Prueba: Hyundai Tucson Limited 1.6 T-GDi 2WD DCT

viernes, 22 de octubre de 2021



Probamos al renovado Hyundai Tucson en su variante Limited, tope de gama.

Durante cinco días evaluamos a la cuarta generación del SUV más vendido de Hyundai a nivel mundial. Probamos al Tucson en su variante tope de gama, Limited, con el nuevo impulsor 1.6 litros turbo de 180 cv de potencia asociado a una transmisión automática DCT de doble embrague y siete marchas.

No comenzaré ahondando en la historia del Tucson porque eso ya fue hecho en 2017, al momento de la prueba de la tercera generación del SUV más exitoso de la historia de Hyundai (ver prueba), y más acá en el tiempo con su última actualización de equipamientos y estética, en el año 2019 (ver prueba). Así que para no perder mucho el tiempo, iremos directo y sin escalas con la cuarta generación del modelo, que es la que nos convoca ahora.

Se denomina internamente como NX4 y fue presentado mundialmente en septiembre de 2020 (ver nota). Si bien es un modelo global al igual que en generaciones previas, por primera vez con una variante de batalla larga y una de batalla corta. La versión de corta mide 4.500 mm de largo, 1.865 mm de ancho y 1.650 mm de alto mientras que la distancia entre ejes es de 2.680 milímetros. En el Tucson extendido, el largo se va a 4.630 mm y la batalla a los 2.755 mm. Además, sumó versiones mild-hybrid e híbridas enchufables (PHEV).


Pero estas novedades, al menos por ahora, son para otros mercados. No tendremos en Uruguay al Tucson largo ni tampoco a sus variantes hibridadas en el corto plazo al menos. El pasado 26 de agosto se presentó de forma oficial en Uruguay con dos niveles de equipamiento (Safe y Limited) importado desde UlsanCorea del Sur en ambos casos con la misma mecánica 1.6 litros turboalimentado de 180 cv de potencia asociado a una transmisión automática secuencial de doble embrague y siete marchas (DCT).

De aquellas gamas kilométricas que supo tener Tucson (con más de diez versiones en algunos casos), ahora la cuarta generación se simplificó mucho, con solo dos. El Safe 1.6 T-GDi 2WD DCT (U$S 51.990) como "entrada de gama", aunque ya veremos que viene muy completo de base, y el Tucson Limited 1.6 T-GDi 2WD DCT (U$S 59.990) que es el más equipado (ver lanzamiento). Con una unidad de este último, es que Autoblog tomó contacto durante cinco días para conocerlo a fondo. Y la evaluación se transcribe, a continuación.


Exterior

Bien dicen que la primera impresión es la que cuenta. Y en el caso de este Tucson de cuarta generación, no podría ser más cierto. Mucho más que una simple evolución del modelo de la generación anterior, el nuevo Tucson representa un cambio radical para Hyundai en términos de diseño. Presenta una carrocería más grande y ancha que su predecesor. y es el primer SUV de la marca surcoreana que se desarrolla desde cero de acuerdo con la identidad de diseño "Sensuous Sportiness" de la compañía.

La parte más destacada del diseño es el frontal. Cuando las ópticas están apagadas, la parte delantera del Tucson aparece cubierta de patrones geométricos oscuros, sin que se distingan las exclusivas luces de conducción diurna, que están integradas en la parrilla. Esta versión Limited tiene de forma exclusiva faros delanteros full LED con luces diurnas con función de luz de curva y sistema activo de luces largas (HBA) y que detecta por la noche, tanto los vehículos que se aproximan como los que se encuentran en el mismo carril, y cambia de luz larga a luz de cruce según corresponda, reduciendo el riesgo de deslumbramiento en otros conductores.


En el lateral las superficies crean un contraste muy grande entre una silueta elegante y unas superficies en forma de cuña muy marcadas, lo que según Hyundai, sugiere un movimiento hacia adelante incluso cuando está parado. Las tensas formas se fusionan en los pasos de rueda, donde las llantas de aleación toman protagonismo. Utiliza unas de 18 pulgadas en ambas versiones ofrecidas en Uruguay, y en la unidad de pruebas iban montadas sobre unos neumáticos Nexen Roadian GTX en media 235/60 R18.

