Prueba: BMW 530i Luxury Line 2.0 T Steptronic

jueves, 24 de agosto de 2017



Evaluamos a la séptima generación del BMW Serie 5 en su variante 530i Luxury Line con la mecánica 2.0 turbo de 252 cv.
La séptima generación del Serie 5 pasó por nuestro garage hace algunas semanas atrás para ser evaluado en la -por ahora- única versión disponible en el mercado local, la 530i Luxury Line con el motor 2.0 turbo de 252 cv asociado a la transmisión automática Steptronic de ocho relaciones.

La Serie 5 es uno de los linajes más antiguos de la gama actual de BMW junto a las otras dos series impares, las 3 y 7. La primera generación, conocida como E12 nació en 1972 como reemplazo del BMW 1600 aparecido diez años antes. Este producto, que fue el que inició la denominación "5", se comercializó hasta 1981, cuando salió a la venta la segunda evolución de la Serie 5.

Este producto, conocido como E28 también fue el encargado de dar el puntapié a otro ícono de la gama de la firma de Munich, el M5, que fuera lanzado en 1984. Esta generación se mantuvo en producción hasta 1988, momento en el que el E34, o tercera evolución del modelo, salió a la luz en febrero de ese año. Aquí BMW comenzó a ofrecer elementos de seguridad como airbags, controles de tracción/estabilidad, por ejemplo.


En 1995 nació el E39, que significó un punto de quiebre para el Serie 5, ya que incorporaba niveles de tecnología y seguridad que hasta aquel momento eran solo propiedad de su hermano mayor, el Serie 7. Incluso este modelo fue el que puso en la palestra a los hoy tan famosos "angel eyes" de las ópticas delanteras de todos los BMW contemporáneos. Esta cuarta generación se mantuvo en pie hasta 2003 cuando entró el polémico E60 con el diseño de Chris Bangle y Adrian van Hooydonk, que tantas críticas y elogios por igual recibió. 

Pero también es recordado como el Serie 5 que tuvo un M5 con una mecánica V10 tomada casi de forma directa de un Fórmula 1. En 2010 apareció la sexta generación, también llamada F10, que se comercializó hasta el año pasado, cuando se mostró la séptima generación (ver nota). Este producto llegó en junio de 2017 a Uruguay importado desde Dingolfing, Alemania (ver lanzamiento) en una variante sola denominada 530i Luxury Line 2.0 T Steptronic a U$S 114.900 y su evaluación comienza a continuación.


Exterior

Hablar de sedanes de segmento E en épocas de SUVs y crossovers es casi una tarea de revisionismo histórico. El Serie 5 es toda una institución de esta parte del mercado junto a uno de sus rivales de todas las horas, el Clase E de Mercedes-Benz. Por eso, como buen representante de las tradiciones, el diseño de esta séptima generación es tan conservador y alemán como el Deutschkonservative Partei.

Sin embargo, BMW se tomó algunas licencias de modernidad para incorporarle a este G30 (así se le llama de forma interna a esta generación) como por ejemplo, que los riñones delanteros tan característicos ahora llevan unas pequeñas compuertas activas que se abren o cierran para dejar entrar más o menos aire al impulsor. También ayuda a que la carrocería sea un 10% más aerodinámica que la generación previa y que este Serie 5 tenga uno de los mejores coeficientes del segmento: Cx de 0,24 en este 530i.


A su vez, los riñones dobles típicos van flanqueados por faros dobles redondos con tecnología full LED autoadaptables con luz de cruce y asistente de luces de carretera antideslumbrantes, que iluminan tanto, que en un cambio de luces rutero más de uno va a pensar que lo viene persiguiendo un relámpago móvil.

Un par de detalles más que aportan a la aerodinámica de -semejante- carrocería son los Air Curtains (situados en los guardabarros delanteros) y Air Breathers (a un lado de los antinieblas delanteros) que producen una reducción significativa de las turbulencias frontales, así como una canalización dirigida del flujo del viento a lo largo del vehículo.


Esta versión evaluada es la que BMW denomina Luxury Line, y de ahí que su estilo priorice un look más clásico y elegante que deportivo con muchos elementos cromados en toda la carrocería, incluso en el marco de las ventanillas que termina en el clásico "Hofmeister-Knick". La línea de cintura está bien marcada en el perfil y se complementa con otro nervio que nace de los Air Breathers laterales con un aspecto de palo de hockey bastante curioso.

Las llantas de aleación son más bien tradicionales en su estilo también, con 18 pulgadas de diámetro, radios en W para su diseño y que son llamadas por la marca como "estilo 632". En la unidad de pruebas estaban montadas sobre neumáticos runflat Pirelli Cinturato P7 en medida 245/45 R18. Entre los muchísimos extras se pueden llegar a pedir hasta llantas de 19 o 20 pulgadas.


