Contacto: Peugeot New 308 1.6 THP

viernes, 14 de marzo de 2014



Autoblog fue el primer medio uruguayo en probar el New 308 incluso antes de su llegada a Uruguay.
Mientras el New 308 acaba de llegar a Uruguay, Autoblog ya pudo probarlo antes que nadie en Suiza. Durante algo más de 300 km nos subimos al lanzamiento más importante de Peugeot para este año, ya que esta segunda generación se renueva casi por completo. Primeras impresiones de manejo, tras el salto.


Desde Ginebra (Suiza) - El lanzamiento de la segunda generación del Peugeot 308 -o New 308 como le dicen los muchachos de marketing- es un antes y un después para la casa francesa. Conocida internamente como T9, la nueva versión del hatchback francés se produce en la planta de Sochaux, a unos pocos kilómetros de Suiza, donde pude manejarlo hace unos días atrás, mientras se le entregaba en el Salón de Ginebra, a unos metros de la sala de prensa donde estaba escribiendo, el premio "Car of the Year 2014" (ver nota).

A su vez es el primer producto de la marca del león en estrenar la nueva plataforma modular del Grupo PSA denominada EMP2 (ver nota), gracias a la que logra un ahorro de peso, así como también al uso extensivo del aluminio, perdiendo así hasta 140 kilogramos con respecto a la generación anterior. Y plataforma de por sí sola ya ahorra unos 70 kilogramos, así que la dieta fue en serio.


También se lo nota más germano que francés, y aunque parezca arreglado ir hasta un terreno neutral entre Alemania y Francia, a probarlo parece una gran ironía, pero también fue un interesante experimento. Y les confieso que no fue adrede, simplemente se alinearon los astros.

Mientras por estos días está llegando el New 308 a Uruguay, Autoblog se convirtió en el primer medio local en poner sus manos en el nuevo compacto de Peugeot, incluso antes de que se presentara, en la misma configuración que tendremos en el mercado nacional, la 1.6 THP de 156 cv de potencia, asociada a una transmisión manual de seis relaciones.


A modo de anticipo, ya que más adelante le haremos una prueba como corresponde, vayamos con las primeras impresiones del modelo. Previo a eso, tengo que darle las gracias a José Luis Donagaray, gerente de marketing y ventas de Sadar, y a Thomas Merchant, encargado de la comunicación internacional de Peugeot Automobiles, así como también al personal del concesionario Bymycar Acacias S.A. en Ginebra que hicieron este contacto en Suiza posible.

Exterior

Debo confesarles que disfruto más cuando tengo que escribir de un auto completamente nuevo, que de uno que ya probé o un "derivado de". Y el New 308 tiene el anglicismo bien puesto. Porque en casi la totalidad de sus partes, y en especial por fuera, es completamente nuevo.

Al igual que pasara con el 208 frente al 207, el nuevo 308 es más ligero pero también más compacto que la generación anterior. Con sus 4,253 metros de largo, 1,804 metros de ancho y 1,457 metros de altura, es 2 cm más corto y 3 cm más bajo que su antecesor. La distancia entre ejes de 2,620 m en tanto, representa un aumento de 16 mm frente al 308 anterior (ver prueba).


El cambio de diseño apunta a un estilo más maduro, conservador, y hasta se lo puede etiquetar como "alemán", en clara señal a su principal oponente, el Volkswagen Golf 7. Sin embargo, el 308 tiene cierto carácter propio, y claramente verlo en persona ayuda mucho más que en imágenes. Es un auto más serio, y también más refinado que el anterior, así como pierde la silueta de monovolumen del modelo que reemplaza.

El frontal recibe trazos similares a los de los 2008 y 508, y (en Europa) se destaca la presencia de faros LED de serie en las variantes más equipadas, como la probada, con luces diurnas también de diodos. El lateral muestra una línea de cintura casi recta, combinada con líneas más dinámicas como la que recorre los tiradores de las puertas. Las llantas de aleación de 17 pulgadas denominadas "Rubis" de nuestra unidad iban montadas sobre neumáticos Michelin Alpin en medida 225/45 R17.


