Prueba: BYD Song Plus DM-i 1.5 GS A/T

viernes, 19 de agosto de 2022



Evaluamos al nuevo SUV compacto híbrido enchufable de BYD, el Song Plus DM-i.

Probamos al nuevo SUV compacto electrificado de BYD, el Song Plus DM-i. Lo probamos en su versión GS, equipada con dos motores: uno naftero 1.5 atmosférico de 108 cv de potencia y el segundo, un eléctrico de 132 kW (177 cv) de potencia, entregando 214 cv combinados. La evaluación, a continuación.

La denominación Song no es nueva dentro de la gama de BYD. Desde 2015 es el nombre que la firma china eligió para su SUV compacto en honor a la dinastía china gobernante en China entre los años 960 y 1279, que sucedió al periodo de las Cinco Dinastías y los Diez Reinos. Autoblog pudo evaluarlo hace algunos años en su primera evolución (ver prueba), cuando aún se llamaba S5, y más acá en el tiempo, en su segunda, ya bajo el nombre Song Pro (ver prueba) ya en configuración eléctrica o híbrida enchufable.

Ese último modelo había sido presentado en el Salón de Shanghái de 2019 (ver nota), a donde Autoblog pudo asistir e incluso conversar con el diseñador a cargo del estilo del Song Pro, así como también del nuevo lenguaje de estilo de BYD, el alemán Wolfgang Egger (ver entrevista). Tan solo un año después, se presentó al que sería su reemplazo directo. Sí, el mercado chino tiene eso, los ciclos de vida de los productos son tan breves y efímeros como un haiku. Aunque sea parte de la cultura literaria japonesa, ya lo sé.


El modelo encargado de tomar la posta del Song Pro es el Song Plus (sí, la industria de los smartphones le dio ideas a algunas marcas de autos para estas denominaciones) que nada tiene que ver con el producto anterior. Tan solo conserva la posibilidad de tener una variante híbrida enchufable o eléctrica, pero nada más. Las tecnologías utilizadas acá son otras, e incluso el posicionamiento que BYD busca darle al Song Plus es bastante más upmarket que el de Song Pro. Ahora quieren ir a por marcas, digamos, "premium."

Luego del Tang (ver prueba) y del mencionado Song Pro, este Song Plus es el tercer SUV de BYD que se ofrece en nuestro mercado con una mecánica híbrida enchufable. Llega desde Shenzhen, China en dos configuraciones de equipo (GL y GS). Ambos son plug-in-hybrids (PHEV o DM-i como dice BYD), con un conjunto mecánico compuesto por un motor naftero 1.5 atmosférico de 108 cv de potencia y el segundo, un eléctrico de 132 kW (177 cv) de potencia, entregando 214 cv combinados. Los precios van desde los U$S 49.990 a los U$S 53.990 (ver lanzamiento). Autoblog pudo probar en anticipo hace algunos meses al Song Plus DM-i GS A/T, y el análisis se transcribe a continuación.


Exterior

Ya que lo mencioné en el prefacio de este informe, lo que BYD le debe a Wolfgang Egger por su influencia en el diseño de la marca es muchísimo. Atrás quedaron los días de copias a modelos de Toyota, y ahora un BYD (o Build Your Dreams como rezan sus modelos en los baúles) es muy identificable como tal. Este Song Plus no es la excepción y podemos ver como se aplica el estilo de diseño "Dragon Face" (o "cara de dragón") que se representa en esa parrilla (enorme, sí) cromada y en cascada.

Esta parrilla va acompañada por grupos ópticos full LED adaptativas e inteligentes (HMA) con luces de todo clima con función de luz de curva y con luces de giro secuenciales y unas luces azuladas muy curiosas, que aparecen cuando están encendidas las de posición. En el medio de la parrilla inferior aparece el sensor del control de velocidad crucero adaptativo (ACC), cortando la parrilla y por encima, una de las seis cámaras que tiene el Song Plus. En este caso, para la asistencia de estacionamiento que se complementa con otras dos en los espejos retrovisores, más la ya clásica ubicada en el sector trasero.


El lateral es incluso más imponente que el frontal, aunque considero que los mejores ángulos de este producto son los ¾, tanto delantero como el trasero. Las líneas son bastante agresivas y fluidas al mismo tiempo, con mucha chapa y poca superficie vidriada. Lo otro que impresiona son las llantas y neumáticos. Son de aleación de 19 pulgadas y van sobre cuatro rodillos de caucho en medida 235/50 R19, marca Giti GitiComfort 225 V1. Antes de que lo preguntes o lo leas en el apartado mecánico, es tracción delantera. Así que los mencionados neumáticos son de uso asfáltico 100%. No intentes irte de off-road con ellos.