En el sector trasero BMW decidió mantener un planteo similar al de la generación número seis del Serie 5, pero dándole un poco más de robustez a las líneas, con trazos más abruptos y filosos. También se realizó una caída del techo más similar a la de una coupé y no marcando tanto los tres volúmenes como en ediciones previas. En la noche se destacan los grupos ópticos con tecnología LED por su patrón en forma de "L" tan característico de la marca.

El nuevo Serie 5 mide 4.936 mm de largo, 1.868 mm de ancho, y 1.479 mm de alto. La distancia entre ejes es de 2.975 milímetros. En comparación con su antecesor tiene 36 milímetros más de largo, el ancho de la carrocería aumentó en 6 milímetros y la altura en 2 mm, mientras que la distancia entre ejes creció en 7 milímetros. En otras palabras: si el anterior era un vehículo grande, ahora es enorme. Tanto, que casi que comparte todas las cotas con la quinta generación del Serie 7 de batalla corta, siendo solo 136 mm más corto, 34 más angosto, y mm más alto y con 95 mm menos de entre ejes.


Interior

Si un auto tiene en sus puertas un sistema soft close que con solo apoyarlas basta para que el vehículo las cierre por nosotros sin tener que hacer el más mínimo esfuerzo y haciendo un satisfactorio "click", creo que nos queda claro que estaremos entrando a un ambiente de lujo y por sobre todo, de muchísima calidad. BMW de veras puso mucho empeño en dejar al habitáculo de esta generación de la Serie 5 como un espacio no solo agradable, sino que invite a quedarse ahí durante horas y horas. 

Los únicos plásticos rígidos están en la consola central y van con un tratamiento piano black de buena calidad, mientras que el resto del interior, incluidos los paneles de puertas (en su totalidad), la consola, la tapa de la guantera y todo el tablero, van en inyectados blandos de un nivel de calidad que asombra. Si no es el interior mejor terminado y de mayor refinamiento que probé hasta el momento, anda cerca, porque todo lo que toques, mires o huelas, emana calidad.


La posición de manejo como no podía ser de otra forma es perfecta. Bueno, casi. Tanto la butaca como la columna de dirección se regulan de forma eléctrica con generosidad, pudiendo acomodar a personas de más de 2 metros de alto sin problema así como también al más retacón. Tiene dos memorias para que no nos olvidemos dónde queríamos cada cosa ajustada, ya sea el asiento, el volante o los espejos retrovisores. Es decir, acá no hay ningún problema para encontrar la postura ideal. A su vez, como es un clásico de la marca, la consola está ladeada hacia el conductor.

Lo llamativo es que en nuestra unidad no contaba con regulación lumbar, ni tampoco con extensores para muslos, como sí se ve en otros BMW de menor precio. En este 530i eso es un opcional que se paga aparte. Pero considerando que este cliente ya desembolsó lo mismo que un apartamento dos ambientes en un auto, lo razonable es que esos amenities ya vengan incluidas en el precio. En su defensa, las butacas delanteras son muy cómodas y nunca cansan a la espalda, ni siquiera pasando más de seis horas al volante en modo non stop.


Pese a que en la imagen arriba de estas líneas hay un instrumental bien tradicional con agujas, es todo una ilusión óptica. Se trata de un display LCD de altísima resolución configurable con tres esquemas, Comfort, Sport y ECO PRO, que trabajan junto a los modos de conducción. El que aparece en la foto es el Comfort, que sería el diseño por default. El ECO PRO elimina el tacómetro por un económetro, apaga el velocímetro por encima de los 120 km/h (hasta que superemos esa cifra) y el Sport tiñe todo de rojo, la escala del velocímetro pasa de 50 en 50 km/h y pone bien claro por dentro del cuenta vueltas en qué marcha estamos circulando.

La otra gran pantalla del interior está en el medio del habitáculo. Y es imposible no verla, porque se trata de un enorme display de 12,3 pulgadas donde se pueden visualizar las funciones del sistema BMW ConnectedDrive. Como ya es costumbre, cuenta con el clásico controlador iDrive Touch, con comandos manuales y táctiles, pero a esto le tenemos que sumar otras tres funciones: ahora las pantallas de BMW son táctiles (la respuesta es perfecta), se la puede comandar por órdenes vocales (entiende todo sin problemas) o mediante un sistema de control gestual. Si bien la unidad de pruebas no lo tenía, es de serie en todos los 530i comercializados en Uruguay. Y pueden ver cómo funciona, acá (ver video).


