Prueba: Audi Q5 Design 2.0 TFSI S tronic quattro

jueves, 10 de agosto de 2017



Pasó por nuestro garage la segunda generación del Audi Q5 en su variante Design 2.0 TFSI S tronic quattro.
La segunda generación del Audi Q5 es el lanzamiento más importante de la marca alemana rn este año. Hace algunas semanas atrás estuvo en el garage de Autoblog y durante más de 700 kilómetros probamos a la versión Design 2.0 TFSI con 252 cv, tracción quattro y caja S tronic.

El Audi Q5 de primera generación (Typ 8R) vio la luz en el Salón de Beijing y luego de Los Ángeles del 2008, como parte de la familia de productos derivada de la cuarta generación del A4, junto a los A5 en sus carrocerías Coupé, Cabrio y Sportback. A Uruguay llegó en aquel año y en 2013 tuvo una ligera actualización de mitad de vida (ver lanzamiento).

Este producto compartía la plataforma MLB (Modularer Längsbaukasten, o matriz longitudinal modular si traducimos del alemán) del Grupo Volkswagen con una larga lista de modelos tanto de Audi como de otras marcas del conglomerado alemán: A4, A8, A7, A6 y el Porsche Macan. Dicha generación llevó a que este modelo se convirtiera en el SUV premium más vendido del mundo, con más de 1.600.000 de unidades comercializadas desde su lanzamiento.


Pero el final de vida de esa generación llegó en 2016 con la llegada de la segunda (Typ 80A), mostrada por primera vez en el Salón de París de ese año (ver nota). Comparte las mecánicas con la última generación de los A4 y A5, así como también la plataforma MLB evo, también modular como la de los primeros Q5, pero con una serie de mejoras a nivel de eficiencia y peso.

En junio del 2017 llegó al mercado uruguayo importado desde la planta mexicana de San José Chiapa (ver nota) en una sola versión llamada Design, equipada con un 2.0 TFSI de 252 cv de potencia, tracción integral quattro y caja automática de doble embrague S tronic con siete marchas a un precio de U$S 92.000 (ver lanzamiento). Con una unidad de esta segunda generación del Q5 es que comenzaremos la prueba a continuación.


Exterior

Ya es un cántaro roto decir que los Audi no revolucionan en estilos, sino que evolucionan. Y en el caso de la segunda generación del Q5, esto no es la excepción. Los diseñadores de la marca alemana decidieron una vez más tomar una matriz usada en la versión anterior y realizar un pulido profundo de líneas, logrando así un producto que si bien se sigue reconociendo como un Q5, ahora luce más musculoso y robusto.

La parrilla adopta ahora el diseño Singleframe derivado de la generación B9 del A4, acompañada en esta versión por luces full LED de gran poder lumínico y combinando en su interior lo que Audi llama "luces para todo clima" y que en criollo le decimos "faros antiniebla delanteros". Un detalle que considero muy logrado son los nervios que recorren el capot, que incluso parece que tuvieran filo propio.


En el perfil podemos ver varias líneas que atraviesan la carrocería a lo largo y que le otorgan algo más de dinamismo a un diseño tan alemán como serio. La línea de cintura no es recta como en otros Audi, sino que va ondulando a medida que cruza de una punta a la otra del Q5.

La unidad de pruebas llevaba unos neumáticos Michelin Latitude Sport 3 en medida 235/60 R18 con llantas de aleación de 18 pulgadas. Es cierto que muchos ya reclamarán llantas que "llenen más" los pasarruedas, pero no solo es innecesario (aunque Audi ofrece hasta de 20 pulgadas en opción) sino que además, como veremos adelante, son el maridaje perfecto para el chasis de este Q5.


La parte trasera guarda una fuerte reminiscencia a la generación anterior por el diseño de las luces y del portón trasero integral, es decir, que se lleva a los grupos ópticos consigo cuando lo abrimos. Al igual que en el frente, son de tecnología LED, con intermitentes dinámicos, una idea que fuera estrenada años atrás por el primer R8. 

El único detalle que se extraña más del primer Q5 son las dos salidas de escape bien a la vista. Ahora van reemplazadas por unos falsos escapes plásticos bastante cuestionables. Frente a la generación anterior (medidas entre paréntesis), el nuevo Q5 mide 4.663 mm de largo (+34 mm), 1.893 mm de ancho (-5 mm), 1.659 mm de alto (+ 4 mm) y su distancia entre ejes es de 2.819 milímetros (+ 12 mm).


