Contacto: BMW 330e iPerformance Plus 2.0 T Steptronic

martes, 5 de junio de 2018



Evaluamos a la variante híbrida enchufable del BMW Serie 3, el 330e iPerformance.
Llegó la hora de probar al primer plug-in-hybrid en la breve historia de Autoblog. Se trata del BMW 330e iPerformance, con el que tuvimos un contacto hace algunas semanas atrás. Estuvimos probando a la variante Plus 2.0 T Steptronic y a continuación podrán leer la evaluación completa.

No voy a repasar uno por uno los capítulos de los más de 40 años de existencia del famoso Serie 3 de BMW porque merecen un informe aparte. Pero a falta de tener eso, si gustan, pueden leer el prefacio de la evaluación del 318i Sport Line 1.5 T Steptronic que probé el año pasado (ver prueba), en donde la cuento pero en una versión resumida para la lectura web.

Este 330e iPerformance (ver lanzamiento) que nos convoca ahora es uno de los primeros modelos PHEV de BMW en el mercado local. Esa sigla en mayúsculas es la forma de abreviar (en inglés) la definición de "vehículo híbrido enchufable", que es lo que tiene de particular esta variante del Serie 3 en comparación con las otras versiones de la gama local.


Se presentó de forma oficial en el Salón de Frankfurt 2015 y ahora llega a Uruguay importado desde Múnich, Alemania en dos niveles de equipamiento (330e iPerformance y 330e iPerformance Plus) combinadas con un conjunto mecánico compuesto por un motor 2.0 litros cuatro cilindros con turbo de 184 cv junto a uno eléctrico de 88 cv, produciendo un total de 252 cv.

En el mercado local se comercializa a dos valores, U$S 66.900 para el primer nivel de equipamiento y U$S 77.900 en el caso del segundo. La garantía es de 2 años sin límite de kilometraje (6 años sin límite de kilometraje para la batería). Autoblog pudo probar durante cuatro días y algo más de 500 kilómetros a un 330e iPerformance Plus 2.0 T Steptronic y la evaluación se transcribe a continuación.


Exterior

No es tan fácil distinguir a simple vista a un Serie 3 de un Serie 3 PHEV, o iPerformance, que es como se llama en realidad. Los detalles que diferencian a este híbrido de sus hermanos son muy sutiles y solo se notan si miramos con atención. Los riñones dobles típicos van con barras en color azul y flanqueados por faros dobles con tecnología full LED, con gran poder lumínico. En la parte baja van algunos elementos en gris satinado junto a los faros antinieblas delanteros.

En el lateral izquierdo (además del ploteo literal -e innecesario- de las puertas delanteras en la unidad probada), otro elemento diferencial es la tapa que aparece en el guardabarros delantero para conectar el cargador de la batería. Otro ítem, ya menos visible, es el logotipo "eDrive" en el pilar C, justo al lado del clásico en el marco de las ventanillas que termina en el clásico "Hofmeister-Knick" de todos los BMW berlina o coupé.


En los 330e iPerformance las llantas de aleación ligera son de 17 pulgadas con radios en "V" "estilo 395" y van montadas sobre neumáticos runflat en medida 225/55 R17 y que en nuestra unidad de prueba eran unos Continental ContiSportContact⁵ SSR. Luego en la parte trasera, las diferencias son solo de emblemas por tener el "330e" en el portón del baúl y la "i" de "iPerformance" en los guardabarros delanteros. 

Por el resto es un F30 (ese es el código interno de este modelo) común y corriente. En otras palabras para ser un híbrido, BMW logró disimularlo bastante más que otras marcas que usan esta tecnología. Es más, hasta las dimensiones de la carrocería son las mismas que del resto de los Serie 3 berlina: mide 4.633 mm de largo, 1.811 mm de ancho, y 1.429 mm de alto. La distancia entre ejes es de 2.810 milímetros.


Interior

Adentro aparecen pocas diferencias notorias con otros Serie 3 convencionales y se lo percibe tan normal como familiar para todos. Y en mi caso, creo que eso es bueno. Aunque este es un híbrido, la posición de manejo de un modelo famoso desde siempre por ser un driver's car, es perfecta. Las regulaciones del volante (en alcance y altura), así como de la butaca del conductor permiten que gente de más de un metro ochenta (e incluso gente de 2 metros plus) se pueda acomodar sin problemas por lo generosas que son. 

