Contacto express: Lifan X7 EX 1.8 M/T

lunes, 23 de octubre de 2017



A modo de adelanto a una prueba más extensa, la semana pasada manejamos brevemente al Lifan X7 en Punta del Este.
Durante la presentación regional del Lifan X7 (ver nota), Autoblog pudo tomar un breve contacto con este SUV mediano para siete pasajeros a modo de primera impresión de manejo. A continuación algunos comentarios sobre el nuevo modelo de la marca de origen chino para el mercado uruguayo.


Desde Punta del Este, Maldonado - El Lifan X7 (o MyWay como lo llaman en Argentina, por ejemplo), es un SUV compacto (segmento C) que se posiciona por precio, tamaño y configuración de pasajeros por encima del X60 (ver lanzamiento). Este producto debutó a nivel mundial en el Beijing Auto Show de 2016 y en agosto de este año llegó a Uruguay importado desde la planta que la marca tiene en la localidad china de Chongqing en una sola versión de equipamiento y configuración de interior apto para siete pasajeros (situados 2+3+2).

El X7 EX 1.8 M/T es la única variante ofrecida por el momento en Uruguay y se comercializa a un precio de U$S 21.490 y con una garantía de 5 años o 100.000 km (ver lanzamiento). La semana pasada se realizó su lanzamiento regional en Punta del Este, donde además pudimos tener un breve contacto previo a que este SUV para siete pasajeros pase por nuestro garage más adelante. Así que a modo de primera impresión, a continuación algunos conceptos sobre el Lifan X7.


Exterior

Nadie dirá que este modelo tiene un diseño muy atractivo. Pero tengamos en cuenta que (casi) ni un solo producto para siete pasajeros lo tiene en ningún segmento. Son vehículos pensados de adentro hacia afuera y su principal función es, justamente, ser funcionales. No diseños bonitos porque no está entre sus funciones principales serlo. Dejemos eso para las coupés y berlinas.

En el caso del X7 tenemos un estilo que combina un lenguaje de diseño diferente a otros Lifan, pero que anticipa lo que en la empresa están llamando "Generación 4.0" de productos, en donde el logo con las tres velas desaparece para darle lugar al nombre "Lifan" en donde antes estaban los veleros. En este SUV se destaca un voladizo delantero alto y corto, una gran distancia entre ejes y un voladizo trasero más largo. Las ópticas delanteras tienen unos cristales azulados mientras que en la base, junto a los antinieblas delanteros, están las luces diurnas LED.


La explicación de estas proporciones está en la plataforma que utliliza este SUV. El Lifan X7 comparte el chasis con los utilitarios Foison (ver lanzamiento), de ahí que luzca más corto en el frente que en la retaguardia, algo muy común en estos modelos tipo furgón o mini-pick-up. Otro detalle no menor es la tracción que tiene: trasera. En el lateral los trazos son correctos, aunque con una línea de cintura bastante alta, dejando mucha chapa a la vista y poca superficie vidriada.

Esto contribuye también a que las ruedas se vean pequeñas en comparación a la carrocería, aunque no sean pequeñas per se. La versión EX lleva llantas de 17 pulgadas que en las unidades probadas iban montadas sobre neumáticos Maxtrek Maximus M1 en medida 215/55 R17 de uso rutero y ciudad, no siendo mixtos como en otros SUVs, por ejemplo. Un detalle es que lleva pinzas de freno de color rojo, que desentonan un poco con el estilo familiar del modelo. Más cuando no combinan con los tonos de la carrocería.


La parte trasera guarda cierta similitud con los Jeep Grand Cherokee, pero al tener la plataforma del Foison, luce bastante menos ancho visto desde atrás que aquel SUV norteamericano. De todas formas no llega a ser "copia" de nada como sí pasaba con otros productos de Lifan en el pasado y el resultado es un estilo que si bien no enamora, va convenciendo un poco más con el correr de las miradas. Quizás lo que menos luce de este ángulo son las dos falsas salidas de escape. Solo eso le quitaría.

En términos de dimensiones, el X7 es un SUV compacto (segmento C) por lo que comparte unas cotas similares a las de modelos como Hyundai Tucson (ver lanzamiento) o Honda CR-V (ver lanzamiento), pero a un valor de mercado bastante más accesible que aquellos y con tres filas de asientos. Mide 4.440 mm de largo, 1.760 mm de ancho, 1.730 mm de alto y tiene una distancia entre ejes de 2.720 milímetros.


