Contacto express: Audi Q2

martes, 12 de julio de 2016



Durante algo más de 150 kilómetros pudimos probar en exclusiva para Uruguay al Audi Q2 en los caminos de Zúrich.
Varios meses antes de su llegada al mercado latinoamericano, pudimos manejar brevemente en Suiza al Audi Q2. Durante algo más de 150 kilómetros probamos al modelo en dos versiones, pero nos enfocaremos principalmente en la que llegaría a nuestra región, la 1.4 TFSI de 150 cv de potencia.

Desde Zúrich, Suiza (*) - Posiblemente en los papeles el Audi Q2 puede pasar desapercibido como un SUV chico (o crossover si nos ponemos marketineros) más del montón. Pero si nos detenemos un poco a examinarlo en detalle es un vehículo que por sus virtudes (las explicaré en esta nota) podría convertirse en uno de los nuevos best sellers de la marca a nivel mundial.

Pasa lo mismo con la ciudad en donde Audi invitó a la prensa mundial para conocerlo antes de ser puesto a la venta a nivel mundial, Zúrich. En teoría es una ciudad europea más, pero una vez que la comenzamos a recorrer en detenimiento todos sus caminos y recovecos empedrados cargados de historia, encontramos que puede ser tan encantadora como brillante para hacer turismo y pasarla bien.


Gracias a la invitación de Audi Uruguay, Autoblog pudo asistir hace un par de semanas atrás a la presentación junto a otros periodistas de diversas partes del planeta. Allí se podía tomar un primer contacto con las cuatro motorizaciones que habrá a la venta en el comienzo (1.0 TFSI de 116 cv, 1.4 TFSI de 150 cv, 1.6 TDI de 116 cv y dos 2.0 TDI quattro de 150 y 190 cv). Sobre la segunda mitad de 2016 se sumará a la oferta un 2.0 TFSI de 190 cv de potencia, que no estaba disponible en el evento.

A nuestra región este producto arribará con esta última motorización así como también con el 1.4 TFSI de 150 cv de potencia y caja S tronic (color rojo) que pudimos manejar en Zúrich. A modo de "premio consuelo" al no tener el 2.0 TFSI todavía disponible, usamos al 2.0 TDI quattro S tronic de 190 cv (color amarillo), que tiene la misma potencia, aunque 50 Nm más de torque. A continuación podrán conocer un poco más del modelo y la experiencia de llevarlo por los caminos de los bellísimos Alpes suizos.


Exterior

El Q2 es al igual que los A3 Coupé y Sportback, un producto nacido de la plataforma modular del Grupo Volkswagen, la modularer querbaukasten, o MQB, para ahorrar la ignorancia sobre el idioma alemán que tenemos algunos. Es más, comparte también la planta de fabricación en la localidad de Ingolstadt con ellos. También está el A3 Sedán, que la usa, pero se produce en Hungría.

Pero en nada se parece a ellos. Durante la presentación en Zúrich, el responsable de diseño del exterior de este producto, Matthias Fink, contaba que decidieron desarrollar un nuevo lenguaje para el estilo del Q2 que no se condiga con ningún otro modelo de la gama. Y personalmente creo que no solo lograron eso, sino que también es uno de los SUVs más simpáticos de la familia Audi, aunque también soy consciente de que es un diseño de esos que "te gusta o no", no admite términos medios.


Visto de frente lleva dos grandes entradas de aire (falsas) y al centro la parrilla Singleframe en una posición elevada y con una forma octogonal que rompe con el estilo tradicional de las trompas de Audi, acercándose más al tipo de vista delantera que tienen por ejemplo los nuevos R8. En las unidades que probamos en Suiza tenían los grupos ópticos LED, mientras que la unidad 1.4 TFSI llevaba además el paquete exterior S line y el nivel de equipamiento sport, que le daban un aspecto bastante más atractivo y dinámico.

