Contacto: Mercedes-Benz C 200 Avantgarde 9G-TRONIC PLUS

martes, 7 de mayo de 2019



Con la excusa de su última actualización probamos al Mercedes-Benz C 200 Avantgarde 9G-TRONIC PLUS.
Con la excusa de la última actualización del Mercedes-Benz Clase C, es que volvimos a evaluar a este sedán mediano de origen alemán. Y lo hicimos con su variante más accesible, la C 200 Avantgarde 9G-TRONIC PLUS que estrena una mecánica 1.5 turbo con micro-hibridación y 184 cv.

El Mercedes-Benz tiene cuatro generaciones en su árbol genealógico y como ya han sido repasadas más de una vez en Autoblog, les invito a leer la historia de este producto en el siguiente link (ver nota). La última evolución de esta clásica berlina alemana es la W205, que fuera presentado a nivel mundial en el Salón de Detroit de 2013 (ver nota).

A Uruguay llegó en junio del año siguiente (ver lanzamiento) desde la planta ubicada en Bremen, Alemania, y en octubre de 2014 entraba a nuestro garage un C 200 de esta generación para ser evaluado con su motor 2.0 litros de 184 cv (ver prueba) y en 2017 volvimos a probarlo, pero con el nivel C 180 con equipamiento Avantgarde (ver contacto).


Este producto se mantiene hasta nuestros días, pero el Clase C recibió una actualización de mitad de vida en el Salón de Ginebra de 2018 (ver nota) y se caracteriza por estrenar nuevos diseños de llantas de aleación, parrilla, paragolpes, ópticas, instrumental, apliques interiores y tapizados de asientos, así como algunas mejoras en materia de equipamientos. A Uruguay llegó en junio del año pasado (ver lanzamiento) en dos versiones: C 200 Avantgarde y C 300 Avantgarde. Los precios van entre los U$S 57.990 y U$S 70.990.

El más caro cuenta con un motor 2.0 turbo de 258 cv de potencia, pero el más interesante viene en el C 200: un 1.5 cuatro cilindros, también turboalimentado, pero capaz de producir 184 cv de potencia junto a un motor eléctrico de corriente continua (mild-hybrid) con una potencia máxima de 14 cv (10 kW) y 160 Nm de torque, así como una tensión nominal de 48 V y una batería de ion-litio. Funciona solo para agregar potencia y torque en las aceleraciones. Y este es el que tocó evaluar ahora.


Exterior

¿Te das cuenta qué cambió en el Clase C? No te preocupes, yo tampoco, pero te cuento: ópticas delanteras, paragolpes, llantas y la paleta de colores disponibles. Nada más. Sigue siendo un producto elegante, clásico y una verdadera representación de la "muñeca rusa" de sedanes de la gama de Stuttgart, que va bajando del Clase S, al E y luego al C.

Algo positivo de este update es que Mercedes-Benz al fin eliminó las ópticas halógenas de la gama del Clase C y a partir de ahora, este C 200 Avantgarde, que es el más "accesible", lleva faros delanteros LED High Performance con luces diurnas integradas y ópticas traseras también con técnica LED. Cambia bastante la estética de este sedán, en especial a la noche. Por el contrario, las cotas son las mismas de siempre: 4.686 milímetros de largo, 1.810 mm de ancho, y 1.442 mm de alto, mientras que la distancia entre ejes es de 2.840 mm.


Me es imposible asociar a los Clase C con un aspecto de remise, primer por el C 200 que había evaluado en 2014 y el C 180 que me tocó usar después. Pero tanto ese como este C 200 MY2019, cuentan con un paquete Avantgarde, que va asociado a una estética más sport, aunque sin llegar a los niveles de los firmados por AMG, pero que le quita un poco ese look de auto con matrícula que termina en "RE". Quizás el color de la unidad probada no ayude mucho a eso, ahora que lo pienso.

El Avantgarde se distingue de otros niveles (Exclusive y AMG Line) por tener: parrilla con la estrella de Mercedes-Benz integrada y dos barras de color gris plata, marcos de las ventanillas y faldones laterales con apliques cromados, molduras en negro brillante en el pilar B, paragolpes trasero con un falso difusor con apliques cromados y llantas de aleación de 17 pulgadas de cinco radios dobles en color Plata Vanadio, que en la unidad probada iban montadas sobre neumáticos Continental ContiSportContact⁵ MO en medida 225/50 R17.


