Prueba: Peugeot 5008 GT Line 1.6 THP 165 EAT6

jueves, 25 de abril de 2019



Evaluamos al Peugeot 5008, el SUV para siete pasajeros de la casa francesa en su nueva versión GT Line.
Si bien hace más de un año y medio que el Peugeot 5008 de segunda generación se comercializa en Uruguay, recién ahora pudo ingresar a nuestro garage para su evaluación. Lo probamos en su nueva versión GT Line con el motor 1.6 THP de 165 cv de potencia y caja automática de seis marchas.

El 5008 nació en el año 2009 como un MPV derivado de la plataforma que llevaba la primera generación del Peugeot 308, conocida como PF2, que a su vez era una remodelación profunda de la misma utilizada por su antecesor, el 307. En parte este modelo también sirvió para tomar la posta del 807, otro MPV que la marca francesa comercializó a nivel mundial hasta el año 2014. El primer 5008 se puso a la venta en Uruguay en el año 2011 (ver lanzamiento) y tuvo su única actualización en 2014 (ver lanzamiento).

Este producto se caracterizó por tener un diseño bastante convencional, aunque poco aceptado en general por ser un MPV, una silueta que al menos de este lado del mapa ha perdido terreno en los últimos años a costa de la creciente popularidad de los SUVs. Sin embargo escondía una gran practicidad y habitabilidad interior, como casi todos los productos de este segmento. Autoblog pudo probarlo en el año 2011 en una de sus primeras evaluaciones con Peugeot (ver prueba).


Pero todo cambió con la llegada a la familia Peugeot de la nueva plataforma modular EMP2 con la tercera evolución del 308 en el año 2014, porque dos años más tarde le daría la base a la segunda generación del 5008, que no solo cambió su diseño de forma radical, sino que además pasó a ser un SUV compacto con todas las letras. Se presentó en el Salón de París del año 2016 (ver nota) y su producción en la planta francesa de Sochaux comenzó unos meses después junto a su hermano, el 3008 (ver prueba).

Un año más tarde se realizó su presentación en el mercado uruguayo (ver lanzamiento), en una sola versión llamada Allure y recién hace unas semanas atrás, sumó un nuevo nivel denominado GT Line (ver lanzamiento) que tomó la posta del nivel Allure y hoy es la única opción del 5008 a nivel local. Bajo esa excusa y para saldar una deuda con este producto, es que entró al garage de Autoblog para poder tener la evaluación que podrán leer a continuación.


Exterior

El 5008 de primera generación fue el segundo Peugeot que pude probar para Autoblog, y recuerdo que en su momento (ustedes, trolls) me criticaron por no "bajarle el pulgar" el diseño exterior de ese producto. Es cierto, no era tan atractivo, pero sí funcional. Para la segunda generación la casa francesa decidió tirar todos los bocetos anteriores y jugársela con uno de los diseños más originales, jugados y atrevidos del segmento de los SUVs compactos de la actualidad. 

Sus líneas parecen salidas de un manga japonés por la cantidad de aristas con filo y las superficies que se cortan de forma abrupta. Es un comentario que también puede aplicarse al 3008, la versión "no-XL" del 5008. Algo que es bienvenido con esta nueva versión GT Line es que por fin adopta en nuestro mercado las ópticas delanteras full LED que van más a tono con el producto que las halógenas de la anterior versión Allure. También cambian los paragolpes tanto delanteros como traseros.


Otro detalle característico de esta versión GT Line es que adopta la parrilla llamada "Sanded Chrome", con un esquema tipo diamantado y no con las barras cromadas horizontales que se podía ver en los 5008 Allure. Es una estética más deportiva, aunque como veremos en el apartado dinámico, este SUV está bastante lejos de ser un producto de esa naturaleza. A su vez, este nivel permite tener sin costo extra un nuevo color: Blanco Nacré, que es un tono metalizado que le queda muy bien. O sino, miren las fotos para más evidencia.

Las llantas de 18 pulgadas son aleación y a diferencia de lo que pasa en otros mercados, no tienen un diseño específico de esta versión, sino que son las mismas del nivel Allure (se denominan "Los Ángeles"). En la unidad de pruebas van montadas sobre neumáticos Continental ContiCrossContact LX 2 de uso mixto (Mud & Snow) en medida 255/55 R18. Esto es algo poco común en los SUVs compactos actuales, que prefieren usar neumáticos para asfalto y no de uso combinado, limitando así sus capacidades fuera de las rutas y calles.


Hasta la puerta trasera, 3008 y 5008 son "dos gotas de agua", pero a partir del pilar B la cosa cambia. En el 5008 el techo no tiene una línea descendente, sino que se mantiene recto hasta el corte del remate trasero. Allí encontramos una luneta algo más grande que la de su hermano, pero un pilar C que complica mucho la visibilidad hacia los ¾ posteriores, en especial al querer mirar en una intersección porque además las ventanillas traseras y la luneta, vienen oscurecidas de fábrica.

