Prueba: BMW 225xe iPerformance Active Tourer 1.5 T Steptronic

viernes, 18 de enero de 2019



Con la excusa de la actualización de mitad de vida del BMW Serie 2 Active Tourer, es que probamos al 225xe iPerformance.
Con la excusa de la actualización de mitad de vida del BMW Serie 2 Active Tourer, es que probamos a su variante 225xe iPerformance. Utiliza un conjunto mecánico compuesto por un motor 1.5 litros de tres cilindros con turbo y 136 cv junto a uno eléctrico de 88 cv, produciendo un total de 224 cv.

La historia del primer Sports Activity Tourer (SAT) de BMW se remonta al año 2014, cuando el Serie 2 Active Tourer se mostró al público en el Salón de Ginebra de ese año (ver nota). Si bien el F45 (ese es su código interno) se llama Serie 2, no se relaciona de ninguna forma con la silueta de aquella coupé de segmento C (ver prueba) ni tampoco con ese criterio de que los vehículos con numeración par equivalen a las variantes más deportivas de BMW.

Su parentesco es mayor con los X1 (ver prueba) y MINI Countryman (ver prueba), dado que comparte con aquellos la arquitectura de tracción delantera y motor transversal que otorga la plataforma modular UKL2 del Grupo BMW. Este modelo demoró bastante en llegar al mercado uruguayo, dado que recién en 2017 lo recibimos en configuración 218i (ver lanzamiento), importado desde Leipzig, Alemania.


Tanto tardó, que a los pocos meses se presentó en el Salón de Ginebra 2018 (ver nota) su primera actualización de mitad de vida, la que BMW suele llamar LCI (por Life Cycle Impulse), en donde se hicieron una serie de cambios a nivel estético y mecánico. Por ejemplo, se rediseñó el frontal, las ópticas delanteras, los paragolpes, asientos, consola, instrumental y llantas. Mientras que en materia de impulsores, el 218i pasó a tener 4 cv más y estrenó una transmisión automática de doble embrague y siete marchas. Esa renovación sí llegó a tiempo a Uruguay (ver lanzamiento), apenas ocho meses después de haberse mostrado en Europa. 

El 218i estrenó esas novedades también para nuestro mercado y a un precio de U$S 52.900, pero la mayor novedad de este lanzamiento fue la incorporación de una versión que antes no se había ofrecido, la 225xe iPerformance. Utiliza un conjunto mecánico compuesto por un motor 1.5 litros de tres cilindros con turbo y 136 cv junto a uno eléctrico de 88 cv, produciendo un total de 224 cv, siendo un híbrido enchufable (PHEV). Se comercializa a U$S 66.900 y Autoblog pudo probarlo a fondo hace algunas semanas atrás por más de 1.000 kilómetros. El análisis se transcribe a continuación.


Exterior

Mucho se habló en su momento del estilo que el diseñador Christopher Bangle le dio a los productos de BMW, en especial de forma negativa y sobre dos modelos, los Serie 5 (E60) y 7 (E65). En lo personal sigo defendiendo su obra. Pero la controversia de diseño para la marca se volvió a hacer carne con la creación de un tal Michael de Bono en la forma de este Serie 2 Active Tourer allá por el 2014, porque se estaba saliendo de un formato clásico de la marca para ir a uno inexplorado.

En lo personal creo que ahora con el último update, luce más atractivo, aunque ya el primer Active Tourer tampoco me parecía "feo". En el caso específico de esta versión iPerformance, no es tan fácil distinguirla a simple vista de las versiones "no-PHEV". Los detalles que diferencian a este híbrido de sus hermanos son muy sutiles y solo se notan si miramos con mucha atención. Los riñones dobles típicos van con barras en color azul metálico y flanqueados por faros dobles con tecnología full LED, de gran poder lumínico. En la parte baja podrían ir los faros antinieblas delanteros, pero carece de ellos.


En el lateral izquierdo, otro elemento diferencial es la tapa que aparece en el guardabarros delantero para conectar el cargador de la batería, que más de un pistero de estación de servicio confundirá con el del combustible. Me pasó. Otro ítem, ya menos visible, es el logotipo "eDrive" en los pilares C, justo al lado del clásico en el marco de las ventanillas que termina en el clásico "Hofmeister-Knick" de todos los BMW berlina o coupé, que en este SAT como le dice la marca, fue reinterpretado para una carrocería de monovolumen.

