a un exclusivo Maserati. Podría tener navegador integrado, como se ofrece en otros mercados, pero con la compatibilidad con teléfonos inteligentes y sus mapas propios, se soluciona fácil ese faltante.


Las plazas traseras son muy cómodas más allá de que el respaldo se sienta algo firme y plano. Dos adultos de 1,80 m podrán ir con bastante comodidad en viajes de corta y media distancia, ya que el espacio para la cabeza y piernas es generoso. Mientras que si en las plazas laterales van niños podrán llevar su silla colocada ya que hay anclajes para sillas infantiles de serie que trabajan con la normativa i-Size (y también ISOFIX, claro está), además del clásico TopTether.

En el caso de tener que llevar tres adultos atrás, el respaldo y asiento central es algo más firme en su mullido, mientras que el túnel de transmisión (justificado en esta versión con tracción integral) no robará tanto espacio como en otros rivales, dejando un piso bastante plano. Si bien la habitabilidad es bastante buena para llevar cinco pasajeros adultos, en este sentido Volkswagen sigue siendo referencia con el espacio masivo de su Tiguan Allspace (ver prueba).


El baúl cuenta con un volumen de 390 litros ampliables hasta los 1.181 litros, si rebatimos el respaldo trasero en proporción 60:40. Es la menor capacidad del segmento y un poco menor también que la generación previa. Eso puede ser visto como una contra para muchas familias que busquen mucho espacio. Más allá de sus dimensiones el espacio está bien presentado con una bandeja rígida de buena calidad, un piso plano, anillas para una red de equipaje, dos luces y portaobjetos varios.

Una de las explicaciones de la poca capacidad de baúl es que a diferencia de otros rivales, el Compass no trae el infame neumático de auxilio temporario. En su lugar lleva un Pirelli Scorpion Verde 225/55 R18 idéntico a los otros cuatro, incluso con llanta de aleación y más abajo, es decir, por fuera del habitáculo, hay un esquema de suspensión independiente y todo el sistema de tracción. Por eso se quita tanto espacio. Es el síndrome de la frazada corta: tapa los pies o la cabeza, ambos no.


Motor y transmisión

La mecánica elegida para el Compass en nuestro mercado es un viejo conocido de las filas de FCA. Se trata del TigerShark MultiAir de origen Jeep, aunque usado también por algunos productos de Dodge y Fiat en otros mercados. Es un 2.360 cc de cilindrada, cuatro cilindros, 16 válvulas con apertura variable, e inyección indirecta multipunto secuencial. 

Produce 174 cv de potencia a las 6.400 rpm y un par máximo de 229 Nm a las 3.900 vueltas. La transmisión puede ser una manual de seis relaciones como es el caso del nivel Sport o una automática secuencial de nueve relaciones, que es la que lleva el Limited probado. Más adelante este año está previsto que el Sport incorpore una opción de caja automática, pero con seis marchas, es decir, la misma que lleva el Renegade (ver contacto).


Este motor se caracteriza por ser correcto en su funcionamiento y muy silencioso por debajo de las 3.000 vueltas que aprueba con una nota satisfactoria para andar en ciudad, mientras que su respuesta más acorde a la potencia que declara aparece más arriba en el tacómetro. Recién por encima de las 4.000 rpm es donde este 2.4 saca sus mejores colores, percibiéndose más voluntarioso ante el pie derecho y con más agilidad en su respuesta. Es una receta bien yankee: mucha cilindrada, poca compresión.

Si tomamos en cuenta que es un vehículo pesado (1.644 kg en orden de marcha), podremos entender la falta de respuesta en baja que tiene este motor, especialmente a la hora de recuperar velocidad, aunque tampoco llega a ser nada que deje con gusto a poco. Recordemos que es producto de carácter familiar y su mecánica no es de las más modernas del segmento ni tampoco tiene un turbocompresor, por lo que esto no sorprenderá a nadie tampoco que haya manejado un SUV similar de este segmento.


La transmisión automática secuencial de nueve relaciones con función manual (AutoStick) además de levas al volante. Para esta versión, Jeep se unió a la firma alemana ZF, uno de los principales especialista mundial en el diseño y fabricación de transmisiones automáticas. En el Compass utiliza a la caja denominada a nivel comercial como "AT9" y desde la nomenclatura técnica es la ZF 948TE.

