Prueba: Hyundai Kona Hybrid Limited 1.6 GDi DCT

viernes, 10 de diciembre de 2021



Probamos al Hyundai Kona Hybrid en su versión tope de gama, denominada Limited.

Evaluamos durante cinco días al Hyundai Kona Hybrid en su versión más equipada, la Limited. Llega desde Corea del Sur con un motor naftero de 1.6 litros y 105 cv a otra eléctrica de 43,5 cv, logrando una potencia combinada de 141 cv. La transmisión es una automática doble embrague de seis relaciones.
Kona es la denominación comercial que Hyundai eligió en 2017 para la creación de su primer crossover sub-compacto. El nombre nace del distrito "Kona" de la Isla Grande de Hawaii. Pero a este automóvil i
nternamente se lo conoce como OS, y la firma surcoreana lo reveló por primera vez en el Salón de Frankfurt de aquel año (ver nota). El posicionamiento para este producto era el de completar el espacio que quedaba entre dos SUVs de la marca, los Creta (ver prueba) y Tucson (ver prueba). Luego de su revelación, en 2018 y 2019, respectivamente al Kona se le sumaron dos versiones con propulsiones alternativas: Electric (ver nota) y Hybrid (ver nota).

Este modelo se mantuvo casi sin cambios hasta 2020, cuando recibió su primera actualización estética, bastante profunda dicho sea de paso (ver nota). Y fue esta la evolución del modelo que comenzamos a recibir en Uruguay, importada desde la planta surcoreana de Ulsan. Primero fue el turno de la variante Electric (ver lanzamiento) que lleva un motor con 150 Kw (204 cv) junto a una batería de 64 kWh y 484 kilómetros de autonomía. Y más pronto que tarde pasará por las manos de Autoblog para su evaluación.


Ya a medianos de este 2021, se le sumó la versión Hybrid (HEV, no enchufable) al Kona. Llegó en dos niveles de equipamiento (Safe y Limited), compartiendo la mecánica con el Ioniq Hybrid (ver prueba), un motor naftero de 1.6 litros asociado a otro eléctrico, logrando una potencia combinada de 141 cv. La transmisión es una automática de doble embrague y seis relaciones, en ambos casos con tracción delantera (ver lanzamiento).

Los precios de este Kona Hybrid se mueven entre los U$S 37.990 de la versión Safe y los U$S 42.990 del Limited, tope de gama. La garantía es de 5 años sin límite de kilometraje para el vehículo, con 8 años o 160.000 km para la batería. Hace algunas semanas, Autoblog pudo probar por primera vez al Kona Hybrid (y al modelo en general) con el nivel más equipado de los dos. Y el análisis completo se transcribe a continuación.


Exterior

El diseño previo al restyling realizado en el 2020 del Kona siempre me había gustado. Era distinto, jugado y hasta original diría. Incluso en su momento llegó a ganar el Premio de Diseño iF 2018, y el Red Dot Design Award 2018. Pero Hyundai, en esta vorágine de cambios de estilo constante que tiene (ojalá se calmen pronto) hizo que aquel producto pasara por una actualización bastante profunda apenas 3 años después de haberse revelado la primera versión de este crossover sub-compacto.

¿En donde están los cambios? En lo que se denominan "partes blandas" en el lenguaje de los diseñadores. Es decir, esas piezas que son plásticas y más baratas de modificar. Por eso en este Kona vemos un nuevo diseño de la parte delantera con una enorme parrilla central, que además incorpora rejilla activa, es decir, que se cierra a altas velocidades para mejorar la aerodinámica. En el paragolpes además de la entrada de aire inferior, hay integradas en las esquinas dos entradas aerodinámicas orientadas verticalmente que mejoran el flujo de aire.


Las luces de conducción diurna tipo LED van por encima del conjunto principal, con ópticas LED que incorporan sistema activo de luces largas (HBA) y que detecta por la noche, tanto los vehículos que se aproximan como los que se encuentran en el mismo carril, y cambia de luz larga a luz de cruce según corresponda, reduciendo el riesgo de deslumbramiento en otros conductores.

El lateral conserva la forma del primer Kona. El aspecto que cambia acá es el diseño actualizado de las llantas de aleación, que son idénticas en ambas versiones del modelo Hybrid, siendo solo distintas en estilo para la variante Electric por tener unas de 17 pulgadas sobre neumáticos en medida 215/55 R17. En todos los Kona Hybrid son de 18 pulgadas, y en la unidad de prueba iban montadas sobre neumáticos Michelin Primacy 4 en medida 225/45 R18.