En el 225xe iPerformance las llantas de aleación ligera son de 18 pulgadas con "Y" "estilo 484" y  color Ferricgrau. En la unidad probada van montadas sobre neumáticos runflat en medida 225/45 R18 marca Bridgestone Potenza S001. Digamos que esta es la forma más clara, al menos desde lejos, de diferenciar un 218i Active Tourer de uno 225xe, dado que el otro usa unos neumáticos más mundanos 205/60 R16, con llantas de aleación de 16 pulgadas y un diseño más convencional, no tan llamativo.


La retaguardia del Serie 2 Active Tourer se caracteriza por repetir algunos guiños de estilo de las berlinas de BMW, pero adaptados a una silueta más voluminosa por no decir regordeta. Digamos que queda a medio camino entre los sedanes y los SUVs (o SAV, como le dicen ellos) de la marca. Un detalle que destaco es que el limpialuneta trasero va escondido por debajo del spoiler del techo, una solución muy usada por Land Rover, por ejemplo, y que se encarga de no arruinar en absoluto las líneas exteriores.

En términos de dimensiones, se ubica en el segmento de los compactos, donde existen en nuestro mercado otro modelo como el Kia Carens (ver prueba), por ejemplo. El de BMW mide 4.354 mm de largo, 1.800 mm de ancho, y 1.556 mm de alto. La distancia entre ejes, en tanto, es de 2.670 milímetros. Comparado con un X1, para tener una referencia familiar, es 85 mm más corto, 21 mm más angosto y 56 más bajo, pero comparten la misma batalla.


Interior

El habitáculo del Serie 2 Active Tourer es muy distinto al de otros BMW y a la vez similar. Aparecen elementos ya vistos en otros productos como el X1, pero al tener una concepción propia, las sensaciones que genera su interior son muy diferentes. Por ejemplo, el enorme parabrisas lanzado hacia el frontal, acompañado por los falsos ventiletes del pilar A, contribuyen a una idea de espacio superior al de un SUV, por ejemplo.

Algo que sí se traslada de otros BMW que usan esta plataforma es la calidad de materiales, que es bastante buena en líneas generales, con abundancia de plásticos de inyectado blando en panel y contrapuertas (traseras y delanteras), sin tampoco presentar ruidos a encastres deficientes, estando entre las mejores del segmento.


En términos de posición de manejo, es uno de los tantos aciertos de este producto. No solo es muy cómoda, sino que además permite bajar la butaca mucho más que en SUV, logrando una postura similar a la de una berlina.

Aunque tampoco quedará tan baja, así que digamos que queda a medio camino entre ambos. Las regulaciones de la butaca del conductor son eléctricas y cuentan con dos memorias. Carece de una regulación lumbar, que por el precio ya debería ofrecerla. El volante, en tanto, permite regularse poco en altura, pero mucho en alcance.


El instrumental es el clásico de BMW, pero con un ligero remix. Ahora es digital y retroiluminado (las agujas se ponen en color naranja durante la noche, lindo detalle nerd), pero mantiene la disposición ya vista en otros modelos, con tres elementos de agujas, dos más grandes (tacómetro y velocímetro) y dentro de estos, uno más pequeño para la cantidad de combustible (analógico) y otro que en lugar de llevar el clásico económetro de BMW, en formato digital que en el 225xe permite ver la carga de la batería o el uso 100% eléctrico. ¿Tiene medidor de temperatura del líquido refrigerante? Sí, tiene. Pero hay que ir a buscarlo en la completa computadora de a bordo.

Pasando a la consola central está la pantalla multifunción BMW ConnectedDrive a color de 6,5 pulgadas (no táctil) para comandar las funciones del sistema de audio BMW Professional con AM/FM/CD/USB/Bluetooth, audio streaming y que se maneja desde la conocida (y archi copiada) interfaz iDrive, una de las más simples, intuitivas y a prueba de tecno-ignorantes que hay en el mercado.


Se accede sin problemas a sus infinitas configuraciones y funciones, aunque por el precio ya debería contar con dos elementos: navegador integrado (aunque no hay mapas homologados por BMW para Uruguay) y Apple CarPlay como sí ofrece en otros mercados.

Salvo por un asiento apenas más elevado (+40 mm) al tener por debajo las baterías del sistema híbrido, la habitabilidad del Active Tourer PHEV sigue siendo (casi) igual de buena que en sus hermanos a combustión. Dos adultos irán muy cómodos a lo largo, ancho y alto, mientras que un tercer ocupante podrá viajar en la plaza central en viajes cortos sin muchos problemas, solo teniéndose que preocupar por un respaldo algo más firme y un techo más cercano a la cabeza.


La mayor contra es que al tener las baterías por debajo, no se pueden deslizar los asientos posteriores, como sí se puede en otros Serie 2 Active Tourer, perdiendo algo de modularidad frente a aquellos. Lo único que permite es reclinar los respaldos traseros unos grados para ganar algo de comodidad. Nada más.

