Prueba: BMW 318i Sport Line 1.5 T Steptronic

viernes, 24 de noviembre de 2017



Probamos al BMW Serie 3 en su nueva configuración más accesible, el 318i con paquete Sport Line.
Hace algunas semanas atrás entró a nuestro garage una de las cuentas pendientes que Autoblog tenía. Evaluamos al BMW Serie 3, en este caso con la excusa de su última novedad a nivel local, la variante 318i Sport Line 1.5 T Steptronic. Prueba completa y galería de imágenes, a continuación.

El Serie 3 es una de las "joyas de la corona" de la Bayerische Motoren Werke (BMW). Con 42 años en sus espaldas, es uno de los linajes más antiguos de la gama actual de BMW junto a las otras dos series impares, las 5 y 7. La primera generación, conocida como E21, nació en 1975 como reemplazo de los BMW New Class Sedan aparecido 13 años antes. Este producto, que fue el que inició la denominación "3", se comercializó hasta 1983, cuando salió a la venta la segunda evolución de la Serie 3.

Este producto, conocido como E30 también fue el encargado de dar el puntapié a otro ícono de la gama de la firma de Munich: el primer M3, que fue lanzado en 1986. Esta generación se mantuvo en producción hasta 1990, momento en el que el E36, o tercera evolución del modelo, salió a la luz. Aquí BMW comenzó a ofrecer por primera vez en esta gama elementos de seguridad como airbags múltiples, controles de tracción/estabilidad, por ejemplo.


En 1998 nació el E46, que significó un punto de quiebre para el Serie 3, ya que incorporaba niveles de tecnología y seguridad que hasta aquel momento eran solo propiedad de sus hermanos mayores, los Serie 5 y 7. Esta cuarta generación se mantuvo en pie hasta 2004 cuando entró el E90 con en la época en que el diseño dela marca estaba a cargo de la dupla de Chris Bangle y Adrian van Hooydonk, que tantas críticas y elogios por igual recibieron en su momento por sus trabajos. 

Pero también es recordado como el último Serie 3 que tuvo un M3 con una mecánica aspirada (sin turbo). En 2011 apareció la sexta generación y actual, también llamada F30 (ver nota), que se comercializa en nuestro país desde junio de 2012 (ver nota). Este producto que llega importado desde Múnich, en Alemania tuvo una actualización de mitad de vida en 2015 (ver lanzamiento) y en agosto de este año sumó una variante denominada 318i Sport Line 1.5 T Steptronic a un precio de U$S 57.900 (ver lanzamiento). Esta versión entró al garage de Autoblog por cuatro días y algo más de 800 km de prueba. Comenzamos ya con su evaluación.


Exterior

El Serie 3 es uno de los modelos más veteranos del segmento en estos momentos, pese a que hace dos años tuvo un ligero retoque estético. De todas formas el estilo creado por Christopher Weil se mantiene actual y moderno. Y en el caso de esta variante Sport Line, hay un par de elementos que realzan a la presentación de un 318i que en realidad es el primer escalón de la gama, aunque no lo aparente.

Con esta configuración se disimula mucho que estamos ante un entry level porque tenemos un paquete estético que hasta ahora solo se veía en las versiones más equipadas del Serie 3 como los 330i o 340i. A su vez, los riñones dobles típicos van flanqueados por faros dobles con tecnología full LED, con gran poder lumínico. En la parte baja van algunos elementos en gris satinado junto a los faros antinieblas delanteros.


Esta versión evaluada que BMW denomina Sport Line tiene un estilo que prioriza un look más deportivo y juvenil con muchos elementos oscurecidos en piano black en toda la carrocería, incluso en el marco de las ventanillas que termina en el clásico "Hofmeister-Knick" o incluso la salida de escape también lleva este tratamiento. La línea de cintura está bien marcada en el perfil y se complementa con otro nervio que nace de los grupos ópticos traseros, como en casi todos los BMW.

Las llantas de aleación son muy atractivas, con 18 pulgadas de diámetro, cinco radios dobles para su diseño y que son denominadas por la marca como "estilo 397". En la unidad de pruebas estaban montadas sobre neumáticos runflat Continental ContiSportContact5 SSR en medida medida 225/45 R18 adelante y 255/40 R18 atrás. Sí, es un entry level. Pero al igual que un deportivo pura sangre, tiene neumáticos más anchos en el eje de tracción. La única contra que tienen es que son bastante rumorosos en asfaltos desgastados, filtrando bastante ruido al habitáculo en estos casos.


