Prueba: Fiat Uno Way 1.4 Semi-Full

martes, 22 de diciembre de 2015



Probamos a la variante más accesible del Fiat Uno Way denominada Semi-Full con la mecánica 1.4 de 85 cv.
Evaluamos durante cuatro días y más de 580 kilómetros al Fiat Uno Way en su variante Semi-Full, equipada con el conocido motor Fire Evo 1.4 de 85 cv de potencia acoplado a una transmisión manual de cinco marchas. La prueba completa y la galería de imágenes, a continuación.


La historia del Fiat Uno tiene dos capítulos bien marcados. El primero comenzó un 20 de enero de 1983 cuando surgió la primera generación y que se cerró hace apenas hace dos años atrás cuando el modelo dejó las líneas de producción en Brasil (ver nota).

Sin embargo, el nombre Uno jamás dejó de estar presente, dado que en el año 2010 se oficializó lo que internamente se conocía en Fiat como el Proyecto 327 y que comercialmente se denominaría Novo Uno en Brasil y Uno EVO en otros mercados, incluido el nuestro.


A comienzos de 2011 llegó a Uruguay proveniente desde la planta de Betím, en Minas Geráis (ver primera impresión) en dos versiones, Vivace y Way, ambas equipadas muy similarmente, aunque con ligeras diferencias estéticas. La mecánica, en tanto, era la misma para las dos versiones, un 1.4 Fire Evo de ocho válvulas y 85 cv de potencia.

Producto de precios que lo dejaban lejos de su competencia, el Uno EVO tuvo un éxito magro en nuestro mercado y pasó con menos gloria que pena. Sin embargo, el producto recibió en 2014 una renovación bastante profunda que no solo afectó al diseño sino que también se mejoró la calidad de fabricación y los equipamientos disponibles (ver nota).


Este restyling llegó a Uruguay en junio de este año exclusivamente en la versión Way (ver lanzamiento) y posteriormente, en noviembre fue el turno de la Attractive (ver lanzamiento). Todas conservaban el 1.4 Fire Evo de 85 cv, pero ahora ofrecían relaciones de precio/producto/equipamiento realmente conveniente.

Hoy la gama se articula en los siguientes valores: Attractive 1.4 a U$S 12.890, Way Semi-Full a U$S 14.690, y el Way Full a U$S 16.590. Durante cuatro días y más de 580 kilómetros nos subimos a un Fiat Uno Way Semi-Full 1.4 y a continuación tienen la evaluación completa del modelo.

Exterior

Hace unos cinco años atrás aproximadamente el concepto de "Round Square", o "cuadrado redondeado" del nuevo Uno lucía original y muy atractivo. E increíblemente pasado todo ese tiempo, al menos en mi caso, lo sigue siendo. Se lo ve juvenil, desenfadado, y hasta se le encuentra algo del Panda europeo (ver nota) en su estilo, pese a que este Way es tan brasileño como la caipirinha.

En el frente ahora presenta pequeños guiños a ese lenguaje de diseño con esas tres falsas tomas de aire con marco satinado, que se replican dentro de las propias ópticas (con máscara negra) y en la parte inferior del paragolpes delantero. Atrás quedaron los días en los que el Way los llevaba en color negro mate, ahora son del mismo tono que la carrocería.


En el lateral es donde menos cambios hubo para el Uno Way. Aparecen los mismos overfenders en plástico negro así como también la gruesa bagueta con la inscripción "Way" grabada. Por el contrario son nuevas las llantas de aleación, que van pintadas en color gris, también tienen el nombre del modelo inscripto, y van montadas sobre neumáticos Pirelli Scorpion ATR de uso mixto en medida 175/70 R14.

Ya pasando a la parte posterior el concepto de "Round Square" se multiplica en los grupos ópticos con máscara negra, y luego también le da forma al portón trasero. En la parte baja del paragolpes aparece el portapatentes enmarcado en un plástico negro con un aplique satinado que repite el estilo delantero.


