Prueba: Suzuki Ciaz 1.4 GLX M/T

viernes, 9 de septiembre de 2016



Probamos al Suzuki Ciaz con el motor 1.4 de 95 cv, equipamiento GLX y transmisión manual de cinco relaciones.
Evaluamos al sedán chico de Suzuki derivado de la plataforma del SX4 S-Cross, el Ciaz. Durante cuatro días y más de 440 kilómetros nos subimos a la variante GLX combinada con el impulsor 1.4 litros de 95 cv y transmisión manual de cinco relaciones. La prueba completa, a continuación.

El nombre Ciaz nació en 2014 como el encargado de reemplazar al poco exitoso SX4 Sedán en las regiones de Asia, Oceanía y Latinoamérica. En algunos mercados se lo conoce como Suzuki Alivio y pese a lo que muchos piensan, no es el sedán del Swift (ver lanzamiento), sino que es un tricuerpo de segmento B que comparte plataforma con el crossover SX4 S-Cross (ver lanzamiento).

En lugar de estar producido en Hungría como ese producto, el Ciaz llega al mercado nacional fabricado en la planta de Manesar, India, al igual que pasa con otros modelos de Maruti-Suzuki como los Ertiga (ver lanzamiento) o Baleno (ver lanzamiento), por ejemplo. Para otras regiones, esta berlina se produce en China, Tailandia e Indonesia.


El Ciaz llegó al mercado uruguayo en setiembre de 2014 (ver lanzamiento), a tan solo dos semanas a nivel mundial y a su vez, fuimos el segundo lugar en el mundo en recibirlo, después del único país que lo producía por aquel entonces, India.

En ese momento llegaba exclusivamente en un nivel de equipamiento denominado GLX, tope de gama, con dos opciones de transmisión, una manual de cinco relaciones o una automática convencional de cuatro. Seis meses más tarde, Suzuki Uruguay amplió la oferta con el nivel más accesible, llamado GL (ver lanzamiento), exclusivamente con caja manual.


Hoy la gama del Ciaz se mantiene con esas tres opciones de equipamiento, un solo motor, el 1.4 16v de 95 cv de potencia y precios que van desde los U$S 19.990 del nivel GL, luego pasan a los U$S 23.490 del GLX manual y cierra el abanico el GLX automático en U$S 25.990. La garantía es de 3 años o 100.000 km, extensible a 4 años o 120.000 km como en toda la gama Suzuki.

Para conocer al Ciaz, nos subimos a un GLX 1.4 M/T durante cuatro días y más de 440 kilómetros y como ya es un clásico de Autoblog desde finales de 2010, a continuación arrancamos con el análisis detallado del producto.


Exterior

El Ciaz es un producto que como buen sedán, sigue una línea clásica de estilo. No llega a ser un auto hermoso a mi criterio, pero considero que tiene líneas muy logradas y posiblemente unas de las más agradables dentro del segmento B. Cuenta con una personalidad muy conservadora y si bien no es diseño muy jugado, en su defensa, es un modelo que gana muchísimo más en persona que en fotos. Y en este tono blanco perlado con las llantas oscuras, más todavía.

Se pueden encontrar algunos rasgos que parecen ya vistos en otros productos de Suzuki. Se siente cierta inspiración en el producto con el que comparte plataforma (el SX4 S-cross) especialmente si lo miramos de frente. Pero que en esta versión GLX, tope de gama, parece casi una necesidad abusar de los cromados para darle elegancia al modelo. Un recurso bastante noventero que usa otro de sus rivales, el Nissan Versa (ver prueba).


La parte delantera se destaca por tener grupos ópticos tradicionales con lámparas halógenas (pedirle Xenón sería un despropósito). Tienen un poder lumínico y en la parte baja van acompañados por los faros antinieblas delanteros (carece de traseros). Las acompaña al medio la gran parrilla cromada con el logo de Suzuki bien generoso en tamaño. Quizás este sea el ángulo más atractivo de todo el auto.