En la parte trasera, las nuevas luces presentan gráficos renovados. Estos reflejan la identidad única que caracteriza las luces del frontal. El paragolpes trasero del Kona también integra las luces de giro posteriores. Quedan algo bajas y muchos conductores que vengan demasiado cerca del vehículo, es probable que no sepan cuando vamos a girar en una esquina. Es un detalle de diseño cuestionable cuando menos. En términos generales de diseño es un crossover agradable en sus líneas, con buenas proporciones que casi podría definirse como una versión jibarizada de un Tucson.

El rediseñado Kona sumó cinco nuevos colores exteriores: Surfy Blue, Dive in Jeju, Ignite Flame, Cyber Gray (como el probado, que parece una copia calcada del Nardo Grey de Audi) y Misty Jungle. En otros mercados la carrocería se puede combinar con el techo en tono Phantom Black. En sus dimensiones, el nuevo Kona Hybrid es 40 mm más largo que la versión anterior, como consecuencia de la incorporación de los nuevo paragolpes. Declara una longitud de 4.180 mm, un ancho de 1.800 mm, un alto de 1.570 mm y una distancia entre ejes de 2.600 milímetros. El Kona utiliza la plataforma B-SUV de Kia-Hyundai, usada también por el Kia Seltos (ver nota), modelo que llegará también por estos lares en breves.


Interior

Por dentro el Kona luce menos jugado que por fuera. Su estilo es similar al de la generación previa del Tucson (ver prueba) y también el nivel de calidad o terminaciones está a la par de aquel modelo. Es la que nos tiene acostumbrados cada modelo que Hyundai importa desde Corea del Sur. En el caso del Kona hay un uso -y por suerte, abuso- de materiales de inyectado blando en la parte superior del tablero. Los plásticos rígidos están presentes en el sector bajo del habitáculo y las contrapuertas, con cierta rusticidad siendo un poco más duros que los otros y los más mejorables, los de los tiradores interiores de las puertas o el que rodea la pantalla multimedia.

La posición de manejo también es similar a la de otros crossovers y por ende, bastante alta aunque cómoda. La butaca va alta incluso en la posición más baja (en esta versión además tiene regulaciones eléctricas en ambas butacas, incluyendo un ajuste eléctrico lumbar para el conductor) y el volante se puede ajustar tanto en altura como alcance, además de calefaccionarlo en esta versión. El resultado es una posición de manejo cómoda y elevada, aunque el cojín del asiento podría tener un par de centímetros más para apoyar mejor los muslos. Para este nivel Limited los asientos delanteros vienen calefaccionados y ventilados (amén por esto en estos meses que nos vamos acercando al verano).


El instrumental en esta versión Limited es un display configurable de 10,25 pulgadas TFT con computadora de a bordo y muchísimas funciones. Además la estetica cambia en función de los modos de conducción que utilicemos (Sport/Eco), sumando un diseño que se denomina "Cube" con un tacómetro y velocímetro dentro de un cubo. ¿Por qué? No tengo idea, les pintó a los surcoreanos hacer eso. En lo personal, es un espanto visual. Por el contrario, los otros estilos que presenta, son muy agradables. En el nivel Safe lleva relojes analógicos y una computadora de a bordo central de 4,2 pulgadas, pero no permite tener un tacómetro. Cosa que en este Limited sí se puede configurar en una de las múltiples vistas.

Al centro de la consola está el sistema multimedia con una pantalla táctil de 10,25 pulgadas con AM/FM/2USB-A/Bluetooth/Android Auto/Apple CarPlay. Es de las más intuitivas del segmento y no cuesta agarrarle la mano a todas las funciones que ofrece, que dicho sea de paso, son muchísimas. Eso sí, en Latinoamérica no tiene navegador integrado, pero se soluciona (mientras haya señal o mapas descargados al dispositivo) con el espejamiento de un smartphone. Ya que lo menciono, de serie en ambas versiones trae un cargador inalámbrico (Qi) para esos aparatejos del demonio y el espejamiento por Android Auto o Apple CarPlay se realiza sin cables. Muy práctico y acorde a los tiempos que corren.


En la parte baja de la consola central está el climatizador automático de una zona, que curiosamente cuenta con una función "Driver Only" (solo conductor) que apaga una de las dos zonas cuando no llevamos acompañantes, con el fin de optimizar el uso del aire acondicionado. Una solución inteligente ya usada por otros híbridos de Hyundai como Ioniq o Sonata (ver prueba) que en efecto, sí tienen un bi-zona. Pero que en un climatizador mono-zona como el de este Kona, como que no tiene mucho sentido, ¿no?

