Contacto express: BYD F0 1.0 GLX-i

lunes, 6 de abril de 2015



Volvimos a probar al BYD F0, en este caso para conocer las mejoras para la gama 2015.

Cuatro años después de nuestro primer contacto con el BYD F0 nos subimos nuevamente a uno de los best sellers de la marca en nuestro país. Ahora con la excusa de la última actualización estética y de equipamiento que tuvo, lo volvimos a probar para conocer sus mejoras.


El F0 es un viejo conocido para los lectores de Autoblog, ya que es uno de los primeros modelos en pasar por nuestra "mesa de evaluaciones" (ver prueba), allá por comienzos del 2011, y porque más adelante fue uno de los protagonistas de los "Focus Group" que solíamos hacer con algunos lectores (ver Focus Group).

Los años pasaron y la imagen del producto fue de menos a más. Los usuarios defienden a capa y espada al modelo en charlas de asado -o mismo en los comentarios de portales como el que estás leyendo-. Y conociendo eso, BYD fue haciéndole una serie de mejoras al producto de forma paulatina, casi como si de un software se tratara y con cada actualización se hiciera más user friendly.


La primera de esas actualizaciones se dio en 2012 (ver lanzamiento), cuando el F0 sumó de serie sistema keyless, de entrada sin llave y encendido por botón de serie en toda la gama, faros antiniebla y alarma, además de dos salidas de aire acondicionado centrales, que en la primera generación no las tenía. 

Además, un año más tarde, la garantía se mejoraba a 3 años o 100.000 km y de forma retroactiva a todos los productos de la marca (ver nota). No fue hasta este año que el F0 recibió una nueva gran mejora en materia de equipamientos.


A comienzos de marzo se presentó el F0 2015 (ver lanzamiento), que estrenó nuevos paragolpes y parrilla en el sector delantero, luces diurnas LED, levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con las teclas en las puertas, asiento trasero rebatible, y anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, todos de serie. Adicionó también tres nuevas opciones de color para la carrocería: Steel Gray, Ruby Red y Royale Purple. Los precios bajaron U$S 500 y la garantía creció hasta los 5 años o 100.000 km.

Con la excusa de esta nueva evolución, nos subimos a un F0 2015 en su versión tope de gama GLX-i, comercializada en Uruguay a un precio de U$S 13.490, por encima del GL-i, que tiene un precio de venta al público de U$S 12.490. Sin más, arranquemos con el contacto express.


Exterior

El F0 no había tenido grandes cambios desde que lo conociéramos allá por el año 2009. Apenas un retoque en la parrilla y poca cosa más. Recién en esta gama 2015 encontramos un giro de estilo notorio, y es muy fácil distinguir un F0 de este año frente a los anteriores. Personalmente de los tres frentes que tuvo, este es el que creo mejor logrado de todos. El modelo gana mucho más en persona que en fotos.

Si bien las ópticas son las mismas, la parrilla y paragolpes delantero son completamente nuevos. Ahora tiene una "boca" más grande con un generoso aplique cromado, mientras que en la base aparecen ahora luces diurnas LED, junto a los faros antiniebla delanteros. Estos últimos se hacen necesarios en la noche, dado que las luces bajas son poco potentes. Por el contrario, las altas son excelentes.


Lateralmente lo que más se destaca es la desaparición de la ventanilla trasera pivotante, una de las críticas del modelo anterior, que ahora es reemplazada por un cristal que baja y sube eléctricamente. Ganó también un "ventilete" falso en esa ventanilla que lo conecta estéticamente con algunos rivales de segmento. En el guardabarros cuenta con un aplique "GLX-i" y el pilar B con un adhesivo negro, que distinguen a esta versión de la entrada de gama GL-i.

Otro elemento que se mantiene desde el F0 anterior son las llantas de aluminio de 14 pulgadas montadas sobre cuatro neumáticos Linglong LMA15 en medida 165/60 R14. Son a su vez la gran diferencia entre el GLX-i probado y el GL-i entrada de gama, que si bien tiene los mismos neumáticos, trae llantas de acero estampado con tazas plásticas.