Lateralmente mantiene esa clásica proporción de chapa y superficies vidriadas de los Audi (2/3 de chapa, 1/3 de ventanas), pero con una diferencia. Los diseñadores decidieron hacer la línea de cintura quebrada en dos niveles, y no continuamente recta. Esto le otorga al Q2 un estilo algo más rupturista para una marca conocida por sus diseños clásicos y conservadores. Además del S line, también ofrece otro paquete exterior denominado style, que podrán ver en las fotos del Q2 amarillo.


Lo otro que destaca en el lateral del Q2 es el pilar C que busca hacer referencia a los side blades que llevan los R8 Coupé. Se pueden combinar con diversos tonos junto a los de la carrocería. Es una interesante solución de diseño, pero en la práctica el ancho de este sector de la carrocería le juega en contra en relación a la visibilidad hacia los 3/4 posteriores, especialmente al entrar en una calle o querer maniobrar en un estacionamiento. La cámara de retroceso más los sensores de estacionamiento (presentes en las unidades de pruebas) serán los mejores aliados para paliar este problema.

Las llantas de aleación en el Q2 1.4 TFSI que probamos eran las Audi Sport de cinco radios en tono gris mate y pulidas con 18 pulgadas de diámetro. Por lejos son las más bonitas de la gama, por lo bien que llenan el pasaruedas. Iban montadas sobre neumáticos Michelin Primacy 3 en medida 215/50 R18. Las otras opciones son 205/60 R16, 215/60 R16, 215/55 R17, e incluso existen unos 235/40 R19. Habrá que ver con qué rodado llegará el Q2 a nuestro continente y cómo será el andar en regiones con caminos más deteriorados, a diferencia de los suizos que eran tan sedosos como un paño de billar.


Visto desde atrás quizás es el punto donde el Q2 pierde algo de personalidad propia, aunque la línea del techo descendente busque darle un aspecto similar al de un hatchback pseudo-deportivo, gracias a un discreto spoiler. También es la zona más musculosa de la carrocería, con los pasarruedas bien marcados y una trasera bien compacta.

La luneta es algo pequeña, mientras que las ópticas posteriores en las unidades probadas tenían tecnología LED progresiva, es decir, que las luces de freno intensifican su poder cuando la frenada es más brusca y las de giro intermitentes se encienden recorriendo el ancho del faro de una punta hacia la otra, y que personalmente creo que le quedan muy bien.


En relación a las dimensiones, es sabido que el Q2 (por lógica numérica) es más pequeño que un Q3. Sin embargo, el posicionamiento que Audi busca darle es entre los A3 Sportback (ver lanzamiento) y el Q3 (ver lanzamiento), ya que tiene más de hatchback que de SUV puro. Mide 4.191 mm de largo, 1.794 mm de ancho y 1.508 mm de alto. La distancia entre ejes, en tanto, es de 2.601 milímetros.

Si lo comparamos con el A3 Sportback, el Q2 es 130 mm más corto, pero en contrapartida es apenas más ancho y alto (9 y 83 mm respectivamente). La batalla, en tanto, es la misma de un A3 Coupé y 35 mm menos que la del Sportback. Frente al Q3, en tanto, su hermano menor mide 197 mm menos a lo largo, 37 mm a lo ancho y 100 mm a lo alto. Curiosamente, la distancia entre ejes del Q2 es solo 2 mm menor que la del Q3.


Interior 

Si bien -por ahora- este será el primer escalón de la familia Q de Audi, no significa que se haya resignado dinero a la hora de diseñar y poner a punto el habitáculo. Encontramos la clásica calidad de la marca, en donde abundan los plásticos de inyectados blandos y aquellos más rígidos se perciben sólidos y duraderos. A su vez, como es un modelo que apunta a la personalización, también hay un gran número de opciones de tapicerías, texturas y apliques para darle más o menos color al interior. Incluso existe la posibilidad de dotarlo con luces LED ambientales variables a gusto del conductor.