Interior

Al igual que el exterior, el estilo del habitáculo del X7 no exhuma diseño ni originalidad. Pero sí funcionalidad. Todo está al alcance de la mano con comandos sencillos y fáciles de entender. No hay perillas ni teclas que demanden una segunda interpretación. Lifan logró hacer un habitáculo conservador, pero también amigable en el uso diario.

En relación a la calidad, si bien todos los plásticos usados son rígidos, no hay malos encastres (salvo la consola portaobjetos entre las butacas, pero solo eso) ni texturas que delaten una reducción notoria en costos. Es decir: se reconoce como un producto rústico, pero sabe disimularlo bastante mejor que otros productos similares. Usa algunos apliques cromados, un habitáculo a dos tonos (marrón y negro) y otros plásticos símil madera que lucen (solo) correctos.

La posición de manejo es muy cómoda pese a tener bastantes limitaciones y ser bastante "utilitaria" en su arquitectura. Por ejemplo, el volante regula solo en altura y bastante poco en recorrido, mientras que la butaca del conductor, si bien se ajusta en alto, nunca quedará en una posición baja incluso en su nivel más cercano al piso. Es casi la postura que se adopta en un utilitario, pero con algo más de confort gracias a unas butacas delanteras bastante mullidas.

El instrumental es bien simple con una computadora de a bordo digital monocromática en el centro que también alberga las informaciones de cantidad de combustible en el depósito y de temperatura del líquido refrigerante. Tacómetro y velocímetro son analógicos y en la noche se ven claros gracias a una fuerte iluminación de color blanco. A su vez, los mandos de la computadora se manejan desde teclas en el volante, al igual que la multimedia y telefonía por Bluetooth.


Ya que menciono este apartado, en la consola central está el sistema multimedia con pantalla táctil de siete pulgadas con AM/FM/MP3/USB/Bluetooth/SD/GPS/MP5, compatibilidad con Android e iOS. Y quiero remarcar eso de "compatibilidad", ya que no es ni Android Auto ni Apple CarPlay, sino un espejamiento directo de la pantalla del smartphone.

De todas formas el sistema es correcto, la navegación corre por cuenta de los mapas de iGO y en líneas generales es fácil de usar. La interfaz recuerda mucho a una tablet con Windows por el uso de las "tiles" de colores. Allí también se pueden visualizar las imágenes de la cámara de retroceso que trabaja asistida por sensores de estacionamiento traseros. También es necesaria, dado que al igual que otros modelos con capacidad para siete pasajeros la visibilidad hacia atrás no suele ser de las mejores.


Por eso iré al punto que más importa de este modelo: la habitabilidad. En la plaza central es muy buena para tres adultos en todas las direcciones, ya que sobra a lo ancho, largo y alto, mientras que el piso, al ser casi plano, permite acomodar los pies sin problemas. Como si esto no fuera poco, el acceso a las plazas posteriores centrales también es muy fácil, ya que las puertas traseras son bastante generosas en tamaño y además abren casi a 90º.

Esto es ideal para maniobrar con sillas de bebé, por ejemplo, ya que esta fila de asientos es la única que tiene anclajes (ISOFIX y TopTether) para colocarlas. Otro punto a destacar de la segunda fila de asientos es que puede reclinarse el respaldo en partes asimétricas (60:40) por si precisamos más comodidad para quienes viajen ahí o también si necesitamos más espacio de cargas en caso de no usar la tercera fila. Obvio que también sirve esto para esas siestas que se echan los más pequeños (y algunos más grandes también) cuando se aburren de viajar mucho tiempo.


Un detalle no menor es que tanto las plazas del medio como las últimas tienen salidas de aire acondicionado en el techo como pasa en algunas vans de pasajeros, mientras que en la fila central hay comandos independientes con forzador para calor o frío, algo que incluso muchos SUVs de siete pasajeros de mayores valores no tienen. Eso contribuye a que el X7 tenga una de las mejores habitabilidades para cinco adultos en este rango de precios.

