Prueba: Citroën New C3 1.2 PureTech 82 Shine

viernes, 5 de mayo de 2017



Evaluamos durante cinco días y por más de 960 kilómetros a la tercera generación del Citroën C3 en su versión Shine.
Tras un primer contacto en el lanzamiento regional en Chile (ver contacto), ahora Autoblog se sube de nuevo al Citroën New C3 tras su presentación en Uruguay. Durante cinco días y por más de 960 kilómetros evaluamos a la variante 1.2 PureTech 82 Shine con la novedosa cámara ConnectedCAM.

El C3 nació en el año 2002 con la tarea encomendada de reemplazar al Saxo dentro de la gama Citroën. Ese modelo llegó a nuestro país dos años más tarde, importado desde la planta de Porto Real, en Brasil y con un diseño bastante particular que tomaba algunos rasgos del popular y simpático 2CV. En el año 2012, se cesó la comercialización en nuestro país de esa generación (ver nota).

En el Salón del Automóvil de Frankfurt de 2009 se lanzó la segunda generación del C3 y en el segundo trimestre de 2010 comenzó a venderse en Europa bajo la denominación "Visiodrive" producto de su parabrisas panorámico de 1.350 mm de longitud, que le da 80º más de visión vertical para los pasajeros delanteros. A Uruguay llegó en julio de 2010 importado desde Francia (ver lanzamiento) y fue la prueba Nº 25 de Autoblog (ver prueba) en la variante 1.4 SX Seducción Plus.


Dicha generación tuvo una ligera renovación en julio del 2013 (ver lanzamiento) que incorporaba las mecánicas VTi 1.2 tricilíndrica de 82 cv y una 1.6 con 120 cv. Sin embargo, la permanencia de ese producto en nuestro mercado fue efímera, ya que en noviembre de ese mismo año, Citroën Uruguay decidió volver al origen Mercosur del C3, comenzando a importarlo de nuevo desde Brasil (ver lanzamiento). La versión 1.5 Tendance fue la evaluación Nº 55 de este humilde blogcito (ver prueba).

Este producto sigue en nuestro mercado, aunque tuvo una serie de cambios de gama bastante ecléctico. El primero se dio con la eliminación del nivel Exclusive, para darle paso a los Origine Pack Zenith y Tendance como los dos escalones más equipados (ver nota). Luego en abril de 2016 sumó un sistema multimedia con pantalla táctil (ver lanzamiento) solo en esos dos niveles y en mayo de ese año, retornó la variante más accesible, Origine (ver lanzamiento).


De forma paralela a esto, en Europa Citroën mostraba por primera vez al C3 de tercera generación en junio (ver nota), aunque la revelación al público se iba a dar recién en setiembre cuando abrió sus puertas el Salón de París 2016 (ver nota). Tres meses más tarde, Autoblog viajó a Chile para la presentación regional del New C3 como se lo conoce a nivel comercial y que por entonces ya anticipaba su llegada a Uruguay en 2017 (ver nota). En ese evento tomamos el primer contacto con esta generación por más de 340 kilómetros entre los paisajes espectaculares de Valparaíso, Concón y Viña del Mar (ver contacto).

Ahora este modelo que utiliza la plataforma del anterior C3 (la PF1 del Grupo PSA), que convivirá con aquel y que es producido en la planta eslovaca de Trnava, llegó a Uruguay en marzo de este año con tres versiones (ver lanzamiento) y dos niveles de equipamiento (Feel y Shine), asociadas en principio a un solo impulsor, el 1.2 PureTech de 82 cv. La gama se compone por los: Feel (U$S 22.990), Shine (U$S 24.490) y Shine c/ConnectedCAM (U$S 24.790). Este último es la prueba Nº 131 de este sitio (¡si habrán pasado autos por el garage!), y a continuación podrán leerla en detalle.


Exterior

Hacía un buen tiempo que no me llevaba unos días un auto que robara tantas miradas y comentarios de otros conductores y peatones. Es cierto, la combinación exterior que me tocó en suerte ayuda mucho a que suceda eso (Blanco Banquise con Rojo Aden), pero el nuevo C3 también es un auto muy llamativo y a criterio personal, además atractivo.

