Prueba: Audi Q2 Basic 1.0 TFSI S tronic

viernes, 5 de octubre de 2018



Probamos al más pequeño de la familia Q de Audi, el Q2. Probamos a la variante Basic 1.0 TFSI S tronic.
Con la excusa de su actualización de gama y dos años después de haberlo probado en su presentación internacional, nos volvimos a subir al Audi Q2. Evaluamos durante cinco días y por más de 860 kilómetros a la variante de acceso denominada Basic con el impulsor 1.0 TFSI de 116 cv de potencia.

Tal vez casi nadie recuerde un concepto llamado Crosslane Coupe que Audi presentó en el Salón de París de 2012, pero ese ejercicio de diseño anticipaba lo que cuatro años después iba a ser el Q2 que conocemos ahora. La versión de calle de este SUV compacto salió a la luz en el Salón de Ginebra de 2016 (ver nota) y su principal atractivo radicaba en un diseño diferente al resto de los modelos "Q" de la marca alemana.

Autoblog tuvo la chance de ser el primer medio uruguayo en conocerlo en su presentación internacional en Zúrich, Suiza (ver apuntes del lanzamiento) y además manejarlo (ver contacto) con dos de sus mecánicas más potentes, un 1.4 TFSI de 150 cv y un 2.0 TDI de 190 cv. También ahí se estaban pudiendo probar otras mecánicas como un tricilíndrico turbo 1.0 TFSI de 116 cv, pero que a los medios latinoamericanos no dejaban ni acercarnos con la excusa de que "ese motor es solo para el mercado europeo, nunca va a llegar a Latinoamérica".


Apenas un año después esa declaración perdería sentido por completo cuando Audi Uruguay comenzó a importar las primeras unidades del Q2 a nuestro mercado. Se puso a la venta en junio del 2017 con dos versiones llamadas Basic y Design, ambas equipadas con ese motor que nunca iba a llegar a estas costas, acoplado a una transmisión automática secuencial de doble embrague S tronic con siete marchas (ver lanzamiento).

El Q2 llegó desde Ingostadt sin hacer mucho ruido y pasó bastante desapercibido en la catarata de lanzamientos del año pasado. Sin embargo, con la excusa de una actualización de gama para el "año-modelo" 2019 que se presentó hace unas semanas atrás (ver lanzamiento), es que volvimos a encontrarnos con este producto para su evaluación en "no-Europa" y a continuación se transcribirá su análisis.


Exterior

Una de las cosas que más disfruto de asistir a las presentaciones internacionales o regionales es poder tener la chance de manejar autos en lugares remotos o también de poder conversar con los tipos que crearon lo que la marca está mostrando en ese momento. Es casi como ir a un restaurante, comer un plato delicioso y después tomarse un café con el chef.

En el lanzamiento internacional del Audi Q2 pude charlar en una cena veraniega al aire libre con Matthias Fink, el responsable del diseño, y ahí pude sacarme muchas dudas de ese estilo tan particular que tiene este producto. Pero hubo tanta comida y vino en esa cena, que para serles francos, no recuerdo nada. Por suerte sí grabé una parte antes de comenzar con la bacanal.


Fink contaba que decidieron desarrollar un nuevo lenguaje para el estilo del Q2 que no se condiga con ningún otro modelo de la gama. Y en lo personal, creo que no solo lograron eso, sino que también es uno de los SUVs más simpáticos de la familia Audi, aunque también soy consciente de que es un diseño de esos que "te gusta o no", no admite términos medios. Debo admitir que estoy entre los primeros.

Visto de frente lleva dos grandes entradas de aire (falsas) y al centro la parrilla Singleframe en una posición elevada y con una forma octogonal que rompe con el estilo tradicional de las trompas de Audi. Es más tosco y rectilíneo. En las unidades que probé en Suiza tenían los grupos ópticos LED, mientras que la unidad 1.0 TFSI que ahora usé en Uruguay, llevaba faros halógenos, quedando los diodos para la versión Design más equipada.


El perfil mantiene esa clásica proporción de chapa y superficies vidriadas de los Audi (⅔ de acero, ⅓ de cristales), pero con una diferencia. Los diseñadores decidieron hacer la línea de cintura quebrada en dos niveles, y no recta. Esto le otorga al Q2 un estilo algo más rupturista para una marca conocida por sus diseños clásicos y conservadores. En la versión Basic este perfil va acompañado de llantas de aleación de 17 pulgadas con diseño de 5 radios en "V" sobre neumáticos Bridgestone Turanza T001 en medida 215/55 R17.