En la parte trasera, los grupos ópticos tienen los mismos detalles de luces ocultas paramétricas del frontal y dan continuidad a este esquema de diseño. El paragolpes trasero del Tucson también integra detalles de patrones paramétricos con un efecto tridimensional, junto con las luces de giro posteriores, que quedan algo bajas y muchos conductores que vengan demasiado cerca del vehículo, es probable que no sepan cuando vamos a girar en una esquina. Es un detalle de diseño cuestionable cuando menos. También para diferenciar al nivel Safe del Limited evaluado, la forma es muy simple: molduras delanteras y traseras exteriores en color gris plata en el tope de gama, color carrocería en el nivel más accesible.


Es un diseño muy agradable en términos generales y llama mucho la antención en la calle, incluso en este tono tan oscuro que oculta demasiado los trazos de estilo. Hay un par de detalles que me resultan agradables, además del frontal con las "ópticas ocultistas". El primero es que es el primer modelo de Hyundai que emplea un limpiaparabrisas trasero ocultos, que se esconde debajo del spoiler. Y el otro es el logotipo de Hyundai en un cristal liso que parece tridimensional, pero que en realidad no sobresale de la superficie exterior, lo que supone una alternativa a los tradicionales emblemas utilizados en la industria.

Pasando a las cotas, este nuevo Tucson utiliza una nueva plataforma (la N3 de Hyundai-Kia) compartida con su hermano mayor, el Santa Fe (ver lanzamiento). Por lo que ahora cuenta con 20 mm más de longitud, 15 mm más de anchura y una distancia entre ejes que se ha incrementado en 10 mm en relación a la generación anterior. En términos de números, esta cuarta generación tiene una longitud de 4.500 mm, un ancho de 1.865 mm, un alto de 1.665 mm y una distancia entre ejes de 2.680 mm.


Interior

Al acceder al interior del Tucson, encontramos un diseño muy distinto al de la generación anterior. El nuevo estilo es denominado por Hyundai como "Interspace", y según ellos, es como "entrar en una habitación perfectamente organizada donde las preocupaciones cotidianas desaparecen." Tal vez a Hyundai lo esté asesorando Marie Kondo. Nunca lo sabremos. Lo que sí es que es un habitáculo muy agradable en términos generales y reitero, no se parece en nada al modelo precedente.

Lo que no cambió (por suerte) es en términos de calidad. Y es más, esta versión Limited lleva un poco más allá ese concepto por la tapicería (presente también en los paneles de puerta y consola) y algunos apliques interiores que utiliza. Hay plásticos de inyectado blando en toda la parte superior (incluso hasta la base del parabrisas) y puertas, mientras que los (pocos) rígidos que hay se sienten duraderos. Las puertas cierran con la solidez de una bóveda bancaria. Incluso los mandos de limpiaparabrisas y ópticas tienen un nivel de calidad y detalle que ni en marcas premium se encuentra. Es muy superior al anterior.


Sentarse al volante, por el contrario, es casi un déjà vu del modelo anterior. La butaca va alta incluso en la posición más baja (en esta versión además tiene regulaciones eléctricas con dos memorias incluyendo una lumbar) y el volante se puede ajustar tanto en altura como alcance, además de calefaccionarlo en esta versión. El resultado es una posición de manejo cómoda y elevada, aunque el cojín del asiento podría tener un par de centímetros más para apoyar mejor los muslos. Para este nivel Limited los asientos delanteros vienen calefaccionados y ventilados (amén por esto en estos meses que nos vamos acercando al verano).

Donde sí hay un salto notorio es en términos de tablero y pantallas. Ahora los Tucson abandonaron los instrumentales analógicos para pasar de lleno a lo digital. Es más, en la consola central no hay un solo botón ni tecla. Son todos comandos capacitivos en un panel con tratamiento en el odioso piano black, que junta más huellas que el pasamanos de un ómnibus además de complicar mucho la operación cuando estamos en movimiento. Ojalá esto sea una moda pasajera y vuelvan los comandos físicos a los autos.


El instrumental pasó a tener de serie en todas las versiones un display configurable de 10,25 pulgadas TFT con computadora de a bordo y muchísimas funciones. Además la estetica cambia en función de los modos de conducción que utilicemos (Normal/Sport/Eco/Smart), sumando un quinto diseño que se denomina "Cube" con un tacómetro y velocímetro dentro de un cubo. ¿Por qué? No tengo idea, les pintó hacer eso, pero el diseño es un espanto visual. Por el contrario, los otros estilos que presenta, son muy agradables.