Visto de costado tiene varios trazos clásicos que le dan una cierta sobriedad a la carrocería. La línea de cintura es ascendente, pero de forma leve. A diferencia de muchos rivales que no supieron resolver bien el tercer volumen, el Ciaz luce naturalmente como un sedán, no como un hatch con baúl. Las llantas son de aleación de 16 pulgadas y están pintadas en un tono grisáceo bastante elegante. Van montadas sobre neumáticos Goodyear Assurance en medida 195/55 R16.


La retaguardia del Ciaz, es un ángulo que puede generar polémica. Especialmente cuando solo con un par de minutos de googleo encontramos que Honda tiene un aspecto muy similar en su berlina City lanzada en 2013, curiosamente rival del Suzuki en algunos mercados (ver imagen). De todas formas, las líneas son correctas y atractivas, más allá de ser un doppelgänger. En esta versión GLX suma en la parte trasera sensores de estacionamiento y cámara de retroceso, que se visualiza en el espejo retrovisor.

El Ciaz mide 4.490 mm de largo, 1.734 mm de ancho y 1.475 mm de alto. La distancia entre ejes es de 2.650 milímetros. Para que quede claro, si lo ponemos frente a frente con un Swift Dzire (ver lanzamiento) para tener referencia de su tamaño, es 495 mm más largo, 39 mm más ancho, 75 más bajo, y tiene una distancia entre ejes bastante más generosa, con 220 mm extra. Ahora con estos números, espero que se haya aclarado que el Ciaz y el Swift no tienen nada en común. Bueno, solo el motor, como veremos más adelante.


Interior

Si entramos en el habitáculo, el Ciaz lleva ese conservadurismo del exterior al interior también. Las líneas rectas con algunos ángulos suavizados y los tonos predominantemente oscuros. Por ejemplo, la consola central y los paneles de puertas tienen un tono gris satinado, pero que no es tanto más claro que los plásticos negros.

Al igual que pasara con otros modelos de la marca, calidad de los materiales usados en el Ciaz tiene luces y sombras. Por un lado tenemos a los encastres, que son correctos. La unidad probada tenía más de 12 mil kilómetros y no había ruidos a piezas sueltas. Por el otro está el tacto de esos plásticos (todos rígidos) utilizados, que combinan unos satinados de buena calidad percibida con otros muy rugosos (en puertas y la parte superior del tablero) y poco agradables de tocar.


Sentarse a gusto en el Ciaz no demanda mucho esfuerzo. El volante regula solo en altura (debería tener también ajuste en profundidad), mientras que la butaca es bastante cómoda para encarar viajes largos, permitiendo descansar bien la espalda y piernas. Respecto a la sujeción lateral es correcta para el torso, mientras que para las piernas es algo escasa con un asiento algo plano y un cojín corto.

El instrumental es tan simple como correcto. Tiene cuatro elementos de aguja en donde dos son más grandes (tacómetro y velocímetro) y los restantes más pequeños (cantidad de combustible y temperatura de agua del motor). En el medio va un display monocromo con los datos básicos de la computadora de a bordo (autonomía y consumos). Lamentablemente el comando que tiene es bastante engorroso de usar, teniendo que valerse de un "palillo" que clavado en el instrumental. Podría tener una tecla dedicada en el volante o uno de los brazos de las luces o limpiaparabrisas.


En la consola central aparecen dos salidas de aire acondicionado acompañadas en el centro por el sistema de audio que cuenta con radio con AM/FM/CD/MP3/USB/Bluetooth con mandos al volante y seis parlantes, y que ya fuera visto en otros productos de la marca. 

Al igual que otros elementos del interior del Ciaz, este equipo funciona perfecto en todas sus funciones, pero algunos estarán en la vereda de pedirle a Suzuki un sistema multimedia con navegador u otras soluciones más modernas. De todas formas, pocos rivales de este segmento hoy ofrecen algo más moderno que la clásica radio con botones y perillas físicas.


Si seguimos recorriendo la consola encontraremos al climatizador automático (de una vía), que funciona muy bien, enfriando rápido y además, de forma muy silenciosa. Algunos podrían reclamarle un bi-zona por el precio, pero no es mi caso. Ya algo más alejados de la vista, en la base de la consola, y dentro de un generoso portaobjetos con tapa, están las conexiones de audio auxiliares (Aux-In y USB), junto a una toma de 12V.