El resultado es un auto que se parece mucho al C4 Cactus (ver prueba) en cuanto a su planteo de estilo, pero también se acerca mucho al Peugeot 208 (ver prueba), primo hermano y a la vez rival de este New C3, desde algunos ángulos, como el diseño de las ventanillas laterales, por ejemplo. Algo que toma del Cactus es la disposición de las ópticas delanteras en tres niveles, con las luces diurnas LED arriba, las principales al medio y los antinieblas abajo del todo.


Otro elemento que toma del Cactus está en el lateral y son los Airbumps que ahora vuelven en el C3 con algo más de estilo y menor volumen ocupado en el perfil de la carrocería. También se los puede personalizar con un aplique del color del techo y los retrovisores. En la unidad probada, que corresponde al nivel Shine, las llantas eran de aleación de 16 pulgadas sobre neumáticos Michelin Primacy 3 en medida 205/55 R16.

Antes de seguir hablando del diseño, algo no menor en este New C3 es la capacidad de personalizar la carrocería. A ese aire juvenil y descontracturado que tiene el diseño, hay que sumarle que existen 36 combinaciones de carrocería, retrovisores, carcasas de los antinieblas y techo, repartidas entre nueve tonos de carrocería (Rojo Rubí, Naranja Power, Azul Cobalto, Blanco Banquise, Negro Perla, Gris Aluminio y Shark, Beige Arena y Verde Almond) y cuatro de techo (Negro Onyx, Blanco Ópalo o Rojo Aden). Y antes de que pregunten, en nuestro mercado existe la opción "monotono", pero solo en algunos colores del auto.


Visto desde atrás se lo nota más musculoso, masculino y regordete que el anterior C3, pero perdió algo de personalidad en el camino también. Digamos que el diseño del auto tiene aristas más simpáticas y jugadas que su retaguardia, pero tampoco llega a ser poco atractivo. Este nivel Shine agrega por sobre el Feel los sensores de estacionamiento posteriores asistidos por una cámara de retroceso.

Si vamos a las dimensiones, frente al anterior (cifras entre paréntesis) creció en todas sus cotas pese a haber conservado la misma plataforma. Mide 3.996 mm de largo (+52 mm que el anterior), 1.749 mm de ancho (+41 mm), y 1.474 mm de alto (+47 mm). La batalla en tanto es de 2.539 mm (+ 79 mm).


Interior

Si por fuera la inspiración en el C4 Cactus era evidente, por dentro lo es más todavía. Los paneles de puertas tienen casi el mismo diseño, apelando en las puertas a unas agarraderas en cuerina gris y rústica con apliques metálicos que le dan un aspecto de baúl antiguo. o los asientos tipo sillón, más mullidos y anchos que en productos similares. Y también me atrevo a decir que son los más cómodos del segmento.

Más allá de esas extravagancias de estilo, la posición de manejo es por sobre todas las cosas, muy cómoda, concepto que reina en todo el New C3. Si bien los asientos siguen ese concepto de "sofá" visto en el C4 Cactus, son bastante más firmes y anatómicos para el cuerpo que en su hermano crossover. En cuanto a las regulaciones, la butaca permite bajar o subir mucho el asiento, mientras que el volante regula bastante en altura y profundidad.


En relación a la calidad, Citroën buscó varios recursos para hacer del interior de este producto un ambiente agradable, simple, cool, y bien presentado. Hay plásticos duros de buena calidad y encastres, pero ya no cuenta con algunos acolchados en la parte superior del tablero como sí pasaba con el anterior C3 europeo u otros rivales de segmento.

En líneas generales aprueba bien este aspecto, pero está lejos de ser una referencia. En su defensa, la ergonomía del habitáculo es bastante buena y al tener el tablero tan vertical, deja mucho espacio libre para las piernas.


En algo que sí se gana un par de puntos es en el instrumental. A diferencia del tablero miserable y escaso de los C4 Cactus, en el C3 se eligió una disposición tradicional de cuatro elementos de aguja analógicos con tacómetro, velocímetro, cantidad de combustible y temperatura del líquido refrigerante. La lectura es muy clara tanto sea de día como de noche mientras que la información que da es la justa y la necesaria.