La zaga se ve robusta, ancha, y plantada, incluso más que el primer 308. Los faros son horizontales, rectangulares, bastante generosos en tamaño, y al igual que el frontal, llevan ópticas LED. La luneta abandona las formas curvas y es algo más pequeña que la del modelo actual. Eso más el pilar C grueso, dificulta las maniobras de aparcamiento, que deben ser asistidas por dos ítems que el modelo -por suerte- lleva de serie: la cámara de reversa y los sensores de estacionamiento posteriores.

Interior

Si sos uno de los detractores del habitáculo i-Cockpit (ver video) del 208, aquel con el volante pequeño -y divertido de usar- con el instrumental casi pegado al parabrisas, te tengo malas noticias: el 308 se vale del mismo recurso. Pero a diferencia de aquel, los diseñadores e ingenieros de Peugeot supieron solucionarle algunos inconvenientes menores que tenía. Por ejemplo, el aro ya no tapa la parte baja del tablero, sino que se ve todo el instrumental sin problemas, o al menos así fue en mi caso.

Algo que festejo es que pedalera no tiene los vicios típicos de otros Peugeot, con esos embragues largos. En el New 308 es todo más "alemán", con pedales cortos, y permite ser más preciso con los pies a la hora de manejar. En lineas generales al contar con regulaciones múltiples -y con gran rango de ajustes- de volante y butaca, cualquier homo sapiens se podrá sentar a gusto.


Del habitáculo lo que más tiempo me llevó acostumbrarme fue al instrumental, y por un detalle muy francés: la aguja del tacómetro corre a la inversa de lo "normal", es decir, yendo a bajas vueltas, a primer golpe de vista parece que estuvieras conduciendo "al corte". Lo curioso es que los relojes del tablero no quedan simétricos en funcionamiento, pero sí cuando se está parado.

Lo otro "raro" del interior del 308 es la consola central, reducida a su mínima expresión de botones y teclas. ¿Por qué? La razón está en la enorme -y bien digo, enorme- pantalla de 9,7 pulgadas que domina la mayoría de las funciones del auto. En total, quedaron seis teclas en todo el centro de la consola. El acostumbrarse a la pantalla lleva un rato, en especial cuando abundan tantas funciones en ella. Un par de minutos y se torna sumamente intuitiva. Destaco que en la unidad probada contaba con las Peugeot Apps, dedicadas a darnos información del tránsito, el clima, etc. todo on line. Obviamente, esto es exclusivo en Europa por ahora.


Otra de las funciones que integra la pantalla fue un aliado para un uruguayo en Suiza, el GPS, que tuvo un funcionamiento correcto, pese a que en algunas calles de Ginebra, me obligaba a doblar en direcciones que las señales de tránsito no permitían. Pero sacando de lado esos pequeños errores de cartografía, el sistema es muy claro en sus indicaciones y la pantalla deja ver bien por donde va uno.

La calidad de materiales frente al anterior 308 es definitivamente un paso adelante y posiblemente lo primero que uno percibe al sentarse a bordo. Hay más cuidado en los detalles, las puertas al cerrarse dan una sensación de solidez mayor, y si nos centramos en el habitáculo propiamente dicho, hay más materiales blandos que antes, y en el caso de nuestra unidad, había que sumarle los tapizados de cuero con Alcántara, que aumentan todavía más la sensación de "más calidad".


Al perder ese aspecto de monovolumen de la generación anterior, las plazas traseras se vieron algo reducidas en la altura de la cabeza al techo, pero tampoco para calificarlas como justas o pobres, sino que ahora están en la media del segmento C. La plaza central sigue siendo la más apretada, pero el espacio para las piernas es algo más holgado que en el previo 308 y eso ya es algo para destacar en un auto que tiene varias cotas menores que su antecesor.

Inversamente, el baúl es una de las medidas que más creció frente al primera generación. De unos correctos 348 litros, ahora pasa a unos más que generosos 420, quedando como uno de los más grandes del segmento C. En caso de precisar más volumen, se pueden abatir los respaldos traseros en proporción 60:40, y quedarse con 1.228 litros. En Europa el New 308 lleva un auxilio acorde a las condiciones de los caminos que tienen, es decir, un temporario en medida 125/ 85 R16, pero en Uruguay lleva una 225/45 R17 incluso con llanta de aleación. Es decir, una solución acorde con las calles que tenemos acá.