La tercera fila, por su parte, tiene un acceso algo complejo porque no queda mucho espacio para pasar entre el marco de la puerta y la segunda fila. No es la solución más ideal para gente adulta, aunque aquí irán en su gran mayoría, adolescentes que ya no precisen de un sistema de retención infantil para viajar en el auto. Para personas de hasta 1,80 m, en tanto, si bien la altura de la cabeza al techo y el espacio para las piernas es algo justo, no se llega a sentir una sensación de encierro.


Además en esas plazas también hay salidas de aire en el techo. En otras palabras, para un viaje corto, sirven. Los dos asientos plegables de la tercera fila lo hacen de forma enteriza. Hubiera sido interesante que Lifan tomara una solución salomónica y los dividiera 50:50 con el fin de poder llevar un pasajero en la tercera fila y algo más de carga, por ejemplo.

De todas formas, si bien no tiene la modularidad de un monovolumen compacto, el X7 permite una relativa flexibilidad de uso pudiendo combinar pasajeros y carga si jugamos con las diferentes combinaciones de asientos en uso o plegados. ¿Podría tener asientos corredizos o con alguna solución mágica de plegado? Sí, claro. Pero también habría que ver si sus clientes están dispuestos a pagar el precio extra que implica tenerlos.


El baúl, en tanto, tiene unos justos 210 litros con las siete plazas en uso, ampliables hasta unos más generosos 703 l con la segunda fila de asientos rebatida 50:50 o rebatiendo las dos filas traseras, con la central que tiene un respaldo 60:40, pero con una capacidad que Lifan no declara. Igual puedo asegurarles que el espacio que deja es enorme.

Algo que no es tan práctico es que no quedó lugar para colocar el auxilio por dentro del habitáculo. Va por fuera y por debajo del piso del baúl, además sin ninguna jaula o elemento que impida robos, por ejemplo. Por otra parte, es un Maxtrek Maximus M1 en medida 215/55 R17 , es decir, que tiene uno de igual medida a los titulares, aunque con llanta de chapa, que es lo de menos importancia.


Motor y transmisión

LFB479Q es el código que Lifan Motors utiliza para denominar al impulsor de este X7. Tiene una cilindrada de 1.749 cc, cuatro cilindros, 16 válvulas, doble árbol de levas a la cabeza con sistema CVVT (Constantly Variable Valve Timing) y 134 cv de potencia a las 6.000 vueltas. Cuenta con un par máximo de 168 Nm entre las 4.200 y 4.400 rpm. Va asociado a una transmisión manual con cinco relaciones.

No es un combo mecánico nuevo dentro del universo Lifan, ya que los usuarios de X60 y 820 (ver lanzamiento) lo conocerán bien. Tiene un comportamiento correcto para las intenciones de un usuario promedio, es decir, un uso más que nada familiar y sereno. Tiene una buena respuesta en baja, es silencioso (en un régimen moderado) y cerca de las 2.000 vueltas presenta una buena agilidad de marcha. Más allá de las 3.000 rpm pese a que responde todavía con más brío, también lo hace con un poco más de ruido mecánico hacia el interior, aunque sin llegar a molestar el confort acústico.


En la versión probada el 1.8 estaba acoplado a una transmisión manual de cinco relaciones, aunque en otros mercados como el chino existe la posibilidad de una automática de cinco marchas. La caja probada presenta relaciones más bien largas en las últimas tres marchas y bien cortas en las dos primeras, aprovechando al máximo el torque del 1.8 para mover la casi tonelada y media que pesa este X7.

Como contrapartida a la caja se la siente muy suelta, como si no fuera conectada a nada. Me explico: presenta un "juego muerto" como si estuviera en neutro cuando va con un cambio colocado, al punto tal que si no fuera por el indicador del tablero, no podía saber qué marcha estaba puesta. Es la misma sensación que había experimentado cuando probé al X50 hace un tiempo atrás (ver prueba) y al parecer una constante en los modelos de la marca, ya que en la evaluación del 720 noté lo mismo (ver contacto).


No es una caja imprecisa, porque las marchas entran siempre y sin dramas, aunque uno no lo note con la mano. A su vez, a la hora de pasar de marcha aparecen algunos ruidos parásitos del conjunto provenientes de la conexión del cardán con el eje trasero que se sienten en el habitáculo. Si bien en su funcionamiento es una caja correcta, tiene un tacto y refinamiento muy mejorables.

