Contacto: Chevrolet Onix Activ 1.4 M/T

jueves, 13 de julio de 2017



La gama del Chevrolet Onix tiene un nuevo integrante entre sus filas, el Activ. Pasó por nuestro garage para un contacto.
Por quinta vez entró a nuestro garage un integrante de la familia Onix/Prisma de Chevrolet. En este caso con la excusa de su última novedad, el Onix Activ, la variante con estética aventurera de este hatchback chico producido en Brasil. Evaluación completa de esta nueva versión, a continuación.


Parece extraño pensar que el Chevrolet Onix ya hace cuatro años que está en el mercado regional, pero así es. Este producto de segmento B desarrollado y producido en Brasil para todo el Mercosur se lanzó allá por 2013 y apenas unos días después de su presentación en Uruguay ya ingresaba a nuestro garage (ver prueba). Al año siguiente llegó su hermano sedán, el Prisma, que también probamos (ver contacto).

Más acá en el tiempo, en 2015, el modelo sumó una versión 1.0 litros que hoy es uno de los productos más populares del mercado nacional (ver prueba) y desde el año pasado, esa variante más accesible de la gama se denomina Joy. Con ella tuvimos otro acercamiento a comienzos de este 2017 pero con la carrocería del Prisma (ver prueba).


Pero el quinto Onix/Prisma que pasó por nuestro garage hace algunos días atrás es distinto, porque por primera vez adoptó una estética aventurera. Esta versión llamada Activ se lanzó el mes pasado proveniente desde Brasil a un precio promocional de 50 primeras unidades a U$S 20.490, precio que ahora que se terminaron, pasó a ser de U$S 20.990 (ver lanzamiento).

Con la excusa de esta nueva versión, así como también para probar al Onix tras su primera actualización estética presentada en 2016 (ver lanzamiento) es que nos llevamos por unos días al Activ para ver si los cambios exteriores e interiores también están acompañados de alguna otra novedad en términos dinámicos. Por eso sin dar más vueltas, comencemos con el contacto.

Exterior

La principal carta de presentación del Activ es su estética exterior. A diferencia de las versiones Joy que conservan el aspecto de los Onix anteriores, los LT, LTZ y ahora el Activ llevan un plateo de diseño más moderno y acompasado a los cánones de estilo de otros modelos de la marca, como el Cruze, por ejemplo.

Sobre ese lienzo es que la marca decidió tener a la primera versión "aventurera" de uno de sus modelos del segmento B. Es una receta que tanto Volkswagen como Renault aplican desde hace años en los CrossFox y Sandero Stepway, pero que hasta el momento había sido ajeno a las mesas de diseño de Chevrolet.


El resultado de los agregados plásticos aquí y allá en la carrocería es atractivo, porque el Onix siempre tuvo buenas líneas, no como otros modelos de la marca (¡hola Agile!). En el frente la parrilla va en composé con los retrovisores en un tono negro piano, mientras que en la parte baja del paragolpes ostenta un falso protector metálico que en realidad es de plástico satinado gris.

Visto desde el perfil las novedades siguen con el mismo tratamiento estético. Aparecen falsos estribos laterales, overfenders plásticos en negro y unas barras de techo que también ofician de spoiler trasero en su remate. Presenta a su vez un emblema "Activ" que luego se repetirá en el baúl, en una carrocería que por ningún lado dice "Onix".


La otra forma de diferenciar a un Onix de un Onix Activ es por la altura de la carrocería, ya que está elevada la suspensión en 30 milímetros. Lo otro que cambian son los neumáticos, que son 10 mm más anchos que los de un LTZ, por ejemplo. Van montados sobre llantas de diseño específico y en nuestra unidad con cauchos Michelin Primacy 3 en medida 195/65 R15.

Atrás los cambios son iguales a los del frontal. Falsos difusores plásticos y un par de apliques en color negro simulando ser un SUV. Otro que el Activ ganó en comparación con sus hermanos fue una óptica antiniebla trasera y una cámara de retroceso ubicada por encima de la patente. El Onix Activ mide 3.958 mm de largo, 1.737 mm de ancho, 1.554 mm de alto y tiene una batalla de 2.528 mm. 