Al centro de la consola está el sistema multimedia con una pantalla táctil de 10,25 pulgadas con AM/FM/2USB-A/iPod/Bluetooth/Android Auto/Apple CarPlay. Es de las más intuitivas del segmento y no cuesta agarrarle la mano a todas las funciones que ofrece, que dicho sea de paso, son muchísimas. Eso sí, en Latinoamérica no tiene navegador integrado, pero se soluciona (mientras haya señal o mapas descargados al dispositivo) con el espejamiento de los smartphones. Ya que los menciono, de serie en ambas versiones el Tucson ahora trae un cargador inalámbrico (Qi) para esos aparatejos del demonio.


Quiero reparar en dos detalles que son únicos del Tucson. El primero es que por primera vez en un vehículo Hyundai, la tecnología oculta Multi-Air Mode emplea una combinación de salidas de aire directas e indirectas para el aire acondicionado y la calefacción. Cuando se activa este modo, el aire se dispersa a través de las nuevas ranuras múltiples ubicadas en la parte delantera, además de por las salidas normales. El volumen de aire sigue siendo el mismo, pero la dispersión reduce el contacto directo con el aire y lo suaviza. Este modo se puede activar y desactivar según las preferencias del conductor.

Lo otro es que con el sistema walk-in-device, el conductor puede deslizar y reclinar el asiento del pasajero mediante un botón ubicado en el respaldo para mejorar la comodidad de los ocupantes de los asientos delanteros o traseros. Es una gran solución, pero también un entretenimiento de los pasajeros posteriores para ir molestando al que va sentado adelante del lado derecho. Pero por el contrario, para no molestarlos a ellos, el sistema multimedia tiene un "modo de descanso" que permite que los ocupantes de la primera fila escuchen el audio seleccionado, incluida la radio, las llamadas o cualquier otro sonido que se transmita a través de Bluetooth, Apple CarPlay o Android Auto, sin que dicho audio se transfiera a los altavoces traseros para no molestar a los pasajeros que están durmiendo, por ejemplo.


Como mencioné más arriba, la nueva plataforma le permite al Tucson tener una distancia entre ejes que se ha incrementado en 10 mm en comparación con la generación anterior. El resultado es que los pasajeros de las plazas traseras pueden disfrutar de 26 mm de espacio adicional para las piernas. Si bien el espacio para los pasajeros posteriores ya era bueno en el modelo previo, ahora es un poco mejor incluso. Son plazas posteriores muy amplias para dos adultos, habiendo mucho espacio para las piernas y cabezas de los que viajen allí. 

Un tercer adulto podrá ir sentado en el medio, sin el mismo nivel de confort que aquellos en los laterales, porque hay un mínimo falso túnel de transmisión y un respaldo más duro, para viajes de corta y media distancia no será algo problemático. Además se pueden reclinar los respaldos con generosidad para poder viajar un poco más cómodos.


En términos de amenitades, hay salidas de aire acondicionado y dos tomas USB-A para cargar dispositivos electrónicos, así como un generoso techo solar eléctrico y panorámico. Punto destacado también es el sonido, que en este nivel Limited corre por cuenta de ocho parlantes de la firma Bose.

El baúl, por su parte, ahora cuenta con 582 litros de capacidad (antes 488), que de no ser suficientes, rebatiendo el respaldo trasero en partes asimétricas (60:40) pueden lograrse 1.903 litros de capacidad (antes 1.478). Por debajo del piso de cargas, está el neumático de auxilio de misma marca, llanta y medida que las titulares. Una costumbre ejemplar de varios productos de marcas de origen surcoreano que otras deberían imitar.


Motor y transmisión

En términos mecánicos, conserva al impulsor de la tercera generación, aunque mejorado en su entrega de potencia y par. Se trata del Smartstream Gamma T-GDi de Kia-Hyundai. Tiene 1.598 cc de cilindrada, distribución variable de válvulas (CVVT), inyección directa (GDi), turbocompresor, intercooler y 16 válvulas. Es capaz de producir 180 cv de potencia a 5.500 rpm, y un par máximo de 265 Nm entre las 1.500 y 4.500 vueltas. La transmisión es una automática secuencial de doble embrague y siete relaciones, denominada DCT.