En relación a las funciones del sistema multimedia cuenta con AM/FM/USB/DVD/Aux-In/Bluetooth además de BMW Apps (como Spotify, Twitter o Wikipedia, por ejemplo), aunque por el precio ya debería contar con dos elementos: navegador integrado (aunque no hay mapas homologados por BMW para Uruguay) y Apple CarPlay como sí ofrece en otros mercados. Ojalá esto se pueda revertir a la brevedad, porque el sistema es tan bueno que ese faltante menor es una verdadera lástima. Lo que merece una mención especial es el sistema de audio HiFi con doce altavoces, amplificador digital, potencia de amplificación de 205 W: suena con una definición y calidad que asusta.

Si bajamos por la consola están los clásicos comandos personalizables de BMW y los mandos del climatizador automático de dos vías, que presenta algunas particularidades. Por ejemplo, más allá de que la temperatura puede elegirse de forma independiente, también permite que el forzador tenga un ajuste doble. A su vez, las plazas traseras pueden enfriar o calentar el aire a piacere, aunque no llega a ser un tri-zona. Eso también va en la enorme lista de extras opcionales.


Ya que paso a las plazas posteriores, BMW hizo varias mejoras en términos de habitabilidad para quienes viajen acá atrás. El espacio es apto para dos adultos grandes, con suficiente espacio para las cabezas respecto al techo y bastante más generoso en relación al lugar para las piernas. El ancho abunda también y será un verdadero placer viajar sentado en esos asientos, porque hasta logran el mismo nivel de confort que las butacas delanteras.

Donde empiezan los inconvenientes es cuando queremos ocupar la plaza del medio. El respaldo es más firme, producto de un gran apoyabrazos central, el asiento está algo más elevado y la distancia entre la cabeza y el techo es justa. A lo ancho no hay mayores problemas, pero no tendrá mucho espacio para los pies. Es decir, tres podrán acomodarse en viajes de corta y mediana distancia, pero el que viaje en el medio irá pidiendo rotación de equipo como en el volley porque estará incómodo por el voluminoso túnel de transmisión.


El baúl tiene la misma capacidad de litros que el nombre de esta versión, 530. Es una cifra que hoy podemos encontrar en una berlina de segmento C (es decir, dos segmentos menos que este Serie 5), y aunque el volumen es correcto, no puede ampliarse porque el respaldo trasero es fijo, siendo un rebatible 40:20:40 opcional. La boca de cargas es algo estrecha producto de un piso bastante alto. Pero tiene una explicación lógica. Pese a contar con neumáticos runflat, BMW decidió dotar al Serie 5 de una rueda de auxilio. Eso sí, es un Maxxis temporario en medida T135/80 R18.

Es una solución que compensa a medias el problema de las runflat en caso de romper una, porque la galletita nos permite seguir hasta poder reparar a la dañada. Pero de todas formas, el auxilio temporario siempre debe ser colocado en aquellas ruedas que no son motoras, en este caso, las de adelante. Por ende, si rajamos un neumático delantero y tenemos que cubrir una larga distancia hasta una gomería, habrá que hacer dos cambios en lugar de uno solo, a diferencia de cuando tenemos un neumático idéntico a los titulares guardado en el baúl pronto para la acción.


Motor y transmisión

¿Se acuerdan cuando leer "530" era sinónimo de un motor seis cilindros en línea aspirado? Yo también, y en este mes tan asociado a la nostalgia en nuestro país, es imposible que no se piante un lagrimón por esto. De todas formas, la tecnología es progreso, y BMW no es ajena a esta frase como veremos un poco más adelante, aunque se mantiene la tradición de un motor montado de forma longitudinal. Alabado sea esto.

Esta séptima generación del Serie 5 lleva en la versión 530i a una mecánica que cumple con todos los ingredientes del downsizing. El impulsor utilizado por esta berlina es el B48O de BMW. Se trata de un cuatro cilindros en linea con una cilindrada de 1.998 cc, BMW TwinPower Turbo (un turbo solo, pero con entrada doble o twin-scroll), inyección directa de alta presión y distribución variable VALVETRONIC y control variable del árbol de levas (doble VANOS). Esta motorización es compartida, por ejemplo, con los 330i y 730i (acá gana 6 cv de potencia).


Es cierto que para muchos un cuatro cilindros con 252 cv podría parecer algo poco para semejante carrocería, pero la realidad muestra que es una mecánica intachable y suficiente por donde se la mire. Se destaca por ser progresiva, muy suave en la entrega de potencia y torque, así como muy flexible y elástico, pudiéndole sacar un comportamiento serenado y calmo, así como uno más enérgico y prestacional. Es de esas mecánicas que hacen todo bien: son potentes, silenciosas, competentes y que además, consumen poco combustible. Y que funcionan como si estuvieran alimentadas por miel.