Interior

Por dentro los cambios del Activ también son estéticos. Hay nuevos tapizados con un grafismo "Activ" en goma, un tablero con la inscripción del modelo, y lo que es más llamativo de todo, un habitáculo donde predomina un tono anaranjado que con una carrocería blanca como la de nuestra unidad no quedaba tan mal. Pero que en un auto rojo, ya es un poquito más complicado de digerir.

Por el resto es un Onix/Prisma en todo lo bueno y malo. Comenzando por lo primero, el diseño del habitáculo, que siempre fue agradable de ver. Otro punto positivo fue la incorporación del excelente sistema multimedia MyLink II, compuesto por una pantalla táctil de siete pulgadas con AM/FM/Bluetooth/USB/Aux-In/GPS, reconocimiento de voz, así como compatibilidad con Apple Car Play y Android Auto. Como ya lo mencioné en otras pruebas de Chevrolet que usan esta interfaz, los mandos son simples y muy intuitivos.


Entre lo malo compartido con sus hermanos está la posición de manejo. Chevrolet es una de esas marcas que al igual que otras que desarrollan modelos para el Mercosur, tiene la costumbre de poner las butacas por los cielos incluso en la posición más baja. A todas las marcas que producen en nuestra región les pregunto: ¿tanto les cuesta bajar un asiento un par de centímetros más? Los más lungos tenemos lembranzas de cuando éramos chicos y nos sentaban en una silla alta en los restaurantes.

En mi caso, con 1,80 m de humanidad, en los Onix/Prisma siempre me queda la línea de visión a la altura del límite superior del parabrisas. Es muy incómodo, aunque debo reconocer que soy un animal de costumbres y me adapto rápido. Me quedo con el consuelo de que las butacas son muy cómodas y que con los días de uso la rabieta me fue bajando de forma progresiva. Pero lo de las butacas altas será una lucha a brazo partido siempre.


Pasado mi descargo y lucha personal, sigo hablando del Onix. En el tablero hay pocas novedades. Lleva el conocido instrumental "tipo moto" que combina un solo elemento de aguja, el tacómetro, mientras que velocímetro, computadora de a bordo, hora y la cantidad de combustible, van en un display digital de ese tono celeste tan característico de los Chevrolet. Carece de medidor de temperatura de agua del motor, que por el precio debería ofrecerlo.

Pasando a las plazas traseras el Onix cuenta con una correcta habitabilidad para dos adultos y un niño, o por qué no, un adulto con cuerpo de adolescente. Aquellos que viajen en las plazas laterales no tendrán problemas a lo largo, mientras que a lo alto irán más ajustados solo aquellos que pasen el 1,80 m de alto. La plaza central, como la mayoría de los productos de segmento B, está pensada solo para viajes cortos por ser la más escasa de espacio.


En materia de seguridad, pese a ser el tope de gama, hay varias limitaciones que se hacen extensivas a otros Onix más baratos también: dos apoyacabezas y dos cinturones inerciales de tres puntas. Quedan en el debe el apoyacabezas para la plaza central así como el quinto cinturón inercial (tiene uno abdominal). 

Otro faltante clásico de la dupla Onix/Prisma son los anclajes para sillas infantiles, que a estas alturas ya deberían ser de serie en estos productos siendo que estamos en 2017, y obligatorios por ley en todos los 0km vendidos en el mercado uruguayo. UNASEV, teléfono urgente ya.


El baúl cuenta con 280 litros ampliables hasta los 1.020 litros con el respaldo trasero rebatido, que no es lo más práctico ni adecuado para una versión tope de gama. Un detalle que tampoco se puede perdonar en un producto de más de U$S 20.000 es la ausencia de una simple luz de baúl. 

Al igual que otros Onix, el Activ utiliza un auxilio que no solo es de diferente marca y medida que las titulares, sino que además es del tipo temporario. Mientras afuera calza cuatro Michelin 195/65 R15, en el baúl lleva una galleta marca GT Radial en medida T115/70 R16.


