Prueba: Audi Q3 Sportback S line 2.0 TFSI S tronic quattro

viernes, 12 de junio de 2020



Probamos al Audi Q3 Sportback en su variante más equipada, la S line 2.0 TFSI S tronic quattro.
Durante cinco días Autoblog evaluó a la variante más potente del Audi Q3 Sportback. Se trata del nivel S line equipado con la mecánica 2.0 TFSI capaz de producir una potencia de 180 cv, asociada a una transmisión automática S tronic de seis marchas y con tracción integral quattro. Test, tras el salto.

Como el repaso de la historia del Audi Q3 ya lo realicé dos veces, no voy a aburrirlos una tercera con eso. Primero lo hice con motivo de la evaluación de su segunda generación a finales del año pasado (ver prueba) y en 2016, hice lo propio con la primera generación del modelo (ver prueba). Sí, tempus fugit, ¿no? Por eso entre diciembre de 2019 y ahora, junio de 2020, la familia del actual Q3 tuvo varias novedades a tener en cuenta tanto en nuestro mercado como en otros.

A nivel mundial, presentó a las versiones RS Q3 y RS Q3 Sportback (ver nota), que llegarán más adelante a nuestro mercado, pero también y casi al mismo tiempo, se puso a la venta en Uruguay a la versión S line con el motor 1.4 TFSI de 150 cv, tracción delantera y caja automática de doble embrague S tronic con seis marchas, como nuevo tope de gama de este SUV compacto (ver lanzamiento). Algo más de un mes más tarde, llegó a nuestras costas el Q3 Sportback "no-RS", es decir, en sus versiones no deportivas.


Este nuevo integrante de la familia "Q" se presentó de forma oficial en el último Salón de Frankfurt en 2019 (ver nota) en octubre pasado, y ahora llega al mercado uruguayo desde Györ, Hungría, con dos configuraciones de equipamiento (ambas S line) y asociadas dos mecánicas, los conocidos 1.4 TFSI de 150 cv de potencia y transmisión S tronic de seis relaciones con tracción delantera y 2.0 TFSI con 180 cv, transmisión S tronic de sexta y tracción integral quattro (ver lanzamiento).

Al igual que el Q3 y tantos otros productos de Audi, el Q3 Sportback utiliza la ubicua plataforma MQB-A (Modularer Querbaukasten) del Grupo Volkswagen. No es solo una versión con silueta fastback del Q3, sino que es apenas más bajo y largo que su hermano convencional. Autoblog pudo manejar durante cinco días y algo más de 600 kilómetros a este nuevo integrante de la familia Audi en su versión más equipada, la S line 2.0 TFSI S tronic quattro y a continuación, podrán leer el análisis completo.


Exterior

Un termómetro para saber si el diseño de un auto atrae la atención es dejarlo estacionado unas horas y al volver, contar la cantidad de huellas dactilares que hay en sus ventanillas. Durante los días que tuve al Q3 Sportback, me tocó realizar mi propia mudanza. Y al ser un nuevo habitante del edificio, caer de la nada con un modelo premium con un diseño bastante llamativo, levanta ciertas sospechas. Unas horas más tarde en la cochera de mi nuevo domicilio, las ventanillas del Audi tenían más dedos y antebrazos marcados que un tablero de Twister.

Así que siguiendo ese método de investigación casera, que implicó un gasto importante de limpiavidrios a la postre, pero todo sea por la ciencia, el Q3 Sportback resultó ser un producto muy llamativo. La gente lo señala por la calle y algunos más arriesgados se acercan a preguntar cuánto cuesta y en qué equipo de fútbol estoy fichado. Al responder "me lo prestaron" y "soy periodista nomás", muchos amagaron a llamar a la policía. Pero dejando mis días con él, hablemos del estilo de este producto, que es una de sus cartas de presentación más fuertes y notorias frente a los otros Q3.


Tomando como base el estilo del Q3 convencional, Audi decidió darle un toque más deportivo a este producto. En lo personal, admito que me gusta más este Sportback que el SUV convencional, pero son gustos, como suele decirse. En el frontal la parrilla Singleframe octogonal con estructura de panal tiene un diseño tridimensional que hace lucir diferente a este nuevo modelo en comparación a su hermano. Lo mismo ocurre con las (falsas) tomas de aire trapezoidales, conectadas entre sí por una franja horizontal en el paragolpes. Las ópticas delanteras llevan faros full LED con luces diurnas, de posición, de carretera y cruce LED, y asistente de luz de carretera, todas de gran poder lumínico.

A su vez, en nuestro mercado solo se comercializa con el nivel paquete exterior S line que incluye: paragolpes adelante y atrás, embellecedores de pasarruedas y molduras laterales en pintura de contraste -gris Manhattan metalizado-, protección de bajos delante en gris Manhattan metalizado, parrilla del radiador en negro titanio con aplicación en plata aluminio mate, marco de las entradas de aire delante en plata selenita mate, difusor en plata selenita, rejilla del difusor en negro mate graneado, protección de bajos detrás en negro mate graneado, molduras de acceso con aplicaciones de aluminio delante, con luz, con inscripción S, emblema S line en los guardabarros extremos y protección del borde de carga en acero.


