Primera impresión: Volkswagen Gol Power 1.6 (Hatch y Sedán)

lunes, 4 de febrero de 2013



Los nuevos Volkswagen Gol Hatch y Sedán en su variante entrada de gama, denominada Power.
Una semana después de haberles presentado el restyling del Volkswagen Gol, Autoblog fue a conocerlo en persona para poder realizar la primera impresión del best seller de la casa de Wolfsburg. Nos subimos al Gol Power 1.6 en sus dos carrocerías, Hatchback y Sedán. El resto de la nota, tras el salto.

El Volkswagen Gol es sinónimo de buenas ventas desde siempre. Se lo puede llamar como uno de los modelos más famosos de la región, ya que todo el mundo lo conoce, o bien porque tiene -o tuvo uno- o porque en el correr de su vida seguro se subió a un Gol y ya sabe cómo es. Se presentó en 1980 en Brasil como el reemplazo del mítico Escarabajo, y recién fue reemplazado por la segunda generación (G2) en el año 1994.

Le siguió el G3, un profundo restyling cinco años después, y otra actualización más, algo más ligera, en 2005. No fue hasta 2008 que el Gol no se renovó completamente. La tercera evolución, llamada G5, o quinta generación, es el modelo que hasta ahora tenemos en las calles y que a mediados de 2012 sufrió su primer cambio (ver nota)


En enero de este año llegó a Uruguay dicha actualización del G5, a la que se la conoce por G6, pese a que es un restyling de la tercera evolución (ver nota lanzamiento). Llega en cinco variantes y está previsto que en los próximos meses se le sume la transmisión manual de embrague robotizado, denominada I-Motion, en tanto que el regreso de la variante tres puertas (ver nota), no está previsto que se dé en el corto plazo.

Para empezar a conocer lo que ofrece de nuevo el clásico modelo de la marca alemana, qué mantuvo, qué sumó y qué perdió frente al modelo anterior, es que Autoblog se subió a dos Gol, uno con carrocería sedán y otro hatchback, ambos con el equipamiento que da inicio a la gama, es decir, el Power, contando bajo el capot con el impulsor 1.6 de 101 cv. Sin más introducción, comencemos el análisis.

Exterior

Si bien estamos ante un modelo 100% nacido en el Mercosur, el Gol no puede ocultar sus raíces germanas. El diseño es netamente alemán, con trazos rectilíneos y bien marcados. En el caso de este restyling del G5, podemos apreciar en el renovado frontal un fuerte family feeling con la familia Fox/Suran, así como también con el Vento. Podría hacer el comentario extensivo al resto de los modelos de la marca, pero honestamente creo que estos dos ejemplos son los más cercanos en estilo al nuevo Gol, casi al punto de confundirlos a lo lejos. Sí, me ha pasado en reiteradas ocasiones, lo admito.

Si vamos a las novedades por fuera, hay faros bi-parábola de serie en el Power Sedán, mientras que en el Hatch se mantienen de una pieza, aunque con nuevo diseño. Si se mira atentamente a los mismos, en el tricuerpo cuentan con un aplique en gris satinado y en tanto que en el bicuerpo esa pieza es negra, además que hay una disposición diferente de las luces en su interior de ambos. El resultado es agradable y logrado, no quedando fuera de lo que era la estética del G5 original, que de por sí ya era lograda.


Lateralmente es donde menos cambios hay. Para los Power tanto las carcasas de los espejos, así como los tiradores de puerta van en plásticos negros. Son de nuevo diseño las tazas que ocultan las llantas de acero estampado de 14 pulgadas, montadas sobre neumáticos Pirelli Cinturato P4 en el caso del Sedán, y Goodyear GT2 en el Hatch. En ambos casos la medida es la misma, 175/70 R14.

En el remate trasero cambió con nuevos portones, paragolpes y diseño de las ópticas, que en el Sedán ahora invaden el baúl, en tanto que en el Hatch ahora cuentan con un diseño muy similar al del Polo europeo. En los paragolpes del tres volúmenes hay dos ojos de gato, mientras que en el hatchback queda solo el espacio donde deberían estar. En ambos casos carecen de antinieblas tanto adelante como atrás, algo que queda para las variantes más equipadas, así como los ojos de gato traseros en los Hatch.


Las dimensiones del cinco puertas son: 3,899 m de largo, 1,656 m de ancho, 1,464 m de alto y su distancia entre ejes es de 2,465 m. El sedán, en tanto, tiene 4,230 m de largo, compartiendo el resto de las dimensiones exteriores con el hatchback. 