Motor y transmisión

La mecánica no cambia respecto a otros Onix/Prisma tope de gama como son los LTZ, ya que el Activ está basado en esa versión. Más allá que sea un motor bastante veterano a estas alturas (lo usaban los Corsa hace 20 años atrás), Chevrolet le ha ido haciendo una serie de mejoras para ponerlo al día lo más posible.

Por ejemplo, tras el último facelift, GM decidió darle a su SPE/4 1.4 bielas y pistones más ligeros, el módulo electrónico de gestión es 40% más rápido, y se adaptó un alternador de alto rendimiento. Adicionalmente, redujeron su peso total unos 30 kilogramos frente a sus antecesor. También sumó un módulo electrónico de gestión del impulsor 40% más rápido que el usado en la versión anterior, y por último, se le adaptó un alternador de alto rendimiento.


Por el resto sigue siendo un impulsor cuatro cilindros en línea, alimentado por inyección multipunto de 1.389 cc de cilindrada, 8 válvulas, y es capaz de producir 98 cv de potencia a las 6.000 rpm y un par máximo de 126 Nm a 2.800 vueltas. Va acoplado en nuestro mercado a una transmisión manual de cinco relaciones, aunque en el brasileño estrenó una automática de seis marchas también. Esta última tiene chance de llegar al mercado nacional más adelante para complementar la oferta del Activ.

Pero antes de que eso pase, hablemos una vez más de este combo mecánico. El motor 1.4 le permite moverse con agilidad, gracias a un torque que se presenta a bajas vueltas, y a una transmisión que como ya es costumbre en esta familia de productos de General Motors, es un placer usarla por su tacto mecánico y perfecto. No hay forma de errar un cambio y es muy disfrutable pasar marchas de forma constante.


Otra de las bondades mecánicas de este conjunto es en la suavidad de funcionamiento que tiene, apenas sintiéndose el motor en el habitáculo y aún más cuando estamos con el vehículo detenido en un semáforo, por ejemplo. No es algo novedoso de esta versión Activ, sino que es una constante en otros Onix/Prisma.

Para que se hagan una idea de lo bien insonorizado que va en este caso, recién se lo escucha cuando está trabajando arriba de las 4.000 vueltas. Esto es poco común en un segmento donde el ahorro en materiales es la ley primera. En este sentido, un pulgar para arriba a Chevrolet. Bien por eso.


Si lo sacamos a la ruta se comporta de forma correcta para un uso clásico para un usuario de este segmento, es decir, con eventuales salidas de la ciudad, gracias a que lleva un impulsor bastante enérgico en el régimen medio de vueltas. No hay prestaciones declaradas por fábrica de velocidad final, aceleración de 0 a 100 km/h o consumos urbanos, extra urbanos, o mixtos para esta motorización.

De todas formas en las mediciones realizadas logré obtener consumos solo correctos y que no escapan de lo conocido en este producto. En ciudad el mejor promedio fue de 8,4 litros cada 100 km, 6,4 l/100 km en ruta y 7,4 l/100 km en el ciclo mixto. El depósito de combustible en tanto, permite cargar 54 litros y el peso en orden de marcha es 1.062 kg.


Comportamiento dinámico

Si bien el Activ juega con la ventaja de tener unas suspensiones 30 mm más alta que en sus hermanos y unos neumáticos 10 mm más anchos, las sensaciones de manejo no escapan a las ya conocidas en esta familia de modelos de General Motors si vamos a las generalidades. Sigue siendo un producto cómodo de utilizar en el ámbito urbano, con un chasis que se nota que fue diseñado de este lado del mapa.

Hilando muy fino se puede notar que hay un ajuste apenas más firme de las suspensiones, pero en ningún momento pone en jaque la excelente adaptación que tuvieron siempre los Onix/Prisma a las calles de Kabul. Perdón, del Mercosur. Filtra con suavidad los pozos y empedrados gracias a que también cuenta con un despeje bastante generoso, como es casi que norma en este tipo de productos "aventureros".