Lo otro que destaca en el lateral del Q2 es el pilar C que busca hacer referencia a los Side Blades que remiten los R8, que en el nivel Basic van pintados en una pintura mate llamada Gris Titanio, y que en el Design pasa a ser en pintura Gris Manhattan metalizada. Es una interesante solución de diseño, pero en la práctica el ancho de este sector de la carrocería más la luneta pequeña, le juegan en contra en relación a la visibilidad hacia los ¾ posteriores, en especial al entrar en una calle o querer maniobrar en un estacionamiento. La cámara de retroceso más los sensores de estacionamiento (que en el nivel Basic son delanteros y traseros) serán los mejores aliados para paliar este problema.


En relación a las dimensiones, es sabido que el Q2 (por lógica numérica) es más pequeño que un Q3, pero ambos están dentro del segmento C. Sin embargo, el posicionamiento que Audi busca darle es entre los A3 Sportback y el Q3, ya que tiene más de hatchback que de SUV puro. Mide 4.191 mm de largo, 1.794 mm de ancho y 1.508 mm de alto. La distancia entre ejes, en tanto, es de 2.601 milímetros. 

Si lo comparamos con el primero, es 130 mm más corto, pero en contrapartida es apenas más ancho y alto (9 y 83 mm respectivamente). La batalla, en tanto, es la misma de un A3 Coupé y 35 mm menos que la del Sportback. Frente al Q3, en tanto, su hermano menor mide 197 mm menos a lo largo, 37 mm a lo ancho y 100 mm a lo alto. Y aunque no parezca, la distancia entre ejes del Q2 es solo 2 mm menor que la del Q3.


Interior

Si bien -por ahora- este será el primer escalón de la familia Q de Audi, no significa que se haya resignado dinero a la hora de diseñar y poner a punto el habitáculo. Encontramos la clásica calidad de la marca, en donde abundan los plásticos de inyectados blandos y aquellos más rígidos se perciben sólidos y duraderos. Es un interior similar al visto en los A3 con algunos toques del A1, tanto en terminaciones como layout.

Aunque por el precio de este Q2 se podrían pedir regulaciones eléctricas, la posición de manejo que permiten los ajustes manuales que tienen los asientos delanteros, es muy buena. Es un producto tan versátil como cómodo de utilizar. Si bien Audi insiste en llamar al Q2 un SUV, al volante deja la sensación de ser un hatchback pero apenas un poco más alto. Y en lo personal, no creo que sea algo tan malo.


El amplio rango de regulaciones que permite tanto la columna de dirección (en altura y profundidad) como de la butaca demuestran que es un producto para cualquier anatomía, porque deja bajar o subir mucho el asiento. Por el precio de esta versión lo que sí se echa de menos, es un ajuste lumbar, al aunque sea manual, pero es algo que ni siquiera el Q2 más equipado que se vende en Uruguay ofrece.

El instrumental es bien clásico y alemán. Lleva dos relojes analógicos (tacómetro y velocímetro) y dos medidores digitales (combustible y temperatura del líquido refrigerante), acompañados por un display que alberga muchísimas funciones de la computadora de a bordo. Además la lectura es perfecta tanto de día como de noche de todo el cuadro. En otros mercados ofrece el genial display de 12,3 que la marca denomina Audi virtual cockpit, pero para Uruguay no está disponible ni como opcional. Una pena.


Siguiendo con las pantallas, la consola central lleva en su parte superior una pantalla de siete pulgadas que a diferencia de los Audi más antiguos, ya no se esconde cuando no la usamos, sino que ahora está fija. Y tampoco es táctil, pero no es algo que me quite el sueño tampoco. Cuenta con CD/USB/SDXC/Aux-In/MP3/WMA/AAC/AM/FM/Bluetooth, audio streaming y controles por voz. La operación de todas sus funciones se hace desde el clásico sistema MMI mediante una interfaz muy intuitiva y fácil de operar con la conocida disposición de "ruedita con teclitas". 

