Contacto: MINI Cooper Countryman Pepper Plus 1.5 T Steptronic

jueves, 20 de junio de 2019



Tras haber evaluado al Cooper S Chili, ahora probamos al más accesible de los MINI Countryman, el Cooper Pepper Plus.
Tras haber evaluado al Cooper S Chili, ahora probamos al más accesible de los MINI Countryman, el Cooper Pepper Plus. Está equipado con un motor 1.5 litros tres cilindros turbo capaz de producir 136 cv de potencia, junto a una transmisión automática Steptronic de seis relaciones.

Para no aburrirlos, no voy a repasar uno por uno los capítulos de la historia del MINI Countryman (ver lanzamiento). Pero a falta de tener ese texto en este informe, si gustan, pueden leer la introducción de la evaluación del Cooper S Countryman Chili 2.0 T Steptronic que probé el año pasado (ver prueba), en donde la cuento pero en una versión resumida para la lectura web.

En agosto del año pasado para reemplazar al anterior nivel Cooper de acceso a la gama, MINI Uruguay introdujo al nivel Cooper Plus (ver lanzamiento). Respecto al producto que sustituye, sumó: cámara de retroceso, sensores de estacionamiento traseros, faros delanteros y antinieblas full LED, portón trasero con apertura y cierre eléctricos, acceso confort con función Easy Opener y control de velocidad crucero dinámico con función de frenado.


Llega a Uruguay importado desde Born, en los Países Bajos al igual que el resto de la gama Countryman, mecánica utilizada por esta versión es la misma de los Cooper anteriores, es decir, un motor 1.5 litros tres cilindros turbo capaz de producir 136 cv de potencia, junto a una transmisión automática Steptronic de seis relaciones. El precio de venta al público es de U$S 51.900 y la garantía de 2 años sin límite de kilometraje.

Con el fin de completar la evaluación de todas las variantes del SUV de MINI (salvo el JCW, porque no hay unidades de test disponibles) luego de haber probado al Cooper S y al híbrido enchufable Cooper S E ALL4 (ver contacto), es que ahora le llegó el turno a la versión de entrada a la gama de este producto de la marca británica perteneciente al Grupo BMW. Y su evaluación tras 490 kilómetros de uso y cuatro días, se transcribe a continuación.


Exterior

Salvo algunos detalles que repasaré ahora, entre un Cooper S Countryman y este Cooper no hay casi diferencias a nivel estético. Los ítems que diferencian a este híbrido de sus hermanos son muy sutiles y solo se notan si miramos con atención. Aquellos emblemas "S" en rojo de los Cooper S, Cooper desaparecen, mientras que la parrilla pasa de tener un patrón tipo "panal de abejas" a tres barras negras más clásicas.

En el lateral izquierdo (además del ploteo literal -e innecesario- de las puertas delanteras en la unidad probada), otro elemento diferencial es el aplique que aparece en los guardabarros delanteros abandona el marco cromado del Cooper S para quedar en un más discreto negro opaco en el que figura el nombre "MINI" en lugar de la denominación del producto. También cambian las llantas de aleación que se denominan "Imprint Spoke", son de 17 pulgadas y en la unidad de pruebas iban montadas sobre neumáticos Continental ContiPremiumContact⁵ en medida 225/55 R17.


Luego en el sector trasero, aparece un diseño similar al resto de sus hermanos, con el diferencial de que los emblemas delatan que es el más accesible de la gama. Otra forma de distinguirlo en comparación con otros Countryman es que los Cooper y Cooper S E cuentan con una sola salida de escape a la izquierda, en tanto que los Cooper S y John Cooper Works utilizan una salida a cada lado del paragolpes.

Por el resto es un F60 (ese es el código interno de este modelo) como las otras variantes. Es más, las dimensiones de la carrocería son las mismas que del resto de los Countryman: mide 4.299 mm de largo, 1.822 mm de ancho, 1.557 mm de alto, y la distancia entre ejes está en los 2.670 milímetros. Es un lugar común bastante trillado, pero es el "menos MINI de todos los MINI" en términos de cotas.