Sea la situación que sea, no toca nunca abajo, incluso ante lomos de burro. Durante este tiempo el Prisma probó con creces que es una herramienta perfecta para nuestros caminos en este sentido, pero por sobre todo por la nobleza que transmite el chasis. La mecánica en tanto, cuenta con una configuración pensada para la vida en la ciudad como principal objetivo. Se lo percibe correcto para el tránsito urbano en líneas generales y con el ya conocido nivel de agilidad las versiones 1.4. 

Este combo de motor/caja le permite circular al Activ a unos 70 km/h a 2.000 vueltas en quinta. Algo a tener en cuenta, más en un auto que vivirá la mayor parte del tiempo en ciudad, es que los consumos en ese ámbito, rondarán entre los 8,5 y 9 litros cada 100 km si somos cautos con el acelerador. En caso de no manejar así, los valores se dispararán con facilidad arriba de los 10 litros.


Pasando a la ruta es donde el Onix Activ tiene los mismos puntos a favor y en contra que sus hermanos, es decir, al igual que en la ciudad, al salir de ella se muestra como un producto cómodo y bien insonorizado en términos generales, mientras que las suspensiones apoyan bien a la carrocería presentando un comportamiento predecible en todo momento. La dirección es hidráulica y tiene un tacto correcto, siendo más comunicativa que las eléctricas de sus hermanos Joy.

Entre los puntos negativos, la carrocería presenta una sensibilidad a vientos cruzados mayor que en otros Onix y los neumáticos pueden transmitir alguna rumorosidad extra en asfaltos desgastados. El 1.4, en tanto, va en quinta trabajando a unos 110 km/h en 3.250 rpm como consecuencia de una caja relacionada muy corta para no perder agilidad. Si bien no va tan "enroscado", una sexta marcha le vendría bien a este impulsor. De todas formas los consumos no se ven tan resentidos por esto, logrando un promedio de 6,5-7 litros cada 100 kilómetros.


En relación a querer circular por caminos de tierra o con alguna huella marcada, las limitaciones serán las mismas de cualquier otro Onix así como de sus rivales directos. No tiene neumáticos de uso mixto y solo encontramos una suspensión más elevada. Nada más.

De todas formas permitirá encarar con otra impronta en lugares donde con un Onix LTZ pasaríamos con más cuidado por miedo a tocar abajo. Es decir, lo de aventurero queda en la estética, mientras que el despeje extra de 30 mm solo permite transitar con menos recaudos que con sus hermanos "no-Activ".


Equipamiento

Con la llegada del Activ, el nivel LTZ deja de ser el más equipado de los Onix, quedando por debajo de su hermano aventurero solo por algunos ítems extra. El Activ ofrece de serie: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), aire acondicionado, dirección hidráulica, asiento del conductor con regulación manual en altura, sistema multimedia MyLink II (pantalla táctil LCD de 7"), con AM/FM/Bluetooth/USB/Aux-In, reconocimiento de voz, Apple CarPlay y Android Auto, faros antiniebla delanteros y trasero, alarma volumétrica, espejos retrovisores y parrilla en negro brillante, luces diurnas LED, apertura interna del baúl y depósito de combustible, respaldo trasero rebatible de forma enteriza, computadora de a bordo, control de velocidad crucero, barras de techo longitudinales, sensores de estacionamiento traseros, sensor de lluvia, volante multifunción en cuero regulable en altura, cámara de retroceso y llantas de aleación de 15 pulgadas sobre neumáticos en medida 195/65 R15.


Las diferencias con un LTZ están en el sensor de lluvia, el control de velocidad crucero (que sí tienen los LTZ automáticos) y la cámara de retroceso, además del faro antiniebla trasero. Son elementos mínimos, aportan un grado extra de confort, incluso frente a sus rivales más directos que carecen de algunos de estos ítems.

De todas formas y siendo un tope de gama, podría tener algunos amenities más, como ser: volante regulable en profundidad, climatizador automático, retrovisor con anti-encandilamiento automático, respaldo trasero rebatible 60:40, o la reclamada y humilde luz de baúl.