Yendo a la posición de manejo, si bien Audi insiste en llamar al Q2 un SUV, realmente al volante deja la sensación de ser un hatchback pero solo un poco más alto. Y personalmente, no es algo malo, todo lo contrario. Se puede viajar sentado más abajo que en otros productos similares (los MINI Countryman y Paceman, por ejemplo) y se acerca más a como uno va acomodado al volante de un A3 Sportback en este sentido, aunque un par de centímetros más arriba.


El volante se deja regular generosamente en altura y profundidad, mientras que las butacas (deportivas en el caso de la unidad probada) sujetan bien el cuerpo y tienen regulación lumbar eléctrica, el resto son manuales. Quizás debería tener algún ajuste eléctrico más, si consideramos a qué precio se estará vendiendo por estos lares.

Todos los Q2 que había para que probáramos tenían en el tablero al conocido display de 12,3 que la marca denomina Audi virtual cockpit en conjunto con la navegación on line vía Google Maps e incluso Google Street View. Lleva un tiempo acostumbrarse a cómo se maneja por la cantidad de abrumadora de funciones, pero en unas horas se vuelve completamente natural e intuitivo de usar.


La consola central lleva en su parte superior una pantalla de 7" de serie, pero nuestros Q2 llevaban la más completa y, obviamente opcional a costo extra, de 8" MMI navigation plus con CD/2USB/SDXC/Aux-In/MP3/WMA/AAC/AM/FM/Bluetooth/Wi-Fi Hotspot/LTE/4G, Audi music streaming, Apple CarPlay y Android Auto, así como controles por voz y la ya mencionada impecable navegación vía Google Maps.

La operación de todas sus funciones se hace desde el clásico sistema MMI mediante una interfaz intuitiva y fácil de operar, o desde el volante. Habrá que ver si esto y el virtual cockpit se ofrecerán en Uruguay cuando el Q2 llegue por estas tierras.


En materia de audio nuestras unidades equipaban el sistema Bang & Olufsen Sound System con 14 altavoces, subwoofer, y amplificador de seis canales con una potencia total de 750 watts. Todo lo que pusiéramos sonaba de maravillas. Pero tiene una gran contrapartida: al menos en Europa, este extra quita la posibilidad de llevar una rueda de auxilio en el baúl, ya que ese espacio lo ocupa el subwoofer.

Otro de los elementos de tecnología presentes en el interior del Q2 son el cargador de teléfonos inteligentes por inducción, es decir, sin cables que se encuentra entre medio de las dos butacas delanteras. Es un elemento muy práctico, y ojalá pueda ofrecerlo en nuestro país cuando se ponga a la venta el modelo.


Las plazas traseras del Q2 son nuevamente un claro reflejo de donde se posiciona dentro de la gama Audi. Son más amplias que las de un A3 Sportback, pero algo más pequeñas que las de un Q3. El espacio para adultos en los asientos laterales es bastante bueno, con lugar para las piernas y cabezas. Por lo tanto, si llevamos niños en estas plazas, el espacio será de sobra, y además hay anclajes para sus sillas de serie.

Ya si pasamos a la plaza central, el Q2 muestra uno de los puntos flacos del interior, ya que la altura de la cabeza al techo es menor (incluso sin el techo panorámico opcional presente) y el respaldo es más duro, mientras que el lugar para las piernas se ve limitado por un generoso túnel central que se justifica en las versiones con tracción quattro, mas no en aquellas que tienen tracción delantera (como el 1.4 TFSI probado).


El espacio de cargas, en tanto, cuenta con unos más que interesantes 405 litros, bastante más que algunos SUVs de segmento B generalistas e incluso que algunos hatchbacks de segmento C. Sin ir más lejos, tiene 25 litros más que un A3 Sportback. De no ser suficiente puede ampliarse a 1.050 litros de capacidad rebatiendo el respaldo trasero en proporción 40:20:40.

Por debajo del piso del baúl, en nuestras unidades estaba el ya mencionado subwoofer Bang & Olufsen, aunque es de esperar que para nuestra región (por razones topográficas obvias), se dote al Q2 de un neumático de auxilio aunque sea del tipo temporario. Peor es no tener nada, estimados.