Interior

Para aquellos que critican la continuidad de los diseños del exterior en los Audi, deberían echar un vistazo a lo que es el interior del Q5. Aquí no se dejó una sola pieza de la generación anterior, aunque hay que ser honesto, toma muchos (por no decir todos) elementos prestados de su hermano berlina, el A4.

Y esto no es para nada un punto criticable, sino todo lo contrario. Ese modelo tiene hoy una de las referencias del segmento en términos de calidad de materiales y encastres. Y en el caso del nuevo Q5 ese elogio también corre de la misma forma. En la unidad de pruebas estaba equipado el opcional de interiores claros con inserciones en madera, que no tiene un costo extra sobre el habitáculo oscuro y los apliques en aluminio. Buena idea, Audi.


La posición de manejo es perfecta y hacen del Q5 una herramienta ideal para cubrir largas distancias sin una sola queja muscular. Cuenta con amplias regulaciones de la butaca (eléctricas y con memorias para el conductor y acompañante, incluyendo ajuste lumbar) y del volante (altura y profundidad). Tiene el punto justo entre confort y dinamismo, sin llegar a ser una poltrona. Tal vez se le podría pedir un extensor para los muslos de aquellos que somos algo lungos, pero nada más.

En lugar de un instrumental de relojes, todos los Q5 llegan a Uruguay con un display de 12,3 que la marca denomina Audi virtual cockpit (ver video demostrativo). Algunas de las funciones del sistema MMI que antes iban en una pantalla independiente, ahora están a la vista del conductor, adentro del tablero. Lleva un tiempo acostumbrarse a cómo se maneja por la cantidad de funciones, pero en unas horas se vuelve completamente natural e intuitivo de usar. Si bien tiene función de navegador, trabaja solo con los mapas de Argentina, Brasil y México, pero no de Uruguay, porque una vez más en un producto del Grupo Volkswagen, no está desarrollada la cartografía oficial para nuestro país. Una lástima.


La consola central lleva en su parte superior una pantalla de 8,3" muy cómoda de usar pese a que no es táctil. Cuenta con CD/2USB/2SDXC/Aux-In/MP3/WMA/AAC/AM/FM/DVD/Bluetooth con Audi music streaming, Audi Jukebox con 10 GB de almacenamiento, superficie de control táctil, y comandos vocales. 

La operación de todas sus funciones se hace desde el clásico sistema MMI mediante una interfaz muy fácil de operar. A su vez, esta pantalla ofrece Android Auto y Apple CarPlay de serie, lo cual mejora todavía más a la conectividad con un smartphone, además que reemplaza el faltante de mapas del Audi virtual cockpit con los de Apple o Google Maps en la pantalla.


Más allá de la calidad de materiales, la tecnología o la ergonomía, las plazas traseras serán uno de los argumentos de venta más sólidos del interior del Q5. Hay espacio de sobra para dos adultos de 1,80 m de alto tanto para las piernas como para las cabezas (incluso teniendo un gigante techo solar panorámico), y además los asientos permiten deslizarse para ganar espacio así como el respaldo se reclina un par de grados para aumentar la comodidad.

A lo ancho también tendrán lugar suficiente, y un tercer ocupante podrá ir en la plaza central bien a lo ancho y alto, pero el lugar a lo largo ya no será tan generoso. Tanto el túnel de transmisión como las salidas del climatizador automático trizona (con comandos independientes para lo que viajen atrás) se roban algunos centímetros y no será el lugar más cómodo para llevar a pasajeros adultos en viajes largos, pero en trayectos cortos no será tan complicado ubicarse ahí.


El espacio de cargas cuenta con 550 litros de capacidad (+ 10 litros frente a la generación anterior) ampliables hasta 1.550 l (- 10 l frente al previo Q5), gracias a un respaldo trasero que se divide en proporción 40:20:40. Se lo puede abatir ya sea desde unas teclas ubicadas en el baúl, así como otras dos idénticas en el marco de las puertas traseras. facilitando la maniobra desde ambos lados. Muy práctico. Otro elemento de practicidad es que el baúl puede abrirse o cerrarse sin las manos, solo deslizando el pie por debajo del paragolpes. Ideal cuando llegamos cargando objetos pesados.

