Contacto express: Citroën New C3 1.2 PureTech 82 Shine

martes, 20 de diciembre de 2016



Hace algunas semanas atrás probamos en Chile a la tercera generación del Citroén C3. Llegará a Uruguay en 2017.
Durante la presentación regional del nuevo Citroën C3, Autoblog fue el primer medio uruguayo en probar a la tercera generación en Latinoamérica. A continuación el contacto express con la versión 1.2 PureTech 82 Shine por algo más de 340 km en los caminos entre Santiago y Valparaíso, en Chile.

(*) Desde Valparaíso (Chile) - La tercera generación del Citroën C3 es un punto de quiebre para la marca. Se presentó en el último Salón de París 2016 (ver nota) y si bien mantiene las mecánicas y plataforma (la PF1 del Grupo PSA) del C3 anterior (ver lanzamiento) estamos ante un producto distinto por varios motivos.

Se acerca más al concepto que introdujo el C4 Cactus (ver lanzamiento) hace un tiempo atrás de ser un modelo de espíritu rupturista, joven y desenfadado, en especial desde el punto de vista del diseño y algunas soluciones que iremos viendo a lo largo de este informe.


Antes de que se presentara en el mercado local (lo hará en 2017), gracias a la invitación de Citroën Uruguay, Autoblog pudo ser el primer medio uruguayo en probar al New C3 en suelo Latinoamericano, durante su presentación regional en Chile, realizada entre las ciudades de Santiago y Valparaíso en un evento de dos días y más de 340 kilómetros por autopista, ciudad, y caminos secundarios.

Allí pude probar dos New C3, ambos con equipamiento Shine. Por un lado estaba el que más tiempo manejé, un naftero 1.2 PureTech 82, configuración que llegará a Uruguay (color Verde Almond con techo negro) y también nos tocó probar por unos pocos kilómetros a un 1.6 HDi 75 (Blanco Banquise con techo rojo), que por ser turbodiesel no se comercializará en nuestro país. El primer contacto con la tercera generación del C3 se transcribe, a continuación.


Exterior

Desde hace unos cuántos años la personalización en los vehículos de los segmentos A y B se ha tornado en moneda corriente para muchos fabricantes. El culpable de esta moda fue el primer MINI, seguido por el Fiat 500 y luego para serles honesto, le perdí el rastro a esta tendencia.

Citroën no quiso ser ajeno a esto y para este New C3 decidió darle un aire más juvenil y descontracturado al diseño de su auto, pero también abrir al máximo la posibilidad de personalizarlo a gusto de cada cliente. Tal es así que existen 36 combinaciones de carrocería y techo, repartidas entre nueve tonos de carrocería y cuatro de techo (rojo, negro y blanco o el mismo de la carrocería).


El resultado es un auto que se parece mucho al C4 Cactus en cuanto a su planteo de estilo, pero también se acerca mucho al Peugeot 208, primo hermano y rival de este New C3, desde algunos ángulos, como el diseño de las ventanillas laterales, por ejemplo. Algo que toma del Cactus es la disposición de las ópticas delanteras en tres niveles, con las luces diurnas LED arriba, las principales al medio y los antinieblas abajo del todo.

En el lateral, lo primero que destacan son los Airbumps, ya vistos en el Cactus y que ahora vuelven en el C3 con algo más de estilo y menor volumen ocupado en el perfil de la carrocería. También se los puede personalizar con un aplique del color del techo y los retrovisores. En las unidades probadas, equipamiento Shine, las llantas eran de aleación de 16 pulgadas sobre neumáticos Michelin Primacy 3 en medida 205/55 R16.


Visto desde atrás se lo nota más musculoso, masculino y regordete que el anterior C3, pero perdió algo de personalidad en el camino también. Digamos que el diseño del auto tiene aristas más simpáticas y jugadas que su retaguardia, pero tampoco llega a ser poco atractivo. A diferencia del último C3 europeo que recibimos, que se importaba desde Poissy, en Francia, esta tercera generación se produce en Trnava, Eslovaquia.