Por debajo del portapatentes tiene una de las dos cámaras con gran angular de 180º para estacionamiento. La otra está situada a 180º (oh, la ironía) de la posterior, encima del emblema delantero. Un detalle que se destaca en el nivel GT Line son las dos salidas de escape cromadas en la base del paragolpes, que son tan falsas como las capacidades off-road del propio 5008.


Al tener un diseño y plataforma nuevos, el 5008 cambió en todas sus cotas en comparación con su antecesor, aumentándolas todas, algunas de forma considerable. Entre paréntesis van las cifras de la primera generación: mide: 4.641 mm (4.529) de largo, 1.844 mm de ancho (1.837), 1.646 mm (1.644) de alto y tiene una distancia entre ejes de 2.840 milímetros (2.726).

A su vez, también es un SUV un poco más grande que su hermano, el 3008 actual. En comparación con aquel, este 5008 es 194 milímetros más largo, 3 mm más ancho, 22 más alto y la batalla, es decir, la distancia entre ambos ejes, es 165 milímetros mayor. En resumen, el diseño exterior está muy bien logrado. Pero en lo personal, el 3008 me resulta un pelín más atractivo. Aunque si me dan a elegir entre los SUVs seven-seaters, el 5008 se queda con el trofeo sin dudas.


Interior

En el habitáculo se repite la receta ya vista en el 3008. Si bien este producto no es nuevo en el mercado, el trabajo de diseño y detalles que tiene sigue siendo para sacarse el sombrero, por su frescura de ideas y utilización de materiales y estilo poco convencionales. Hasta entonces no han aparecido nuevos SUVs que igualen o superen la propuesta que Peugeot decidió tirar en el segmento hace dos años atrás.

El 5008 se aferra al polémico concepto de habitáculo "i-Cockpit" y al igual que en el 3008 buscó darle un par de vueltas de tuerca más. La receta sigue siendo la misma: pantallas, un instrumental por encima del aro de un volante pequeño, casi sacado de un kart. Pero tiene un par de remixes: el volante tiene la base y la parte superior achatadas, la pantalla central es más grande y de mejor resolución y el instrumental es ahora otra pantalla más enorme todavía que la que va en la consola.


La posición que se logra con todo esto es excelente. Aunque esta versión carece de regulaciones eléctricas (que por el precio debería tenerlas), cualquier persona se sentirá a gusto, porque ahora el "i-Cockpit" está bien resuelto por primera vez. La columna de dirección no regula tanto en altura ni alcance, pero la butaca sí deja elevarse mucho o bajarse también con generosidad, entonces nunca el aro del volante llegará a taparnos nada.

Pero quiero detenerme en otro punto de la posición de manejo y son las butacas. Oh, las butacas... Sé que muchos reclamarán un tapizado en cuero completo, pero el combo tela/cuero TEP-IMILA de este nivel GT Line es genial al tacto y a la vista. Aunque lo mejor se lo guarda el asiento y el grado de confort que tiene. De todas formas, hay que ser realista y reconocer que en otros mercados los 5008 GT Line llevan asientos con regulación eléctrica, memorias, extensor para muslos, calefacción y hasta función de masajeador. Sería interesante que se le hubiera sumado esta opción acá también.


La segunda pata del "i-Cockpit", al igual que en el 3008, está en el instrumental digital con pantalla de 12,3 pulgadas de alta resolución, pero acá les diré que tiene un nivel de calidad de imágenes y gráficos digna de una marca premium. Peugeot de veras se lució con esto. En cuanto a funciones, tiene muchísimas y en la galería de fotos casi al final del informe podrán ver las diversas configuraciones que tiene, más todo lo que ofrece en información. Lleva un par de horas agarrarle la mano para no distraerse, pero es un instrumental completísimo.

Y por último, la tercera pieza en este rompecabezas del diseño francés está en la otra pantalla, que es táctil de ocho pulgadas con kit manos libres, reproducción de audio FM/MP3/Aux-In/USB/GPS 3D/Wi-Fi, visualización de fotografías y videos, reconocimiento de voz, audio streaming y compatibilidad con MirrorLink, Android Auto y Apple CarPlay. Su funcionamiento es correcto y el GPS podría tener una mejor cartografía de Uruguay. Además en este nivel GT Line, la pantalla suma los ambientes configurables "Boost y "Relax". ¿Qué hace qué? Acá abajo les dejo un video que los muestra bien. Excusez-moi pour la vidéo en français.


Pasando al nivel de calidad y terminaciones del interior, al igual que pasara con el 3008 y acá más en el tiempo, con el nuevo 508 (ver contacto), la marca francesa ha subido el listón de forma considerable. No solo porque los plásticos de inyectado blando abundan por todos lados (paneles de puertas, tablero, consola central) sino que también hay muy buen gusto al combinar piezas cromadas con partes en tela (le queda genial). A su vez, el nivel GT Line estrena un revestimiento del techo en color negro, que ayuda a tener un ambiente más elegante y "deportivo".