Este 1.6 T-GDI Smartstream presenta la primera tecnología de control de válvula continuamente variable (CVVD) del mundo. El sistema CVVD optimiza el rendimiento del motor y la eficiencia del combustible al mismo tiempo que es respetuoso con el medio ambiente. La tecnología de control de válvulas regula la duración de la apertura y cierre de la válvula en función de las condiciones de conducción. Este es el único sistema que puede cambiar la duración de la apertura de la válvula durante un viaje, dependiendo de las condiciones. Esta tecnología aumenta el rendimiento en un 4%, la eficiencia de combustible en un 5% y reduce las emisiones en un 12%.


Si bien el impulsor es una evolución del Gamma T-GDi anterior, las sensaciones que deja el nuevo impulsor son muy similares a aquel, y por ende, positivas. Es un motor que a partir de las 1.500-2.000 rpm ya muestra toda su elasticidad y potencial. También es una mecánica que permite la dualidad de uso. Si queremos manejar relajados, va bien insonorizado, es bastante silencioso incluso a regímenes medios y también se presenta como un conjunto suave y refinado, al igual que lo fuera su antecesor. Es que este es el sentimiento general con esta nueva generación. Es una pulida fuerte sobre un buen producto anterior.

Valen las mismas apreciaciones para la transmisión. Podría decir que no le envidia nada a las más famosas de origen alemán, pero sería ser injusto. Es un poco más suave que aquellas en el paso de las marchas, en especial si usamos el modo manual, pero no las iguala en la rapidez de respuesta entre cambios. En tren de reclamarle algo, pediría que tuviera un par de levas al volante para sacarle mejor el jugo. Pero eso mismo también se puede hacer desde el selector y como suele pasar con todos los Tucson, esta cuarta generación tampoco es un producto que nos invite a un manejo enérgico o deportivo, sino todo lo contrario. En otros mercados tiene a este motor combinado con uno eléctrico de 44,2 kW junto a una batería de polímero de iones de litio de 1,49 kWh en la versión Hybrid. Logra una potencia combinada interesante de 230 cv.


En términos de prestaciones oficiales, Hyundai declara 201 km/h de velocidad máxima y una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,0 segundos. No hay cifras de consumos en sus cifras de fábrica. En la unidad probada de todas formas logré unos números bastante buenos para este peso y potencia, que compararé entre paréntesis con el anterior Tucson probado, es decir, el de tercera generación. 

En ciudad el mejor registro conseguido fue 8,3 (8,2) l/100 km, mientras que en ruta y combinado las cifras fueron 6,3 (6,0) y 7,3 (7,1) l/100 km respectivamente. El depósito de combustible tiene 54 (62 en el anterior) litros de capacidad, que si bien es menos que en el modelo anterior, es una cifra correcta. Para cerrar el apartado mecánico y motriz, el peso en orden de marcha declarado es de 1.463 kg (1.528 kg).


Comportamiento dinámico 

Más allá de tener una plataforma que es toda nueva, las sensaciones dinámicas que deja esta cuarta generación del Tucson son muy similares a las de su antecesor, solo que ahora en un nivel más alto de refinamiento general. Al igual que en aquel, el esquema de suspensiones sigue el mismo planteo con un tren delantero que utiliza un esquema independiente McPherson con barra estabilizadora en el eje delantero, en tanto que el trasero se vale de un sistema multilink.

Las suspensiones al igual que en la anterior generación, tienden hacia lo blando en comparación con otros rivales de segmento. Hyundai buscó darle un equilibrio justo entre dinámica y confort que considero logra de forma muy correcta, porque no se da esa sensación de ir surcando olas en una lancha. Este nuevo Tucson se siente muy bien aplomado en todos los ámbitos de uso. En la ciudad es un producto fácil de llevar gracias a la correcta asistencia de la dirección y un despeje que si bien no es de los más generosos (177 mm), durante la prueba jamás tocó abajo.


El conjunto mecánico, por su parte, va holgado en ciudad y se destaca el trabajo de insonorización que tiene no solo a nivel del impulsor (recién se lo oye arriba de las 5.000 rpm), también en lo que respecta a vientos, tierra y rodamiento de los neumáticos, aunque por el tamaño del rodado podríamos asumir de antemano que molestan en términos de ruido, pero no. Los burletes también son de primer nivel no dejando que se filtre agua ni polvo al habitáculo, algo que pasa tanto en las puertas como en el baúl.