Interior

Acá también salvo un par de diferencias, tampoco existen muchos elementos que difieran de otros Countryman. Y en lo personal esto es algo bueno, ya que al igual que otros MINI, este SUV cuenta con mucha personalidad por donde miremos, en tiempos donde la uniformidad de criterios entre los automóviles, es moneda común. La casa inglesa sigue siendo de las pocas que apuesta por ser diferente sin importar el producto. Además la calidad de materiales y terminaciones está entre las mejores de este segmento.

Al igual que en otros Countryman, en este Cooper se va sentado más arriba que en otros modelos de la marca. De todas formas, aunque son las butacas más convencionales que ofrece este producto, siendo ideal para pasar varias horas al volante.


Además de tener múltiples regulaciones (manuales de serie, eléctricas en opción) del asiento y del volante. En esta variante, los tapizados son en tela llamada Firework que parecen bastante normales y conservadores, pero una vez que prestamos atención, las costuras son de múltiples colores. Como unos fuegos artificiales, en efecto.

Al centro del habitáculo está la radio MINI Visual Boost con FM/USB/Bluetooth con pantalla central táctil de 6,5 pulgadas con comandos vocales, audio streaming y MINI Connected, cuyo funcionamiento es el mismo de otros MINI, y que se maneja desde la conocida interfaz de la ruedita, conocida como iDrive o también mediante la propia pantalla, dado que es táctil a diferencia de la que tenían los Countryman previos. Sigue siendo una de las más simples, intuitivas y a prueba de tecno-ignorantes que hay en el mercado.


Eso sí: no trae más sintonización AM. Habrá que usar TuneIn desde nuestro smartphone. Más allá de esto, se accede sin problemas a sus infinitas configuraciones y funciones, aunque por el precio ya debería contar con dos elementos: navegador integrado (aunque no hay mapas homologados por MINI para Uruguay) y Apple CarPlay como sí ofrece en otros mercados asociado a una pantalla un poco más grande.

Aunque este último no estaba presente en la unidad de pruebas, las próximas partidas del Countryman sí lo tendrán. Aleluya, ya era hora. MINI además ofrece en sus sistemas al MINI Connected, que permite un acceso directo a Spotify, además de la app Streetwise, que permite seguir los recorridos que realizamos con el vehículo, el consumo durante esos trayectos así como también la ubicación donde estacionamos.


Salvo por tener otros tapizados, la habitabilidad del Countryman Cooper sigue siendo igual de buena que en sus hermanos. Dos adultos irán muy cómodos a lo largo, ancho y alto, mientras que un tercer ocupante podrá viajar en la plaza central en viajes cortos sin muchos problemas, solo teniéndose que preocupar por un respaldo algo más firme. A su vez se puede reclinar el respaldo trasero de forma 40:20:40, para aumentar el grado de modularidad de carga o comodidad de los pasajeros.

El baúl tiene unos más que generosos 450 litros, que rebatiendo el asiento trasero 40:20:40 pueden crecer hasta los 1.390 litros. Por debajo del piso de cargas (de excelente calidad, con bisagras metálicas plegables) una sorpresa. A diferencia de las versiones con neumáticos más grandes, el Cooper Countryman Pepper Plus no cuenta con neumáticos runflat, es decir, que estos no pueden circular luego de un pinchazo. Por eso MINI decidió dotarlo de un auxilio. Eso sí, es un Continental en medida T115/95 R17, por ende, es temporario.


Motor y transmisión

Acá es donde la nota comienza a circular por un camino paralelo al de las evaluaciones de sus hermanos de gama. El Cooper Countryman utiliza 1.499 cc de cilindrada, tres cilindros con MINI TwinPower Turbo (single scroll), inyección directa, sistema de regulación variable de las válvulas (VALVETRONIC), y control variable del árbol de levas (doble VANOS). Eroga 136 cv entre 4.400 y 6.000 vueltas, y un torque de 220 Nm entre las 1.250 y 4.300 rpm. La transmisión es una automática secuencial Steptronic de seis relaciones con convertidor de par.