Un detalle a tener en cuenta es que tanto la versión Semi-Full (entrada de gama) como la Full (creo que el nombre es claro), lucen por fuera exactamente iguales. No hay una pieza de más ni de menos para ninguno. Así cuando alguien te ve llegar al barrio con un 0km, nadie sabrá si gastaste más o menos que tu vecino. Bien por eso, Fiat.

Al participar del segmento B, el Uno cumple con las cotas de otros productos del segmento, aunque se ubica entre los "entrada de gama" a esta franja del mercado, es decir, no llega (por poco) a los cuatro metros de largo: 3.811 mm de largo, 1.656 mm de ancho, 1.548 mm de alto y su batalla es de 2.376 milímetros. El despeje al suelo es de 190 milímetros, lo que representa 25 mm más que en el Uno convencional (Attractive).

Interior

A diferencia del exterior, puertas adentro hay algunas diferencias que separan a los Uno Way Semi-Full y Full. Básicamente son algunos ítems de confort y solo uno de seguridad. Pasaremos a ver en este apartado de la nota y en el de "equipamiento" qué tiene cada uno respecto del otro.

Pero antes de eso hay que hablar de un salto que dio este modelo y que no parece notarse: la calidad. Los primeros Uno EVO Way (y los Vivace también) tenían detalles de terminación imperdonables, con soldaduras y remaches a la vista, así como plásticos que daban la misma confianza que un político en plena campaña electoral.


Gracias a eso, Fiat tomó nota y para este rediseño decidió darle un poco más de "cariño" no solo al diseño sino a los materiales utilizados. Si bien todos los plásticos son rígidos, mejoraron muchísimo la presentación tanto a la vista como al tacto respecto a los anteriores Uno. De todas formas siguen quedando algunos puntos a mejorar como los plásticos usados en las salidas centrales de ventilación o la tapa de la guantera, por citar los ítems más flojos. Literalmente.

La posición de manejo, en tanto, sigue siendo la clásica de los Uno Way. Bien alta. Si bien en la versión Full se permite bajar el asiento, en la Semi-Full esto no es posible. Las únicas regulaciones son longitudinales y del respaldo, además de poder ajustar el volante (de nuevo diseño) en altura. En líneas generales es fácil encontrar una posición en la que sentirse a gusto, aunque con la butaca un par de centímetros más abajo sería mejor.


El instrumental es casi igual al que usaba antes el Uno EVO, solo que ahora se ve mejorado notoriamente por la incorporación de una pantalla de información en donde se pueden seleccionar muchas funciones: dos computadoras de a bordo, económetro, desconexión del airbag del pasajero, indicador de paso de marchas, velocímetro digital, temperatura de agua del motor, alerta de velocidad, y hasta las horas de uso del motor. Si no es la computadora más completa en un auto de estos valores, pega en el palo.

En la consola central, de nuevo diseño, encontramos otra de las diferencias entre los Semi-Full y Full. El probado lleva una radio JVC KD-R460 con AM/FM/CD/Aux-In/USB de muy buen sonido para ser un equipo "no de fábrica", pero que suma puntos en contra por su complejidad de uso gracias a tener botones tan pequeños y poco legibles. El nivel Full, por su parte, trae una radio Connect (integrada al panel y de fábrica) con AM/FM/Aux-In/USB/Bluetooth/audio streaming, y mandos al volante.


Por debajo, al no tener una radio doble DIN, tiene uno de los tantos portaobjetos que hay por toda la consola. Billeteras, celulares, y llaves podrán acomodarse allí sin problemas, al igual que en las contrapuertas que tienen huecos bastante amplios como para llevar botellas u otros objetos, o la práctica consola que va en el techo y que incluye un pequeño espejo convexo para vigilar a quienes vayan sentados en las plazas traseras.

Justamente si nos pasamos a ellas, el Uno Way ofrece buen espacio para dos adultos hacia lo alto, mientras que en lo ancho y largo es solo correcto. Es más, en algunos viajes cortos, tres personas de unos 1,75 m podrán acomodarse sin muchos problemas. Ya si el plan es cruzar de Sur a Norte el país, tendrán que pensarlo un par de veces dado que la plaza central no es tan cómoda como las laterales.