Al igual que ya experimenté en el Cherokee hace unos cuantos años atrás (ver prueba), esta caja hace las marchas a un régimen cercano, 2.500 vueltas en condiciones normales, es decir, sin exigir al acelerador más allá de su recorrido medio. Tiene una primera y segunda marcha bastante largas para darle agilidad a una carrocería bastante pesada. Para tener una idea, las 1ª y 2ª son de 4,7:1 y 2,84:1 respectivamente, mientras que las tres últimas (7ª, 8ª y 9ª) están relacionadas con 0,70:1, 0,58:1 y 0,48:1. En la realidad, la 9ª marcha entra en acción recién después de los 125 km/h.


La caja, por su parte, es muy suave en el pasaje de las marchas y permite trabajar en modo AutoStick mediante las levas al volante, aunque siempre dependiendo del régimen que la electrónica considere el más recomendable para cuidar al conjunto. Es decir, no permite rebajes de más de una marcha, por ejemplo. Un detalle agradable: las levas son metálicas (aluminio) con un anodizado negro, cuando sus rivales e incluso SUVs de segmentos superiores al Compass usan unas de plásticos bastante ordinarios.

Jeep declara para esta versión Limited una velocidad final de 192 km/h, una aceleración de 0-100 km/h en 10,3 segundos, mientras que en materia de consumos la marca no comunica cuáles son las prestaciones con esta transmisión automática secuencial de novena. Pasando a los números reales, los mejores valores obtenidos durante la prueba fueron: 12,5 litros cada 100 km en el ciclo urbano (bastante elevado), 7,9 l/100 km en ruta (normal para esta potencia/mecánica/peso, aunque no excelente) y por último, 10,2 l/100 km en ciclo mixto (también un poco alto). El depósito de combustible aloja 60 litros y el peso en orden de marcha es de 1.644 kilogramos.


Comportamiento dinámico

La última vez que estuve en un Compass fue en uno de los lugares más inhóspitos del territorio brasileño con unas temperaturas que superaban los 40ºC al mediodía y con más tierra, polvo y cansancio encima que un trabajador minero. Es decir, fueron condiciones de evaluación más duras que las que se pueden tener en suelo uruguayo, pero sirvieron también para demostrar que este producto está desarrollado para mucho más que el clásico circuito urbano de llevar a los chicos al colegio o la escapada de fin de semana al campo o la playa.

Por eso este Jeep cumple con creces en ser un SUV inmune a pozos y empedrados gracias a una suspensión que prioriza el confort de marcha y filtra todas estas inconveniencias así como también van asistidas por un despeje de 223 mm, que si bien es correcto, un generoso babero plástico que tiene adelante hace que sea propenso a tocar en entradas de garage, en badenes, o al pasar alegre un lomo de burro. La dirección, en tanto, es eléctrica y de asistencia correcta en ciudad, aunque en la ruta si bien se torna más firme a altas velocidades, aunque no por eso se vuelve más comunicativa.


Tiene un gran equilibrio de suspensiones que contribuye a un andar confortable y relajado, aumentado gracias a una buena insonorización en líneas generales, tanto a nivel de mecánica como también eólico. Solo recién pasadas las 4.000 rpm se dejará escuchar el 2.4 en el interior, aunque su sonido no es desagradable y en casos de asfaltos en mal estado o con una superficie rugosa, los neumáticos también aprueban con buena nota, no dejando transmitir rumorosidades hacia el habitáculo.

Pasando al motor 2.4 como ya dije, está bien adaptado para un uso racional y hasta diría que le sobra paño para estos menesteres. Responde de forma correcta en todas las salidas y tiene reacciones lógicas para los 174 cv que declara, pero la caja automática sosega en parte la respuesta con marchas muy suaves y lineales que le bajan los humos al impulsor para recordarle al usuario que es un SUV familiar, a pesar de que esa sigla en su etimología tiene escondida a la palabra "Sport" en alguna parte.