El baúl tiene 400 litros de capacidad, que son 68 menos que en los otros Active Tourer, producto de que las baterías ocupan ese espacio ausente. Si bien el volumen es correcto de todas formas, además puede aumentarse porque el respaldo es rebatible (y reclinable) 40:20:40, pudiendo alcanzar los 1.350 litros (-160 litros frente a otros Active Tourer). Por debajo del piso encontramos la falta de un auxilio de repuesto, un mal endémico de (casi todos) los modelos de este grupo automotriz, ya que tiene cuatro neumáticos tipo runflat.


Motores y transmisión

Como buen híbrido, hay que hablar de más de un motor. El primero (a combustión) es conocido de otros modelos de BMW y MINI. A este motor se lo conoce de forma interna como el B38B15M0 y con algunas mejoras, también lo usa el más deportivo de la marca: el i8. En en esa configuración híbrido-naftero así como en la de combustión sola, ganó el premio "Engine of the Year 2018" en la categoría entre 1.4 y 1.8 litros (ver nota). Nada mal para un humilde tres cilindros, ¿no?

Tiene 1.499 cc de cilindrada, tres cilindros con BMW TwinPower Turbo (single scroll), inyección directa, sistema de regulación variable de las válvulas (VALVETRONIC), y control variable del árbol de levas (doble VANOS). Eroga 136 cv entre 4.400 y 6.000 vueltas, y un torque de 220 Nm entre las 1.250 y 4.300 rpm. La transmisión es una automática secuencial Steptronic de seis relaciones con convertidor de par.


El motor eléctrico en tanto, utiliza la tecnología BMW eDrive con un impulsor sincronizado, integrado en la caja de cambios con función del alternador de recuperación de energía para el acumulador de alto voltaje. Tiene una potencia máxima de 88 cv a 2.500 rpm y un par máximo de 165 Nm entre 0 y 3.000 rpm. La batería, por su parte, es de ion-litio y cuenta con una capacidad energética neta de 7,6 kWh. Ambos motores combinados producen una potencia máxima de 224 cv y 385 Nm de par máximo, presentes en la función "Boost", cuando ambas mecánicas trabajan juntas.

A su vez permite tener una velocidad máxima de 125 km/h en modo eléctrico y una autonomía de hasta 42 kilómetros conduciendo en modo eléctrico. La batería es recargable al 100% en 3:15 horas utilizando el cable de recarga estándar que se entrega con el auto y que se conecta a una toma de corriente doméstica convencional. Con el BMW Wallbox, la recarga tarda 2:30 horas en total con un conector 3,6 kW (16 A/230 V).


¿Pero cómo se traduce este choclo de cifras en el manejo diario? Es la misma receta usada por el MINI Cooper S E Countryman (ver contacto) por lo que al igual que aquel, este BMW es un híbrido que permite usar por más tiempo los modos eléctricos que otros modelos de características similares, siendo el puente lógico entre los no enchufables (que tienen una autonomía eléctrica muy limitada) y los productos 100% eléctricos. Este Active Tourer es un híbrido que permite jugar por más tiempo con el silencio que caracteriza a esos modelos.

Pero no deja de ser tampoco un BMW en el proceso de ser eco-friendly. La respuesta del torque instantáneo del motor eléctrico es adictiva y se combina con un chasis ya conocido de otros productos del grupo alemán como los X1 y X2. Si bien no busca ser un deportivo, de todas formas existe algo de diversión en el manejo que no aparece en otros productos de este segmento. Porque a diferencia de aquellos, el 225xe puede trabajar con tracción trasera en modo 100% eléctrico, dado que es el que impulsa al eje posterior, mientras que el delantero se mueve con el naftero. Y la tracción eléctrica trasera, es un vicio difícil de dejar para algunos que apreciamos ese torque que te saca el aire del pecho al acelerar.


La transmisión, por su parte es la que dentro del Grupo BMW denominan Steptronic "a secas" y que en el fondo es una caja Aisin 6F21WA. Es una clásica automática con convertidor de par y seis relaciones, pero sin levas al volante (porque este 225xe iPerformance no es un deportivo, reitero), ni la posibilidad de hacer rebajes rabiosos entre más de dos cambios, como sí dejan las que se llaman Steptronic Sport, utilizadas en las versiones más "deportivas" de la marca.

Su funcionamiento es impecable por la suavidad de marcha que entrega, y cuenta con modo de "navegación a vela", es decir, que cuando marchamos a una velocidad constante y levantamos el pie del acelerador, desacopla la caja y deja al impulsor regulando para ahorrar combustible y bajar emisiones. Esto solo puede utilizarse con el modo de manejo "ECO PRO", mientras que en los "Comfort" y "Sport", esta función se anula, para ser la regeneración de energía para cargar la batería en movimiento la que se active en su lugar.