¿Algo para reclamarle? Sí, el navegador satelital integrado o algún sistema para duplicar pantallas de smartphones. Esperemos que se resuelva a la brevedad. En materia de audio de serie equipa el sistema Audi Sound System con 10 altavoces, subwoofer, y amplificador de seis canales con una potencia total de 180 watts. Todo lo que pongamos suena de maravillas. Desde algo de esas dudosas bandas teen, hasta las maravillas que hacía el viejo y querido Bruce Springsteen.


Las plazas traseras del Q2 son de nuevo, un claro reflejo de donde se posiciona dentro de la gama Audi. Son más amplias que las de un A3 Sportback, pero algo más pequeñas que las de un Q3. El espacio para adultos en los asientos laterales es bastante bueno, con lugar para las piernas y cabezas. Por lo tanto, si llevamos niños en estas plazas, el espacio será de sobra.

Ya si pasamos a la plaza central, el Q2 muestra uno de los puntos flacos del interior, ya que la altura de la cabeza al techo es menor y el respaldo es más duro, mientras que el lugar para las piernas se ve limitado por un generoso túnel central que se justifica en las versiones con tracción quattro, mas no en aquellas que tienen tracción delantera (como el 1.0 TFSI probado).


El espacio de cargas, en tanto, cuenta con unos más que interesantes 405 litros, bastante más que algunos SUVs de segmento C generalistas e incluso que algunos hatchbacks premium de segmento C. Sin ir más lejos, tiene 25 litros más que un A3 Sportback. De no ser suficiente puede ampliarse a 1.050 litros de capacidad rebatiendo el respaldo trasero en proporción 60:40.

El baúl cuenta con un piso doble y por debajo, uno de los pocos puntos criticables del Q2: el auxilio, ya que cuenta con uno de uso temporario. Es un Hankook S300 en medida T125/70 R19. Voy a ser justo, peor sería una runflat, pero mucho mejor sería una auxiliar -aunque sea de chapa- con un neumático convencional al menos con una pisada menos despareja.


Motor y transmisión

Como dije en el prefacio de este análisis, el motor del Q2 que tenemos en Uruguay no se suponía que iba a llegar a Latinoamérica. Pero como verán, llegó. El 1.0 TFSI (Turbocharged Fuel Stratified Injection), combina un turbocompresor, distribución variable, inyección directa e intercooler. En la interna del Grupo Volkswagen al impulsor se denomina EA211 R3, siendo la "R" por "Reihe", que traducido del alemán al español significa "línea". El "3", es por la cantidad de cilindros, claro está.

Si les resulta conocido este impulsor es porque en Uruguay no es novedoso. También lo ofrece el Volkswagen up! TSI (ver contacto), aunque con algunas mejoras en términos de potencia y par frente al que tiene aquel pequeñito. En otros mercados también se usa en todos estos otros productos: Volkswagen Golf, up GTI, Polo, Virtus y T-Roc, Audi A1 y A3, Seat Ibiza, Arona, Toledo, Ateca, y Leon, Škoda Fabia, Rapid, y Karoq.


En el Q2 es capaz de erogar 116 cv de potencia, entre las 5.000 y 5.500 rpm, y de producir un par máximo de 200 Nm presentes entre las 2.000 y 3.500 vueltas. Si bien en otros mercados también se acopla a una transmisión manual de seis relaciones, en el nuestro solo se ofrece con una transmisión automática secuencial de doble embrague y siete relaciones S tronic, que no puede comandarse mediante levas al volante porque no tiene. Es cierto que muchos se le reclamarían a esta combinación mecánica, pero la realidad es que pocos clientes de esta versión ni siquiera se animen a usarlas.

Sé que muchos dudarán de la performance de este motorcito en el Q2, pero antes de contarles eso solo les diré algo como anticipo: es tan bueno este motor, que se llevó el "International Engine of the Year 2018" en la categoría "sub-1 litro", ganándole por 16 puntos al EcoBoost 1.0 de Ford, un motor que venía ganando este galardón de forma ininterrumpida desde el año 2012 hasta el 2017. 


¿Y cuál es el comportamiento de este motor preguntarán? Hay un avance enorme en varios aspectos: insonorización, vibraciones, suavidad, respuesta y diversión de manejo respecto a otros tricilíndricos menos modernos. En el primer punto encontré que el impulsor va mejor aislado del habitáculo teniendo que pisar muy a fondo el acelerador y llevando al 1.0 por encima de las 5.000 vueltas para percibir si tenemos tres o cuatro cilindros debajo del capot, porque emite ese clásico ronroneo rasposo de los tricilíndricos. Es más, a dos personas les tuve que decir que era un 1.0 tres cilindros porque no se notaba mientras el Q2 se movía.