Además Peugeot pensó que el interior debía ser no solo atractivo, sino también práctico. Los portaobjetos de las puertas están revestidos en fieltro para que lo que llevemos ahí no haga ruidos, entre medio de las butacas delanteras hay una enorme consola refrigerada con una capacidad tal que se puede guardar un bolso chico, mientras que también hay huecos para llaves, bebidas o monedas por todos lados también. Y en el 5008, aparecen también dos mesitas tipo avión en los respaldos de las butacas delanteras, ideales para que allí vayan entreteniéndose los más peques de casa, más dos huecos en el piso con tapa en donde pueden guardar sus juguetes.


Ya que lo menciono, al ser un producto pensado para un uso familiar, veamos cómo son las plazas posteriores. El 3008 anterior ya gozaba de una correcta habitabilidad interior y en el 5008 esto se ve amplificado por el hecho de tener una mayor distancia entre ejes (+165 mm), así como también tres butacas individuales que pueden deslizarse, reclinarse o plegarse. Tres adultos grandes podrán acomodarse con facilidad, sin llegar a tocar los asientos delanteros con las rodillas, aunque la altura al techo no es tampoco muy superior a la de su hermano de cinco plazas, como consecuencia de llevar un gran techo solar que roba algunos centímetros a lo alto. Es algo curioso, siendo que el 3008 no sufre de este inconveniente. Pese a esto, son plazas habitables.

En caso de tener que llevar a un tercer ocupante atrás, tampoco presentará inconveniente ninguno. El piso es plano, y el ancho es correcto, en tanto que la distancia al techo es un poco más generosa que en las plazas laterales. Digamos que si se busca confort trasero, el 5008 justifica su existencia sobre el 3008, que si bien es un producto muy habitable, queda apenas atrás en este sentido frente a su hermano mayor, producto de una carrocería también más generosa en tamaño, tanto por dentro como por fuera. Otro punto destacado es que los anclajes para sillas infantiles en la fila del medio son tres y no dos como en el 3008, aunque aquel tenía un tercer anclaje en la butaca del acompañante.


La famosa tercera fila, en tanto, es la gran justificación para elegir al 5008 por sobre su hermano, el 3008. Si vamos a la práctica es recomendable para adolescentes (no dije niños porque no cuenta con anclajes para sillas) ya que pese a disponer de una altura suficiente al techo, estas dos plazas plus se ven limitadas por el espacio disponible para las piernas obligando a desplazar hacia delante la fila de asientos del medio para ir en relativa comodidad. Es decir, es un SUV para cinco pasajeros y otros dos ocasionales en un viaje corto. Un 5+2, más que un siete plazas reales, digamos.

El acceso a estas plazas se realiza volcando los respaldos de la segunda fila y el hueco es bueno a lo alto, pero algo estrecho a lo ancho. Es más, la propia marca aclara en su manual de instrucciones que los asientos de la tercera fila son aptos solo para seres humanos de hasta 1,60 m, aunque en un viaje corto se podrán acomodar algunos más altos porque el techo permite algo más de espacio que en las plazas del medio. Estos dos asientos se pueden plegar 50:50, o incluso desmontar, si no se utilizan para ampliar el volumen del baúl, que es otro de los puntos fuertes del 5008 como veremos a continuación. Bueno, en realidad depende de cuánta gente llevemos.


El baúl posee unos escasos 236 litros con las siete plazas en uso, ampliables hasta los más generosos 952 l con la segunda fila de asientos rebatida o unos bestiales 2.042 l rebatiendo las dos filas traseras. Como punto a destacar, el 5008 GT Line gana por sobre el Allure la apertura/cierre eléctrico del portón trasero con sistema de apertura sin manos, es decir, pasando el pie por debajo del paragolpes, ya es suficiente para abrir o cerrar el baúl. Muy práctico. También lo es rebatir las cinco butacas individuales, con mecanismos muy sencillos de utilizar, incluso con una sola mano.

Después de tantas flores, algún palo tenía que venir. Y el primero está por debajo del baúl, y por uera de él para ser más preciso. Mientras el 5008 rueda sobre cuatro neumáticos 225/55 R18, en caso de tener la mala suerte de romper uno de esos, el repuesto es una delgada Uniroyal T135/80 R18, es decir, un auxilio temporario, que al tener adentro del espacio de cargas, el lugar "tomado" por la tercera fila de asientos, es un neumático que va montado por fuera del habitáculo, quedando propenso a la suciedad y por qué no, a los "amigos de lo ajeno".


Motor y transmisión

El motor elegido para nuestro mercado en todos los 5008 es el famoso EP6FDTM de PSA, que si no es el 1.6 turbo que más veces probé en Autoblog, pega en el palo: Citroën DS3, DS4, C4 Cactus Mercosur, Peugeot 308 (cuatro veces: Féline, GT, GTi de dos generaciones y SW), 5008, 3008 (primera y segunda generación, ambos), 2008 Mercosur, 208 GTi y luego fuera del grupo francés, en el primer MINI Countryman.