Seguridad

Al igual que todos los Onix o Prisma, este Activ viene de serie con doble airbag frontal, frenos con sistemas ABS+EBD, cuatro apoyacabezas, y cuatro cinturones de tres puntas, siendo el central de dos puntas y por último, monitoreo de presión de neumáticos (TMPS), algo bastante poco común en esta franja de precios y que hay que aplaudir que lo ofrezca en este segmento. Pero quedan en la lista de pendientes el apoyacabezas para la plaza central y el quinto cinturón inercial, así como también los anclajes para sillas infantiles.

Los frenos, en tanto, son de discos ventilados adelante y de tambores atrás. Ante frenadas exigidas para en línea recta, aunque presenta una intervención algo prematura del ABS, y estirando un poco más de lo ideal las detenciones. De todas formas, el funcionamiento del sistema es correcto.


Pero donde más flaquea es en los elementos estructurales tras haber pasado por las evaluaciones del organismo independiente latinoamericano Latin NCAP. En aquellas pruebas obtuvo cero estrellas en la protección de ocupantes adultos y tres para niños (ver pruebas). Según el organismo independiente, los ocupantes delanteros recibieron buena protección de las cabezas y marginal en los pechos. 

El piso del área de los pies del conductor se abrió tras el impacto y la estructura fue clasificada como estable durante el impacto. En el impacto lateral, en tanto, las lecturas del dummy mostraron protección adecuada para cabeza y pelvis, protección marginal para el abdomen y protección pobre para el pecho, lo que explica el resultado de cero estrellas. 


Cuenta con refuerzos estructurales para el impacto lateral en las puertas pero no cuenta con elementos de absorción de energía para la pelvis en la puerta o en los paneles interiores de la puerta. El vehículo mostró una penetración alta de la barrera móvil que causó un alto desplazamiento del pilar B y del asiento de pasajeros, lo que da para cuestionar la capacidad del vehículo de ofrecer mejor protección lateral aun cuando cuente con airbags laterales.

Pasando al veredicto en ocupantes niños, el Sistema de Retención Infantil (SRI) para el niño de 3 años no fue capaz de evitar un desplazamiento excesivo hacia adelante durante el impacto y ofreció protección baja para el cuello y el pecho. El desempeño dinámico del SRI para el niño de 18 meses fue adecuado. Impacto lateral. Ambos SRI ofrecieron protección buena durante el impacto lateral para los dummies niños. La puerta trasera del lado del impacto se abrió durante el test de impacto lateral.


Precio, garantía y competidores

El Onix Activ se ofrece en una sola versión y a un valor de U$S 20.990 junto a una garantía bastante buena, de 3 años o 100.000 kilómetros. La cantidad de rivales directos se reduce a tres por estos días, aunque no hace mucho tiempo atrás las variantes "aventureras" de hatchbacks chicos pululaban por nuestras calles, sobre todo los de origen chino y Mercosur.

Pasemos a la competencia actual de este Chevrolet: Hyundai i20 Active 1.4 GL Full (U$S 24.490), Hyundai i20 Active 1.4 GL Super Full (U$S 25.990), Renault Sandero Stepway Expression 1.6 16v (U$S 18.990), Renault Sandero Stepway Privilège 1.6 16v (U$S 20.890), Volkswagen CrossFox 1.6 16v (U$S 22.790).


Hoy General Motors arriba tarde con este producto, pero con la carta de presentación de que el Onix es el auto más vendido del continente en los últimos meses. Esto ayuda a que aquellos que siempre quisieron un hatch chico aventurero tengan también una justificación más para elegirlo por sobre rivales muy afianzados, como es el caso del Sandero Stepway.

También es cierto que está creciendo de forma lenta un nuevo segmento de SUVs chicos (en su gran mayoría de origen chino) en el entorno de precios de estos modelos mencionados que podría poner en jaque a la oferta de los hatchbacks con aspecto de sport utility. Solo restará ver si el mercado inclina la balanza para un lado o el otro.