Visto desde el lateral es donde más se perciben las diferencias con su hermano. Los pilares A y C más inclinados, sumados a una luneta pequeña, perjudican mucho a la visibilidad trasera. Pero tampoco mejora la aerodinámica de 0.32 a 0.35. La unidad probada, al ser la 2.0 TFSI llevaba llantas de aleación Audi Sport con diseño de 5 brazos dobles en titanio mate, torneadas a brillo de 19 pulgadas sobre neumáticos Hankook Ventus S1 evo² SUV en medida 255/45 R19. En el caso del nivel 1.4 TFSI, utiliza llantas de aleación con diseño de cinco radios en V (diseño S) de 18 pulgadas sobre neumáticos en medida 235/55 R18.

Terminando con el sector trasero, utiliza varios recursos similares a los vistos en su hermano "no-Sportback", compartiendo las mismas ópticas incluso, no siendo full LED, sino halógenas, que no lucen tan bien. Pero los paragolpes son específicos de esta carrocería. Frente a la versión convencional del Q3 (cifras entre paréntesis), el nuevo Q3 Sportback mide 4.501 mm de largo (+16 mm), 1.849 mm de ancho (ídem), 1.556 mm de alto (- 29 mm), mientras que su distancia entre ejes es de 2.680 milímetros (ídem).


Interior

Aunque por fuera el estilo es distinto al de otros Q3, por dentro el Sportback es muy similar. Bueno, voy a ser del todo sincero: son dos gotas de agua. Su arquitectura sigue los patrones del nuevo concepto de manejo de los últimos Audi, con un tablero horizontal, muchos apliques en piano black, así como un instrumental digital y la consola ladeada hacia el conductor con una pantalla táctil, además de los toques más sport del paquete S line de esta versión.

Otra cosa que se mantiene y conocida en Audi, es en el nivel de la calidad de sus interiores, así como tampoco la buena ergonomía de la que siempre hizo gala la marca en sus productos. Todos sus mandos al alcance de la mano así como bien a la vista. Abundan los plásticos de inyectados blandos y aquellos más rígidos se perciben sólidos y duraderos, pero no alcanzan el nivel de los encontrados en los hermanos mayores, como Q5 o Q8, quedando más a la altura de un Q2 o A3, por ejemplo.


La posición de manejo que permiten los ajustes eléctricos que tienen los asientos delanteros, es muy buena. Es un producto tan versátil como cómodo de utilizar. Si bien Audi insiste en llamar al Q3 Sportback un SUV, al volante deja la sensación de ser un hatchback pero apenas un poco más alto. Y en lo personal, no creo que sea algo tan malo. El amplio rango de regulaciones que permite tanto la columna de dirección (en altura y profundidad) como de la butaca demuestran que es un producto para cualquier anatomía.

En lugar de un instrumental de relojes, todos los Q3 llegan a Uruguay con la pantalla que la marca denomina Audi virtual cockpit, aunque en este producto no es idéntico al que se ve en los Q5, sino que hay una pantalla similar a la que Volkswagen utiliza en los T-Cross más equipados (ver prueba).


No está mal porque es uno de los mejores tableros del mercado en términos de personalización e información. Pero cuando estamos en casi 90 mil dólares, podría tener un instrumental más a la par de sus hermanos mayores. Se trata de una pantalla de 10,25 pulgadas a color (un Q5 tiene una de 12,3 pulgadas) que simula tener agujas físicas y cuenta con mucha información para visualizar.

Al centro del habitáculo aparece el MMI Radio Plus con MMI Touch y una pantalla de 8,8 pulgadas con SD-HC/Aux-In/MP3/WMA/AAC/AM/FM/2USB/Bluetooth con audio streaming, y comandos por voz. Al igual que otros Audi, no tiene GPS, pero al tener el Audi Smartphone Interface, cuenta con la hoy indispensable compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto. Su disposición es similar a la vista en los otros Q3, A6 o Q8, pero se echa en falta el comando físico de los MMI de Audi de antaño. Era mucho más fácil para utilizar, pero en contrapartida, menos personalizable que ahora.


Teniendo un techo que es casi tres centímetros más bajo que en el Q3, en el Sportback ese diseño tan especial tiene algunas consecuencias puertas adentro. Si bien en las plazas laterales hay espacio de sobra para dos adultos de 1,80 m de alto tanto para las piernas como para el ancho, el lugar que queda para las cabezas es el justo, por no decir que no sobra nada.

Si llevamos niños en estas plazas, por su parte, el espacio será abundante. Además los asientos permiten deslizarse hasta 130 mm para ganar espacio, así como también el respaldo se reclina un par de grados para aumentar en cierta parte la comodidad. Ya si pasamos a la plaza central, el Q3 Sportback muestra uno de los puntos flacos del interior, ya que el espacio para la cabeza es nulo, y el respaldo es más duro, pero no llega a ser incómodo.