Es decir, lo conozco al dedillo y si bien en sus primeras evoluciones dio algunos problemas de confiabilidad, ya fueron solucionados. Como dije en todos los casos mencionados más arriba, el comportamiento de esta mecánica es de primer nivel, siendo elástica, progresiva, silenciosa y cuando quiere, también bastante explosiva en la entrega de par y potencia. Tiene 1.598 cc de cilindrada, inyección directa, distribución variable de válvulas, turbocompresor twin-scroll (de doble entrada) e intercooler. Eroga una potencia de 165 cv a 6.000 rpm y un par máximo de 240 Nm de par disponibles desde las 1.400 rpm.


En este 5008 va asociado a una transmisión automática secuencial EAT6III de seis relaciones, combo mecánico que también ya pasó por el garage de Autoblog en otros productos de la casa francesa. Se trata de un desarrollo conjunto entre PSA y la empresa japonesa Aisin AW. Cuenta además con levas de cambio integradas al volante, que no sirven de mucho, ya que la transmisión tiene un modo manual que no retiene las marchas y pasa a la siguiente una vez alcanzado el límite de revoluciones, pero sí un modo "Sport" que estira los cambios hasta las 6.500 rpm.

Pasando a la práctica es una caja muy rápida y lineal, sin presentar brechas de cambio entre marchas. Se la siente suave y progresiva en el paso de velocidades, pero llega a ser, por muy poco margen, tan veloz como una de doble embrague. Además, la EAT6 III no va pasando cambios todo el tiempo, cosa que sí hace la DSG, sino que tiene un trabajo más progresivo. El único problema que presenta es el selector de cambios con auto-centrado, algo que complica bastante su manipulación y que muchos fabricantes están tomando como costumbre.


Pasando a las prestaciones de este conjunto mecánico son bastante buenos para un vehículo de estas dimensiones, pero lejanas al concepto GT Line de esta versión. Tal vez el PureTech 1.6 THP de 180 cv que se vende en Europa hubiera sido una elección más acorde. Según fábrica, logra una velocidad final de 206 km/h, y una aceleración de 0-100 km/h en 9,2 segundos. Los consumos homologados por Peugeot son de 7,5 litros cada 100 km en ciudad, 5,0 l/100 km en ruta, y 5,8 en ciclo mixto.

Durante la evaluación logré conseguir las siguientes cifras, que son un poco más realistas que las que arroja fábrica, pero de todas formas correctas. En el tránsito urbano conseguí unos 7,9 l/100 km, mientras que en los ciclos extra-urbano y mixto, los valores fueron 6,1 y 7,0 litros cada 100 kilómetros respectivamente. El peso en vacío está en los 1.425 kilogramos y el depósito de combustible aloja 56 litros.


Comportamiento dinámico

Si vamos a ver la receta dinámica del 5008, la manzana no cae lejos de su hermano menor, el 3008. Repite el comportamiento noble de aquel SUV, pero gracias a una distancia de entre ejes mayor, unos 165 mm extra, el andar de este SUV es incluso un poco más aplomado que en el modelo para cinco pasajeros, producto de una mayor distancia entre ejes y peso, así como con un tren trasero que transmite apenas menos las imperfecciones del camino, pero que igual las copia como su hermanito.

Más allá de que no se lo nota tan firme como podría suponerse con unos neumáticos de 18 pulgadas, el 5008 apela a un andar algo más confortable, cualidades ya vistas en el 3008 y que junto a su hermano, los convierten en unos de los referentes dinámicos del segmento de los tan populares sport utilities compactos. Este 5008 es un producto perfecto para encarar viajes largos, así como para el uso diario en ciudad por igual.


Ya que lo menciono, es en este ámbito que la combinación de un chasis que prioriza el confort, junto a un combo de motor y caja ideal, hacen que sea un gran aliado para moverse en el tránsito, con respuestas ágiles cuando se las reclama, pero también con un andar relajado, pudiendo circular a unos 70 km/h con la caja en D5 y el 1.6 trabajando a muy bajas vueltas, 1.600 para ser preciso, mientras que trabajando con el modo "Sport" de la transmisión, a igual velocidad el motor se mueve a 2.200 rpm en S4.

La dirección, junto al volante de diámetro reducido hacen de las maniobras de estacionamiento un mero trámite pese a las dimensiones generosas de la carrocería. No es tan artificial como otras direcciones electroasistidas, y permite doblar poniendo las ruedas donde uno quiere y siempre firme a altas velocidades, mientras que es tan ligera cuando está detenido, que se la puede girar enganchando un dedo. Y estoy siendo literal en esa frase.