Por debajo del piso del baúl (con una calidad envidiable) está el neumático de auxilio que es un Vredestein Space Master en medida 195/75 R18, es decir, temporario. Además de que se vale de un compresor para inflado, ya que viene desinflado. Podría ser peor como en Europa y traer un "optimista" kit de reparaciones sin rueda ninguna. Si bien nos saca del apuro hasta poder reparar la titular rota, sigo pensando que los neumáticos de este tipo no están diseñados pensando para circular en nuestros caminos y rutas, algunos en un estado simplemente paupérrimo.


Motor y transmisión

A nivel mecánico el Q5 lleva un cuatro cilindros en línea con turbocompresor con refrigeración del aire de sobrealimentación, cuatro válvulas por cilindro, y doble árbol de levas a la cabeza. Con 1.984 cc de cilindrada, eroga 252 cv de potencia, entre las 5.000 y 6.000 rpm, y producir un par máximo de 370 Nm presentes entre las 1.600 y 4.500 vueltas. 

Lleva también Audi valvelift system (AVS) para las válvulas de escape, la válvula de descarga con mando eléctrico y la doble inyección de combustible (directa e indirecta). En carga parcial, tiene una inyección indirecta en el colector de admisión suplementaria a la inyección directa FSI.


Para aquellos que no estén familiarizados con el "árbol genealógico" de la familia del Grupo Volkswagen, este impulsor es el mismo que llevan actualmente modelos como el Audi TT (ver prueba), las versiones más potentes del A4 (ver lanzamiento) o el Volkswagen Golf GTi (ver lanzamiento), con otras cifras de potencia y par gestionadas de forma electrónica. Adicionalmente, cuenta con distribución por cadena.

Por tal motivo, el comportamiento de este motor no escapa a los conceptos vertidos en aquellos modelos. Se trata de un impulsor  con una respuesta instantánea, habiendo siempre potencia y par disponibles en todo el rango de utilización, desde el tránsito cansino en ciudad a uno mucho más ágil si salimos a la ruta. A las 4.200 vueltas, las curvas de par y potencia se cruzan y el resultado es explosivo, pese a que estamos ante un SUV de carácter más familiar que deportivo. Para eso quedará el SQ5 si me toca probarlo algún día (ver lanzamiento).


Más allá de ese punto, ambas están juntas presentes en todo el rango de utilización, teniendo como resultado una mecánica muy pareja, elástica, suave y a la vez progresiva. Además de todo esto, el 2.0 va excelentemente bien insonorizado en relación al habitáculo. Es un trabajo ejemplar el que realizó Audi con este Q5 siendo un producto con un interior tan bien aislado de ruidos (ayudado por un parabrisas con tratamiento acústico), agua o polvo que quieran ingresar, que se podría decir que uno viaja casi que envasado al vacío.

A su vez, este impulsor va asociado a una de las mejores cajas automáticas que existen hoy por hoy. Se trata de la secuencial doble embrague S tronic, en este caso, de siete velocidades y con levas al volante. Su funcionamiento no es nada que ya no haya dicho una y mil veces de estas cajas automáticas de Audi/Volkswagen: son suaves y veloces a la vez, casi como las características de una liebre.


Al igual que en otras S tronic que haya probado, en el Q5 cuenta con un modo "S", que trabaja de forma más veloz y deportiva aún, pero que también se torna algo brusca, especialmente cuando rebaja cambios, pero es algo que pasa con todos los modos "sport" de las automáticas de este tipo. En situaciones normales, el motor trabaja con la caja en "D", y va tirando marchas a unas 2.000 rpm como cuando un croupier reparte las cartas del blackjack.

Audi declara las siguientes prestaciones para este Q5 2.0 TFSI S tronic quattro: una velocidad máxima de 237 km/h, y una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos. Según fábrica logra un consumo mixto de 6,9 l/100 km, mientras que en los ciclos urbanos y extra-urbano dice conseguir unos 8,4 y 6,1 litros cada 100 kilómetros respectivamente. Cuenta a su vez con los sistemas Start-Stop y de conducción por inercia (modo "a vela"). Ampliaré más sobre esto en el apartado dinámico.


Pero volviendo a los consumos, en las mediciones obtuve números apenas un poco más realistas que los que da fábrica (en ruta fueron casi que calcados a las cifras de Audi), aunque igual son para sacarse el sombrero considerando el peso, la potencia de esta mecánica dos litros y dimensiones de la carrocería. 