En el sector trasero BMW decidió mantener un planteo similar al de la generación E90, pero dándole un poco más de robustez a las líneas. También se realizó una caída del techo más similar a la de una coupé y no marcando tanto los tres volúmenes como en los E30 o E36. En la noche se destacan los grupos ópticos con tecnología LED por su patrón en forma de "L" tan característico de la marca y que fueron incorporados en la actualización de 2012, también llamada LCI (por Life Cycle Impulse).

Pasando en limpio el estilo, si bien está más cerca de la próxima generación que nunca, este F30 sigue siendo un producto bastante atractivo. En relación a las cotas, el BMW Serie 3 es un clásico sedán de segmento D (aunque muchos piensan que es un C) y sus dimensiones lo dejan bien en claro. Esta berlina alemana mide 4.633 mm de largo, 1.811 mm de ancho, y 1.429 mm de alto. La distancia entre ejes en tanto, cuenta con 2.810 milímetros.


Interior

Esa misma sensación exterior de ir en algo que no es básica, también se traslada al interior de esta versión Sport Line del 318i. Hay una gran presencia de elementos en color rojo, característicos de este nivel de terminaciones del Serie 3. Encontramos ese tono en las costuras de los asientos y en las molduras de la consola central y los paneles de puertas. Incluso está hasta en la carcasa de la llave por si faltaba algo más de rosso.

Pero el estilo del Serie 3 es tan "alemán y serio" como ya es costumbre en la gran mayoría de los BMW y manteniendo siempre una ergonomía y funcionalidad envidiable que pocos marcas saben conseguir. Lo mismo podría decirse para la calidad de materiales, que es muy buena en líneas generales, con abundancia de plásticos de inyectado blando por todos lados, estando entre lo mejor del segmento. Pero hay que decirlo, en comparación con Audi A4 y Mercedes-Benz Clase C, el interior del Serie 3 ya está mostrando un poco sus años.


La posición de manejo como no podía ser de otra forma en un modelo famoso desde siempre por ser un driver's car, es perfecta. Las regulaciones del volante (en alcance y altura), así como de la butaca del conductor permiten que gente de más de un metro ochenta (e incluso gente de 2 metros plus) se pueda acomodar sin problemas por lo generosas que son. Las regulaciones son manuales incluyendo un extensor para muslos (los adoro). Pero le suma una regulación eléctrica para el ancho de la butaca, permitiendo abrazarte hasta quedar en modo Playmobil encastrado en el asiento. Lo dicho, perfecto. Perdón, casi: se echa en falta un ajuste lumbar, que como todo en el mundo BMW, se puede pagar como opción.

El instrumental es el típico de todos los Serie 3, con sus adoradores y detractores por ser tan simple y tan old school a la vez. En mi caso estoy entre los primeros porque tienen todo lo necesario para manejar y no le sobra nada. Con cuatro elementos de agujas, dos más grandes (tacómetro y velocímetro) y a los lados de estos, otros dos más pequeños para la cantidad de combustible y temperatura del líquido refrigerante. Es todo muy legible tanto de día, en donde los relojes van en un color blanco, como también de noche, ya que se pasan a un agradable y poco cansino a la vista, tono ámbar. Adentro del tacómetro va el clásico económetro de BMW, en formato digital.


Pasando a la consola central está la ya clásica pantalla multifunción BMW ConnectedDrive a color de 6,5 pulgadas (no táctil) para comandar las funciones del sistema de audio BMW Professional con AM/FM/CD/Aux-In/USB/Bluetooth, audio streaming y BMW Apps (como Twitter, Spotify, TuneIn o Wikipedia, por ejemplo), que se maneja desde la conocida interfaz de la ruedita, conocida como iDrive. Sigue siendo una de las más simples, intuitivas y a prueba de tecno-ignorantes que hay en el mercado.