Motores y transmisiones

Con el Q2 es la cuarta vez que utilizo un 1.4 TFSI del Grupo Volkswagen. La primera fue en el Golf VII (ver prueba), la segunda en el Vento (ver prueba) y la tercera hace apenas unas semanas con el nuevo A4 (ver prueba). Sin embargo en el Q2 probado, sumaba algo que no había probado aún, el sistema COD o Cylinder On Demand, que desconecta selectivamente dos de los cuatro cilindros a bajas velocidades, al soltar el acelerador en ruta, o incluso en las frenadas y reducciones de marcha largas, en todos los casos buscando ganar en eficiencia de combustible.

Este 1.4 TFSI se trata de un cuatro cilindros, con 16 válvulas, inyección directa de combustible, Audi valvelift system, turbocompresor e intercooler. Es capaz de erogar 150 cv de potencia, entre las 5.000 y 6.000 rpm, y producir un par máximo de 250 Nm presentes entre 1.500 y 3.500 vueltas. A Uruguay llegará este motor (habrá que ver si sumará el COD) junto a un 2.0 TFSI capaz de erogar 190 cv de potencia, entre las 4.180 y 6.000 rpm, y producir un par máximo de 320 Nm presentes entre 1.500 y 4.180 vueltas.


Si bien el Q2 es un producto nuevo, las sensaciones que deja este impulsor son muy similares a las vistas en otros productos del grupo alemán. La respuesta a bajo y medio régimen (entre 1.200 y 3.500 rpm) es sorprendente por lo progresiva y lineal. Da agilidad en ciudad y ruta, mientras que recién por arriba de las 5.000 vueltas empieza a mantener un comportamiento más aplacado.

La entrega del par es plano en casi todo el rango de utilización, teniendo como resultado una mecánica elástica y progresiva. Además de ser suave en su funcionamiento e ir excelentemente bien insonorizado. Respecto a esto último Audi logró en este Q2 un habitáculo que va excelentemente aislado de ruidos, agua o polvo que quieran ingresar.


Lo mismo que decimos del motor, se puede mencionar respecto a la transmisión, ya que usaba a la famosa transmisión automática secuencial de doble embrague de VAG, que en Audi denominan S tronic. En el caso del 1.4 TFSI, cuenta con siete relaciones y su funcionamiento, como era de esperarse, es brillante. También tiene dos levas en el volante por si queremos trabajar desde allí y un modo "Sport" que hace trabajar al impulsor a unas 500 rpm más aproximadamente.

No hay patinamientos y todas las marchas transcurren con una suavidad envidiable, aunque los rebajes en el modo "Sport" son algo más marcados. No me cansaré de repetirlo, S tronic y DSG (que son la misma caja, vamos) son de las mejores (o tal vez las mejores) cajas de doble embrague que se pueden comprar hoy. En el Q2 se la podía manejar desde el selector o en caso contrario, mediante dos levas situadas en el volante.


Audi declara las siguientes prestaciones: una velocidad máxima de 212 km/h, y una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos. Según fábrica logra un consumo mixto de 5,5 l/100 km, mientras que en los ciclos urbanos y extra-urbano dice conseguir unos 6,5 y 4,9 litros cada 100 kilómetros respectivamente. Cuenta a su vez con los sistemas Start-Stop con recuperación de energía, de rápido funcionamiento y apagado silencioso, aunque es algo molesto cuando se enciende, ya que se deja sentir en el interior.

Pero volviendo a los consumos, en nuestras mediciones (solo con la computadora, no tuvimos tiempo de medir a tanque lleno) obtuvimos números un poco más realistas que los que da fábrica, aunque igual buenos para el peso y potencia de esta versión. Con el tránsito denso de Zúrich logramos 9,0 l/100 km en ciudad, 7,2 en ruta, mientras que en el ciclo combinado, la mejor cifra obtenida fueron unos 8,1 litros cada 100 kilómetros. El depósito de combustible aloja unos 50 litros de capacidad, mientras que el peso en vacío está en 1.280 kilogramos.