Más arriba aclaré que este Kona no comparte la plataforma con el Kia Niro, aunque por ser dos crossovers híbridos del mismo grupo y con la misma motorización, muchos pensemos que sí. La diferencia más clara la vamos a notar cuando pasemos a las plazas traseras. Las del Hyundai son bastante más acotadas que las de su hermano-de-otra-madre. Dos adultos de hasta 1,80 m tendrán un espacio bueno a lo ancho, pero solo correcto y tirando a justo para las piernas a lo largo. Aunque a lo alto será correcto, incluso con un techo solar de por medio.


La plaza central, por su parte, es bastante más acotada que las laterales en todas las cotas. Y el respaldo es apenas más firme, producto de un apoyabrazos que se guarda en ese lugar. Pero el espacio para piernas es justo a lo largo. Y aunque que el piso sea casi plano, no queda mucho lugar allí para acomodar los pies. En términos de amenidades también queda en el debe, porque carece de conexiones USB para dispositivos o de salidas de aire acondcionado para quienes viajen atrás.

Pasando al baúl, cuando lo abrimos nos encontramos con un espacio algo justo: 374 litros de capacidad. De no alcanzar esa cota, pueden ser ampliada a los 1.156 l, rebatiendo los respaldos traseros en proporción 60:40. Debajo del piso del baúl va el auxilio con un neumático del tipo galletita, algo a lo que no estábamos acostumbrados en los productos de Kia-Hyundai, conocidos por llevar en la gran mayoría de los casos un neumático igual a los externos e incluso hasta con llanta de aleación. En el Kona es un Hankook S400 en medida T125/80 D16. Recordemos que las cuatro titulares son unas 235/45 R18.


Motores y transmisión

El Kona como ya se dijo varias veces en este texto, es un producto con mecánica híbrida es la combinación de dos o más motores. El primero es el térmico, que pertenece a la familia Kappa de Kia-Hyundai. Es a combustión con ciclo Atkinson de 1.580 cc de cilindrada, inyección directa (GDi), y 16 válvulas con distribución variable CVVT. Produce 105 cv de potencia a 5.700 rpm y un par máximo de 147 Nm a las 4.000 vueltas. Tanto el bloque como la tapa de cilindros están realizadas en aluminio.

El motor eléctrico, en tanto, es del tipo síncrono de imán permanente. Produce una potencia máxima de 32 kW (o lo que es lo mismo, 43,5 cv), mientras que el torque máximo que produce es 170 Nm desde 0 revoluciones por minuto. En conjunto, ambos impulsores logran una potencia máxima de 141 cv y 265 Nm de torque.


La batería que lleva el sistema eléctrico es de polímeros de ion litio con un voltaje máximo de 240 voltios y una capacidad de 1.56 kWh. Se recarga mediante la regeneración de la energía de frenado y como ya pasa en otros productos de características similares, con el fin de ocupar la menor cantidad de espacio en el habitáculo y del baúl, van ubicadas por debajo del asiento trasero. Es un híbrido en paralelo, pero no paralelo y en serie. Es decir se mueve además con la potencia que suministra el motor eléctrico, utilizando la electricidad suministrada por el generador accionado por el motor de combustión interna. 

Siempre que la batería esté con carga suficiente, el vehículo arrancará en modo eléctrico. Luego, en marcha, podrá circular en "EV Mode", aunque dependerá de cuánta presión hagamos sobre el acelerador como para que el sistema active el motor térmico, aunque en este producto es bastante propenso a intervenir por sobre el naftero cuando estemos andando a una velocidad estabilizada.


Como es obvio, al desacelerar o frenar, el motor eléctrico actúa como generador para efectuar el frenado regenerativo y emitiendo un zumbido casi que de nave espacial. La energía cinética, que otros productos se pierde en forma de calor, en este híbrido se recupera como energía eléctrica en la batería. Por eso para manejar un híbrido de forma correcta tenemos que empezar a considerar las inercias y las disminuciones de velocidad como posibilidades de recargar la batería. 

Y acá es donde el Kona tiene un as bajo la manga: colocando el selector de cambios en modo manual, mientras usamos el modo Eco de conducción, se pueden setear tres modos de recuperación de energía hacia la batería, igual que en un producto 100% eléctrico. Hoy es el único HEV (o híbrido no enchufable) del segmento que permite hacer esto. Ampliaré sobre esto en el apartado dinámico.


La transmisión es una automática secuencial de doble embrague y seis relaciones, denominada EcoShift 6DCT. Es la cuarta vez que me toca usar esta tecnología en un auto surcoreano, y debo decir que no le envidia nada a las más famosas de origen alemán. Es un poco más suave que aquellas en el paso de las marchas, en especial si usamos el modo manual, pero no las iguala en la rapidez de respuesta entre cambios. Tiene un par de levas al volante para sacarle mejor el jugo, pero eso mismo también se puede hacer desde el selector. En el modo Sport, permite pasar marchas de forma manual, mientras que en el Eco, como dije más arriba, pasa a cumplir la función de regeneración de la energía que mandamos a la batería.