Además del Cooper Countryman, otros modelos de la casa de Munich que se valen de esta mecánica son los X1 sDrive 18i City (ver contacto), 318i (ver prueba) y el 118i (ver prueba), así como también en la variante Cooper de los MINI Hatch 3 Door (ver prueba). A este motor se lo conoce internamente como el B38B15M0 y con algunas mejoras, también lo usa el más deportivo de la marca: el i8. En en esa configuración híbrido-naftero, ganó el premio "Engine of the Year" en dos categorías entre 2015 y 2018 de forma consecutiva. Nada mal para un humilde tres cilindros, ¿no?


Qué decir del motor que no haya expresado en otras ocasiones. Este milquinientos turboalimentado es una pequeña maravilla que es el perfecto maridaje para un animal de ciudad como lo es este Cooper. Es tan elástico como también económico, y entrega una respuesta inmediata ante los reclamos del pie derecho, así como con un par constante desde los rangos más bajos de revoluciones, que le da una agilidad de manejo envidiable para esta cilindrada y digna de un motor más grande. 

Tanto que no pareciera que tiene 136 cv de potencia, sino unos 10 o 15 más. Además en el andar va tan bien insonorizado hacia el habitáculo, que recién arriba de las 6.000 vueltas podremos saber que en lugar de cuatro, tenemos tres cilindros bajo el capot y al mando de nuestro pie derecho. Las clásicas vibraciones de los tricilíndricos no se hacen presentes en el habitáculo tampoco, y solo se llega a identificar el número impar de cilindros en los momentos de máxima aceleración, con ese característico gruñido.


Es cierto, no tiene la agilidad de respuesta ni la contundencia que podría encontrarse en sus hermanos Cooper S. Pero el motor que mueve al Cooper cumple con creces con las exigencias de un usuario familiar que se mueve más que nada en el tránsito urbano diario con alguna escapada ocasional de fin de semana a la ruta. La transmisión, por su parte es la que dentro del Grupo BMW denominan Steptronic "a secas" y que en el fondo es una caja Aisin 6F21WA. 

Es una clásica automática con convertidor de par y seis relaciones, pero sin levas al volante, ni la posibilidad de hacer rebajes rabiosos entre más de dos cambios, como sí dejan las que se llaman Steptronic Sport. Su funcionamiento es impecable por la suavidad de marcha que entrega, y cuenta con modo de "navegación a vela", es decir, que cuando marchamos a una velocidad constante y levantamos el pie del acelerador, desacopla la caja y deja al impulsor regulando a 900 rpm para ahorrar combustible y bajar emisiones. Esta función se activa en el modo "Green" de manejo.


MINI declara una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en 9,6 segundos con esta configuración mecánica mientras que la velocidad máxima es de 200 km/h. En materia de consumos, las prestaciones según fábrica son: 7,1 l/100 km en ciclo urbano, 5,0 l/100 km en ruta, y 5,8 litros cada 100 km en ciclo mixto, que son números cuando menos prometedores y además medidos bajo el nuevo esquema de mediciones estandarizadas europeas WLTP (Worldwide Harmonized Light-Duty Vehicles Test Procedures).

Durante las pruebas, logré como mejores cifras 7,5 l/100 km en ciclo urbano, 5,5 l/100 km en ruta, y 6,4 litros cada 100 km en ciclo mixto. Como verán, hay diferencias de consumo entre el registro teórico y el práctico, pero incluso llevándolo "alegre", los números no suelen dispararse tanto. Es un producto bastante eficiente en este sentido. El peso en orden de marcha en tanto, es de 1.390 kg, mientras que el depósito de combustible aloja 51 litros de capacidad.


Comportamiento dinámico

El Cooper Countryman Pepper Plus presenta un comportamiento muy parecido al del Cooper S en materia de chasis, aunque algunas distancias quedan entre ambos, como por ejemplo el buen compromiso entre confort y dinámica. La gran diferencia radica en la elección de neumáticos de cada uno. Mientras el Cooper S apela a un uso dual y más enfocado a un cliente que busca confort y deportividad, el Cooper se inclina más sobre lo segundo que lo primero, producto de tener llantas más chicas así como cauchos más gorditos y blandos al no ser los runflat reforzados.