Si vamos a las dimensiones, frente al anterior (cifras entre paréntesis) creció en todas sus cotas pese a haber conservado la misma plataforma. Mide 3.996 mm de largo (+52 mm que el anterior), 1.749 mm de ancho (+41 mm), y 1.474 mm de alto (+47 mm). La batalla en tanto es de 2.539 mm (+ 79 mm).


Interior

Si por fuera la inspiración en el C4 Cactus era evidente, por dentro lo es más todavía. Los paneles de puertas tienen casi el mismo diseño, apelando en las puertas a unas agarraderas en cuerina rústica con apliques metálicos que le dan un aspecto de baúl antiguo. o los asientos tipo sillón, más mullidos y anchos que en otros productos de este segmento.

Más allá de esas extravagancias, la posición de manejo es por sobre todas las cosas, muy cómoda, concepto que reina a este producto. Si bien los asientos siguen ese concepto de "sofá" visto en el C4 Cactus, son bastante más firmes y anatómicos para el cuerpo que en su hermano crossover. En cuanto a las regulaciones, la butaca permite bajar o subir mucho el asiento, mientras que el volante regula bastante en altura y profundidad.


En relación a la calidad, Citroën buscó varios recursos para hacer del interior de este producto un ambiente agradable, simple, cool, y bien presentado. Hay plásticos duros de buena calidad y encastres, pero no cuenta con algunos acolchados en la parte superior del tablero como sí pasaba con el anterior C3 europeo u otros rivales de segmento. En líneas generales aprueba bien este aspecto, pero está lejos de ser una referencia. En su defensa, la ergonomía del habitáculo es bastante buena.

En algo que sí se gana un par de puntos es en el instrumental. A diferencia del tablero casi paupérrimo de los C4 Cactus, en el C3 se eligió una disposición tradicional de cuatro elementos de aguja analógicos con tacómetro, velocímetro, cantidad de combustible y temperatura del líquido refrigerante. Además lleva un display monocromo para la computadora de a bordo bastante fácil de usar.


La consola central tiene a la nueva pantalla táctil multimedia de PSA. Al igual que la anterior SMEG, esta pantalla que ahora se llama CAN con navegador (infaltable para un primerizo en Valparaíso como este redactor), y cuenta con conexiones de audio y telefonía, además de compatibilidad con Apple CarPlay y MirrorLink. En 2017 sumará Android Auto para complementar el trío ideal de conectividad vía smartphones. Su funcionamiento es correcto, pero sería mejor si tuviera los mandos del climatizador aparte y no integrados, ya que distrae bastante cuando vamos manejando.

Sin embargo, la estrella de la tecnología que lleva este New C3 es la ConnectedCam, que se ofrecerá en Uruguay como opcional. Se trata de una cámara de fotos y video montada por debajo del retrovisor interno que permite tomar imágenes y videos en full HD y se conecta vía Wi-Fi (la cámara tiene un módulo interno) a un teléfono inteligente mediante una app que solo trabaja cuando somos un pasajero ya que la propia aplicación aclara todo esto previo a configurarla.


La cámara cuenta con con un lente gran angular (120º) y 2 megapixeles con una resolución de 1920x1080. Almacena hasta 16 GB de información, que mediante dos teclas permite tomar una foto o grabar un breve video de 20 segundos. Esos contenidos se pueden guardar en el smartphone vía Wi-Fi o colgarlos en redes sociales de forma segura, ya que esta función solo la deja operar con el vehículo detenido y la caja en punto muerto.

A su vez, en el caso de que haya una fuerte desaceleración o un posible impacto, el sistema graba en su memoria el lapso entre los 30 segundos anteriores al incidente, y los 60 posteriores. Esto sirve en caso de accidentes para poder dirimir responsabilidades con pruebas contundentes y no con testigos oculares que pasaban por ahí. Además cuenta con GPS integrado, permitiendo ubicar también dónde estacionamos el auto mediante la app.