Siguiendo con el interior, vayamos a ver uno de los puntos en los que más se destaca, la habitabilidad. Hay lugar para que tres adultos de hasta 1,80 m vayan muy cómodos, sin llegar a tocar piernas, hombros, y cabezas con ninguna parte del auto. Es el mayor punto a favor del Ciaz, y una de las razones por las cuales aquellos que precisen más espacio para pasajeros lo tendrán en su lista de deseos. Incluso tiene algunos elementos como las salidas de aire para las plazas traseras o una cortina parasol integrada en la luneta, dos ítems poco comunes en el segmento.


Pero volviendo a la habitabilidad, uno de los secretos de tanto espacio es que al igual que en el Nissan Versa, en el Ciaz el respaldo trasero está más inclinado que de costumbre, entonces se aprovechan mucho más las dimensiones del habitáculo, así como también las limitaciones que ofrece valerse de una plataforma de segmento B y exprimirla al máximo de sus capacidades de habitabilidad.

Otro punto destacado en las plazas traseras es la seguridad disponible. Hay cinco cinturones inerciales de tres puntas, así como anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles. Pero no todas son flores. El Ciaz carece de quinto apoyacabezas, un faltante que bien podría traer de serie para completar el diez perfecto.


El espacio de cargas permite unos generosos 495 litros de capacidad. Podrían serlo aún más, si Suzuki no hubiera tomado la rara decisión de dejar el respaldo trasero fijo. Ni siquiera se rebate de forma enteriza y además si lo pudiera hacer, existe una gran barra metálica transversal obstruyendo el lugar. Lo otro poco entendible es la calidad de terminación en la tapa del baúl, con todo el mecanismo de apertura y cableados a la vista.

Por debajo de la alfombra del baúl, encontramos el auxilio. Mientras afuera el Ciaz va apoyado en cuatro Goodyear en medida 195/55 R16, en el momento que se rompa uno de esos neumáticos habrá que valerse de otro de la misma marca y modelo, pero en medida 185/65 R15, que el manual aclara que debemos usarlo solo para salir de la emergencia y a una velocidad máxima de 120 km/h, por lo que se lo considera temporario.


Motor y transmisión

A nivel mecánico, para Latinoamérica Suzuki decidió apostar por una carta conocida en el caso del Ciaz que llega a nuestro mercado. Se trata del impulsor K14B conocido, que le sonará conocido a aquellos usuarios de Swift de origen Japón, pero también de los Baleno y Ertiga provenientes desde India.

Es un cuatro cilindros con 1.373 cc, 16 válvulas con distribución variable de válvulas VVT e inyección multipunto. Es capaz de producir 95 cv de potencia a 6.000 rpm y un par motor máximo de 130 Nm a las 4.400 rpm. En la unidad probada está asociado a una caja manual de cinco marchas, mientras que también existe la posibilidad de una transmisión automática de cuatro relaciones.


Si bien la mecánica es uno de los pocos puntos compartidos con el Swift, el comportamiento que tiene en el Ciaz es apenas diferente aunque con algunos puntos en común. Al igual que en aquel modelo, es un propulsor suave, silencioso y correcto para el uso urbano, aunque en la zona baja y media del tacómetro se lo percibe algo falto de nervio.

El Ciaz se presenta algo aletargado en el bajo y medio régimen (menos de 3.000 vueltas), pero pasando esa zona, en la parte alta del tacómetro (3.500-4.000 rpm), ya se manifiesta con un poco más de brío. Es un sedán de uso familiar y por eso la respuesta de su mecánica va con la filosofía de un manejo relajado, especialmente en ciudad. En ruta, en tanto, tendremos que apelar a la transmisión para facilitar los adelantamientos, recurriendo a los cambios menores para que nos saquen del apuro, como veremos más adelante.