Lifan declara una velocidad máxima de 160 km/h, y el único consumo conocido es el mixto, que según datos de fábrica está en 7,9 litros cada 100 km. No hay información sobre cuánto rinde en ciudad o ruta, aunque sí su aceleración de 0 a 100 km/h, que está en los 11 segundos. Durante la breve prueba de manejo no fue posible medir consumos, aunque en el tramo rutero hasta José Ignacio la computadora de a bordo marcaba unos 6,9 litros cada 100 km. El depósito de combustible aloja 50 litros y el peso en orden de marcha de esta versión está en los 1.440 kilogramos.


Comportamiento dinámico

Durante la presentación se pudo usar al X7 en el camino que lleva desde Punta del Este a José Ignacio combinando tramos de ciudad y ruta, pero se trató de un trayecto de unos 80 km en total. Pese a que presenta un aspecto muy aventurero, este producto pasará la gran parte del tiempo visitando caminos asfaltados y rara vez bajará a la tierra, aunque su despeje y suspensiones lo permitan. En el ámbito urbano tiene un logrado confort de marcha con un esquema que prioriza un andar más bien suave y blando.

Los 192 milímetros de distancia al suelo tampoco dejarán que lomos de burro, pozos (en la Ruta 10 hay más de esos que gaviotas revoloteando en la costa) o cualquier tipo de inconveniente similar lo molesten ni toquen en las partes bajas del chasis. Además tampoco transmitirá incomodidades a los ocupantes, ya que las suspensiones filtran bastante bien en esos casos, aunque en ocasiones se pueden manifestar algunas sequedades en ambos ejes en pozos muy marcados. De todas formas el chasis se percibe robusto y con sensación de bancarse el maltrato.


Como ya lo mencioné en el apartado mecánico, el impulsor es una grata sorpresa por su agilidad en baja y respuesta correcta. Es un motor vueltero que invita a llevarlo en el régimen medio y medio alto para exprimir al máximo sus virtudes. Además no parece penalizar el consumo de combustible, producto de unas relaciones de caja largas, aunque habrá que esperar a la prueba completa para corroborar esto.

Con la quinta conectada permite trabajar al 1.8 a unos 70 km/h a un régimen de apenas 1.900 vueltas, retornando unos 7 litros cada 100 kilómetros en materia de consumo mixto. Si sabemos aprovechar las relaciones de caja y pisar sin mucha contundencia el acelerador, creo que incluso se podrían mejorar esos números con una unidad con más kilometraje que las probadas, ya que eran "casi" cero kilómetro y no tenían el correspondiente "ablande" hecho todavía.


Al salir de la ciudad, en tanto, algunos vientos laterales cruzados lo pueden afectar por su arquitectura elevada (mide casi lo mismo de alto que de ancho), aunque durante la prueba no pude llegar a experimentarlo en situaciones de exigencia en curvas, por ejemplo. Será una materia pendiente para la prueba completa que haré más adelante. La dirección, en tanto, cuenta con asistencia eléctrica y no es de las más comunicativas en tramos ruteros, pero se adapta bien al uso familiar que se pretende que tendrá este modelo.

Por el contrario, para estacionar o maniobrar en ciudad, es correcta gracias a un ajuste bastante amigable por lo liviana que es. En términos mecánicos, por su parte, el 1.8 ya va algo más justo en la ruta a la hora de los adelantamientos producto de esas marchas largas que perjudican la elasticidad del motor. Viajando en quinta esta mecánica va trabajando a 110 km/h a unas 3.100 rpm aunque sin llegar a sentirse mucho en el interior. El aislamiento de la motorización es un punto logrado de este producto, al igual que el eólico y de los rodamientos.