Incluso es un tablero más completo que el de la segunda generación del modelo, que llevaba un indicador digital para combustible, mientras que el de temperatura del refrigerante brillaba por su ausencia. Ahora por suerte todo pasó a ser analógico y por cuatro. Aleluya. Además lleva un display monocromo para la computadora de a bordo bastante fácil de usar, con las funciones básicas de distancia, autonomía y odómetros total y parcial.


La consola central tiene a la nueva pantalla táctil multimedia de PSA. Al igual que la anterior SMEG, esta pantalla que ahora se llama CAN con conexiones de audio y telefonía, además de compatibilidad con Apple CarPlay y MirrorLink. A diferencia de otros mercados, no llega con navegador a Uruguay, porque la idea es tener que valerse de los mapas actualizados que ya traen nuestros teléfonos inteligentes.

Más adelante esta pantalla sumará Android Auto para complementar el trío ideal de conectividad vía smartphones. Su funcionamiento es correcto, pero sería mejor si fuera más rápida en la interfase y no se pisaran las funciones. Por ejemplo, para usar el climatizador automático, hay que dejar de ver las funciones de radio o configuración del auto.


Sin embargo, la estrella de la tecnología que lleva este New C3 es la ConnectedCAM, que se ofrecerá en Uruguay como opcional. Se trata de una cámara de fotos y video montada por debajo del retrovisor interno que permite tomar imágenes y videos en full HD y se conecta vía WiFi (la cámara tiene un módulo interno) a un teléfono inteligente mediante una app que solo trabaja cuando somos un pasajero ya que la propia aplicación aclara todo esto previo a configurarla.

La cámara cuenta con con un lente gran angular (120º) y 2 megapixeles con una resolución de 1920x1080. Almacena hasta 16 GB de información, que mediante dos teclas permite tomar una foto o grabar un breve video de un mínimo de 20 segundos y un máximo de 60.


Esos contenidos se pueden guardar en el smartphone vía Wi-Fi o colgarlos en redes sociales de forma segura, ya que esta función solo la deja operar con el vehículo detenido y la caja en punto muerto. También se los puede descargar mediante un cable mini-USB de la memoria de la cámara a una computadora portátil, por ejemplo.

A su vez, en el caso de que haya una fuerte desaceleración o un posible impacto, el sistema graba en su memoria el lapso entre los 30 segundos anteriores al incidente, y los 60 posteriores. Esto sirve en caso de accidentes para poder dirimir responsabilidades con pruebas contundentes y no con testigos oculares que pasaban por ahí. Además cuenta con GPS integrado, permitiendo ubicar también dónde estacionamos el auto mediante la app.


Pese a usar una plataforma de segmento B, el New C3 permite que adultos puedan acomodarse bien (solo bien) en las plazas traseras.

El espacio de la cabeza al techo y a lo largo es correcto, mientras que a lo ancho es el justo para que vayan dos con relativa comodidad. No viajarán tres súper holgados, pero en un viaje corto podrán arreglárselas sin problemas, aunque el espacio para las piernas es muy acotado en ese lugar. Si viajan niños que ya no precisen de sillas grandes y solo usen el booster, por otra parte, lo harán sin problemas.


En relación a la seguridad, también saca aplausos. Hay apoyacabezas y cinturones inerciales para los tres ocupantes, mientras que si son los más pequeños de la casa, podrán ir bien sentados en sus sillas con anclajes ISOFIX y TopTehter.

A su vez, un detalle no menor, permiten sistemas de retención bajo la homologación i-Size (ver explicación) y en caso de tener que llevar a un niño pequeño e ir vigilándolo de cerca, el asiento del acompañante delantero también cuenta con anclajes ISOFIX y TopTehter para llevar una butaca con un niño pequeño junto a la madre o padre, en dirección opuesta al tránsito.


En materia de capacidad del carga, Citroën declara 300 litros de volumen, que lo dejan al New C3 entre los más amplios de la categoría en este aspecto y que cumple bien para las necesidades de cualquier usuario del segmento B. De no ser suficientes, esa capacidad puede ampliarse rebatiendo el respaldo trasero (en proporción 60:40) hasta alcanzar los 900 litros. 