Lucen gigantes incluso en un SUV que no es precisamente chico y por su diseño, y además las llantas en sí, son un imán de cordonazos. Así que hay que cuidarlas a través de las cámaras de estacionamiento laterales que tiene en los retrovisores. Que para algo BYD las puso ahí, no es solo por adorno. También está asistido por sensores de estacionamiento tanto adelante como atrás. Algo que va a llamarte la atención del lateral, es que tiene dos tapas (una para combustible y otra para recargar la batería). Y no, aunque en la foto de acá abajo veas que es de un tono distinto al de la carrocería (color que se llama Time Grey, por las dudas), es una ilusión óptica de iluminación.


Yéndonos al sector trasero encontramos una enorme parte iluminada, con esas light bars que están tan de moda por estos tiempos. En el Song Plus es 100% funcional y durante la noche le da un aspecto muy atractivo al remate posterior, incluso con un simpático "baile luminoso" cuando desbloqueamos el vehículo. Al igual que sucede en muchos SUVs modernos, la visibilidad hacia los ¾ traseros se ve en parte limitada por un pilar C voluminoso y una luneta algo inclinada y algo reducida en sus dimensiones.

Cerrando el apartado de diseño (que me agrada bastante), lo único que sigue sin convencerme de los BYD es la decisión de desglosar la sigla de la marca: "Build Your Dreams". Tal vez un logo con las tres letras quedaría mejor. En el ángulo inferior derecho figura el nombre "Song Plus" grande y en inglés, pero no en chino, como otros BYD. Eso quedó reservado para la parrilla, con el ideograma "Song". En términos de cotas, es un SUV compacto (de los más largos igual) y como tal, los números lo delatan: mide 4.705 mm de largo, 1.890 mm de ancho, y 1.680 mm de alto. La batalla en tanto es de 2.765 milímetros.


Interior

Pasando al habitáculo, se respira el mismo ambiente que en los otros productos más nuevos de BYD, pero sobre todo el Han EV (ver prueba), que es el actual buque insignia de la marca. El habitáculo del Song Plus DM-i primero te recibe con un asiento del conductor con ajustes eléctricos (ocho vías pero sin memorias en conductor y cuatro vías en acompañante en el caso de este nivel GS), calefacción y ventilación (también para el GS, solo para el conductor), mientras que el volante se regula en altura y profundidad, de forma manual en las dos versiones. 

La posición de manejo es la típica de un SUV compacto, es decir, alta incluso en su nivel más bajo. La butaca es muy cómoda, con mucho soporte para las piernas y torso, además de tener varios amenities como la calefacción, ventilación, aunque le falta apenas un poco de apoyo extra para los muslos porque el asiento es corto para las personas más altas y un ajuste a nivel lumbar. Algo extraño es que el asiento del acompañante no puede regularse en altura siendo que tiene tantos otros ajustes del lado izquierdo. Y es un poco necesario que lo tuviera, porque la butaca queda muy elevada y para los más altos, es incómodo.


El instrumental es la ya clásica pantalla digital de BYD, con 12,3 pulgadas en este caso, en donde se pueden ver los datos de velocidad y del tacómetro, funciones de asistencias a la conducción, así como también de flujo de energía, economía de combustible, temperatura y presión de los neumáticos o autonomía que nos queda tanto en la batería como en el depósito de combustible. Además, cuando utilizamos el modo de manejo "Sport", se puede activar un cronómetro para medir aceleraciones. Lo pasé por alto. Ya al quinto BYD que probaste con esta función, no la usás. Mucho menos en un SUV familiar.

Siguiendo en el planeta "pantalla-landia", la que tiene en la consola central sigue el patrón de todo en el Han EV: es enorme y descomunal. El sistema multimedia DiLink tiene una pantalla táctil de 12,8 pulgadas giratoria con AM/FM/4 USB-A/Bluetooth/WiFi. Sí, leíste bien, la pantalla puede utilizar en formato tablet o apaisada. Es un gran "conversation piece" para tus acompañantes para cuando los lleves por primera vez en el Song Plus o para "sacarse chapa" en un asado. Pero no es nada más que eso. Otro elemento vinculado a la pantalla es el equipo de audio Dirac Live Hi-Fi con ocho parlantes, cuyo sonido es bueno, pero no excelente. Digamos que zafa bien.


En términos de calidad de materiales, el Song Plus sigue lo iniciado por el Tang hace unos años, quedando en la parte más alta de los modelos que provienen desde China a nivel local. Hay algunos -muy pocos- plásticos duros, en muchas zonas utiliza unos inyectados blandos muy agradables al tacto, así como también se ven juegos entre texturas y apliques. A su vez, es muy agradable la tapicería con cuero ecológico a dos tonos, que BYD denomina Eclipse Blue/Dome Grey.

Por lejos es de los SUVs compactos generalistas con mejor terminación que se ha vendido hasta ahora en nuestro mercado, así como también de todos los que se importan desde China. Se respira muy buen gusto y mucha solidez, por sobre todo. A su vez, existe la posibilidad de jugar con iluminación ambiental, que le da un toque muy especial durante las noches al interior de este Song Plus DM-i. En términos generales, es un habitáculo que invita a pasar muchas horas a bordo, tanto por calidad como por ser agradable de ver.