Conclusión

El Onix Activ es una apuesta de General Motors a un segmento que ya fue explotado por varias marcas. Llegar último le permite tener el camino allanado y no cometer algunos errores que sus rivales sí hicieron, como ofrecer modelos poco equipados o a precios bastante altos.

Hoy entran a participar con el que es "el caballo del comisario" del segmento B Mercosur, y eso debería servirle a la marca de plataforma para posicionar al Onix Activ como un jugador dentro de ese sub-segmento de productos con estética aventurera basados en hatchbacks chicos.


Hablando con Claudio D'Agostini, gerente general de General Motors Uruguay durante el lanzamiento de este producto (ver apuntes del lanzamiento), él comentaba que el Activ se quedará con un 15% de las ventas totales de la familia Onix/Prisma, que no es un número tampoco de mucho volumen si consideramos que modelos rivales como el Sandero Stepway se queda con la mayor parte de la torta de la gama Sandero.

Es decir, el Activ hoy se ofrece más como una oferta complementaria a la gama Onix, que como un producto que pueda trabajar de forma independiente a las otras versiones. Conserva muchos elementos en común con sus hermanos, pero ahora también presentados en un paquete estético y de diseño que seguro le gustará a muchos, en especial a los que aprecien unos centímetros extra de despeje, el look off-road y algunos ítems más de confort frente a un LTZ.



A favor
  • Capacidad del baúl
  • Confort de marcha en ciudad
  • Diseño
  • Equipamiento de confort
  • Garantía
  • Suavidad del impulsor

En contra
  • Auxilio temporario
  • Seguridad estructural
  • Sin anclajes para sillas infantiles
  • Sin apoyacabezas central trasero y cinturón central trasero de dos puntas
  • Respaldo trasero enterizo





FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.398
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 8
Relación de compresión: 12,4:1
Diámetro x carrera (mm): 77,6 x 73,4
Inyección: electrónica multipunto secuencial
Potencia máxima (cv/rpm) 98/6.000
Torque máximo (Nm/rpm) 126/2.800
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco relaciones
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia hidráulica
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: independiente tipo McPherson con barra estabilizadora
Trasera: semi independiente, con eje de torsión y barra estabilizadora
NEUMATICOS

Dimensiones: 195/65 R15
Rueda auxiliar: T115/70 R16
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) N/D
Aceleración 0/100 km/h (s) N/D
Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: N/D
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 280/1.020 
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.062
Largo total (mm) 3.958
Ancho total (mm) 1.737
Alto total (mm) 1.554
Distancia entre ejes (mm) 2.528
Capacidad del tanque de combustible (l) 54

Galería: Chevrolet Onix Activ 1.4 M/T | Créditos: Autoblog y Diego Olivera (oliverafotografo.com.uy).

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Barras de techo longitudinales
Espejos retrovisores y parrilla en negro brillante
Llantas de aleación de 15 pulgadas
SEGURIDAD
Airbags frontales
Alarma volumétrica
Apoyacabezas delanteros y traseros (4)
Cinturones de seguridad traseros de tres puntos (2) y abdominal central (1)
Frenos ABS
Monitoreo de presión de neumáticos (TMPS)
Repartidor electrónico de frenado (EBD)
CONFORT
Aire acondicionado
Asiento del conductor con regulación en altura
Asiento trasero rebatible enterizo
Apertura interna del baúl y depósito de combustible
Cámara de retroceso
Computadora de a bordo
Control de velocidad crucero
Dirección asistida hidráulicamente
Espejos retrovisores exteriores eléctricos
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema "one touch"
Sistema multimedia MyLink II (pantalla táctil LCD de 7"), con AM/FM/Bluetooth/USB/Aux-In, reconocimiento de voz, Apple CarPlay y Android Auto
Sensores de estacionamiento traseros
Sensor de lluvia
Volante multifunción en cuero regulable en altura

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 20.990. Garantía: 3 años o 100.000 km

COMERCIALIZA:

General Motors Uruguay. Luis Alberto de Herrera 1248 Torre I. Tel. 26236720 Web: www.chevrolet.com.uy