BMW declara una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en unos más que respetables 6,7 segundos con esta combinación mecánica, mientras que la velocidad máxima es de 202 km/h. En materia de consumos, las prestaciones según fábrica son apenas 2,3 litros cada 100 km en ciclo mixto, no declarando los valores de ciudad o ruta, algo que no es muy normal en una empresa que siempre acostumbra a dar todas las cifras.

Durante la prueba, en modo Max eDrive (híbrido automático) logré como mejores números 2,6 l/100 km en ciclo urbano, 4,0 l/100 km en ruta, y 3,3 litros cada 100 km en ciclo mixto. Como verán, hay diferencias de consumo entre el registro teórico y el práctico, pero en todos los casos son cifras más que excelentes para un producto con 224 cv de potencia. Como referencia, en el modo Save (solo naftero) logré: 7,2 l/100 km en ciclo urbano, 6,0 l/100 km en ruta, y 6,6 litros cada 100 km en ciclo mixto. El peso en orden de marcha, en tanto, es de 1.660 kg, mientras que el depósito de combustible es bastante pequeño, alojando apenas 36 litros (- 15 litros respecto a otros Active Tourer).


Comportamiento dinámico

Habiendo probado a sus hermanos con los que comparte plataforma, en especial el Countryman PHEV, el comportamiento dinámico de este Active Tourer no varía mucho en comparación con aquel, aunque existen algunas diferencias como veremos más adelante. Si bien BMW dotó a este producto de una potencia y par combinados similares a los que se pueden encontrar en la ficha técnica de un hot hatch, las prestaciones y comportamiento del 225xe iPerformance apelan más a la eficiencia de combustible y energía más que a la deportividad, pero no por ello deja de ser un vehículo muy entretenido de usar.

Al igual que en otros PHEVs, la diversión no se hipoteca en función de la eficiencia energética. Existe un cierto nivel de entretenimiento al volante, que se puede combinar con unos consumos irrisorios y la posibilidad de circular en un silencio absoluto por unos 37 o 40 kilómetros en promedio, dependiendo siempre de la energía que le apliquemos al acelerador. Es un producto muy ágil en el uso urbano o rutero, asistido por un conjunto mecánico muy bien combinado. Pero lo más impresionante es ver al chasis lidiar con las inercias pese a ser un vehículo muy pesado. Es casi que brujería. Pero de la buena.


El hecho de ser un híbrido hace que las sensaciones de manejo se vean cambiadas por el hecho de no escuchar el ruido del motor, o de ver en la pantalla multimedia el flujo de energía yendo del motor a las ruedas o de la batería al motor eléctrico. Al igual que otros PHEV, se lo puede utilizar como cualquier otro monovolumen compacto o también se puede jugar todo el tiempo a sacarle el mayor provecho al sistema híbrido, que también puede ser muy entretenido buscando las inercias de frenado o las aceleraciones constantes.

En materia de chasis, es cierto que en la vida urbana las suspensiones copian más las irregularidades y las sequedades de la calzada se perciben con mayor claridad que en otros monovolúmenes compactos, pero en contrapartida tendrá una gran recompensa cuando se sale a la ruta. En comparación con su hermano de MINI, al BMW se lo siente más confortable, pese a tener unos neumáticos tan grandes como los de la unidad probada. Con unos de dos pulgadas menos, seguro que sería incluso mejor, aunque en defensa del Active Tourer, es un producto muy cómodo de todas formas pese a usar unas runflat que se tornan algo ruidosas al circular en los asfaltos más gastados.


Algo que aporta mucho a esa "diversión de uso", es el seteo de la dirección. Este Active Tourer cuenta con una dirección muy directa y comunicativa para las intenciones de un producto pensado en un público más bien familiar. Casi podría decirse que sorprende un poco. El resultado es una dirección muy rápida así como muy desmultiplicada y amable con los brazos en las lentas maniobras de estacionamiento, aunque en este 225xe además cuenta con asistencia activa para dicha tarea en caso de que seamos muy perezosos.

Además de los modos de conducción clásicos de otros BMW ya mencionados más arriba en el apartado del motor, el 225xe iPerformance Active Tourer suma tres más denominados Max eDrive, Save y Auto eDrive. El primero es para que funcione en modo 100% eléctrico a velocidades de hasta 125 km/h. En este modo de conducción, el motor de combustión se enciende solo cuando el conductor activa la función "kick-down", pisando a fondo el acelerador y los motores trabajan en el modo de "eBOOST".