Interior

Acá tampoco hay tantas novedades. Aparece un nuevo volante, que toma prestado de los Clase A de última generación (ver prueba) y que lleva unos trackpads táctiles, pero también se actualizó el instrumental, que presenta un diseño más moderno y una computadora de a bordo a color y mejor definición y tamaño que antes, pero todavía no adoptó un tablero 100% digital como está siendo la tendencia del mercado en este segmento, y que sí ofrece el Clase C en otros mercados.

Por el resto no hay más nada que decir del interior que ya no se sepa de antes. La posición de manejo es la misma de siempre pero con más limitaciones que en las versiones más equipadas, ya que las regulaciones son combinadas entre manuales y eléctricas. Entre las primeras están el volante (que se ajusta en altura y alcance con generosidad), mientras que las segundas son para los asientos (eléctrico parcial de cuatro vías en altura y para el respaldo, pero manual en lo longitudinal). Aunque no tienen ajuste lumbar, las butacas son son muy cómodas y no cansan pese a pasar varias horas sentado en ellas.


Pasando a la consola central mantiene esa pantalla tipo tablet, no táctil y de siete pulgadas, que ahora usa un layout similar al visto en los Clase A. No tiene una interfaz tan amigable y rápida de entender como la de los sistemas MMI de Audi o iDrive de BMW. Ofrece en opción la compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto, pero por U$S 600 más. Ya debería ser de serie. Tampoco tiene el sistema MBUX de inteligencia artificial que tiene, por ejemplo, un producto de menor valor como es el Clase A. Suena muy ilógico que el auto más accesible tenga ítems que uno (bastante) más caro no. Pero bueno, así son las cosas en Stuttgart.

Yendo a las plazas traseras y el baúl, no llega a una cuota de espacio para tres pasajeros full size, con un espacio correcto para las piernas para dos adultos, mientras que la altura de la cabeza al techo es adecuada incluso para personas que ronden el 1,80 m de altura. La plaza central, en tanto, sigue siendo un problema del modelo, producto del túnel central de la transmisión que lleva la tracción al tren trasero, de un asiento más elevado y un techo más cerca de la cabeza. El baúl ofrece 435 litros de capacidad y eso es todo lo que tendrás, a menos que pagues un opcional de respaldo rebatible 60:40. Mercedes-Benz ofrece en el C uno fijo de serie. Otro faltante es el neumático de auxilio ya que solo con un kit repara pinchazos. Pero sin costo extra, se le puede poner un auxilio temporario que va en el baúl sujeto con una red.


Motores y transmisión

Acá es donde este test se pone un poco más interesante y novedoso. Si bien existe un C 300 con un motor que produce 258 cv de potencia y 370 Nm de par, el más interesante de los "nuevos" Clase C es el menos potente de los dos. Lleva un nuevo impulsor de 1.497 cc de cilindrada, inyección directa con turbocompresor con 184 cv de potencia disponibles entre las 5.800 y 6.100 rpm. Produce un torque máximo de 280 Nm entre las 3.000 y 4.000 vueltas.

A su vez, el impulsor naftero trabaja junto a uno eléctrico de corriente continua (mild-hybrid) denominado EQ Boost, con una potencia máxima de 14 cv (10 kW) y 160 Nm de torque, así como una tensión nominal de 48 V y una batería de ion-litio. Combinado en aceleraciones, hace que este C 200 pase a tener 198 cv de potencia y nada menos que 440 Nm de torque máximo. Este motor existe y trabaja solo para agregar potencia y torque en las aceleraciones, no siendo un esquema como el que podemos encontrar, por ejemplo en los HEVs o PHEVs convencionales. Es una asistencia, no un sustituto del motor térmico y por ende no califica como vehículo híbrido.


El compresor adicional eléctrico recibe asistencia del alternador arrancador EQ Boost durante la puesta en marcha, y alcanza sin retardo una presión de sobrealimentación elevada que hace aumentar con rapidez el par motor al acelerar, antes de que entre en acción el turbocompresor accionado por los gases de escape. Gracias a esta intervención escalonada, el motor reacciona con una espontaneidad más clara que, por ejemplo, en el C 200 anterior, así como también presenta una respuesta sin caída en la sobrealimentación, es decir, el infame turbo-lag. Y esta es la forma más clara de entender a un mild-hybrid.