Las regulaciones de la butaca del conductor son eléctricas y con dos memorias, incluyendo un extensor manual para muslos (los adoro, pero creo que ya lo sabían). A su vez suma una regulación eléctrica para el ancho de la butaca, permitiendo abrazarte hasta quedar en modo Playmobil encastrado en el asiento. Lo dicho, perfecto. Y me olvidaba, también tiene ajuste lumbar, que en otros Serie 3 BMW es opcional y en este 330e es de serie.


Por el resto el estilo del Serie 3 es tan "alemán y serio" como ya es costumbre en la gran mayoría de los BMW y manteniendo siempre una ergonomía y funcionalidad envidiable que pocos marcas saben conseguir. Lo mismo podría decirse para la calidad de materiales, que es muy buena en líneas generales, con abundancia de plásticos de inyectado blando por todos lados, estando entre lo mejor del segmento. Pero hay que decirlo, en comparación con Audi A4 y Mercedes-Benz Clase C, el interior del Serie 3 ya está mostrando un poco sus años.

El instrumental es el típico de todos los Serie 3, con sus adoradores y detractores por ser tan simple y tan old school a la vez. En mi caso estoy entre los primeros porque tienen todo lo necesario para manejar y no le sobra nada. Con cuatro elementos de agujas, dos más grandes (tacómetro y velocímetro) y a los lados de estos, otros dos más pequeños para la cantidad de combustible y temperatura del líquido refrigerante. Es todo muy legible tanto de día, en donde los relojes van en un color blanco, como también de noche, ya que se pasan a un agradable y poco cansino a la vista, tono ámbar. Adentro del tacómetro va el clásico económetro de BMW, en formato digital que en el 330e permite ver la carga de la batería o el uso 100% eléctrico.


Pasando a la consola central está la ya clásica pantalla multifunción BMW ConnectedDrive a color de 8,8 pulgadas para comandar las funciones del sistema de audio BMW Professional con AM/FM/USB/DVD/TV/Aux-In/Bluetooth, audio streaming y BMW Apps (como Twitter, Spotify, TuneIn o Wikipedia, por ejemplo), que se maneja desde la conocida interfaz de la ruedita, conocida como iDrive o también mediante la propia pantalla, dado que es táctil a diferencia de la que tienen otros Serie 3. Sigue siendo una de las más simples, intuitivas y a prueba de tecno-ignorantes que hay en el mercado.

Se accede sin problemas a sus infinitas configuraciones y funciones, aunque por el precio ya debería contar con dos elementos: navegador integrado (aunque no hay mapas homologados por BMW para Uruguay) y Apple CarPlay como sí ofrece en otros mercados asociado a una pantalla un poco más grande. Ojalá esto se pueda revertir a la brevedad, porque el sistema es tan bueno que ese faltante menor es una verdadera lástima en un habitáculo que está pidiendo un tech-upgrade.


Pasando a las plazas posteriores, el espacio es apto para dos adultos grandes con un correcto espacio para las cabezas respecto al techo y bastante más generoso en relación al lugar para las piernas. El ancho abunda también y será un verdadero placer viajar sentado en esos asientos, porque hasta logran casi el mismo nivel de confort que aquellos que vayan en las butacas delanteras, aunque hay que decirlo, sin el respaldo cariñoso que te abraza en las curvas más jugadas.

Donde empiezan los inconvenientes es cuando queremos ocupar la plaza del medio. El respaldo es más firme, producto de un gran apoyabrazos central, el asiento está algo más elevado y la distancia entre la cabeza y el techo es más que justa, porque ya uno va rozándolo. A lo ancho tampoco tendrá mucho espacio para los pies. Es decir, tres podrán acomodarse en viajes de corta y mediana distancia, pero el que vaya en el medio irá bastante incómodo como consecuencia del voluminoso túnel de transmisión.