Con el segundo modo, en tanto, puede mantenerse el estado de carga de la batería de alto voltaje, para aprovechar su energía luego, cuando se opte por conducir solo con el motor eléctrico. Si el nivel de carga es inferior a 50% se carga el acumulador. Al colocar el selector de cambios en el modo S, siempre se pone en funcionamiento el motor eléctrico, sin importar el modo que se haya activado antes. De esta manera se dispone de la máxima potencia de ambos motores. Al mismo tiempo, se eleva el nivel de carga de la batería al 80%.

El modo Auto eDrive, por último, permite una conducción 100% eléctrica hasta los 80 km/h, y va conmutando entre ambos impulsores en función del manejo que estemos realizando. Debido a las funciones de la tecnología BMW eDrive, la extensión del funcionamiento característico de los modos de conducción ECO PRO, Confort y Sport es un poco más acentuada que en el caso de los BMW más convencionales y por ende, no enchufables.


Trabajando con los motores Auto eDrive y con los modos ECO PRO y Comfort trabaja en D6 a 70 km/h a apenas 1.500 vueltas respectivamente, mientras que en el caso usar el modo Sport, a igual velocidad el régimen es un poco superior, pero tampoco tanto: 1.800 rpm y pasando la marcha de la transmisión a S5. A su vez, la insonorización (salvo por los neumáticos rodando sobre asfaltos gastados), es excelente tanto a nivel eólico como mecánico. Apenas se oye al motorcito eléctrico silbar en las aceleraciones más enérgicas y las vibraciones de los tres cilindros, acá son inexistentes.

En ruta, en tanto, el conjunto se mueve a 110 km/h en D6 a unas relajadas 2.100 vueltas con los modos ECO PRO y Comfort, mientras que pasando la transmisión al seteo deportivo, baja una marcha (S5) y en el modo Sport el motor viaja a 2.500 rpm a igual velocidad. Las recuperaciones tampoco son un problema, incluso con una carrocería que supera con holgura la tonelada y media de peso con holgura. De todas formas, siendo que pesa lo mismo que un Countryman PHEV, al BMW se lo siente apenas más ligero en la transición de masas, aunque nunca pude entender por qué.


Gracias a la suavidad y rapidez de la Steptronic de sexta junto a la asistencia del motor eléctrico y su torque instantáneo mediante la función eBOOST (385 Nm), este Active Tourer PHEV puede pasar con el kick-down de la caja de 80 a 110 km/h en apenas 3,65 segundos, ya que pasando el segundo umbral del acelerador, la transmisión pasa de 6ª a 3ª en un parpadeo, haciendo que los adelantamientos ruteros no conlleven demoras y también dejará boquiabierto a más de uno cuando vean a este monovolumen (perdón, SAT), moverse en el tránsito con la agilidad de un tiburón en el océano. Aunque en masa se acerque mucho más a una ballena. Es increíble como BMW logró hacer de este monovolumen algo tan ágil y divertido de usar. Más que ingenieros, son hechiceros de las artes oscuras de la mecánica.

Más allá de tener tracción en ambos ejes, gracias al sistema xDrive que trabaja con los dos motores (eléctrico y naftero), este producto está muy lejos de ser un vehículo para hacer siquiera un off-road light. Su eficiencia dinámica fue desarrollada solo pensando en el grip. Es tan urbano como un subterráneo europeo y va igual de rápido. En resumen, es un producto que tal vez no cautiva en los papeles por ser un monovolumen híbrido, algo a lo que muchos petrolheads le huirán como a la peste. Pero una vez que lo usen, se van a tener que tragar más de un prejuicio, porque no solo es divertido de usar. También a nivel dinámico, es el mejor de su segmento.


Equipamiento

En Uruguay el 225xe iPerformance Active Tourer solo se ofrece en un nivel de equipamiento, que no solo es muy completo, sino que ofrece de serie todo esto: Performance Control, alarma, modos de conducción (ECO PRO/Comfort/Sport), función Auto Start&Stop, botón de encendido/apagado, computadora de a bordo, pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), encendido automático de luces con función diurna LED, sensor de lluvia, climatizador automático bi-zona con salidas de aire para las plazas traseras, control de velocidad crucero con función de frenado y limitador de velocidad, audio BMW Professional con AM/FM/CD/USB/Bluetooth, sistema multimedia iDrive con pantalla multifunción BMW ConnectedDrive a color de 6,5 pulgadas, cámara de retroceso, luces traseras LED, faros delanteros full LED adaptativos, faro antiniebla trasero, asientos delanteros con regulación manual en altura, respaldo trasero rebatible y reclinable 40:20:40, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, portón trasero con apertura y cierre automáticos, barras de techo longitudinales en color negro, tapizados en eco-cuero Sensatec Schwarz, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, línea cromada exterior, barras de techo longitudinales en Satin Aluminium, molduras interiores Negro Brillante con acentos en Pearlganz cromado, techo solar eléctrico panorámico, espejos retrovisores exteriores con plegado eléctrico y función de estacionamiento, asistente de estacionamiento activo, iluminación ambiental interior, asientos delanteros con regulación eléctrica y dos memorias para conductor, modos de conducción BMW eDrive (Auto eDrive/Max eDrive/Save Battery), y llantas de aleación ligera de 18 pulgadas con radios en forma de "Y" "estilo 484" color Ferricgrau sobre neumáticos runflat en medida 225/45 R18.