La red de a bordo de 48 voltios, se alimenta por medio del alternador arrancador EQ Boost, mientras que la convencional de 12 voltios,recibe su energía asimismo de la nueva red. Por su parte, la batería de 48 voltios aumenta la capacidad de los acumuladores eléctricos instalados en el vehículo. Es decir, es posible poner a disposición más energía eléctrica, por ejemplo. La ventaja adicional de la mayor tensión eléctrica es que para un mismo nivel de potencia, la intensidad disminuye a una cuarta parte de la anterior. Se conserva la red de 12 voltios, que se utiliza para alimentar algunos consumidores como el alumbrado, el puesto de conducción, los indicadores de los sistemas de infoentretenimiento y las unidades de control.


El alternador arrancador EQ Boost es un componente central de la red de a bordo de 48 voltios. Junto a su función como generador eléctrico, se encarga también de las tareas de propulsión híbrida. De ese modo es posible reducir el consumo en una medida que, hasta ahora, estaba reservada a la tecnología híbrida de alto voltaje. El alternador arrancador EQ Boost gestiona también por primera vez de la regulación del régimen de ralentí. Entre las funciones de propulsión híbrida se cuentan la asistencia al motor de combustión, la recuperación de energía cinética, el desplazamiento del punto de operación del motor, el "planeo" y un arranque del motor en la función de parada y arranque.

Se suprime el accionamiento por correa de los grupos auxiliares en el lado frontal del motor. En consecuencia, el motor es más corto en comparación con un propulsor convencional de cuatro cilindros en línea. De esa manera se dispone de espacio suficiente para montar los equipos de postratamiento de gases de escape junto al motor, con lo que aumenta su eficiencia. El único componente del sistema de escape que se instala en los bajos del vehículo es el filtro de partículas de serie.


Esta motorización micro-hibridada se asocia con la transmisión 9G-TRONIC PLUS, ya usada también en el anterior Clase C. Como ya es costumbre en Mercedes, esta transmisión se comanda mediante el brazo selector DIRECT CONTROL, o también, desde dos levas en la parte posterior del volante, por si no nos queda cómoda la otra opción. También tiene un modo "M" (por manual) que permite cierta libertad, aunque acopla de forma automática al cambio superior. Al usarla así también, la caja nos va indicando el cambio ideal con un testigo en el tablero.

Más allá de que no es una doble embrague, esta 9G-TRONIC tiene un funcionamiento bastante destacado por la linealidad y rapidez en el pasaje de marchas, pero no es tan rápida como se podría esperar de una caja de este tipo. Hace los cambios de forma muy suave y progresiva, aunque en los modos Sport o Sport+, a la hora de los rebajes y aumentos aparecen algunos tironeos mínimos, aunque ya en el modo "+" llegan a ser bastante molestos. La solución es usar los otros seteos disponibles: Eco, Comfort, o Individual, que permite combinarlos entre todos.


Según las cifras de fábrica logra una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,7 segundos y una velocidad final de 239 km/h. Los consumos en tanto declaran en ciudad 7,9 l/100 km, en ruta 4,9 l/100 km, mientras que en ciclo combinado promete unos más que correctos 6,1 l/100 km.

Si vamos a los números reales, los registros de prueba dieron valores bastante buenos para el peso y potencia: 7,6 l/100 km en ciudad, 5,4 l/100 km en ruta, y finalmente un mixto de 6,5 l/100 km. El depósito de combustible carga 66 litros más 7 de reserva, mientras que el peso en vacío de este C 200 Avantgarde 9G-TRONIC PLUS está en los 1.505 kg.


Comportamiento dinámico

El combo EQ Boost de este C 200 es sorprendente si consideramos que abajo del capot hay apenas un 1.5 turboalimentado. Se trata de un impulsor con mucha elasticidad, así como una entrega constante de potencia y par, asistido por un turbo que entra en acción temprano, y una transmisión que permite sacar lo mejor del motor, sin tampoco exigirlo de más, entregando así buenas cifras de consumo. Trabaja con el sistema ECO (también conocido por start&stop), que colabora en este sentido también.

Con la arquitectura de 48 V es mucho más suave y menos intrusivo, que en otros productos de la marca. A su vez, el encendido es instantáneo. Sorprende mucho lo rápido y suave que arranca el motor. Casi como si tuviera un "modo ninja". Pasando al chasis, es un Clase C con todas las letras: en ciudad es un producto muy confortable con suspensiones que filtran con amabilidad pozos, adoquines, o lomos de burro. Diré que es solo un poco firme como consecuencia del perfil 50 de los neumáticos, que genera un divorcio entre ellos y el seteo blando del producto, por lo que en algunas ocasiones pueden transmitir ciertas sequedades ante los cortes de la calzada o pozos muy pronunciados. También son muy rumorosos cuando circulamos en asfaltos desgastados.


