Prueba: Jeep Renegade Sport 1.8 M/T

viernes, 6 de mayo de 2016



Evaluamos al Jeep Renegade Sport con la mecánica 1.8 E.TorQ EVO de 128 cv de potencia.
Tuvimos durante cuatro días al lanzamiento más importante de Jeep en los últimos años. Evaluamos durante más de 740 kilómetros al Renegade en su versión más accesible, denominada Sport, y equipada con la mecánica E.TorQ EVO 1.8 litros de 128 cv de potencia. La prueba, a continuación.


Conocido internamente bajo el código (BU), el Renegade es la apuesta más ambiciosa de Jeep en los últimos tiempos. Se trata de la primera incursión de la marca en el segmento de los SUVs chicos en sus 75 años de vida, así como también es el primer modelo nacido bajo FCA y el primero en no ser fabricado en los Estados Unidos, ya que se produce en: Melfi (Italia), Guangzhou (China) y Pernambuco (Brasil).

Justamente desde esta última locación es de donde lo recibimos en esta región. Su presentación oficial a la prensa fue en el Salón de San Pablo 2014 (ver nota), lugar en el que todavía no se podían ver las unidades producidas en el Mercosur, ya que la fabricación comenzó unos meses más tarde (ver nota).


El Renegade se tomó casi un año para llegar a nuestras tierras, aunque para apaciguar la ansiedad de sus potenciales clientes, Jeep Uruguay marcó otro antes y después en su historia realizando por primera vez una preventa sin siquiera tener las unidades en exposición (ver nota).

Durante tres meses se ofrecieron los Renegade a aquellos interesados en tener uno en su garage y el resultado fue más exitoso de lo que prevían: se vendieron en ese período más de 120 unidades. Como bien sabrán si leen Autoblog, el modelo llegó con dos versiones de equipamiento, dos mecánicas, así como con dos opciones de tracción y transmisión (ver lanzamiento). 


La más demandada es la Sport 1.8 M/T que llega a nuestro mercado a un precio de U$S 30.990 y por encima está el nivel Longitude 2.4 4x4 A/T que cuesta U$S 46.000. En ambos casos la garantía es de 2 años o 50.000 kilómetros.

Con un Renegade Sport, equipado con el motor 1.8 E.TorQ EVO de 128 cv potencia y transmisión manual de cinco relaciones, recorrí más de 740 kilómetros durante cuatro días para evaluar sus características y poder traerles la prueba completa que podrán leer a continuación.


Exterior

Seguramente ninguno de ustedes conozca a Jeremy Glover e Ian Hedge, pero claramente están familiarizados con su trabajo. Estos dos jóvenes veinteañeros y primerizos en esto de crear diseños, son los responsables del estilo del Jeep Renegade bajo la premisa que le dieron sus jefes: "hagan un auto como para ustedes".

Sin embargo el Renegade es un producto con un espíritu joven que mira hacia el pasado constantemente. Para su estilo se tomaron muchas fuentes de inspiración como ser el Wrangler o el Jeep original de 1941. Mantiene ese estilo "cuadrado" que a muchos no gustará y otros simplemente amarán (me incluyo).


Visto de frente aparecen los rasgos que distinguen a los productos de la marca como tales. Están las siete barras frontales, los faros redondos y la trompa trunca. En esta versión Sport hay luces diurnas y antinieblas delanteros con función de curva. Otro detalle extensivo a todos los Renegade son los paragolpes negros. Sí, hasta el más completo los tiene y personalmente creo que le quedan bien. Le da un aspecto más rústico y "guerrero".

En el perfil encontramos nuevamente líneas rectas con el emblema "Renegade" en las puertas delanteras. Las llantas de aleación son de serie en todas las versiones, y en esta Sport son de 16 pulgadas con un diseño agradable. Van montadas sobre cuatro neumáticos Pirelli Scorpion Verde en medida 215/65 R16.  No son neumáticos de uso mixto, pero igual tienen un excelente desempeño en barro o arena como veremos más adelante.


La parte trasera tiene una luneta alta, ópticas con un diseño de "X" que recuerda a los bidones de combustible que llevaban los Jeep más veteranos, y en la parte baja del paragolpes aparecen las luces de reversa y de antiniebla trasero. Además, esta versión Sport suma sensores de estacionamiento posteriores, muy necesarios ya que la vista en los 3/4 traseros está perjudicada por un pilar C grueso.