La parte trasera es la que menos cambios tuvo, por no decir, ninguno. Mantiene el clásico diseño de ópticas verticales con el portón del baúl completamente de cristal. Conserva también el logo de "BYD" iluminado y el faro antiniebla trasero. En nuestro país se le agregan unos apliques adhesivos de color negro en el portapatentes.

Las dimensiones del F0 son: 3.460 mm de largo, 1.618 mm de ancho y 1.465 mm de alto, mientras que tiene una distancia entre ejes de 2.340 milímetros. Es decir, no cambió en casi nada respecto al modelo ya conocido, pero tuvo una mejora notoria en cuanto a la presentación estética, especialmente en el frontal.


Interior

Más allá de los cambios exteriores, por dentro el F0 conservó casi todo lo ya visto en la última actualización del 2012. Obviamente la posición de manejo ni mejora ni empeora. El volante se regula en altura, y la butaca solo se puede correrse longitudinalmente, ya que carece de regulación en altura. El resultado es que se va sentado alto, y la pedalera queda ubicada algo verticalmente, pero una vez sentados no resulta tan complicado buscar una posición cómoda.

El instrumental sigue con los dos relojes para tacómetro (exclusivo del GLX-i), velocímetro, y un pequeño display para el odómetro y el medidor del depósito de combustible, todo con información digital. No hay computadora de a bordo (tampoco la esperábamos en un auto de 13 mil y pocos dólares), y la lectura de ambos instrumentos es muy fácil.


La calidad del interior es la esperable en un auto entrada de gama, así como también uno de los más accesibles del mercado. No hay ruido a piezas sueltas, tiene materiales bastante correctos, y otros de una terminación muy mejorable (como el tacto de las perillas del aire acondicionado o las teclas de los levantavidrios eléctricos, por ejemplo).

A su vez aparecen ahorros esperables por parte del fabricante, como ser la ausencia de una guantera, o de un simple retrovisor interno con función día/noche manual. Considerando el precio no se le pueden reclamar grandes lujos. En líneas generales tiene un habitáculo bien resuelto para ser un citycar económico.


La consola central lleva una sencilla y fácil de operar radio con AM/FM/CD/Aux-In. Tal vez se le podría reclamar una entrada USB para completar un equipo con lo básico que se puede reclamar hoy en día en materia de conectividad. Pedirle Bluetooth ya sería un abuso.

Más abajo encontramos los comandos del aire acondicionado o calefacción, que funciona en ambos casos muy rápido a la hora de calentar o enfriar. Pero especialmente en esto último, es casi una heladera industrial. Hace falta solo usarlo en la posición 1 para que ponga en ambiente a todo el habitáculo. Es ejemplar.


Atrás, las plazas son justas para dos personas de 1,80 m, y ya un tercero irá muy apretado. Si allí viajan niños o adultos de estatura media, no tendrán problemas. Si lo vemos frente a otros F0, encontramos una gran mejora como ser la de los levantavidrios eléctricos atrás, así como la de los apoyacabezas traseros que ahora se pueden regular en altura.

También se ganó en seguridad para niños, contando de serie ahora con anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles. Muy bien por esto último, BYD. Eso sí, un eventual tercer ocupante posterior tendrá un cinturón de cintura y no podrá usar apoyacabezas. Si bien está homologado para cinco pasajeros, el F0 siempre fue un auto para cuatro personas. El quinto ocupante tendrá que ser muy eventual y para tramos cortos.


El espacio del baúl está acorde al tamaño del auto, aunque sigue siendo pequeño. Con 140 litros de capacidad, es más aprovechable en profundidad que en ancho o largo. Si se precisa más volumen, con esta actualización 2015 el asiento trasero se puede abatir, aunque de forma enteriza, que tampoco es lo más práctico. Fábrica no declara el volumen máximo con el respaldo abatido.

Debajo de una alfombra -de una calidad muy mejorable, ya que no está pegada a la bandeja del piso-, encontramos un auxilio que si bien tiene llantas de chapa, es de la misma medida y marca que los neumáticos titulares, que a final de cuentas es lo que realmente importa.