En términos de comodidad para las plazas traseras, en el Song Plus DM-i el espacio sobra hacia todas las direcciones y tres adultos podrán encarar un viaje largo sin problemas, porque el piso es plano en el centro también. A su vez, los respaldos se reclinan un par de grados para ganar más comodidad. En relación a los gadgets, hay dos puertos USB-A para dispositivos móviles, además de tener salidas de aire para la segunda fila de asientos. Y sí, lo otro destacado es el enorme techo solar panorámico y eléctrico que trae de serie en sus dos versiones.

El espacio del baúl es generoso para un SUV de segmento C. Declara 574 litros de volumen que pueden ser ampliados con el respaldo trasero abatido segmentado en 60:40 hasta los 1.477 litros. A diferencia de otros autos eléctricos, no lleva un espacio dedicado para guardar los cables y cargadores. Como punto a destacar, tiene apertura/cierre eléctrico del portón trasero con sistema de apertura sin manos, es decir, presionando el botón en la llave, ya es suficiente para abrir o cerrar el baúl. Muy práctico. Las contras vienen por el lado de la ausencia de un neumático de auxilio. En su lugar trae un kit de reparación de pinchazos y ni siquiera trae las herramientas para quitar los enormes neumáticos titulares, solo el compresor eléctrico para el inflado, la baliza plástica y un gel sellador. Nada más.


Motores, batería y transmisión

Al ser un híbrido, es obvio que el Song Plus DM-i cuenta con dos mecánicas. La primera es una naftera atmosférica de ciclo Atkinson denominada BYD472QA. Se trata de un 1.498 cc de cilindrada, con inyección multipunto, cuatro cilindros, y 16 válvulas con distribución variable VVL. Genera 108 cv de potencia a 6.000 y un torque máximo de 135 Nm a 4.500 rpm. El eléctrico, se denomina TZ220XYF y es del tipo reversible síncrono de imanes permanentes. Produce 132 kW de potencia (177 cv), mientras que el torque máximo es de 316 Nm. Los dos combinados producen una potencia máxima de 214 cv. La transmisión es una automática con reductor y una sola relación (DHT30).

La batería pertenece a la nueva generación "Blade" de BYD, es decir, la que llevan todos sus nuevos modelos. Es de LFP (fosfato de hierro y litio o LiFePO4) con una capacidad de 8,3 kWh y un voltaje de 320 V. El tiempo de carga completa es de 3 horas con un cargador AC de 3,3 Kw. BYD anuncia que este SUV puede llegar a conseguir en condiciones ideales, una autonomía 100% eléctrica de 51 kilómetros con una carga completa de la batería, según ciclo NEDC. Mientras que la autonomía combinada, es decir, en utilización híbrida alternando el motor eléctrico con el naftero, es de unos interesantes 1.150 kilómetros.


Es sin dudas una combinación interesante. Porque BYD no recurre a un motor turboalimentado, sino que utiliza una receta muy similar a la que llevan modelos de Toyota o Lexus (por citar a los casos más famosos), en donde se valen de motores de ciclo Atkinson. Para aquellos que desconozcan este tipo de mecánicas, se caracterizan por ofrecer mayor eficiencia a expensas de las cifras de par o potencia, con una concepción y funcionamiento distinto a los de ciclo Otto, que son los más convencionales o que usamos casi que a diario.

En un motor de combustión interna convencional, las válvulas de admisión, que llevan la mezcla de aire y combustible, se cierran cuando el pistón comienza la compresión. En el ciclo Atkinson, por su parte, se demora el cierre de las válvulas de admisión, regresando así parte de la mezcla al conducto de admisión. Con este procedimiento se consigue un ahorro de combustible, una menor temperatura y presión en el cilindro y aumentando así la eficiencia global. BYD eligió esto, aunque en el Song Pro DM, utilizaba una mecánica turboalimentada. Es raro que una marca elija este camino. Pero ya veremos que tiene sentido cuando lleguemos a la parte de los consumos. Porque spoiler alert: son muy bajos, bajísimos.


En combinación con el motor eléctrico, que recordemos, es el que tiene más potencia y par de los dos, este Song Plus DM-i sorprende por su dualidad de carácter. La linealidad de la entrega de par y potencia es muy generosa en todos los rangos de uso. Es un SUV con dos rostros. Podés elegir un cuando quieras un andar relajado. Pero al hundirle el pie derecho, también se transforma en un bólido que acelera mucho. Eso sí, mientras la batería tenga carga suficiente para darle vida al motor eléctrico, claro está. Tiene una función "Auto" que reparte de forma alternada a los dos motores y una "Save" que recarga la batería con el naftero a medida que nos movemos, con una limitación: solo deja recuperar hasta un 70% de la capacidad.