Se accede sin problemas a sus infinitas configuraciones y funciones, aunque por el precio ya debería contar con dos elementos: navegador integrado (aunque no hay mapas homologados por BMW para Uruguay) y Apple CarPlay como sí ofrece en otros mercados asociado a una pantalla un poco más grande. Ojalá esto se pueda revertir a la brevedad, porque el sistema es tan bueno que ese faltante menor es una verdadera lástima en un habitáculo que está pidiendo un tech-upgrade.


Pasando a las plazas posteriores, el espacio es apto para dos adultos grandes con un correcto espacio para las cabezas respecto al techo y bastante más generoso en relación al lugar para las piernas. El ancho abunda también y será un verdadero placer viajar sentado en esos asientos, porque hasta logran casi el mismo nivel de confort que aquellos que vayan en las butacas delanteras, aunque hay que decirlo, sin el respaldo cariñoso que te abraza en las curvas más jugadas.

Donde empiezan los inconvenientes es cuando queremos ocupar la plaza del medio. El respaldo es más firme, producto de un gran apoyabrazos central, el asiento está algo más elevado y la distancia entre la cabeza y el techo es más que justa, porque ya uno va rozándolo. A lo ancho tampoco tendrá mucho espacio para los pies. Es decir, tres podrán acomodarse en viajes de corta y mediana distancia, pero el que vaya en el medio irá bastante incómodo como consecuencia del voluminoso túnel de transmisión.


El baúl tiene 480 litros de capacidad y para los estándares del segmento es correcta, aunque son los mismos litros que sus dos rivales de todas las horas, los A4 y Clase C, es decir, queda en el promedio general de sus rivales de forma literal. Si bien el volumen es adecuado, no puede ampliarse porque el respaldo trasero es fijo, siendo un rebatible 40:20:40 otro opcional más. Por el precio ya debería ser un elemento de serie, BMW.

Por debajo del piso encontramos la falta de un neumático de repuesto, un mal endémico de casi todos los modelos de este grupo automotriz, ya que al tener cuatro neumáticos tipo runflat, ese espacio del baúl queda reservado para guardar algunas herramientas, un kit de reparaciones, y tal vez, también la bronca  cuando se nos raje un neumático con un pozo, por ejemplo. Algunos entendidos dicen que tampoco lleva el auxilio para contribuir al reparto perfecto de pesos que tiene el Serie 3, es decir 50% adelante y 50% atrás. Pero siendo honesto, prefiero tener un 49-51% y poder seguir andando.


Motor y transmisión

Acá es donde la nota comienza a ponerse interesante, ya que lo que este 318i esconde bajo su capot es lo que todos quieren conocer cómo funciona. Utiliza un 1.499 cc de cilindrada, tricilíndrico, turbo de una entrada y que es capaz de erogar 136 cv de potencia disponibles entre las 4.400 y 6.000 vueltas. El torque máximo de 220 Nm está presente entre las 1.250 y 4.300 rpm. Además se vale de inyección directa, con sistema de regulación variable de las válvulas, y control variable del árbol de levas, llamado por BMW, Doble VANOS.

Además del 318i, otros modelos de la casa de Munich que se valen de esta mecánica son el X1 18i (ver contacto) y el 118i (ver prueba), así como también en las variantes Cooper de todos los MINI. A este motor se lo conoce en la interna como el B38B15M0 y con algunas mejoras, también lo usa el más deportivo de la marca: el i8. En en esa configuración de híbrido-naftero, ganó el premio "Engine of the Year 2015" en dos categorías. Nada mal para ser un humilde tres cilindros, ¿no? Y como en buen sedán clásico de esta marca bávara, va montado de forma longitudinal.


Al igual que ya pasara en la evaluación de sus hermanos X1 y Serie 1, vuelvo a reiterarlo: este motor es una verdadera maravilla. No exagero. Si de antemano nos dicen que un sedán mediano lleva un impulsor tricilíndrico de menos de 140 cv, es muy posible que no se muestre como una propuesta atractiva y comencemos a descostillarnos de la risa por lo ridículo que suena de solo pensarlo. Sin embargo, al ponerlo en marcha y conocerlo a fondo, todo cambiará. Más allá de algunas vibraciones y un sonido poco agradable que transmite siempre en ralentí, en la marcha se comporta, suena y desempeña como un cuatro cilindros con turbo más.