El matrimonio mecánico hace que el 2.4 pueda viajar en el ámbito urbano a 70 km/h en D7 a tan solo 1.200 rpm, un régimen casi irrisorio. Pese a que estamos ante un motor que no comulga con la idea del downsizing, sino que apela a un concepto más old school de la ingeniería, podemos ver que el Tigershark y la caja de novena se llevan bastante bien, aunque tampoco practican milagros en términos de consumos de ciudad. Acá los motores downsizing de baja cilindrada con turbo llevan la batuta frente a los there's no replacement for displacement como este que mueve al Compass.

En ruta, por su parte, el chasis demuestra una solvencia que pocos SUVs pueden demostrar en este segmento. Se lo percibe sólido, estable, bien plantado y en curvas muestra las inclinaciones esperables de un sport utility de suspensiones blandas que carga con algo más de una tonelada y media de masa para que las inercias jueguen con ella. No está seteado para entregar un manejo veloz o divertido, sino que se decanta más por uno maduro, y por sobre todo, muy cómodo.


En lo personal me gusta razonarlo como un Renegade con la madurez que le faltaba al chasis de aquel modelo para salir de la ciudad con más holgura. La motorización, en tanto, junto al resto del conjunto mecánico son un combo ideal para pasar varias horas en la ruta, pudiendo viajar a 110 km/h en D7 a 2.000 vueltas, mientras que si pasamos el selector al modo manual se puede forzar una D8 y D9 a esa velocidad para viajar a 1.600 y 1.400 rpm respectivamente.

A su vez, si bien la caja es suave y tiene un funcionamiento acorde a las intenciones de los clientes de este segmento, no es de las más rápidas. Más allá de esto, las recuperaciones en ruta presentan cifras lógicas y que no escapan a tiempos ágiles en cuestión. Por ejemplo, para ir de 80 a 110 km/h, la caja baja de séptima a tercera y le toma al Compass unos 6,95 segundos en ganar esa velocidad.


Pero al ser un Jeep y tener tracción integral, también había que probarlo en off-road. La travesía en la Jeep Experience Jalapão me dejó en claro que la versión Trailhawk (que acá no se comercializa) tiene todos los atributos para encarar lo que sea, desde el sistema de tracción hasta los neumáticos de uso mixto. Pero la Limited tiene unos pensados para el asfalto así como un despeje menor que aquel (culpa del mencionado babero), que le limitan bastante las capacidades que este chasis y el sistema de tracción ofrecen. Es una pena y ojalá en algún momento Jeep Uruguay pueda traerlo.

De todas formas el nivel Limited evaluado usa el selector de tracción Jeep Active Drive Low de acople automático y sistema Select-Terrain con cuatro modos de utilización. En el automático el sistema trabaja solo, en nieve trabaja con un reparto del torque 60:40, y arranca en 2ª marcha, mientras que en arena y barro transfiere hasta un 100% del par al eje trasero, reduciendo también la acción del control de estabilidad/tracción. También cuenta con la función 4x4 Lock, que reparte el par motor 50:50 de forma on demand. Es decir, es un sistema muy eficiente. Solo que no lo acompañan los neumáticos de esta versión.


Equipamiento

La gama del Compass (al menos por ahora) se divide en dos escalones, Sport y Limited. El primero tiene de serie en materia de confort: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos, y bloqueo), climatizador automático bi-zona con salidas de aire para las plazas traseras, espejo interno con anti-encandilamiento automático, espejos exteriores calefaccionados, dirección electro-asistida (EPS), tapizados en tela, asiento del conductor con regulación en altura, barras de techo longitudinales, faros antiniebla delanteros (con función de curva) y traseros, luces diurnas LED, grupo ópticos traseros con LEDs de freno y posición, alarma, alerta de velocidad, computadora de a bordo con pantalla TFT 3,5", respaldos traseros rebatibles 60:40, sensores de estacionamiento traseros, cámara de retroceso, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, freno de estacionamiento eléctrico, control de velocidad crucero con limitador de velocidad, sistema de monitoreo de consumo Eco:Drive, pantalla multimedia táctil de siete pulgadas con AM/FM/MP3/Aux-In/USB/Bluetooth/Android Auto/Apple CarPlay y comandos vocales, seis parlantes, espejos laterales y manijas color negro, y llantas de aleación de 17 pulgadas sobre neumáticos en medida 245/65 R17.