El resultado de toda esta tecnología sorprende a más de uno. En un uso razonable es un conjunto mecánico silencioso (porque en ciudad va en eléctrico en la mayoría del tiempo), mientras que el encendido del motor a nafta es imperceptible. Solo nos daremos cuenta que está apagado cuando en el tablero figure un testigo verde que dice "EV Mode". Al pisar el pedal de acelerador a fondo, en tanto, el 1.6 se deja sentir, pero aún más cuando se da la mano con el generador eléctrico, porque empuja y mucho. A nivel de insonorización, recién se lo oye por encima de las 5.000 vueltas.


La respuesta es inmediata y bastante contundente, aunque está muy (muy) lejos de un comportamiento deportivo ni nada que se le parezca a eso. Pero sí es muy ágil. Los 265 Nm de torque combinados entre las dos mecánicas se notan con una aceleración progresiva y lineal que dejará a más de uno callado sobre los prejuicios de que los híbridos son autos lentos, aburridos y solo para ecologistas. Cabe destacar que el Kona Hybrid puede circular en modo 100% eléctrico hasta una velocidad de 120 km/h, siempre y cuando se den las condiciones de estabilización de velocidad, sino se conectará el impulsor a combustión.

Hyundai declara para este combo mecánico unas prestaciones muy modestas: una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,6 segundos y una velocidad final de 160 km/h. En materia de consumos, según fábrica homologa 4,3 litros cada 100 km en ciclo mixto. En la unidad probada logré unos números excelentes, incluso mejores que los oficiales. En ciudad el mejor registro conseguido fue 4,1 l/100 km, mientras que en ruta y combinado las cifras fueron 4,3 y 3,9 l/100 km respectivamente. El depósito de combustible tiene 38 litros de capacidad (podría tener unos litros más) y el peso en orden de marcha es de 1.453 kg.


Comportamiento dinámico

Habiendo probado hace muy poco tiempo a la última generación del Tucson, tengo el recuerdo muy fresco de las sensaciones de manejo que me dejó aquel brillante SUV. Este Kona, si bien comparte muy poco (casi nada) con aquel, de todas formas logra condensar muchas de las virtudes dinámicas de aquel producto, pero ahora presentadas en un envase más compacto y amigable para el uso diario, sobre todo si encaramos un uso más urbano.

Las suspensiones al igual que en su hermano mayor, tienen un buen nivel de refinamiento. Utiliza un esquema independiente McPherson con barra estabilizadora en el eje delantero, en tanto que el trasero se vale de un sistema multilink, algo poco visto en este segmento. Hyundai buscó darle un equilibrio justo entre dinámica y confort que considero logra de forma muy correcta. Se siente muy bien aplomado en todos los ámbitos de uso. En la ciudad es un producto fácil de llevar gracias a la correcta asistencia de la dirección y un despeje que si bien no es de los más generosos (165 mm), jamás tocó en pozos o badenes.


Aunque en otros mercados ya existe un Kona N, con un motor 2.0 turbo y 280 cv (ver nota), este Hybrid no podría estar más en las antípodas de la deportividad y prestaciones de aquel. Este es un crossover familiar. Pese a tener unos respetables 141 cv y 265 Nm de par declarados durante los días de prueba me vi a mí mismo más tiempo intentando manejar con el motor a nafta apagado que con el pedal de acelerador a fondo, como siempre sucede en los HEVs. En ciudad se disfruta mucho del silencio de conducir, pero no solo por el motor eléctrico y su silbido futurista casi imperceptible.

De todas formas en ruta con los dos motores trabajando, el 1.6 se deja escuchar bastante. Es un nivel de sonoridad lógico y tolerable. Pero al acostumbrarse tanto tiempo a tener el eléctrico encendido en ciudad, cuando salimos a la ruta es un cambio de soundtrack notorio. Buscar las bajadas en las calles y rutas, aprovechar las frenadas pausadas y lineales, así como buscar cargar la batería en ruta con el motor a nafta, para luego poder circular en ciudad con el "EV Mode" es toda una experiencia.


Como decía más arriba, este es el único híbrido que permite una regeneración de la energía que mandamos a la batería a través de una función "Regen B" de la caja de cambios, que se activa al utilizar las levas de cambio (+ y - para alternar la capacidad del modo en aumento o dismunición) o el selector en la posición "S" (por Sport). Con el modo de conducción "Eco" activo, este Kona permite tres grados de regeneración, siendo los dos más altos tan intensos en la detención, que se encienden las luces de freno para alertar a los conductores que vengan por detrás nuestro.