Es tan elástico como también económico, y entrega una respuesta inmediata ante los reclamos del pie derecho, así como con un par constante desde los rangos más bajos de revoluciones, que le da una agilidad de manejo envidiable para esta cilindrada y digna de un motor más grande. Tanto que no pareciera que tiene 136 cv de potencia, sino unos 10 o 15 más. Además en el andar va tan bien insonorizado hacia el habitáculo, que recién arriba de las 6.000 vueltas podremos saber que en lugar de cuatro, tenemos tres cilindros bajo el capot y al mando de nuestro pie derecho.


Es cierto, no tiene la agilidad de respuesta ni la contundencia que podría encontrarse en sus hermanos con cuatro o seis cilindros. Pero el motor que mueve al 318i cumple con creces con las exigencias de un usuario que se mueve más que nada en la ciudad, con alguna escapada ocasional de fin de semana a la ruta, donde tampoco defrauda. Algo que me atrajo de este motor es el sonido en el régimen medio y alto. Gruñe como un 340i, pero con sus acordes reducidos al 50%. Es muy simpático de escuchar y hasta diría que entretenido, como pasa con todo motor impar.

Va acoplado a una transmisión que dentro del Grupo BMW denominan como Steptronic, aunque en realidad es una caja ZF denominada 8HP45 y que es usada por ejemplo en los Serie 1, 2 y X5 así como en otros BMW. Es una clásica automática con convertidor de par de un funcionamiento muy suave y también a la vez veloz, con ocho relaciones. A diferencia de otras ZF usadas por la casa bávara, esta no permite que con el selector en "S" o "M", retener un poco las marchas pero con el selector incluso se pueden hacer hasta cinco rebajes en los modos Sport y Sport+, pasando de 8ª a 3ª en un parpadeo. El funcionamiento es impecable y sin reproches. Solo que quedan en el debe las levas al volante, que al igual que otros faltantes, son opcionales.


BMW declara una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en 9,1 segundos con esta configuración mecánica mientras que la velocidad máxima es de 210 km/h. En materia de consumos, las prestaciones según fábrica son: 6,7 l/100 km en ciclo urbano, 4,6 l/100 km en ruta, y 5,4 litros cada 100 km en ciclo mixto.

Durante las pruebas, logré como mejores números 8,7 l/100 km en ciclo urbano, 5,8 l/100 km en ruta, y 7,2 litros cada 100 km en ciclo mixto. Como verán, hay diferencias de consumo entre el registro teórico y el práctico, pero todas son cifras más que correctas y lógicas para esta cilindrada y potencia, siendo en especial muy buena la de ruta. El peso en orden de marcha, en tanto, es de 1.500 kg, mientras que el depósito de combustible aloja 60 litros de capacidad.


Comportamiento dinámico

El Serie 3 ha sido conocido desde siempre como un driver's car y esto no escapa ni siquiera a la versión más simple y "descafeinada" en términos de potencia. La configuración del chasis, con un reparto de pesos perfecto de 50%-50% entre ambos ejes, un motor montado de forma longitudinal y tracción trasera es la receta ideal para la diversión al volante. Es un producto pensado para ser conducido, sin importar qué haya debajo de su clásico largo capot.

Pero ese comportamiento más sport no le hace sombra al confort. Incluso no se nota una sequedad en las suspensiones y es producto muy cómodo para convivir a diario. Pero al tener los neumáticos runflat, que son más duros que los convencionales, en algunas ocasiones en donde el asfalto no está en el mejor estado, suelen transmitir algunas rumorosidades al habitáculo. Más allá de ese detalle, que es en otras palabras, ponerse muy exquisito, el balance del chasis es una verdadera maravilla y la referencia inmediata del segmento en este sentido.


En la ciudad es un producto con el que se disfruta la convivencia. Se lo nota cómodo y ágil ya sea desde el chasis como desde la mecánica. El 1.5 turbo se desempeña con soltura y sin mayores dramas en el tránsito urbano. La caja automática ayuda mucho a esto también por su suavidad de funcionamiento y rapidez de cambios. Las suspensiones tienden hacia lo firme, pero con un equilibrio tal que no llegan a ser incómodas. De todas formas, en algunos casos los neumáticos runflat pueden transmitir algunas sequedades.