El baúl tiene 370 litros de capacidad, que son 110 menos que en los otros Serie 3 y quedando entre los más pequeños del segmento D producto de que las baterías ocupan ese espacio faltante. Si bien el volumen no es amplio, tampoco puede aumentarse porque el respaldo trasero es fijo, siendo un rebatible 40:20:40 un opcional. Por el precio ya debería ser un elemento de serie. Lo que sí tiene este 330e es apertura y cierre eléctricos del baúl, un ítem poco necesario en un sedán, pero que es útil por si nos acercamos al auto con las manos ocupadas.

Por debajo del piso encontramos la falta de un neumático de repuesto, un mal endémico de casi todos los modelos de este grupo automotriz, ya que al tener cuatro neumáticos tipo runflat, ese espacio del baúl queda reservado para guardar algunas herramientas, un kit de reparaciones. Algunos entendidos dicen que tampoco lleva el auxilio para contribuir al reparto perfecto de pesos que tiene el Serie 3, es decir 50% adelante y 50% atrás. Pero siendo honesto, el 330e tiene una distribución de masas de 51-49%.


Motores y transmisión

Como buen híbrido, hay que hablar de más de un motor. El primero (a combustión) es conocido de otros modelos de BMW y MINI. Se trata del B48B20M0. Un 1.998 cc de cilindrada, inyección directa, sistema doble VANOS variación de control de válvulas VALVETRONIC, y TwinTurbo (turbo de doble entrada) capaz de erogar 184 cv de potencia disponibles entre las 5.000 y 6.500 vueltas. El torque máximo de 290 Nm está presente entre las 1.350 y 4.250 rpm. La transmisión es una automática secuencial Steptronic de ocho relaciones con convertidor de par.

El motor eléctrico en tanto, utiliza la tecnología BMW eDrive con un impulsor sincronizado, integrado en la caja de cambios con función del alternador de recuperación de energía para el acumulador de alto voltaje. Tiene una potencia máxima de 88 cv a 2.500 rpm y un par máximo de 250 Nm entre 0 y 2.500 rpm. La batería, por su parte, es de ion-litio con una tensión máxima de 293 V y una capacidad energética neta de 5,7 kWh. Ambos motores combinados producen una potencia máxima de 252 cv y 420 Nm de par máximo, con una función "Boost" de 100 Nm.


BMW permite tener una velocidad máxima de 120 km/h en modo eléctrico y una autonomía de hasta 40 kilómetros. La batería, en tanto, es recargable completamente en 3 horas utilizando el cable de recarga estándar que se entrega con el auto y que se conecta a una toma de corriente doméstica convencional. Con el BMW i Wallbox, la recarga tarda 2:12 horas en total o un 80% en 1,6 horas con un conector 3,7 kW (16 A/230 V).

¿Pero cómo se traduce esta avalancha de cifras en el manejo diario? Es un híbrido que permite usar por más tiempo los modos eléctricos que otros modelos de características similares, siendo el puente lógico entre los no enchufables (que tienen una autonomía eléctrica muy limitada) y los productos 100% eléctricos, como pueden ser los Z.E. de Renault o los famosos Tesla. Este 330e iPerformance es un híbrido que permite jugar por más tiempo con el silencio que caracteriza a esos modelos.


Pero no deja de ser tampoco un Serie 3 en el proceso de ser eco-friendly. La respuesta del torque instantáneo del motor eléctrico es adictiva y se combina con un chasis delicioso ya característico de todas las versiones del modelo. Es casi que un placer culposo para petrolheads este 330e. Porque se puede circular en silencio, sin gastar una sola gota de nafta y sin contaminar el ambiente, pero sin perder ese je ne sais quoi que BMW le espolvorea a todos los chasis de sus productos y que produce el mismo efecto divertido que aspirar óxido de nitrógeno.

En materia de transmisión, además, cuenta con la brillante caja ZF denominada 8HP45 y que es usada por otros BMW. Es una clásica automática con convertidor de par de un funcionamiento muy suave y también a la vez veloz, con ocho relaciones. A diferencia de otras ZF usadas por la casa bávara, esta no permite que con el selector en "S" o "M", retener un poco las marchas pero con el selector incluso se pueden hacer hasta cinco rebajes en el modo Sport, pasando de 8ª a 3ª en un parpadeo. El funcionamiento es impecable y sin reproches además de contar con las clásicas levas al volante.