El impulsor en tanto, trabaja muy relajado a la hora de enfrentar el océano de tránsito capitalino que tenemos por estos días. La caja con va tirando los cambios a unas 2.000 vueltas de forma imperceptible y pudiendo circular a unos 70 km/h en D7 con los modos Eco y Comfort a apenas 1.400 vueltas, ni siquiera haciéndose sentir el impulsor en el habitáculo. Usando los modos Sport y Sport+ a esa velocidad trabaja en D6 a 1.750 rpm y D5 a 2.000 rpm respectivamente.

Si nos alejamos de la urbe el C 200 tendrá más paño para que aprovechemos las virtudes de su conjunto mecánico y chasis. La caja 9G-TRONIC busca llegar antes a las marchas más altas conectando la octava a partir de los 90 km/h y la novena pasados los 100 km/h. Trabajando con el kick-down a la hora de adelantar, por ejemplo, puede bajar de 9ª a 4ª solo pisando a fondo el acelerador. También se pueden usar las levas ubicadas detrás del volante mediante el modo manual de la caja.


El conjunto también permite que el 1.5 con turbo+eléctrico viaje a muy bajas vueltas, independiente del modo de manejo que estemos utilizando. Por ejemplo, a 110 km/h va en D9 a 1.600 vueltas si usamos el seteo Eco o Comfort, mientras que si viajamos con los modos Sport y Sport+ en tanto, a esta velocidad se irá en D8 a 2.000 en el primero y D6 a 2.750 rpm en el segundo. 

Incluso en algunas situaciones donde levantamos el pie del acelerador y dejamos que el auto se deslice, la caja se desacopla y trabaja en lo que se conoce como "navegación a vela", dejando al motor trabajando en apenas 600 rpm. Las recuperaciones son ágiles también, pudiendo pasar de 80 a 110 km/h en apenas 5,32 segundos, con la caja bajando de 6ª a 3ª, pero no con la rapidez que se espera de un producto de más de 180 cv. Es un Clase C y el confort es su carta de presentación. Es una transmisión más suave que veloz, si la comparamos por ejemplo, con una de doble embrague.


Equipamiento

Este C 200 Avantgarde ofrece de serie: paquete Avantgarde exterior (parrilla del radiador con estrella Mercedes integrada y dos lamas de color plata iridio mate con insertos cromados, paragolpes frontal dinámico con moldura de adorno central en cromo brillante y tomas de aire con rejilla de rombos en negro de superficie estructurada, paragolpes trasero con moldura de adorno central en cromo brillante con dos embellecedores de la salida de escape fijos de acero inoxidable pulido, listón en línea de cintura en aluminio pulido, marco de las ventanillas laterales en aluminio pulido, embellecedor en los montantes centrales en negro de alto brillo, nervio en las ventanas laterales traseras en negro de alto brillo, faldones laterales del color de la carrocería con insertos cromados, tapa del baúl con estrella Mercedes en cromo brillante y listón de adorno en el pomo en cromo brillante), pack eléctrico (cuatro levantavidrios, bloqueo, y espejos), conexión automática de las luces de cruce con luz de marcha automática, faros delanteros LED High Performance con luces diurnas integradas y ópticas traseras con técnica LED, faro antiniebla trasero LED, interruptor DYNAMIC SELECT para seleccionar cinco programas de conducción (Confort, Eco, Sport, Sport+, e Individual), cuadro de instrumentos con display multifunción TFT de 5,5 pulgadas, computadora de a bordo, climatización automática THERMATIC de dos zonas con salidas de aire para las plazas traseras, sistema de mantenimiento activo ASSYST, función de parada y arranque ECO, dirección con servoasistencia variable en función de la velocidad, tren de rodaje con reglaje confortable, asientos delanteros con ajuste eléctrico parcial de cuatro vías, limpiaparabrisas con sensor de lluvia, radio Audio 20 con AM/FM/CD/SD/2USB/Aux-In/Bluetooth con pantalla en color de alta definición de 7 pulgadas, controlador en la consola central y panel táctil para manejar los menús e introducir caracteres con escritura dactilar, audio streaming, visualización de SMS, y apto para Internet, cámara de retroceso, retrovisores exteriores calefaccionados, techo solar panorámico doble, volante multifunción de tres radios en cuero regulable en altura y profundidad con levas de cambio, control de velocidad TEMPOMAT con limitación variable SPEEDTRONIC y función HOLD, tapizados en símil de cuero ARTICO Negro y llantas de aleación de cinco radios dobles en color Plata Vanadio de 17 pulgadas sobre neumáticos en medida 225/50 R17.