Su respuesta es bastante suave, y solo por debajo de las 1.500 vueltas es algo remolón para romper las inercias más que nada, cosa que realiza con una primera marcha cortísima. Pero cuando el torque máximo entra en acción, se lo nota mucho más ágil de lo que se podría suponer en los papeles. Es uno de esos motores que acallan prejuicios construidos de leer una ficha técnica solo con salir a usarlos. Entre las 1.500 y 3.500 rpm se encuentra su rango ideal de trabajo y es ahí donde la caja S tronic lo hace trabajar más a gusto.


Ya que la menciono, al igual que otras similares, esta doppelkupplungsgetriebe, no conoce lo que son los patinamientos y todas las marchas pasan con una suavidad tal que pareciera que tuviera miel entre los engranajes. De todas formas, es la primera vez que la utilizo con un tricilíndrico y el "matrimonio" tiene algunos tironeos mínimos en movimientos de baja velocidad, como estacionamientos o al llegar a los semáforos.

Pese a esto no me cansaré de repetirlo, las S tronic de Audi y DSG de Volkswagen (que son la misma caja, genios del marketing) están entre las mejores (o tal vez las mejores) cajas de doble embrague que se pueden comprar hoy de forma masiva. También están las PDK de Porsche, que son hermanas aristócratas y más veloces incluso que estas, pero eso es harina de otro costal, así como la nueva DKG Steptronic de BMW Group, que le pelea palmo a palmo a las de VAG.


Según Audi, este 1.0 TFSI entrega las siguientes prestaciones: una velocidad final de 197 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 10,3 segundos. En materia de consumos, fábrica declara en ciudad 5,9 litros cada 100 km, en ruta 4,7 litros cada 100, mientras que en el ciclo mixto, homologa unos más que promisorios 5,1 l/100 km.

Durante la prueba pude sacar unos números algo más altos que lo que declara Audi, pero de todas formas brillantes si consideramos el peso, la potencia y cilindrada del modelo. Este Q2 logró 7,0 l/100 km en ciudad, 4,3 l/100 km en ruta, y en el promedio, 5,6 litros cada 100 km. El peso en vacío es de 1.240 kg, mientras que el depósito de combustible lleva 50 litros, que para que se hagan una idea, entre uso rutero y de ciudad intenso, me duró casi 750 kilómetros hasta llegar a la reserva.


Comportamiento dinámico

Si bien el Q2 es un producto nuevo, las sensaciones que deja este impulsor son muy similares a las vistas en otros productos del grupo alemán y en especial en comparación con el A3 Sportback. No es casualidad, dado que ambos utilizan la plataforma modularer querbaukasten, o MQB, para ahorrar la ignorancia sobre el idioma alemán que tenemos algunos.

Y no es algo malo. Todos los productos que la usan siempre se caracterizaron por ser eficientes y confortables para usar, y el Q2 no escapa a estas apreciaciones. El esquema de suspensiones en esta versión tiende hacia la suavidad de marchas, y asistida por unos neumáticos de 17 pulgadas con perfil 55, resultan en el maridaje perfecto para sobrevivir al estado de nuestras calles llenas de parches y pozos. El despeje al suelo también ayuda a esto, con 147 milímetros. Son 22 mm más que en un A3.


Tampoco se manifiestan sequedades de ninguno de los dos trenes, pero ante algunos cortes de la calzada serán los neumáticos los que transmitan algunos rebotes, que de todas formas no logran generar incomodidades. Hay que tener en cuenta algo que Audi viene haciendo con sus modelos más accesibles y es que los que tienen menos de 150 cv, llevan en el eje trasero brazos interconectados con disposición semi-independiente y no un esquema multilink. En el Q2 la diferenciación es otra: cuando es tracción delantera, no tienen la multibrazos posterior. Sí la utilizan, en cambio, cuando la tracción es la integral quattro.

