Prueba: Ford Fiesta 1.6 SE M/T

viernes, 14 de septiembre de 2018



Evaluamos a la sexta generación del Ford Fiesta, ahora con aspecto actualizado y en versión SE con caja manual.
Ford Uruguay comenzó a comercializar en junio a la actualización de la sexta generación del Fiesta. Llega desde Brasil en dos niveles de equipamiento y junto al conocido motor 1.6 Sigma de 120 cv de potencia. Con esta excusa es que volvimos a probar un Fiesta, en este caso, al SE con caja manual.

Siendo ya el cuarto Fiesta que pasa por mis manos, creo que no vale la pena repasar mucho la historia (bastante larga y exitosa, dicho sea de paso) de este modelo, porque ustedes ya casi creo que la saben de memoria. Al menos yo sí. En caso de que quieran leerla, está detallada en la última evaluación que hice del modelo, allá por el año 2016 en versión S Plus de origen brasileño (ver prueba).

De todas formas, considero que lo más relevante para este test es repasar qué cambió a partir de este año en el Fiesta. En realidad, a finales del pasado. En noviembre, Ford do Brasil reveló al restyling de la sexta generación (ver nota) que comprende un nuevo frontal (parrilla, capot, ópticas y paragolpes), así como también una nueva consola central en el interior con pantalla mutimedia táctil (solo en los SE), nuevos tonos de carrocería, diseño de llantas y tazas plásticas, así como también de tapizados y asientos. Sumó barras laterales en las puertas y se mejoraron los amortiguadores.


Al igual que los anteriores Fiesta, llega importado desde São Bernardo do Campo, en Brasil, y también de la misma forma que su predecesor, conservó la conocida mecánica 1.6 Sigma de 120 cv y las transmisiones manuales de cinco relaciones y la automática de doble embrague robotizado denominada PowerShift, con seis relaciones. Es decir, a diferencia de su derivado SUV, el renovado EcoSport (ver lanzamiento), el Fiesta no sumó al motor 1.5 tricilíndrico Dragon de 123 cv a su gama.

Esta actualización del Fiesta llegó a Uruguay en junio de este año (ver lanzamiento) en tres versiones: S Plus M/T (U$S 18.990), SE M/T (U$S 21.890) y SE PowerShift (U$S 23.990), con una garantía que también se mejoró con este restyling, pasando de los 2 años o 50.000 km a los más lógicos y contemporáneos 3 años o 100.000 km. Autoblog volvió a tener un Fiesta en su garage y a continuación se transcribe su evaluación.


Exterior

Mientras en Europa ahora es verano por un par de semanas más, de este lado seguimos todavía en el invierno. Se podría trazar un paralelismo con el clima y lo que pasó con el Fiesta de un lado y el otro del Atlántico. Allá ellos ya tienen una nueva generación, la séptima (ver nota), mientras que acá nos tenemos que conformar todavía con la sexta, aunque remixada en Brasil para lucir como aquel.

Por ahora se desconoce si el Mercosur alguna vez recibirá al Fiesta más moderno, pero por ahora, esto es lo que tendremos los Latinoamericanos. En lo personal el diseño original de esta generación estaba bien logrado, y más cuando le incorporaron esa parrilla "alla Aston Martin". Ahora es un producto que sigue siendo atractivo, pero se le nota demasiado el esfuerzo por mantenerse actual.


Estrena una nueva parrilla hexagonal, renovadas ópticas delanteras con proyector y nuevos faros antiniebla con detalles cromados. Además, incorpora nuevos tonos de carrocería: Azul Mediterráneo y Rojo Vermont (como el probado). Ford a su vez informó en su comunicado que también mejoró la resistencia estructural del vehículo: se incluyeron refuerzos en el techo y barras de protección en las puertas.