Comportamiento dinámico

Más allá de sus claras conexiones estéticas con el mundo de los productos más "deportivos" de la gama Audi, el Q2 es en su esencia un producto de claro enfoque urbano y familiar. En materia de chasis cuenta con un ajuste que tira hacia lo firme, aunque sin llegar a ser incómodo. A su vez, en las unidades de prueba contaba con la suspensión adaptativa junto al Audi drive select, que permite elegir varios modos de conducción.

Un detalle a tener en cuenta es que Audi diferencia los esquemas de chasis para el eje trasero, dependiendo de la tracción que tenga el Q2. Para el eje delantero en todos los casos se vale de un McPherson con brazos triangulares transversales inferiores. Pero cuando la tracción es delantera, en el eje posterior lleva brazos interconectados con disposición semi-independiente, mientras que para las versiones que equipen la tracción integral quattro, tendrán un esquema independiente 4-link.


Es un caso de planteo similar al del A3 para sus versiones más potentes y las menos potentes, y como ya dije en las correspondientes pruebas de los A3 con y sin multilink trasero, solo en situaciones muy extremas se pueden encontrar las diferencias, para el cliente promedio no las habrá. Por eso dinámicamente el Q2 aprueba con muy buena nota de todas formas, más si consideramos que no es un producto pensado para lograr prestaciones deportivas.

Desde el chasis no es un vehículo particularmente "divertido" de manejar, sino que es entretenido por otro factor: la dirección electromecánicamente progresiva que toma prestada de los S3 (ver lanzamiento) y que será de serie en todos los Q2, sin importar la motorización o tracción que lleven. Sin dudas es uno de los puntos más destacables de un producto que apunta a un uso práctico y urbano.


Como bien dice su nombre, al tener asistencia progresiva muestra una respuesta bastante más rápida que cualquier otra que se base en la bendita electrónica. Esta tecnología permite conducir por calles estrechas o estacionar girando el volante con un esfuerzo mínimo. La asistencia, por el contrario, disminuye progresivamente a medida que aumenta la velocidad, con lo que se garantiza una mayor estabilidad, una mayor precisión especialmente en rutas y carreteras.

Si a esto le agregamos los caminos alpinos que Audi nos había puesto para probar, el resultado es más que satisfactorio. Con esta tecnología, el Q2 se transforma en un pequeño SUV ágil y cómodo de maniobrar en situaciones de caminos trabados, al punto tal que ese seteo más urbano y confortable del chasis pasa a un segundo plano como complemento de esta brillante dirección progresiva.


Luego si pasamos al impulsor y la caja, el 1.4 TFSI unido en sagrado matrimonio con la transmisión S tronic siempre será una combinación ganadora. El motor 1.4 está muy bien resuelto para el uso urbano. En ciudad hacen que se pueda viajar en "D6" a 70 km/h en sexta a unas 1.500 vueltas. Si tiramos al selector al modo "S", la misma velocidad se hace en quinta a 1.900 giros. Un dato curioso: en la mayoría de los casos arranca desde segunda y no en primera.

A velocidades de ruta constantes, hace gala de lo descansado que se puede llevar al motor. A 110 km/h en la posición "D7" viaja en séptima a unas 1.750 rpm, aunque si movemos el selector al modo "S", las vueltas suben hasta las 2.250 y se cae una marcha, trabajando en sexta. En relación al sistema de desconexión selectiva de los cilindros, en el andar es prácticamente imperceptible por lo bien aislado  del mundo exterior que se viaja en este habitáculo.


Como ya es costumbre con esta caja, podemos llevarla también con las levas también, pero al igual que el resto del Q2, no incitan a un manejo deportivo. Por ejemplo, la sexta marcha recién dejará que la conectemos a más de 60 km/h, mientras que para la séptima habrá que ir más allá de los 70 km/h. Y tampoco permite rebajes que pudieran potencialmente desgastar a la transmisión.