Logré 8,8 l/100 km en ciudad, 6,0 en ruta, mientras que en el ciclo combinado, la mejor cifra obtenida fueron unos 7,4 litros cada 100 kilómetros. El depósito de combustible aloja unos 70 litros de capacidad, cuatro menos que en el Q5 anterior, mientras que el peso en vacío está en 1.720 kilogramos, lo que representa 35 kilogramos menos que en el 2.0 TFSI de la generación previa equivalente.


Comportamiento dinámico

A nivel dinámico el Q5 se presenta como un producto versátil. Se lo puede utilizar como un vehículo familiar para encarar un viaje largo o también se le puede imprimir un uso más enérgico y el chasis no se quejará en ninguno de los dos casos. Tiene un equilibro de suspensiones que sorprende por la comodidad y la firmeza que conjuga. Es estable en las curvas veloces, y en línea recta parece un sedán más que un SUV.

Casi siempre este tipo de productos suelen ser versiones aburguesadas de los sedanes, pero en este caso el Q5 es solo como un A4 pero con más altura libre al suelo, y eso más que una crítica, es un gran elogio para un sport utility. En la ciudad tiene un confort de marcha destacado, pudiendo filtrar pozos y lomos de burro sin problemas, mientras que la mecánica tendrá siempre par y potencia suficiente para llevarnos a cualquier lugar.


El motor 2.0 se resuelve bien para el uso urbano y por su suavidad, pareciera que tiene una cilindrada menor. En los semáforos responde bien en todas las salidas, aunque el sistema Start-Stop tiene una reacción algo lenta a veces. La caja S tronic permite que en ciudad se pueda viajar en "D6" a 70 km/h en sexta a unas 1.500 vueltas. Si corremos al selector al modo "S", la misma velocidad se hace en cuarta a 2.750 giros. Un dato curioso: en la mayoría de los casos arranca desde segunda y no en primera.

En materia de suspensiones cuenta en el tren delantero con un esquema independiente de paralelogramo deformable formado por cinco brazos, en tanto que la trasera es independiente con brazos trapezoidales. La dirección con asistencia variable Servotronic es muy directa, e ideal para tramos trabados, como puede ser un camino secundario a una ruta. A la hora de estacionar, por el contrario, se torna muy suave y ligera. Y en caso de tener alguna complicación con estas maniobras, presenta un sistema de aparcamiento asistido que permite colocar o retirar al Q5 de un espacio de forma perpendicular o paralela.


Por otra parte, y como pasa con otros Audi, el Q5 viene equipado con el Audi drive select, que permite elegir entre cinco modos de conducción (auto, offroad, comfort, dynamic, y efficiency) para modificar la respuesta del acelerador, la transmisión, o variar la dureza de la dirección. Por ejemplo, el nivel offroad activa funciones del motor y la caja para terrenos irregulares, y en caso de tener suspensión neumática (opcional no presente en la unidad de pruebas), eleva la distancia al suelo del vehículo.

En mi caso opté todo el tiempo por la efficiency, simplemente porque la respuesta es la que más se corresponde con un SUV familiar, pese a tener un motor de 252 cv. En los modos efficiency y comfort, se lo nota algo más aletargado en las reacciones al pisar a fondo el acelerador, mientras que en el dynamic pasa todo lo contrario. A su vez, cuando tenemos los modos auto, comfort y dynamic activados, el sistema de tracción integral quattro desacopla el eje trasero, quedando en tracción delantera para ahorrar combustible, gracias a la tecnología ultra de Audi.


Donde el Q5 más se disfruta, es en las rutas donde se siente más a gusto. Y es por eso que en este ámbito es donde se explota todo el potencial dinámico que tiene. Presenta un comportamiento muy franco, va sobre rieles en lo recto, y a la hora de hacer cientos de kilómetros no solo es cómodo y silencioso, también tiene un conjunto mecánico excelente para hacerlo. Como lo mencioné al pasar en el apartado mecánico, la transmisión cuenta con una función de marcha por inercia.

Esta forma de "navegación a vela" se activa cuando levantamos el pie del acelerador y se mantendrá durante al menos cinco segundos. Pero no lo notaremos hasta que veamos el tacómetro con la aguja "muerta". La caja queda en neutro siempre que eso produzca un ahorro de carburante. Este modo de "rueda libre" por llamarlo en criollo, es posible a velocidades entre 55 y 160 km/h, y el motor siempre girará a apenas 800 rpm.