Además, se puede seleccionar otros dos modos de conducción "HEV", donde el sistema determina de forma automática la utilización de los propulsores o "EV", en el que la conducción se realiza solo en modo eléctrico, excepto en caso de necesidad de una demanda puntual de prestaciones, que activaría también el funcionamiento del motor térmico durante un periodo de tiempo, o como decía en el párrafo anterior, ante la falta de carga suficiente en la batería. Esto sucede al llegar al 25% de la capacidad disponible. Al pasar esto, pasa de forma automática a "HEV" para poder recargar con inercias la batería, al menos hasta llegar a un punto de recarga o al domicilio, en donde, se supone va a estar esperándonos un wallbox. Dicho sea de paso, el Song Plus DM-i evaluado solo tenía una toma de carga en corriente alterna (AC) limitada a 3,3 kW, aunque las unidades que llegarán al país también sumarán una conexión CCS2 de carga rápida (DC).


La transmisión es una automática con reductor y una sola relación, algo más propio de un eléctrico puro que de un híbrido enchufable. Frente a ella tengo un reclamo y viene por el lado del selector elegido, en especial porque el Han tiene uno de esos odiosos auto-centrantes que tan de moda están y que tan insoportables de usar son. ¿Por qué quieren reinventar algo que ya funcionaba? Quiero un selector que cuando está en "D", se quede en "D". No que vuelva al medio y me confunda entre si estoy en "D" o "R", en una situación apresurada como un cambio de frente en la mitad de la calle o saliendo de un estacionamiento en un supermercado mientras alguien espera a que le dejes tu espacio.

A diferencia de otros EVs o PHEVs, pero al igual que otros BYD electrificados, el Song Plus DM-i carece de una posición "B" (de "Battery") que ofrezca mayor resistencia al avance para aprovechar al máximo los descensos y frenadas, con el fin de trabajar con la regeneración de frenada y así cargar la batería, algo que también lo realiza cuando levantamos el pie derecho del acelerador, con una muy leve desaceleración cuando además lo hacemos en una ruta o calle en bajada, por ejemplo. Solo cuenta con cuatro posiciones para ese selector tan confuso: P, D, N y R, es decir, estacionamiento, avanzar, neutral y reversa. También cuenta con modos de conducción: NORMAL/SNOW/ECO/SPORT, para conducción por default, baja adherencia, ecológico y deportivo respectivamente. Cabe destacar que siempre enciende en modo "EV" por default y solo en el "HEV" se conectan los en simultáneo.


Las prestaciones declaradas por fábrica son la aceleración de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos, así como una velocidad máxima de 170 km/h y un consumo mixto de 4,4 l/100 km. Como dije más arriba, BYD anuncia una autonomía teórica 100% eléctrica de 51 kilómetros con una carga completa de la batería, según ciclo NEDC, mientras que la autonomía combinada declarada es de 1.150 kilómetros (unos 1.100 a nafta y 50 a eléctrico en promedio), aunque no declaran en qué tipo de uso. Como ya es costumbre, salí a la calle a medir consumos así como también autonomías reales. Conduciendo en modo eléctrico, que en el mundo real oscila entre 45 y 50 km, el consumo eléctrico combinado fue de unos 16,50 kWh/100 km. Nada mal. 

Pasando a los consumos de combustibles, en modo "HEV" (híbrido automático) combinado con el modo "Auto" logré como mejores números 2,0 l/100 km en ciclo urbano, 3,0 l/100 km en ruta, y 2,5 litros cada 100 km en ciclo mixto. Usando el modo "Save" para recuperar hasta el 70% de la carga de la batería, los números pasan a ser: 4,1 l/100 km en ciclo urbano, 5,1 l/100 km en ruta, y 4,6 litros cada 100 km en el combinado. Como verán, hay diferencias de consumo entre el registro teórico y el práctico. Pero en todos los casos son cifras más que reducidas para un producto con 214 cv de potencia y estas dimensiones. El peso vacío declarado por fábrica es de 1.700 kilogramos, mientras que el depósito de combustible cuenta con 60 litros de capacidad, una cifra más que lógica y suficiente.


Comportamiento dinámico

Dejando al conjunto eléctrico a un lado, porque es a lo que más le dedicaré texto en este apartado, el Song Plus DM-i utiliza una receta clásica desde el punto de vista dinámico en materia de chasis. Frente a otros SUVs de este segmento y con motor térmico, lleva un esquema de suspensiones con una configuración independiente en ambos casos, del tipo McPherson adelante y multilink atrás. Un planteo conocido y efectivo en todos los ámbitos de utilización. Le mejoraría el radio de giro, porque demanda varias maniobras para un cambio de frente o en estacionamientos. Declara un radio de giro mínimo de 5,55 metros. La dirección, por su parte, está muy asistida y en la ruta le vendría algo más de dureza y peso.

Pero volviendo al chasis, goza de un esquema bastante refinado, pudiendo circular en la ciudad con un confort de marcha destacado, pudiendo filtrar calles en mal estado o empedrados sin problemas. Mientras que las mecánicas como ya dije, tendrán siempre par y potencia de sobra (y hasta diría que en exceso) para llevarnos a cualquier lugar también con un grado altísimo de comodidad y amenidades tecnológicas por doquier. Son sensaciones muy similares a las vistas en el Han EV, pero a escala de SUV compacto. Esto más que una comparación es un elogio, porque aquella berlina tiene un muy buen desempeño dinámico.