Por debajo de la alfombra del baúl encontramos un neumático Kleber Dynaxer HP3 en medida 185/65 R15 que resulta ser distinto a los cuatro titulares, pero no llega a calificar como temporario. Igual podría ser peor. En Chile cuando manejé el auto en el lanzamiento regional había unidades que para sacarnos del apuro tenían una T125/85 R16 tan delgada como Kate Moss en los años noventa.


Motor y transmisión

El New C3 llegó primero a Uruguay con el conocido impulsor 1.2 PureTech 82, aunque más adelante también recibiremos el excelente 1.2 PureTech turbo de 110 cv. Pero hasta que eso suceda, tendremos en el mercado local al EB2 de PSA, un 1.199 cc de cilindrada, inyección multipunto, tres cilindros en línea, y 12 válvulas, que eroga 82 cv a 5.750 rpm y un torque de 118 Nm a 2.750 vueltas.

Se trata de una mecánica conocida por todos, ya presente en los 208 y C4 Cactus, por ejemplo. Es un impulsor de comportamiento correcto para este segmento, que a velocidades bajas se muestra bastante falto de nervio, pero a medida que le imprimimos más presión al acelerador, pareciera que se despierta y la entrega es más un poco más enérgica, en especial, entre las 2.500 y 3.500 rpm, donde se siente más a gusto.


Su ámbito ideal es la ciudad, como es de esperarse, pero como veremos en la segunda parte, el New C3 también puede salir a la ruta y no pasar vergüenza, producto de la combinación de potencia y bajo peso que tiene. No es un producto rápido, sino que se sabe desenvolver de forma correcta en estos hábitats.

Si bien está dotado de un árbol de equilibrado contra-rotante, que reduce los repiqueteos característicos de los motores tricilíndricos, en ralentí se transmiten algunas vibraciones mínimas en el volante, el selector de cambios y la butaca, que una vez que el 1.2 toma temperatura, desaparecen como por arte de magia. O de ingeniería, en realidad.


Pasando a la caja de cambios, en todos los C3 comercializados en Uruguay por ahora llevan una manual de cinco relaciones, aunque más adelante está previsto que llegue junto al 1.2 turbo de 110 cv una automática secuencial de sexta (la EAT6III de PSA).

En este 1.2 liso, las tres primeras marchas son bien cortas para aprovechar al máximo al 1.2 liso, mientras que cuarta y quinta están pensadas para bajar el ritmo. El selector tiene un escalonamiento correcto, pero un tacto tirando a gomoso y hasta impreciso incluso en algunas ocasiones.


Esto es algo que también se manifiesta en sus hermanos de plataforma (208, 2008, C-Elysée, 301 y C4 Cactus) y que PSA como grupo tiene que solucionar a la brevedad y tomar apuntes de las cajas manuales que hacen Kia, Hyundai, Mazda o Volkswagen, por ejemplo.

Más allá de eso, no es una transmisión deportiva, sino que busca dos cosas diametralmente opuestas a eso: economía de combustible y suavidad de manejo. Y como verán más adelante, este New C3 lo sabe sacar de la galera con bastante soltura.


Pasando a los números puros y duros, fábrica declara una velocidad final de 168 km/h, una aceleración de 0-100 km/h en 13 segundos, mientras que en materia de consumos, Citroën homologa 5,7 l/100 km en ciclo urbano, 4,1 l/100 km en ruta, y 4,7 litros cada 100 km en ciclo mixto. Durante el primer contacto en Chile había podido medir algunos números, pero solo valiéndome de los datos que arrojaba la computadora de a bordo.

Pero ahora que pasé casi una semana en mis pagos con el New C3 pude hacerlo como debe ser (a tanque lleno y recorrido y luego llenando de nuevo, más lo que da la computadora para contrastar) estos fueron los mejores registros: 7,6 l/100 km en ciudad, 5,2 l/100 km en ruta y 6,4 litros cada 100 km en el ciclo mixto, es decir, casi los mismos números que obtuve en Chile. El depósito de combustible lleva 45 litros (perdió 10 frente al anterior C3) y el peso en orden de marcha es de 1.055 kg.