Va acoplado a una transmisión que dentro del Grupo BMW denominan como Steptronic, aunque en realidad es una caja ZF denominada 8HP75 y que es usada por ejemplo en los Serie 7 y X5 así como en la Alfa Giulia QV. Es una clásica automática con convertidor de par de un funcionamiento muy suave y también a la vez veloz, con ocho relaciones más levas al volante. A diferencia de otras ZF usadas por BMW, esta permite que con el selector en "S" o "M", retener un poco las marchas y con las levas incluso se pueden hacer hasta cinco rebajes, pasando de 8ª a 3ª en un parpadeo. El funcionamiento es impecable y sin reproches.


BMW declara una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en 6,2 segundos con esta configuración mecánica mientras que la velocidad máxima es de 250 km/h. En materia de consumos, las prestaciones según fábrica son: 7,3 l/100 km en ciclo urbano, 5,2 l/100 km en ruta, y 5,9 litros cada 100 km en ciclo mixto. ¿Existirá un motor que gaste eso en ruta y pueda ir a 250 km/h de velocidad final? Sigan leyendo y les cuento.

Durante las pruebas, logré como mejores números 9,2 l/100 km en ciclo urbano, 5,9 l/100 km en ruta, y 7,5 litros cada 100 km en ciclo mixto. Como verán, hay diferencias mínimas de consumo entre el registro teórico y el práctico, pero considerando todas las prestaciones y las cifras que arrojó, no queda otra que aplaudir a los ingenieros de BMW. El peso en orden de marcha, en tanto, es de 1.540 kg, que es un valor bastante bajo para el segmento, gracias a una combinación de materiales como aluminio, aceros de alta resistencia y magnesio disminuyeron el peso del vehículo en 100 kilogramos frente a las series predecesoras. Por último, el depósito de combustible aloja 68 litros de capacidad.


Comportamiento dinámico

Es ya un caso perdido que reclame a las marcas que no ploteen a los autos de prueba con consignas sin sentido o que arruinen la estética del modelo a la hora de hacer las fotos. Pero en el caso del Serie 5, si bien había pecado en tener un adhesivo en las puertas, llevaba una leyenda que decía "driving pleasure", que traducido al criollo es "conduciendo placer".

Al departamento de marketing de BMW Uruguay le cuento que faltó ponerle el "sheer" por delante, y que dejaría a la frase como "puro placer de conducir". Y que a su vez, sería la forma más fiel de mostrarle a los peatones y el resto de los mortales que vean pasar al Serie 5 por la calle, que su conductor está en pleno disfrute conduciéndolo. Digamos que lo convertiría en el ploteo más fiel a las sensaciones que deja un producto tras usarlo. Hasta podría decirse que es herético que este modelo en otros mercados tenga entre sus opcionales las funciones de conducción semi-autónoma.


Aunque muchos asocian a los productos de BMW con un carácter más deportivo que aquellos salidos de las filas de Mercedes-Benz o Audi, la realidad es que el Serie 5 no podría estar más alejado de eso. Es una berlina que no invita a otra cosa que a disfrutar del manejo. Todo está enfocado a esto. Las suspensiones, aunque pueden parecer firmes, es una consecuencia de semejantes neumáticos 245/45 R18, que para más detalle, son runflat. Es decir, al tener los flancos reforzados, son más duros.

Pero esto no afecta en lo más mínimo al Serie 5 ni al bienestar de sus ocupantes. Además tiene uno de los trabajos de insonorización más logrados que vi en años. No exagero cuando digo que se puede hablar a los susurros adentro del auto y escuchar a la otra persona. Ni hablar de si queremos escuchar la música del sistema multimedia o por el contrario, circular en pleno silencio por la ruta.


El parabrisas es acústico, pero también el techo, contando con amortiguadores acústicos integrados que eliminan ruidos molestos en una zona muy especial: la parte más cercana a la cabeza de los ocupantes del vehículo a los pilares A y B de la carrocería. De esta forma nerd es que puedo explicarles que las sensaciones, son reales y que tienen una justificación científica por detrás. Sí, en Autoblog creemos en la ciencia. Y en las berlinas de tracción trasera que nos dejan disfrutar del manejo también.

Otra cosa que es de verdad, es la forma en la que empuja el 2.0 a esta carrocería por su progresividad y suavidad. Como ya dije, tiene tres modos de comportamiento: ECO PRO, Comfort y Sport. A su vez, en otros mercados el Serie 5 sumó un cuarto y quinto modo llamados Adaptive que modifica de forma activa el comportamiento en función del uso que estemos dándole al auto e Individual configurable a gusto del conductor. Pero volviendo a los que tiene el 530 evaluado, el primero es para priorizar la economía y eficiencia de combustible, gestionando los elementos de confort como el aire acondicionado así como también el motor y su respuesta, ralentizando todas las sensaciones de conducción.