En lo veloz, tiene un equilibrio de suspensiones que sorprende por la comodidad y la firmeza que conjuga. Es muy estable en la ruta, gracias a la tracción integral y eléctrica permanente, mientras que los neumáticos con su perfil 50 y rodado 19, no llegan a transmitir sequedades al habitáculo, por ejemplo, si queremos pasar alegres vías férreas o lomos de burro. Aprueba con muy buena nota en ese aspecto. Pero la masa de la carrocería se siente en estos casos, porque se perciben unas marcadas oscilaciones de la suspensión durante la compresión y expansión de los amortiguadores. Más que nada en curvas cerradas.

En el ámbito urbano tiene un muy logrado confort de marcha con un esquema que prioriza un andar con una suspensión tirando hacia lo suave y blando, otorgando una buena cuota de comodidad en el uso diario. BYD supo entender que el cliente promedio usará a la ciudad o las carreteras como campo de pruebas y en ese aspecto, este Song Plus DM-i cumple más que bien con la tarea. Además, al igual que otros SUVs compactos e híbridos enchufables, es bastante más entretenido de manejar que aquellos solo a combustión, por tener esa respuesta instantánea disponible de torque máximo del motor eléctrico que lo asiste.


Aunque en el caso del DM-i, es al revés. El naftero asiste al eléctrico. Aunque no sería correcto decir que esto más que un PHEV es un eléctrico de autonomía extendida. Esto es, un PHEV, pero distinto a todos los otros. Porque acá no se impulsa solo mediante el motor eléctrico, sino que ambos impulsores pueden trabajar en conjunto o por separado, mientras que en un REEV (por sus siglas en inglés) no permite esto. Por lo tanto, y yendo a lo más técnico de todo, este sería un PHEV, pero con el concepto de un híbrido serie-paralelo aplicado a la inversa. Sí, es muy rebuscado. Reclamos es por la otra ventanilla.

En términos de agilidad de respuesta, al BYD Song Plus DM-i le toma 6,16 segundos para ir de 80 a 110 km/h en ruta, que es un tiempo muy ágil para un SUV de semejantes dimensiones. El peso de las baterías se siente, aunque el torque inmediato para romper las inercias sea superior en comparación con el otros sedanes grandes y nafteros. No es súper veloz, pero sí muy ágil. Por eso sí gana en aceleraciones de 0 a 100 km/h: tarda unos más que lógicos 8,5 segundos. Es un tiempo razonable para un SUV familiar.


En un uso convencional, el combo mecánico es más que suficiente para moverse con toda la agilidad que prometen y cumplen los PHEVs en general. Extrañé un poco que BYD no dotara al Song Plus DM-i con un modo de regeneración de batería más agresivo, porque en movimiento la recarga por inercias es bastante suave incluso en su modo más intenso, casi al nivel de los híbridos no-enchufables y muy lejos de los eléctricos puros. Esto lo compensa con la saludable entrega de par y potencia que producen los dos motores trabajando a pleno, al menos cuando la batería está bien por arriba del 25% de carga.

En las curvas exigidas, por su parte, inclina bastante la carrocería y se siente el peso en la parte baja del auto. La insonorización, en tanto, es excelente. Pero al tener un motor "mudo", en modo "EV" se empiezan a escuchar ruidos de otro tipo como de rodamiento contra el pavimento y del viento en la ruta, aunque nada que atente contra el confort acústico, logrando unos 63 db a 100 km/h. Es dentro de la gama BYD, uno de los productos mejor logrados desde lo dinámico que me tocó evaluar hasta ahora, junto a los Han y New e2 (ver prueba) que manejé este año y el pasado. Se nota un avance positivo y claro en la marca.


Cerrado este capítulo, vamos con lo que todos quieren saber de los eléctricos o de los híbridos enchufables: si tarda mucho en cargar y si es más barato que un vehículo a combustión. Las respuestas son: sí, bastante. En ambas. Por ejemplo en un cargador público AC de 43 kW, para ir de 67% a 100%, me tomó unas 1:01 hs, a unos lentos 3,2 kW de transferencia y consumiendo 5,1 kWh. Pero como dije más arriba, esta era una unidad de ore-producción, sin la toma CCS2 más rápida que sí tendrán las unidades que llegan en los próximos meses.

Al ser cargados en un momento punta del día como la tarde/noche ($ 15,783 kWh, ver tarifario), el costo fue de unos $ 64 para tener algo cercano a los 50 km teóricos de autonomía 100% eléctrica. Una ganga. Moraleja: comprarlo sí o sí con un wallbox para el (o los) domicilio, aunque paciencia con las cargas, porque son todas lentas y están pensadas para ser realizadas en casa mientras uno se va a dormir. Y si precisan algo más urgente, ya todos los Song Plus DM-i que se venderán, tienen una toma de corriente continua de serie.