En ciudad

Previo a arrancar con el comportamiento del 308, es menester saber qué tiene debajo del capot. Al abrirlo nos encontramos a un viejo amigo de Autoblog, el EP6CDT, que en la jerga es el 1.6 turbo de PSA/BMW, y que con esta es la novena vez que probamos. Es uno de los pocos elementos que quedó del 308 anterior, y como equipo que gana no se toca, en la segunda generación el mil seis turbo repite titularidad en el plantel.

Sigue siendo uno de mis motores favoritos, no lo puedo negar, y en el New 308 le calza como un anillo. Es elástico y económico como pocos 1.6, con una respuesta inmediata ante los reclamos del pie derecho, así como con una entrega del par constante desde los rangos más bajos de revoluciones. La caja también está a la par del impulsor, con cambios más bien cortos, y de escalonamiento preciso. Creo que en este sentido el producto de Peugeot mantiene un argumento muy sólido en relación al conjunto moto-propulsor respecto a la generación previa.


Como algunos ya casi sabemos de memoria, esta mecánica cuenta con una cilindrada de 1.598 cc, con tecnología VTi, y turbo twin-scroll de alta presión (THP). Es capaz de erogar una potencia de 156 cv a 6.000 rpm y un par máximo de 240 Nm a las 1.400 vueltas. Va asociado a una transmisión manual de seis relaciones, y la tracción, es delantera.

Fábrica declara un 0-100 km/h en 8 segundos, una velocidad final de 215 km/h, y un consumo mixto de 5,4 litros cada 100 km, con un tanque que ofrece 53 litros de capacidad. Durante mis tres días de uso conseguí unos correctos 6,6 l/100 km en promedio, y debo confesarles, el tránsito en Ginebra -y más en horas pico- es una pesadilla. El peso en orden de marcha está en 1.165 kg.


En el andar urbano lo primero que se agradece es el volante pequeño. Cuenta con una asistencia perfecta, como alumno estudioso. No es tan artificial como otras direcciones electroasistidas, y permite doblar poniendo las ruedas donde uno quiere y siempre firme a altas velocidades, mientras que es tan ligera cuando está detenido, que se la puede girar enganchando un dedo. Literalmente.

Pasando a las suspensiones, acá también al igual que el diseño recurre a una receta muy alemana, y no es precisamente la del mejor wiener schnitzel, sino que es buscar el punto justo entre la dureza y el confort. Y vaya que si lo logra.


Honestamente es sin temor a equivocarme es el Peugeot con el comportamiento dinámico más equilibrado que hay en el mercado en mucho tiempo. En Ginebra los rieles de los tranvías son moneda corriente, y en el 308 apenas si se sentían, pese a contar con neumáticos de perfil 45. Habrá que ver en las calles uruguayas si tiene el mismo aplomo. Apuesto los 40 francos suizos que me quedaron de clavo a que sí.

En ruta

Ya al abandonar las calles de Ginebra, el 308 evaluado salió a la ruta, en especial la que va hasta el pequeño pueblo francés de Thonon Les Baines, a 40 km de Ginebra, donde hice base para no ser asaltado por el costo de vida turística suiza.


Pero dejando de lado eso, veamos cómo se porta el New 308 al tomar la carretera. Nuevamente, al igual que en ciudad se aprecia un esquema de suspensiones tirando a firme, pero sin olvidarse del clásico confort que se busca siempre en un producto francés, es decir, más cerca de lo blando que de lo duro. Es una mezcla perfecta, y si alguien tiene el viejo 308, la referencia que le puedo dar es que este New 308 es un poquito más duro, pero también más franco en sus reacciones. El tren trasero puede manifestar algunas asperezas mínimas, pero solo ante pozos, vías de tren, o cortes de la calzada.