Las suspensiones de esta versión copian menos las irregularidades del camino, dando a cambio un andar mucho mejor filtrado y cómodo que en sus hermanos más potentes y caros. Es decir, el Cooper es un producto de corte familiar, pero con las bondades de un chasis que no llega a poner en compromiso el equilibrio entre el confort de ciudad y ruta. En lo personal, creo que es un producto mejor adaptado para lidiar con nuestras calles y caminos que las versiones más potentes del Countryman.


Es cierto, no tiene la agilidad de respuesta ni la contundencia que podría encontrarse en su hermano con cuatro cilindros. Pero el motor que mueve al Cooper Countryman cumple con creces con las exigencias de un usuario que se mueve más que nada en la ciudad, con alguna escapada ocasional de fin de semana a la ruta, donde tampoco defrauda. Algo que me atrajo de este motor es el sonido en el régimen medio y alto. Gruñe como un seis cilindros, pero con sus acordes reducidos al 50%. Es muy simpático de escuchar y hasta diría que entretenido, como pasa con todo motor impar.

Algo que aporta mucho a esa "diversión de uso", es el seteo de la dirección. Este producto cuenta con una dirección muy directa y comunicativa en lo veloz y a la vez muy desmultiplicada y amable con los brazos en las maniobras de estacionamiento. Es perfecta y casi que permite teletransportarse en diagonal, algo que el Mini original sabía hacer como ningún otro auto. Pero aunque desde el marketing nos quieran vender que el "go-kart-feeling" también está presente en este Countryman, lamento decirles que no. Es más divertido que otros SUVs, pero ni cerca frente a un MINI Hatch y menos al creado por Alec Issigonis.


Un detalle que no quiero pasar por alto son los modos de uso que permite el conjunto mecánico gracias a lo que MINI denomina MINI Driving Modes y que se reparte entre tres programas: Green, Mid y Sport. El primero es para priorizar la economía y eficiencia de combustible, gestionando los elementos de confort como el aire acondicionado así como también el motor y su respuesta, ralentizando todas las sensaciones de manejo.

El segundo modo es el que podría considerarse "por default", mientras que el Sport actúa sobre la dirección, la respuesta del acelerador (lo hace más ágil) y según el manual de usuario, también afecta el comportamiento del tren de rodaje. Entre los tres se nota un cambio mínimo al usarlos, pero a la hora de los consumos, ¿hay diferencias? En las pruebas hice el experimento de medirlos con cada modo y los resultados son estos: en modos Sport y Mid 6,2 l/100 km y 5,7 l/100 km de promedio de ruta, mientras que en el Green quedó en 5,5 l/100 km.


La mecánica, por su parte y como ya dije, tiene un comportamiento destacado e ideal para el tránsito urbano, ya que las relaciones de la transmisión automática le permite viajar muy relajado. Trabaja en D6 a 70 km/h a apenas 1.400 vueltas, mientras que en el caso usar el modo "S" de la caja, a igual velocidad el régimen es un poco superior, pero tampoco tanto, 2.400 rpm, y pasando la marcha a S4. En ruta, en tanto, el conjunto se mueve a 110 km/h en D6 a unas relajadas 2.100 vueltas, mientras que pasando la transmisión al seteo deportivo, baja una marcha (S5) y sube 800 revoluciones el motor (2.900 rpm) a igual velocidad. 

En este ámbito el 1.5 turbo se comporta muy relajado y si bien no llega a tener el brío del 2.0 de 192 cv de las versiones S, con apenas 136 cv y un torque voluntarioso de 220 Nm desde las 1.350 vueltas, cumple de forma muy satisfactoria la tarea. Las recuperaciones tampoco son un problema, incluso con una carrocería que pasa apenas la tonelada y media de peso. Gracias a la suavidad y rapidez de la Steptronic de sexta, este Countryman puede pasar con el kick-down de la caja de 80 a 110 km/h en tan solo 5,88 segundos, ya que pasando el segundo umbral del acelerador, la transmisión pasa de D6 a D3 en un parpadeo, haciendo que los adelantamientos ruteros no conlleven demoras.