El segundo modo es el que podría considerarse "por default", mientras que el Sport actúa sobre la dirección, la respuesta del acelerador (lo hace más ágil) y según el manual de usuario, también afecta el comportamiento del tren de rodaje. Entre los tres se nota un cambio mínimo al usarlos, pero a la hora de los consumos, ¿hay diferencias? En las pruebas medí uno con cada modo y los resultados son estos: en Sport y Comfort 6,4 l/100 km y 6,0 l/100 km de promedio ruta, mientras que en el ECO PRO quedó en 5,9 l/100 km.

La mecánica, por su parte y como ya dije, tiene un comportamiento destacado e ideal para el tránsito urbano, ya que las relaciones de la transmisión automática le permite viajar muy relajado y haciendo tanto silencio como un ratón de biblioteca. A su vez, los modos de conducción junto a los de la transmisión permiten un abanico de uso bastante interesante y variado, pudiendo tener en el seteo más económico, la caja con el modo de pasaje de marchas manuales.


El 2.0 trabaja en Comfort con el selector en D7 a 70 km/h a apenas 1.300 vueltas (1.500 en el modo Sport), mientras que en el caso usar el modo "S" de la caja, a igual velocidad el régimen es un poco superior, pero no tanto, 2.000 rpm y con la Steptronic en S5. En ruta, en tanto, el conjunto se mueve a 110 km/h en D8 a unas relajadas 1.550 vueltas en modo Comfort, mientras que pasando la transmisión al seteo deportivo y manual, baja dos marchas (S6) y el motor trepa 950 revoluciones (2.500 rpm) a igual velocidad. Si solo dejamos la caja en D y el modo Sport del motor, va en D7 a 2.000 vueltas.

Perdón por el mareo numérico, ahora vamos a tomar algunas curvas. La dirección, por su parte, es la que BMW denomina Servotronic que se caracteriza por ajustar de forma electrónica el ángulo de giro de las ruedas en función de la velocidad del vehículo, minimizando el esfuerzo para girar el volante, sin importar a la velocidad a la que se circule. El resultado es: una dirección muy directa, firme y comunicativa en lo veloz, que a la vez es muy desmultiplicada, ligera y amable con los brazos en las maniobras de estacionamiento.


Ya que hablo de lo veloz, el comportamiento de este Serie 5 es sin dudarlo, la nueva referencia del segmento E. No exagero. El chasis está preparado para lidiar con mucha más potencia y mecánica que este humilde cuatro cilindros y tanto en lo recto como en las curvas más trabadas lo sabe mostrar con creces. BMW logró combinar de manera magistral un esquema cómodo y ágil a la vez.

La suspensión acusa las inclinaciones lógicas de un modelo enfocado más hacia al confort, pero de todas formas los niveles de grip que tiene sorprenden y no se transmiten en ningún momento brusquedades por un repentino cambio de transferencia de masas violento. Qué serio que sonó eso... Voy a simplificarlo: va como un scalextric. En algunas ocasiones incluso intenté desacomodarlo adrede en una curva incluso con el ESC en su seteo menos permisivo, y el eje trasero de todas formas se aferró al asfalto como un abrojo a la lana. Es brillante, otro calificativo no le cabe mejor.


Equipamiento

La dotación de este 530i está a la par de lo que cualquiera espera por casi U$S 115.000 e incluso pasa un poco la barrera de expectativa también. En este nivel Luxury Line el listado de serie comprende: modos de conducción (ECO PRO/Comfort/Sport), sistema Start&Stop, computadora de a bordo, pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), alarma, acceso confort (llave manos libres y apertura/cierre), sensor de lluvia, encendido automático de luces con función diurna LED, climatizador automático bi-zona con salidas de aire para las plazas traseras, control de velocidad crucero con función de frenado, sistema de navegación BMW Professional con AM/FM/USB/DVD/Aux-In/Bluetooth con pantalla táctil BMW ConnectedDrive de 12,3", controlador iDrive Touch, BMW Apps, comandos vocales y sistema de control gestual del sistema multimedia, telefonía y del climatizador automático (ver video), cuadro de instrumentos multifuncional con pantalla LCD de alta resolución, cámara de retroceso, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, espejo interno y exteriores con anti-encandilamiento automático, luces traseras LED, faros delanteros LED autoadaptables con luz de cruce y de carretera, intermitentes LED y asistente de luces de carretera antideslumbrantes, faros antiniebla delanteros y traseros LED, techo solar eléctrico, baúl con apertura y cierre eléctricos, sistema de audio HiFi con doce altavoces, amplificador digital, potencia de amplificación de 205 W, air breathers laterales en aluminio de brillo intenso, sistema softclose de cerrado de puertas y baúl, luces ambientales interiores, línea cromada exterior, asientos delanteros con regulación eléctrica y dos memorias para conductor, volante deportivo multifunción en cuero regulable en altura y profundidad eléctricamente con levas de cambio integradas, tapizados en Cuero Dakota Schwarz con costuras en contraste Schwarz, parte superior del tablero en cuero Sensatec Schwarz, molduras interiores en madera Fineline Ridge, y llantas de aleación ligera de 18 pulgadas con radios en W "estilo 632" sobre neumáticos runflat en medida 245/45 R18.