La transmisión manual de cinco relaciones, en tanto, cuenta con un funcionamiento correcto, marchas más bien largas en todas las relaciones, un escalonamiento correcto, con las tres primeras algo largas y unas cuarta y quinta bastante más largas, jugando más con el rendimiento de combustible que con la respuesta del impulsor.

En relación al tacto de esta caja, en el Ciaz tiene ese tacto característico de auto japonés así como de la precisión que las caracteriza. Esta transmisión se siente metálica y es casi imposible errarle a un cambio. A su vez, el matrimonio con el 1.4 como ya dije, está pensado más desde un comportamiento civilizado y relajado, que de uno brioso y enérgico.



No hay datos de consumos o 0 a 100 km/h divulgados por fábrica, aunque sí de velocidad final, que es de 185 km/h. De todas formas, en las mediciones que realicé, el Ciaz tiene mucho de lo que sentirse orgulloso, especialmente en materia de consumos porque son excelentes todos. Las mejores cifras logradas fueron las siguientes: 6,7 l/100 km en ciudad, 5,0 l/100 km en ruta, y finalmente en ciclo combinado, conseguí sacarle unos más que dignos 5,8 litros cada 100 kilómetros.

Una de las virtudes del Ciaz es su bajo peso. Si consideramos que es la versión con más equipamiento, los 1.010 kg en orden de marcha parecen casi dignos de un hatch de segmento B. El depósito de combustible, en tanto, admite 43 litros de capacidad. Si a esto le sumamos que el auto tiene unos consumos excelentes, podemos llegar a sacarle una autonomía bastante jugosa si somos amables con el pie derecho.


Comportamiento dinámico


El planteo de suspensiones del Ciaz parece sacado de la página uno del manual del sedán chico familiar. Su comportamiento prioriza el confort de marcha, especialmente en ciudad, valiéndose de un esquema blando que sabe lidiar bien con calles en mal estado, pozos, o calles empedradas. También lo ayuda un buen despeje al piso (160 mm) que lo hace inmune a todos esos obstáculos.

Si bien el producto apela a la suavidad de marcha, en algunas situaciones, como vías de tren o pozos de esos que uno querría haber esquivado, el tren trasero manifiesta cierta sequedad. De todas formas, esto se ve amplificado por los neumáticos rodado 16" de la variante GLX, por lo que seguramente el Ciaz GL con unos de 15" todavía filtren mejor estas imperfecciones del camino. Más allá de esto es un chasis que se lo percibe muy noble y confortable.


Tanto el motor como la caja se encuentran en su hábitat natural cuando nos movemos en la ciudad. El 1.4 apenas se oye cuando está encendido, y la transmisión deja sacarle provecho a un impulsor que mueve correctamente y sin sobresaltos una carrocería que apenas sobrepasa los 1.000 kilos en orden de marcha. El conjunto permite trabajar al 1.4 a 1.900 vueltas en 5º, para circular a 70 km/h.

Ya que menciono, la transmisión tiene marchas largas, incluso las tres primeras, mientras que cuarta y quinta son eternas y están pensadas para usarlas en ruta sacándole al Ciaz consumos irrisorios. Todos los cambios entran sin el más mínimo esfuerzo, y es de esas cajas en las que se siente el "clac" los engranajes, una sensación que personalmente me agrada bastante. Otro ítem a destacar es la buena insonorización general del producto, tanto a nivel mecánico, de rodamientos como eólico.


Para el uso urbano es un producto cómodo para convivir a diario, no solo por el chasis si no también por la dirección que es amigable a baja velocidad, siendo muy dócil. Por el contrario cuando aumenta la velocidad se torna más firme pero se la siente algo artificial de más, aunque el usuario promedio ni siquiera lo notará. Ya pasando a la ruta el Ciaz conserva las mismas virtudes vistas en el uso urbano.

Va bien apoyado tanto en las curvas rápidas como en lo recto, y en líneas generales aprueba con un "satisfactorio". Las butacas no cansan el cuerpo cuando pasamos varias horas sentados en ellas, mientras que el auto en sí invita todo el tiempo a un andar sereno y relajado. A 110 km/h el motor trabaja a unas 2.800 vueltas en quinta, y los consumos siempre oscilan entre los 5,5 y 5,2 litros cada 100 km, dependiendo de las condiciones climáticas y del tránsito.