Comporatmiento dinámico

Al igual que lo dijera en su momento escribiendo desde el otro lado de la Cordillera de los Andes, el New C3 es ante todo, un producto que enfoca todo hacia el confort. Y su planteo dinámico no escapa a eso tampoco. Citroën nunca se caracterizó por ser una marca con productos deportivos o que tiendan a tener un comportamiento de esa naturaleza. No en vano crearon las suspensiones Hydractive que eran lo más parecido a conducir una alfombra voladora sobre las nubes.

Por eso el C3 sigue siendo un modelo enfocado en dar un gran confort de marcha y bienestar a bordo, es decir, que mantiene las raíces de la marca intactas, así como tampoco se hace zancadillas a sí mismo ni es contradictorio con la historia del propio producto, ya que las anteriores generaciones también se caracterizaban por tener un chasis enfocado hacia la suavidad de suspensiones.


El esquema es ideal para el tránsito urbano, y pese a ser un producto de origen europeo, el New C3 se lleva de maravillas con la topografía sudaca. Nunca toca abajo y tanto pozos o calles empedradas son filtrados de forma correcta y solo con algunas sequedades del eje posterior cuando son muy pronunciados. A su vez, también se da que en algunos asfaltos emparchados, el auto tiende a oscilar como si fuera un bote, pero siempre es un resultado de tener un planteo tan suave.

La dirección, en tanto, hace de las maniobras de estacionamiento un mero trámite, que en esta versión Shine, además va asistida de sensores traseros y una cámara de retroceso. A bajas velocidades es tan artificial como otras direcciones electroasistidas, pero en ruta gana en firmeza y precisión, endureciéndose bastante. El volante es generoso en tamaño y bastante agradable de usar.


La insonorización en marcha es buena, no percibiéndose que se trata de un motor con apenas tres cilindros, a no ser que estemos con el capot abierto y parados al lado escuchando a ese traqueteo similar al de una máquina de coser. En ruta, en tanto, sigue siendo correcta la aislación, pero cuando tenemos un viento fuerte de frente se escucha bastante ruido eólico proveniente desde los parantes A recién por encima de los 110 km/h.

El impulsor, por su parte, como sucede en otros Peugeot y Citroën que lo usan, el 1.2 de 82 cv se manifiesta relajado en su comportamiento, pudiendo viajar a 70 km/h en 5ª a unas 2.000 vueltas, lo cual es correcto. Es una mecánica que con las primeras cuatro marchas se le puede imprimir una conducción enérgica si se saben aprovechar al máximo las relaciones de caja.


En ruta, en tanto, la motorización exige trabajar más con la transmisión, en especial a la hora de los adelantamientos a camiones o buses, donde siempre será recomendable bajar a 4ª o incluso a 3ª para realizar la maniobra con seguridad. Aquellos que quieran un New C3 con mayor agilidad de respuesta, deberán esperar a la variante turboalimentada.

Luego en condiciones de circulación normales, el comportamiento dinámico es más que correcto, siendo un vehículo cómodo (ya perdí la cuenta la cantidad de veces que usé este término en la nota) que en las curvas exigidas nos pasa factura de eso con un rolido bastante marcado, pero que es mitigado gracias a la intervención temprana del control de estabilidad, que es va de serie en todos los New C3 y activa los frenos de forma bastante brusca.


El impulsor, por su parte, presenta un comportamiento correcto en los regímenes medio y medio-alto, pudiendo trabajar a unos 110 km/h a 3.100 vueltas en quinta marcha. Pedirle una sexta a este motor puede sonar exagerado, ya que más allá del régimen algo elevado, de todas formas el 1.2 no se siente fuera de ambiente y en materia de insonorización y vibraciones aprueba con buena nota de confort acústico.

Pasando raya en el apartado dinámico, este New C3 se muestra como un producto más maduro que antes y noble en materia de suspensiones, en donde el confort de marcha es su carta de presentación más cuidada y mejor resuelta, al igual que la segunda generación, aunque con un mayor nivel de refinamiento. Y por eso ahora conjuga la comodidad con una sensación de manejo de ir en un vehículo de un segmento más grande, por el aplomo que transmite al usarlo. Y eso también es motivo de aplausos y algo no tan fácil de lograr en un producto de este segmento.