La unidad probada calza neumáticos Pirelli Cinturato P7 en medida 195/50 R16 con llantas de aleación de 16 pulgadas de nuevo diseño. Por el resto del estilo, conserva la línea de cintura elevada que otorga dinamismo y que va subiendo a medida que se va llegando al remate trasero, mientras el techo va bajando hasta encontrarse con las ópticas traseras. Ese detalle de diseño, como veremos más adelante, complicará la habitabilidad posterior para adultos.


El remate trasero, sigue siendo el mejor ángulo del Fiesta a criterio personal y por suerte el que menos toquetearon en el restyling. Las ópticas siguen siendo bastante generosas en tamaño y carecen de antinieblas trasero, pero ahora cambiaron su disposición interna. Sigue siendo un producto atractivo, que no se me malinterprete. Pero considero que este retoque y con ese estilo, fue algo muy innecesario en una línea tan armónica como la del Kinetic Design original. 

La luneta es algo pequeña comprometiendo en parte la visión hacia posterior, en especial en los ¾ traseros cuando queramos estacionar, por ejemplo. Pese a estrenar nuevos paragolpes, las cotas son las mismas de siempre. Mide 3.969 mm de largo, 1.722 mm de ancho y 1.464 mm de alto, mientras que la distancia entre ejes es de 2.489 milímetros.


Interior

Por dentro los cambios son más sutiles que profundos. En el caso de la versión S Plus, entrada de gama, nos encontraremos con el mismo habitáculo de antes. No cambió en casi nada. Este SE, en tanto, incorporó una nueva gráfica del instrumental, tapizados, asientos y toda la consola central, por un motivo que explicaré más abajo.

Lo que Ford dice haber mejorado es la calidad del interior, que en el Fiesta Mercosur era bastante mejorable, en especial a la hora de revisar encastres de plásticos. Ahora con el update se logró subir un escalón la calidad percibida, pero se mantuvieron los materiales rígidos y siguen habiendo encastres muy mejorables, como la pequeña gaveta portaobjetos al lado de la columna de dirección o la visera del instrumental. Una renovación como la del EcoSport le habría sentado muy bien al Fiesta.


Lo que por suerte no cambió fue la posición de manejo. La posición de manejo es muy cómoda y cualquiera podrá sentarse a gusto, porque las regulaciones de volante (altura y profundidad) y butaca (altura y longitudinal) que ofrece el Fiesta son generosas en todas las direcciones. Los asientos delanteros sujetan bien al cuerpo y son bastante firmes -sobre todo el respaldo- no cansando tanto el cuerpo a la hora de encarar viajes largos.

El instrumental tiene nuevos gráficos, pero sigue llevando los mismos tres relojes con aguja, tacómetro, velocímetro y cantidad de combustible en el tanque, mientras que en un display digital van la computadora de a bordo y un medidor para la temperatura de agua del motor, aunque se podría haber pasado a una pantalla que no fuera monocrómica. De todas formas su lectura es bastante clara tanto de día como de noche gracias a la buena iluminación que tiene.


Al menos en esta versión SE desapareció esa consola plagada de teclas que imitaba a un celular de comienzos de la década pasada, aunque en el S Plus sigue estando ahí. En los Fiesta más equipados esa ahora le da lugar al sistema multimedia SYNC 3 con pantalla táctil de 6,5 pulgadas con AM/FM/MP3/2USB/Bluetooth y compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay y comandos por voz. Su utilización es muy sencilla y los comandos fáciles de entender, pero la pantalla no queda integrada y luce como un afterthought.

De todas formas tiene muchas funciones y una de esas es el sistema MyKey, que permite gestionar funciones del vehículo desde una llave secundaria para cuando se la demos a un valet, al retoño propio que esté dando sus primeros pasos en esto de manejar, o a ese amigo que tanto querés, pero que sufre de esa epidemia entre los fierreros: el pie de plomo. ¿Cómo funciona? Este video lo explica.