La dirección, por su parte, es la que BMW denomina Servotronic y que se caracteriza por ajustar de forma electrónica el ángulo de giro de las ruedas en función de la velocidad del vehículo, minimizando el esfuerzo para girar el volante sin depender de la velocidad. El resultado es una dirección muy directa y comunicativa en lo veloz, y a la vez muy desmultiplicada y amable con los brazos en las lentas maniobras de estacionamiento.


Al igual que en los otros BMW, el 318i cuenta con modos de conducción y en este caso son cuatro: ECO PRO, Comfort, Sport y Sport+. El primero es para priorizar la economía y eficiencia de combustible, gestionando los elementos de confort como el aire acondicionado así como también el motor y su respuesta, ralentizando todas las sensaciones de manejo.

El segundo modo es el que podría considerarse "por default", mientras que los Sport y Sport+ actúan sobre la dirección, la respuesta del acelerador (lo hace más ágil) y según el manual de usuario, también afectan el comportamiento del tren de rodaje, en especial en el Sport+ que reduce la acción del control de tracción y estabilidad, además de endurecer la dirección, haciéndola aún más directa y veloz de reacciones.


Entre los cuatro se nota un cambio mínimo al usarlos, pero a la hora de los consumos, ¿hay diferencias? En las pruebas hice el experimento de medirlos con cada modo y los resultados son estos: en modos Sport y Sport+ 6,3 l/100 km, en el Comfort 6,0 l/100 km de promedio de ruta, mientras que en el ECO PRO quedó en 5,8 l/100 km.

La mecánica, por su parte y como ya dije, tiene un comportamiento destacado e ideal para el tránsito urbano, ya que las relaciones de la transmisión automática le permite viajar muy relajado. Con los modos ECO PRO y Comfort trabaja en D6 a 70 km/h a apenas 1.100 y 1.500 vueltas respectivamente, mientras que en el caso usar los modos Sport y Sport+, a igual velocidad el régimen es un poco superior, pero tampoco tanto: 1.800 y 2.200 rpm respectivamente, y pasando la marcha a S4.


En ruta, en tanto, el conjunto se mueve a 110 km/h en D8 a unas relajadas 1.900 vueltas con los modos ECO PRO y Comfort, mientras que pasando la transmisión al seteo deportivo, baja una marcha (S7) y en los modos Sport y Sport+ el motor viaja a 2.200 y 2.400 rpm respectivamente a igual velocidad. En este ámbito el 1.5 turbo se comporta muy relajado y si bien no llega a tener el brío de las versiones más completas, con apenas 136 cv y un torque voluntarioso de 220 Nm desde las 1.250 vueltas, cumple de forma muy satisfactoria la tarea.

Las recuperaciones tampoco son un problema, incluso con una carrocería que declara una tonelada y media de peso exacta. Gracias a la suavidad y rapidez de la Steptronic de octava, este 318i puede pasar con el kick-down de la caja de 80 a 110 km/h en tan solo 6,3 segundos, ya que pasando el segundo umbral del acelerador, la transmisión pasa de 6ª a 3ª en un parpadeo, haciendo que los adelantamientos ruteros no conlleven demoras.


Ya que hablo de la ruta y de circular a velocidades más elevadas que en ciudad, el comportamiento del Serie 3 es intachable. Acá es donde se pueden apreciar con más claridad los abismos que hay a nivel dinámico entre este producto y los rivales por tener un reparto de pesos 50:50 y una dirección precisa como un instrumento quirúrgico.

Va siempre con una solvencia envidiable en lo recto, mientras que en las curvas tiene un nivel de predictibilidad sorprendente, y divertido como ningún otro sedán mediano. Además al empujar desde atrás, deja el eje delantero solo tenga que ocuparse de ir donde uno quiere. Esas maravillas que solo los RWD equilibrados pueden conseguir. Sé que la "diversión de manejo" es un intangible a la hora de juzgar un vehículo, pero se los podría graficar de una manera bien simple: es de esos autos que uno busca excusas todo el tiempo para tener que usarlo.