Interior

Puertas adentro hay menos cambios de los que aparenta. Aquí Volkswagen decidió mantener o mejorar algunas de las características que lo hacen ser una de las primeras opciones de muchos consumidores de la región. El diseño es alemán por antonomasia, con lo básico y necesario, siempre presentado con menos forma que función. Casi no hay apliques brillantes y reina un ambiente uniformemente opaco.

Pese a estar hablando de una versión, digamos "base", que cuenta con varias limitaciones a la hora de encontrar la posición de manejo, el Gol se resuelve bien para albergar a personas de cualquier contextura física a la hora de sentarse al volante. Ya que lo menciono, el Power carece de cualquiera de las dos clásicas regulaciones, en tanto que la butaca se limita a las tres más conocidas: altura, respaldo y desplazamiento a lo largo.


El volante es plástico y contiene solo la bocina en el centro. El Power Sedán de anterior generación contaba con doble airbag de serie, algo que en esta renovación quedó por el camino, mientras que en el Hatch este ítem de seguridad pasiva siempre fue privilegio de las versiones más equipadas. Ahora esto es igual para ambas carrocerías.

El instrumental es simple y de clara lectura, con tres elementos de aguja: velocímetro, temperatura de agua del motor -con escala numérica, una rareza por estos días- además del medidor de combustible en el tanque, que es más grande de lo normal y va en donde en las variante más equipadas está el tacómetro. En el medio hay un pequeño display se visualizan dos funciones: la hora y el odómetro. Por el precio, pese a ser un modelo entrada de gama, podría contar con una computadora de a bordo, como alguno de sus rivales de segmento. Uno de esos ligeros cambios del Gol, es que abandonó la iluminación azul tan característica de Volkswagen, para ahora ser roja.


En consola central se empiezan a ver algunos de los cambios más significativos del interior.  Las salidas del aire acondicionado cuentan con un nuevo diseño, así como la ubicación de la baliza, y además ahora, todos los Gol cuentan con apertura interna eléctrica del baúl, algo muy práctico. Por debajo de estos elementos está la mejora del equipo de audio, que mantiene las funciones AM/FM/CD/USB/Aux-In/MP3/SD y conectividad Bluetooth con audio streaming, pero que ahora se le suma más calidad, tanto de sonido como de presentación y comandos. Es de sencilla operación y suena bastante bien. Como estamos ante el menos equipado de los Gol, carece de comandos al volante.

La calidad de terminaciones es la que se puede esperar de un modelo Mercosur de este segmento. Si bien no hay un solo plástico blando ni por accidente, como pasaba en el G5, todo está bien ajustado, y en líneas generales es un habitáculo con materiales agradables al tacto. El único elemento de una calidad bastante mejorable que encontré, fue la palanca para la regulación en altura de la butaca del conductor. Los tapizados son bastante rústicos en el Power y van mejorando en su tacto conforme subimos de nivel de equipamiento.


Al pasar a las plazas traseras en ambos Gol la habitabilidad sigue siendo correcta para dos adultos en los extremos y un niño o adolescente en el medio, es decir, lo esperable de un modelo de segmento B tradicional. Hay buen espacio de la cabeza al techo, es justo a lo ancho y correcto para las piernas, siempre y cuando los que vayan adelante no jueguen de pivot en algún equipo de basket local.

Para estos pasajeros el Gol G6 tiene una buena y una mala noticia. La buena es que los Power dejaron de ofrecer los cinturones de tres puntas fijos, para contar ahora con dos retráctiles en los laterales aunque manteniendo el de dos puntas en la plaza central. ¿La mala? Pese a que en mercados como el brasileño este nuevo Gol sumó el tercer apoyacabezas central, ítem que sigue siendo esquivo para nuestro país.


Los baúles obviamente siguen teniendo 285 litros para el hatchback y 480 litros en el sedán. Por debajo de una sencilla alfombra están los auxilios de la misma marca y medida que las cuatro titulares. Como decía previamente, ahora cuenta con apertura interna del baúl.

Mecánica

Motor

En el apartado mecánico sigue la misma receta que el Gol anterior. Un cuatro cilindros de inyección indirecta, ocho válvulas y 1.599 cc de cilindrada, capaz de erogar 101 cv de potencia a 5.250 rpm y un torque máximo de 143 Nm a las 2.500 vueltas.


Según cifras de fábrica, el Hatch acelera de 0 a 100 km/h en 10,1 segundos y la velocidad punta es de 190 km/h. Curiosamente en el Sedán declaran una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos, aunque igualando la velocidad final del cinco puertas.