BMW declara una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en unos más que respetables 6,1 segundos con esta combinación mecánica, mientras que la velocidad máxima es de 225 km/h. En materia de consumos, las prestaciones según fábrica son apenas 2,1 litros cada 100 km en ciclo mixto, no declarando los valores de ciudad o ruta, algo que no es muy normal en una empresa que siempre acostumbra a dar todas las cifras.

Durante la prueba, en modo Auto eDrive (híbrido automático) logré como mejores números 3,2 l/100 km en ciclo urbano, 4,9 l/100 km en ruta, y 4,0 litros cada 100 km en ciclo mixto. Como verán, hay diferencias de consumo entre el registro teórico y el práctico, pero en todos los casos son cifras más que reducidas para un producto con 252 cv de potencia. Como referencia, en el modo Save Battery (solo naftero) logré: 8,6 l/100 km en ciclo urbano, 6,4 l/100 km en ruta, y 7,5 litros cada 100 km en ciclo mixto. El peso en orden de marcha, en tanto, es de 1.735 kg, mientras que el depósito de combustible aloja 41 litros (- 19 litros respecto a otros Serie 3).


Comportamiento dinámico

Sacando de lado los consumos irrisorios y la posibilidad de circular en el silencio como un monje tibetano en su templo por unos 37 o 40 kilómetros, el 330e iPerformance no se despega en absoluto a nivel dinámico en comparación a otros Serie 3. Y de nuevo, esto es muy bueno, dado que a nivel de refinamiento de su chasis desde hace décadas es la referencia absoluta del segmento D tanto por equilibrio como por diversión de manejo.

El hecho de ser un híbrido hace que las sensaciones de manejo se vean distorsionadas (no en una forma mala) por el hecho de no escuchar el ruido del motor, o de ver en la pantalla multimedia el flujo de energía yendo del motor a las ruedas o de la batería al motor eléctrico. Se lo puede utilizar como cualquier otro Serie 3 o también se puede jugar todo el tiempo a sacarle el mayor provecho al sistema híbrido, que también puede ser muy entretenido buscando las inercias de frenado o las aceleraciones constantes.


Es cierto, puede que a muchos todo esto les suene tan aburrido como ver una exposición de filatelia en un paseo escolar. Pero los híbridos también tienen un encanto particular en su utilización. Por el resto, como decía más arriba, este 330e es un Serie 3 hecho y derecho, lo que repercute en tener un producto que va siempre con una solvencia envidiable en lo recto, mientras que en las curvas tiene un nivel de predictibilidad sorprendente, y divertido como ningún otro sedán mediano. Sé que la "diversión de manejo" es un intangible a la hora de juzgar un vehículo, pero se los podría graficar de una manera bien simple: es de esos autos que uno busca excusas todo el tiempo para tener que usarlo.

Incluso no se nota una sequedad en las suspensiones y es producto muy cómodo para convivir a diario. Pero al tener los benditos neumáticos runflat, que son más duros que los convencionales, en algunas ocasiones en donde el asfalto no está en el mejor estado, suelen transmitir algunas rumorosidades al habitáculo. Más allá de ese detalle, que es en otras palabras ponerse muy exquisito, el balance del chasis es una verdadera maravilla y las suspensiones tienden hacia lo firme, pero con un equilibrio tal que no llegan a ser incómodas.


En la ciudad es un producto con el que se disfruta la convivencia. Se lo nota cómodo y ágil ya sea desde el chasis como desde la mecánica. El 2.0 turbo se desempeña con soltura y sin mayores dramas en el tránsito urbano y cuando él no trabaja, lo hará en su lugar el motor eléctrico sin que nos demos cuenta. La caja automática ayuda mucho a esto también por su suavidad de funcionamiento y rapidez de cambios. 

Uno de los elementos que asisten a esa diversión de manejo clásica de todos los BMW (y bien digo, todos), es la dirección que la marca denomina Servotronic y que se caracteriza por ajustar de forma electrónica el ángulo de giro de las ruedas en función de la velocidad del vehículo, minimizando el esfuerzo para girar el volante sin depender de la velocidad. El resultado es una dirección muy directa y comunicativa, así como muy desmultiplicada y amable con los brazos en las lentas maniobras de estacionamiento.