Sin embargo, lo más llamativo del diseño exterior del modelo son los "guiños" simpáticos que hay escondidos en su carrocería. El parabrisas tiene un Jeep 1941 trepando por uno de sus costados, en la luneta hay un yeti trepando, en el depósito de combustible una arañita nos saluda con un "ciao, baby!", en las ópticas traseras está la parrilla de Jeep dibujada y en la base de las puertas traseras hay un "no step!" como si se tratara del ala de un avión. Yendo con los números aburridos, el Renegade mide 4.232 mm de largo, 1.798 mm de ancho, y 1.666 mm de alto. La distancia entre ejes, en tanto, es de 2.570 milímetros.


Interior

Al igual que en el exterior, el interior tiene muchos "Easter eggs" que es como le dicen los diseñadores a los detalles simpáticos que van dejando con sus lápices como si fueran huevos de Pascua escondidos. La idea es que el usuario los encuentre. Y hay muchos. Muchísimos. Esos mismos diseñadores que mencioné son los responsables de que quieras hacer esta cacería. Pero acá haremos trampa, les doy las soluciones.

El tambor de encendido dice "to new adventures!", los portaobjetos tienen dibujado el mapa topográfico del desierto de Moab (donde los Jeep van a ganarse su chapa de Trail Rated) o las "X" de los bidones de nafta, en los parlantes delanteros va grabada la parrilla de siete barras (también en la contrapuerta del portón trasero y la base de la consola), en los tapizados va el nombre de la marca grabado, mientras que en la consola lleva orgulloso el "since 1941". Y por último un detalle "no-Jeep": las salidas de aire centrales están inspiradas en el personaje de Disney-Pixar, WALL-E. Gran película, dicho sea de paso.


La cantidad de tiempo y dinero invertido en todo ese diseño es directamente proporcional a la puesta en calidad de materiales y terminaciones. Es un facilismo tonto y barato decir que el Renegade es "un Fiat remarcado", es un Jeep con todas las letras en este sentido. Hay piezas de aluminio macizo (el pomo del selector de cambios), abundancia de plásticos de inyectado blando y aquellos más rígidos están pensados para bancarse todo el maltrato posible. Es la nueva referencia del segmento en este aspecto, compartiendo podio con el Honda HR-V (ver prueba).

En relación a la posición de manejo, como buen SUV es bien alta incluso en su ajuste más bajo del asiento. De todas formas el Renegade permite bajar la butaca un poco más que sus rivales. Presenta también una amplia regulación en altura y profundidad del volante, por lo que sentarse a gusto en este Jeep llevará solo unos minutos.


El instrumental tiene dos elementos de aguja, tacómetro y velocímetro con buena iluminación en la noche y lectura clara. En el medio va un display TFT de 3,5" dedicado a la completísima computadora de a bordo que incluye funciones de la multimedia, configuración del vehículo e incluso temperatura del aceite.

A sus lados van los otros dos medidores que faltaban, temperatura del líquido refrigerante (que en la computadora se puede ver en grados también) y el medidor de combustible en el depósito. Ah, el instrumental tiene otro "Easter egg" más, me olvidaba: el tacómetro tiene una mancha de barro, no una línea roja.


Por debajo de los "ojos de WALL-E" está el equipo de audio, que en esta versión Sport es una sencilla radio (vista en los Fiat Uno más equipados, por ejemplo) radio UConnect B7 con AM/FM/MP3/Aux-In/USB/Bluetooth, seis parlantes y mandos al volante. Tiene un funcionamiento correcto y su sonido es bastante bueno también. Más abajo van los comandos del aire acondicionado, que refrigera o calefacciona muy bien incluso en la posición uno del forzador.

Los tapizados son rústicos pero de diseño simpático, y las butacas delanteras son cómodas porque presentan una buena sujeción lateral del torso, aunque no tanto de las piernas, ya que tienen un asiento bastante plano. Otro detalle a mejorar es la ausencia de portaobjetos más generosos, ya que los que hay (especialmente en las contrapuertas) son algo pequeños.


Las plazas traseras son muy cómodas más allá de que el respaldo se sienta algo firme y plano. Dos adultos de 1,80 m podrán ir con bastante comodidad en viajes de corta y media distancia, ya que el espacio para la cabeza y piernas es generoso. Mientras que si en las plazas laterales van niños podrán llevar su silla perfectamente colocada ya que hay anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles de serie que trabajan con la normativa i-Size (ver).