Por último, y como yapa, hablaré mínimamente del Q2 2.0 TDI de 190 cv con tracción quattro y caja S tronic. Es un conjunto mecánico brillante por la contundente entrega que tiene, y de lo más entretenido de usar en las estrechas carreteras de montaña que hay en Zúrich. 400 Nm de par y tracción integral para mover una carrocería de tan poco porte resultaron ser una receta ideal para la diversión, por lo que el 2.0 TFSI de 190 cv y 320 Nm de par, será una interesante opción para aquellos que busquen algo más de emociones al volante.


Equipamiento

Como siempre pasa en este tipo de eventos, las marcas quieren hacer de cada unidad de pruebas un "catálogo de opcionales con ruedas", y en el caso de la presentación del Q2 no fue la excepción. Los modelos probados estaban rebosantes de extras por donde miráramos, tanto a nivel de confort, estilo, y seguridad. Por el momento se desconoce qué ítems ofrecerá de serie el producto cuando llegue a Uruguay, pero como verán, el listado para configurarlo a gusto, da para entretenerse un rato largo.


En el caso del 1.4 TFSI sport S line que probamos, el -extenso- listado era el siguiente: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos, y bloqueo), retrovisores exteriores eléctricamente plegables y calefaccionados, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad con levas de cambio integradas, alarma, sistema Keyless-Go con encendido y apagado por botón, asientos delanteros deportivos con regulación en altura manual y lumbar eléctrica, respaldo trasero abatible 40:20:40, regulador y limitador de velocidad, paquete de iluminación interior LED ambientales, tapizados cuero Milano, sensores de lluvia y luz, inserciones interiores mono.pur, freno de estacionamiento electromecánico con función de parada, asistente de arranque en pendientes, sistema Start-Stop con recuperación de energía, espejo interior con anti-encandilamiento automático sin marco, Audi virtual cockpit (pantalla de 12,3 pulgadas de alta resolución en color, y configurable), MMI navigation plus (pantalla de 8" en la consola central con CD/2USB/SDXC/Aux-In/MP3/WMA/AAC/AM/FM/Bluetooth/Wi-Fi Hotspot/LTE/4G, Apple CarPlay y Android Auto, Google Maps, Google Street View, radio digital (DAB), Audi music streaming y controles por voz, Audi smarthpone interface, Audi connect services, Bang & Olufsen Sound System con 14 altavoces, subwoofer, y amplificador de seis canales con una potencia total de 750 watts, Audi Music Interface, climatizador automático bi-zona, Audi parking system plus con sensores de estacionamiento delanteros y traseros con asistencia acústica y visual, cámara de retroceso, faros delanteros LED con luces diurnas LED y luces para todo clima (antinieblas delanteros), luces traseras LED dinámicas, faro antiniebla trasero, Audi phone box (cargador inductivo para smartphones), head-up display, paquete exterior S line, suspensión adaptativa, Audi drive select con cuatro modos de conducción (auto, comfort, dynamic, y efficiency), y llantas de aleación Audi Sport de cinco brazos en gris mate pulidas de 18 pulgadas sobre neumáticos en medida 215/50 R18, entre otros ítems.


Seguridad

Al igual que en los elementos de confort, en la seguridad también equiparon a las unidades de prueba con todo lo que se podía ponerle al Q2. Nuestro 1.4 TFSI tenía de serie: seis airbags, frenos ABS, distribución electrónica de frenado (EBV), control de tracción (ASR) y estabilidad (ESC), bloqueo electrónico del diferencial (EDS), asistente de frenado multi-colisión, Audi pre sense basicrecomendación de pausa para el conductor, monitoreo de presión de neumáticos, apoyacabezas delanteros activos, y anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, 

De la galera de opcionales, le habían sumado a ese listado el denominado Assistance package: control de crucero adaptativo (ACC) con sistema Stop&Go, Audi active lane assist (alerta de cambio de carril activo), traffic jam and emergency assist (asistente para embotellamientos con función de dirección autónoma entre 0 y 60 km/h), Audi pre sense front (frenado autónomo en ciudad) con detección de peatones, sistema de reconocimiento de señales de tránsito, asistente para las luces de carretera, entre otros.