Es muy curioso conducir un híbrido aprovechando las inercias como si de un eléctrico puro se tratase. Es más, agarrándole la mano, incluso se puede improvisar un muy precario manejo tipo "one pedal driving" sin casi tocar el pedal de freno, que dicho sea de paso, tiene un tacto algo desagradable: gomoso en la primera parte de regenerativo y después una segunda de frenado más firme. Por eso también con la regeneración mediante la caja de cambios, uno evita bastante utilizarlo, y de paso se recarga bastante la batería. Es una win-win-situation.


La dirección, por su parte, cuenta con asistencia eléctrica y un feedback bastante menos artificial que otras del segmento. Por su parte, cuando encaramos curvas cerradas o realizamos maniobras de evasión la carrocería se inclina poco, teniendo un comportamiento franco y predecible. Además el Kona tiene controles de tracción y estabilidad de serie, además de una lista enorme de asistencias a la conducción en esta variante Limited, que también complementan a esa sensación de confianza al volante.

Para la ciudad y cuando el 1.6 está despierto, trabajando junto con la caja de sexta trabaja a apenas 1.700 vueltas en D6 a unos 70 km/h, mientras que si pasamos el selector al modo Sport, la transmisión bajará dos marchas a S4, y a igual velocidad el tacómetro (que aparece solo en el mencionado modo) trepará hasta las 2.100 rpm. Por su parte, practicar el manejo ecológico, es decir, evitando que el motor naftero entre en acción es más entretenido de lo que parece a simple vista.


En ese uso se pueden notar pocas intervenciones del naftero, aprovechando el empuje del motor a combustión asistido por eléctrico en repechos o adelantamientos o escuchando solo el rodamiento de los neumáticos en el asfalto y mirando el económetro de combustible muerto en 0 l/100 km mientras los kilómetros pasan. Ya que menciono las recuperaciones de velocidad en carretera, al Kona le toma 6,43 segundos para ir de 80 a 110 km/h, con la caja bajando de D6 a D3 en ese tiempo. Un valor lógico.

La mecánica naftera acompaña a ese uso rutero en especial si la dejamos trabajar con la eficiente caja doble embrague y el motor eléctrico solo interviniendo cuando la situación lo amerite. Fijando unos 100 km/h constantes este Kona Hybrid viaja con el 1.6 girando a 2.000 vueltas en D6 a unos 110 km/h, mientras que si pasamos el selector al modo Sport, la transmisión bajará una marcha a S5, y a igual velocidad el tacómetro trepará hasta las 2.500 rpm. A su vez, como mencioné más arriba, puede circular en modo 100% eléctrico hasta una velocidad de 120 km/h, luego entra en acción el motor a combustión. 


Equipamiento

El Kona Hybrid llega en dos niveles denominados Safe y Limited. El primero cuenta de serie con: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), alarma, respaldo trasero abatible 60:40, dirección asistida eléctricamente (MDPS), faros delanteros full LED con luces diurnas, luces traseras LED, encendido automático de luces, luces traseras LED, modos de conducción (Normal/Sport/Eco), sensores de estacionamiento delanteros y traseros, cámara de retroceso, butaca del conductor con regulación en altura, climatizador automático de una zona, botón de encendido/apagado, llave manos libres (Smart Key), espejos exteriores con luz de giro, calefaccionados y rebatibles eléctricamente, parrilla delantera activa, sistema multimedia con pantalla táctil de ocho pulgadas con AM/FM/MP3/Aux-In/2 USB-A/iPod/Bluetooth/Android Auto (inalámbrico)/Apple CarPlay (inalámbrico), seis parlantes, instrumental digital con display de 4,2 pulgadas TFT con computadora de a bordo, cargador inalámbrico para smartphones (Qi), volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad con levas integradas, faro antiniebla trasero, asiento del conductor con regulación en altura manual, tapizados en tela, espejo interno con antiencandilamiento automático, freno de estacionamiento electromecánico con función "Auto Hold", molduras exteriores "Glossy Black", barras de techo longitudinales, control de velocidad crucero, encendido a distancia, y llantas de aleación de 18 pulgadas sobre neumáticos en medida 235/45 R18.


El Kona Hybrid Limited suma o reemplaza sobre el Safe: techo solar eléctrico, instrumental digital con display de 10,25 pulgadas TFT con computadora de a bordo, volante calefaccionado, asientos delanteros con regulación eléctrica y ajuste lumbar (solo para conductor), asientos delanteros calefaccionados y ventilados, y tapizados en eco-cuero. Es una buena dotación en general, con un par de faltantes: sistema one touch para todas las ventanillas (tiene solo del lado del conductor), sensor de lluvia, salidas de aire acondicionado y conexiones USB para las plazas traseras y navegador integrado.