A velocidades de ruta constantes, por su parte, el Q5 hace gala de lo descansado que se puede llevar al motor. A 110 km/h en la posición "D7" viaja en séptima a unas 1.750 rpm, aunque si movemos el selector al modo "S", las vueltas suben hasta las 2.250 y se cae una marcha, trabajando en sexta. 

Podemos llevarla con las levas también, pero no es tan libre de caprichos como le gustaría a algunos. Por ejemplo, la sexta marcha recién dejará que la conectemos a más de 60 km/h, mientras que para la séptima habrá que ir más allá de los 70 km/h. Y tampoco permite rebajes que pudieran potencialmente dañar al conjunto mecánico.


A su vez, cuando tenemos que realizar adelantamientos con la rápida reacción de la transmisión S tronic, todo se convierte en un mero trámite por la velocidad en la respuesta. Pisando a fondo el acelerador y activando el kick-down de la caja, automáticamente podrá bajar de 7º a 4º en un par de segundos, sin que lo notemos más allá de la indicación de marcha del tablero.

En el caso hipotético que queramos salir de la ciudad y hacer algún trillo o camino rural, el Q5 hace gala de unos ángulos de ataque de 25º, de partida, 27º, mientras que el ventral es de 17º. A su vez cuenta con unos más que correctos 208 mm de distancia al suelo, que permiten meterse sin piedad por caminos secundarios con ripio, tierra, o arena, así como algunas zonas bacheadas, aunque los neumáticos que monta de serie son más aptos para el asfalto que para alejarse de él.


Equipamiento

Por ahora la gama del Q5 está reducida a una sola variante, algo que limita bastante las opciones de los clientes. De todas formas este nivel Design, tiene una dotación tan completa que seguro que nadie reclama algo adicional a lo que ofrece (por ejemplo, yo no lo haré), incluso contando con una larga lista de opcionales como ya es un clásico en las marcas premium alemanas.


Este producto trae de serie: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos, y bloqueo), volante multifunción en cuero deportivo regulable en altura y profundidad y levas de cambio integradas, alarma, sistema Keyless-Go con encendido y apagado por botón, asiento del conductor con ajuste eléctrico en altura, longitudinal, y lumbar más dos memorias, asiento del acompañante con regulación en altura manual y lumbar eléctricas, espejos retrovisores calefaccionados, eléctricos y con memorias, respaldo trasero plus abatible, reclibnable y deslizable 40:20:40, regulador y limitador de velocidad, paquete de iluminación interior LED, tapizados en cuero Twin-Leather, sensores de lluvia y luz, inserciones interiores en Aluminio Romboidal, freno de estacionamiento electromecánico con función de parada, asistente de arranque en pendientes (Audi hold assist), sistema Start-Stop con recuperación de energía, espejo interior con anti-encandilamiento automático sin marco, MMI navigation plus (pantalla de 8,3" en la consola central con CD/2USB/2SDXC/Aux-In/MP3/WMA/AAC/AM/FM/DVD/Bluetooth con Audi music streaming, Audi Jukebox con 10 GB de almacenamiento, superficie de control táctil, y comandos por voz), Audi Sound System con 10 altavoces, subwoofer, y amplificador de seis canales con una potencia total de 180 wattsAudi Virtual Cockpit (pantalla de 12,3 pulgadas de alta resolución en color, y configurable), Audi music interface, Audi smartphone interface (Android Auto y Apple CarPlay), climatizador automático Confort Plus de tres zonas, techo solar panorámico eléctrico y corredizo, Audi parking system plus con sensores de estacionamiento delanteros y traseros con asistencia acústica y visual, asistente de estacionamiento activo con ayuda de estacionamiento de remolques, cámara de retroceso, faros delanteros full LED dinámicos con luces diurnas LED y luces para todo clima (antinieblas delanteros), luces traseras LED con intermitentes dinámicos, selector de manejo Audi Drive Select (con cinco modos: offroad, comfort, auto, dynamic, efficiency), barras de techo longitudinales en aluminio anodizado, portón de baúl con apertura/cierre eléctricos y apertura/cierre manos libre con movimiento del pie, faro antiniebla trasero, y llantas de aleación de 18 pulgadas sobre neumáticos en medida 235/60 R18.