Equipamiento

La dotación de confort de serie de este 318i Sport Line es la siguiente: modos de conducción (ECO PRO/Comfort/Sport/Sport+), función Auto Start&Stop, botón de encendido/apagado, cámara de retroceso, alarma, computadora de a bordo, pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), encendido automático de luces con función diurna LED, climatizador automático de dos zonas con salidas de aire para las plazas traseras, control de velocidad crucero con función de frenado y limitador de velocidad, audio BMW Professional con AM/FM/CD/Aux-In/USB/Bluetooth, sistema multimedia iDrive con pantalla multifunción BMW ConnectedDrive a color de 6,5" con BMW Apps, sensores de estacionamiento traseros, luces traseras LED, faros delanteros full LED, faros antiniebla delanteros y traseros LED, asientos delanteros deportivos con regulación manual en altura y eléctrica del ancho del respaldo y lumbar, con extensor para muslos manual, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad con costuras rojas, tapizados en eco-cuero Sensatec Schwarz negro con costuras rojas, molduras interiores Negro Intenso Brillante con apliques rojos, y llantas de aleación ligera de 18 pulgadas con radios dobles "estilo 397" sobre neumáticos en medida 225/45 R18 adelante y 255/40 R18 atrás.


No está nada mal para ser un entry level, ¿no? Sin embargo, considerando que estamos ante un producto de casi 58 mil dólares, algunos faltantes se hacen notar: techo solar eléctrico, sistema de apertura/cierre manos libres, retrovisor interno con anti-encandilamiento automático, el respaldo trasero rebatible, o alguna regulación eléctrica extra de las butacas delanteras. Son nimiedades, pero algunas no se entiende que estén ausentes en este rango de precios.

Por otra parte, el sistema iDrive no cuenta con mapas homologados para Uruguay, por lo que también carece de navegador. Sin embargo, en otras regiones existe una solución para ese problema que es el sistema BMW ConnectedDrive con sistemas como Apple CarPlay que sí está disponible en otros mercados, aunque no para el nuestro, como ya comenté más arriba en el informe. A su vez, existe un opcional de una pantalla de mayores dimensiones con una interfaz más parecida a la que tiene, por ejemplo, el nuevo Serie 5 (ver prueba).


Seguridad

Todos los Serie 3 llevan de serie: seis airbags, frenos ABS, sistemas DSC, ASC y DTC, asistencia de frenado en curvas CBC, control dinámico de los frenos DBC, función de secado de discos y pastillas, compensación de fading, asistente para pendientes, cinturones de tres puntos de anclaje y apoyacabezas en todos los asientos, fijaciones ISOFIX y TopTether en las plazas traseras, y monitoreo de presión de neumáticos.

Se trata de una dotación bastante completa, en otros mercados como el europeo, BMW está ofreciendo, de serie u opcional según cada región, elementos que ya deberían comenzar en nuestro mercado a popularizarse, al menos en segmentos superiores, como son el alerta de ángulo ciego, de cambio de carril involuntario, de alerta de colisión inminente, el frenado automático en ciudad con detección de peatones, y la alerta de cansancio del conductor, que conforman el paquete de asistencias que la marca alemana denomina Driving Assistant.


Los frenos, por su parte, son de discos ventilados en ambos ejes y tienen un comportamiento intachable, sin fatigas ni desgastes prematuros del sistema ante reiteradas detenciones. Para recto, con una desaceleración marcada que se siente mucho en el cuerpo, y además enciende las balizas si la frenada es de emergencia, con el fin de alertar a los conductores que vienen detrás nuestro. Diez puntos.

También tiene los sendos controles de tracción y estabilidad, que BMW denomina DSC y DTC. A diferencia de algunos competidores, en el 318i el grado de desconexión es total en ambos casos. El primero se desactiva con una pulsación de unos tres segundos, mientras que para apagar el control de estabilidad, hay que presionar el comando durante diez segundos. También se lo puede poner a dormir si activamos el modo de conducción Sport+ y divertirnos como un niño en Navidad, domando al chasis, siempre que consigamos un espacio alejado del tránsito, como un circuito, por ejemplo.


Precio, garantía y competidores

El Serie 3 tiene una gama variada en nuestro mercado con cinco motores, contando al bestial M3. Este 318i Sport Line 1.5 T Steptronic evaluado es el primer escalón de todas esas opciones a un precio de U$S 57.900 solo con la opción de transmisión automática. Siendo un nivel llamado Sport Line hubiese sido interesante verlo también con una caja manual de sexta e igual equipamiento por menos dinero. La garantía es de 2 años sin límite de kilometraje.