Equipamiento

El Song Plus DM-i se comercializa en dos niveles de equipamientos, GL y GS. El primero ofrece de serie: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), faro antiniebla trasero, computadora de a bordo, dirección electro-asistida, sistema multimedia DiLink con pantalla táctil de 12,8 pulgadas giratoria con AM/FM/2 USB-A/Bluetooth/WiFi, equipo de audio Dirac Live Hi-Fi con nueve parlantes y control activo de ruido, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, tapizados en eco-cuero Eclipse Blue/Dome Grey, asientos delanteros con regulación eléctrica (seis vías en conductor y cuatro vías en acompañante), respaldos traseros reclinables y rebatibles 60:40, encendido/apagado a distancia, luces traseras LED, luces delanteras full LED adaptativas e inteligentes (HMA) con luces de todo clima con función de luz de curva, faro antiniebla trasero, alarma, instrumental digital LCD de 12,3 pulgadas, botón de encendido/apagado, modos de conducción (NORMAL/SNOW/ECO/SPORT), sensores de estacionamiento delanteros y traseros, espejos exteriores plegables eléctricamente con desempañador, climatizador automático de dos zonas con salidas de aire posteriores y purificador de aire PM2.5, tomas USB-A para carga de smartphones en las plazas traseras (2), cámara de retroceso y 360º, cámara delantera de seguridad con grabador de video de conducción (DVR), techo solar panorámico eléctrico doble, iluminación ambiental interior, freno de estacionamiento electro-mecánico (EPB) con función Auto-Hold, portón trasero con apertura/cierre eléctricos, sistema de gestión de batería, calentador de batería, sistema de reserva de carga, función de descarga enchufable del vehículo (AC V2L), parabrisas con tratamiento acústico, barras de techo longitudinales, y llantas de aleación de 19 pulgadas sobre neumáticos en medida 235/50 R19.

La variante GS suma o reemplaza sobre la GL: asientos delanteros con regulación eléctrica (ocho vías en conductor y cuatro vías en acompañante), calefacción y ventilación para conductor, cargador inalámbrico para smartphones por inducción (Qi), e iluminación ambiental interior multicolor.


Además tiene algunas comodidades que no están en el listado, como por ejemplo, que las funciones del climatizador se pueden comandar desde una función en el volante, así como también desde ahí se puede girar la llamativa pantalla central táctil. Otro elemento ya visto en otros modelos de la marca es que desde la llave se puede encender y apagar el vehículo. 

Pese a todos estos gadgets para sorprender a los invitados de un asado en la vuelta a casa, al Song Plus DM-i igual le faltan dos cosas muy terrenales por estos días: compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay. BYD Uruguay ya anunció que está trabajando para solucionar este tema para 2022. Esperemos que sea pronto. También por el precio de ambas versiones faltan elementos tan sencillos como  sensor electro-crómico en todos los espejos, sensor de lluvia, o ajuste lumbar para las butacas delanteras.


Seguridad

En términos de seguridad la variante GL cuenta con: seis airbags (frontales y laterales delanteros y laterales de cortinas), ABS+EBD+HBA+BOS, controles de tracción (TCS) y estabilidad (VDC), asistente de arranque en pendientes (HHC), anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, cinco apoyacabezas, cinco cinturones inerciales de tres puntos, monitoreo de presión de neumáticos (TPMS), sistema de regeneración de energía mediante la acción de frenado (CRBS), intervención de movimiento de balanceo (RMI), parada cómoda (CST), y freno de potencia integrado (IPB).

La versión GS evaluada, en tanto, suma al paquete de sistemas avanzados de asistencia al conductor -ADAS, incluyendo: sistema de frenado autónomo con detección de vehículos y peatones (AEB), sistema de prevención anti-colisión con medición de distancia delantero y trasero (PCW), advertencia de cambio de carril involuntario (LDWS), sistema de alerta de tráfico cruzado trasero (RCTA), reconocimiento de señales de tránsito (TSR), asistente para cambio de carril (LCA), alerta de punto ciego (BSD), advertencia de apertura de puertas (DOW), asistente para atascos de tráfico (TJA), y control de velocidad crucero adaptativo (ACC Stop&Go)-.


Los frenos son de discos ventilados adelante y sólidos atrás. El poder de detención es excelente, mientras que el pedal de freno se vuelve algo esponjoso de más ante reiteradas detenciones, pero nada que complique el desempeño. Otro detalle, muy poco visto, es que si frenamos de golpe y el Song Plus detecta que otro vehículo se acerca por detrás nuestro, activa las balizas de forma automática para alertar a ese conductor distraído. Muy buena medida de seguridad, primera vez que lo veo en un auto.