Al salir a la ruta nos encontramos con un comportamiento clásico de rural, pero en un envase de vehículo más confortable aún. Me hizo recordar mucho al andar de la (hoy discontinuada) versión SW del 308 (ver prueba), pero con un toque mayor de comodidad representada en dos factores: la insonorización, que es excelente en todos los aspectos (rodadura, viento y mecánica) y una posición de manejo aún mejor que en los 308 cualquiera sea su carrocería.

El 5008 viaja como un tren en lo recto, mientras que en las curvas más cerradas inclina bastante el tren delantero producto del alto de la carrocería y las suspensiones mullidas, pero no manifiesta vicios de subvirancia, pese a tener que lidiar en el tren delantero con 240 Nm de par y una masa total que supera los 1.400 kilogramos, que no es poca cosa.


También los controles de tracción y estabilidad le dan una mano al eje motriz para que las cosas salgan dentro de los parámetros de seguridad que uno espera en las maniobras más exigentes. Los adelantamientos ruteros tampoco le cuestan. Le toma 5,78 segundos ir de 80 a 110 km/h bajando de 5ª a 3ª marcha bastante rápido.

Siguiendo con el apartado mecánico fuera de la ciudad, la caja de cambios de origen Aisin es otro de los grandes aciertos de Peugeot en este sentido. Los cambios pasan de forma suave y lineal, mientras que sexta, que siempre es la más larga de las seis relaciones, en ruta le permite transitar a 110 km/h constantes, conectando el cruise control adaptativo (hablaré más de esto en el apartado de "seguridad"), con el impulsor trabajando en D6 a unas bajas 1.900 vueltas, mientras que si queremos usar el modo "Sport", la caja baja a S5, pero el tacómetro sube su aguja digital 700 rpm más lejos, quedando en las 2.600.


Al ser un SUV, el 5008 debería permitir alguna incursión lejos del asfalto en la teoría. Con neumáticos de uso mixto y ese despeje de 236 mm al suelo, sí las permite como en caminos de tierra o con poco barro o arena suelta, pero con una gran limitante: no tiene tracción integral. No es algo que no se ofrezca en Uruguay, en ninguna parte del mundo la tiene.

De todas formas Peugeot sabe esto y por eso desarrolló el "sistema de motricidad reforzada" llamado Advanced Grip Control. Es una solución ya aplicada a otros modelos de la marca y fue explicado su funcionamiento en varias ocasiones ya en Autoblog. Pero si no les gusta leer tests anteriores, puede verse en el video de acá abajo.


Equipamiento


El 5008 GT Line ofrece de serie: asientos delanteros con ajuste de altura, asiento del acompañante rebatible, computadora de a bordo, climatizador automático bi-zona con mandos táctiles, volante multifunción en cuero perforado regulable en altura y profundidad con levas de cambio integradas, ambientes "Boost y "Relax" configurables, perfumador de ambiente, salidas de escape cromadas dobles, alfombras "GT Line", freno de estacionamiento eléctrico, dirección asistida eléctricamente, faros delanteros full LED con firma lumínica LED, luces delanteras con sistema de anti-encandilamiento en carretera, faros antiniebla delanteros y trasero, ópticas traseras LED, pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos, y bloqueo), espejos retrovisores con plegado eléctrico, luces de proximidad y calefaccionados, instrumental i-Cockpit (pantalla de 12,3 pulgadas de alta definición a color configurable), pantalla multimedia táctil de ocho pulgadas con kit manos libres, reproducción de audio FM/MP3/Aux-In/USB/GPS 3D/Wi-Fi, visualización de fotografías y videos, reconocimiento de voz, audio streaming vía Bluetooth tanto para música como para telefonía, y compatibilidad con MirrorLink, Android Auto y Apple CarPlay, seis parlantes, cargador de smartphones por inducción, encendido automático de luces, regulador y limitador de velocidad, ventanillas traseras y luneta oscurecidas, apertura/cierre y encendido/apagado sin llave (ADML), botón de encendido "start/stop", alarma, espejo retrovisor interno electrocrómico, tapizados en tela/cuero TEP-IMILA, limpiaparabrisas automático con sensor de lluvia, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, cámara de retroceso y frontal con visión 360º (Visiopark 1 y 2), sistema Park Assist de ayuda activa al estacionamiento, techo solar panorámico y eléctrico, barras de techo, sistema de motricidad reforzada Advanced Grip Control, tres asientos individuales en las plazas traseras, con asientos deslizables, y respaldos reclinables y rebatibles, tercera fila de asientos plegable 50:50, mesas traseras tipo avión en los respaldos delanteros, persianas manuales para las ventanillas traseras, limpiaparabrisas "Magic Wash", apertura/cierre eléctrico del portón trasero con sistema de apertura sin manos, llantas de aleación "Los Ángeles" en color Gris Haria brillante de 18 pulgadas con neumáticos "M+S" (Mud&Snow) 225/55 R18. En opción sin costo extra se ofrece el color de carrocería "Blanco Nacré".