Seguridad

La variante Safe es la de entrada de gama. Y curiosamente, la que menos equipamiento de seguridad trae de las dos ofrecidas en nuestro mercado. Cuenta de serie con: seis airbags, frenos ABS+EBD+BA, controles de tracción y estabilidad (VSM), anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, asistente para arranque en pendientes (HAC), monitoreo de presión de neumáticos (TPMS), cinco apoyacabezas, y cinco cinturones inerciales de tres puntas.

Esta Limited evaluada hoy, por su parte, compensa a su hermana de gama con todo lo que le falta, y hasta un poco más incluso: incorpora paquete de asistencias Hyundai Smart Sense incluyendo: asistente de evasión de colisión en punto ciego (BCA), detección de punto ciego (BSD), alerta de tráfico trasero (RCCW), sistema activo de cambio involuntario de carril (LKA), sistema de asistencia a la frenada de emergencia (FCA/FCW), asistente de seguimiento de carril (LFA), detector de fatiga del conductor (DAW), control de velocidad crucero inteligente (SCC con función Stop & Go), alerta de salida del vehículo precedente (LVDA), alerta de ocupante trasero (ROA), y sistema activo de luces largas (HBA).


Es una dotación casi idéntica a la vista en un Tucson Limited, que dicho sea de paso, cuesta U$S 59.990, es decir, U$S 18.000 más que este Kona. Es un nivel muy alto y por lejos uno de los Hyundai más completos que se ofrecen en el mercado en este sentido, así como también está bastante por encima de muchos rivales de segmento también. Sería interesante que alguna de esas asistencias también llegaran al nivel Safe, para evitar dar el salto de U$S 5.000 entre versiones. De todas formas, vale la pena darlo.

El asistente anti-colisión frontal (FCA) es una función del sistema de frenado autónomo puede detectar vehículos, peatones y ciclistas, pero amplía el rango de protección para incluir las colisiones que se producen en las intersecciones al girar a la izquierda. Detecta peatones entre los 10 y los 60 km/h y vehículos entre los 10 y 180 km/h para el aviso y la frenada autónoma trabaja entre los 10 y 60 km/h para vehículos y peatones.


El asistente de seguimiento de carril (LFA), por su parte, ajusta automáticamente la dirección para ayudar a mantener el vehículo dentro de su carril. Funciona junto con el mejorado asistente de mantenimiento de carril (LKA), que también detecta los bordes de la carretera y las líneas. La advertencia de colisión en el ángulo muerto (BCW) monitoriza las esquinas traseras y, si detecta otro vehículo en el ángulo muerto, muestra una alerta visual en los espejos exteriores. Si el conductor activa los intermitentes, emite una señal sonora.

El asistente anticolisión en el ángulo muerto (BCA), por su parte, utiliza radares traseros para monitorizar las esquinas traseras y, si detecta la presencia de otro vehículo, muestra una alerta visual en los espejos exteriores. En caso necesario, el sistema BCA emite una señal sonora y aplica un frenado diferencial. El alerta de ocupante trasero (ROA), en tanto, monitoriza los asientos traseros mediante un sensor que detecta los movimientos. Antes de salir y cerrar el vehículo, el sistema transmite al conductor señales visuales y sonoras para garantizar que retire a los pasajeros de los asientos traseros. Hyundai ya lo había estrenado en el Santa Fe de generación actual, pero es la primera vez que llega esta tecnología al Kona.


Ya terminando con las tecnologías, el alerta de salida del vehículo precedente (LVDA) advierte al conductor cuando el vehículo situado delante de él comienza a avanzar si detecta un retraso en su reacción, por ejemplo, en los semáforos. En tanto que la advertencia de colisión por tráfico trasero cruzado (RCCW) reduce el riesgo de colisión con los vehículos que se aproximen al dar marcha atrás en áreas estrechas con poca visibilidad, al alertar mediante señales sonoras y visuales a velocidades por encima de los 10 km/h.

Por último, el control de tracción y estabilidad (o VSM como le dice Hyundai) puede desactivarse en dos etapas, primero solo con el de tracción, y manteniendo apretada la tecla un poco más (3 segundos para ser preciso), apaga ambos. Aunque nunca lo hace del todo, cosa que está bien. Por encima de los 22 km/h se vuelven a activar de forma automática los dos sistemas, es decir, como el resto de los productos de la marca que no tengan una naturaleza deportiva.


Precio, competidores y garantía

La gama del Kona Hybrid como repetí varias veces en el informe, se reparte en dos versiones. Comienza con el nivel Safe, a U$S 37.990 y termina en el Limited evaluado hoy, con un precio de U$S 42.990. La garantía es excelente, con 5 años sin límite de kilometraje y 8 años o 160.000 km para la batería. Son valores altos para el segmento, es cierto. Pero también la dotación de equipamientos de confort y seguridad, sumada a la naturaleza de ser el único híbrido no enchufable del segmento, los justifican.