Podría decir que no le falta nada y es más, creo que es una dotación muy buena. Pero si hilamos un poco más fino, que la regulación lumbar de las butacas o el respaldo trasero rebatible haya que pagarlos aparte resultan dos faltantes poco defendibles para algunos. De todas formas, es comprensible en términos de negocio para las marcas premium, ya que la gracia de estas firmas es que el cliente pueda armarse un auto a medida de sus necesidades y bolsillos.

Como dije más arriba, el espacio de cargas conforma a cualquiera que quiera irse de vacaciones con el auto y los asientos delanteros son muy cómodos. Así que si quieren gastarle unos dólares más, allá ustedes, pero a criterio personal, creo que este 530i está bien configurado no solo para el precio, sino en comparación con los rivales también. A su vez, se lo puede equipar de forma opcional con otros elementos como el estacionamiento a distancia desde la llave (ver video) tanto para colocar como retirar al vehículo de un espacio apretado, mediante cámaras y sensores infrarrojos.


Seguridad

Todos los Serie 5 llevan de serie: seis airbags, frenos ABS, control dinámico de estabilidad (DSC), control de tracción (ASC) y control dinámico de tracción (DTC), asistencia de frenado en curvas (CBC), control dinámico de los frenos (DBC), función de secado de discos y pastillas, compensación de fading, asistente para arranque en pendientes, recomendación de pausa para el conductor al detectar falta de atención o cansancio, cinco cinturones inerciales de tres puntas, cinco apoyacabezas, anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, monitoreo de presión de neumáticos, capot activo para peatones.

Se trata de una dotación bastante completa, en otros mercados como el europeo, BMW está ofreciendo, de serie u opcional según cada región, elementos que ya deberían comenzar en nuestro mercado a popularizarse, al menos en segmentos superiores, como son el alerta de ángulo ciego, de cambio de carril involuntario, de alerta de colisión inminente, el frenado automático en ciudad con detección de peatones, asistente de maniobras evasivas y de prioridad de paso, y la alerta de cansancio del conductor o de tráfico cruzado, que conforman el paquete de asistencias que la marca alemana denomina Driving Assistant Plus.


Los frenos, por su parte, son de discos ventilados en ambos ejes y tienen un comportamiento intachable en todas las condiciones, incluso durante una pertinaz lluvia. Para recto, con una desaceleración pronunciada que se siente mucho en el cuerpo, y además enciende las balizas si la frenada es de emergencia, con el fin de alertar a los conductores que vienen detrás nuestro. Diez puntos.

También tiene los sendos controles de tracción y estabilidad, que BMW denomina DSC y DTC. A diferencia de algunos competidores, en el Serie 5 el grado de desconexión es total en ambos casos. El primero se desactiva con una pulsación de unos tres segundos, mientras que para apagar el control de estabilidad, hay que presionar el comando durante diez segundos.


Precio, garantía y competidores

Aunque en el corto plazo llegarán las versiones 520i (2.0 T cuatro cilindros con 184 cv) y 540i (3.0 T seis cilindros en línea con 340 cv), sin precios comunicados de forma oficial por el momento, hoy la gama del Serie 5 se reduce a esta opción evaluada. El 530i Luxury Line 2.0 T Steptronic tiene un valor de U$S 114.900 y una garantía de 2 años sin límite de kilometraje.

Considerando el nivel de potencia de este 530i, la paleta de competidores se reduce bastante, por no decir que a solo dos contendientes: Audi A6 1.8 TFSI S tronic (U$S 84.490) y Mercedes-Benz E 300 Avantgarde 9G-TRONIC (U$S 107.990). Es cierto que el BMW arranca en un valor bastante por encima de sus compatriotas, pero tiene formas de justificarlo en base a equipamientos que aquellos no ofrecen, como el control gestual, el instrumental digital, el cierre softclose o un sistema multimedia tan completo como el iDrive con pantalla táctil.