Equipamiento

El Cooper Countryman es el más accesible de la gama del SUV de MINI, pero no por ello tiene una dotación "floja", sino que cumple bastante bien por el precio. Trae de serie: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), Auto Start/Stop, freno de estacionamiento electromecánico, computadora de a bordo, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, computadora de a bordo, climatizador automático bi-zona con salidas de aire para las plazas traseras, alarma, control de velocidad crucero dinámico con función de frenado y limitador de velocidad, faro antiniebla trasero, faros delanteros full LED adaptativos, faros traseros LED, faros antiniebla delanteros LED, acceso confort con función Easy Opener, sensores de estacionamiento traseros, portón trasero con sensor de movimiento en el paragolpes con apertura y cierre automáticos, cámara de retroceso, asientos delanteros regulables en altura, respaldo trasero rebatible 40:20:40, radio MINI Visual Boost con AM/FM/USB/Aux-In/Bluetooth con pantalla central de 6,5 pulgadas, comandos vocales, audio streaming y MINI Connected, MINI Excitement Package (MINI Logo Projection, luces ambientales interiores y LED en consola central), MINI Driving Modes (Sport, Mid y Green), tapizados en tela Firework, apliques interiores Piano Black, Colour Line Carbon Black, encendido automático de luces, sensor de lluvia, barras longitudinales de techo satinadas, techo y carcasas de los retrovisores en color "Jet Black/Pepper White" y llantas de aleación "Imprint Spoke" de 17 pulgadas sobre neumáticos en medida 225/55 R17.


La dotación es bastante completa. Es cierto, falta un retrovisor con antiencandilamiento automático, sensores de estacionamiento delanteros, (Android Auto aún no está disponible en los BMW/MINI) o unas levas al volante. Algunos incluso saldrán a pedirle tapizados en cuero, butacas eléctricas y tantas otras cosas. Creo que con lo básico y necesario cumple más que bien, aunque no deja de ser un "chiche caro" y por ende, debería tener todo lo mencionado. Y la compatiblidad con CarPlay ya la tendrá a partir de próximas partidas, así que ese es un pedido que quedó solucionado.


Seguridad

Todos los MINI Countryman llevan de serie: seis airbags, frenos ABS, regulación electrónica de la fuerza de frenado (EBD), ayuda de frenado en curvas (CBC), sistema de estabilización (DSC) con asistencia de frenado, asistente de arranque en pendientes, función de secado de frenos, luces de freno dinámicas, compensación de "fading", control dinámico de la estabilidad (DTC) y control electrónico del bloqueo del diferencial (EDLC), capot activo para peatones, monitoreo de presión de neumáticos, anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles.

Se trata de una dotación bastante correcta, en otros mercados como el europeo, MINI ya está ofreciendo, de serie u opcional según cada región, elementos que ya deberían comenzar en nuestro mercado a popularizarse, al menos en segmentos superiores, como son el asistente de luz de carretera, la detección de señales de tráfico así como la advertencia de personas o de una colisión frontal tanto en ciudad (entre 10 y 60 km/h) como carretera (a partir de 50 km/h), que conforman el paquete de asistencias que la marca británica denomina Driving Assistant.


Los frenos, por su parte, son de discos ventilados en ambos ejes y tienen un comportamiento intachable. Se detiene siempre en línea recta sin manifestar fatigas prematuras del conjunto, con una desaceleración marcada que se siente mucho en el cuerpo, y además enciende las balizas si la frenada es de emergencia, con el fin de alertar a los conductores que vienen detrás nuestro. Diez puntos. 

También tiene los sendos controles de tracción y estabilidad, que MINI denomina DSC y DTC. Al igual que la mayoría de sus competidores, el grado de desconexión no es total. El primero se desactiva por completo con una pulsación de unos tres segundos, mientras que para apagar el control de estabilidad, hay que presionar el comando durante diez segundos, aunque en la práctica solo reduce su umbral de acción.