El Limited probado, en tanto, suma o reemplaza sobre el listado anterior: tapizados en cuero, sensor de lluvia, encendido automático de luces, techo en color negro, espejos exteriores con función de plegado eléctrico y calefaccionados, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad con levas de cambio integradas, faros delanteros de Xenón con luces diurnas LED, computadora de a bordo con pantalla LCD a color de siete pulgadas, selector de tracción Jeep Active Drive Low de acople automático y sistema Select-Terrain para nieve, arena, barro o automática, sistema Keyless Enter 'n Go con encendido/apagado por botón, respaldo del pasajero rebatible, espejos laterales y manijas color carrocería, salida de escape doble cromada, y llantas de aleación de 18 pulgadas sobre los neumáticos en medida 225/55 R18.

Es una dotación correcta para ser un nivel tope de gama, pero si empezamos a mirar con atención, Jeep podría haberle agregado un techo solar eléctrico, sensores de estacionamiento delanteros, butacas delanteras con regulación eléctrica, o asistente de estacionamiento semi-automático, que son elementos que el nivel Limited sí ofrece en otros mercados, como por ejemplo, el argentino o brasileño.


Seguridad

El apartado de seguridad cumple bastante bien. Todos los Compass, sin importar la versión, traen de serie: airbags frontales delanteros, laterales delanteros, de cortinas y de rodillas para conductor, cinco apoyacabezas y cinco cinturones inerciales de tres puntas, anclajes i-Size y TopTether para sillas infantiles, asistencia al frenado (BAS), asistente de arranque en pendientes (HSA), control de estabilidad (ESC), control de estabilidad para remolques, control de tracción (ASR), frenos ABS+EBD, sistema de mitigación de vuelcos (ERM), monitoreo de presión de neumáticos (TPMS), y sistema de alerta de frenada de emergencia (RAB).


Si bien es una dotación correcta, en Brasil, desde donde llega importado a Uruguay, este modelo ofrece como opcional elementos de asistencia a la seguridad como alerta de ángulo ciego (BSM), control de crucero adaptativo (ACC), luces automáticas (AHB)  y sistema de alerta de colisión frontal (FCW). Ojalá en algún momento se puedan elegir, aunque sea como un paquete extra aparte, estos ítems de seguridad que por los precios de este tipo de vehículos, ya deberían ser de serie en 2018.

Los frenos son de discos ventilados adelante y de discos sólidos atrás. Ante frenadas de emergencia no manifiesta fatigas y siempre se detiene en línea recta, aunque las distancias podrían ser más acotadas en algunas ocasiones y el cabeceo del tren delantero es acusado también, producto de la altura de la carrocería. Pasando a los controles de tracción y estabilidad, pueden desconectarse (en forma parcial) por debajo de los 65 km/h, aunque ante la menor pérdida de adherencia encima de esa cifra, vuelven a activarse por completo.


Precio, garantía y competidores

El nivel denominado Limited 2.4 AT9 AWD probado por Autoblog se comercializa a U$S 58.990 y con una garantía de 2 años o 50.000 kilómetros. Luego por debajo está el nivel Sport 2.4 MT6 FWD que cuesta unos más accesibles U$S 41.990. Son valores lógicos en el caso del modelo de entrada de gama, mientras que el evaluado está apenas por encima de la gran mayoría de la competencia más directa, pero nada fuera de mercado tampoco.

Mirando al Limited evaluado, si tomamos en cuenta que estamos ante una versión con caja automática, AWD y tope de gama, en realidad la política de precios y dotación que consiguió Jeep Uruguay es bastante lógica. Y aunque parezca extraño, el público se está volcando más a esta versión que a la entrada de gama: durante diciembre, que fue el primer mes de entregas, se comercializaron más unidades del Limited que del Sport, en una relación 10 a 2. Y eso que hay una brecha de U$S 17.000 entre ambas.


La lista de rivales es muy variada si solo se toman en cuenta versiones tope de gama con tracción integral: Chevrolet Equinox 1.5 T Premier AWD A/T (U$S 46.990), Honda CR-V 1.5 Turbo i-VTEC EX-L AWD CVT (U$S 57.500), Mazda CX-5 2.0 SKYACTIV-G AWD Extra Full A/T (U$S 56.990), Mazda CX-5 2.5 SKYACTIV-G AWD Extra Full A/T (U$S 61.990), Nissan Qashqai 2.0 Exclusive AWD X-Tronic CVT (U$S 49.990), Nissan X-Trail 2.5 Exclusive AWD X-Tronic CVT (U$S 62.990), Subaru Forester 2.0i-S CVT AWD (2S) (U$S 56.800), y Volkswagen Tiguan Allspace 2.0 TSI Highline DSG 4MOTION (U$S 52.290).