Si nos pasamos a las plazas traseras, siguen siendo el punto a mejorar del Fiesta y que en un restyling no se puede arreglar tan fácil. Dos adultos de hasta 1,70 m estarán bien a lo ancho, pero irán con lo justo a lo largo y alto, mientras que si pasan esa talla, se sentirán algo apretados sin escapatoria. Un tercer pasajero trasero solo podrá considerarse para viajes muy (muy) cortos.

Lo que sí cambió (para bien) frente al Fiesta Mercosur anterior es la seguridad para los pasajeros traseros: ahora hay cinturón central de tres puntas y también un tercer apoyacabezas. A su vez, siguen estando los anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, aunque esto fue una incorporación que es previa a la última actualización del modelo (ver lanzamiento) en el cambio de "año-modelo" 2017.


Pasando al baúl tenemos 281 litros de capacidad, es decir, una medida promedio en el segmento. Ofrece la posibilidad de ampliar ese volumen hasta los 719 litros, rebatiendo el respaldo trasero en forma 60:40, otra mejora que se había realizado en todos los Fiesta desde el MY2017, es decir, el previo a la renovación estética de este año.

Debajo del piso ahora ya no está la rueda de auxilio en medida 125/80 D15, es decir, del tipo temporario. Los Fiesta Mercosur tienen una solución un poco mejor que la infame galletita. En su lugar se le coloca un neumático convencional, aunque sigue siendo un temporario porque si bien es una Pirelli Cinturato P1 (no P7 como las titulares), la medida es diferente con 175/65 R14 versus las 195/50 R16 de las otras cuatro.


Motor y transmisión

Acá no hubo muchas novedades y en parte eso es una excelente noticia. Dos años después volvemos a reencontrarnos con el impulsor perteneciente a la familia Sigma. Tiene una cilindrada de 1.596 cc, doble árbol de levas a la cabeza, sistema de apertura variable de válvulas hidráulico, denominado Ti-VCT (Twin independent-Variable Camshaft Timing) y 16 válvulas.

Produce 120 cv a las 6.000 rpm, y un torque máximo de 152 Nm se entrega a las 4.200 rpm. Es un impulsor que se manifiesta muy ágil y brioso, pese a tener el par motor tan arriba en los papeles. Ya no se lo percibe perezoso como aquel mexicano que recibimos primero en 2013 (ver prueba) y que le costaba moverse, en especial a bajas vueltas.


En el régimen medio y alto, por arriba de las 2.000 rpm, el 1.6 muestra todo su potencial, siendo un motor más progresivo y enérgico. Es una mecánica muy silenciosa por debajo de las 3.700 vueltas, y cuanto más nos acerquemos a la zona media del tacómetro, se hace algo más presente en el interior del auto. Otra de las virtudes del Fiesta, es que el habitáculo está bien insonorizado, no solo del motor, sino también del viento, pese a que ya no cuenta con un parabrisas con aislamiento acústico ScreenSound como sí tenía el mexicano.

Si bien existe la opción de la automática con doble embrague robotizado PowerShift en el nivel SE, la transmisión del Fiesta SE probado es una manual de cinco relaciones, y también una aliada para las bajas cifras de consumo que arroja el producto como veremos después. Sus relaciones están pensadas más para ahorrar combustible que para imprimirle un manejo intensivo o deportivo. De todas formas, ya hay varios rivales que se valen de una caja de sexta. Sería bueno que el Fiesta también la sumara.


Las primeras tres marchas van bien juntas entre sí, mientras que la cuarta y quinta están algo más alejadas del grupo, y están pensadas para hacer ruta con un manejo relajado, aunque una sexta haría un trabajo más holgado con el 1.6. Más allá de esto, el tacto de la transmisión es perfecto, ya que los cambios entran sin esfuerzos y ni gomosidades. Es uno de los elementos mecánicos que siempre me gustó de este producto y por suerte en la forma de operar la caja, acá tampoco hubo retoques.