Mientras que el lugar para las piernas se ve limitado por un generoso túnel central que se justifica en las versiones con tracción quattro (como la probada), mas no en aquellas que tienen tracción delantera (como el 1.4 TFSI). En relación al confort, hay salidas de aire para las plazas traseras, así como unos portaobjetos a los lados del asiento trasero, pero no cuenta con puertos USB para recargar dispositivos móviles.

El espacio de cargas, en tanto, cuenta con unos más que interesantes 530 litros, bastante más que otros SUVs de segmento C, e incluso que algunos hatchbacks y sedanes de segmento C. Es más, es la misma cifra del Q3 convencional, por lo que acá no hay compromisos de espacio pese al techo rebajado. De no ser suficiente, son ampliables a los 675 litros con los asientos traseros en su posición más avanzada, o 1.525 litros (-125 l) rebatiendo los respaldos en proporción 40:20:40. El baúl cuenta con un piso doble y por debajo, otro de los pocos puntos criticables del Q3: el auxilio, ya que cuenta con uno de uso temporario. Es un Linglong en medida T145/85 R18.


Motor y transmisión

Al menos por ahora, en Uruguay el Q3 Sportback se ofrece en dos mecánicas, con un 1.4 TFSI de 150 cv de potencia y un 2.0 TFSI de 180 cv, ambos con transmisiones automáticas S tronic de seis marchas con tracción simple o quattro. En otros mercados, la firma alemana lo ofrece en una configuración denominada 45 TFSI S tronic, que lleva el mismo 2.0 TFSI pero con 230 cv y 350 Nm de torque. Se trata de un ajuste para la normativa EU6, mientras que en nuestro país, Audi trabaja con impulsores adaptados para EU4.

EL EA888, ubicuo a lo largo y ancho de todo el Grupo Volkswagen, es un 1.984 cc de cilindrada, cuatro cilindros en línea con inyección directa e indirecta, turbocompresor de doble entrada, intercooler, cuatro válvulas por cilindro, doble árbol de levas a la cabeza, y distribución variable de válvulas doble Audi Valvelift System. Es capaz de erogar 180 cv de potencia disponibles entre las 4.000 y 6.200 vueltas. El torque máximo de 320 Nm está presente entre las 1.400 y 3.900 rpm. Va asociado a una caja automática secuencial S tronic de seis velocidades y tracción quattro.


Este impulsor es un viejo conocido de Autoblog. Fue evaluado en el A4 2.0 TFSI ultra S tronic hace tres años atrás (ver contacto) y dos en el Audi A3 Sportback 2.0 TFSI S tronic (ver contacto). El 2.0 TFSI ultra de Audi es el sueño húmedo de un ingeniero, por decirlo sin mucha elegancia. Entre sus refinamientos técnicos están un colector de escape integrado en la culata, la válvula rotativa para la gestión del calor, el sistema de distribución Audi valvelift system (AVS) para las válvulas de escape, la válvula de descarga con mando eléctrico y la doble inyección de combustible (directa e indirecta). En carga parcial, una inyección indirecta en el colector de admisión suplementa a la inyección directa FSI. A su vez, la presión de la inyección se aumentó hasta los 250 bar.

Este motor siendo un 2.0 litros, en lugar de apelar al downsizing, se vale del rigthsizing, que es encontrar el tamaño correcto de la mecánica y exprimir al máximo varias tecnologías para hacerlo eficiente. Uno de los trucos es tener un tipo de combustión diferente que se conoce como Miller. En este ciclo, las válvulas de admisión se cierran mucho antes de lo usual lo que, en combinación con el aumento de presión en el colector de admisión, reduce las pérdidas por aspiración en el tiempo de admisión.


Debido a que el tiempo de admisión está acortado, se puede aumentar la relación de compresión desde 9,6 hasta 11,7:1. Esto significa que en el tiempo de compresión, el motor sólo tiene que comprimir la misma cantidad de mezcla de aire y combustible que tiene, por ejemplo, el 1.4 TFSI, pero acá siendo un 2.0 TFSI con 30 cv más. En el tiempo de expansión, en donde sí se utilizan los dos litros de cilindrada, hay un beneficio debido a esa relación de compresión, logrando que la presión resultante durante la combustión incremente el rendimiento del motor.

Dejando de lado toda la veta nerd de este 2.0, basta subirse al Q3 Sportback y pisar con ganas el acelerador para que la parte racional de la cabeza se apague y podamos disfrutar de uno de los mejores motores dos litros de este segmento. La respuesta del impulsor es instantánea, habiendo siempre potencia y par disponibles en todo el rango de utilización, desde el tránsito cansino en ciudad a uno mucho más ágil si salimos a la ruta. A las 4.200 vueltas, las curvas de par y potencia se cruzan y el resultado es, a falta de una mejor expresión: explosivo.