Como verán todos están más o menos en ese entorno de precios. Si solo consideramos a los tope de gama, sin tomar en cuenta que tengan tracción delantera o integral, el otro listado es este: Hyundai Tucson 1.6 T-GDi 2WD Limited GLS DCT (U$S 55.990), Kia Sportage 2.0 2WD EX Plus Techo A/T (U$S 49.990), Mazda CX-5 2.0 SKYACTIV-G 2WD Extra Full A/T (U$S 51.990), Mitsubishi New Outlander 2.0 2WD GLS CVT (U$S 49.990), Nissan X-Trail 2.5 Advance 2WD X-Tronic CVT (U$S 55.990), Nissan Qashqai 2.0 Advance 2WD X-Tronic CVT (U$S 42.990), Peugeot 3008 Allure 1.6 THP 165 EAT6 (U$S 53.000), Toyota RAV4 Plus 2.0 CVT 2WD (U$S 46.990), y Volkswagen Tiguan Allspace 1.4 TSI Highline DSG (U$S 46.190).


Conclusión

Hoy pocas marcas respetan el espíritu off-road en el universo de los SUVs como Jeep. También es una de las que vive de una herencia de más de 70 años que la hacen (junto a Land Rover) de las únicas que saben imprimirle a todos sus productos una cuota de aventura en su ADN.

El uso que se le da a los SUVs, sin embargo, no puede estar más alejado del barro, la tierra o los médanos tramposos de una costa. Por más que un producto tenga un eficiente sistema de tracción, un chasis pensado para soportar pedradas y golpes, es muy probable que sus capacidades jamás sean explotadas al máximo por el gran grueso de sus usuarios.


Jeep sabe eso. Pero también conoce a la perfección que sus clientes gustan de saber que pueden ir a donde quieran con sus productos. Aunque después su aventura más extrema sea sobrevivir a un embotellamiento veraniego de tres horas en la Interbalnearia volviendo del Este con dos niños con hambre en las plazas traseras.

Compass tiene la capacidad de poder sobrevivir a eso, pero también a una incursión en un terreno complicado, donde los usuarios de otros SUVs se tendrían que sacar los mocasines antes de siquiera pensar en meterse ahí. Si bien junto al Renegade, son los dos productos más urbanos de la marca, ambos tienen el espíritu y el ADN de la marca, grabado a fuego. Me quedó clarísimo al verlos circular por uno de los terrenos más engañosos y duros que manejé en mi vida: Jalapão.


Es que los SUVs como este Compass siguen la misma idea de los relojes deportivos que dicen "sumergible hasta 200 metros". Muchos superan los miles de dólares en valor. Tienen piezas complicadas de relojería, lucen estatutarios, pueden darte el tiempo en La Figurita así como también el de Londres y son también una declaración de ingresos enroscada en tu muñeca, de la misma forma que tu auto lo es en tu garage.

Pero al igual que un sport utility con tracción integral como este Jeep, esos relojes estarán más cerca del agua que sale de una canilla de una cocina, que de las profundidades del Océano Atlántico. Eso sí, también es muy posible que si su dueño tiene un Compass, va a poder llegar más cerca de la orilla que todos los otros dueños de un reloj caro con sus SUVs.



A favor
  • Calidad de fabricación y materiales
  • Confort de marcha
  • Comportamiento dinámico y off-road
  • Diseño
  • Equipamientos de seguridad y confort
  • Habitabilidad general y espacio interior
  • Sistema de tracción eficiente

    En contra
    • Capacidad del baúl
    • Consumos elevados (en especial en ciudad)
    • Respuesta del motor en baja
    • Neumáticos poco aptos para off-road