Si bien mencioné que tiene un listado bastante correcto, considerando el precio debería contar de serie con: espejo retrovisor interno electrocrómico, sensores de estacionamiento (aunque sea los traseros), regulación lumbar de las butacas delanteras, compatibilidad con Android Auto y/o Apple CarPlay (todavía no acredito que los cobren aparte), navegador integrado, apertura/cierre manos libres o el respaldo trasero rebatible 60:40, todos elementos que pasan a formar parte del extenso listado de equipamientos opcionales que ofrece Mercedes-Benz, como ya es un clásico en muchas marcas premium, aunque también se pueden ir a buscar muchos de estos ítems al C 300 Avantgarde. Eso sí, a U$S 13.000 de distancia. Ouch.


Seguridad

El C 200 Avantgarde evaluado cuenta de serie con: siete airbags, frenos (ABS), control de tracción (ASR), sistema ATTENTION ASSIST para detectar síntomas típicos de fatiga y advertencia al conductor del riesgo de sufrir microsueños, bloqueo electrónico del diferencial, control de estabilidad (ESP), ADAPTIVE BRAKE con función HOLD, COLLISION PREVENTION ASSIST PLUS advertencia de colisión incluyendo servofreno de emergencia adaptativo y frenado parcial autónomo para evitar una colisión o mitigar sus consecuencias, protección de peatones con capot activo, función frenos secos al conducir bajo la lluvia y ayuda al arranque en pendientes, freno de estacionamiento eléctrico, advertencia del desgaste de las pastillas de freno, servofreno de emergencia BAS con detección automática de situaciones de frenado de emergencia, y asistencia para aplicar la fuerza máxima de frenado, monitoreo de presión de los neumáticos, así como anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles compatible con la norma i-Size.

Los frenos cuentan con discos autoventilados adelante y con discos sólidos atrás. Su funcionamiento es más que satisfactorio, y detienen a este sedán en linea recta siempre. También como decía, cuentan con ADAPTIVE BRAKE una función de secado de los discos en días de lluvia, aproxima las pastillas a los discos de freno en cuanto el conductor levanta el pie del acelerador. De ese modo disminuye el tiempo de respuesta de los frenos.


Los controles de estabilidad y tracción no son completamente desconectables y además Mercedes-Benz los "escondió" entre varias capas de funciones de la computadora de a bordo, así nos desestimula más querer hacerlo. Cada maniobra en la que la cola quiera superar a la trompa, se verá interrumpida por estos sistemas junto al accionar constante de la tracción trasera. 

Además la intervención de estas niñeras electrónicas es bastante brusca, haciéndose sentir sin delicadezas en el tren delantero en especial, que frena con contundencia la trompa del auto. En otras palabras: intentar ir en contra de Mercedes-Benz y su electrónica pro-seguridad, es un arrancar un partido con dos goles en los primeros cinco minutos de juego. Y dejando las bromas aparte, está perfecto que sea así. Por otra parte, vale remarcar que los primeros C W205 no traían frenado autónomo y ahora es de serie en toda la gama. Bien por eso, Mercdedes-Benz. El resto, a imitarlos.


Precio, garantía y competidores

Con un precio de U$S 57.990, el C 200 Avantgarde es el más alcanzable de los Clase C. La garantía, como en todos los Mercedes-Benz es de 2 años sin límite de kilometraje. Considerando que es la versión más accesible y con transmisión automática, las opciones similares que hay en el segmento D premium son: Audi A4 1.4 TFSI S tronic (U$S 58.900) y BMW 318i Sport Line Steptronic (U$S 57.900), con las últimas unidades disponibles antes del cambio generacional a mediados de año. 