En el caso de tener que llevar tres adultos atrás, el respaldo y asiento central es algo más firme en su mullido, mientras que el túnel de transmisión (falso en esta versión con tracción delantera) no robará tanto espacio como en otros rivales. Si bien la habitabilidad es buena, no está entre las mejores del segmento. En este sentido Renault sigue siendo referencia con el espacio de su Duster (ver prueba).


El baúl cuenta con un volumen de 260 litros ampliables hasta los 1.300 litros, si rebatimos los respaldos traseros en proporción 60:40. Es la menor capacidad del segmento y eso puede ser visto como una contra para muchas familias. Más allá de sus dimensiones acotadas el espacio está bien presentado con una bandeja rígida de buena calidad, un piso plano, anillas para una red de equipaje, dos luces y portaobjetos varios.

Una de las explicaciones de la poca capacidad de baúl es que a diferencia de otros rivales, el Renegade no trae el neumático de auxilio colgando del portón trasero, una solución que está en vías de extinción. En su lugar lo lleva por dentro del baúl (es un Pirelli Scorpion Verde 215/65 R16 idéntico a los otros cuatro, pero con llanta de chapa) y más abajo hay un esquema de suspensión independiente. Por eso se quita tanto espacio. Es el síndrome de la frazada corta: tapa los pies o la cabeza, ambos no.


Motor y transmisión

Para los Renegade Sport tenemos una sola opción mecánica. Es la denominada E.TorQ EVO de origen Fiat. Es un 1.747 cc de cilindrada, cuatro cilindros, 16 válvulas con distribución variable, inyección indirecta multipunto secuencial y distribución por cadena.

Eroga 128 cv de potencia a las 6.250 rpm y un torque máximo de 182 Nm a las 3.750 vueltas. Es un impulsor correcto y muy silencioso por debajo de las 3.000 vueltas con una respuesta satisfactoria para andar en ciudad, mientras que su comportamiento más acorde a la potencia que declara aparece más arriba. Recién por encima de las 3.250 rpm es donde este 1.8 saca sus mejores colores, percibiéndose voluntarioso ante el pie derecho y ágil en su respuesta.


Si tomamos en cuenta desde el vamos que es un vehículo pesado (1.391 kg en orden de marcha), podremos entender la falta de respuesta en baja que tiene este motor, especialmente a la hora de recuperar velocidad. Recordemos que no es un deportivo, si no un producto de carácter familiar, por lo que esto no sorprenderá a nadie tampoco que haya manejado un SUV de este segmento.

La transmisión manual de cinco marchas presenta relaciones cortas en las tres primeras marchas que le ayudan (bastante) a tener más agilidad en el tránsito, en tanto que las otras dos restantes bajan la respuesta en pos de tener cifras de consumo más amigables con el bolsillo. El tacto de la caja es bastante bueno, sin presentar gomosidades ni imprecisiones.


Jeep declara para esta versión una velocidad final de 180 km/h, una aceleración de 0-100 km/h en 10,8 segundos, mientras que en materia de consumos la marca homologa 10,4 litros cada 100 km en el ciclo urbano, 9,3 l/100 km en ruta y finalmente 9,8 l/100 km en ciclo mixto.

Pasando a los números reales, pudimos mejorar todas esas cifras, algo que no es normal de ver. De todas formas estamos ante valores que lindan con lo elevado: 9,5 litros cada 100 km en el ciclo urbano, 7,3 l/100 km en ruta y finalmente 8,4 l/100 km en ciclo mixto. El depósito de combustible aloja 60 litros, mientras que el peso en orden de marcha del Renegade Sport es de 1.391 kilogramos.


Comportamiento dinámico

Hacer que un SUV pueda lidiar con todos los terrenos bien es una tarea bastante compleja. Están los que pueden desempeñarse con creces en la ciudad, pero tener una alergia crónica al barro. No es el caso del Renegade y es por eso que a nivel de equilibrio de chasis está entre lo mejor del segmento.

Comencemos por la ciudad. Ahí es donde este producto pasará la mayor cantidad de sus horas de vida y en este ámbito el Renegade se desenvuelve con soltura. Es inmune a pozos y lomos de burro gracias a una suspensión que prioriza el confort de marcha y filtra todas estas inconveniencias así como también van asistidas por un despeje de 200 mm que no le deja tocar el suelo en ningún lugar.