Es un caso de planteo similar al del A3 para sus versiones más potentes y las menos potentes, y como ya dije en las correspondientes pruebas de los A3 con y sin multilink trasero, solo en situaciones muy extremas se pueden encontrar las diferencias, para el cliente promedio no las habrá. Por eso a nivel dinámico el Q2 aprueba con muy buena nota de todas formas, más si consideramos que no es un producto pensado para lograr prestaciones deportivas ni por asomo. Aunque sí tiene un truco escondido.


Si bien desde el chasis no es un vehículo "divertido" de manejar, logra ser entretenido por otro factor: la dirección es electromecánica progresiva y la toma prestada de los S3 (ver lanzamiento). Y aunque suene insólito, es de serie en todos los Q2, sin importar la motorización o tracción que lleven, incluso con este 1.0 TFSI. Sin dudas es uno de los puntos más destacables de un producto que apunta a un uso práctico y urbano, permitiendo encontrar una cuota mínima de diversión al manejo.

Como bien dice su nombre, al tener asistencia progresiva muestra una respuesta bastante más rápida y ágil que cualquier otra que se base en la bendita electrónica. Esta tecnología permite conducir por calles estrechas o estacionar girando el volante con un esfuerzo mínimo, porque varía el ángulo de la dirección en función de la velocidad, además de también modificar la dureza, como lo hacen otros sistemas con asistencia eléctrica. Toma las curvas con mucha agilidad, aunque no tiene, como dije más arriba, un seteo deportivo.


A nivel mecánico, la transmisión acompaña con relaciones cortas y que van al galope producto de la rapidez de funcionamiento del sistema S tronic. La sexta y séptima marcha sirven para darle aire al 1.0, permitiéndole ir a unos 70 km/h a 1.600 vueltas en D7, mientras que si movemos el selector al modo "S", a igual velocidad circulará en S6 a 1.850 rpm. Además la caja también cuenta con un modo manual que va indicando el cambio óptimo para tener la mejor combinación de respuesta y consumo del motor.

Si abandonamos la ciudad, esta mecánica sabe defenderse mejor de lo que aparenta, y está pensada junto a la caja S tronic para ser un combo ideal de consumo y comodidad de conducción, aunque es obvio que no estamos ante un vehículo muy veloz, sino eficiente y que cumple con su cometido. A unos 110 km/h constantes, el motor trabaja en D7 a unas 2.200 rpm, mientras que en el modo "S", pasa a S7 y el 1.0 gira a 2.400 vueltas.


Lo que más sorprende en este ámbito son las cifras de consumo tan bajas que logra el 1.0, sin importar que estemos dándole un uso más intenso o relajado. Es sin dudas el leit motiv de la compra de este Q2, ya que en el mercado hay muy pocos SUVs compactos nafteros que logren números dignos de un citycar. De veras que el Q2 con esta mecánica es toda una sorpresa y solo con utilizarla se entenderá por qué algunas marcas son tan insistentes con el famoso downsizing.

Gracias a la suavidad y rapidez de la S tronic, este Q2 también puede ser bastante más ágil de lo que los números prometen. Usando la caja en D puede pasar con el kick-down de la caja de 80 a 110 km/h en unos más que respetables 6,36 segundos, ya que pasando el segundo umbral del acelerador, la transmisión pasa de 7ª a 3ª en un parpadeo, haciendo que los adelantamientos ruteros no conlleven demoras ni tampoco se condigan con las cifras de un motor, en los papeles, parece tan flaquito. De todas formas, un detalle: el 1.0 TFSI tiene apenas 50 Nm menos y entregados solo 500 rpm más arriba que el famoso 1.4 TFSI (250 Nm a 1.500 rpm). Por eso se mueve como si no tuviera tres cilindros.


Equipamiento

De los dos Q2 que se venden en Uruguay, el Basic (como lo dice su honesta denominación) es el más simple de la gama. Pero no es tan literal eso de ser "base", porque la dotación es bastante correcta. Ofrece de serie:  pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), asientos delanteros con regulación de altura, tapizados en Tela Script, respaldo trasero abatible 60:40, dirección asistida electromecánica, freno de estacionamiento electromecánico con función de parada, MMI radio plus con pantalla de siete pulgadas con AM/FM/CD/SDXC/2USB/MP3/WMA/AAC/Bluetooth con comandos vocales, Audi music interface, Audi Sound System con diez altavoces, subwoofer, y amplificador de seis canales con una potencia total de 180 watts, sensores de luz y lluvia, volante deportivo multifunción en cuero de tres radios regulable en altura y profundidad, display multifuncional con computadora de a bordo monocromo de 3,5 pulgadas, Audi parking system plus con sensores de estacionamiento delanteros y traseros con asistencia acústica y visual, cámara de retroceso, limitador de velocidad, faros delanteros halógenos con luces diurnas LED, lavafaros, espejo interior con anti-encandilamiento automático sin marco, inserciones interiores Gris Titanium, Side Blade en pintura mate Gris Titanio, faro antiniebla trasero, climatizador automático bi-zona Confort con salidas de aire para las plazas traseras, y llantas de aleación de 17 pulgadas con diseño de 5 radios en "V" sobre neumáticos en medida 215/55 R17.