Los frenos, en tanto, son de discos ventilados para el eje delantero y de discos sólidos en el trasero. Siempre detienen al vehículo en distancias cortas y en línea recta. Además no presentaron fatiga ante frenadas de emergencia reiteradas, incluso en aquellas tan bruscas que hacían activar al sistema pre sense con todas sus alarmas, como nos pasó en un camino de montaña por culpa de una conductora suiza poco prudente.

Ya que lo menciono, explico cómo funciona el Audi pre sense. Si se realiza una maniobra de emergencia, el sistema prepara al vehículo y sus sistemas de sujeción ante una posible colisión. A velocidades superiores a los 30 km/h, el sistema activa los pretensores eléctricos para tensar los cinturones de seguridad delanteros. De esta forma, se evita que los ocupantes tengan más probabilidades de sufrir lesiones si se produce la colisión. En las situaciones en las que se detecten desaceleraciones laterales elevadas, el sistema también cierra las ventanillas y el techo solar (si lo tuviera equipado el vehículo).


De todas formas, el sistema más sorprendente del Q2 es el traffic jam and emergency assist, que es apenas una prueba de que las tecnologías de conducción autónoma ya están llegando incluso a vehículos de segmentos populares como el B.

El sistema mantiene al vehículo a una distancia de seguridad respecto del que circula adelante y en combinación con la transmisión, ajusta automáticamente la velocidad de nuevo tras una breve parada. En situaciones de tráfico lento y hasta una velocidad de 65 km/h, el sistema incluso puede hacerse cargo del control de la dirección si se circula sobre carreteras bien pavimentadas y señalizadas, claro está.


Conclusión

Como dije al comienzo, el Q2 es un producto que en los papeles no parece tan interesante. Sin embargo, tras haberlo conducido brevemente, ya pude hacerme la idea de que no estamos ante un modelo de Audi más. Gracias al buen comportamiento dinámico, practicidad interior, facilidad de manejo así como mecánicas y transmisiones excelentes, podríamos estar ante el próximo best seller de la marca.

A tal punto, que lo considero más peligroso para los intereses del A3 Sportback que de productos que son rivales de otras marcas, como es el caso de la dupla MINI Countryman y Paceman, que se renovarán por completo antes de que termine este 2016. Por más que muchos lo consideran rival de un Mercedes-Benz GLA o BMW X1, el Q2 está por debajo de ese segmento. Para esos dos productos, el rival de Audi es el Q3.


Volviendo a la idea de que el Q2 puede ser un "anti-A3", déjenme explicarlo un poco mejor. Es sabido que los SUVs (ahora también crossovers) pasaron de ser una tendencia a una realidad concreta de mercado en los últimos 15 años, arrasando con cuanto segmento tradicional estuviera en pie. Y el segmento de los hatchbacks premium hoy está en declive por el surgimiento de SUVs compactos y pequeños.

Compartiendo plataforma y mecánicas con el A3, pero con un diseño exterior más jugado y fresco, casi las mismas prestaciones, mayor agilidad de manejo, más espacio interior y de baúl, así como posiblemente, un precio aún más tentador (habrá que ver esto último cuando llegue), el Q2 tiene todo para hacer que clientes propios y ajenos a Audi se vean tentados a pasar a un sport utility chico antes que gastar el mismo dinero en un hatchback compacto tradicional.