Me tocó circular por caminos bastante trabados en tramos de montaña, y acá es donde pude comprobar el buen trabajo que tiene en materia dinámica el auto. No tiene tendencia a subvirar, y ante curvas encaradas a velocidades de ruta, transmite un aplomo y confianza digno de un auto de mayor porte, pero con el dominio de un compacto. Nobleza obliga, el 308 anterior era un muy buen producto en este sentido, pero el New 308 lo supera con creces.


El esquema de suspensiones es similar al que llevara la primera generación, con un tren pseudo Mc Pherson, adelante, en tanto que atrás se vale de un eje a traviesa deformable.

Equipamiento

A Uruguay el New 308 llega con el nivel Active, que entre varios ítems de serie, se destacan los siguientes: seis airbags, frenos ABS, asistente al frenado de urgencia AFU, monitoreo de presión de neumáticos, repartidor electrónico de frenado REF, controles de estabilidad (ESP) y tracción (ASR), anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, Hill Assist, cuatro levantavidrios eléctricos con sistema "one touch", asientos delanteros con ajuste de altura y lumbar para conductor, indicador de cambio optimo (GSI), computadora de a bordo, climatizador automático bi-zona con mandos táctiles, cierre centralizado de puertas con comando a distancia, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, freno de estacionamiento eléctrico, dirección asistida eléctricamente, luces diurnas LED, ópticas traseras LED, espejos con regulación y plegado eléctricos, faros antiniebla delanteros y trasero, pantalla táctil SMEG de 9,7" con kit manos libres, reproducción de audio AM/FM/MP3/Aux-In/USB/GPS, visualización de fotografías y audio streaming vía Bluetooth tanto para música como para telefonía, seis parlantes y mandos al volante, encendido automático de luces, regulador y limitador de velocidad, ventanillas traseras y luneta oscurecidas, espejo retrovisor interno electrocrómico, tapizados en tela "Metax", limpiaparabrisas automático con sensor de lluvia, sensores de estacionamiento traseros, cámara de retroceso con visualización en pantalla, techo cielo panorámico, asiento trasero rebatible 1/2-2/3, llantas de aleación "Rubis" diamantadas de 17 pulgadas con neumáticos 225/45 R17, entre otros ítems.


El evaluado en Europa era un Féline, es decir, uno algo más equipado. Frente al que tenemos desde ayer en Uruguay sumaba: ópticas full LED, asientos delanteros deportivos, sistema keyless de entrada sin llave, encendido/apagado por botón, la función Peugeot Apps, tapizados en combinación de cuero con Alcántara, los sistemas de alerta de ángulo ciego y de riesgo de colisión con frenada automática de emergencia, así como los apliques cromados en las ventanillas. El resto es idéntico al que se comercializa acá.

Precio y competidores

Como ya sabrán si leyeron la nota lanzamiento de la mañana (ver nota) de este "día del New 308", sabrán que a nuestro mercado llega por el momento en una sola versión denominada Active, con el mismo motor que probé en Suiza, a un precio de U$S 40.000, valor que lo deja entre los más caros del segmento.


Mientras en Europa tiene rivales como el Ford Focus o el Volkswagen Golf 7, que durante 2014 también llegarán a Uruguay, el 308 por el momento tiene en nuestro mercado a los siguientes modelos a los que enfrentarse: Chevrolet Cruze 5 1.8 LTZ M/T (U$S 35.590), Citroën C4 1.6 VTi Seduction Plus (U$S 35.690), Hyundai i30 1.6 CVVT Premium M/T (U$S 39.900), y Renault Mégane III 2.0 Privilège Plus M/T (U$S 34.600).

La garantía es de 2 años o 50.000 km (extensible a 5 años o 120.000 km por U$S 650 + IVA). Como ya dije al principio de esta nota, más adelante le realizaremos una prueba más extensa al New 308, para evaluar mejor al producto, y según los estándares de calles de la Suiza vernácula del continente sudamericano.


A favor
Diseño
Calidad de materiales
Comportamiento dinámico
Prestaciones y rendimiento del motor
En contra
Precio algo elevado
Visibilidad trasera limitada
Gama reducida a una sola versión
Galería: Peugeot New 308 1.6 THP