Por otra parte, mantiene el selector llamado "Drive Mode" que permite elegir cuatro modos de conducción, Eco y Sport, además del Normal que su nombre ya lo dice todo y uno denominado Smart, que adapta el modo en función del tipo manejo que le demos. El primero ayuda a mejorar los consumos haciendo que el pedal del acelerador tenga un accionar más "adormecido" y las marchas pasan a unas tranquilas 2.000 vueltas. Con el segundo se aumenta la respuesta del acelerador y los cambios se suceden 500 rpm más arriba. Además en el modo "manual", el la transmisión estira las revoluciones hasta el corte de la inyección.


Usando el modo Eco se tendrá una respuesta más calmada, pero por instinto pisaremos más a fondo el acelerador. Los consumos no varían tanto si desconectamos esta función, por lo que es una mejor opción aprovecharlo cuando hacemos varios kilómetros a velocidad constante en la ruta, por ejemplo. Para la ciudad, el 1.6 junto con la caja de séptima trabaja a apenas 1.500 vueltas en D6 a unos 70 km/h. El modo Sport por el contrario, se aumenta la capacidad de respuesta del acelerador y logrando que el motor GDi se sienta más ágil en su accionar, subiendo el régimen en 500 rpm y bajando la marcha a D5.

En consecuencia este seteo hace que las marchas se estiren un poco más y los consumos sean más elevados, pero tampoco mucho. Por eso el consejo es el siguiente: solo usen el modo Eco o Smart en ruta y el Sport cuando quieran impresionar a sus conocidos sobre el SUV que compraron. Saliendo a la carretera el impulsor viaja a 1.900 rpm en D7 a 110 km/h (D6 a 2.500 rpm en Sport) y en relación a los adelantamientos, tarda apenas 5,03 segundos para pasar de 80 a 110 km/h, con la transmisión bajando de D7 hasta D3, que es un tiempo similar al de la generación previa, cumpliendo el sprint en 5,09 segundos en su evaluación por entonces.


Equipamiento

El Tucson llega en dos niveles denominados Safe y Limited. El primero cuenta de serie con: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), alarma, respaldo trasero abatible y reclinable 60:40, dirección asistida eléctricamente (MDPS), faros delanteros halógenos con luces diurnas LED, luces traseras LED, encendido automático de luces, luces traseras LED, modos de conducción (Normal/Sport/Eco/Smart), sensores de estacionamiento traseros, cámara de retroceso, climatizador automático bi-zona con salidas de aire para las plazas traseras, botón de encendido/apagado, llave manos libres (Smart Key), espejos exteriores con luz de giro, calefaccionados y rebatibles eléctricamente, sistema multimedia con pantalla táctil de 10,25 pulgadas con AM/FM/2USB-A/iPod/Bluetooth/Android Auto/Apple CarPlay, seis parlantes, instrumental digital con display de 10,25 pulgadas TFT con computadora de a bordo, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, faro antiniebla trasero, asiento del conductor con regulación eléctrica incluyendo lumbar, tapizados en cuero, asientos delanteros calefaccionados, espejo interno con antiencandilamiento automático, sensor de lluvia, cargador inalámbrico para smartphones (Qi), freno de estacionamiento electromecánico con función "Auto Hold", barras de techo longitudinales, toma USB-A de recarga de dispositivos para las plazas traseras (2), y llantas de aleación de 18 pulgadas sobre neumáticos en medida 235/60 R18.

El Tucson Limited suma o reemplaza sobre el Safe: faros delanteros full LED con luces diurnas con función de luz de curva, techo solar eléctrico y panorámico, volante calefaccionado, asiento del conductor con regulación eléctrica y dos memorias, ajuste eléctrico del asiento del pasajero desde las plazas traseras (walk-in-device), asientos delanteros calefaccionados y ventilados, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, cámaras 360º, sistema de sonido Bose con ocho parlantes, luces interiores LED, iluminación ambiental personalizable, y molduras delanteras y traseras exteriores en color gris plata. En términos generales ambas versiones vienen muy bien equipadas, pero al Limited le faltan algunos gadgets extra por el precio como ser portón trasero eléctrico, asistente de estacionamiento o navegador. Sin embargo, el faltante más notorio es que las ventanillas traseras no tienen sistema de "un toque". Muy raro.