En defensa de sus competidores directos, el E 300 tiene algunos extras en términos de regulación de asientos (por ejemplo, tiene ajustes lumbares y extensor para muslos), asistente activo de estacionamiento, sistema PRE-SAFE y frenado autónomo de emergencia, una transmisión con una marcha más, pero un motor 7 cv menos potente, con 245 cv. A su vez, a U$S 15.000 más, Mercedes-Benz ofrece al E 400 que tiene un 3.0 V6 con unos serios 333 cv de potencia.

El Audi A6, en tanto, es el que queda como la opción más accesible del trío alemán, pero también la que menos potencia tiene (190 cv). Aunque por U$S 23.100 más que el 530i, se puede ir por el 3.0 TFSI V6 con 333 cv. En términos de equipamientos de confort y seguridad, Audi queda algo relegada frente a los otros dos modelos por ser el A6 el más antiguo del grupo. Según dicen, en 2018 aparecería una nueva generación y viendo lo que hicieron con el A8 (ver nota), no sería de sorprenderse que hicieran una versión jibarizada de esa limousine con el nuevo A6.


Conclusión

Si miran con atención, las cuatro marcas alemanas premium cimientan sus gamas en base a un solo producto. Porsche lo hace con el 911, por ejemplo. En el caso de Mercedes-Benz, la referencia es el Clase S. En Audi, hasta no hace mucho era el A4, pero desde hace un tiempo a esta parte, la brújula interna está puesta con el Norte mirando al A8, por eso que decía en el apartado anterior.

BMW hacía lo mismo con la Serie 3, porque durante mucho tiempo, el Serie 5 fue una versión XL de un Serie 3. Pero desde las últimas generaciones y en especial en esta séptima, parece haber habido un cambio notorio. Este producto se acerca más en concepción un Serie 7 jibarizado que un Serie 3 agrandado. No solo en términos de tamaño, que lo es, sino también en relación a la tecnología, confort y calidad aplicadas. Es más, hasta comparte la plataforma con el Serie 7.


Pero hoy este 530i está sufriendo de lo mismo que otras berlinas de segmento E tanto en el mundo premium como generalista, y es esa bendita fiebre de los SUVs. Hoy los U$S 114.900 de este sedán alemán también compran un BMW X3 o X4 también, que a su vez, ofrecen más practicidad y un tamaño más amigable.

Sin desmerecer a esos dos SUVs, dudo que lleguen al nivel de refinamiento y calidad dinámica de este Serie 5. Ni por asomo. Pueden argumentar que es un producto para "gente mayor", o solo para una clientela de diplomáticos con sus maletines de cuero italiano y auto con custodia siempre atrás. Pero la realidad es que este modelo tiene como foco de mercado principal a Europa. En junio de este año, por ejemplo, se vendieron 11.643 Serie 5 en el viejo continente, cifra solo superada por los Serie 3 (13.414) y 1 (12.653). 


¿Dónde quedan los SUVs de la marca en esta ecuación? X3: 4.494, X5: 3.874 y X1: 7.125 unidades. Es que en aquella parte del mundo, las ventas de flotas ejecutivas son muy importantes. Y el Serie 5 siempre fue la opción por default para varios mercados como el alemán, junto al Serie 3. En América Latina, en tanto, el terreno de estos productos está amenazado por sus hermanos sport utilities, como pasa en todos los estratos del mercado.

Pero pese a esto, en el fondo las marcas saben que todavía hay escondido un cliente dispuesto a poner más de U$S 100.000 en una herramienta diseñada al punto de la obsesión del confort y la calidad, con un trabajo de ingeniería igual de maniático en el detalle, y todo envuelto en un paquete de estilo refinado, clásico y elegante. Y que además, no precisan de las bondades ni virtudes de un SUV tampoco.


A nivel personal, un SUV, por más bueno que sea y bien logrado que esté en términos de ingeniería, jamás va a alcanzar el planteo dinámico y de refinamiento de productos como este Serie 5 o alguno de sus rivales directos. Podría discutírselo al que sea durante horas. Pero creo que el mejor argumento que puedo esgrimir es que manejen alguna vez una berlina de este nivel y después nos sentamos a charlar de bueyes automotrices perdidos.

BMW tiene a una de las nuevas referencias del segmento E premium con esta séptima generación del Serie 5. Y hasta en cierto punto llega a resultar paradójico que en una berlina atiborrada con tantas computadoras, micro chips, sensores y mecanismos modernos aplicados para quitar de forma progresiva al conductor de la ecuación a futuro, hayan logrado un producto que invite tanto a ser disfrutado por los seres humanos que aún aprecian la conducción a la antigua. Qué bella contradicción.