El resto de la (variada) gama se compone por los 320i Luxury 2.0 T Steptronic (245 cv) a U$S 69.900, 330i M Sport 2.0 T Steptronic (252 cv) por U$S 89.900, 340i M Sport 3.0 T Steptronic (326 cv) a un valor de U$S 125.900 y por último los M3 3.0 T Drivelogic (431 cv) con un precio de U$S 199.900 (ver lanzamiento) y M3 Competition Package 3.0 T Drivelogic (450 cv) a U$S 214.900 (ver lanzamiento). Pero volviendo al 318i probado, los rivales directos de este BMW en sus variantes equivalentes son dos: Audi A4 1.4 TFSI S tronic (U$S 58.900) y Mercedes-Benz C 180 Avantgarde 9G-TRONIC PLUS (U$S 62.990).


En ambos casos tienen motores más potentes y con un cilindro más que el Serie 3. El de Ingolstadt declara 150 cv de potencia y una brillante caja automática de dos embragues y siete marchas, mientras que el oriundo de Stuttgart queda como el más potente y con más marchas en su transmisión: 156 cv y nueve relaciones con una caja con convertidor de par, muy buena, pero no tanto como la de BMW.

En relación a los equipamientos, el 318i gana un par de puntos con las llantas de 18 pulgadas, las luces full LED delanteras, y el paquete estético Sport Line que le quita bastante la mochila de ser el más accesible de su gama por tener un look más full. El Mercedes-Benz se despega por su dotación de seguridad de serie, mientras que el Audi queda parejo entre los dos con una dotación que tiene un poco de cada uno de sus rivales.


Conclusión

Entre muchos pendientes que tenía como periodista especializado, el Serie 3 de BMW era uno de esos ticks para hacer en la lista personal de "autos para probar alguna vez". Habiendo tachado esto hace algunas semanas atrás, debo decir que todas las expectativas que tenía puestas sobre este modelo se cumplieron e incluso fueron superadas.

Ya sé que no es la versión más representativa del producto. Lo ideal hubiera sido probar un 340i con una configuración clásica de tracción trasera y seis cilindros en línea rugiendo por delante de mis pies. Pero la realidad es que cada vez que pruebo al 1.5 tres cilindros de BMW me pregunto, ¿precisamos algo más para el tránsito en Uruguay? Es un motor que gasta poco y funciona de maravillas. A veces los números le juegan en contra a la realidad y este es uno de esos casos. Hay que probarlo para conocer lo bueno que es.


Pero como decía más arriba, BMW logró y sigue logrando hacer divertido cualquier cosa que produce. Ya sea un pequeño hatchback, una coupé, un SUV, un auto eléctrico (alquilé un i3 en Alemania hace unos meses para moverme en Múnich y lo adoré), lo que sea. Estoy seguro de que si produjeran carritos de supermercados, también serían ideales para hacer macacadas. El Serie 3 no escapa a esto y dentro del segmento de los sedanes medianos, es el más divertido de usar. Incluso teniendo un impulsor del tamaño de una hoja A4 escondido en el vano motor.

En tiempos de SUVs, estos modelos siguen siendo la vía de escape para aquellos que gustan del placer de conducir. Sí, usé el slogan más honesto de la marca y el que también supo usar cierta marca francesa hasta hace unos años atrás. Subirse a un Serie 3 más que una elección es seguir un principio fundamental que se está perdiendo en la industria, que es hacer del manejo una experiencia más que una simple combinación de acciones y reacciones.


Tener un auto que se concibió con eso en mente es cada vez más raro. Hoy estos modelos son casi que una especie en extinción o una forma de recordarnos que todavía quedan marcas que siguen apostando por un consumidor que valora usar a su auto para pasar un buen rato y no solo ir de un punto a otro del mapa.

También son vistos como vehículos para gente seria y adulta, que solo compran empresarios exitosos que lucen sus trajes Armani cada vez que van a la oficina. Pero BMW ha sabido demostrar con sus productos que hasta el usuario del sedán ejecutivo más conservador y clásico, cuando nadie lo está mirando puede soltarse un poco el nudo de la corbata y salir a divertirse en el after office. Y como ninguna otra marca supo traducirlo mediante ingeniería en productos como este Serie 3.