Ford do Brasil no declara prestaciones como aceleración de 0 a 100 km/h, velocidad final, ni los consumos. A modo de referencia cuando evaluamos al último Fiesta Mercosur habíamos logrado en ciudad 7,0 litros cada 100 km, en ruta bajó a unos muy buenos 5,7 l/100 km, mientras que en ciclo mixto conseguimos unos 6,2 l/100 kilómetros. Dos años después, conseguimos cifras similares: 7,3 litros cada 100 km en ciudad, 5,6 l/100 km en ruta, y 6,1 litros cada 100 kilómetros en ciclo mixto. El depósito de combustible tiene 51 litros, mientras que el peso en orden de marcha es de 1.131 kg.


Comportamiento dinámico

Al igual que la mecánica, el chasis del Fiesta parece no haber sufrido grandes cambios y eso es otra buena noticia que va al boletín. De todas formas, hilando muy fino podremos notar algunas diferencias. El auto sigue siendo igual de blando que antes, aunque los pozos o cortes de la calzada no se filtran con la suavidad del modelo mexicano. Más aún en esta versión con neumáticos y llantas de 16 pulgadas, que se desencuentran un poco con las suspensiones blandas y generan algunos rebotes de la carrocería cuando cambiamos de pavimento o pisamos algún parche asfáltico.

De todas formas el Fiesta (a criterio personal) sigue siendo una de las referencias a nivel dinámico dentro del segmento B, aunque el Volkswagen Polo (ver prueba) es mucho más equilibrado y maduro en este sentido. Más allá de tener un esquema "rústico" por decirlo de alguna forma, el comportamiento del modelo de Ford se mantiene de forma ejemplar. Su andar en ciudad está entre sus puntos destacados, y si bien se lo percibe muy ágil de llevar, y logra ser cómodo a la vez. Aunque la marca dice haber cambiado elementos del chasis y la suspensión, quitando las llantas más grandes de este SE actualizado, la respuesta dinámica es idéntica a la ya conocida de versiones previas.


Frente a otros rivales, presenta un comportamiento más enfocado al manejo entretenido y un chasis apenas más ágil y preparado para jugar con las inercias a piacere. A nivel de la mecánica 1.6, es perfecta para el uso urbano. Siempre responde con brío a las demandas del pie derecho y además lo hace con un bajo nivel de sonoridad. La transmisión es un placer por su tacto cuasi ideal, mientras que la asistencia a la dirección sigue siendo de las mejores del segmento B por lo rápida y directa que es.

Si uno sabe apreciar todos estos elementos encontrará en el Fiesta uno de los pocos productos de esta franja del mercado que es divertido de manejar. Transmite una satisfacción de manejo que pocos hatchbacks chicos pueden dar. Pero a diferencia del panorama de hace dos años atrás, no existían dos modelos que hoy lo están superando en equilibrio al Fiesta, que son los 100% renovados Volkswagen Polo y Kia Rio (ver prueba). No serán tan divertidos como el Ford, pero lo superan en refinamiento por utilizar plataformas más modernas y son los que según Autoblog, marcan el benchmark dinámico del segmento B actual.


El impulsor, por su parte y como ya dije, tiene un comportamiento ágil y brioso, solo mostrándose un poco más enérgico si lo obligamos a ir arriba de las 2.000 rpm, donde muestra su potencial real y encontrando su sweet spot más claro. La caja le permite trabajar de forma correcta al 1.6, que si bien trepa en vueltas de forma bastante ágil, y es "tranquilizado" por la transmisión una vez alcanzado un ritmo parejo, sin manifestar vibraciones ni ruidos molestos al habitáculo. 

Es así que a 70 km/h el motor trabaja a 2.000 rpm en 5ª, mientras que para transitar a 110 km/h en 5ª, el 1.6 va a 3.000 rpm, que en ambos casos son regímenes lógicos y acordes a esta mecánica. A la hora de los adelantamientos, la historia se repite y el 1.6 juega un papel correcto. Las recuperaciones tienen, de nuevo, valores lógicos. Le toma 5,35 segundos ir de 80 a 110 km/h en 3ª, mientras que en 4ª y 5ª lograr ese aumento de velocidad se alarga hasta los 9,03 y 12,30 segundos respectivamente.