Más allá de tener casi todo lo que se puede pedir por este precio, de todas formas aparecen algunos faltantes que se encuentran en productos de menor valor. Por ejemplo, una llave manos libres, un espejo con anti-encandilamiento automático o que el sistema iDrive no cuente con mapas homologados para Uruguay, por lo que también carece de navegador. Sin embargo, en otros mercados existe una solución para ese problema que es el sistema BMW ConnectedDrive con sistemas como Apple CarPlay que sí está disponible en otros mercados, aunque no para el nuestro (al menos por ahora), como ya comenté más arriba en el informe.


Seguridad

Todos los Serie 2 Active Tourer y este 225xe iPerformance, llevan de serie: seis airbags, frenos ABS, regulación electrónica de la fuerza de frenado (EBD), ayuda de frenado en curvas (CBC), sistema de estabilización (DSC) con asistencia de frenado, asistente de arranque en pendientes, función de secado de frenos, luces de freno dinámicas, compensación de "fading", control dinámico de la estabilidad (DTC) y control electrónico del bloqueo del diferencial (EDLC), monitoreo de presión de neumáticos, anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles.

Se trata de una dotación bastante completa, en otros mercados como el europeo, BMW ya está ofreciendo, de serie u opcional según cada región, elementos que ya deberían comenzar en nuestro mercado a popularizarse, y más en estos rangos de precios, como son el asistente de luz de carretera, la detección de señales de tráfico así como la advertencia de personas o de una colisión frontal tanto en ciudad (entre 10 y 60 km/h) como carretera (a partir de 50 km/h), que conforman el paquete de asistencias que la marca alemana denomina Driving Assistant.


Los frenos, por su parte, son de discos ventilados en ambos ejes y tienen un comportamiento intachable. Se detiene siempre en línea recta sin manifestar fatigas prematuras del conjunto, con una desaceleración marcada que se siente mucho en el cuerpo, y además enciende las balizas si la frenada es de emergencia, con el fin de alertar a los conductores que vienen detrás nuestro. Diez puntos. Una diferencia entre los PHEV y otros productos, es que el pedal de freno tiene un recorrido doble, dado que en su primera parte se puede trabajar con la regeneración de energía para cargar la batería.

También tiene los sendos controles de tracción y estabilidad, que BMW denomina DSC y DTC. A diferencia de algunos competidores, en los Active Tourer el grado de desconexión no es total. El primero se desactiva por completo con una pulsación de unos tres segundos, mientras que para apagar el control de estabilidad, hay que presionar el comando durante diez segundos, aunque en la práctica solo reduce su umbral de acción.


Precio y garantía

Antes de que me lo reclamen sin haber leído este párrafo antes, el BMW 225xe iPerformance Active Tourer 1.5 T Steptronic no tiene rivales directos de segmento. No existe, al menos en el mercado local, un monovolumen híbrido enchufable de una marca premium, pero tampoco en otras regiones del planeta. Por ahora Mercedes-Benz no ha incursionado en este mundillo con su Clase B y Audi no tiene ni siquiera en sus planes un rival para estos productos.

A U$S 66.900, el Serie 2 Active Tourer PHEV tiene más rivales por precio y mecánica, que por segmentación per sé. Sin ir más lejos, su hermano de MINI, el Cooper S E Countryman Chili 1.5 T Steptronic ALL4 cuesta lo mismo y tiene la misma garantía, de 2 años sin límite de kilometraje y de 7 años sin límite de kilometraje para la batería. La única ventaja del modelo de la casa británica es que cuenta con un sistema de sonido harman/kardon con 12 altavoces, amplificador digital, potencia de amplificación de 360 W. Pero el 225xe tiene butacas eléctricas delanteras con memorias. Así que es un empate técnico.