Además de los modos de conducción clásicos de otros Serie 3, el 330e suma tres más denominados Max eDrive, Save Battery y Auto eDrive. El primero es para que funcione en modo 100% eléctrico a velocidades de hasta 125 km/h. En este modo de conducción, el motor de combustión se enciende solo cuando el conductor activa la función "kick-down", pisando a fondo el acelerador. 

Con el segundo modo, en tanto, puede mantenerse el estado de carga de la batería de alto voltaje, para aprovechar su energía luego, cuando se opte por conducir solo con el motor eléctrico. Si el nivel de carga es inferior a 50% se carga el acumulador. Al colocar el selector de cambios en el modo S, siempre se pone en funcionamiento el motor eléctrico, sin importar el modo que se haya activado antes. De esta manera se dispone de la máxima potencia de ambos motores. Al mismo tiempo, se eleva el nivel de carga de la batería al 80%.


El modo Auto eDrive, por último, la combinación óptima del motor eléctrico con el motor a combustión permite concentrarse en conseguir la máxima eficiencia energética y va conmutando entre ambos impulsores en función del manejo que estemos realizando. Debido a las funciones de la tecnología BMW eDrive, la extensión del funcionamiento característico de los modos de conducción ECO PRO, Confort y Sport es un poco más acentuada que en el caso de los Serie 3 convencionales.

Trabajando con los motores Auto eDrive y con los modos ECO PRO y Comfort trabaja en D6 a 70 km/h a apenas 1.600 vueltas respectivamente, mientras que en el caso usar el modo Sport, a igual velocidad el régimen es un poco superior, pero tampoco tanto: 2.100 rpm y pasando la marcha de la transmisión a S5.


En ruta, en tanto, el conjunto se mueve a 110 km/h en D8 a unas relajadas 1.800 vueltas con los modos ECO PRO y Comfort, mientras que pasando la transmisión al seteo deportivo, baja dos marchas (S6) y en el modo Sport el motor viaja a 2.600 rpm a igual velocidad. Las recuperaciones tampoco son un problema, incluso con una carrocería que declara una tonelada y media de peso exacta. 

Gracias a la suavidad y rapidez de la Steptronic de octava junto a la asistencia del motor eléctrico y su torque instantáneo mediante la función eBoost (520 Nm), este 330e puede pasar con el kick-down de la caja de 80 a 110 km/h en apenas 3,79 segundos, ya que pasando el segundo umbral del acelerador, la transmisión pasa de 6ª a 3ª en un parpadeo, haciendo que los adelantamientos ruteros no conlleven demoras.


Equipamiento

El 330e iPerformance probado es el Plus, que es el más equipado de los dos niveles que se comercializan en Uruguay. En materia de confort ofrece de serie: modos de conducción (ECO PRO/Comfort/Sport/Auto eDrive/Max eDrive/Save Battery), función Auto Start&Stop, botón de encendido/apagado, cámara de retroceso, alarma, computadora de a bordo, pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), encendido automático de luces con función diurna LED, climatizador automático de dos zonas con salidas de aire para las plazas traseras, control de velocidad crucero con función de frenado y limitador de velocidad, sistema de navegación BMW Professional con AM/FM/USB/DVD/TV/Aux-In/Bluetooth con pantalla táctil BMW ConnectedDrive de 8,8" con BMW Apps, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, luces traseras LED, faros delanteros full LED, faros antiniebla delanteros y traseros LED, asientos delanteros con regulación eléctrica y dos memorias para conductor, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad con levas de cambio integradas, acceso confort con "smart-opener", tapizados en eco-cuero Sensatec Schwarz negro, molduras interiores Negro Intenso Brillante, techo solar eléctrico, espejos retrovisores exteriores con anti-encandilamiento y plegado eléctrico, espejo interior con anti-encandilamiento automático y sistema de audio harman/kardon con 16 altavoces, amplificador digital, potencia de amplificación de 600 W, y llantas de aleación ligera de 17 pulgadas con radios en "V" "estilo 395" sobre neumáticos runflat en medida 225/55 R17.