Más allá de ese punto, ambas están juntas presentes en todo el rango de utilización, teniendo como resultado una mecánica muy pareja, elástica, suave y a la vez progresiva. Además de todo esto, el 2.0 va muy bien insonorizado en relación al habitáculo. Es un trabajo ya conocido el que realizó Audi con este Q3, siendo un producto con un interior tan bien aislado de ruidos, agua o polvo que quieran ingresar, que se podría decir que uno viaja casi que envasado al vacío.

A su vez, este impulsor va asociado a una de las mejores cajas automáticas que existen hoy por hoy. Se trata de la secuencial doble embrague S tronic, en este caso, de siete velocidades. Al igual que en otras S tronic que haya probado, en el A3 cuenta con un modo "S", que trabaja de forma más veloz y deportiva aún, pero que también se torna algo brusca, en especial cuando rebaja cambios, pero es algo que pasa con todos los modos "sport" de las automáticas de este tipo. En situaciones normales, el motor trabaja con la caja en "D", y va tirando marchas a unas 2.000 rpm como cuando un croupier profesional reparte cartas en el casino.


Audi declara las siguientes prestaciones para este Q3 Sportback 2.0 TFSI S tronic: una velocidad máxima de 200 km/h (limitada electrónicamente), y una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos. Según fábrica logra un consumo mixto de 7,3 l/100 km, mientras que en los ciclos urbanos y extra-urbano dice conseguir unos 9,5 y 6,1 litros cada 100 kilómetros respectivamente. Cuenta a su vez con el sistema de conducción por inercia (modo "a vela"). Ampliaré más sobre esto en el apartado dinámico.

Pero volviendo a los consumos, en mis mediciones obtuve números un poco más realistas que los que da fábrica, aunque igual son para sacarse el sombrero. Logré 8,9 l/100 km en ciudad, 7,5 l/100 km en ruta, mientras que en el ciclo combinado, la mejor cifra obtenida fueron unos 8,2 litros cada 100 kilómetros. El depósito de combustible aloja unos 60 litros de capacidad, mientras que el peso en vacío está en 1.700 kilogramos.


Comportamiento dinámico

Salvo por las llantas de mayores dimensiones y los neumáticos de un perfil más delgado que los que utilicé el año pasado en el Q3 1.4 TFSI, este Sportback 2.0 TFSI tiene un comportamiento dinámico casi que calcado. Se lo percibe un poco firme más en esta versión, pero no llega a ser un inconveniente que atente contra el logrado y refinado confort de marcha que suelen tener todos los productos derivados de la popular plataforma MQB-A.

Y esta diferencia de neumáticos se nota en los cruces de vías férreas o en calles empedradas, donde el eje trasero filtra a la perfección las, valga la aliteración, imperfecciones del camino. Es muy cómodo para usar en ciudad, En especial porque va sorteando pozos y lomos de burro con una suavidad que sus rivales directos carecen, incluso en esta versión, que los neumáticos con perfil 45 podría suponer de antemano que estamos ante un esquema que no prioriza el confort de marcha y la serenidad de manejo, pero en la práctica es todo lo contrario.


El motor 2.0 se resuelve bien para el uso urbano y por su suavidad, pareciera que tiene una cilindrada menor. En los semáforos responde bien en todas las salidas, aunque el sistema Start-Stop tiene una reacción algo lenta a veces. La caja S tronic permite que en ciudad se pueda viajar en "D7" a 70 km/h en sexta a unas 1.250 vueltas. Si corremos al selector al modo "S", la misma velocidad se hace en quinta a 1.900 giros. Un dato curioso: en la mayoría de los casos arranca desde segunda y no en primera.

La suspensión delantera es de brazo telescópico delantero McPherson con brazos triangulares transversales inferiores, chasis auxiliar de aluminio y estabilizador tubular transversal, en tanto que la trasera independiente 4-link de cuatro brazos con disposición separada del muelle y del amortiguador, chasis auxiliar, y estabilizador tubular transversal. La dirección con asistencia variable es muy directa, e ideal para tramos trabados, como puede ser un camino secundario a una ruta. A la hora de estacionar, por el contrario, se torna muy suave y ligera.


Si bien no llega a los niveles de agilidad de reacciones de un hatchback como puede ser un A3 Sportback, este Q3 va tan bien apoyado que sorprende y considero que este auto con el sistema quattro es la elección más redonda de la gama. En cualquier situación, sin importar qué tanto le exijamos, lleva las cuatro ruedas imantadas al piso. Respecto a la tracción integral quattro, el componente central es un embrague hidráulico multidisco (Haldex) situado junto al eje trasero. En una carretera de curvas, por ejemplo, el sistema quattro trabaja con el control de par selectivo en las ruedas. Esta función de software trabaja mediante intervenciones de los frenos en las dos ruedas que se encuentran en el interior a la curva.