Precio, garantía y competidores

Este Cooper Pepper Plus 1.5 T Steptronic es el más accesible de los Countryman, pero no por ello es un producto "accesible" per sé: cuesta U$S 51.900. El resto de la familia se compone de la siguiente manera: Cooper S Countryman Chili 2.0 T Steptronic (U$S 62.900), Cooper S E Countryman Chili 1.5 T Steptronic ALL4 (U$S 66.900), Cooper S Countryman Chili Plus 2.0 T Steptronic ALL4 (U$S 69.900), y por último el John Cooper Works Countryman Chili 2.0 T Steptronic ALL4 (U$S 95.900, comercialización bajo pedido). La garantía es de 2 años sin límite de kilometraje.

No son valores "accesibles" a primer golpe de vista, pero hay que considerar que el Countryman ya forma parte de otra especie, la de los SUVs premium compactos. Sus rivales no se alejan mucho de los valores del producto británico (aunque se produzca en los Países Bajos) si tomamos en cuenta potencias y equipamientos similares a los de este Cooper Pepper Plus evaluado.


Por otra parte, también precios que acercan mucho al universo de otros SUVs compactos pero de marcas "no-premium". Con este Pepper Plus existe la opción de acceder a un producto premium en este segmento de mercado, al precio de uno que no lo es por muy poca diferencia. Esto logra plantear la clásica disyuntiva entre comprar un vehículo tope de gama, pero de una marca "normal" o uno entry level de una marca estatutaria.

Pese a esto, los verdaderos rivales del Cooper Countryman Pepper Plus son los siguientes: Audi Q2 Basic 1.0 TFSI S tronic (U$S 45.900), BMW X1 sDrive 18i City 1.5 T DKG Steptronic (U$S 51.900), y Mercedes-Benz GLA 180 Style 7G-DCT (U$S 45.990). En comparación con ellos, en especial con su hermano de BMW, los precios no quedan tan alejados y en el caso del producto de MINI además cuenta con mayor equipamiento de confort que todos ellos. Sin embargo, el producto de Mercedes-Benz los supera a todos por contar con una dotación de seguridad más completa al tener frenado autónomo de serie, algo que en los otros modelos no se encuentra ni como opcional.


Conclusión

El Cooper Countryman Pepper Plus es un verdadero ejercicio de anulación de prejuicios rodante. En los papeles un SUV compacto con un motor de tres cilindros con turbo y algo más de 1.300 kg de peso sería una receta para el desastre y el aburrimiento. Sin embargo, los ingenieros de MINI lograron en base a la eficiencia mecánica conseguir un paquete que cierra por todos lados.

Es cierto, no es el más completo en términos de equipamientos. Tampoco el que tiene la mecánica más potente del segmento, ni la transmisión más avanzada. Pero sí es el primero en las opciones de aquellos que quieran acceder a un SUV premium, con calidad e ingeniería alemanas, un amplio espacio interior, buena dotación de seguridad y además, consumos que no juegan en contra del rendimiento mecánico. Creo que el rival más duro que tiene el Countryman duerme bajo su mismo techo y es el BMW X1. Pero aquel tiene una dotación de serie menos completa, misma mecánica e incluso por el mismo precio. Pero el emblema alemán para muchos pesará más.


Aunque para algunos no vaya a ser la opción final de compra, porque tal vez prefieran un SUV generalista tope de gama, pero este premium "entry level" al menos cumple la función de plantar la semilla de la disyuntiva entre gastar la misma cantidad de billetes en una marca como MINI o en una que carece del pedigree que tienen los productos de marcas premium. A muchos les tirará la calidad, la ingeniería, el diseño y la seguridad, a otros el bajo perfil, los equipamientos de confort y tal vez, una mecánica con más potencia.

Bastará hacer una prueba de manejo para convencerse por sí o por no. En este caso considero que es una compra muy válida y que no defraudará a ningún usuario de SUVs generalistas, en especial aquellos que provengan de versiones con mecánicas aspiradas y fuera de época. No solo será un salto cualitativo a nivel mecánico y de seguridad, sino también representará la bienvenida a ese mundo premium, así como también con una marca que se despega del resto por tener personalidad propia y diseños que se destacan por su originalidad.