A favor
  • Calidad de materiales y terminaciones
  • Conjunto motor/transmisión
  • Consumos reducidos
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Equilibrio de suspensiones
  • Equipamientos de seguridad y confort
  • Habitabilidad para cuatro adultos
  • Posición de manejo

En contra
  • Baúl sin respaldo rebatible de serie
  • Neumáticos rumorosos en ruta
  • Plaza central trasera acotada
  • Sin neumático de auxilio
  • Túnel de transmisión voluminoso


FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.499
Número de cilindros: 3
Número de válvulas: 12
Relación de compresión: 11:1
Diámetro x carrera (mm): 94,6 x 82,0
Inyección: directa con turbocompresor e intercooler, control variable de válvulas (VALVETRONIC) y doble sincronización variable del árbol de levas (doble VANOS)
Potencia máxima (cv/rpm) 136/4.400-6.000
Torque máximo (Nm/rpm) 220/1.250-4.300
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática secuencial de ocho relaciones
Tracción trasera
De piñón y cremallera servoasistida eléctricamente (Servotronic)
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de discos ventilados
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: de doble horquilla con el plano inferior de dirección separado hecho de aluminio
Trasera: multilink de cinco brazos de aluminio ligero
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 225/45 R18 (adelante) y 255/40 R18 (atrás)
Rueda auxiliar: N/D
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 210
Aceleración 0/100 km/h (s) 9,1
Consumo (l/100km) Urbano: 6,7 - Carretera: 4,6 - Mixto: 5,4
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 480
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.500
Largo total (mm) 4.633
Ancho total (mm) 1.811
Alto total (mm) 1.429
Distancia entre ejes (mm) 2.810
Capacidad del tanque de combustible (l) 60

Galería: BMW 318i Sport Line 1.5 T Steptronic | Créditos: Autoblog y Diego Olivera (oliverafotografo.com.uy).

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Faros delanteros full LED
Faros antiniebla delanteros y traseros LED
Faros traseros LED
Línea Sport Line exterior
Llantas de aleación de 18 pulgadas
Paquete de iluminación exterior
SEGURIDAD
Alarma
Airbags frontales, laterales delanteros y de cortinas
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Asistencia de frenado en curvas (CBC)
Ayuda al arranque en pendientes
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control dinámico de los frenos (DBC)
Control de estabilidad (ASC)
Control dinámico de estabilidad (DSC)
Control dinámico de tracción (DTC)
Control electrónico del bloqueo del diferencial (EDLC)
Frenos ABS
Función de secado de discos y pastillas con compensación de fading
Monitoreo de presión de neumáticos
CONFORT
Apliques interiores en Negro Intenso Brillante con apliques rojos
Asientos delanteros deportivos con regulación manual en altura y eléctrica del ancho del respaldo y lumbar, con extensor para muslos manual
Botón de encendido/apagado
Cámara de retroceso
Climatizador automático bi-zona con salidas de aire para las plazas traseras
Computadora de a bordo
Cuadro de instrumentos multifuncional con pantalla LCD de alta resolución
Dirección con asistencia electro-mecánica variable (Servotronic)
Encendido automático de luces con función diurna
Espejos exteriores regulables eléctricamente
Función Auto Start&Stop
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema "one touch"
Limitador de velocidad y control de velocidad crucero dinámico con función de frenado
Luces ambientales interiores
Modos de conducción (ECO PRO/Comfort/Sport/Sport+)
Sistema de audio BMW Professional con AM/FM/CD/Aux-In/USB/Bluetooth
Sistema multimedia iDrive con pantalla multifunción a color de 6,5" pantalla multifunción BMW ConnectedDrive con BMW Apps
Sensor de lluvia
Sensores de estacionamiento traseros
Tapizados en eco-cuero Sensatec Schwarz negro con costuras rojas
Volante deportivo multifunción en cuero regulable en altura y profundidad

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 57.900. Garantía: 2 años sin límite de kilometraje

COMERCIALIZA:

Motor Haus. Ramón Escobar 1330. Tel. 29243125. Web: www.bmw.com.uy