Seguridad

En términos de seguridad, ya en la versión Safe (muy literal la denominación en este sentido) ya ofrece una buena cantidad de equipamiento. Cuenta de serie con: seis airbags, frenos ABS+EBD+BA, controles de tracción y estabilidad (VSM) con función para trailers, anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, asistente para arranque en pendientes (HAC), monitoreo de presión de neumáticos (TPMS), cinco apoyacabezas, cinco cinturones inerciales de tres puntas, paquete de asistencias Hyundai SmartSense incluyendo: asistente de evasión de colisión en punto ciego (BCA), detección de punto ciego (BSD), alerta de tráfico trasero (RCCW), sistema activo de cambio involuntario de carril (LKA), sistema de asistencia a la frenada de emergencia (FCA/FCW), asistente de seguimiento de carril (LFA), detector de fatiga del conductor (DAW), control de velocidad crucero inteligente (SCC con función Stop & Go), alerta de salida del vehículo precedente (LVDA), y alerta de ocupante trasero (ROA).

El nivel Limited evaluado suma más asistencias a la conducción sobre esta buena dotación: paquete de asistencias Hyundai SmartSense incluyendo: asistente de evasión de colisión en función de giro (FCA - JT), detección de punto ciego (BSD) con visualización en instrumental, y sistema activo de luces largas (HBA). Es un nivel muy alto y por lejos uno de los Hyundai más completos que se ofrecen en el mercado en este sentido, así como también está bastante por encima de muchos rivales de segmento también.


El asistente anti-colisión frontal (FCA) con función Junction Turning (JT) para evitar colisiones en las intersecciones es una función del sistema de frenado autónomo puede detectar vehículos, peatones y ciclistas, pero amplía el rango de protección para incluir las colisiones que se producen en las intersecciones al girar a la izquierda. Detecta peatones entre los 10 y los 60 km/h y vehículos entre los 10 y 180 km/h para el aviso y la frenada autónoma trabaja entre los 10 y 60 km/h para vehículos y peatones.

El asistente de seguimiento de carril (LFA), por su parte, ajusta automáticamente la dirección para ayudar a mantener el vehículo dentro de su carril. Funciona junto con el mejorado asistente de mantenimiento de carril (LKA), que también detecta los bordes de la carretera y las líneas. La advertencia de colisión en el ángulo muerto (BCW) monitoriza las esquinas traseras y, si detecta otro vehículo en el ángulo muerto, muestra una alerta visual en los espejos exteriores. Si el conductor activa los intermitentes, emite una señal sonora.


El asistente anticolisión en el ángulo muerto (BCA), por su parte, utiliza radares traseros para monitorizar las esquinas traseras y, si detecta la presencia de otro vehículo, muestra una alerta visual en los espejos exteriores. En caso necesario, el sistema BCA emite una señal sonora y aplica un frenado diferencial. El alerta de ocupante trasero (ROA), en tanto, monitoriza los asientos traseros mediante un sensor que detecta los movimientos. Antes de salir y cerrar el vehículo, el sistema transmite al conductor señales visuales y sonoras para garantizar que retire a los pasajeros de los asientos traseros. Hyundai ya lo había estrenado en el Santa Fe de generación actual, pero es la primera vez que llega esta tecnología al Tucson.

Ya terminando con las tecnologías, el alerta de salida del vehículo precedente (LVDA) advierte al conductor cuando el vehículo situado delante de él comienza a avanzar si detecta un retraso en su reacción, por ejemplo, en los semáforos. En tanto que la advertencia de colisión por tráfico trasero cruzado (RCCW) reduce el riesgo de colisión con los vehículos que se aproximen al dar marcha atrás en áreas estrechas con poca visibilidad, al alertar mediante señales sonoras y visuales a velocidades por encima de los 10 km/h. Les dejo un video donde se explican algunas de las tecnologías disponibles, por si quieren conocer un poco más cómo funcionan.


Precio, garantía y competidores

¿Recuerdan cuando la gama del Tucson tenía ocho versiones cuando lo presentaron? Bueno, esto fue reducido a la mitad de la mitad en esta última generación, con un posicionamiento más racional y recordable, por sobre todo. La "escalera" ahora se compone de esta forma: Safe 1.6 T-GDi 2WD DCT (U$S 51.990), y el probado ahora, Limited 1.6 T-GDi 2WD DCT (U$S 59.990). La garantía es ejemplar en Hyundai siendo de 5 años sin límite de kilometraje en toda la gama. Son valores algo más elevados que en algunos rivales, pero tampoco se despegan mucho de los precios que tenía la generación previa.