Si bien la dotación cumple bien con lo básico y necesario, sigue siendo un producto de casi 46 mil dólares que no tiene: llave manos libres, encendido/apagado por botón, tapizados en cuero, butacas con al menos alguna regulación eléctrica, espejo interno con anti-encandilamiento automático, control de velocidad crucero  o techo solar eléctrico. Tampoco cuenta con Android Auto ni Apple CarPlay, dos tecnologías que ya están presentes en autos que valen la mitad que este Q2.

Luego por encima del Basic está el nivel llamado Design que suma o reemplaza sobre el listado anterior: tapizados mixtos Tela Chiffre/Cuero con costuras en contraste Marrón Amaretto, inserciones interiores Aluminio Cepillado, iluminación LED interior, faros delanteros full LED con luz de cruce, luz de carretera, luz de marcha diurna, luz de intermitentes y luz estática de cambio de dirección, y luces para todo clima (antinieblas delanteros), faros LED traseros con luces de giro dinámicas, Audi Drive Select con tres modos de manejo (comfort, auto, dynamic), Audi phone (interfaz Bluetooth, compartimiento en la consola central delantera con la posibilidad de carga de smartphones mediante conexión USB o mediante carga inalámbrica Qi), paneles plásticos inferiores en color carrocería, Side Blade en pintura Gris Manhattan metalizada, asistente activo de estacionamiento, asientos delanteros deportivos con extensor para muslos, paquete de portaobjetos y baúl (red portaobjetos en la parte posterior de los respaldos delanteros, portaobjetos debajo del asiento del acompañante, ubicación para el manual de a bordo debajo del asiento a la izquierda, toma de corriente de 12 voltios en la consola central detrás; toma de corriente de 12 voltios en el maletero, red de baúl, segunda luz en el revestimiento del baúl, guantera bloqueable, red portaobjetos en el piso del acompañante), display multifuncional con computadora de a bordo a color de 3,5 pulgadas, y elementos interiores en cuero con costuras en contraste.


Seguridad

El Q2 ofrece de serie: seis airbags, frenos ABS, control de tracción (ASR), control de estabilización electrónico (ESC), asistente de arranque en pendientes (Audi hold assist), recomendación de pausa para el conductor, anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles y asistente de frenado multi-colisión, que aplica los frenos del auto y activa las balizas tras un accidente.

Se trata de una dotación bastante correcta, pero en otros mercados como el europeo, Audi está ofreciendo, de serie u opcional según cada región, elementos que ya deberían comenzar en nuestro mercado a popularizarse, al menos en segmentos superiores, como son el alerta de ángulo ciego (Audi side assist), de cambio de carril involuntario (Audi active lane assist), y frenado automático en ciudad con detección de peatones (Audi pre-sense front), que conforman el paquete de asistencias que la marca alemana denomina con un nombre que no deja a segundas interpretaciones: "paquete de asistencia al conductor".


A su vez la marca también ofrece de forma opcional el Audi pre-sense basic, que comprende diversos sistemas de protección preventiva de pasajeros que se activan en caso de situaciones críticas. Entre ellos: tensado de los cinturones de seguridad delanteros, activación del sistema de intermitentes de emergencia y cierre del techo corredizo (en caso de tenerlo equipado) y ventanillas. Este elemento ya es de serie en Uruguay, por ejemplo, en los A4 y Q5.

Los frenos, por su parte, van asistidos por cuatro discos, ventilados adelante y sólidos atrás, que paran al Q2 en distancias lógicas, siempre en linea recta, y con gran poder de detención. El ESC, en tanto, se puede desconectar aunque no por completo, ofreciendo un funcionamiento que permite ciertos deslizamientos. Eso sí, al más mínimo indicio de exceso, se conecta al 100% de nuevo.