Los controles de tracción y estabilidad son bien celosos, no se pueden desconectar por completo y trabajan horas extras cuando queremos bajar al suelo todos los numeritos del dúo mecánico. En relación a las asistencias a la conducción, el ACC trabaja entre los 30 y 150 km/h, el AEB por encima de los 30 km/h, mientras que la advertencia de cambio de carril involuntario (LDWS) y el asistente para cambio de carril (LCA), trabajan encima de los 60 km/h. Por último, el alerta de punto ciego, se activa a partir de los 30 km/h.


Precio y garantía

Como dije al comienzo del informe, este Song Plus DM-i se ofrece en dos niveles, GL (U$S 49.990) y el GS evaluado (U$S 53.990). La garantía, al igual que el resto de la gama de BYD es de 5 años o 100.000 km, y de 8 años u 500.000 km para la batería, demostrando la confianza que tiene la marca en las baterías que ellos mismos producen. Este SUV híbrido enchufable no tiene rivales directos por el momento. Lo más similar, más que nada por propulsión, es el Peugeot 3008 HYbrid4 (ver prueba). Se comercializa a U$S 72.000, bastante más que el Song Plus DM-i más caro. 

La autonomía teórica eléctrica del Peugeot está en los 59 kilómetros con una sola carga (reales son menos, entre 36 y 40 km), y tiene en el apartado mecánico un impulsor naftero 1.6 litros turboalimentado (PureTech) de 200 cv de potencia y 300 Nm de par, con transmisión automática de ocho relaciones (e-EAT8), junto a dos impulsores eléctricos, uno para el eje delantero de 110 cv y uno para el trasero de 113 cv, sumando los tres una potencia combinada de 300 cv y 520 Nm de par, con tracción integral 4WD. La garantía, por su parte, es de 3 años o 100.000 km y 8 años o 160.000 km para la batería, que dicho sea de paso, tiene una capacidad de 13,2 kWh. La diferencia entre ambos es tan grande de precio, que no compiten, aunque compartan segmento e incluso importador.


Conclusión

Como ya he dicho en otras ocasiones, la imagen de marca de BYD ha cambiado a la misma velocidad que su gama de productos a nivel local en los últimos años. La firma originaria de Shenzhen está siendo la punta de lanza de las firmas que se volcaron a la electrificación total de su gama, apuntalada también por la inversión en infraestructura. Sin ir más lejos, en Uruguay instalarán varios cargadores de carga rápida (60 kW DC) este año, para poder acompañar el crecimiento de la oferta de EVs y ahora con estos PHEVs.

Este Song Plus se acompasa al ritmo de cambio de la marca en estos momentos. Llevando una tecnología de baterías que se caracteriza por la máxima eficiencia, un nivel de equipamientos muy destacado, tanto a nivel de confort como de seguridad y un diseño que lo hace ser un imán de curiosos en la calle. Es más, durante los días de prueba, que fueron hace unas cuantas semanas atrás y bajo embargo periodístico de publicación, este SUV fue motivo de consulta de transeúntes, otros conductores y curiosos en general. Su diseño llama la atención, pero también agrada y atrae a gente a ver qué en qué marca se convirtió BYD.


Aunque la firma china está enfocada en un camino de electrificación total, productos como este Song Plus DM-i acortan la brecha entre la combustión y los eléctricos puros con un SUV compacto de buena calidad de fabricación y con una combinación mecánica que, si bien es extraña en su concepción y aplicación, funciona a la perfección para aquellos que aún no se animen a saltar a los EVs, pero que no quieren perderse la seguridad de planificar un viaje con un tanque de combustible sin detenerse a medio camino.

Que un modelo se jacte de la capacidad de poder viajar durante 1.150 km es una invitación a la curiosidad de saber en qué momento se detendrá el desarrollo de los híbridos enchufables. Porque hoy superan en amplitud a los (casi extintos) turbodiesel, dejan como obsoletos a los productos a combustión tradicional y también de paso espantan los miedos que el público aún tiene con los eléctricos puros, sin resignar prestaciones ni eficiencia energética. Si bien el destino de la industria es la electrificación total, en tanto eso no suceda del todo, productos como este BYD Song Plus DM-i van allanando el camino para que la transición sea natural. Y esa distancia la logra acortar llegando siempre con mucha autonomía disponible.


A favor
  • Agilidad en ciudad
  • Autonomía en ciudad y ruta
  • Calidad de materiales y terminaciones
  • Capacidad del baúl
  • Conjunto motor/transmisión/chasis
  • Confort de marcha
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Equilibrio de suspensiones
  • Equipamientos de seguridad y confort
  • Garantías
  • Relación precio/producto/equipamiento
  • Tecnologías aplicadas
En contra
  • Selector de cambios poco intuitivo
  • Sin neumático de auxilio
  • Tiempos de recarga sin wallbox en AC
  • Visibilidad ¾ trasera limitada
  • Wallbox no incluído en el precio








FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Motor de combustión interna
Cilindrada (cc): 1.498
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: N/D
Diámetro x carrera (mm): N/D
Inyección: multipunto con distribución variable de válvulas (VVL)
Potencia máxima (cv/rpm): 108/6.000
Torque máximo (Nm/rpm): 135/4.500
Sistema híbrido
Motor eléctrico delantero
Tipo: generador reversible síncrono de imanes permanentes
Potencia máxima (kW/cv): 132/177
Torque máximo (Nm): 316
Batería
Tipo: Fosfato de hierro y litio (LiFePO4)
Capacidad máxima (kWh): 8,3
Voltaje máximo (V) 320
Potencia máxima combinada (cv): 214
Torque máximo (Nm): N/D
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática con reductor y una sola relación
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable
FRENOS
Delanteros: de discos autoventilados
Traseros: de discos sólidos
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: independiente tipo McPherson con barra estabilizadora
Trasera: independiente multilink con barra estabilizadora
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 235/50 R19
Rueda auxiliar: N/D
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 170
Aceleración 0-100 km/h (s) 8,5
Consumo (kWh/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: 4,4
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) N/D
Peso en vacío (kg) 1.700
Peso en orden de marcha (kg) N/D
Largo total (mm) 4.705
Ancho total (mm) 1.890
Alto total (mm) 1.680
Distancia entre ejes (mm) 2.765
Capacidad del tanque de combustible (l): 60
Capacidades fuera de camino (º): ángulo de ataque: 20 - de salida: 26 - ventral: N/D
Despeje al suelo (mm) 180

Galería: BYD Song Plus DM-i 1.5 GS A/T | Créditos: Autoblog y Diego Olivera.
Prueba BYD Song Plus DM-i 1.5 GS A/T

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Barras de techo longitudinales
Faro antiniebla trasero LED
Faros delanteros full LED adaptativos e inteligentes (HMA) con luces de todo clima con función de luz de curva
Faros traseros LED
Llantas de aleación de 19 pulgadas
Techo solar panorámico eléctrico doble
SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales delanteros y traseros, y laterales de cortinas
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles en la segunda fila de asientos
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Asistente de arranque en pendientes (HHC)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control de estabilidad (VDC)
Control electrónico de tracción (ASR)
Control de descenso en pendientes (HDC)
Frenos ABS
Monitoreo de presión de neumáticos (TPMS)
Sistemas avanzados de asistencia al conductor -ADAS, incluyendo: sistema de frenado autónomo con detección de vehículos y peatones (AEB), sistema de prevención anti-colisión con medición de distancia delantero y trasero (PCW), advertencia de cambio de carril involuntario (LDWS), sistema de alerta de tráfico cruzado trasero (RCTA), reconocimiento de señales de tránsito (TSR), asistente para cambio de carril (LCA), alerta de punto ciego (BSD), advertencia de apertura de puertas (DOW), asistente para atascos de tráfico (TJA), control de velocidad crucero adaptativo (ACC Stop&Go)-
CONFORT
Alarma
Asientos delanteros con regulación eléctrica (ocho vías en conductor y cuatro vías en acompañante), calefacción y ventilación para conductor
Asistente de estacionamiento activo
Cámara de retroceso y 360º
Cámara de seguridad delantera
Calentador de batería
Cargador inalámbrico para smartphones por inducción (Qi)
Climatizador automático de tres zonas con salidas de aire posteriores y purificador de aire PM2.5
Cierre centralizado de puertas con mando a distancia
Computadora de a bordo con instrumental digital LCD de 12,3 pulgadas
Conexiones auxiliares USB-A para carga de dispositivos (2)
Dirección con asistencia eléctrica
Encendido/apagado a distancia
Encendido/apagado por botón
Encendido automático de luces
Equipo de audio Dirac Live Hi-Fi con ocho parlantes
Espejo interior con anti-encandilamiento automático
Espejos exteriores plegables eléctricamente con desempañador y memorias
Freno de estacionamiento electro-mecánico (EPB) con función Auto-Hold
Función de descarga enchufable del vehículo (AC V2L)
Iluminación ambiental interior multicolor
Instrumental digital LCD de 12,3 pulgadas
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema "one touch"
Modos de conducción (NORMAL/SNOW/ECO/SPORT)
Portón trasero con apertura/cierre eléctricos
Respaldos traseros reclinables y rebatibles 60:40
Sensores de estacionamiento delanteros y traseros
Sistema de gestión de batería
Sistema de reserva de carga
Sistema de regeneración de energía mediante la acción de frenado (CRBS)
Sistema multimedia DiLink con pantalla táctil de 12,8 pulgadas giratoria con AM/FM/4USB-A/Bluetooth/WiFi
Tapizados en eco-cuero Eclipse Blue/Dome Grey
Tomas USB-A para carga de smartphones en la primera fila de plazas traseras (2)
Volante en cuero multifunción regulable en altura y profundidad eléctricamente con memorias

PRECIOS Y GARANTÍA:

U$S 53.990. Garantía: 5 años o 100.000 km (8 años o 500.000 km para la batería).

COMERCIALIZA:

Sadar. Paysandú 1083. Tel. 29020843. Web: www.byd.com.uy