Los Q3 Sportback vienen equipados con el Audi drive select, que permite elegir entre cinco modos de conducción (offroad, comfort, auto, dynamic, e individual) para modificar la respuesta del acelerador, la transmisión, o variar la dureza de la dirección. En mi caso opté todo el tiempo por la última, con el motor/caja en comfort y la dirección en dynamic, solo por capricho de hacerlo, y porque la respuesta es la que más se corresponde con un motor de 180 cv. En los modos efficiency y comfort, se lo nota algo más aletargado en las reacciones al pisar a fondo el acelerador.


Entre los cuatro (no cuento el individual acá porque es la combinación de los otros modos) se nota un cambio mínimo al usarlos, pero a la hora de los consumos, ¿hay diferencias? En las pruebas medí uno con cada modo y los resultados son estos: en dynamic y comfort 8,8 l/100 km y 8,2 l/100 km de promedio ruta/ciudad, mientras que en el efficiency y auto quedó en 7,8 l/100 km y 8,2 l/100 km respectivamente.

Pero como era de esperar, es en las rutas donde se siente más a gusto. Y es por eso que en este ámbito es donde se explota todo el potencial dinámico que tiene. Presenta un comportamiento muy franco, va sobre rieles en lo recto, y a la hora de hacer cientos de kilómetros no solo es cómodo y silencioso, también tiene un conjunto mecánico excelente para hacerlo. Aunque sea un SUV, el despeje al suelo declara unos correctos lógicos 140 milímetros, aunque lo limita bastante si queremos encarar algún tramo lejos del asfalto. Los ángulos de ataque y de salida son de 19 y 16 grados respectivamente, no tan generosos. Así que ni lo intenten.


Como lo mencioné al pasar en el apartado mecánico, la transmisión cuenta con una función de marcha por inercia. Esta forma de "navegación a vela" se activa cuando levantamos el pie del acelerador y se mantendrá durante al menos cinco segundos. Pero no lo notaremos hasta que veamos el tacómetro con la aguja "muerta". La caja queda en neutro siempre que eso produzca un ahorro de carburante. Este modo de "rueda libre" por llamarlo en criollo, es posible a velocidades entre 55 y 160 km/h, y el motor siempre girará a apenas 800 rpm.

A velocidades de ruta constantes, por su parte, el Q3 Sportback hace gala de lo descansado que se puede llevar al motor. A 110 km/h en la posición "D7" viaja en séptima a unas 2.000 rpm, aunque si movemos el selector al modo "S", las vueltas suben hasta las 2.500 y se cae una marcha, trabajando en sexta, o utilizando también las levas al volante. Los adelantamientos en ruta son excelentes. Pisando a fondo el acelerador y activando el kick-down de la caja, podrá bajar de 6ª a 3ª en un par de segundos, yendo de 80 a 110 km/h en apenas 5,50 segundos.


Equipamiento

Hay apenas dos diferencias entre el Q3 Sportback 1.4 TFSI y el 2.0 TFSI evaluado. El primero ofrece de serie: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, bloqueo, y espejos), dirección asistida progresiva dependiente de la velocidad (Servotronic), freno de estacionamiento electromecánico con función de parada, asistente de arranque en pendientes (Audi hold assist), monitoreo de presión de neumáticos, retrovisores exteriores calefaccionados, con plegado eléctrico y función "tilt down", retrovisor interno con anti-encandilamiento automático sin marco, alarma, asientos delanteros deportivos con regulación longitudinal, altura y lumbar eléctricas para conductor, asiento del acompañante con regulación en altura manual y lumbar eléctrica, respaldo trasero plus abatible y reclinable en siete posiciones en proporción 40:20:40, asiento trasero deslizable 60:40 hasta 130 mm, pedalera y reposapiés en acero inoxidable, inserciones decorativas en aluminio Dimensión, tapizados en tela Índice, volante en cuero multifunción plus con diseño de tres radios regulable en altura y profundidad con levas de cambio integradas, sensores de estacionamiento delanteros y traseros (Audi Parking system plus), cámara de retroceso y cámaras de entorno 360º, climatizador automático Confort de dos zonas con salidas de aire para las plazas traseras, Audi Virtual Cockpit (pantalla de 10,25 pulgadas de alta resolución en color, y configurable), sistema de información al conductor (integrado en el Virtual Cockpit), MMI Radio Plus con MMI Touch con pantalla de 8,8 pulgadas con SD-HC/Aux-In/MP3/WMA/AAC/AM/FM/2USB/Bluetooth con audio streaming, y comandos por voz, Audi Sound System con 10 altavoces, subwoofer, y amplificador de seis canales con una potencia total de 180 watts, Audi Smartphone Interface (compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto), con manejo por el MMI o por el volante multifunción, Audi phone box light (función de carga inductiva por estándar Qi, conversación manos libres con hasta dos móviles conectados y posibilidad de carga por conexión USB-A o por carga inalámbrica), faros delanteros full LED con luces diurnas, de posición, de carretera y cruce LED, faro antiniebla trasero, asistente de luz de carretera, sensores de luz y lluvia, llave confort (manos libres) con sistema Keyless-Go de encendido y apagado por botón, regulador y limitador de velocidad, Audi drive select con cinco modos de conducción: offroad, comfort, auto, dynamic, e individual, portón trasero con apertura/cierre eléctricos con función "manos libres" (movimiento kick), paquete exterior S line (paragolpes adelante y atrás, embellecedores de pasarruedas y molduras laterales en pintura de contraste -gris Manhattan metalizado-, protección de bajos delante en gris Manhattan metalizado, parrilla del radiador en negro titanio con aplicación en plata aluminio mate, marco de las entradas de aire delante en plata selenita mate, difusor en plata selenita, rejilla del difusor en negro mate graneado, protección de bajos detrás en negro mate graneado, molduras de acceso con aplicaciones de aluminio delante, con luz, con inscripción S, emblema S line en los guardabarros extremos y protección del borde de carga en acero), techo solar eléctrico y panorámico, iluminación ambiental (espejo de cortesía con luz para conductor y acompañante, iluminación de acceso en la parte inferior de las puertas delante/detrás, accionamiento interior de puertas delante/detrás, iluminación ambiente de la tela en las puertas delante/detrás, iluminación de piso delante y detrás, portabebidas delante con luz, iluminación lateral ambiente de la consola central delante y portaobjetos debajo del cuadro de mandos con iluminación), y llantas de aleación con diseño de cinco radios en V (diseño S) de 18 pulgadas sobre neumáticos en medida 235/55 R18.