Seguridad

Al igual que en el apartado de confort, el de seguridad es bastante completo. Trae de serie: seis airbags, frenos ABS, distribución electrónica de frenado (EBV), control de tracción (ASR) y estabilidad (ESC), bloqueo electrónico del diferencial (EDS), control de descenso en pendientes (HDC), asistente de frenado multi-colisión, Audi pre sense basic, recomendación de pausa para el conductor, monitoreo de presión de neumáticos, apoyacabezas delanteros activos, así como anclajes ISOFIX y Top Tether para sillas infantiles en las plazas exteriores traseras y en el asiento del acompañante.

El Audi pre sense basic es un sistema que utiliza un principio de funcionamiento similar (por no decir idéntico) al PRE-SAFE de Mercedes-Benz. Se caracteriza por detectar si el conductor se realiza una maniobra de emergencia o evasiva, y va preparando al vehículo así como a los sistemas de sujeción de los ocupantes ante una inminente colisión, suceda o no. Por ejemplo, cuando hacemos una frenada de emergencia, el sistema se activa.


A velocidades superiores a los 30 km/h, el sistema activará los pretensores eléctricos para tensar los cinturones de seguridad delanteros. De esta forma, se evitará que los ocupantes se muevan a una posición en la que tengan más probabilidades de sufrir lesiones si se produce una colisión. En las situaciones en las que se detecten desaceleraciones laterales elevadas, el sistema también cerrará las ventanillas y el techo solar (si lo tuviera equipado el vehículo, como es el caso de este Q5).

Los frenos, en tanto, son de discos ventilados para el eje delantero y de discos sólidos en el trasero. Siempre detienen al vehículo en distancias muy cortas y en línea recta. Además no presentaron fatiga ante frenadas de emergencia reiteradas, incluso en aquellas tan bruscas que hacían activar al sistema pre sense con todas sus alarmas.


Pasando a los controles de tracción y estabilidad, estos se pueden desactivar parcialmente en dos etapas con un modo "Sport" y otro que desconecta completamente todo, o al menos eso dicen los testigos del tablero. Respecto de su accionar, bien digo "dicen", porque en realidad no se pueden desconectar del todo y siempre que queramos vencer a las leyes de la física, ambos saldrán a poner todo en orden.

Como dije al comienzo de este apartado, si bien se trata de una dotación bastante completa, pero en otros mercados como el europeo, Audi está ofreciendo, de serie u opcional según cada región, elementos que ya deberían comenzar en nuestro mercado a popularizarse, al menos en segmentos superiores, como son el alerta de ángulo ciego (Audi side assist), de cambio de carril involuntario (Audi active lane assist), de tráfico trasero (Audi pre sense rear), Cross traffic (asistente de salida en perpendicular), Exit warning (asistente para apertura de puertas) y frenado automático en ciudad con detección de peatones (Audi pre-sense front), que conforman el paquete de asistencias que la marca alemana denomina con un nombre que no deja a segundas interpretaciones: "paquete de asistencia al conductor".


Precio, garantía y competidores

El Q5 Design 2.0 TFSI S tronic quattro se ofrece en Uruguay a un precio de U$S 92.000 y con una garantía de 3 años o 90.000 kilómetros. No es un valor para todos los bolsillos, como siempre pasó con este modelo, pero considerando el nivel de equipamientos que tiene así como la potencia del motor, no queda para nada mal parado frente a la competencia directa.



Respecto a lo que digo en el primer párrafo, tomemos en cuenta que el modelo de Audi tiene elementos que no están presentes en los productos de BMW o Land Rover, que además están por debajo en términos de potencia del motor. Es cierto, el X3 está en sus últimos estertores previo a la nueva generación que llegará en 2018 y el Discovery Sport trae tres filas de asientos.

Ya frente al GLC, el Q5 pierde en términos de equipamientos de asistencia al conductor, ya que el modelo de Mercedes-Benz viene equipado con frenado autónomo de serie. Pero el Audi responde con elementos como el Audi virtual cockpit, estacionamiento asistido, faros full LED, techo panorámico, y una mecánica 41 cv más potente y casi equivalente a la del GLC 300 (245 cv), pero al precio de los GLC 250 (211 cv).


Conclusión

Q5 es la piedra fundamental de la gama Audi hoy a nivel global. Es un nombre sobre el que reposan casi todas las expectativas de ventas de la marca en algunos mercados. Si bien la firma alemana tiene una gama extensa, con modelos que van desde un segmento B a un F, pasando por deportivos y cuatro SUVs, ninguno tiene el grado de relevancia en volúmenes que tiene este producto.