Motor y transmisión

El impulsor también es el conocido por miles de usuarios del F0 en Uruguay. Se trata de la mecánica conocida internamente como BYD371QA, con bloque fabricado en aluminio. Es un 998 cc, tres cilindros en línea, 12 válvulas,  refrigerado por agua, doble árbol de levas a la cabeza, e inyección indirecta multipunto.

La potencia y el par no han cambiado. Es así que es capaz de erogar los mismos 67 cv de potencia a 6.000 rpm y un torque máximo de 90 Nm entre las 4.000 y las 4.500 vueltas. Su comportamiento no se vio alterado, obviamente. Sigue siendo aquel mismo motor ágil, enérgico en ciudad, y vueltero, es decir, que trepa muy rápido en revoluciones. Si bien se manifiesta algo rumoroso en el régimen medio y alto, va mejor aislado que en ediciones previas del F0, también hay que decirlo.


Si nos movemos a su comportamiento en ruta, la respuesta es satisfactoria y la esperada para un citycar de su naturaleza. El mayor de sus problemas, al igual que otros rivales de segmento, es la insonorización hacia el habitáculo del motor, haciéndose más presente cuando se está viajando entre 100 y 110 km/h.

La transmisión es una de las pequeñas -y bienvenidas- mejoras que tuvieron los F0 de un tiempo a esta parte. Mientras en las primeras unidades se presentaba un molesto ruido cada vez que se pasaban los cambios, esto se fue eliminando con el paso de los años, y ahora encontramos una caja con un funcionamiento suave.


Sigue conservando los recorridos más bien cortos, especialmente los tres primeros, mientras que la cuarta y quinta logran amansar al tricilíndrico. La reversa se encuentra abajo de la quinta, y en algunas ocasiones (al menos en nuestra unidad) le costaba conectar la marcha, aunque tras un par de intentos, lo conseguía sin problemas.

Según fábrica, el F0 logra una velocidad final de 151 km/h y los consumos declarados son: 6,2 litros cada 100 km en ciclo urbano, 4,9 l/100 km en ruta, y 5,2 en el caso del ciclo mixto. Son cifras esperables, bastante buenas. Como producto para el uso en ciudad, el F0 es ideal.


En nuestras mediciones, el consumo en ciclo urbano fue de 7 litros cada 100 kilómetros (producto de un tránsito bastante "espeso" durante los días de prueba), en el extra urbano logramos 5,4 l/100 km, mientras que en el mixto la mejor cifra conseguida fueron unos 5,8 litros cada 100 kilómetros.

El depósito de combustible es algo acotado, con apenas 30 litros de capacidad. Si bien los consumos son bastante bajos, la autonomía no los acompaña. En viajes largos si el conductor tiene "pie de plomo", las visitas a las estaciones de servicio formarán parte del itinerario de paseo.

Comportamiento dinámico

Tampoco hubo grandes diferencias entre este F0 2015 y los anteriores. Sigue teniendo unas suspensiones muy bien resueltas para poder lidiar con el mal estado general de nuestras calles y caminos. Filtra correctamente los empedrados y lomos de burro, especialmente por el perfil 60 de los neumáticos y un despeje al suelo bastante correcto.

La dirección es perfecta para la ciudad, con asistencia hidráulica, aunque con un tacto algo impreciso en movimiento, especialmente en la ruta. De todas formas donde más se destaca es en maniobras de estacionamiento o para dar una vuelta en "U", por ejemplo, gracias a sus 4,9 metros de radio de giro, y al tener las ruedas ubicadas en los extremos de la carrocería.


El motor en tanto, es un aliado para el manejo ágil, especialmente en ciudad, donde se mueve como pez en el agua. A 70 km/h en 5ª trabaja a 2.100 rpm. Si bien se manifiestan algunas vibraciones al ralentí (moderando), y especialmente con el impulsor en frío, una vez que emprendemos la marcha no se lo siente tanto, al menos cuando estamos trabajando por debajo de las 3.500 vueltas.