El nivel 2.0 TFSI S line suma o reemplaza sobre el 1.4 TFSI: techo interior en tela color negro, llantas de aleación Audi Sport con diseño de 5 brazos dobles en titanio mate, torneadas a brillo de 19 pulgadas sobre neumáticos en medida 255/45 R19. Es una dotación de equipamientos bastante completa en ambos casos. Y aunque algunos reclamen tapicerías en cuero, la tela de estos Q3 Sportback es bastante agradable. Es más, prefiero unos asientos con buen trabajo textil, que unos provenientes de la marroquinería apócrifa y ecológica que tanto prolifera en la industria automotriz.


Seguridad

Todos los Q3 Sportback llevan de serie: airbags delanteros para conductor y acompañante, airbags laterales cabeza/tórax delanteros, airbags de cortina, frenos ABS, controles de estabilidad y tracción (ASR/ESC), bloqueo electrónico del diferencial (EDL), control selectivo de par (XDS), control de descenso en pendientes (HDC), recomendación de pausa para el conductor, anclajes i-Size y TopTether para sillas infantiles en las plazas traseras, cinco apoyacabezas, y cinco cinturones inerciales de tres puntas.

Se trata de una dotación bastante correcta, pero en otros mercados como el europeo, Audi está ofreciendo, de serie u opcional según cada región, elementos que ya deberían comenzar en nuestro mercado a popularizarse, al menos en segmentos superiores, como son el alerta de ángulo ciego (Audi side assist), de cambio de carril involuntario (Audi active lane assist), y frenado automático en ciudad con detección de peatones (Audi pre-sense front), que conforman el paquete de asistencias que la marca alemana denomina con un nombre que no deja a segundas interpretaciones: "paquete de asistencia al conductor".


A su vez la marca también ofrece de forma opcional el Audi pre-sense basic, que comprende diversos sistemas de protección preventiva de pasajeros que se activan en caso de situaciones críticas. Entre ellos: tensado de los cinturones de seguridad delanteros, activación del sistema de intermitentes de emergencia y cierre del techo corredizo (en caso de tenerlo equipado) y ventanillas. Este elemento ya es de serie en Uruguay, por ejemplo, en los A4 y Q5.

Los frenos, por su parte, van asistidos por cuatro discos, ventilados adelante y sólidos atrás, que detienen al Q3 Sportback en distancias lógicas, siempre en línea recta, y con gran poder de detención. El ESC, en tanto, se puede desconectar aunque no por completo, ofreciendo un funcionamiento que permite ciertos deslizamientos. Eso sí, al más mínimo indicio de exceso, se conecta al 100% de nuevo.


Precio, garantía y competidores

La gama del Q3 Sportback comienza en U$S U$S 73.900 para el nivel S line 1.4 TFSI S tronic, seguido por el S line 2.0 TFSI S tronic quattro evaluado a U$S 89.900. La garantía es la misma de todos los Audi: 3 años o 90.000 km. Son precios que en el caso del 1.4 está U$S 3.000 por encima del Q3 convencional en versión S line. Eso sí, el Sportback cuenta con una dotación de equipamientos de confort que van por encima del paquete estético del Q3 convencional. Así que la diferencia se justifica por ese lado.