Hoy todo el mercado premium está enfocado en participar de este segmento y es donde más se nota que hacen hincapié en términos de desarrollo y refinamiento, porque es un tipo de cliente que no solo quiere un producto de calidad, sino que también entienden que lo va a conservar por unos cuantos años. Sin ir más lejos, el ciclo de vida del anterior Q5 fue bastante más extenso que la media: siete años.


Audi dejó mucho tiempo en pie al anterior Q5 porque se seguía comercializando a ritmos bastante buenos para un modelo con tantos años encima. Como dije en el adelanto de la prueba, había subido la vara de referencia en 2008 frente a una competencia que si bien presentaba productos de calidad, no tenían esa cuota extra de atractivo que el modelo de Ingolstadt sí supo explotar.

Hoy la oferta de SUVs medianos premium está poblada de opciones si sacamos una foto y la comparamos con el momento en que Audi salió a la cancha con el primer Q5. Incluso marcas como Jaguar con el E-Pace, Lexus con el NX o Volvo con el último XC60 están mostrando serias intenciones de quitarle ventas a los alemanes en los mercados europeo y estadounidense.


Pero de este lado del mapa, los jugadores de peso de este segmento se reparten entre las tres alemanas de siempre. Por un lado tenemos a Audi con este Q5, que juega con el legado de la primera generación y un producto casi sin fisuras en ningún aspecto. Le sigue Mercedes-Benz con el GLC, actual líder del segmento y que le quitó el espacio al Q5. Y por último BMW, con el X3, que si bien presenta un producto competente, ya está próximo al recambio en 2018.

Es decir, para responder la pregunta del adelanto de prueba, sí, este Q5 está a la altura del modelo que reemplaza e incluso lo supera con holgura en muchos aspectos. Pero habiendo probado al A4 el año pasado, era muy predecible saber esto también. En la prueba de aquel modelo, cerraba el test con esta frase: "considerando el gran salto que dio este producto a nivel dinámico, tecnológico y de confort ante la generación previa y que el Q5 está próximo a su renovación, aquellos que gusten de los SUVs tendrán buenas noticias en el corto plazo porque será esta base la que usará". Hoy no queda más que confirmarlo, porque es, al igual que su hermano berlina, una de las nuevas referencias del segmento.



A favor
  • Calidad de materiales y fabricación
  • Conjunto motor/transmisión
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Equilibrio de suspensiones
  • Equipamientos de confort y seguridad
  • Garantía
  • Habitabilidad delantera y trasera
  • Posición de manejo
  • Prestaciones
  • Tecnología aplicada

    En contra
    • Gama acotada a una sola versión
    • Neumático de auxilio temporario













    FICHA TÉCNICA

    MOTORIZACIÓN
    Cilindrada (cc) 1.984
    Número de cilindros: 4
    Número de válvulas: 16
    Relación de compresión: 9,6:1
    Diámetro x carrera (mm): 82.5 x 92.8
    Inyección: directa y multipunto, con turbocompresor e intercooler y distribución variable de válvulas doble Audi valvelift system
    Potencia máxima (cv/rpm) 252/5.000-6.000
    Torque máximo (Nm/rpm) 370/1.600-4.500
    TRANSMISIÓN
    Caja de velocidades automática secuencial S tronic de doble embrague y siete relaciones
    Tracción integral quattro distribución activa de par, tecnología ultra y control selectivo de par en cada rueda
    DIRECCIÓN
    Electro-mecánica servoasistida variable con la velocidad Servotronic
    FRENOS
    Delanteros: de discos autoventilados
    Traseros: de discos sólidos
    EJES - SUSPENSIÓN
    Delantera: 5-link de cuatro brazos con disposición separada del muelle y del amortiguador, chasis auxiliar, estabilizador tubular transversal
    Trasera: 5-link de cuatro brazos con disposición separada del muelle y del amortiguador, chasis auxiliar, estabilizador tubular transversal
    NEUMÁTICOS
    Dimensiones: 235/60 R18
    Rueda auxiliar: 195/75 R18
    PRESTACIONES
    Velocidad máxima (km/h) 237
    Aceleración 0/100 km/h (s) 6,3
    Consumo (l/100km) Urbano: 8,4 - Carretera: 6,1 - Mixto: 6,9
    DIMENSIONES / PESO
    Capacidad del baúl (l) 550/1.550
    Peso en vacío (kg) 1.720
    Peso en orden de marcha (kg) N/D
    Largo total (mm) 4.663
    Ancho total (mm) 1.893
    Alto total (mm) 1.659
    Distancia entre ejes (mm) 2.819
    Capacidad del tanque de combustible (l) 70
    Capacidades fuera de camino (º) ángulo de ataque: 25 - de salida: 27 - ventral: 17
    Despeje al suelo (mm) 208

    Galería: Audi Q5 Design 2.0 TFSI S tronic quattro | Créditos: Autoblog y Diego Olivera (oliverafotografo.com.uy).