Equipamiento

Lifan puso en la prueba del lanzamiento regional unidades EX, que son las mismas que se ofrecen en el mercado uruguayo por el momento. Cuentan de serie con: aire acondicionado digital bi-zona con salidas de aire para la segunda y tercera fila, dirección eléctrica, pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), faros antiniebla delanteros y trasero, faros delanteros con luces diurnas LED, faros traseros LED, apertura interna del depósito de combustible, tapizados en eco-cuero, sistema multimedia con pantalla táctil de siete pulgadas con AM/FM/MP3/USB/Bluetooth/SD/GPS/MP5, compatibilidad con Android e iOS, seis parlantes, techo solar eléctrico, cámara de retroceso, barras de techo longitudinales, sensores de estacionamiento traseros, apertura/cierre con llave manos libres, espejos retrovisores exteriores con desempañador, Gear Shift Indicator, botón de encendido/apagado, alarma, volante multifunción en cuero regulable en altura, asiento del conductor regulable en altura, encendido automático de luces, respaldo trasero rebatible y reclinable de la segunda fila 60:40, respaldo de la tercera fila rebatible enterizo, y llantas de aleación de 17 pulgadas sobre neumáticos 205/65 R17.

Más allá de que la dotación de confort, como ya dije, es bastante buena, podría ofrecer algunos elementos más cuando consideramos el precio (U$S 21.490) y que además estamos ante la versión más equipada de la gama X7 a nivel global. Por ejemplo: regulación en profundidad de la columna de dirección, apertura interna del baúl, sensor de lluvia, climatizador automático, control de velocidad crucero o un retrovisor interno con anti-encandilamiento automático.


Seguridad

En materia de seguridad todos los X7 cuentan con: doble airbag delantero, frenos ABS+EBD+BAS, controles de tracción y estabilidad, siete apoyacabezas y siete cinturones inerciales de tres puntas, monitoreo de presión de neumáticos (TPMS), anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles en la segunda fila de asientos.

Tomando en cuenta al segmento donde participa y los rivales que tiene, es un listado más que correcto, en especial por los controles de tracción y estabilidad de serie, aplausos para Lifan por esta decisión. De todas formas el X7 no ofrece ni en opción los airbags laterales y de cortina, que no solo debería ofrecerlos por el precio sino también porque dos airbags para siete pasajeros es insuficiente.


Los frenos son de discos en las cuatro ruedas algo que no es muy común en este rango de precios. Trae ventilados en el tren delantero y sólidos en el trasero. Si bien el recorrido del pedal es correcto, el tacto es algo extraño, ya que parece que tuviera dos recorridos. Uno intermedio que no parece estar frenando y que si le hacemos más presión, para de forma muy brusca. Hay que aprender a dosificar la fuerza del pie.

De momento no hay pruebas de impacto de organismos independientes para saber si el X7 comercializado en nuestra región presenta una buena protección para sus ocupantes a nivel estructural. Hasta ahora ni siquiera existen evaluaciones realizadas por C-NCAP (el NCAP de China) a modo de referencia.


Conclusión

Al poder tener más adelante la posibilidad de realizar una evaluación más extensa y profunda, las primeras sensaciones e impresiones que me dejó el Lifan X7 fueron bastante positivas en el balance general. Es un modelo lógico para familias numerosas, con un confort de marcha bastante bien logrado, mucho espacio interior para cinco o de forma eventual, siete pasajeros, buena dotación de confort y seguridad, y todo esto sin tener un precio lejano a la mayoría de los bolsillos.

Es cierto también que en términos dinámicos y mecánicos a Lifan todavía le falta alcanzar un nivel de refinamiento que sí tienen otras marcas, pero también hay que aplicarle un poco de contexto a ese juicio. Chongqing Lifan Motors como empresa apenas tiene once años de experiencia en la fabricación de automóviles y motocicletas, mientras que la compañía en sí (con varios rubros en donde participa) nació en 1992, es decir, 24 años. Si tomamos en cuenta eso veremos que la historia todavía es reciente, por lo que les queda mucho por desarrollar y mejorar en este sentido.


El X7 es otro de los productos de origen chino que llega al mercado local sostenido sobre tres pilares: equipamiento, garantía (con 5 años o 100.000 km) y relación precio/producto. Recordemos que hace menos de 15 años esta empresa fabricaba solo calzados deportivos y tecnología. Por eso todo lo que les queda por delante en materia automotriz de ahora en más promete ser un camino de mejoras en materia de desarrollo a pasos agigantados y por sobre todo, muy veloces.

Creo que el camino recorrido por Lifan hasta el momento es muy meritorio por la velocidad de la curva de aprendizaje que están demostrando a la hora de crear productos prácticamente de cero. Por todo esto es que no me extrañaría ver varios X7 rodando por nuestras calles en los próximos años. Porque si bien tiene capacidad para siete pasajeros, marcas como Lifan están haciendo modelos que ya no le van dejando espacio para acomodarse a algunos viejos prejuicios sobre la industria china.