A favor
  • Calidad de materiales y terminaciones
  • Conjunto motor/transmisión
  • Consumos reducidos
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Equilibrio de suspensiones
  • Equipamientos de seguridad
  • Habitabilidad general
  • Posición de manejo
En contra
  • Capacidades off-road limitadas
  • Neumático de auxilio temporario
  • Sin asistencias a la seguridad disponibles


FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.499
Número de cilindros: 3
Número de válvulas: 12
Relación de compresión: 11:1
Diámetro x carrera (mm): 75 x 90,5
Inyección: directa con turbocompresor e intercooler, control variable de válvulas (VALVETRONIC) y doble sincronización variable del árbol de levas (doble VANOS)
Potencia máxima (cv/rpm) 136/4.400-6.450 
Torque máximo (Nm/rpm) 220/1.350-4.300
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática secuencial de seis relaciones
Tracción delantera
De piñón y cremallera servoasistida eléctricamente
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de discos ventilados
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: eje de articulación única y montantes telescópicos McPherson con soporte de aluminio
Trasera: eje de brazos múltiples con brazos longitudinales
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 225/55 R17
Rueda auxiliar: T115/95 R17
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 200
Aceleración 0/100 km/h (s) 9,7
Consumo (l/100km) Urbano: 7,1 - Carretera: 5,0 - Mixto: 5,8
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 450/1.390
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.390
Largo total (mm) 4.299
Ancho total (mm) 1.822
Alto total (mm) 1.557
Distancia entre ejes (mm) 2.670
Capacidad del tanque de combustible (l) 51

Galería: MINI Cooper Countryman Pepper Plus 1.5 T Steptronic | Créditos: Autoblog y Diego Olivera.

Contacto MINI Cooper Countryman Pepper Plus 1.5 T Steptronic

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Barras longitudinales de techo satinadas
Faros delanteros full LED con luces diurnas LED
Faros antiniebla delanteros (LED) y trasero
Faros traseros LED
Llantas de aleación de 17 pulgadas
Paquete de iluminación exterior
Techo y carcasas de los retrovisores en color "Jet Black/Pepper White"
SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales delanteros y de cortinas
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Asistencia de frenado en curvas (CBC)
Ayuda al arranque en pendientes
Capot activo para peatones
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control dinámico de los frenos (DBC)
Control de estabilidad (ASC)
Control dinámico de estabilidad (DSC)
Control dinámico de tracción (DTC)
Control electrónico del bloqueo del diferencial (EDLC)
Frenos ABS
Función de secado de discos y pastillas con compensación de fading
Monitoreo de presión de neumáticos
CONFORT
Acceso confort con función Easy Opener
Apliques interiores Piano Black
Asientos delanteros deportivos regulables en altura
Botón de encendido/apagado
Cámara de retroceso
Climatizador automático bi-zona con salidas de aire para las plazas traseras
Computadora de a bordo
Colour Line Carbon Black
Dirección con asistencia electro-mecánica variable
Encendido automático de luces con función diurna
Espejos exteriores regulables eléctricamente
Freno de estacionamiento electromecánico
Función Auto Start&Stop
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema "one touch"
Limitador de velocidad y control de velocidad crucero dinámico con función de frenado
MINI Excitement Package (MINI Logo Projection, luces ambientales interiores y LED en consola central)
MINI Driving Modes (Sport, Mid y Green)
Portón trasero con sensor de movimiento en el paragolpes con apertura y cierre automáticos
Radio MINI Visual Boost con AM/FM/USB/Aux-In/Bluetooth con pantalla central táctil de 6,5 pulgadas con comandos vocales, audio streaming y MINI Connected
Respaldo trasero rebatible y reclinable 40:20:40
Sensor de lluvia
Tapizados en tela Firework
Volante multifunción en cuero con regulación en altura y profundidad

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 51.900. Garantía: 2 años sin límite de kilometraje

COMERCIALIZA:

Motor Haus. Francisco Solano Antuña 2996. Tel. 29243125. Web: www.mini.com.uy