Salvando que Tucson ya hace rato que no ofrece más variantes con tracción integral (a diferencia de algunos rivales que siguen apostando por esto), la competencia con la que tiene que enfrentarse el producto de Hyundai de todas formas es bastante variada y generosa en oferta. Considerando solo los niveles más completos de la gama de sus rivales, y sin tomar en cuenta el tema de la tracción simple o integral, la lista es la siguiente: Chevrolet Equinox 1.5 T Premier AWD A/T (U$S 45.490), Citroën C5 Aircross Shine 1.6 THP 163 EAT6 (U$S 52.900), Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost 4WD A/T (U$S 51.900), Honda CR-V 1.5 Turbo i-VTEC EX-L AWD CVT (U$S 59.900), Jeep Compass Limited Full 1.3 T270 AT6 FWD (U$S 48.990), Mazda CX-5 2.5 SKYACTIV-G AWD Extra Full A/T (U$S 61.990), Mitsubishi Eclipse Cross 1.5 DIT 4WD GLS CVT (U$S 50.990), Nissan Qashqai 2.0 Exclusive AWD CVT (U$S 46.990), Opel Grandland X 1.6 T Elegance EAT6 (U$S 51.990), Peugeot 3008 GT 1.6 THP 165 EAT6 (U$S 55.000), Seat Ateca 1.4 TSI Style Tiptronic (U$S 44.950), Seat Tarraco 1.4 TSI Style DSG (U$S 44.950), Subaru Forester 2.0i-S CVT AWD (WW) (U$S 59.800), Subaru Forester 2.0i-ES CVT AWD EyeSight (WW) (U$S 63.800), Subaru Forester 2.5i-S CVT AWD EyeSight (WW) (U$S 66.800), Toyota RAV4 Hybrid Limited 2.5 220H e-CVT 2WD (U$S 59.990), Toyota RAV4 Hybrid Limited 2.5 220H e-CVT AWD (U$S 63.990) y Volkswagen Tiguan Allspace 2.0 320 TSI Highline DSG 4MOTION (U$S 52.290).


Conclusión

La anterior generación del Tucson ya gozaba de una muy buena reputación dentro del segmento de los SUVs compactos. El producto de Hyundai siempre ha sido una gran opción para aquellos que busquen un buen combo de diseño/calidad/equipamiento/garantía, que ahora se ve reforzado por una mejora en los ítems de seguridad y confort que ofrece, sumado a un diseño que no se le parece a nada. Eso sí, también tiene precios que al no tener variantes "de acceso", lucen elevados para muchos clientes.

Eso sí, pocos SUVs compactos tienen la dotación de asistencias a la conducción que ofrece Hyundai en sus dos versiones comercializadas en nuestro mercado. Sería interesante que la gama se amplíe con un catálogo de opciones híbridas e híbridas enchufables como se está ofreciendo en otras regiones. Además aportaría un plus a Tucson por sobre algunos rivales (la mayoría) que todavía no tienen esa posibilidad en la generación que están cursando por estos días.


Hoy esta cuarta generación no la tiene tan fácil como cuando no existían algunas opciones que hoy dominan el mercado ni cuando también las berlinas compactas ocupaban un lugar que ya no tienen. Esta última actualización resulta ser la más "moerna" de todas. Ya (casi que) no tiene carencias en términos de confort o seguridad, los precios siguen siendo lógicos para el segmento (aunque altos para la categoría, reitero) y la gama está configurada con mucho más criterio que antes. Bien por esto, Hyundai.

También aplaudo al brillante motor 1.6 T-GDi. Era algo que por suerte con esta renovación se mantuvo casi sin cambios respecto a su antecesor en términos de respuesta y eficiencia. Por eso, con una serie de novedades aquí y allá, sumando equipamientos de seguridad y confort así como también dotándolo de un estilo inconfundible, hoy el Tucson está mejor preparado que nunca para salir a defender su lugar en uno de los segmentos más peleados del mercado. Como siempre, solo habrá que esperar que el consumidor aprecie sus mejoras y se puedan traducir en buenas ventas. Porque el producto, es brillante. Tanto, que como dice su slogan publicitario para Uruguay, casi podría decirse que brilla con luz propia.