Si salimos a la ruta, puede presentar algunos vicios direccionales si nos encontramos con algún viento cruzado o ante el pasaje de camiones o buses por la otra mano. Adicionalmente, producto de esas transmisiones largas que benefician (y mucho) a los consumos, las recuperaciones de velocidad no son su fuerte. De 80 a 110 km/h en 4ª tarda 7,5 segundos, pero que en 5ª hacer la misma recuperación le lleva 12,5 segundos. Consejo: hay que bajar a 4ª o 3ª para hacer un adelantamiento con seguridad.

De todas formas y más allá de eso, quiero hacer especial hincapié el motor 1.4 está muy bien aprovechado en todo sentido. Es una mecánica que usándola con cariño o sin él, siempre arrojará buenos números de consumo. Incluso haciendo ruta con bastante rock and roll, las cifras jamás pasaron los 6 litros cada 100 km. En cualquier otro producto similar, se va con alegría por encima de los 8. Su gran problema es el torque de apenas 130 Nm a las 4.000 vueltas. Con un 80% de esa cifra a la mitad de revoluciones, sería un producto con un comportamiento más ágil.


Equipamiento

La unidad que probamos es la GLX, que corresponde a la más equipada de la gama del Ciaz. Por debajo está la GL que frente a esta pierde algunos detalles de confort, como ser: cámara de retroceso, sensores de estacionamiento traseros, tapizados mixtos tela/símil cuero (tiene solo de tela), cortina parasol trasera, espejos rebatibles eléctricamente, espejo interno con anti-encandilamiento automático, llave inteligente y encendido por botón, y llantas de 16 pulgadas (tiene de chapa y 15").

De todas formas yendo con el GLX probado, cuenta de serie con: dirección electro-asistida, pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos, y bloqueo), climatizador automático de una zona, apertura interna del depósito de combustible, alarma, espejos exteriores rebatibles eléctricamente con luz de giro incorporada, radio doble DIN (de origen) con AM/FM/CD/MP3/USB/Aux-In/Bluetooth con seis altavoces, faros antiniebla delanteros, computadora de a bordo, asiento del conductor regulable en altura, volante multifunción en cuero regulable en altura, tapizados mixtos tela/símil cuero, sensores de estacionamiento traseros, cámara de retroceso, cortina parasol trasera, llave inteligente (acceso sin llave y encendido/apagado por botón), espejo interno con anti-encandilamiento automático, y llantas de aleación de 16 pulgadas sobre neumáticos en medida 195/55 R16. entre otros elementos.


Si bien la dotación es muy completa, algunos rivales están ofreciendo algunos ítems que en el Ciaz no están, como ser: sensores de lluvia y luces, una central multimedia, control de velocidad crucero, o el faltante más complicado de entender para un sedán, como ser el respaldo trasero fijo. Más allá de eso, por U$S 23.490 en materia de confort, aprueba bastante bien.

Seguridad

La versión probada tiene el máximo de equipamiento de seguridad que ofrece el Ciaz en nuestro mercado. Cuenta de serie con: dos airbags delanteros, frenos ABS+BA+EBD, cuatro apoyacabezas y cinco cinturones de tres puntas. También ofrece anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles. Es una dotación correcta, aunque algo insuficiente para el rango de precios donde se mueve esta versión tope de gama.

Por ejemplo, faltan los controles de estabilidad y tracción. Mientras en otros mercados donde por Ley se exige, para Latinoamérica, lamentablemente fábrica no lo ofrece por el momento ni siquiera como una opción en origen. Tampoco aparecen airbags laterales o de cortinas, habiendo rivales que cuentan con cuatro o incluso hasta siete en precios similares al de este Ciaz.