Equipamiento

El SE es el nivel más equipado de la gama local del Fiesta. Sería interesante que Ford pueda sumar como en otros mercados a los SE Plus o Titanium, que ganan elementos como la cámara de retroceso, los sensores de estacionamiento, o el climatizador automático, solo por citar algunos ítems. De todas formas la dotación del SE es correcta en materia de confort y en relación al precio.

Ofrece de serie: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), aire acondicionado, asiento del conductor con ajuste en altura, asiento trasero rebatible 60:40, dirección asistida eléctricamente (EPAS), apertura/cierre de cristales a distancia, computadora de a bordo, faros antiniebla delanteros, espejos retrovisores exteriores con luz de giro integrada, luces diurnas, sistema multimedia SYNC 3 con pantalla táctil de 6,5 pulgadas con AM/FM/MP3/2USB/Bluetooth y compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay y comandos por voz, seis parlantes, sistema MyKey, control de velocidad crucero, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, y llantas de aleación de 16 pulgadas con neumáticos 195/50 R16.


Seguridad

Acá también hubo muchas mejoras. Ahora todos los Fiesta traen de serie: doble airbag delantero, frenos ABS+EBD, control de estabilidad (AdvanceTrac), control de tracción (TCS), asistencia al arranque en pendiente (HLA), cinco apoyacabezas, cinco cinturones de seguridad de tres puntas, anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, además de alarma volumétrica. Recordemos que antes los controles de tracción y estabilidad, solo se ofrecían del nivel SE en adelante.

A su vez, en otros mercados, en el nivel Titanium a esta dotación hay que sumarle los airbags laterales delanteros, de cortina y de rodillas para el conductor, totalizando siete. Sería interesante que el Fiesta vuelva a ofrecer ese nivel de seguridad en nuestro mercado, como lo supo hacer cuando venía importado desde México, cuando era la referencia en este sentido.


En relación a los frenos, cuenta con discos ventilados en el eje delantero y tambores en el trasero. Tienen un desempeño correcto, y lo detienen siempre en linea recta, aunque manifestando cierta fatiga del conjunto ante detenciones bruscas reiteradas y estirando un poco la frenada, aunque nada como para alarmarse tampoco.

Los controles de tracción y estabilidad trabajan por separado en este modelo, ya que el primero se puede desconectar (mediante una simple tecla virtual en la pantalla táctil del sistema SYNC 3) en tanto que el segundo no tiene una tecla física para bajarle el rango de acción o desconectarlo por completo. El ESC, o AdvanceTrac como le dice Ford, es una niñera electrónica de tiempo completo.


Precio, garantía y competidores

La unidad probada es la SE que en nuestro mercado se comercializa por U$S 21.890 y con una garantía de 3 años o 100.000 km. Por debajo la gama Fiesta tiene al nivel S Plus (U$S 18.990), y por encima está el SE PowerShift (U$S 23.990), cuya única diferencia con el evaluado hoy, es la transmisión.

Siendo el segundo escalón de la gama, el SE M/T tiene bastantes rivales de segmento y también es la variante más equipada del Fiesta a nivel local. En otros mercados también se ofrece una versión SE Plus, incluso más equipada, que suma climatizador automático de una zona, sensores de estacionamiento traseros y cámara de retroceso. Incluso también existe un nivel Titanium que agrega al SE Plus: espejo retrovisor con anti-encandilamiento automático, tapizados en cuero, sensor de lluvia y luces, además de cinco airbags más, totalizando siete. Sería bueno tenerlos por acá también.