El Wallbox BMW i para uso doméstico con carga rápida cuesta U$S 2.990 (con instalación incluida). Respecto al cambio de la batería, por ahora no se divulgaron costos y a diferencia de otros híbridos, BMW solo reemplaza los módulos, no todo el pack, algo que en términos absolutos resulta bastante más económico.

Por ahora BMW está sola (acá y en el resto del mundo) en este segmento como el único monovolumen compacto PHEV de tracción integral. Es curioso en cierta medida que BMW no tenga un X1 PHEV, siendo que comparte la plataforma UKL2 con este Active Tourer. Tal vez sea una decisión interna del Grupo BMW para que no compitan entre sí dos productos similares, aunque en el caso del Countryman y este 225xe, más de uno se pondrá a sacar cuentas si prefiere ir por un planteo de SUV o no. Porque en esencia, son casi el mismo producto, salvo las mínimas diferencias ya explicadas.


Conclusión

2018 fue sin dudas el año elegido por las marcas para abrir el mercado de los productos híbridos, ya sea los enchufables y los que no se conectan a la red eléctrica. Mientras las marcas generalistas (Toyota y Hyundai) están apostando por los segundos, las premium (BMW, Mercedes-Benz y MINI) son las primeras en sumarse a la tendencia de los PHEVs, que son también una tecnología más moderna y eficiente en comparación. Pero también más costosa, hay que decirlo.

Este Active Tourer guarda algunas similitudes de uso con el Countryman PHEV que manejé hace un tiempo atrás, aunque en un envase más familiar que en aquel SUV británico y aunque suene raro, hasta cuestan lo mismo pese a que sus filosofías son muy distintas. Por el resto, se comparten muchas sensaciones de uso y siendo el cuarto PHEV evaluado, siento que es el formato de hibridación perfecto: autonomía eléctrica digna para circular en la ciudad a diario, junto a una eficiencia energética envidiable con ambas mecánicas en el resto de las aplicaciones de uso.


Pero al recién haberse cumplido algo más de un año de la llegada de estos vehículos en el mercado local, sigo considerando que al consumidor uruguayo le falta mucho por aprender de estas nuevas (para nosotros) tecnologías. Sigo recibiendo al menos una vez al mes, comentarios de usuarios que no obtienen consumos bajos ni las prestaciones que prometen las marcas en sus fichas. La respuesta es simple: todavía no aprendieron a usarlos o tampoco les han enseñado cómo.

También falta ver cómo se seguirá desarrollando este tipo de productos y cuál será su confiabilidad y reventa dentro de unos años más. Pero en el presente, son una opción tan lógica como también, a criterio personal, la tecnología que mejor aprovecha el concepto de hibridación de dos motores. Pero por otra parte, también implica que sus usuarios cambien por completo sus hábitos de manejo para explotar al máximo las capacidades de estos productos. Habrá que ver cuántos de ellos están dispuestos a hipotecar sus conocimientos aprendidos por tener una mayor eficiencia de uso a diario.


En el caso puntual del 225xe iPerformance Active Tourer es una respuesta a una pregunta que nadie se hizo. ¿Cómo podría ser un monovolumen compacto híbrido creado por BMW? Muchos puristas podrían prejuzgar que sería una violación a las raíces y tradiciones más arraigadas de la firma de Múnich. Pero este no es un producto pensado para ellos. En contra de sus pasiones, es una opción ideal para aquellos que busquen consumos reducidos con prestaciones y dinámica (casi tan buenas) como las de un hot hatch en un envase práctico de calidad alemana. A criterio personal, dentro de esta familia de productos el PHEV es la compra más razonable de las dos, si lo comparamos con el 218i Active Tourer 1.5 T Steptronic DKG que vale U$S 52.900. Son 14 mil dólares más. Son muchos billetes aplilados. Pero por las prestaciones, equipamiento y consumos, los vale uno arriba del otro.

Hoy tenemos solo tres marcas premium (BMW, MINI y Mercedes-Benz) que están ayudando a la apertura al mercado de los híbridos enchufables y siendo la única opción para esos early adopters. Al igual que lo hace el Countryman PHEV, el Active Tourer PHEV son dos rara avis en un mercado donde no tienen competencia. El producto inglés tiene el camino más allanado por ser un SUV, y por ende, la silueta que todos quieren tener en su garage. Mientras que su hermano alemán utiliza un formato más ortodoxo que cada vez menos consumidores demandan. Y es una pena. Porque el Serie 2 Active Tourer no es un monovolumen de BMW. Es el BMW de los monovolúmenes. Y solo por eso, muchos más deberían tenerlo en consideración a la hora de buscar un híbrido familiar.