Si bien llena todos los casilleros de los ítems de confort básicos, considerando el valor y la cantidad de tecnología aplicada que tiene este producto, es de extrañar que no tenga asientos delanteros con regulación eléctrica y memorias, tapizados en cuero e incluso un equipo de audio Focal de alta definición, como pasa en otros mercados, por ejemplo. Pero ya es hilar demasiado fino y reclamar extras que no afectan un paquete de equipamiento bastante generoso de todas formas.


Seguridad

Sin repetir y sin soplar, esto es todo lo que tiene de serie en materia de seguridad: seis airbags, frenos ABS, asistente al frenado de urgencia (AFU), monitoreo de presión de neumáticos (TPMS), repartidor electrónico de frenado (REF), controles de estabilidad (ESP) y tracción (ASR), anclajes i-Size y TopTether para sillas infantiles en las plazas traseras de la segunda fila, Hill Assist, asistente de descenso en pendientes (DHA), Advanced Driver Assistance Systems incluye: control de velocidad crucero activo con función de detención (BVA), alerta de ángulo muerto (BSW), alerta de cambio involuntario de carril (LKA), sistema de frenado automático de emergencia (Active Safety Brake) con asistente de distancia, alerta de atención del conductor, y sistema de reconocimiento de señales de tránsito.

Es la mayor dotación de serie de todos los SUVs que se venden en Uruguay. Incluyo a marcas premium en la bolsa, porque si bien ofrecen algunos de estos elementos, los cobran como opcionales aparte y otros ni siquiera están en sus largas listas de extras. Aplausos y laureles para Peugeot en este sentido, repitiendo esta política en el 5008 y 3008. Ojalá lo comiencen a aplicar a modelos más accesibles en el futuro cercano también.


Una gran parte de estas funciones de seguridad activa (Advanced Driver Assistance Systems) están asociadas al radar implantado por debajo de la parrilla del vehículo y a la cámara que va montada en la parte superior del parabrisas. El regulador de velocidad reduce automáticamente la velocidad programada cuando seguimos a un vehículo que circula a menos velocidad utilizando el freno motor. Es muy práctico, y una vez que se lo usa, es imposible no preguntar, ¿por qué no tienen esto todos los autos? Para hacer muchos kilómetros en ruta es ideal. Gracias, alabados ingenieros.

A su vez, cuando la diferencia de velocidad entre nuestro vehículo y el que sigues es poca, el sistema de frenado automático de emergencia (Active Safety Brake) con asistente de distancia propone frenar para prevenir el riesgo de un accidente mediante señales sonoras y visuales en el instrumental. Si a pesar del aviso sigue habiendo posibilidad de colisión, la frenada automática de urgencia interviene por cuenta propia reduciendo la velocidad de 20 km/h como máximo, para evitar el impacto o minimizar sus consecuencias.


En tanto que el alerta de ángulo muerto trabaja gracias a cuatro sensores situados en las esquinas de los paragolpes advirtiendo de la presencia de un vehículo en el punto ciego de los retrovisores. El sistema funciona mediante una señal luminosa que se muestra en los espejos exteriores en función del lado en el que se haya detectado el obstáculo. El alerta de cambio de carril involuntario, en tanto, corrige el volante de forma automática y trabaja solo a velocidades superiores a los 60 km/h.

En relación a los frenos, utiliza discos ventilados en el eje delantero y de discos sólidos en el trasero. Su funcionamiento es correcto, deteniendo al 5008 en línea recta e incluso activando las balizas cuando es una detención de emergencia. Pasando a los controles de tracción y estabilidad, como ya es costumbre en PSA, tienen un grado de desactivación parcial. En el caso del 5008 se hace mediante la función "ESP Off" del sistema Advanced Grip Control. Si bien figuran como "apagados", ambos vuelven a activarse de forma automática al superar los 50 km/h o bien si perdemos la adherencia por debajo de esa velocidad.


Precio, garantía y competidores

Los U$S 59.500 que cuesta este 5008 GT Line no es un número para nada accesible. Pero si tomamos en cuenta la excelente dotación de confort o seguridad que ofrece, y lo comparamos con sus rivales directos, hoy Peugeot tiene una de las opciones completas de los SUVs para siete pasajeros del mercado nacional. La garantía, en tanto, es de 2 años o 50.000 km, extensible a 5 años o 100.000 kilómetros por U$S 650 + IVA.

Pese a ser un producto con más equipamiento que su competidor más exitoso, de todas formas en ventas esto no se refleja. Los 5008 no se venden al mismo ritmo que el Volkswagen Tiguan Allspace, que no solo es el líder del segmento de los SUVs compactos para siete pasajeros, sino también de todo el segmento. Para tener una idea, en 2018 se comercializaron 24 unidades del 5008, mientras que el modelo de Volkswagen entregó 388 unidades. Una paliza, no hay otra forma de decirlo.



