Segunda conquista: Jeep presentó en Brasil al nuevo Compass

martes, 27 de septiembre de 2016



Así luce la segunda generación del Jeep Compass. Se producirá en Brasil y llegará a Uruguay en 2017.
FCA presentó este lunes a la noche a la segunda generación del Compass, su SUV para el segmento C. Se producirá en Pernambuco para la región y en México para el resto de los mercados del mundo, utilizando la plataforma de los Jeep Renegade y Fiat Toro. Llegará a Uruguay en el correr del 2017.

Tras haber presentado en Brasil al Renegade, el primer Jeep producido en el Mercosur (ver lanzamiento), ahora FCA presentó anoche en ese mercado a la segunda generación del Compass, que también se comenzará a producir en la planta de Goiana, en Pernambuco, compartiendo línea de montaje con otro producto de la alianza Fiat-Chrysler, la Fiat Toto (ver nota). Para los mercados restantes, se fabricará en Toluca, México.

Este segundo Compass compartirá con esos modelos la plataforma así como numerosos elementos técnicos. En materia de diseño se distingue por un avance frente a la primera generación (ver lanzamiento), tan criticada por su estilo "cuadrado". Ahora el Compass luce como una "mini-Grand Cherokee", pero también tomando algunos rasgos de diseño del Renegade sin recurrir a tantas líneas rectas.


En el frente cuenta con luces LED, al igual que en la parte posterior, mientras que en las versiones Trailhawk (tope de gama), podrá contar de serie con faros de Xenón. Al igual que su hermano menor, el Renegade, este Compass contará con numerosos "easter eggs", que son pequeños guiños de diseño simpáticos como ser una salamandra (símbolo de los escaladores) hasta el monstruo del Lago Ness, pasando por las huellas de neumáticos del Willys MB.

En materia de equipamientos, promete una dotación bastante completa. Por ejemplo, habrá de serie o en opción dependiendo de los niveles de equipamiento: Keyless Enter’n’ Go (de serie a partir de la versión Longitude), pantalla configurable de TFT (disponible todas las versiones) en el cuadro de instrumentos, volante con comandos de control de velocidad crucero, (incluyendo ACC), de limitador de la velocidad y de audio, asientos delanteros eléctricos (conductor de ocho posiciones y pasajero de cuatro), sistema multimedia Uconnect con pantalla táctil de 8,4", navegador GPS incorporado, cámara de estacionamiento trasera y conexiones Bluetooth y USB, controles de aire acondicionado y comandos de voz, o sistema de audio Beats, de 506 Watts de potencia, con nueve parlantes y subwoofer, solo por citar algunos.


El paquete de serie de seguridad incluye, entre otros ítems, control electrónico de estabilidad (ESC), sistema antivuelco (ERM), sistema de monitoreo de presión de neumáticos (TPMS), control de velocidad crucero, asistente de arranque en pendiente (HSA), frenos a disco en las cuatro ruedas con ABS, anclajes ISOFIX para sillas infantiles, faros antiniebla con función cornering, control de torque dinámico (DST), etc. Los airbags de serie, en tanto, serán solo dos delanteros.

Entre los opcionales, se incluyen los dos airbags laterales, dos de cortina y uno para las rodillas del conductor, totalizando siete airbags. También se encontrarán opcionalmente el control de velocidad crucero adaptativo (ACC), monitoreo de cambio de carril (LDW), luces automáticas (AHB) y el aviso y prevención de colisión frontal (FCWP), que engloba el frenado automático. Otro ítem es el sistema de estacionamiento automático o Park Assist, como lo denomina Jeep.


Pasando a las motorizaciones, en Brasil habrá dos. Una naftera 2.0 Tigershark de 166 cv de potencia y 200 Nm de par máximo. Irá asociado a una transmisión automática de seis relaciones, que en la versión Trailhawk podrá contar con levas de cambio al volante de forma opcional. La tracción, en tanto, será solo delantera.

La otra motorización es conocida de Renegade y Fiat Toro, el Multijet 2.0 turbodiesel de 170 cv de potencia y 343 Nm de torque máximo disponibles desde las 1.500 vueltas. En este caso la tracción será la 4x4 Jeep Active Drive Low, mientras que la transmisión será una automática secuencial de nueve velocidades.


Por su parte, el Compass Trailhawk difiere de los niveles Sport y Longitude por tener una suspensión 2 cm más alta, neumáticos especiales de uso mixto, placas extras de protección de carrocería y adhesivo negro en el centro del capot. Al contrario de lo que uno puede imaginarse, estos detalles tienen una función práctica: eliminar el enceguecimiento del conductor, bloqueando reflejos indeseables del sol u otra fuente externa de luz. Por todo eso, esta versión recibe el sello Trail Rated 4x4, probando que el vehículo superó los criterios Jeep en cuanto a articulación, distancia al suelo, maniobrabilidad, vadeo de agua (hasta 48 cm) y tracción.

En Recife, Brasil, por estos días se está realizando la presentación regional a la prensa latinoamericana, y su debut al gran público se llevará a cabo en el próximo Salón de San Pablo, en noviembre. La llegada al mercado uruguayo, si bien todavía es una incógnita, es muy posible que se realice en el correr del año próximo, sin fechas ni precios comunicados por el momento.


Video: Jeep Compass