    FICHA TÉCNICA

    MOTORIZACIÓN
    Cilindrada (cc) 2.360
    Número de cilindros: 4
    Número de válvulas: 16
    Relación de compresión: 10,0:1
    Diámetro x carrera (mm): 88,0 x 97,0
    Inyección: indirecta multipunto secuencial con sistema MultiAir de apertura variable de válvulas
    Potencia máxima (cv/rpm) 174/6.400
    Torque máximo (Nm/rpm) 229/3.900
    TRANSMISIÓN
    Caja de velocidades automática secuencial de nueve velocidades con función AutoStick
    Tracción integral con sistema Jeep Active Drive Low de acople automático y Select-Terrain para nieve, arena, barro o automática
    DIRECCIÓN
    De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable (EPS)
    FRENOS
    Delanteros: de discos ventilados
    Traseros: de discos sólidos
    EJES - SUSPENSIÓN
    Delantera: independiente tipo McPherson de brazos oscilantes y con barra estabilizadora
    Trasera: independiente tipo McPherson de uniones transversales/laterales y con barra estabilizadora
    NEUMÁTICOS
    Dimensiones: 225/55 R18
    Rueda auxiliar: 225/55 R18
    PRESTACIONES
    Velocidad máxima (km/h) 192
    Aceleración 0/100 km/h (s) 10,3
    Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: N/D
    DIMENSIONES / PESO
    Capacidad del baúl (l) 390/1.181
    Peso en vacío (kg) N/D
    Peso en orden de marcha (kg) 1.644
    Largo total (mm) 4.394
    Ancho total (mm) 1.819
    Alto total (mm) 1.645
    Distancia entre ejes (mm) 2.636
    Capacidad del tanque de combustible (l) 60
    Despeje al suelo (mm): 223
    Capacidades off-road (º): Ángulo de ataque: 17,2 - Ángulo ventral: 31,9 - Ángulo de salida: 23,2

    Galería: Jeep Compass Limited 2.4 AT9 AWD | Créditos: Autoblog y Diego Olivera (oliverafotografo.com.uy).

    EQUIPAMIENTO

    EXTERIOR
    Barras de techo longitudinales
    Faros delanteros de Xenón con luces diurnas LED
    Faros antinieblas delanteros (con función de curva) y trasero
    Faros traseros con LEDs de freno y posición
    Llantas de aleación de 18 pulgadas
    Salida de escape doble cromada
    Techo en color negro
    SEGURIDAD
    Airbags frontales delanteros, laterales delanteros, de cortinas y de rodillas para conductor
    Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
    Anclajes i-Size y TopTether para sillas infantiles
    Asistencia al frenado (BAS)
    Asistente de arranque en pendientes (HSA)
    Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
    Control de estabilidad (ESC)
    Control de tracción (ASR)
    Distribución electrónica del frenado (EBD)
    Frenos ABS
    Monitoreo de presión de neumáticos (TPMS)
    Sistema de mitigación de vuelcos (ERM)
    Sistema de alerta de frenada de emergencia (RAB)
    CONFORT
    Alarma
    Asiento del conductor regulable en altura´
    Cámara de retroceso
    Cierre centralizado con mando a distancia
    Control de velocidad crucero con limitador de velocidad
    Computadora de a bordo con pantalla LCD a color de siete pulgadas
    Dirección asistida eléctricamente
    Encendido automático de luces
    Espejo interno con anti-encandilamiento automático
    Espejos retrovisores externos eléctricos plegables eléctricamente y calefaccionados
    Freno de estacionamiento eléctrico
    Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema one touch
    Pantalla multimedia táctil de siete pulgadas con AM/FM/MP3/Aux-In/USB/Bluetooth/Android Auto/Apple CarPlay y comandos vocales
    Respaldo del pasajero rebatible
    Respaldo trasero rebatible 60:40
    Selector de tracción Jeep Active Drive Low de acople automático y sistema Select-Terrain para nieve, arena, barro o automática
    Seis parlantes
    Sensor de lluvia
    Sensores de estacionamiento traseros
    Sistema de monitoreo de consumo Eco:Drive
    Sistema Keyless Enter 'n Go con encendido/apagado por botón
    Tapizados en cuero
    Volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad con levas de cambio integradas

    PRECIO Y GARANTÍA:

    U$S 58.990. Garantía: 2 años o 50.000 km

    COMERCIALIZA:

    Sevel Uruguay S.A. General Paz 1305. Tel. 26040939. Web: www.jeep.com.uy