Video: Citroën New C3 (ConnectedCAM)

Pese a usar una plataforma de segmento B, el New C3 permite que adultos puedan acomodarse bien (solo bien) en las plazas traseras. El espacio de la cabeza al techo y a lo largo es correcto, mientras que a lo ancho es el justo para que vayan dos con relativa comodidad. No viajarán tres súper holgados, pero en un viaje corto podrán arreglárselas sin problemas, aunque el espacio para las piernas es acotado en ese lugar. Si viajan niños que ya no precisen de sillas grandes y solo usen el booster, por otra parte, lo harán sin problemas.

En relación a la seguridad, también saca buenos puntajes. Hay apoyacabezas y cinturones inerciales para los tres ocupantes, mientras que si son los más pequeños de la casa, podrán ir bien sentados en sus sillas con anclajes ISOFIX y TopTether. A su vez, un detalle no menor, permiten sistemas de retención bajo la homologación i-Size (ver explicación) y en caso de tener que llevar a un niño pequeño e ir vigilándolo de cerca, el asiento del acompañante delantero también cuenta con anclajes para llevar una butaca en dirección opuesta al tránsito.


En materia de capacidad del carga, Citroën declara 300 litros de volumen, que lo dejan al New C3 entre los más amplios del segmento en este aspecto. De no ser suficientes, esa capacidad puede ampliarse rebatiendo el respaldo trasero (en proporción 60:40) hasta alcanzar los 900 litros. 

Por debajo de la alfombra del baúl en Chile encontramos soluciones diferentes. Mientras los C3 nafteros llevaban un neumático Kleber Dynaxer HP3 en medida 185/65 R15 (distinto a los cuatro titulares, pero no temporario), los turbodiesel se valían de una galleta Continental T125/85 R16. En cualquiera de los dos casos, es una solución a medias y criticable para nuestras rutas y caminos.


Motor y transmisión

El New C3 que probé más en Chile fue el 1.2 PureTech 82, por razones obvias: el 1.6 HDi de 75 cv turbodiesel acá no lo vamos a ver ni por error, aunque pude utilizarlo un par de kilómetros y recordar lo equivocados que estamos en Uruguay en castigar con tantos impuestos a estas motorizaciones. Nos estamos perdiendo de muchos motores excelentes (el del que usé C3 es uno), fuera de broma.

Regaños gubernamentales aparte, vayamos a ver de qué está hecho el 1.2 naftero que sí llega por estas pampas. Si bien más adelante recibiremos el 1.2 PureTech turbo de 110 cv, las primeras unidades del New C3 que entran a Lationamérica cuentan con el 1.199 cc de cilindrada, inyección multipunto, tres cilindros en línea, y 12 válvulas, que eroga 82 cv a 5.750 rpm y un torque de 118 Nm a 2.750 vueltas.


Se trata de una mecánica conocida por todos, ya presente en los 208 y C4 Cactus, por ejemplo. Es un impulsor de comportamiento correcto para este segmento, que a velocidades bajas se muestra bastante falto de nervio, pero a medida que le imprimimos más presión al acelerador, pareciera que se despierta y la entrega es más un poco más enérgica, en especial, entre las 2.500 y 3.500 rpm.

De todas formas en Chile, con tres personas a bordo, el baúl a tope, el climatizador automático al máximo (en esos días la temperatura promedio eran unos 34º) y conduciendo a unos 2.500 metros de altura, el PureTech no estaba en su momento de mayor lucidez, ya que la altura le hace sufrir bastante. Una vez que podamos probarlo en Uruguay es posible que el resultado sea muy distinto.


Pasando a las cajas de cambios, en todos los C3 por ahora son una manual de cinco relaciones, aunque más adelante está previsto que llegue junto al 1.2 turbo de 110 cv una automática secuencial de sexta. Yendo a la manual tiene un escalonamiento correcto y un tacto igualmente correcto, tirando a gomoso y a veces impreciso incluso. No es una transmisión deportiva, sino que busca dos cosas diametralmente opuestas a eso: economía de combustible y suavidad de manejo.