Considerando que es el más equipado de los Fiesta, y considerando los U$S 21.890 de precio de lista, este SE M/T probado tiene por competencia a los siguientes productos: Citroën New C3 1.2 PureTech 82 Feel (U$S 21.990), Citroën New C3 1.2 PureTech 82 Shine (U$S 23.490), Fiat Argo Drive 1.3 M/T (U$S 19.490), Kia Rio Hatch EX Plus M/T 1.4 (U$S 24.490), Hyundai HB20 1.6 Sport (U$S 20.490), Mazda2 1.5 SKYACTIV-G M/T (U$S 24.990), Nissan March Advance 1.6 M/T (U$S 18.490), Peugeot 208 1.6 Allure BVM (U$S 19.990), Peugeot 208 1.2 PureTech 82 Active (U$S 23.490), Peugeot 208 1.2 PureTech 82 Active (c/ESP) (U$S 23.990), Renault Sandero Privilège 1.6 (U$S 18.990), Renault Clio IV Expression 1.2 (U$S 22.990), Renault Clio IV Dynamique TCe 90  (U$S 26.490), Seat Ibiza 1.6 Style M/T (U$S 22.990), Seat New Ibiza 1.0 Reference M/T (U$S 23.450), Suzuki Swift 1.2 GLX M/T (U$S 23.990), Suzuki Baleno 1.4 GLX M/T (U$S 22.990), Volkswagen Gol Hatch 1.6 Trendline (U$S 19.690), Volkswagen Polo 1.6 Comfortline M/T (U$S 23.590) y Volkswagen Polo 1.6 Highline M/T (U$S 24.990).

Si comparamos al Ford con el resto de los modelos mencionados encontramos que es el más potente de todos y que también por sus valores coquetea entre los modelos de segmento B tradicional y algunas versiones accesibles de productos que ya pertenecen al segmento B+, es decir, los que utilizan plataformas más modernas que rondan los cuatro metros de largo. Por tal motivo, y si le sumamos el comportamiento dinámico y mecánico que tiene, así como el equipo de confort, su relación precio/producto será bastante positiva para muchos bolsillos.


Conclusión

Desde su lanzamiento en 2013 el Fiesta Kinetic (ahora es Fiesta "a secas") siempre estuvo marcando la cancha para el segmento B. Primero lo hizo en el nivel más alto (B+) desde su equipamiento de seguridad, calidad, y comportamiento dinámico. Pero pese a ser la referencia, en materia de precio y ventas esos argumentos parecían mucho menos pesados para el cliente promedio, que en este segmento se mueve a fuerza de una sola cosa: precios accesibles.

Tal fue así que el producto que nos llegaba desde México nunca tuvo el lugar que se merecía entre los hatchbacks de segmento B. Pero esto se revirtió con la llegada de esta versión Mercosur que si bien no cuenta con la calidad ni la seguridad del norteamericano, lo hace a un precio imbatible y una dotación de seguridad más digna que la de muchos rivales que todavía no saben lo que es tener, por ejemplo, controles de estabilidad y tracción en todas sus versiones.


Es por eso que a criterio personal el peor enemigo de este Fiesta Mercosur es su propio hermano que venía de México. ¿Por qué? Porque dejó una barrera tan alta frente a los rivales, que por más bueno que sea (y lo es) el importado desde Brasil, siempre será imposible evitar la comparación entre ambos. Y esto es injusto con el modelo de nuevo origen, porque el Fiesta Mercosur es tan referente para esta franja de precios más accesible, como lo fue en su momento el mexicano para la más alta.

Tras haberlo probado, considero que este Fiesta SE es una de las mejores opciones por menos de U$S 25.000 que hay en el mercado local. Más allá de las dietas de equipamiento que recibió con el cambio de origen hace algunos años atrás, así como también existe cierta saudade de no tener el Fiesta de séptima generación en la región, el producto del óvalo sigue siendo un producto más que recomendable y una compra que nunca será la equivocada sin importar la versión elegida.