El 2.0 TFSI, por su parte, a U$S 89.900, tiene un solo rival directo que es el BMW X2 sDrive 20i M Sport X 2.0 T DKG Steptronic (U$S 83.990), aunque también por concepto se lo podría enfrentar también con el Jaguar E-Pace R-Dynamic S P200 AWD 2.0 A/T (U$S 97.990). En ninguno de los dos casos tienen una estética tipo fastback, pero son los que se arriman bastante al diseño del producto de Audi. Mercedes-Benz o Volvo, por ahora no tienen opciones de este tipo en sus GLA ni XC40.



Conclusión


El concepto de los SUVs con silueta de fastback siempre me pareció una idea poco lógica, aunque cada año que pasa, hay más productos de este tipo. Si los sport utilities siempre se plantearon como la solución a la falta de espacio y practicidad de las berlinas, ¿por qué hacer SUVs con menos espacio y menos practicidad?

Sin embargo no somos los periodistas especializados los que marcamos el ritmo del mercado, sino que es él mismo el que pone las reglas de juego. Hoy hay un público dispuesto a pagar más por un vehículo de estas características y en especial en el universo de las marcas premium, donde la imagen siempre tiene que hablar más que mil palabras puestas en una crítica como esta.


En el caso del Q3 Sportback no solo habla, más bien lo grita. Es un producto que atrae miradas por donde pasa, que tanto para curiosos como ajenos a este mundo de los automóviles es una especie de objeto a ser admirado. Podremos pasar horas estando de acuerdo o en veredas opuestas de si el estilo es atractivo o no. En mi caso, me fue ganando con el correr de los días de uso, por ejemplo. Pero criterios personales a un lado, que es llamativo, eso no lo puede discutir nadie.

Más allá de esto también es un digno exponente de la familia Q3, manteniendo los cánones de calidad, comportamiento dinámico, nivel de equipamientos de seguridad y confort así como también conservando todas las ventajas que hoy hacen de su hermano ser una de las referencias del segmento. No solo en este, sino también en otros mercados donde se comercializa. En el caso específico del Sportback, le suma a estas virtudes, un diseño especial y distinto al que puede verse en sus rivales más directos.


Si bien pierde ciertos atributos de espacio interior y habitabilidad respecto al Q3, son más los que conserva, haciendo que esta sea una opción alternativa para los que prioricen lo estético apenas por sobre lo práctico. No hay tantos compromisos que hacer al final de cuentas y si bien se pierde algo de comodidad en las plazas traseras, se gana también bastante en términos de equipamientos y opciones mecánicas, además de conservar la dinámica de conducción con un chasis que de por sí es brillante e incluso la misma capacidad de baúl, que conseguirlo con un techo más bajo, hasta parece una obra de hechicería.

Mientras el Q3 convencional permite una dualidad de uso más amplia, en el Sportback encontramos un planteo más enfocado a ciertas personalidades que gustan de presumir. El primero es como comprarse un par de mocasines Salvatore Ferragamo en cuero marrón tabaco, mientras que el otro equivale a tener unas zapatillas Gucci blancas con las tiras rojiblancas. Ambos son productos de lujo, cómodos y que priorizan la elegancia ante todo. Pero están destinados a egos muy diferentes, sin perder la esencia que los hace ser productos de primera calidad. Al igual que este Q3 Sportback y su hermano.


A favor
  • Calidad de materiales y fabricación
  • Capacidad del baúl
  • Conjunto motor/transmisión
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Equilibrio de suspensiones
  • Equipamientos de confort y seguridad
  • Garantía
  • Habitabilidad para cuatro adultos
  • Modularidad interior
  • Posición de manejo
  • Prestaciones
En contra
  • Capacidades off-road limitadas
  • Neumático de auxilio temporario
  • Plazas traseras justas para adultos a lo alto
  • Sin asistencias a la seguridad disponibles
  • Visibilidad ¾ trasera limitada






FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.984
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 11,7:1
Diámetro x carrera (mm): 82.5 x 92.8
Inyección: directa y multipunto, con turbocompresor e intercooler y distribución variable de válvulas doble Audi valvelift system
Potencia máxima (cv/rpm) 180/4.200-6.000
Torque máximo (Nm/rpm) 320/1.400-3.900
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática secuencial S tronic de doble embrague y seis relaciones
Tracción integral quattro distribución activa de par y control selectivo de par en cada rueda
DIRECCIÓN
Electro-mecánica servoasistida variable con la velocidad Servotronic
FRENOS
Delanteros: de discos autoventilados
Traseros: de discos sólidos
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: McPherson con brazos triangulares transversales inferiores, chasis auxiliar de aluminio y estabilizador tubular transversal
Trasera: independiente 4-link de cuatro brazos con disposición separada del muelle y del amortiguador, chasis auxiliar, y estabilizador tubular transversal
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 255/45 R19
Rueda auxiliar: T145/85 R18
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 200
Aceleración 0/100 km/h (s) 8,5
Consumo (l/100km) Urbano: 9,5 - Carretera: 6,1 - Mixto: 7,3
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 530/675/1.400
Peso en vacío (kg) 1.700
Peso en orden de marcha (kg) N/D
Largo total (mm) 4.501
Ancho total (mm) 1.849
Alto total (mm) 1.556
Distancia entre ejes (mm) 2.680
Capacidad del tanque de combustible (l) 60
Despeje al suelo (mm): 140
Capacidades off-road (º): Ángulo de ataque: 19 - Ángulo ventral: N/D - Ángulo de salida: 16

Galería: Audi Sportback S line 2.0 TFSI S tronic quattro | Créditos: Autoblog y Diego Olivera.