A favor
  • Calidad de fabricación y materiales
  • Capacidad del baúl
  • Comportamiento dinámico
  • Confort de marcha
  • Conjunto motor/transmisión
  • Consumos en ruta
  • Diseño exterior e interior
  • Equipamientos de confort y seguridad
  • Garantía
  • Habitabilidad para cinco adultos
  • Tecnologías aplicadas a la conducción
En contra
  • Capacidades off-road limitadas
  • Precio elevado (versión evaluada)
  • Visibilidad ¾ trasera reducida



FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.591
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 10,1:1
Diámetro x carrera (mm): 75,6 x 89
Inyección: directa con turbocompresor, intercooler y distribución variable de válvulas (CVVT)
Potencia máxima (cv/rpm) 180/5.500
Torque máximo (Nm/rpm) 265/1.500-4.500
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática secuencial con doble embrague y siete velocidades
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable (MPDS)
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de discos sólidos
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: independiente tipo McPherson con trapecio inferior y barra estabilizadora
Trasera: independiente con brazo longitudinal y tirante transversal doble
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 235/60 R18
Rueda auxiliar: 235/60 R18
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 201
Aceleración 0-100 km/h (s) 9,0
Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: N/D
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 582/1.903
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.528
Largo total (mm) 4.500
Ancho total (mm) 1.865
Alto total (mm) 1.665
Distancia entre ejes (mm) 2.680
Capacidad del tanque de combustible (l) 54
Despeje al suelo (mm): 177
Capacidades off-road (º): Ángulo de ataque: N/D - Ángulo ventral: N/D - Ángulo de salida: N/D

Galería: Hyundai Tucson Limited 1.6 T-GDi 2WD DCT | Créditos: Autoblog y Diego Olivera.
Prueba Hyundai Tucson Limited 1.6 T-GDi 2WD DCT

EQUIPAMIENTO

EXTERIOR
Barras de techo longitudinales
Faro antiniebla trasero
Faros delanteros full LED con luces diurnas con función de luz de curva
Llantas de aleación de 18 pulgadas
Luces traseras LED
Molduras delanteras y traseras exteriores en color gris plata
Techo solar panorámico doble
SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales delanteros y de cortinas
Alerta de tráfico trasero (RCCW)
Alerta de salida del vehículo precedente (LVDA)
Alerta de ocupante trasero (ROA)
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Asistente de arranque en pendientes (HAC)
Asistente de evasión de colisión en función de giro (FCA - JT)
Asistente de evasión de colisión en punto ciego (BCA)
Asistente de seguimiento de carril (LFA)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control de estabilidad (ESC)
Control de tracción (TCS)
Distribución electrónica del frenado (EBD)
Detector de fatiga del conductor (DAW)
Detección de punto ciego (BSD) con visualización en instrumental
Frenos ABS
Sistema activo de cambio involuntario de carril (LKA)
Sistema activo de luces largas (HBA)
Sistema de asistencia a la frenada de emergencia (FCA/FCW)
CONFORT
Asiento del conductor con regulación eléctrica y dos memorias
Asientos delanteros con ventilación y calefacción
Ajuste eléctrico del asiento del pasajero desde las plazas traseras (walk-in-device)
Botón de encendido/apagado
Cámara de retroceso y 360º
Cargador inalámbrico para smartphones (Qi)
Cierre centralizado con mando a distancia
Climatizador automático bi-zona con salidas de aire para las plazas traseras
Control de velocidad crucero inteligente (SCC con función Stop & Go)
Dirección asistida eléctricamente
Encendido automático de luces
Espejos retrovisores exteriores con luz de giro integrada, desempañador y plegables eléctricamente
Espejo interno con anti-encandilamiento automático
Freno de estacionamiento electro-mecánico (EPB) con función "Auto Hold"
Iluminación ambiental personalizable
Instrumental digital con display de 10,25 pulgadas TFT con computadora de a bordo
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema one touch solo para conductor
Luces interiores LED
Respaldo trasero reclinable y rebatible 60:40
Selector de manejo Drive Mode con cuatro niveles (Normal/Eco/Sport/Smart)
Sensores de estacionamiento delanteros y traseros
Sistema de apertura y cierre sin llave (Keyless)
Sistema de sonido Bose con ocho parlantes
Sistema multimedia con pantalla táctil de 10,25 pulgadas con AM/FM/2USB-A/iPod/Bluetooth/Android Auto/Apple CarPlay
Tapizados en cuero
Toma USB-A de recarga de dispositivos para las plazas traseras (2)
Volante multifunción en cuero calefaccionado regulable en altura y profundidad

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 59.990. Garantía: 5 años sin límite de kilometraje.

COMERCIALIZA:

Hyundai Fidocar S.A. Florida 1234. Tel. 29031234. Web: www.hyundai.uy