No hay datos de consumo provistos por fábrica para esta mecánica. La transmisión es la conocida y elogiada MQ200 de producción argentina, manual y de cinco relaciones. En el corto plazo, según la marca unos cuatro meses, se sumará nuevamente la manual con embrague robotizado I-Motion a toda la gama del Gol, también con cinco relaciones.

Frenos y suspensiones

El chasis cuenta en ambas carrocerías con una suspensión independiente, tipo Mc Pherson con resorte integrado en el tren delantero y en el trasero es interdependiente con nuevo eje integrado de perfil en "V". La dirección es mecánica asistida hidráulicamente, mientras que los frenos son de discos ventilados adelante y tambores atrás. Si vamos a los pesos, Volkswagen declara en orden de marcha 989 kg para el tricuerpo y 944 kg para el bicuerpo.


Precios y equipamiento

El Gol llega en tres niveles de equipamiento, Power, Comfort y Trendline (ver equipamientos detallados). El que tenemos en esta nota es el primero, que ofrece de serie: dirección hidráulica, bloqueo central de puertas, cinturones de seguridad traseros laterales de tres puntas y central abdominal, inmovilizador electrónico de 4° generación, cierre automático de los seguros de puertas en 20 km/h, aire acondicionado, radio con AM/FM/MP3/CD/Bluetooth y lector de tarjetas SD, levantavidrios eléctricos delanteros, apertura interna eléctrica del baúl, asiento de conductor regulable en altura, asiento trasero rebatible enterizo, llantas de acero estampado con tazas de 14 pulgadas sobre neumáticos en medida 175/70 R14, entre otros.

Si lo comparamos con los Gol Power previos, el Hatch agregó de serie el aire acondicionado -antes opcional-, el bloqueo central de puertas, los cinturones inerciales laterales atrás, y los levantavidrios eléctricos delanteros, además de la mejora del equipo de audio. Sin embargo en el Sedán, mantuvo todos estos elementos frente a su antecesor, pero perdió el doble airbag de serie, uno de los faltantes más grandes del nuevo Gol.

Si bien estamos ante una versión entrada de gama del modelo, considerando los precios de 19.890 y 20.690 dólares para hatchback y sedán respectivamente, se podrían reclamar los faros antinieblas delanteros, regulación de la columna de dirección -al menos- en altura y un asiento trasero modulable  en proporción 60:40 y no uno enterizo.


Seguridad

En este apartado hay que ceñirse solo a cuatro apoyacabezas regulables en altura y cinturones de seguridad delanteros inerciales de 3 puntos adelante y en los laterales atrás. El doble airbag y frenos ABS, son un privilegio para aquellos que quieran -o puedan- adquirir las versiones más equipadas del Gol. En el caso del  nivel Power, como decía más arriba, abandonó los cinturones fijos posteriores para contar con dos retráctiles en los laterales, aunque manteniendo el central abdominal y solo dos apoyacabezas atrás.

También como decía previamente, el doble airbag solía formaba parte del equipo de serie del Power Sedán, mientras que el Hatch sigue sin ofrecerlos en la versión de entrada. Es así que hoy, para poder pasar de un Gol sin airbags a uno con, hay que saltar al siguiente nivel denominado Comfort y desembolsar U$S 2.100 en el caso del cinco puertas, y U$S 3.100 en el cuatro puertas.


En estos casos vale la pena recordar la diferencia que hace contar o no con airbags en un mismo modelo, y para muestra están las pruebas realizadas al Gol por LatinNCAP con y sin doble airbag.


En tanto que para llegar a los frenos ABS, -que ahora hay que destacar que suman el repartidor electrónico de frenada (EBD)- al igual que en el Gol anterior, hay que irse a los tope de gama de cada carrocería, llamados Trendline en el cinco puertas y Comfort en el sedán, a U$S 23.690 y U$S 23.790, respectivamente.


A FAVOR: 
    Diseño renovado
      Habitabilidad general
      Calidad de terminaciones correcta
      Equipo de audio y conectividad disponible
EN CONTRA:
    Perdió el doble airbag de serie en el Sedán
    Ausencia de algunos ítems de equipamiento
    Asiento trasero enterizo

PRECIOS Y GARANTÍA:
  • Volkswagen Gol Hatch 1.6 Power - U$S 19.890
  • Volkswagen Gol Sedán 1.6 Power - U$S 20.690
  • 2 años sin límite de kilometraje
COMPETIDORES:
COMERCIALIZA:
Galería: Primera impresión: Volkswagen Gol Power 1.6 (Hatch y Sedán)
Autoblog Uruguay - autoblog.com.uy. | Equipo | Versión para móviles | Escribinos | Volver arriba