Es una dotación más que correcta a la que solo se le podría reclamar el mencionado respaldo trasero rebatible 40:20:40 como ofrecen otros Serie 3. Pero en defensa de este 330e, y para serles francos, cambio ese elemento por el brillante equipo de sonido de alta definición harman/kardon que trae la versión Plus. Vale la pena cada uno de los U$S 11.000 que separan al nivel más accesible del más caro. Sé que sueno exagerado, pero hacía mucho tiempo que no utilizaba un sistema de audio tan bueno. Hablando en serio ahora, es mucha plata. Pero el equipo es excelente y una cosa no quita a la otra.


Seguridad

Este 330e al igual que todos los Serie 3 llevan de serie: seis airbags, frenos ABS, sistemas DSC, ASC y DTC, asistencia de frenado en curvas CBC, control dinámico de los frenos DBC, función de secado de discos y pastillas, compensación de fading, asistente para pendientes, cinturones de tres puntos de anclaje y apoyacabezas en todos los asientos, fijaciones ISOFIX y TopTether en las plazas traseras, y monitoreo de presión de neumáticos.

Se trata de una dotación bastante completa, en otros mercados como el europeo, BMW está ofreciendo, de serie u opcional según cada región, elementos que ya deberían comenzar en nuestro mercado a popularizarse, al menos en segmentos superiores, como son el alerta de ángulo ciego, de cambio de carril involuntario, de alerta de colisión inminente, el frenado automático en ciudad con detección de peatones, y la alerta de cansancio del conductor, que conforman el paquete de asistencias que la marca alemana denomina Driving Assistant.


Los frenos, por su parte, son de discos ventilados en ambos ejes y tienen un comportamiento intachable, sin fatigas ni desgastes prematuros del sistema ante reiteradas detenciones. Para recto, con una desaceleración marcada que se siente mucho en el cuerpo, y además enciende las balizas si la frenada es de emergencia, con el fin de alertar a los conductores que vienen detrás nuestro. Diez puntos.

También tiene los sendos controles de tracción y estabilidad, que BMW denomina DSC y DTC. A diferencia de algunos competidores, en el 330e el grado de desconexión es total en ambos casos. El primero se desactiva con una pulsación de unos tres segundos, mientras que para apagar el control de estabilidad, hay que presionar el comando durante diez segundos. También se lo puede poner a dormir si activamos el modo de conducción Sport+ y divertirnos como un niño en Navidad, domando al chasis, siempre que consigamos un espacio alejado del tránsito, como un circuito, por ejemplo.


Precio, garantía y competidores

El Serie 3 tiene una gama variada en nuestro mercado con seis motores, contando al bestial y mítico M3. Este 330e iPerformance Plus 2.0 T Steptronic evaluado es el escalón más alto de las versiones híbridas del modelo, a un precio de U$S 77.900. U$S 11.000 más abajo está el 330e iPerformance 2.0 T Steptronic por U$S 66.900. La garantía es de 2 años sin límite de kilometraje y de 7 años sin límite de kilometraje para la batería en todos los casos. El Wallbox BMW para uso doméstico con carga rápida cuesta U$S 2.990 (con instalación incluida). Respecto al cambio de la batería, por ahora no se divulgaron costos y a diferencia de otros híbridos, BMW solo reemplaza los módulos, no todo el pack.

El resto de la (variada) gama se compone por los 318i Sport Line 1.5 T Steptronic (136 cv) a U$S 58.900, 320i Luxury 2.0 T Steptronic (245 cv) a U$S 69.900, 330i M Sport 2.0 T Steptronic (252 cv) por U$S 89.900, 340i M Sport 3.0 T Steptronic (326 cv) a un valor de U$S 125.900 y por último los M3 3.0 T Drivelogic (431 cv) con un precio de U$S 199.900 y M3 Competition Package 3.0 T Drivelogic (450 cv) a U$S 214.900. Pero volviendo al 330e probado, tiene un solo rival directo y es el Mercedes-Benz C 350 e Avantgarde Plus 7G-TRONIC PLUS (U$S 72.990), aunque tiene otra versión más accesible también, la C 350 e Avantgarde 7G-TRONIC PLUS a U$S 66.990.


Si bien el Mercedes-Benz es U$S 5.000 más accesible, también tiene una potencia combinada y torque mayor que el BMW, con 279 cv y 600 Nm versus los 252 cv y 520 Nm (con la función "Boost", 420 Nm en condiciones normales) del Serie 3. La autonomía eléctrica teórica es apenas menor que en el 330e, con 31 kilómetros contra 40 km del producto de Múnich, aunque el C 350 e puede circular a 130 km/h en ese modo, mientras que el 330e lo hace hasta los 120 km/h.