Rivales directos que cumplan con esto último, no hay por el momento en nuestro mercado. Por el contrario, sí hay otros SUVs o crossovers híbridos que se le arriman en precio. Aunque pertenecen a otro segmento, tales como los Kia Niro Hybrid Plus 1.6 GDi GLS DCT (U$S 43.990), Toyota Corolla Cross Hybrid XEi 1.8 e-CVT (U$S 37.990) y Toyota Corolla Cross Hybrid SE-G 1.8 e-CVT (U$S 41.990). Ahora, si segmentamos la oferta de crossovers o SUVs del segmento B de este rango de precios, la oferta es muy distinta y variada.


Considerando solo a los productos del segmento al que pertenece este Kona, tenemos a estos competidores: Honda HR-V 1.8 EX-L CVT 2WD (U$S 36.900), Jeep Renegade Longitude 1.8 AT6 FWD (U$S 34.990), Peugeot 2008 1.2 PureTech 130 Active EAT6 (U$S 32.990), Peugeot 2008 1.2 PureTech 130 Allure EAT6 (U$S 36.990) y Peugeot 2008 1.2 PureTech 155 GT EAT8 (U$S 42.990). Salvo en el caso del Peugeot más potente (155 cv), en los otros casos Hyundai los supera a todos en términos de tecnologías aplicadas a la conducción y potencia mecánica.

En resumen, Kona es un producto que podría considerarse muy caro para el segmento de los crossovers y SUVs sub-compactos. Es más, cuesta casi lo mismo que valía un Tucson 0km en el año 2013 (ver lanzamiento). Esta franja del segmento ha ido aumentando sus valores de forma exponencial en el último tiempo. Pero también a cambio de productos muy completos en todo sentido. Este Kona Hybrid Limited es sin dudas uno de los más equipados del segmento. Por eso tiene cómo justificar el precio de su etiqueta.


Conclusión

Como ya dije muchas veces en el informe, los Hyundai Kona e Ioniq tienen muchas cosas en común. Pero el planteo de ambos, así como el posicionamiento no podría ser más diferente. Mientras Hyundai está buscando llenar el espacio que dejó el Elantra con un producto como el Ioniq, que es más eficiente, moderno y equipado, en el caso de Kona no se está intentando reemplazar el espacio de ningún otro producto. Es un complemento a una gama preexistente, aunque es más que obvio que le robará ventas al Tucson de alguna u otra forma, porque en su última evolución, los precios se dispararon por los aires.

Por eso en lo personal creo que Kona hoy es un producto más lógico que Tucson, al menos con la configuración de ambos modelos que se está ofreciendo por estos días en el mercado local. Sin embargo, muchos argumentarán que es un "mejor producto" el Ioniq Hybrid a precios que son U$S 2.000 más accesibles, e incluso compartiendo con aquel el mismo conjunto mecánico. Sé que no es el mismo cliente, pero es inevitable hacer la comparación. De todas formas, Kona viene mejor equipado. Mucho mejor. En todo sentido. Así que acá la batalla "crossover versus berlina", queda ganada por este crossover.


Sin embargo, me gustaria centrar el foco de esta conclusión en la disyuntiva "Kona versus Tucson". El SUV compacto de Hyundai hoy es una de las referencias ineludibles del segmento en donde participa. Pero tiene unos valores de venta tan altos, que lo acercan de forma muy peligrosa al universo de los SUVs compactos de marcas premium, como pueden ser Audi Q2/Q3, BMW X1 o Mercedes-Benz GLA/GLB. Pero además, en un mundo dominado por la electrificación de mecánicas, también perdió la oportunidad de llegar en versión HEV o PHEV, para reducir IMESI y tener precios más lógicos. Ojalá lo solucionen.

Y es ahí en donde Kona cobra mucho más sentido como compra. A menos que se necesite de forma imperiosa la habitabilidad generosa del Tucson, por todo lo otro, este crossover suena como una elección más razonable. Toma muchas de las virtudes de su hermano mayor, pero las comprime en una carrocería más compacta, a precios más contenidos, pero sin resignar nada del equipamiento de confort o seguridad de aquel. Pero además, lo corona con un conjunto mecánico muy eficaz en todos los aspectos, ya sea de rendimiento como de consumos de combustible. A veces lo mejor viene en un envase más chico. Y este Kona, al menos en comparación con su hermano, logra poner de manifiesto ese lugar común tan trillado.