Algo que siempre digo en este tipo de productos, es que a muchos les puede llamar la atención el repiqueteo del impulsor cuando estamos parados. Pero a no asustarse. Es algo natural, esperable, y típico de todos los tres cilindros del mercado, incluso de aquellos más modernos. Personalmente me gusta el sonido que hacen, y cuando se los apura un poco, hasta son bastante agradables de escuchar.


En ruta en tanto, si bien el F0 no es un producto diseñado para salir a cubrir grandes distancias, para las carreteras y rutas uruguayas muestra un comportamiento satisfactorio. Viaja bien en lo recto, aunque el eje trasero puede llegar a mostrarse algo sensible ante los cambios bruscos de pavimento cuando el estado de la carretera no es el mejor y tiene más parches que paños de asfalto.

Por el contrario, cuando las obras de vialidad están bien hechas, va bien apoyado y con un confort de marcha logrado, y tampoco presenta grandes vicios ante vientos cruzados. Sorprende positivamente el andar que tiene en ruta para ser un citycar cuyo precio no supera los 15 mil dólares, cuando hay algunos productos similares que no pueden decir lo mismo ni por asomo.


Pero por cada elogio, siempre existe un punto negativo. En ruta es un vehículo rumoroso como consecuencia de dos factores: a la baja insonorización acústica en general del habitáculo (ante vientos y rodadura), hay que sumarle que a 110 km/h en 5ª, el tricilíndrico trabaja a unas elevadas 3.700 rpm, haciéndose notar mucho en el interior. Esto es un mal endémico de prácticamente todos los citycars de este segmento, y el F0 no puede escaparse a la regla.

En materia de chasis, conserva la receta usada en previas versiones del modelo, contando con un esquema tipo McPherson independiente adelante y de eje rígido con barra de torsión atrás.


Equipamiento

La gama se compone de dos niveles de equipamiento, GL-i y GLX-i. La primera cuenta de serie con: asiento trasero rebatible enterizo, aire acondicionado, luces diurnas LED, dirección hidráulica, espejos exteriores con regulación manual, faro antiniebla trasero, cuatro apoyacabezas (traseros regulables en altura), cuatro cinturones de seguridad de tres puntos, radio AM/FM/CD/Aux-In, levantavidrios eléctricos delanteros y traseros, sistema de entrada y encendido sin llave keyless, logo trasero iluminado, bloqueo centralizado con bloqueo a los 10 km/h, alarma, y llantas de acero estampado con tazas de 14 pulgadas sobre neumáticos en medida 165/60 R14, entre otros.


La versión probada, que es la GLX-i, agrega o reemplaza sobre el GL-i: llantas de aleación ligera de 14 pulgadas sobre neumáticos en medida 165/60 R14, tacómetro, faros antiniebla delanteros y trasero, luneta térmica, limpia lava luneta, y tapa de baúl.

Seguridad

En todas sus versiones cuenta de serie con doble airbag delantero, frenos ABS, anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles. Para valer U$S 13.000 y monedas, estamos ante una dotación correcta, solo eso. Son bienvenidas las mejoras para los más pequeños, contando ahora con las fijaciones para los sistemas de retención infantil, así como los apoyacabezas, que pasaron de estar "dibujados" en los respaldos, a tener regulación independiente para aquellos que viajen atrás.


El cinturón de seguridad para la plaza central trasera sigue siendo de dos puntos, y el apoyacabezas central brilla por su ausencia. En relación a los frenos son de discos ventilados en el eje delantero y tambores en el trasero.

En relación a la seguridad estructural, a modo de referencia, el C-NCAP le otorgó la calificación de cuatro estrellas al F0. Bien digo "a modo referencial", ya que por ahora no hay pruebas realizadas sobre este modelo por parte de organismos independientes e internacionales, como pueden ser Global o Latin NCAP.


Precio, garantía y competidores


La versión probada GLX-i se comercializa a un valor de U$S 13.490, mientras que por debajo se ubica el nivel GL-i, que se ofrece a U$S 12.490. La garantía es una de las más extensas del mercado local, con 5 años o 100.000 kilómetros. Estamos hablando de una garantía incluso más amplia que muchas marcas premium.