A favor
  • Calidad de materiales y terminaciones
  • Conjunto motor/transmisión
  • Consumos reducidos
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Equilibrio de suspensiones
  • Equipamientos de seguridad y confort
  • Habitabilidad para cuatro adultos
  • Prestaciones
  • Posición de manejo
  • Tecnologías aplicadas

En contra
  • Baúl sin respaldo rebatible de serie
  • Neumático de auxilio temporario
  • Túnel de transmisión voluminoso


FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cm3) 1.998
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 10,2:1
Diámetro x carrera (mm): 94,6 x 82,0
Inyección: directa con turbocompresor twin-scroll intercooler, control variable de válvulas (VALVETRONIC) y doble sincronización variable del árbol de levas (doble VANOS)
Potencia máxima (cv/rpm) 252/5.200-6.500
Torque máximo (Nm/rpm) 350/1.450-4.800
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática secuencial de ocho relaciones
Tracción trasera
De piñón y cremallera servoasistida eléctricamente (Servotronic)
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de discos sólidos
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: de doble horquilla con el plano inferior de dirección separado hecho de aluminio
Trasera: multilink de cinco brazos de aluminio ligero
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 245/45 R18
Rueda auxiliar: T135/80 R18
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 250
Aceleración 0/100 km/h (s) 6,2
Consumo (l/100km) Urbano: 7,3 - Carretera: 5,2 - Mixto: 5,9
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 530
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.540
Largo total (mm) 4.936
Ancho total (mm) 1.868
Alto total (mm) 1.479
Distancia entre ejes (mm) 2.975
Capacidad del tanque de combustible (l) 68

Galería: BMW 530i Luxury Line 2.0 T Steptronic | Créditos: Autoblog y Diego Olivera (oliverafotografo.com.uy).

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Air breathers laterales en aluminio de brillo intenso
Faros delanteros LED autoadaptables con luz de cruce y de carretera, intermitentes LED y asistente de luces de carretera antideslumbrantes
Faros antiniebla delanteros y traseros LED
Faros traseros LED
Línea cromada exterior
Llantas de aleación de 18 pulgadas
Paquete de iluminación exterior
Techo solar eléctrico
SEGURIDAD
Alarma
Airbags frontales, laterales delanteros y de cortinas
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Apoya cabezas delanteros y traseros (5)
Asistencia de frenado en curvas (CBC)
Ayuda al arranque en pendientes
Capot activo para peatones
Cinturones traseros de tres puntos (3)
Control dinámico de los frenos (DBC)
Control de estabilidad (ASC)
Control dinámico de estabilidad (DSC)
Control dinámico de tracción (DTC)
Control electrónico del bloqueo del diferencial (EDLC)
Frenos ABS
Función de secado de discos y pastillas con compensación de fading
Monitoreo de presión de neumáticos
Recomendación de pausa para el conductor al detectar falta de atención o cansancio
CONFORT
Acceso confort (llave manos libres y apertura/cierre)
Apliques interiores en madera Fineline Ridge
Asientos delanteros con regulación eléctrica y dos memorias para conductor
Baúl con apertura y cierre eléctricos
Botón de encendido/apagado
Cámara de retroceso
Climatizador automático bi-zona con salidas de aire para las plazas traseras
Computadora de a bordo
Cuadro de instrumentos multifuncional con pantalla LCD de alta resolución
Dirección con asistencia electro-mecánica variable (Servotronic)
Encendido automático de luces con función diurna
Espejos exteriores regulables eléctricamente
Espejo interno y exteriores con anti-encandilamiento automático
Freno de estacionamiento electromecánico
Función Auto Start&Stop
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema "one touch"
Limitador de velocidad y control de velocidad crucero dinámico con función de frenado
Luces ambientales interiores
Modos de conducción (ECO PRO/Comfort/Sport)
Sistema de audio HiFi con doce altavoces, amplificador digital, potencia de amplificación de 205 W
Sistema de navegación BMW Professional con AM/FM/USB/DVD/Aux-In/Bluetooth con pantalla táctil BMW ConnectedDrive de 12,3", controlador iDrive Touch, BMW Apps, comandos vocales y sistema de control gestual del sistema multimedia, telefonía y del climatizador automático
Sistema softclose de cerrado de puertas y baúl
Sensor de lluvia
Sensores de estacionamiento delanteros y traseros
Tapizados en en Cuero Dakota Schwarz con costuras en contraste Schwarz
Volante deportivo multifunción en cuero regulable en altura y profundidad eléctricamente con levas de cambio integradas

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 114.900. Garantía: 2 años sin límite de kilometraje

COMERCIALIZA:

Motor Haus. Ramón Escobar 1330. Tel. 29243125. Web: www.bmw.com.uy