Equipamiento

El nivel de equipamiento Shine es el tope de gama para el New C3. Ofrece una correcta dotación de serie: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos, y bloqueo), climatizador automático con mandos digitales, faros antinieblas delanteros y trasero, asiento del conductor regulable en altura, computadora de a bordo, regulador/limitador de velocidad, luces delanteras diurnas LED, molduras Airbump en color Negro, asiento trasero rebatible 60:40, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, encendido automático de luces, sensor de lluvia, retrovisor interior con anti-encandilamiento automático, vidrios traseros y luneta tonalizados, sensores de estacionamiento traseros, cámara de retroceso, pantalla táctil de siete pulgadas con reproducción de audio AM/FM/MP3/Aux-In/USB/GPS/MirrorScreen (MirrorLink y CarPlay), visualización de fotografías y mandos al volante, cuatro parlantes, acceso y arranque manos libres, techo bi-tono (Negro Onyx, Blanco Ópalo o Rojo Aden) y llantas de aleación "Matrix" de 16 pulgadas sobre neumáticos en medida 205/60 R16. En la unidad probada suma la ConnectedCAM Citroën, que es un extra de U$S 300 sobre el Shine que no la trae.


Por debajo de ellos dos está el nivel Feel, que si bien pierde algunos elementos que mencionaré a continuación, de todas formas cuenta con un paquete interesante por el precio. Frente al Shine carece de: volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, encendido automático de luces, sensor de lluvia, retrovisor interior con anti-encandilamiento automático, vidrios traseros y luneta tonalizados, sensores de estacionamiento traseros, cámara de retroceso y acceso y arranque manos libres, además de la mencionada ConnectedCAM.

En líneas generales ambas versiones están bien posicionadas frente a la competencia en relación precio/equipamiento. Sin embargo en donde más puntos suma el New C3 es en materia de seguridad disponible tanto de serie como en opción para el nivel más equipado y eso es lo que pasaremos a ver ahora.


Seguridad

En este aspecto el New C3 queda entre los más completos del segmento. Si bien la versión Feel cuenta con cuatro airbags (dos frontales y dos laterales delanteros), el nivel Shine suma los dos restantes de cortinas.

Más allá de esto, todos llevan de serie: frenos ABS con ayuda a la frenada de urgencia y repartidor electrónico de frenada (discos ventilados adelante y tambores atrás), ESP (control dinámico de estabilidad) + ASR (control de tracción), monitoreo de presión de neumáticos, anclajes ISOFIX para sillas infantiles.


Hasta ahí nada que no ofrezcan algunos rivales. Pero Citroën sube la vara agregando estos elementos: indicador de descanso recomendado (Coffee Break Alert), que al pasar más de dos horas conduciendo por encima de los 65 km/h, nos invita a detenernos para manejar más descansados y atentos, así como el reconocimiento de señales de velocidad, que mediante una cámara en el parabrisas (diferente a la de la ConnectedCAM) lee las diferentes velocidades de la calle o ruta y nos las avisa en el tablero.

A su vez, si vamos con el control de velocidad crucero o el limitador de velocidad conectado, ese sistema nos permite pasar a la velocidad máxima por donde vamos circulando a la memoria del auto, entonces solo presionando un botón en el mando del regulador de velocidad, pasa a fijar al límite máximo de circulación. Es un sistema muy útil y práctico, más en esta época de fiebre de radares.


En el caso de los Shine, además suma el alerta de cambio involuntario de carril, siendo el único en el segmento en ofrecerlo. Circulando a velocidades superiores a 60 km/h, mediante una cámara (sí, tiene tres el auto) reconoce las líneas de la calle o ruta, ya sean continuas o no, y nos alerta mediante una señal en el tablero junto a un sonido bastante molesto cuando nos cruzamos sobre ellas sin usar las luces de giro. A diferencia de otros modelos que también usan esta tecnología, en el New C3 no corrige el volante de forma automática.

En Europa, a su vez, Citroën también ofrece según equipamientos el frenado automático en ciudad, así como el alerta de ángulo ciego, ambos elementos que por ahora no se sabe si ofrecerán en nuestro mercado en el corto plazo, pero considerando la buena dotación que ya tiene, podría tenerlos aunque sea en opción para que el New C3 pasara a ser la nueva referencia del segmento en este sentido con el auto chico más completo en materia de seguridad del mercado nacional.