A favor
  • Calidad de materiales y terminaciones
  • Conjunto motor/transmisión
  • Consumos reducidos
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Diversión de manejo
  • Equilibrio de suspensiones
  • Equipamientos de seguridad y confort
  • Habitabilidad general
  • Posición de manejo
  • Tecnología aplicada
En contra
  • Depósito de combustible pequeño
  • Modularidad interior limitada
  • Sin neumático de auxilio


FICHA TÉCNICA:


MOTORIZACIÓN
Motor de combustión interna
Cilindrada (cc) 1.499
Número de cilindros: 3
Número de válvulas: 12
Relación de compresión: 11:1
Diámetro x carrera (mm): 75 x 90,5
Inyección: directa con turbocompresor e intercooler, control variable de válvulas (VALVETRONIC) y doble sincronización variable del árbol de levas (doble VANOS)
Potencia máxima (cv/rpm) 136/4.400-6.000
Torque máximo (Nm/rpm) 220/1.250-4.300
Sistema híbrido
Motor eléctrico
Tipo: generador síncrono de imán permanente integrado en la caja de cambios con función del alternador de recuperación de energía para el acumulador de alto voltaje
Potencia máxima (cv/rpm) 88/4.000
Torque máximo (Nm/rpm) 165/0-3.000
Batería
Tipo: ion-litio (Li-Ion) con 80 celdas
Voltaje nominal (V): 293
Capacidad energética neta (Kwh) 7,6
Potencia máxima y torque máximo combinados (cv/Nm) 224/385 (con función "eBOOST")
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática secuencial de seis relaciones
Tracción integral híbrida xDrive (eje delantero a combustión, eje trasero eléctrico)
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera servoasistida eléctricamente
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de discos ventilados
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: eje de articulación única y montantes telescópicos McPherson con soporte de aluminio
Trasera: eje de brazos múltiples con brazos longitudinales
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 225/45 R18
Rueda auxiliar: N/D
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 202
Velocidad máxima en modo 100% eléctrico (km/h) 125
Aceleración 0/100 km/h (s) 6,7
Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: 2,3
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 400/1.350
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.660
Largo total (mm) 4.354
Ancho total (mm) 1.800
Alto total (mm) 1.556
Distancia entre ejes (mm) 2.670
Capacidad del tanque de combustible (l) 36

Galería: BMW 225xe iPerformance Active Tourer 1.5 T Steptronic | Créditos: Autoblog y Diego Olivera.

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Barras longitudinales en Satin Aluminium
Faros delanteros full LED adaptativos con luces diurnas LED
Faro antiniebla trasero
Faros traseros LED
Llantas de aleación de 18 pulgadas
Línea cromada exterior
Techo solar eléctrico panorámico
SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales delanteros y de cortinas
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Asistencia de frenado en curvas (CBC)
Ayuda al arranque en pendientes
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control dinámico de los frenos (DBC)
Control de estabilidad (ASC)
Control dinámico de estabilidad (DSC)
Control dinámico de tracción (DTC)
Control electrónico del bloqueo del diferencial (EDLC)
Frenos ABS
Función de secado de discos y pastillas con compensación de fading
Monitoreo de presión de neumáticos
CONFORT
Apliques interiores Negro Brillante con acentos en Pearlganz cromado
Asientos delanteros con regulación eléctrica y dos memorias para conductor
Asistente activo de estacionamiento con sensores de estacionamiento delanteros y traseros
Audio BMW Professional con AM/FM/CD/USB/Bluetooth
Botón de encendido/apagado
Cámara de retroceso
Climatizador automático bi-zona con salidas de aire para las plazas traseras
Computadora de a bordo
Dirección con asistencia electro-mecánica variable
Encendido automático de luces con función diurna
Espejos exteriores regulables y plegables eléctricamente con función de estacionamiento
Freno de estacionamiento electromecánico
Función Auto Start&Stop
Iluminación ambiental interior
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema "one touch"
Limitador de velocidad y control de velocidad crucero dinámico con función de frenado
Modos de conducción (ECO PRO/Comfort/Sport)
Modos de conducción BMW eDrive (Auto eDrive/Max eDrive/Save Battery)
Performance Control
Portón trasero con apertura y cierre automáticos
Respaldo trasero rebatible y reclinable 40:20:40
Sistema multimedia iDrive con pantalla multifunción BMW ConnectedDrive a color de 6,5 pulgadas
Sensor de lluvia
Tapizados en eco-cuero Sensatec Schwarz
Volante multifunción en cuero con regulación en altura y profundidad

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 66.900. Garantía: 2 años sin límite de kilometraje (7 años sin límite de kilometraje para la batería).

COMERCIALIZA:

Motor Haus. Ramón Escobar 1330. Tel. 29243125. Web: www.bmw.com.uy