Precio, garantía y competidores

La gama del Q2 en nuestro mercado se reduce a dos opciones. La Basic evaluada, que cuesta U$S 45.900 y la Design que pasa a valer U$S 53.900. La garantía es la misma de todos los Audi: 3 años o 90.000 km. Son valores acordes al segmento donde participa, aunque muchos discreparán en los comentarios (ya siento el calor de las antorchas) porque para ellos no será lógico pagar esas cifras por un SUV con un motor de tres cilindros.

La competencia directa de este Audi tiene en el mercado local a dos exponentes de los tricilíndricos también, aunque con una cilindrada 500 cc mayor y a un cuatro cilindros turbo más tradicional. Los precios en todos los casos son similares al Q2. Estos son: BMW X1 sDrive 18i City 1.5 T DKG Steptronic (U$S 51.490), Mercedes-Benz GLA 180 BlueEFFICIENCY Style 7G-DCT (U$S 49.990) y MINI Cooper Countryman Pepper Plus 1.5 T Steptronic (U$S 49.900).


Si comparamos al Q2 Basic evaluado frente a los rivales, veremos que presenta una oferta de equipamientos similar, aunque Mercedes-Benz saca ventaja por ser el único en tener sistema de frenado autónomo de serie, elemento de seguridad que en los BMW, Audi y MINI no aparece ni entre las listas de opcionales. Los BMW y MINI, por su parte, son los más potentes de los cuatro, con 136 cv en ambos casos, seguido por el GLA de 122 cv y por último el Audi con 116 cv.

En todos los casos son SUVs premium de esos que a los marketineros les gusta llamar entry level, o "entrada de gama" en criollo. No destacan en ninguno de los casos por tener profusos listados de equipamientos de confort, pero cumplen bien con lo necesario y en materia mecánica son el primer escalón de una familia de productos. Sin embargo, por sus precios, son en realidad la puerta de acceso de muchos usuarios de marcas generalistas al mundo premium. Y eso no es un detalle menor.


Conclusión

Para muchos el Q2 es un producto que en los papeles no parece tan interesante. Sin embargo, tras haberlo conducido primero en Suiza hace dos años y ahora con más tiempo en Uruguay, pude hacerme la idea de que no estamos ante un modelo de Audi más. Gracias al buen comportamiento dinámico, diseño, facilidad de manejo, así como también a las mecánicas y transmisiones eficientes, podríamos estar ante el próximo best seller de la marca.

A tal punto, que lo considero más peligroso para los intereses del A3 Sportback que de productos que son rivales de otras marcas, como es el caso de la dupla MINI Countryman y BMW X1 (que son lo mismo debajo del metal), un Mercedes-Benz GLA o si en algún momento Volvo regresa a Uruguay y ofrece al tan elogiado y premiado XC40. Q2 no solo es la puerta de entrada a la gama "Q". Para muchos clientes también será la llave al universo Audi como marca.


Volviendo a la idea de que el Q2 puede ser un "anti-A3", déjenme explicarlo un poco mejor. Es sabido que los SUVs (ahora también crossovers) pasaron de ser una tendencia a una realidad concreta de mercado en los últimos 15 años, arrasando con cuanto segmento tradicional estuviera en pie. Y el segmento de los hatchbacks premium hoy está en declive por el surgimiento de SUVs compactos y pequeños.

Compartiendo plataforma y mecánicas con el A3, pero con un diseño exterior más jugado y fresco, casi las mismas prestaciones, mayor agilidad de manejo, más espacio interior y de baúl, así como posiblemente, un precio similar al de aquel, el Q2 tiene todo para hacer que clientes propios y ajenos a Audi se vean tentados a pasar a un sport utility chico antes que gastar el mismo dinero en un hatchback compacto tradicional. Y hoy la distancia entre ambos, es de apenas U$S 3.000.


Con este producto, en Audi están apostando a un mercado de gran volumen y popular, aunque sin perder su toque premium. Tras haberlo conducido, encontré que tiene todo para ser un ganador en materia, dinámica, de prestaciones, facilidad de uso, y diseño. Tan solo falta una oferta mecánica más amplia y que se empareje con la competencia. Si bien el 1.0 TFSI que nos tocó en suerte es bastante bueno, no deja de ser un 1.0 tricilíndrico a 46 mil dólares. Y este concepto a muchos les frenará la compra.