Los frenos, en tanto, son de discos ventilados en el eje delantero, y tambores en el trasero. Su comportamiento es bastante satisfactorio, con un buen poder frenante en ambos casos, aunque ante reiteradas detenciones de emergencia, el sistema comienza a manifestar algunas fatigas con derivas hacia los lados y el pedal se torna un poco más "esponjoso".

Pasando al control de estabilidad y tracción, Citroën permite desactivarlo mediante una tecla en la consola central, aunque se reactiva a partir de los 50 km/h. Ante pérdidas de adherencia en curvas, tiene una reacción bastante violenta, que corrige mediante los frenos la trayectoria. Es decir, como debería ser en todos los productos que lo tienen.


Precio, garantía y competidores

La unidad probada corresponde al nivel Shine con el opcional de la ConnectedCAM, por lo que su precio es U$S 300 superior a aquel New C3 Shine que no la tiene. El valor del auto evaluado es de U$S 24.790, mientras que si no les apetece tener esa cámara en el auto, su precio bajará a U$S 24.490 pero manteniendo el mismo equipamiento. Ya si el presupuesto es algo más ajustado, el New C3 tiene el nivel Feel por U$S 22.990. La garantía, por su parte, es de 2 años o 50.000 km, que puede ser extensible a 4 años o 100.000 km (ver).

Considerando el precio, la potencia, y que es el más equipado de los tres New C3 que tenemos por ahora en Uruguay, los rivales van a ser los siguientes para esta versión Shine con ConnectedCAM: Ford Fiesta Kinetic SE 1.6 Hatch (U$S 20.990), Kia Rio Hatch EX 1.4 (U$S 23.490), Mazda2 1.5 SKYACTIV-G M/T (U$S 24.990), Peugeot New 208 1.2 PureTech 82 Active - U$S 22.990, New 208 1.2 PureTech 110 Allure BVM5 (U$S 28.490), Renault Clio IV Expression 1.2 (U$S 23.990), Clio IV Dynamique TCe 90 (U$S 25.990) y Suzuki Baleno 1.4 GLX M/T (U$S 22.990).


Conclusión

A nivel personal el Citroën C3 estuvo siempre en una lista de productos "del montón". No tenía grandes virtudes ni tampoco contras tan grandes como para no tenerlo en cuenta entre los mejores del segmento B. Con esta tercera generación la marca francesa logró no solo captar mi atención sino también hacer un producto que refina una receta conocida y la mejora en relación a diseño, equipamientos y por sobre todo, seguridad.

A su vez, Citroën ahora puede jugar a dos frentes con el C3. La oferta accesible va de la mano del modelo de segunda generación y origen Mercosur, mientras que aquellos que busquen algo más moderno y equipado, tienen la opción de ir por este New C3. La brecha de precio es grande, es cierto. Pero también se estarán llevando a cambio un producto muy superior en todos los aspectos.


Cuando se lo anunció por primera vez, al New C3 se lo llamaba "la nueva ofensiva de Citroën". Y es un término muy adecuado, creo. Porque es una apuesta más importante de lo que parece. Es el nuevo producto de volumen de la marca. Para tener una noción de esto, es el auto más vendido de la historia actual de Citroën, con más de 3.5 millones de unidades comercializadas a nivel mundial. 

Renovar al modelo que más rentabilidad le da a una empresa, no es tarea sencilla. En nuestro país, además tiene otro deber más y es el de posicionarse por encima de su antecesor con producción Mercosur con una oferta sustentada en el diseño, equipamiento, tecnología y modernidad. Todos factores que en un mercado dominado por los precios, tampoco es una aventura que todas las marcas estén dispuestas a embarcarse.


Pero pasando al auto en sí, el New C3 junto a los e-Méhari y C4 Cactus son los exponentes más claros de la nueva imagen de Citroën. La que contempla productos con un espíritu lúdico, desenfadado y joven con conceptos volcados a la practicidad y la tecnología. Los próximos lanzamientos de la marca seguirán este camino que retoma las raíces innovadoras de la marca y las combina con la modernidad y frescura que están imprimiéndole a la gran mayoría de sus nuevos modelos.