La comodidad es uno de sus principales argumentos y en líneas generales es un SUV que invita a pasar varias horas al volante. Uno de los aliados para generar este ambiente es la dirección, que es eléctrica. Es perfecta para acomodar al Renegade en espacios de estacionamiento gracias a una asistencia justa y además en el andar transmite toda la información sobre el camino.

En materia de suspensiones es independiente tipo McPherson de brazos oscilantes y con barra estabilizadora en el eje delantero, e independiente tipo McPherson de uniones transversales/laterales y con barra estabilizadora en el trasero. Más allá de lo ya mencionado sobre el impulsor, en el uso diario y urbano se desempeña correctamente, gracias a las relaciones de caja cortas. La mecánica es muy suave en su accionar y a unos 70 km/h va con la quinta conectada trabajando a unas 1.950 rpm.


Otro punto para destacar de este Jeep es el trabajo de insonorización que tiene. A nivel de burletería no se filtra tierra o agua en las contrapuertas, mientras que el viento ni siquiera se cuela a la altura de las ventanillas. Aplauso, medalla y podio para la gente de FCA que desarrolló este aspecto del modelo.

Muchas veces he dicho que los SUVs me despiertan a la hora de manejar el mismo interés que escuchar una reunión de filatelistas. Pero en el caso del Renegade gracias a una dirección de excelente asistencia, unas suspensiones muy equilibradas y la robustez general que transmite todo el conjunto, ese concepto quedó tirado por el camino.


Al salir de la ciudad y encarar varios kilómetros de ruta pasa lo mismo. Es un vehículo que invita a un manejo cómodo y sereno. En curvas rápidas también presenta mucha confianza y solidez, y a nivel mecánico el impulsor viaja a unos 110 km/h en 5º a 2.800 vueltas. A diferencia de muchos rivales al chasis se lo nota bien plantado y ni se entera de las ráfagas de viento cruzado que nos puede generar un camión al pasarnos por al lado.

El inconveniente se presentará si tenemos uno por delante y hay que adelantarlo rápido. Como decía, la falta de respuesta en baja y el peso de la carrocería le juegan en contra a la hora de recuperar velocidad. Pasar de 80 a 110 km/h en 4º toma 8,6 segundos, mientras que si queremos hacerlo en 5º, demoraremos 16,6, casi el doble. El consejo es ser paciente y hacer los adelantamientos con seguridad, bajando siempre un cambio.


Pasando raya, va bien en ciudad, también en ruta. Pero es un Jeep. ¿Cómo se mueve cuando el terreno se complica un poco? De maravillas. Pese a ser una versión con tracción delantera, nos aventuramos a chapotear en algunos tramos de barro espeso a ver cómo se comportaba. Salimos sucios y sorprendidos.

El Renegade Sport, pese a sus limitaciones de tracción y neumáticos (que no son de uso mixto) de todas formas permite hacer incursiones off-road de ligeras a intermedias sin tener que llamar al auxilio de un vehículo con tracción integral. Tiene un ángulo de ataque 21,1º, ventral de 22,3º y de salida 30º. En otros mercados se ofrece el nivel Trailhawk 4x4 que aumenta todas esas cotas (30,5º, 25,7º y 34,3º respectivamente).


Sé perfectamente que el mayor barro que verá el usuario de un Renegade Sport será el de su jardín cuando llueve, pero es interesante saber que la marca invirtió en no solo hacerlo lucir como un Jeep si no también que pueda comportarse como tal. Incluso si no es un 4x4. Va dedicado a los detractores que dicen que este Jeep es un Fiat Punto levantado. Y bajo sus huesos lo es: pero se llama Toro (ver nota).

En el barro tuvo un comportamiento más que meritorio para un tracción delantera, mientras que en caminos de ripio, arena o tierra suelta también se mueve sin problemas presentando una solidez estructural ejemplar y un esquema de suspensiones pensado para soportar todo el maltrato que se le puede dar a un SUV de este segmento. Me animaría a decir que es una de las nuevas referencias del segmento en este sentido, junto con otro guerrero como el Renault Duster.