Prueba Audi Q3 Sportback S line 2.0 TFSI S tronic quattro

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Asistente de luz de carretera
Barras de techo longitudinales en aluminio anodizado
Faro antiniebla trasero
Faros delanteros full LED con luces diurnas, de posición, de carretera y cruce LED
Lavafaros
Llantas de aleación de 19 pulgadas
Paquete exterior S line (paragolpes adelante y atrás, embellecedores de pasarruedas y molduras laterales en pintura de contraste -gris Manhattan metalizado-, protección de bajos delante en gris Manhattan metalizado, parrilla del radiador en negro titanio con aplicación en plata aluminio mate, marco de las entradas de aire delante en plata selenita mate, difusor en plata selenita, rejilla del difusor en negro mate graneado, protección de bajos detrás en negro mate graneado, molduras de acceso con aplicaciones de aluminio delante, con luz, con inscripción S, emblema S line en los guardabarros extremos y protección del borde de carga en acero)
Techo solar eléctrico y panorámico
SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales delanteros y de cortinas
Anclajes i-Size y TopTether para sillas infantiles
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Asistente de arranque en pendientes (Audi hold assist)
Bloqueo electrónico del diferencial (EDL)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control de estabilidad (ESC)
Control electrónico de tracción (ASR)
Control de descenso en pendientes (HDC)
Control selectivo de par (XDS)
Frenos ABS
Indicador de presión de neumáticos
Recomendación de pausa para el conductor
CONFORT
Alarma
Asientos delanteros deportivos con regulación longitudinal, altura y lumbar eléctricas para conductor
Asiento del acompañante con regulación en altura manual y lumbar eléctrica
Asiento trasero deslizable 60:40 hasta 130 mm
Audi drive select con cinco modos de conducción: offroad, comfort, auto, dynamic, e individual
Audi phone box light (función de carga inductiva por estándar Qi, conversación manos libres con hasta dos móviles conectados y posibilidad de carga por conexión USB-A o por carga inalámbrica)
Audi Smartphone Interface (compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto), con manejo por el MMI o por el volante multifunción
Audi Virtual Cockpit (pantalla de 10,25 pulgadas de alta resolución en color, y configurable), sistema de información al conductor (integrado en el Virtual Cockpit)
Cámara de retroceso y cámaras de entorno 360º
Climatizador automático Confort de dos zonas con salidas de aire para las plazas traseras
Cierre centralizado de puertas con mando a distancia
Computadora de a bordo
Dirección asistida dependiente de la velocidad (Servotronic)
Encendido automático de luces
Espejo interior con anti-encandilamiento automático sin marco
Freno de estacionamiento electrónico con función de parada
Iluminación ambiental (espejo de cortesía con luz para conductor y acompañante, iluminación de acceso en la parte inferior de las puertas delante/detrás, accionamiento interior de puertas delante/detrás, iluminación ambiente de la tela en las puertas delante/detrás, iluminación de piso delante y detrás, portabebidas delante con luz, iluminación lateral ambiente de la consola central delante y portaobjetos debajo del cuadro de mandos con iluminación)
Inserciones decorativas en aluminio Dimensión
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema "one touch"
Llave confort (manos libres) con sistema Keyless-Go de encendido y apagado por botón
MMI Radio Plus con MMI Touch con pantalla de 8,8 pulgadas con SD-HC/Aux-In/MP3/WMA/AAC/AM/FM/2USB/Bluetooth con audio streaming, y comandos por voz
Regulador y limitador de velocidad
Respaldo trasero plus abatible y reclinable en siete posiciones en proporción 40:20:40
Sensor de lluvia
Sensores de estacionamiento delanteros y traseros (Audi Parking system plus)
Sistema de audio Audi Sound System con 10 altavoces, subwoofer, y amplificador de seis canales con una potencia total de 180 watts
Pedalera y reposapiés en acero inoxidable
Retrovisores exteriores calefaccionados y con plegado eléctrico
Tapizados en Tela Índice
Techo interior en tela color negro
Volante deportivo en cuero multifunción plus con diseño de tres radios, regulable en altura y profundidad con levas de cambio integradas

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 89.900. Garantía: 3 años o 90.000 km

COMERCIALIZA:
    Julio César Lestido S.A. María L. Saldún de Rodríguez 2175. Tel 26004006. Web: www.audi.com.uy