En relación a los equipamientos de confort y seguridad, acá Mercedes-Benz saca una ventaja notoria frente al BMW al tener de serie frenado autónomo de emergencia tanto en ruta como en ciudad, asistente de estacionamiento activo, suspensión neumática AIRMATIC, compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay e inserciones interiores en madera de poro abierto. Donde busca empatar el 330e es en la capacidad del baúl. Mientras el C 350 e tiene 335 litros, el bimmer cuenta con 370 litros.


Conclusión

Hay algo que no les dije en toda esta evaluación y es que este fue mi segundo encuentro con esta unidad de pruebas del BMW 330e iPerformance. Durante el Punta del Este ePrix de la Fórmula E, la gente de BMW Uruguay me dio este mismo auto para que me moviera a piacere durante todo ese fin de semana. Si todavía no leyeron esa crónica de viaje, lo pueden hacer antes al terminar este contacto (ver nota).

En su momento no encontré mejor forma de ver a esta categoría que de esta manera: mientras algún equipo no me deje manejar uno de sus autos, este 330e iPerformance resultó más entretenido que ver la carrera sentado en la tribuna. También ese fin de semana me descubrí a mi mismo disfrutando y divirtiéndome con un automóvil híbrido. Y ahora que pasé cinco días más con este BMW, volví a descubrirme queriendo manejarlo bajo cualquier excusa.


Sé que suena a herejía decir esto siendo que soy un amante perdido de los motores a combustión. Pero en ocasiones anteriores con productos híbridos, el nivel de diversión al manejo se reducía de forma exponencial en mi caso. Los PHEV llevan el concepto un paso más allá, dado que las baterías otorgan más autonomía eléctrica, dejan circular a mayor velocidad en ese modo y además, se pueden cargar al 100% en nuestros hogares o lugares de trabajo, algo que en un híbrido no enchufable, nunca se puede conseguir.

Esa amplitud de uso y del aprovechamiento al máximo de la tecnología híbrida, en este caso del 330e se combina con un modelo nacido desde el concepto de driver's car. Entonces es el matrimonio ideal: eficiencia energética con un chasis diseñado para la diversión al manejo. No hay forma de que un producto eco-friendly sea aburrido si se lo encara así. Es la única forma que veo para que un petrolhead comience a mirar con cariño a un híbrido.


Al mercado uruguayo le falta mucho por aprender de estas nuevas (para nosotros) tecnologías. También falta ver cómo se seguirá desarrollando este tipo de productos y cuál será su confiabilidad y reventa dentro de unos años más. Pero en el presente, son una opción tan lógica como también, a criterio personal, la tecnología que mejor aprovecha el concepto de hibridación de dos motores.

Todavía para nuestra región siguen siendo productos alcanzables solo para pocos bolsillos y de momento se los puede conseguir solo en tres marcas premium (BMW, MINI y Mercedes-Benz). La apertura al mercado de los híbridos enchufables ya fue abierta este año por estos productos. Solo quedará ver si el público uruguayo y los beneficios impositivos de los que gozan los PHEV hoy, les permitirá tener un futuro cargado de energía para llegar a ese objetivo final de la electrificación total. 


A favor
  • Calidad de materiales y terminaciones
  • Conjunto motor/transmisión
  • Consumos reducidos
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Equilibrio de suspensiones
  • Equipamientos de seguridad y confort
  • Habitabilidad para cuatro adultos
  • Posición de manejo
  • Tecnología aplicada
En contra
  • Capacidad del baúl y sin respaldo trasero rebatible
  • Neumáticos rumorosos en ruta
  • Plaza central trasera acotada
  • Sin neumático de auxilio
  • Túnel de transmisión voluminoso


FICHA TÉCNICA:


MOTORIZACIÓN
Motor de combustión interna
Cilindrada (cc) 1.998
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 11,0:1
Diámetro x carrera (mm): 86,4 x 82,0
Inyección: directa con turbocompresor e intercooler, control variable de válvulas (VALVETRONIC) y doble sincronización variable del árbol de levas (doble VANOS)
Potencia máxima (cv/rpm) 184/5.000-6.500
Torque máximo (Nm/rpm) 290/1.350-4.250
Sistema híbrido
Motor eléctrico
Tipo: generador síncrono de imán permanente integrado en la caja de cambios con función del alternador de recuperación de energía para el acumulador de alto voltaje
Potencia máxima (cv/rpm) 88/2.500
Torque máximo (Nm/rpm) 250/0-2.500
Batería
Tipo: ion-litio (Li-Ion) con 120 celdas
Voltaje nominal (V): 293
Capacidad energética neta (Kwh) 5,7
Potencia máxima y torque máximo combinados (cv/Nm) 252/420 (450 Nm con función "Boost")
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática secuencial de ocho relaciones
Tracción trasera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera servoasistida eléctricamente (Servotronic)
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de discos ventilados
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: de doble horquilla con el plano inferior de dirección separado hecho de aluminio
Trasera: multilink de cinco brazos de aluminio ligero
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 225/55 R17
Rueda auxiliar: N/D
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 225
Velocidad máxima en modo 100% eléctrico (km/h) 120
Aceleración 0/100 km/h (s) 6,1
Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: 2,1
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 370
Peso en vacío (kg) 1.805
Peso en orden de marcha (kg) 1.735
Largo total (mm) 4.633
Ancho total (mm) 1.811
Alto total (mm) 1.429
Distancia entre ejes (mm) 2.810
Capacidad del tanque de combustible (l) 41

Galería: BMW 330e iPerformance Plus 2.0 T Steptronic | Créditos: Autoblog y Diego Olivera (oliverafotografo.com.uy).

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Faros delanteros full LED
Faros antiniebla delanteros y traseros LED
Faros traseros LED
Llantas de aleación de 17 pulgadas
Paquete de iluminación exterior
Techo solar eléctrico
SEGURIDAD
Alarma
Airbags frontales, laterales delanteros y de cortinas
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Asistencia de frenado en curvas (CBC)
Ayuda al arranque en pendientes
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control dinámico de los frenos (DBC)
Control de estabilidad (ASC)
Control dinámico de estabilidad (DSC)
Control dinámico de tracción (DTC)
Control electrónico del bloqueo del diferencial (EDLC)
Frenos ABS
Función de secado de discos y pastillas con compensación de fading
Monitoreo de presión de neumáticos
CONFORT
Acceso confort con "smart-opener"
Apliques interiores en Negro Intenso Brillante
Asientos delanteros con regulación eléctrica y dos memorias para conductor y eléctrica del ancho del respaldo y lumbar, con extensor para muslos manual
Botón de encendido/apagado
Cámara de retroceso
Climatizador automático bi-zona con salidas de aire para las plazas traseras
Computadora de a bordo
Cuadro de instrumentos multifuncional con pantalla LCD de alta resolución
Dirección con asistencia electro-mecánica variable (Servotronic)
Encendido automático de luces con función diurna
Espejo interior con anti-encandilamiento automático
Espejos retrovisores exteriores con anti-encandilamiento y plegado eléctrico
Función Auto Start&Stop
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema "one touch"
Limitador de velocidad y control de velocidad crucero dinámico con función de frenado
Luces ambientales interiores
Modos de conducción (ECO PRO/Comfort/Sport/Auto eDrive/Max eDrive/Save Battery)
Sistema de audio BMW Professional con AM/FM/USB/DVD/TV/Aux-In/Bluetooth
Sistema multimedia iDrive con pantalla multifunción táctil a color de 8,8" pantalla multifunción BMW ConnectedDrive con BMW Apps
Sensor de lluvia
Sensores de estacionamiento traseros
Sistema de audio harman/kardon con 16 altavoces, amplificador digital, potencia de amplificación de 600 W
Tapizados en eco-cuero Sensatec Schwarz negro
Volante deportivo multifunción en cuero regulable en altura y profundidad y levas de cambio integradas

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 77.900. Garantía: 2 años sin límite de kilometraje (7 años sin límite de kilometraje para la batería)

COMERCIALIZA:

Motor Haus. Ramón Escobar 1330. Tel. 29243125. Web: www.bmw.com.uy