La explicación es sencilla. Mientras el único escalón de entrada a la gama del 5008, ahora es este denominado GT Line, los modelos de Volkswagen se comercializan con estos valores: Tiguan 1.4 TSI Highline DSG (U$S 47.190) y Tiguan Allspace 2.0 TSI Highline DSG 4MOTION (U$S 53.290), siempre considerando los U$S 1.000 de la opción de la tercera fila de asientos en los dos casos. A su vez, Volkswagen cobra unos U$S 3.000 por sumarle un techo solar panorámico que en el Peugeot 5008 siempre fue equipo de serie, al igual que la tercera fila, sin importar la versión. Sumando ambos opcionales, los Tiguan se van a U$S 51.190 y U$S 57.290 respectivamente. Ahí este GT Line ya no suena tan caro, ¿no?

Sí, sigue siendo un producto caro. Pero también lo es un Tiguan con todos los extras. El mercado de vehículos para siete pasajeros no es un ambiente de pocos billetes, es sabido. Más cuando trepamos al segmento de los SUVs compactos. Es cierto, hoy Volkswagen tiene el sartén por el mango en términos de ventas. Pero Peugeot no está ofreciendo un producto de menor calidad, sino todo lo contrario. Puede pelearle de frente a frente al Tiguan y hoy ambos son las dos referencias más claras del segmento. El resto de los rivales en este segmento son dos nipones con unos cuantos años a cuestas: el Mitsubishi New Outlander 3.0 V6 AWD GLS CVT (U$S 54.990), que no compite en mecánica, dado que tiene un impulsor más potente que todos los mencionados y el Nissan X-Trail 2.5 Exclusive AWD CVT (U$S 62.990) que es el más lejano en precio del grupo.



Conclusión

Los vehículos para siete pasajeros son como un destornillador: se compra porque surgió una necesidad, no por placer. Suelen ser productos pensados para cubrir una demanda de clientes que precisan espacio o asientos en donde llevar a su prole. De todas formas en los últimos años, familias que no tienen más de tres críos, han optado por estos modelos para completar el famoso carpooling del colegio con los amiguitos del barrio (privados, casi siempre en ambos casos).

Pero para el paterfamilias, utilizar estos vehículos era hasta hace unos años, casi que una declaración del final de sus días de disfrute al volante. Eran productos incómodos, poco refinados en términos dinámicos y con toda la atención prestada en el desarrollo en el objetivo principal: llevar mucha gente de un punto a otro. Modelos como este 5008 o mismo su competidor más directo, el Tiguan Allspace, salieron a quebrar con esto.


Ahora son modelos atractivos y deseables, que pueden ser usados a diario solo por uno de los dos adultos de la casa sin importar qué rol desempeñen, así como también servir para irse bien lejos de vacaciones con toda la familia. En el caso de Peugeot, además, lo hace con uno de los diseños mejor ejecutados del segmento, así como también con un interior que es la nueva referencia del segmento en términos de calidad y estilo.

Una de las preguntas que hice en el adelanto de esta evaluación era si se justifica la diferencia de U$S 5.500 entre un 3008 y un 5008, a igualdad de equipamientos. La respuesta es ambigua, como casi todo en la vida. Si se busca un habitáculo amplio y modularidad, sí, no hay que dudarlo. El 5008 es la compra ideal. Pero si las necesidades de espacio no apremian, el 3008 es perfecto para cubrir todas las demandas de un cliente de este segmento.


Sacando la tercera fila de asientos y la capacidad extra de baúl, el 3008 GT Line cumple más que bien y significa un ahorro de U$S 5.500. Es cierto, quien tiene 54 mil en un bolsillo, es muy probable que también tenga cinco lucas dándole vueltas en el otro. De poder gastarlos, y más si existe una necesidad de espacio real, tampoco es un pecado hacerlo, porque a cambio se llevarán otro gran producto como es este 5008 GT Line.

Pero más allá de la practicidad, las diferencias dinámicas entre este SUV y su hermano menor son pocas. La gran pièce de résistance del 5008 está de los asientos delanteros hacia atrás, donde conserva las virtudes que tenía cuando en su partida de nacimiento decía "MPV" en lugar de "SUV", como figura ahora. Este nivel GT Line eleva la vara de equipamientos ya bastante buenos que ofrecía el nivel Allure. Solo que esos U$S 5.500 de diferencia que existen entre ambas carrocerías también pueden ser la inversión de unas excelentes vacaciones con tu 3008 GT Line, si tu grupo familiar no demanda tener dos asientos plus.