Por eso decidieron resumirlo en un concepto marketinero llamado Citroën Advanced Comfort, que está basado en cuatro pilares: proporcionar un entorno de viajes sin estrés, simplificar la vida a bordo al máximo, ofrecer tecnologías sin complicaciones y entregar una sensación de calma al conducir. A su vez, esta filosofía va junto al nuevo claim de la firma francesa, que es "Be different, feel good" (sé diferente, sentite bien). Y tras haber convivido casi una semana con el New C3, les aseguro que cumple con todas las sensaciones que los genios del marketing querían meternos en la cabeza. Está bueno ser diferente al resto. Pero mucho más cuando en el proceso se logra mejorar tanto.



A favor
  • Capacidad del baúl
  • Consumos
  • Confort de marcha
  • Diseño
  • Equipamiento de confort y seguridad
  • Nivel de personalización
  • Tecnología práctica (ConnectedCAM)
  • Relación precio/equipamiento

En contra
  • Auxilio de diferente medida
  • Respuesta del motor en baja
  • Plaza central trasera justa a lo ancho
  • Selector de cambios algo impreciso

FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.199
Número de cilindros: 3
Número de válvulas: 12
Relación de compresión: 10,5:1
Diámetro x carrera (mm): 75 x 90,5
Inyección: indirecta multipunto
Potencia máxima (cv/rpm) 82/5.750
Torque máximo (Nm/rpm) 118/2.750
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco relaciones
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable
FRENOS
Delanteros: de discos autoventilados
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: pseudo McPherson, con triángulos conectados a la cuna y barra estabilizadora
Trasera: eje a traviesa deformable ligado a la estructura por brazos longitudinales, y barra estabilizadora
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 205/60 R16
Rueda auxiliar: 185/65 R15
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 168
Aceleración 0/100 km/h (s) 13
Consumo (l/100km) Urbano: 5,7  - Carretera: 4,1 - Mixto: 4,7
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 300/900
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.055
Largo total (mm) 3.996
Ancho total (mm) 1.749
Alto total (mm) 1.474
Distancia entre ejes (mm) 2.539
Capacidad del tanque de combustible (l) 45

Galería: Citroën New C3 1.2 PureTech 82 Shine | Créditos: Autoblog y Diego Olivera (oliverafotografo.com.uy).

Video: Citroën New C3 1.2 PureTech 82 Shine (ConnectedCAM)


EQUIPAMIENTO SHINE:

EXTERIOR
Faros antiniebla delanteros y trasero
Llantas de aleación "Matrix" de 16 pulgadas
Luces diurnas LED
Molduras Airbump (en color Negro)
Techo bi-tono (Negro Onyx, Blanco Ópalo o Rojo Aden)
SEGURIDAD
Alerta de cambio de carril invuluntario
Airbags frontales, laterales delanteros, y de cortinas
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Asistente al frenado de urgencia (AFU)
Ayuda al arranque en pendientes (Hill Assist)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control de estabilidad (ESP)
Control de tracción (ASR)
Frenos ABS
Indicador de descanso recomendado (Coffee Break Alert)
Monitoreo de presión de neumáticos
Reconocimiento de señales de velocidad
Repartidor electrónico de frenado (REF)
CONFORT
Acceso y arranque manos libres
Asiento del conductor con regulación en altura
Climatizador automático con mandos digitales
Cierre centralizado de puertas con mando a distancia
ConnectedCAM Citroën
Computadora de a bordo
Cuatro parlantes
Encendido automático de luces
Espejos retrovisores externos regulables eléctricamente
Gear Shift Indicator (GSI)
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros
Pantalla táctil de siete pulgadas con reproducción de audio AM/FM/MP3/Aux-In/USB/MirrorScreen (MirrorLink y CarPlay), visualización de fotografías y mandos al volante
Regulador/limitador de velocidad
Respaldo trasero rebatible 60:40
Retrovisor interior con anti-encandilamiento automático
Sensores de lluvia y luz
Sensores de estacionamiento traseros con cámara de retroceso
Ventanillas traseras oscurecidas
Volante en cuero regulable en altura y profundidad con comandos de radio y telefonía

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 24.790. Garantía: 2 años o 50.000 km (extensible a 4 años o 100.000 km)

COMERCIALIZA:

Oversil S.A. Justicia 1878. Tel. 24020997. Web: www.citroen.com.uy