Pasando a los números puros y duros, fábrica declara una velocidad final de 168 km/h, una aceleración de 0-100 km/h en 13 segundos, mientras que en materia de consumos, Citroën homologa 5,7 l/100 km en ciclo urbano, 4,1 l/100 km en ruta, y 4,7 litros cada 100 km en ciclo mixto. Si bien no pude medirlos correctamente como suelo hacerlo en las pruebas, usando la computadora estos fueron los mejores registros: 7,5 l/100 km en ciudad, 5,2 l/100 km en ruta y 6,3 litros cada 100 km en el ciclo mixto. El depósito de combustible lleva 45 litros y el peso en orden de marcha es de 1.055 kg.


Comporatmiento dinámico

Como decía más arriba, el motor seguramente no tenga el mismo comportamiento de un lado o del otro de la Cordillera de Los Andes por ese tema de la altura, pero a nivel dinámico se pueden empezar a trazar algunos conceptos que serán generales a todos los New C3 que tendremos en Latinoamérica, aunque más adelante le pueda hacer una prueba completa en Uruguay.

A diferencia de otros integrantes del segmento B que juran tener chasis deportivos y que en la práctica manifiestan comportamientos más mansos que agua de aljibe, Citroën no tiene sus rumbos entreverados entre el marketing y el andar. Por eso el C3 sigue siendo un modelo enfocado en dar un gran confort de marcha y bienestar a bordo, es decir, que mantiene las raíces de la marca intactas, así como tampoco se hace zancadillas a sí mismo.


Personalmente no me considero un fanático ni un defensor de las anteriores dos generaciones. Jamás terminaron de convencerme desde lo dinámico y hasta podría animarme a decir que son autos algo "insulsos" para mi gusto porque prefiero el dinamismo al confort. Esta tercera generación no es divertida de usar ni mucho menos, pero de todas formas tiene un objetivo claro y es ser un vehículo muy cómodo y relajado de usar, algo que cumple con creces para aquel que esté buscando esto.

El esquema de suspensiones es blando e ideal para el tránsito urbano. Uno de los descubrimientos de este viaje fue enterarme que en algunas zonas de Chile las calles y rutas están igual de deterioradas que en Uruguay, así que el adelanto también sirvió para ver cómo el C3 se lleva con la topografía sudaca fuera de fronteras. Nunca toca abajo y tanto pozos como cortes de la calzada son filtrados de forma correcta y solo con algunas sequedades del eje posterior cuando son muy pronunciados.


La insonorización es buena, no percibiéndose que se trata de un motor con apenas tres cilindros, a no ser que estemos con el capot abierto y parados al lado. Buen trabajo, Citroën. En ruta, en tanto, sigue siendo correcta la aislación, pero cuando tenemos un viento fuerte se escucha algo de ruido eólico proveniente desde los parantes A recién por encima de los 110 km/h.

La dirección, en tanto, hace de las maniobras de estacionamiento un mero trámite, que en esta versión Shine, además va asistida de sensores y cámara de retroceso. A bajas velocidades es tan artificial como otras direcciones electroasistidas, pero en ruta gana en firmeza y precisión, endureciéndose bastante. El volante es generoso en tamaño y bastante cómodo de usar. De nuevo, quinta vez que uso ese recurso.


Pasando raya en el apartado dinámico, porque para extenderme más guardaré conceptos para la prueba completa, este New C3 un producto más maduro que antes y muy noble en materia de suspensiones, en donde el confort de marcha es su carta de presentación más cuidada y mejor resuelta, al igual que la segunda generación. Pero que además ahora la conjuga con una sensación de manejo de un vehículo de un segmento más grande, por el aplomo que transmite al usarlo.

Personalmente iba con muchos prejuicios frente al andar del New C3, especialmente porque gusto más de los vehículos de suspensión "dura" y los anteriores C3 no me habían dejado un buen sabor de boca a nivel dinámico. Pero al final disfruté la comodidad (sexta vez) que ofrecen este modelo y considero que aquel que busque un producto confortable para el uso diario, no se defraudará en lo más mínimo con este Citroën.