Equipamiento

El nivel Sport ofrece de serie: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos, y bloqueo), aire acondicionado, dirección electro-asistida (EPS), tapizados en tela, asiento del conductor con regulación en altura, barras de techo longitudinales, faros antiniebla delanteros (con función de curva) y traseros, luces diurnas (DRL), alarma, alerta de velocidad, computadora de a bordo con pantalla TFT 3,5", respaldos traseros rebatibles 60:40, sensores de estacionamiento traseros, volante multifunción con regulación en altura y profundidad, freno de estacionamiento eléctrico, control de velocidad crucero con limitador de velocidad, sistema de monitoreo de consumo Eco:Drive, radio UConnect B7 con AM/FM/MP3/Aux-In/USB/Bluetooth, seis parlantes y mandos al volante, tiradores de puertas y carcasas de espejos retrovisores en color negro, y llantas de aleación de 16" sobre neumáticos en medida 215/60 R16, entre otros elementos.


Tomando en cuenta que es la versión "base", la dotación es bastante correcta. En tren de pedirle algún ítem más, considerando el precio, se podrían reclamar algunos elementos de confort como una pantalla multimedia o climatizador automático. Para solucionar esto, Jeep ofrece el nivel Sport Plus que agrega: sistema multimedia UConnect VP2 con pantalla táctil de 5" con AM/FM/MP3/Aux-In/USB/Bluetooth/GPS con comandos vocales, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, y cámara de retroceso (sistema ParkView). Por otra parte se encuentra como opcional libre el techo solar eléctrico panorámico Command View. Los precios de cada combinación se detallan al final de la nota.

Seguridad

Este es uno de los puntos a los que Jeep más atención le prestó. El Renegade trae de serie en toda la gama: airbags frontales delanteros, apoyacabezas (5), cinturones inerciales de tres puntas (5), anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, asistencia al frenado (BAS), asistente de arranque en pendientes (HSA), control de estabilidad (ESC), control de estabilidad para remolques, control de tracción (ASR), frenos ABS+EBD, sistema de mitigación de vuelcos (ERM), y sistema de alerta de frenada de emergencia (RAB).

A su vez, existe la posibilidad de ampliar esta dotación por U$S 2.510 sobre el Sport probado para tener a cambio dos airbags laterales delanteros, dos de cortinas y uno de rodillas para el conductor, totalizando siete en las versiones Sport Plus. Considerando que el valor final sobre el Sport probado queda en unos U$S 33.500, hay pocos productos en el mercado a ese precio con este excelente nivel de seguridad.


Los frenos son de discos ventilados adelante y de discos sólidos atrás. Ante frenadas de emergencia no manifiesta fatigas y siempre se detiene en línea recta. Pasando a los controles de tracción y estabilidad, pueden desconectarse (parcialmente) por debajo de los 50 km/h, aunque ante la menor pérdida de adherencia encima de esa cifra, vuelven a activarse por completo.

A nivel estructural, un Renegade Sport con dos airbags como el probado obtuvo la puntuación máxima de Latin NCAP con cinco estrellas para la protección de adultos y niños. En su informe el organismo explica que las cabezas del conductor y el pasajero estuvieron bien protegidas por los airbags y los dispositivos de retención ofrecieron protección adecuada y buena al pecho del conductor y pasajero respectivamente. Las áreas de las rodillas del conductor y pasajero no mostraron estructuras críticas. La carrocería fue calificada estable y es capaz de soportar mayores cargas y a su vez el modelo cumplió con los requisitos de la norma UN95 de test de impacto lateral y superó la prueba.


En el caso de la protección para niños, la silla  para los niños de tres y un año y medio pudieron evitar el excesivo movimiento hacia adelante durante el impacto y la protección para ambos muñecos fue adecuada. La instalación de SRI obtuvo el máximo puntaje considerando las posiciones exoneradas y presentó una clara guía de instalación en el manual. 

El vehículo cuenta con etiquetas de advertencia que explican los riesgos de instalar una silla con vista hacia atrás en el asiento delantero con un airbag activo. Es posible desconectar el airbag del pasajero y esto se encuentra señalizado de manera adecuada. El auto está marcado como i-Size.


Precio, garantía y competidores

El nivel denominado Sport 1.8 M/T del Renegade que probó Autoblog se comercializa a U$S 30.990 y con una garantía de 2 años o 50.000 kilómetros. Luego por encima están los niveles Sport Plus que detallaré a continuación, y por encima de todos ellos, el Longitude 2.4 4x4 A/T a un valor de U$S 46.000.