A favor
  • Calidad de materiales
  • Capacidad del baúl con cinco plazas en uso
  • Conjunto mecánico
  • Diseño exterior e interior
  • Equipamientos de confort y seguridad
  • Equilibrio de suspensiones
  • Garantía extensible
  • Habitabilidad para cinco adultos
  • Modularidad interior
  • Prestaciones
  • Posición de manejo
  • Tecnología aplicada a la conducción
En contra
  • Capacidades off-road limitadas
  • Capacidad del baúl con siete plazas en uso
  • Habitabilidad de la 3ª fila de asientos
  • Neumático de auxilio temporario y externo
  • Precio elevado




FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.598
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 10,5:1
Diámetro x carrera (mm): 77 x 85,5
Inyección: directa multipunto con turbocompresor e intercooler
Potencia máxima (cv/rpm) 165/6.000
Torque máximo (Nm/rpm) 240/1.400
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática secuencial de seis velocidades
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable
FRENOS
Delanteros: de discos autoventilados
Traseros: de discos sólidos
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: independientes tipo pseudo McPherson, con brazo inferior de triángulo
Trasera: eje a traviesa deformable a ruedas no independientes con resorte helicoidal
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 225/40 R18
Rueda auxiliar: T135/80 R18
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 206
Aceleración 0/100 km/h (s) 9,2
Consumo (l/100km) Urbano: 7,5 - Carretera: 5,0 - Mixto: 5,8
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 236/952/2.042
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.425
Largo total (mm) 4.641
Ancho total (mm) 1.844
Alto total (mm) 1.646
Distancia entre ejes (mm) 2.840
Capacidad del tanque de combustible (l) 56
Despeje al suelo (mm): 236
Capacidades off-road (º): Ángulo de ataque: 19 - Ángulo ventral: N/D - Ángulo de salida: 28

Galería: Peugeot 5008 GT Line 1.6 THP 165 EAT6 Créditos: Autoblog y Diego Olivera.

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Barras de techo longitudinales
Carrocería a dos tonos con techo color Black Diamond
Llantas de aleación de 18 pulgadas
Faros antinieblas delanteros y trasero
Luces diurnas LED
Luces delanteras full LED con firma lumínica LED con sistema de anti-encandilamiento en carretera
Ópticas traseras LED
Salidas de escape cromadas dobles
Techo solar eléctrico panorámico
Ventanillas traseras y luneta oscurecidas
SEGURIDAD
Airbags frontales delanteros, laterales delanteros y de cortinas
Alarma
Alerta de atención al conductor
Alerta de ángulo muerto (BSW)
Alerta de cambio involuntario de carril (LKA)
Anclajes i-Size y TopTether para sillas infantiles en las plazas traseras de la segunda fila
Apoyacabezas delanteros y traseros (7)
Asistente de descenso en pendientes (DHA)
Asistente al frenado de urgencia (AFU)
Ayuda al arranque en pendientes (HSA)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (7)
Control de estabilidad (ESC)
Control de tracción (ASR)
Frenos ABS
Indicador de presión de los neumáticos (TPMS)
Repartidor electrónico de frenado (REF)
Sistema de frenado automático de emergencia (Active Safety Brake) con asistente de distancia
Sistema de reconocimiento de señales de tránsito
CONFORT
Ambientes "Boost y "Relax" configurables
Alfombras "GT Line"
Apertura/cierre y encendido/apagado sin llave (ADML)
Apertura/cierre eléctrico del portón trasero con sistema de apertura sin manos
Asientos delanteros regulables en altura
Asiento del conductor con regulación lumbar
Asiento del acompañante rebatible
Botón de encendido "start/stop"
Cargador de smartphones por inducción
Cierre centralizado de puertas con mando a distancia
Climatización automática de dos zonas con salidas de aire para las plazas traseras
Cámara de retroceso y frontal con visión 360º (Visiopark 1 y 2)
Computadora de a bordo
Control de velocidad crucero activo con función de detención (BVA)
Encendido automático de luces
Espejos retrovisores externos regulables, calefaccionados, con luces de proximidad y plegables eléctricamente
Espejo retrovisor interno electrocrómico
Instrumental i-Cockpit (pantalla de 12,3 pulgadas de alta definición a color configurable)
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema de un toque
Limpiaparabrisas "Magic Wash"
Limpiaparabrisas con sensor de lluvia
Mesas traseras tipo avión en los respaldos delanteros
Pantalla táctil de ocho pulgadas con kit manos libres, FM/MP3/Aux-In/USB/GPS 3D/Wi-Fi, visualización de fotografías y videos, reconocimiento de voz, audio streaming vía Bluetooth tanto para música como para telefonía, y compatibilidad con MirrorLink, Android Auto y Apple CarPlay
Perfumador de ambiente
Persianas manuales para las ventanillas traseras
Regulador/limitador de velocidad
Sensores de estacionamiento delanteros y traseros
Sistema Park Assist de ayuda activa al estacionamiento
Sistema de motricidad reforzada Advanced Grip Control
Tercera fila de asientos plegable 50:50
Tres asientos individuales en las plazas traseras, con asientos deslizables, y respaldos reclinables y rebatibles
Tapizados en tela/cuero TEP-IMILA
Volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad con levas de cambio integradas

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 59.500. Garantía: 2 años o 50.000 km (extensible a 5 años o 100.000 km por U$S 650 + IVA)

COMERCIALIZA:

AFSA-Sadar. Paraguay 1579. Tel. 29020843 Web: www.peugeot.com.uy