Si bien podrían considerarse otras opciones, en nuestro mercado la oferta más similar a la de este C 180, es esa. Al compararlo con la competencia más directa, el modelo de Mercedes-Benz tiene frenado autónomo de serie, un motor más potente y nuevo que el de los Audi o BMW, una transmisión de nueve relaciones (siete en el A4 y ocho en el 318i) y también un mejor valor de reventa en ese segmento, no solo por ser el líder del segmento en la actualidad, sino por tener un nombre con algo más de peso en esta parte del mercado a nivel histórico. Un Clase C, es un Clase C y no hay con qué darle a eso.


Conclusión

Con el atractivo del EQ Boost, Mercedes-Benz está intentando mantener vivo un segmento que en los últimos años ha ido en caída. Si bien el Clase C sigue siendo el líder del segmento, hay que recordar que esta generación ya está cursando su quinto año de existencia y que en los próximos meses llegará la renovación completa del Serie 3 de BMW, uno de sus rivales más duros. El A4 es otro modelo muy competente, pero que en comparación con el Mercedes-Benz, parece no hacerle sombra en ventas. Es una pena, porque es un gran producto de verdad, al igual que todos los que componen esa triada.

Hoy el papel que juega este C 200 es el de abrirle las puertas del modelo a futuros clientes de productos de mayor tamaño y precio, como los Clase E. Sin embargo, como ya es vox pópuli, tanto los GLA como GLC han hecho trillos en el campo de esta berlina mediana. Cada vez son más los clientes que optan por los SUVs y no por un sedán tradicional. Pero no solo en estos estratos, sino en todo el mercado. Hay incluso marcas que están regresando en el corto plazo, como Volvo, que directamente no van a ofrecer berlinas en nuestro país. Su oferta se centrará solo en los SUVs. Y creo que es una movida más que inteligente.


Pese a esto el Clase C tiene una clientela fiel desde hace años en esta parte del mercado, en base a buenos valores de reventa, calidad a nivel mecánico, confort de marcha e imagen. Si pensamos en modelos de este segmento seguro está en el top of mind de más de uno, junto a sus otros dos competidores coterráneos. Amén de que es un referente en términos de confort, seguridad, eficiencia y mecánica, también es casi que la definición de sedán mediano clásico, cómodo y alemán por antonomasia. Ahora hay que sumarle a todo esto, que es el único con la -brillante- tecnología mild-hybrid del segmento.

Es cierto, en casi 58 mil dólares pocos son los que miran a las berlinas de marcas premium, porque muchos consumidores ya se mueven desde hace años en SUVs derivados de las plataformas que estos sedanes utilizan. A las pruebas me remito, en 2018 se vendieron 69 Mercedes-Benz GLC y 57 Clase C. No es una diferencia tan notoria como en otras marcas, pero la grieta existe. Hace no mucho dije en alguna otra prueba que la superviviencia de los sedanes como este C 200 está en la hibridación. Hoy habiendo probado a este Clase C con EQ Boost estoy seguro de ello. Pero los números de ventas corroboran que a veces los medios especializados pecamos de tener opiniones bastante impopulares.



A favor

  • Calidad de materiales y fabricación
  • Confort de marcha
  • Conjunto motor/transmisión
  • Consumos reducidos
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Equipamientos de confort y seguridad
  • Posición de manejo
  • Tecnología aplicada a la conducción

    En contra
    • Algunos opcionales deberían ser de serie
    • Respaldo trasero fijo
    • Plaza central trasera justa para adultos
    • Sin neumático de auxilio de serie



    FICHA TÉCNICA:

    MOTORIZACIÓN
    Motor de combustión interna
    Cilindrada (cc) 1.598
    Número de cilindros: 4
    Número de válvulas: 16
    Relación de compresión: 10,3:1
    Diámetro x carrera (mm): 83 x 73,7
    Inyección: directa con turbocompresor e intercooler
    Potencia máxima (cv/rpm) 156/5.300
    Torque máximo (Nm/rpm) 250/1.250-4.000
    Sistema micro-híbrido
    Motor eléctrico
    Tipo: generador con función del alternador de recuperación de energía para el acumulador de alto voltaje
    Potencia máxima (cv/rpm) 14/N/D
    Torque máximo (Nm/rpm) 160/N/D
    Batería
    Tipo: ion-litio (Li-Ion)
    Voltaje nominal (V): 48
    Capacidad energética neta (Kwh) N/D
    Potencia máxima y torque máximo combinados (cv/Nm) 198/440 (con función "EQ Boost")
    TRANSMISIÓN
    Caja de velocidades automática secuencial de nueve relaciones 9G-TRONIC
    Tracción trasera
    DIRECCIÓN
    De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable
    FRENOS
    Delanteros: de discos autoventilados
    Traseros: de discos sólidos
    EJES - SUSPENSIÓN
    Delantera: multilink con muelles helicoidales, amortiguadores de gas a presión monotubular con CDC
    Trasera: multilink con muelles helicoidales, amortiguadores de gas a presión monotubular con CDC
    NEUMÁTICOS