Sin embargo, es inevitable reflexionar sobre cómo se hizo esta renovación. Mientras el EcoSport tuvo un upgrade en términos de refinamiento y mecánicas, el paso por el quirófano del Fiesta fue más conservador y apostando a lo estético, la seguridad y la tecnología. Hubiera sido interesante ver un habitáculo como el de su hermano SUV en este hatch, así como también el 1.6 reemplazado por el más moderno 1.5 Dragon. O incluso hubiera sido un buen momento para ofrecer el motor 1.0 Ecoboost, que ya hace tres años se comercializa en Brasil. Creo que fue una oportunidad perdida.

Al producto del óvalo se le nota el paso de los años y ya no es más el claro referente que supo ser. Hoy la competencia no es la misma de 2013 y además, se modernizó por completo muy rápido y lo seguirá haciendo. Mientras Ford hizo el esfuerzo de ponerse a tiro, no parece haberse propuesto a superarla, algo que el Fiesta mexicano sí siempre tuvo en mente y también el EcoSport en su última renovación. Es cierto, el Fiesta Mercosur sigue conservando las virtudes que lo siguen haciendo una de las compras más racionales de su categoría. Va a tener que librar una batalla bastante peleada. Y solo con un cambio de guantes, muchas veces no es suficiente para dar el knock-out para ganarla.


A favor
  • Confort de marcha
  • Conjunto motor/transmisión
  • Consumos en ruta
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Equipamiento de confort y seguridad
  • Garantía
  • Relación precio/producto
En contra
  • Neumático de auxilio de diferente medida
  • Plazas traseras justas
  • Sin airbags laterales y/o de cortinas
  • Transmisión de cinco relaciones









FICHA TÉCNICA

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.596
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 11:1
Diámetro x carrera (mm): 79,0  x 81,4
Inyección: inyección indirecta multipunto y distribución variable de válvulas TiVCT
Potencia máxima (cv/rpm) 120/6.000
Torque máximo (Nm/rpm) 152/4.200
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco relaciones
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable (EPAS)
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: independiente tipo McPherson con barra estabilizadora
Trasera: semi-independiente con barra estabilizadora
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 195/50 R16
Rueda auxiliar: 175/65 R14
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) N/D
Aceleración 0/100 km/h (s) N/D
Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: N/D
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 281/719
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.131
Largo total (mm) 3.969
Ancho total (mm) 1.722
Alto total (mm) 1.464
Distancia entre ejes (mm) 2.489
Capacidad del tanque de combustible (l) 51

Galería: Ford Fiesta 1.6 SE M/T | Créditos: Autoblog y Diego Olivera.

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Llantas de aleación de 16 pulgadas
Faros delanteros con luces diurnas
Faros antiniebla delanteros
SEGURIDAD
Airbags frontales delanteros
Alarma volumétrica y permimétrica
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Asistente de frenado de emergencia (EBA)
Asistente de arranque en pendientes (HLA)
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control de estabilidad (AdvanceTrac)
Control de tracción (TCS)
Distribución electrónica de frenado (EBD)
Frenos ABS
CONFORT
Aire acondicionado
Asiento del conductor con ajuste en altura
Cierre centralizado de puertas con mando a distancia e interfase para vidrios
Computadora de a bordo
Control de velocidad crucero
Dirección con asistencia eléctrica variable (EPAS)
Espejos exteriores regulables eléctricamente y con luz de giro incorporada
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema one touch
Respaldo trasero rebatible 60:40
Sistema de control para llaves auxiliares MyKey
Sistema de conectividad SYNC 3 con pantalla táctil de 6,5 pulgadas con AM/FM/CD/MP3/2USB/Bluetooth/GPS/Android Auto/Apple CarPlay y comandos por voz
Seis parlantes
Tapizados en tela
Volante multifunción en cuero con levas para cambio de marchas, regulable en altura y profundidad

PRECIOS Y GARANTÍA:

U$S 21.890. 3 años o 100.000 km.

COMERCIALIZA:

Multimotors. Río Negro 1020. Tel. 29010034. Web: www.ford.com.uy