A favor
  • Calidad de materiales y terminaciones
  • Conjunto motor/transmisión/chasis
  • Consumos reducidos
  • Confort de marcha
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Equilibrio de suspensiones
  • Equipamientos de seguridad y confort
  • Garantías
  • Habitabilidad para cuatro adultos
  • Tecnologías aplicadas
En contra
  • Depósito de combustible pequeño
  • Neumático de auxilio temporario
  • Plaza trasera central justa a lo ancho para adultos
  • Precio elevado (versión evaluada)
  • Visibilidad ¾ trasera reducida



FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Motor de combustión interna
Cilindrada (cc) 1.580
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 13,0:1
Diámetro x carrera (mm): 72,0 x 97,0
Inyección: directa con distribución variable de válvulas (CVVT)
Potencia máxima (cv/rpm) 105/5.700
Torque máximo (Nm/rpm) 147/4.000
Sistema híbrido
Motor eléctrico
Tipo: generador síncrono de imán permanente
Potencia máxima (cv) 43,5
Torque máximo (Nm) 170
Batería
Tipo: polímeros de ion litio
Capacidad (kWh): 1.56
Voltaje máximo (V): 240
Potencia máxima combinada (cv) 141
Torque máximo combinado (Nm) 265
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática secuencial de doble embrague y seis relaciones
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable
FRENOS
Delanteros: de discos autoventilados
Traseros: de discos sólidos
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: independiente tipo McPherson con barra estabilizadora
Trasera: independiente multilink con barra estabilizadora
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 235/45 R18
Rueda auxiliar: T125/80 D16
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 160
Aceleración 0-100 km/h (s) 11,6
Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: 4,3
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 374/1.156
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.453
Largo total (mm) 4.180
Ancho total (mm) 1.800
Alto total (mm) 1.570
Distancia entre ejes (mm) 2.600
Capacidad del tanque de combustible (l) 38
Despeje al suelo (mm) 165

Galería: Hyundai Kona Hybrid Limited 1.6 GDi DCT | Créditos: Autoblog y Diego Olivera.
Prueba Hyundai Kona Hybrid Limited 1.6 GDi DCT

EQUIPAMIENTO

EXTERIOR
Barras de techo longitudinales
Faro antiniebla trasero
Faros delanteros full LED con luces diurnas con función de luz de curva
Llantas de aleación de 18 pulgadas
Luces traseras LED
Molduras exteriores "Glossy Black"
Techo solar eléctrico
SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales delanteros y de cortinas
Alerta de tráfico trasero (RCCW)
Alerta de salida del vehículo precedente (LVDA)
Alerta de ocupante trasero (ROA)
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Asistente de arranque en pendientes (HAC)
Asistente de evasión de colisión en punto ciego (BCA)
Asistente de seguimiento de carril (LFA)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control de estabilidad (ESC)
Control de tracción (TCS)
Distribución electrónica del frenado (EBD)
Detector de fatiga del conductor (DAW)
Detección de punto ciego (BSD) con visualización en instrumental
Frenos ABS
Sistema activo de cambio involuntario de carril (LKA)
Sistema activo de luces largas (HBA)
Sistema de asistencia a la frenada de emergencia (FCA/FCW)
CONFORT
Asiento del conductor con regulación eléctrica y lumbar
Asiento del pasajero con regulación eléctrica
Asientos delanteros con ventilación y calefacción
Botón de encendido/apagado
Cámara de retroceso
Cargador inalámbrico para smartphones (Qi)
Cierre centralizado con mando a distancia
Climatizador automático de una zona
Control de velocidad crucero inteligente (SCC con función Stop & Go)
Dirección asistida eléctricamente
Encendido a distancia
Encendido automático de luces
Espejos retrovisores exteriores con luz de giro integrada, desempañador y plegables eléctricamente
Espejo interno con anti-encandilamiento automático
Freno de estacionamiento electro-mecánico (EPB) con función "Auto Hold"
Instrumental digital con display de 10,25 pulgadas TFT con computadora de a bordo
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema one touch solo para conductor
Luces interiores LED
Modos de manejo (Eco/Sport)
Respaldo trasero abatible 60:40
Sensores de estacionamiento delanteros y traseros
Sistema de apertura y cierre sin llave (Keyless)
Sistema multimedia con pantalla táctil de ocho pulgadas con AM/FM/2USB-A/Bluetooth/Android Auto (inalámbrico)/Apple CarPlay (inalámbrico)
Tapizados en eco-cuero
Volante multifunción en cuero calefaccionado regulable en altura y profundidad con levas de cambio integradas

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 42.990. Garantía: 5 años sin límite de kilometraje.

COMERCIALIZA:

Hyundai Fidocar S.A. Florida 1234. Tel. 29031234. Web: www.hyundai.uy