A nivel estructural, por el momento no hay resultados de pruebas independientes de choque para el Ciaz. Por su decisión de concentrarse en probar a los modelos que más venden en América Latina, hasta ahora son pocos los crash test que Latin NCAP realizó sobre modelos de Suzuki. Ojalá esta situación se revierta y podamos conocer más modelos y la seguridad que ofrecen en el corto plazo.

Los frenos, son de discos en el eje delantero y de tambores en el posterior. Su funcionamiento es solo correcto, deteniendo al vehículo siempre en linea recta sin vicios direccionales. Sin embargo, cuando empezamos a exigir al sistema un poco más, el tacto del pedal de freno suele ponerse algo esponjoso ante reiteradas detenciones de emergencia, alargando su recorrido, pero nada que afecte la eficiencia del sistema.


Precio, garantía y competidores

La versión probada, como decía al comienzo de esta nota, es la 1.4 GLX M/T, que se comercializa a U$S 23.490. La garantía como en todos los Suzuki es de 3 años o 100.000 kilómetros, extensible a 4 años o 120.000 kilómetros por un costo de U$S 490, IVA incluido, con varios beneficios en servicios, accesorios, repuestos, etc.

El resto de la gama se conforma con el 1.4 GLX A/T (U$S 25.990), que tiene una transmisión automática convencional de cuatro relaciones y el GL 1.4 M/T, entrada de gama, a U$S 19.990. Considerando el equipamiento de confort y seguridad, el Ciaz se mete de lleno en la parte más reñida del segmento B+ y le pelea el territorio a varios rivales en este sentido.


Si bien Suzuki ya tenía un producto en este segmento como lo es el Swift Dzire, está enfocado a un público diferente y que no precisa tanto espacio. La concepción del Ciaz apela a un consumidor tradicional de berlinas de segmento B que busquen un diseño clásico, mucho espacio interior, confort de marcha, gran baúl, y una mecánica eficiente a nivel de consumos. Y en todo eso, este modelo cumple bien su cometido.

Pasando a los rivales, considerando solo a las versiones tope de gama y con transmisión manual, tiene unos cuantos: Chevrolet Sonic Sedán 1.6 LTZ M/T (U$S 27.490), Citroën C-Elysée 1.6 Exclusive (U$S 25.490), Fiat Grand Siena Essence 1.6 (U$S 24.490), Ford Fiesta Kinetic SE Plus 1.6 Sedán M/T (U$S 23.990, Hyundai Accent 1.4 GL Full Plus Sedán M/T (U$S 25.900), Kia Rio Sedán EX 1.4 (U$S 25.490), Nissan Versa 1.6 Advance M/T (U$S 23.490), Peugeot 301 1.6 Allure BVM5 (U$S 25.990), Renault Logan Privilège 1.6 16v (U$S 19.490), y Volkswagen Polo Sedán 1.6 Trendline M/T (U$S 22.190).


Conclusión

Ya con dos años de andadura comercial en nuestro mercado, el Ciaz ha probado ser una opción más que válida dentro del segmento B+ de sedanes. Suzuki no se metió precisamente en la parte menos peleada del mercado, sino todo lo contrario. Rivales de peso popular como Logan, Versa, la dupla PSA (C-Elysée y 301) así como también algunos jugadores más sofisticados como Fiesta Kinetic, Sonic Accent o Rio también le hacen complicada la existencia.

Tras haber pasado más 440 km sentado en la butaca de uno bajo noche y día, tengo que concluir que el Ciaz es un producto concebido para "mercados emergentes", pero sin mostrarlo a primer golpe de vista. Es decir, su diseño no luce abaratado ni usa recursos de otros modelos de la marca. En materia de equipamientos de confort tiene varios ítems que no se hayan en productos de bajo costo. Y además no solo es espacioso, sino también cómodo de usar en el día a día.


En donde flaquea es claramente en algunas calidades de terminación y en materia de seguridad que dejan entrever esa naturaleza de producto pensado para mercados donde las leyes son bastante laxas en ambos aspectos y donde también los consumidores no están en actitud de exigir más, sino de buscar los precios que más se adapten a sus necesidades. De todas formas, este Ciaz no desentona tanto con el resto del segmento, que adolece de los mismos criterios en líneas generales.