Equipamiento

Todos los New C3 que había en Chile tenían el nivel de equipamiento Shine, que tanto allá como acá será la denominación del nivel tope de gama. Ofrece de serie: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos, y bloqueo), climatizador automático con mandos digitales, faros antinieblas delanteros y trasero, asiento del conductor regulable en altura, computadora de a bordo, regulador/limitador de velocidad, luces delanteras diurnas LED, molduras Airbump en color Negro, asiento trasero rebatible 60:40, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, encendido automático de luces, sensor de lluvia, retrovisor interior con anti-encandilamiento automático, vidrios traseros y luneta tonalizados, sensores de estacionamiento traseros, cámara de retroceso, pantalla táctil de siete pulgadas con reproducción de audio AM/FM/MP3/Aux-In/USB/GPS/MirrorScreen (MirrorLink y CarPlay), visualización de fotografías y mandos al volante, cuatro parlantes, acceso y arranque manos libres, ConnectedCAM Citroën (ver video), techo bi-tono (Negro Onyx, Blanco Ópalo o Rojo Aden) y llantas de aleación "Matrix" de 16 pulgadas sobre neumáticos en medida 205/60 R16.


Seguridad

En este aspecto el New C3 va a quedar entre los más completos del segmento. Si bien la versión Feel cuenta con cuatro airbags (dos frontales y dos laterales delanteros), el nivel Shine suma los dos restantes de cortinas. Más allá de esto, todos llevan de serie: frenos ABS con ayuda a la frenada de urgencia y repartidor electrónico de frenada (discos ventilados adelante y tambores atrás), ESP (control dinámico de estabilidad) + ASR (control de tracción), monitoreo de presión de neumáticos, anclajes ISOFIX para sillas infantiles.

En las unidades probadas en Chile se sumaban: alerta de cambio de carril involuntario e indicador de descanso recomendado (Coffee Break Alert) y el reconocimiento de señales de velocidad, que sí se ofrecerán en las versiones que llegarán a Uruguay. En Europa, a su vez, Citroën también ofrece según equipamientos el frenado automático en ciudad, así como el alerta de ángulo ciego. Todos elementos que por ahora no se sabe si ofrecerán en nuestro mercado.


Conclusión

En la década pasada Citroën quiso renegar un poco de su espíritu diferente y peculiar para querer agradarle a un público mayor. Los primeros dos C4, el C5, y tantos otros modelos son ese ejemplo. Por otra parte los C6, C3 Picasso y hasta el C1, que ni siquiera es un Citroën "puro", buscaban apuntar a ese cliente que buscaba algo distinto al resto.

Ese divorcio de criterios llevó a que la marca perdiera el rumbo que la hizo famosa. Desde el lanzamiento del C4 Cactus, luego del e-Méhari y ahora con el New C3, Citroën está retomando esa forma de ser desenfadada, joven y fresca que tanto bien le hizo a un mercado homogéneo y grisáceo como el europeo, y consecuentemente, por eso de ser sus descendientes, Latinoamericano.


El New C3 es una apuesta más importante de lo que parece. Es el nuevo producto de volumen de la marca. Con C4 Cactus parece que estuvieron probando la temperatura del agua, y con este C3 directamente se zambullen sin más vueltas en ese pasado "retro-chic-extravagante" que llevó a Citroën ser Citroën.

Es triste ver cuando las marcas pierden identidad en función de buscar volúmenes de mercado. Y más cuando los productos que encarnan ese espíritu no son buenos. Ahora la casa del doble chevrón no solo está volviendo a sus mejores colores (literalmente apelan a darle color a toda su nueva imagen), sino que además están haciendo productos honestos con la historia de la marca y de paso, también bastante buenos.


Por otro lado, y dejando de lado mis conceptos sobre las generaciones previas, el C3 es el auto más vendido de la historia actual de Citroën, con más de 3.5 millones de unidades comercializadas a nivel mundial. Renovar al modelo que más rentabilidad le da a una empresa, tampoco es tarea sencilla. En Latinoamérica tendrá otro deber y es el de posicionarse por encima de su antecesor con producción Mercosur.