    EQUIPAMIENTO:

    EXTERIOR
    Barras de techo longitudinales en aluminio anodizado
    Llantas de aleación de 18 pulgadas
    Faros delanteros full LED dinámicos con luces diurnas LED y luces para todo clima (antinieblas delanteros)
    Faro antiniebla trasero
    Luces traseras LED con intermitentes dinámicos
    SEGURIDAD
    Airbags frontales, laterales delanteros, y de cortinas
    Alarma
    Anclajes ISOFIX y Top Tether para sillas infantiles en las plazas exteriores traseras y en el asiento del acompañante
    Apoyacabezas delanteros activos
    Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
    Asistente de frenado multi-colisión
    Audi hold assist
    Audi pre sense basic
    Bloqueo electrónico del diferencial (EDS)
    Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
    Control de estabilidad (ESC)
    Control de descenso en pendientes (HDC)
    Control de tracción (ASR)
    Distribución electrónica de frenado (EBV)
    Frenos ABS
    Monitoreo de presión de neumáticos
    Recomendación de pausa para el conductor
    CONFORT
    Audi music interface (para Apple iPod a partir de la generación 4, Apple iPhone (música) y medios de almacenamiento USB y reproductores MP3)
    Audi parking system plus con sensores de estacionamiento delanteros y traseros con asistencia acústica y visual, asistente de estacionamiento activo con ayuda de estacionamiento de remolques
    Audi smartphone interface (Android Auto y Apple CarPlay)
    Audi sound system con 10 altavoces, subwoofer, y amplificador de seis canales con una potencia total de 180 watts
    Audi Virtual Cockpit (pantalla de 12,3 pulgadas de alta resolución en color, y configurable)
    Asiento del conductor con ajuste eléctrico en altura, longitudinal, lumbar y dos memorias
    Asiento del acompañante con regulación en altura y lumbar eléctricas
    Audi drive select con cinco modos de conducción (offroad, auto, comfort, dynamic, y efficiency)
    Cámara de retroceso
    Climatizador automático Confort Plus de tres zonas
    Cierre centralizado de puertas con mando a distancia e interfase para vidrios
    Computadora de a bordo
    Dirección electromecánica con asistencia variable según la velocidad Servotronic
    Espejos retrovisores eléctricos y térmicos
    Espejo interior con anti-encandilamiento automático sin marco
    Espejos retrovisores exteriores con desempañador y plegables eléctricamente con memorias
    Freno de estacionamiento electromecánico con función de parada
    Inserciones interiores en Aluminio Romboidal
    Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema one touch
    MMI navigation plus (pantalla de 8,3" en la consola central con CD/2USB/2SDXC/Aux-In/MP3/WMA/AAC/AM/FM/DVD/Bluetooth con Audi music streaming, Audi Jukebox con 10 GB de almacenamiento, superficie de control táctil, y comandos por voz)
    Paquete de iluminación interior LED
    Portón de baúl con apertura/cierre eléctricos y apertura/cierre manos libre con movimiento del pie
    Regulador y limitador de velocidad
    Respaldo trasero rebatible, reclinable y deslizable 40:20:40
    Sensores de lluvia y luz
    Sistema de conducción por inercia (modo "a vela")
    Sistema Keyless-Go con encendido y apagado por botón
    Sistema Start-Stop con recuperación de energía
    Tapizados mixtos en símil cuero/cuero natural Twin-Leather
    Techo solar panorámico eléctrico
    Volante multifunción en cuero deportivo regulable en altura y profundidad y levas de cambio integradas

    PRECIO Y GARANTÍA:

    U$S 92.000. Garantía: 3 años o 90.000 km. 

    COMERCIALIZA:

    Julio César Lestido S.A. María L. Saldún de Rodriguez 2175. Tel 26004006. Web: www.audi.com.uy