Tiene un gran confort de marcha, un espacio interior que pondría en vergüenza a más de un sedán compacto, consumos muy reducidos, confort de marcha, y todo dentro de un paquete cerrado por un valor de reventa que la marca ha ido ganando en base a un buen servicio de posventa, garantías extendidas con beneficios, y productos que soportan bien el paso de los años. Dentro del segmento en sí, el Ciaz es una opción más, que sin ser la referencia máxima, tampoco es una mala compra.


Hoy el mercado de sedanes, sin importar el tamaño tuvo un giro de 180º respecto a unos cinco años atrás. Antes eran las vedettes, hoy pasan a un papel secundario y son los hatchbacks y los SUVs chicos los encargados de darle movimiento al segmento B. El concepto de "auto familiar" tradicional está pasando por una transformación total, con una clara migración hacia los sport utilities.

Pero como las demandas del mercado van y vienen con los años, posiblemente las berlinas vuelvan a estar en las marquesinas con el brillo que una vez supieron tener en la pasarela de opciones para la familia promedio, una vez que el universo de los SUVs se sature, suponiendo que esto podría pasar. De todas formas, los consumidores de los sedanes siguen existiendo y productos como el Ciaz sabrán seguir cumpliendo con ellos pasen las tendencias que pasen.



A favor
  • Capacidad de baúl
  • Confort de marcha
  • Consumos reducidos
  • Equipamiento de confort
  • Garantía extensible
  • Habitabilidad general

En contra
  • Auxilio de diferente medida
  • Falta de ESP, o airbags laterales y de cortina
  • Sin quinto apoyacabezas
  • Tacto de algunos plásticos interiores
  • Recuperaciones en ruta
  • Respaldo trasero fijo



FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.373
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 10:1
Diámetro x carrera (mm): 73,0 x 82,0
Inyección: multipunto con distribución variable VVT
Potencia máxima (cv/rpm) 95/6.000
Torque máximo (Nm/rpm) 130/4.400
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco relaciones
Tracción tracción delantera
DIRECCIÓN
Eléctrica con piñón y cremallera
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: tipo McPherson tirante y muelle helicoidal
Trasera: barra de torsión y muelle helicoidal
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 195/55 R16
Rueda auxiliar: 185/65 R15
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 185
Aceleración 0/100 km/h (s) N/D
Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: N/D
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 495
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.010
Largo total (mm) 4.490
Ancho total (mm) 1.734
Alto total (mm) 1.475
Distancia entre ejes (mm) 2.650
Capacidad del tanque de combustible (l) 43

Galería: Suzuki Ciaz 1.4 GLX M/T | Créditos: Autoblog y Diego Olivera (oliverafotografo.com.uy).

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Faros antinieblas delanteros
Llantas de aleación de 16 pulgadas
SEGURIDAD
Airbags frontales delanteros
Alarma
Anclajes ISOFIX para sillas infantiles y TopTether para sillas infantiles
Asistencia a la frenada de emergencia (BA)
Apoyacabezas delanteros y traseros (4)
Cinturones traseros de tres puntos con limitador de esfuerzo (3)
Distribución electrónica del frenado (EBD)
Frenos ABS
CONFORT
Acceso y arranque sin llave
Asiento del conductor con regulación en altura
Apertura interna del depósito de combustible
Cámara de retroceso
Climatizador automático
Computadora de a bordo
Cortina parasol trasera
Dirección asistida eléctricamente
Espejos exteriores eléctricos con luz de giro incorporada y plegables eléctricamente
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema de "un toque" para conductor
Radio doble DIN (de origen) con AM/FM/CD/MP3/USB/Bluetooth con mandos al volante y seis parlantes
Sensores de estacionamiento traseros
Tapizados mixtos tela/símil cuero
Encendido/apagado por botón
Volante multifunción en cuero regulable en altura

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 23.490. Garantía: 3 años o 100.000 km (extensible a 4 años o 120.000 km)

COMERCIALIZA:

Ayax S.A. Rondeau 1745. Tel. 29247700. Web: www.suzuki.com.uy