Los Sport Plus cuentan además con cuatro niveles: sumando cinco airbags más (U$S 33.500), sistema multimedia UConnect VP2 con pantalla táctil de 5" con AM/FM/MP3/Aux-In/USB/Bluetooth/GPS con comandos vocales, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, y cámara de retroceso (U$S 38.900), techo solar eléctrico panorámico Command View (U$S 38.500) o todos estos ítems mencionados por U$S 39.900. Por lejos la opción más racional de los Sport Plus es la primera de 33.500 dólares. Los motivos ya fueron explicados en el apartado de "seguridad".


Tomando como punto de partida que el nivel Sport es el más accesible de la gama del Renegade, para buscarle rivales directos hay que hacer lo mismo, usando intermedios o básicos. Estos son: Chevrolet Tracker 1.8 LT FWD M/T (U$S 28.990) y Tracker 1.8 LTZ FWD M/T (U$S 32.990)Ford EcoSport 1.6 Freestyle 2WD (U$S 24.990), Hyundai Creta 1.6 GL Super Full Sport (U$S 29.990) y Creta 1.6 GLS Super Full Limited (U$S 31.990)Renault Duster 1.6 Dynamique 2WD (U$S 24.990) y Duster 2.0 Privilège 2WD (U$S 27.990), y finalmente los Suzuki Vitara 1.6 GL M/T 2WD (U$S 27.990) y Vitara 1.6 GLX M/T 2WD (U$S 33.990).

Hay otros rivales indirectos que tiene este Renegade en el mundo de los crossovers chicos que solo por precio o concepto rivalizan con el producto probado. Estos son el Peugeot 2008 1.6 THP Griffe (U$S 31.990) o Suzuki SX4 S-Cross 1.6 GL M/T (U$S 26.990). De todas formas los competidores más cercanos son los mencionados en el párrafo anterior y los enfrentamos en una de nuestras comparativas hace algunas semanas atrás (ver nota).


Conclusión


Jeep es la última marca en sumarse al universo de los SUVs chicos. Esto tiene ventajas y desventajas. Entre las primeras está que no van a incurrir en algunos errores que cometieron sus rivales. Entre las segundas, que sus rivales tuvieron el acierto de salir antes al mercado.

Pero tras haber probado al Renegade a fondo son más los aciertos que los desaciertos. La marca logró realizar un producto dinámicamente intachable, bien construido, con buenos equipamientos de confort y seguridad así como también con un diseño que homenajea a sus ancestros y resulta agradable a muchos ojos.



Como no existe el modelo ideal, el Renegade también tiene sus puntos mejorables. En este caso sería la respuesta del impulsor en baja así como también el volumen del baúl, que no está entre los más amplios del segmento. Es más, es el más pequeño del grupo.

Más allá de estos problemas que tiene, al pasar raya encontramos a una de las mejores opciones del segmento en lo que refiere a seguridad, calidad de fabricación, dinámica y capacidades off-road. Si así se comporta el tracción delantera, con el Renegade 4x4 seguro más de uno se tendrá fe de encarar el camino que sea.



Pero por sobre todas las cosas, el Renegade es la puerta de acceso de muchos al universo Jeep y eso no será menor. En esas charlas de asado no suena igual decir "tengo una camioneta" que "tengo un Jeep". Hay un halo de historia, tradición e imagen de marca que solo empresas como esta pueden imprimirle a sus modelos.

Por más que haya nacido de una colaboración entre dos empresas (Fiat y Chrysler) con historias muy disimiles, logra sacar lo mejor de cada una. La atención por los detalles en el diseño que tienen los italianos está trasladado a la herencia norteamericana. Y el know-how para desarrollar un todo terreno de Jeep también está. Pero no es un Fiat. Es un Jeep.


Por suerte para los intereses de Jeep esta receta además funcionó de maravillas, con un público que respondió positivamente a la oferta en mercados como el nuestro, Argentina o Brasil. Son esos momentos en los que algo bien hecho además se hace popular. Y es ahí cuando salen ganando las dos partes.