A favor
  • Confort de marcha en ciudad
  • Controles de tracción y estabilidad de serie
  • Equipamiento de confort
  • Precio competitivo
  • Relación precio/equipamiento
  • Habitabilidad para cinco adultos
  • Garantía

    En contra
    • Acceso a la tercera fila de asientos
    • Auxilio externo
    • Tacto de la transmisión y del pedal de freno
    • Sensibilidad a vientos laterales
    • Sin airbags laterales ni de cortinas




    FICHA TÉCNICA

    MOTORIZACIÓN
    Cilindrada (cc) 1.749
    Número de cilindros: 4
    Número de válvulas: 16
    Relación de compresión: 10,0:1
    Diámetro x carrera (mm): 79 x 91,5
    Inyección: indirecta multipunto secuencial
    Potencia máxima (cv/rpm) 134/6.000
    Torque máximo (Nm/rpm) 168/4.200-4.400
    TRANSMISIÓN
    Caja de velocidades manual de cinco velocidades
    Tracción trasera
    DIRECCIÓN
    De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable (EPS)
    FRENOS
    Delanteros: de discos ventilados
    Traseros: de discos sólidos
    EJES - SUSPENSIÓN
    Delantera: independiente tipo McPherson
    Trasera: eje rígido con brazos tensores
    NEUMÁTICOS
    Dimensiones: 215/55 R17
    Rueda auxiliar: 215/55 R17
    PRESTACIONES
    Velocidad máxima (km/h) 160
    Aceleración 0/100 km/h (s) N/D
    Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: 7,9
    DIMENSIONES / PESO
    Capacidad del baúl (l) 210/703/N/D
    Peso en vacío (kg) N/D
    Peso en orden de marcha (kg) 1.440
    Largo total (mm) 4.440
    Ancho total (mm) 1.760
    Alto total (mm) 1.730
    Distancia entre ejes (mm) 2.720
    Capacidad del tanque de combustible (l) 50
    Despeje al suelo (mm): 192
    Capacidades off-road (º): Ángulo de ataque: 26 - Ángulo ventral: N/D - Ángulo de salida: 24

    Galería: Lifan X7 EX 1.8 M/T | Créditos: Autoblog y Lifan Motors Uruguay


    EQUIPAMIENTO

    EXTERIOR
    Barras de techo longitudinales
    Faros antinieblas delanteros LED
    Llantas de aleación de 17 pulgadas
    Luces diurnas LED
    Luces traseras LED
    Techo solar eléctrico
    SEGURIDAD
    Airbags frontales delanteros
    Apoyacabezas delanteros y traseros (7)
    Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
    Controles de tracción (ASR) y estabilidad (ESC)
    Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (7)
    Distribución electrónica del frenado (EBD)
    Monitoreo de presión de neumáticos (TPMS)
    Frenos ABS
    Sistema de asistencia en el frenado (BAS)
    CONFORT
    Aire acondicionado digital bi-zona con salidas de aire para la segunda y tercera fila
    Apertura/cierre con llave manos libres
    Apertura interna del depósito de combustible
    Asiento del conductor con regulación de altura
    Botón de encendido/apagado
    Cámara de retroceso con visualización en pantalla central
    Cierre centralizado con mando a distancia
    Computadora de a bordo
    Dirección asistida eléctricamente
    Espejos exteriores calefaccionados con señaleros integrados
    Gear Shift Indicator (GSI)
    Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema one touch solo para conductor
    Pantalla táctil de siete pulgadas con AM/FM/MP3/USB/Aux-In/Bluetooth/GPS/MP5 y compatibilidad con Android e iOS
    Respaldo trasero rebatible y reclinable de la segunda fila 60:40
    Respaldo de la tercera fila rebatible enterizo
    Seis parlantes
    Sensores de estacionamiento traseros
    Tapizados en eco-cuero
    Techo solar eléctrico
    Volante multifunción regulable en altura

    PRECIO Y GARANTÍA:

    U$S 21.490. Garantía: 5 años o 100.000 km

    COMERCIALIZA:

    Lifan Motors Uruguay. Ruta 1 km 38.500. Tel.: 23479090. Web: www.lifan.com.uy