    Dimensiones: 225/50 R17
    Rueda auxiliar: N/D
    PRESTACIONES
    Velocidad máxima (km/h) 239
    Aceleración 0/100 km/h (s) 8,3
    Consumo (l/100km) Urbano: 7,9 - Carretera: 4,9 - Mixto: 6,1
    DIMENSIONES / PESO
    Capacidad del baúl (l) 435
    Peso en vacío (kg) 1.505
    Peso en orden de marcha (kg) N/D
    Largo total (mm) 4.686
    Ancho total (mm) 1.810
    Alto total (mm) 1.442
    Distancia entre ejes (mm) 2.840
    Capacidad del tanque de combustible (l) 66 (más 7 de reserva)

    Galería: Mercedes-Benz C 200 Avantgarde 9G-TRONIC PLUS | Créditos: Autoblog y Diego Olivera.

    EQUIPAMIENTO:

    EXTERIOR
    Llantas de aleación de 17 pulgadas
    Faro antiniebla trasero LED
    Faros delanteros LED High Performance con luces diurnas integradas LED
    Grupos ópticos traseros LED
    Techo solar eléctrico
    SEGURIDAD
    Airbags frontales, laterales delanteros, de cortinas, y de rodillas para conductor
    Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
    Bloqueo electrónico del diferencial
    Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
    COLLISION PREVENTION ASSIST PLUS advertencia de colisión incluyendo servofreno de emergencia adaptativo y frenado parcial autónomo para evitar una colisión o mitigar sus consecuencias
    Control de estabilidad (ESP)
    Control de tracción (ASR)
    Fijaciones ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
    Frenos ABS
    Indicador de presión de los neumáticos
    Servofreno de emergencia (BAS) con detección automática de situaciones de frenado de emergencia, y asistencia para aplicar la fuerza máxima de frenado
    Sistema de alerta por cansancio ATTENTION ASSIST
    Sistema de regulación electrónica de los frenos ADAPTIVE BRAKE con ayuda al arranque en pendientes y función HOLD
    CONFORT
    Asientos delanteros con regulación eléctrica en cuatro vías
    Cierre centralizado de puertas con mando a distancia
    Climatización automática THERMATIC de una zona
    Cámara de retroceso
    Computadora de a bordo
    Conexión automática de las luces de cruce
    Cuadro de instrumentos con display multifunción TFT de 5,5 pulgadas
    Dirección con servoasistencia variable en función de la velocidad
    Espejos retrovisores externos eléctricos y calefaccionados
    Función de arranque KEYLESS-GO
    Función de parada y arranque ECO
    Interruptor DYNAMIC SELECT para seleccionar cinco programas de conducción (Confort, Eco, Sport, Sport+, e Individual)
    Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema de "un toque"
    Limpiaparabrisas con sensor de lluvia
    Sistema de Audio 20 CD con pantalla en color de alta definición de siete pulgadas, controlador en la consola central y panel táctil para manejar los menús e introducir caracteres con escritura dactilar, radio con sintonizador doble, unidad de CD (apta para MP3, WMA, AAC, WAV), dos conexiones USB en el apoyabrazos central para dispositivos externos de audio y soportes de datos (compatibles con iPod y iPhone), interfaz Bluetooth con función manos libres apta para HD Voice, y función streaming de audio para la reproducción de archivos de música, y de visualización de SMS, apto para Internet
    Sistema de mantenimiento activo ASSYST
    Tapizados símil cuero ARTICO
    TEMPOMAT (cruise control) con limitación variable de la velocidad SPEEDTRONIC
    Volante multifunción en cuero de tres radios regulable en altura y profundidad con levas de cambio

    PRECIO Y GARANTÍA:

    U$S 57.990. Garantía: 2 años sin límite de kilometraje

    COMERCIALIZA:

    Autolider S.A. Rambla Baltasar Brum 2986. Tel. 22094444. Web: www.mercedes-benz.com.uy