Audi dice tener entre manos al primer SUV chico premium alemán, y en eso tienen razón. Hasta ahora ni Mercedes-Benz ni BMW han bajado del segmento C para explorar terrenos. Reitero, hasta ahora. Los de Ingolstadt mueven el primer peón, al igual que lo hicieran en 1996 con el primer A3, y como verán, a la larga esto desencadenó en el nacimiento de los Clase A y Serie 1 años más tarde. Quién dice que en poco tiempo más veamos SUVs de segmento B de estas dos firmas.

Con este producto, en Audi están apostando a un mercado de gran volumen y popular, aunque sin perder su toque premium. Tras haberlo conducido por los caminos zuriqueses, encontré que tiene todo para ser un ganador en materia mecánica, dinámica, de prestaciones, facilidad de uso, y tecnología aplicada. Por eso se podría decir que el Q2 es casi como una navaja suiza: un producto bien hecho, pequeño, práctico, cool, y versátil. Que también tiene hojas muy afiladas para sacarle una tajada de la torta a sus rivales.



A favor
  • Calidad de materiales y fabricación
  • Confort de marcha
  • Conjunto motor/transmisión
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Equipamiento de confort y seguridad
  • Tecnología aplicada a la conducción

    En contra
    • Plaza central trasera justa
    • Sin neumático de auxilio (unidad probada)
    • Visibilidad 3/4 trasera limitada











    FICHA TÉCNICA (1.4 TFSI S tronic)

    MOTORIZACIÓN
    Cilindrada (cc) 1.395
    Número de cilindros: 4
    Número de válvulas: 16
    Relación de compresión: 10,0:1
    Diámetro x carrera (mm): 74.5 x 80.0
    Inyección: directa, con turbocompresor e intercooler y distribución variable de válvulas doble Audi valvelift system
    Potencia máxima (cv/rpm) 150/5.000-6.000
    Torque máximo (Nm/rpm) 250/1.500-3.500
    TRANSMISIÓN
    Caja de velocidades automática secuencial S tronic de doble embrague y siete relaciones
    Tracción delantera
    DIRECCIÓN
    Electro-mecánica servoasistida variable con la velocidad Servotronic y asistencia progresiva
    FRENOS
    Delanteros: de discos autoventilados
    Traseros: de discos sólidos
    EJES - SUSPENSIÓN
    Delantera: brazo telescópico delantero McPherson con brazos triangulares transversales inferiores, chasis auxiliar de aluminio y estabilizador tubular transversal
    Trasera: brazos interconectados con disposición semi-independiente
    NEUMÁTICOS
    Dimensiones: 215/50 R18
    Rueda auxiliar: N/D
    PRESTACIONES
    Velocidad máxima (km/h) 212
    Aceleración 0/100 km/h (s) 8,5
    Consumo (l/100km) Urbano: 6,5 - Carretera: 4,8 - Mixto: 5,5
    DIMENSIONES / PESO
    Capacidad del baúl (l) 405/1.050
    Peso en vacío (kg) 1.280
    Peso en orden de marcha (kg) N/D
    Largo total (mm) 4.191
    Ancho total (mm) 1.794
    Alto total (mm) 1.508
    Distancia entre ejes (mm) 2.601
    Capacidad del tanque de combustible (l) 50

    Galería: Audi Q2 | Créditos: Autoblog


    PRECIO Y GARANTÍA:

    Aún no definidos para Latinoamérica. Comercialización prevista en la región para el año 2017.

    COMERCIALIZA:

    Julio César Lestido S.A. World Trade Center Torre 3. 26 de marzo y Dr. Luis Bonavita. Tel 26230006. Web: www.audi.com.uy

    Video: Test drive Audi Q2 desde Suiza (parte 1) (perdón por filmar en vertical)

    Test Drive Audi Q2 desde Suiza
    Posted by Autoblog Uruguay on martes, 28 de junio de 2016


    Video: Test drive Audi Q2 desde Suiza (parte 2) (de nuevo, perdón por filmar en vertical)

    Test Drive Audi Q2 desde Suiza
    Posted by Autoblog Uruguay on martes, 28 de junio de 2016


    (*) Viaje por invitación de Audi Uruguay