El Renegade es un producto que con sus matices de todas formas dejará conforme y satisfecho a quien lo compre. Es cierto, el mercado está plagado de opciones algunas que superan al producto de FCA en aspectos que éste no brilla. Pero ninguno logra conjugar tantas virtudes en un envase que además de conveniente, es lo que en el fondo todos los usuarios de los SUVs chicos siempre estuvieron buscando: tener en el garage su primer Jeep.




A favor
  • Calidad de fabricación y materiales
  • Confort de marcha
  • Comportamiento dinámico y off-road
  • Diseño
  • Equipamiento de confort y seguridad
  • Habitabilidad
  • Relación precio/producto

    En contra
    • Baúl pequeño
    • Consumo en ciudad algo elevado
    • Respuesta del motor en baja
    • Visibilidad 3/4 trasera limitada




    FICHA TÉCNICA

    MOTORIZACIÓN
    Cilindrada (cc) 1.747
    Número de cilindros: 4
    Número de válvulas: 16
    Relación de compresión: 12,5:1
    Diámetro x carrera (mm): 80,5 x 85,8
    Inyección: indirecta multipunto secuencial
    Potencia máxima (cv/rpm) 128/6.250
    Torque máximo (Nm/rpm) 182/3.750
    TRANSMISIÓN
    Caja de velocidades manual de cinco velocidades
    Tracción delantera
    DIRECCIÓN
    De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable (EPS)
    FRENOS
    Delanteros: de discos ventilados
    Traseros: de discos sólidos
    EJES - SUSPENSIÓN
    Delantera: independiente tipo McPherson de brazos oscilantes y con barra estabilizadora
    Trasera: independiente tipo McPherson de uniones transversales/laterales y con barra estabilizadora
    NEUMÁTICOS
    Dimensiones: 215/60 R16
    Rueda auxiliar: 215/60 R16
    PRESTACIONES
    Velocidad máxima (km/h) 180
    Aceleración 0/100 km/h (s) 10,8
    Consumo (l/100km) Urbano: 10,4 - Carretera: 9,3 - Mixto: 9,8
    DIMENSIONES / PESO
    Capacidad del baúl (l) 260/1.300
    Peso en vacío (kg) N/D
    Peso en orden de marcha (kg) 1.391
    Largo total (mm) 4.232
    Ancho total (mm) 1.705
    Alto total (mm) 1.510
    Distancia entre ejes (mm) 2.570
    Capacidad del tanque de combustible (l) 60
    Despeje al suelo (mm): 200
    Capacidades off-road (º): Ángulo de ataque: 21,1 - Ángulo ventral: 22,3 - Ángulo de salida: 30

    Galería: Jeep Renegade Sport 1.8 M/T | Créditos: Autoblog y Diego Olivera (oliverafotografo.com.uy).


    EQUIPAMIENTO

    EXTERIOR
    Barras de techo longitudinales
    Faros antinieblas delanteros (con función de curva) y trasero
    Llantas de aleación de 16 pulgadas
    Luces diurnas (DRL)
    SEGURIDAD
    Airbags frontales
    Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
    Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
    Asistencia al frenado (BAS)
    Asistente de arranque en pendientes (HSA)
    Cinturones traseros de 3 puntos con limitador de esfuerzo (3)
    Control de estabilidad (ESC)
    Control de tracción (ASR)
    Distribución electrónica del frenado (EBD)
    Frenos ABS
    Sistema de mitigación de vuelcos (ERM)
    Sistema de alerta de frenada de emergencia (RAB)
    CONFORT
    Alarma
    Alerta de límite de velocidad programable
    Asiento del conductor regulable en altura
    Cierre centralizado con mando a distancia
    Control de velocidad crucero con limitador de velocidad
    Computadora de a bordo con pantalla TFT 3,5"
    Dirección asistida eléctricamente
    Espejos retrovisores externos eléctricos con luz de giro
    Freno de estacionamiento eléctrico
    Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema one touch
    Radio UConnect B7 con AM/FM/MP3/Aux-In/USB/Bluetooth
    Respaldo trasero rebatible 60:40
    Seis parlantes
    Sensores de estacionamiento traseros
    Sistema de monitoreo de consumo Eco:Drive
    Volante multifunción regulable en altura y profundidad

    PRECIO Y GARANTÍA:

    U$S 30.990. Garantía: 2 años o 50.000 km

    COMERCIALIZA:

    Sevel Uruguay S.A. General Paz 1305. Tel. 26040939. Web: www.jeep.com.uy