Rivales le sobran al más pequeño de la familia BYD. Los de esta variante tope de gama son ,los siguientes: Chana Mini Benni 1.0 A31A (U$S 12.499), Chery New QQ 1.0 Luxury (U$S 12.690), Chevrolet Spark 1.0 LS (U$S 14.990), Geely LC 1.0 Safe GB (U$S 13.590), JAC J2 1.0 Luxury (U$S 12.990), Suzuki New Alto K10 GLX (U$S 13.990), y Suzuki Celerio 1.0 GA (U$S 13.990).


Obviamente que la oferta del segmento A es variada y que el F0 tiene argumentos fuertes en relación a los consumos bajos, el diseño atractivo, pero especialmente en su relación precio/producto/garantía. Es una buena opción para un público joven que quiera acceder al primer 0km, así como también cumple correctamente con las expectativas de un segundo o tercer auto de la casa.

Por otro lado, es para destacar la política de BYD en relación a las mejoras de este producto. Cada F0 lanzado fue "puliendo" pequeñas cosas a mejorar del anterior, y que en gran parte eran reclamos de usuarios del producto. La falta de los levantavidrios eléctricos traseros (o al menos que se pudieran bajar), la incorporación de anclajes infantiles, o el ruido metálico que transmitía la caja de cambios. Todos pasaron de ser problemas, a problemas solucionados por escuchar al cliente. Ojalá muchos siguieran el ejemplo.



A favor
  • Andar en ciudad
  • Diseño
  • Consumos reducidos
  • Garantía
  • Mejoras en seguridad y confort
  • Relación precio/equipamiento/garantía

En contra
  • Respaldo trasero enterizo
  • Depósito de combustible pequeño
  • Dirección algo imprecisa
  • Insonorización general en ruta

FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 998
Número de cilindros: 3
Número de válvulas: 12
Relación de compresión: 10,5:1
Diámetro x carrera (mm): 71 x 84
Inyección: indirecta multipunto secuencial
Potencia máxima (cv/rpm) 67/6.000
Torque máximo (Nm/rpm) 90/4.000-4.500
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco velocidades
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia hidráulica
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: independiente tipo McPherson
Trasera: eje rígido con barra de torsión atrás
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 165/60 R14
Rueda auxiliar: 165/60 R14
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 151
Aceleración 0/100 km/h (s) N/D
Consumo (l/100km) Urbano: 6,2 - Carretera: 4,9 - Mixto: 5,2
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 140
Peso en vacío (kg) 870
Peso en orden de marcha (kg) N/D
Largo total (mm) 3.460
Ancho total (mm) 1.618
Alto total (mm) 1.465
Distancia entre ejes (mm) 2.340
Capacidad del tanque de combustible (l) 30

Galería: BYD F0 1.0 GLX-i  | Créditos:  Autoblog, Diego Olivera (diegomolivera.tk).

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Faros antinieblas delanteros y trasero
Llantas de aleación de 14 pulgadas
Luces diurnas LED
SEGURIDAD
Airbags delanteros
Apoyacabezas delanteros fijos y traseros regulables en altura (4)
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Cinturones traseros de 3 puntos con limitador de esfuerzo (2) y central abdominal (1)
Frenos ABS
CONFORT
Aire acondicionado
Bloqueo centralizado con bloqueo a los 10 km/h
Cuatro parlantes
Dirección asistida hidráulicamente
Espejos retrovisores externos con regulación manual
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros
Limpia lava luneta
Logo trasero iluminado
Luneta térmica
Radio AM/FM/CD/MP3/Aux-In
Respaldo trasero rebatible enterizo
Sistema de entrada y encendido sin llave keyless
Tacómetro
Volante regulable en altura

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 13.490. Garantía: 5 años o 100.000 km

COMERCIALIZA:

Sadar S.A. Paysandú 1083. Tel. 29020843. Web: www.byd.com.uy