Pero bastará probarlo para entender que los números de las fichas técnicas son poco importantes cuando estamos ante un producto de buena calidad, compacto para moverse en la ciudad, práctico, cool, y versátil, además de ser un SUV, que es lo que todos parecen querer tener en su garage por estos días. Con un año de ausencia de Q3 hasta que llegue la próxima generación en algún momento del 2019 (ver nota), tal vez este sea el momento ideal para que el Q2 eche raíces en el mercado local. Hasta ahora es el más chiquito de los "Q" de Audi. Pero una vez que se lo conoce, es también un pequeño-gran producto.



A favor
  • Calidad de materiales y fabricación
  • Capacidad del baúl
  • Confort de marcha
  • Conjunto motor/transmisión
  • Consumos reducidos
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Equipamientos de confort y seguridad
  • Garantía

En contra
  • Gama acotada a una sola mecánica
  • Plaza trasera central justa para adultos
  • Neumático de auxilio temporario
  • Visibilidad ¾ trasera limitada








FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 999
Número de cilindros: 3
Número de válvulas: 12
Relación de compresión: 10,5:1
Diámetro x carrera (mm): 74,5 x 75,4
Inyección: directa, distribución variable de válvulas, turbocompresor e intercooler
Potencia máxima (cv/rpm) 116/5.000-5.500
Torque máximo (Nm/rpm) 200/2.000-3.500
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática secuencial de siete relaciones y doble embrague
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia electromecánica progresiva dependiente de la velocidad (Servotronic)
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de discos sólidos
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: independiente tipo McPherson con barra estabilizadora
Trasera: semi-independiente con barra estabilizadora
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 215/55 R17
Rueda auxiliar: T125/70 R19
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 197
Aceleración 0/100 km/h (s) 10,3
Consumo (l/100km) Urbano: 5,9 - Carretera: 4,7 - Mixto: 5,1
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 405/1.050
Peso en vacío (kg) 1.240
Peso en orden de marcha (kg) N/D
Largo total (mm) 4.191
Ancho total (mm) 1.794
Alto total (mm) 1.508
Distancia entre ejes (mm) 2.601
Capacidad del tanque de combustible (l) 50
Despeje al suelo (mm): 147

Galería: Audi Q2 Basic 1.0 TFSI S tronic | Créditos: Autoblog y Diego Olivera.

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Lavafaros
Llantas de aleación de 17 pulgadas
Faro antiniebla trasero
Faros delanteros halógenos con luz diurna
Side Blade en pintura mate Gris Titanio
SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales delanteros y de cortinas
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Asistente de arranque en pendientes (Audi hold assist)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control de estabilidad (ESC)
Control electrónico de tracción (ASR)
Detector de fatiga para el conductor
Frenos ABS
Indicador de presión de neumáticos
Sistema de frenado multicolisión (MKB)
CONFORT
Alarma
Asientos delanteros con regulación en altura
Audi music interface
Audi parking system plus con sensores de estacionamiento delanteros y traseros con asistencia acústica y visual
Audi Sound System con diez altavoces, subwoofer, y amplificador de seis canales con potencia de 180 watts
Cámara de retroceso
Climatizador automático bi-zona Confort con salidas de aire para las plazas traseras
Cierre centralizado de puertas con mando a distancia
Computadora de a bordo con pantalla de 3,5 pulgadas
Dirección con asistencia electromecánica progresiva
Encendido automático de luces
Espejos retrovisores exteriores eléctricos
Espejo interior con anti-encandilamiento automático sin marco
Freno de estacionamiento electrónico con función de parada
Inserciones interiores Gris Titanium
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema "one touch"
Limitador de velocidad
MMI radio plus con pantalla de siete pulgadas con AM/FM/CD/SDXC/2USB/MP3/WMA/AAC/Bluetooth con comandos vocales
Respaldo trasero rebatible 60:40
Sensor de lluvia
Tapizados en Tela Script
Volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 45.900. Garantía: 3 años o 90.000 km

COMERCIALIZA:
    Julio César Lestido S.A. María L. Saldún de Rodriguez 2175. Tel 26004006. Web: www.audi.com.uy