No le será complicado, ya que si bien el nombre es el mismo, son dos productos muy distintos enfocados a públicos bastante dispares desde su posicionamiento de gama y en especial, de precios. También servirá para demostrar que abandonar lo conservador y en su lugar irse por los cambios radicales puede ser para mejor, un criterio que durante su historia Citroën supo acertar y abrazar más de una vez, sin tampoco sentirse incómodos con eso. Al contrario, lo convirtieron en su filosofía.



A favor
  • Capacidad del baúl
  • Consumos
  • Confort de marcha
  • Diseño
  • Equipamiento de confort y seguridad
  • Nivel de personalización
  • Tecnología práctica (ConnectedCAM)

En contra
  • Auxilio de diferente medida
  • Respuesta del motor en baja
  • Plaza central trasera justa a lo ancho
  • Selector de cambios algo impreciso

FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.199
Número de cilindros: 3
Número de válvulas: 12
Relación de compresión: 10,5:1
Diámetro x carrera (mm): 75 x 90,5
Inyección: indirecta multipunto
Potencia máxima (cv/rpm) 82/5.750
Torque máximo (Nm/rpm) 118/2.750
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco relaciones
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable
FRENOS
Delanteros: de discos autoventilados
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: pseudo McPherson, con triángulos conectados a la cuna y barra estabilizadora
Trasera: eje a traviesa deformable ligado a la estructura por brazos longitudinales, y barra estabilizadora
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 205/60 R16
Rueda auxiliar: 185/65 R15
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 168
Aceleración 0/100 km/h (s) 13
Consumo (l/100km) Urbano: 5,7  - Carretera: 4,1 - Mixto: 4,7
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 300/900
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.055
Largo total (mm) 3.996
Ancho total (mm) 1.749
Alto total (mm) 1.474
Distancia entre ejes (mm) 2.539
Capacidad del tanque de combustible (l) 45

Galería: Citroën New C3 1.2 PureTech 82 Shine | Créditos:  Autoblog


EQUIPAMIENTO SHINE (válido para Chile):

EXTERIOR
Faros antiniebla delanteros y trasero
Llantas de aleación "Matrix" de 16 pulgadas
Luces diurnas LED
Molduras Airbump (en color Negro)
Techo bi-tono (Negro Onyx, Blanco Ópalo o Rojo Aden)
SEGURIDAD
Alerta de cambio de carril invuluntario
Airbags frontales, laterales delanteros, y de cortinas
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Apoya cabezas delanteros y traseros (5)
Asistente al frenado de urgencia (AFU)
Ayuda al arranque en pendientes (Hill Assist)
Cinturones traseros de tres puntos (3)
Control de estabilidad (ESP)
Control de tracción (ASR)
Frenos ABS
Indicador de descanso recomendado (Coffee Break Alert)
Monitoreo de presión de neumáticos
Reconocimiento de señales de velocidad
Repartidor electrónico de frenado (REF)
CONFORT
Acceso y arranque manos libres
Asiento del conductor con regulación en altura
Climatizador automático con mandos digitales
Cierre centralizado de puertas con mando a distancia
ConnectedCAM Citroën (ver video)
Computadora de a bordo
Cuatro parlantes
Encendido automático de luces
Espejos retrovisores externos regulables eléctricamente
Gear Shift Indicator (GSI)
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros
Pantalla táctil de siete pulgadas con reproducción de audio AM/FM/MP3/Aux-In/2USB/GPS/MirrorScreen (MirrorLink y CarPlay), visualización de fotografías y mandos al volante
Regulador/limitador de velocidad
Respaldo trasero rebatible 60:40
Retrovisor interior con anti-encandilamiento automático
Sensores de lluvia y luz
Sensores de estacionamiento traseros con cámara de retroceso
Ventanillas traseras oscurecidas
Volante en cuero regulable en altura y profundidad con comandos de radio y telefonía

PRECIOS Y GARANTÍA:

Aún no definidos. Comercialización prevista en Uruguay para 2017.

COMERCIALIZA:

Oversil S.A. Justicia 1878. Tel. 24020997. Web: www.citroen.com.uy


(*) Viaje por invitación de Citroën Uruguay