En materia de seguridad para los que viajen atrás encontramos tres apoyacabezas, lo cual está bien, mientras que los cinturones se reparten en dos de tres puntas para los pasajeros laterales, mientras que el central lleva uno abdominal de dos puntas. En el Way Full esto mejora, ya que lleva tres inerciales de tres puntas atrás, algo inédito para esta franja de precios. Eso sí, anclajes ISOFIX para sillas infantiles no tienen ninguna de las dos versiones.

El baúl por su parte, cuenta con 280 litros de capacidad, ampliables inclinando el respaldo trasero hasta los 290 litros o abatiéndolo completamente en proporción 60:40 hasta alcanzar los 690 litros. Un detalle a tener en cuenta es que es uno de los pocos autos actuales que permiten desanclar los asientos y rebatir los respaldos, algo que está casi en desuso, pero muchos sabrán apreciar. Algo que completaría el "10" redondo sería que tuviera luz en el baúl, que por el precio debería ofrecerla.


Por debajo de la alfombra del baúl está el neumático de auxilio que es de la misma marca y medida que las cuatro titulares, es decir, una Pirelli Scorpion ATR de uso mixto en medida 175/70 R14. Si bien la llanta es de acero estampado y no de aleación, lo que realmente importa es poder llevar por si rompemos un neumático uno idéntico al resto. Bien por eso, Fiat.

Motor y transmisión

En todas sus versiones el Uno (tanto Way como Attractive) equipa exclusivamente a un impulsor Fire Evo de Fiat. Se trata de un 1.368 cc de cilindrada con un árbol de levas en la culata, ocho válvulas, variador de fase, y que está alimentado por inyección multipunto semi secuencial indirecta.

Eroga 85 cv de potencia a las 5.500 rpm, y un torque máximo de de 122 Nm a 3.500 vueltas. Va acoplado a una transmisión manual de cinco relaciones. Es una mecánica de funcionamiento correcto con una respuesta más vigorosa en la zona media del tacómetro y más serena en la baja, aunque de todas formas logra buenas salidas desde abajo.


Al igual que otros productos Mercosur, no estamos ante una mecánica de última generación, aunque para las intenciones de un hatchback chico, cumple satisfactoriamente. Solo se lo percibe algo más ruidoso en la zona media del tacómetro (a más de 3.000 rpm), pero en líneas generales tiene un funcionamiento que aprueba con buena nota.

Es perfecto para el tránsito urbano, respondiendo con agilidad ante los pedidos del pie derecho, y va acoplado a una transmisión manual de quinta con relaciones más bien largas, y con un selector que presenta un tacto algo impreciso, especialmente en las 4ª y 5ª marcha, que en más de una oportunidad se negaban a entrar. Posiblemente sea un problema específico de nuestra unidad de pruebas.


Si tenemos que salir a la ruta, el 1.4 se presenta apto para un uso familiar, pudiendo hacer tramos fuera de la ciudad con confianza. Se lo nota ágil en el régimen medio, aunque más allá de las 3.500 rpm entra en una "meseta" y el rendimiento comienza a decaer. De todas formas, para las intenciones urbanas y familiares del Uno, el Fire Evo trabaja bien y no defraudará casi nadie.

Fiat declara una velocidad máxima de 165 km/h y una aceleración de 0-100 km/h en 11,8 segundos. No hay cifras de consumos, pero en nuestros registros obtuvimos 8 litros cada 100 km en ciclo urbano, una cifra normal para una mecánica de este tipo, que luego bajó a 6,4 l/100 km en ruta, y que en el combinado nos arrojó unos correctos 7,2 litros cada 100 km. El depósito de combustible cuenta con 48 litros y el peso en orden de marcha está en los 1.004 kilogramos.


Comportamiento dinámico

Es sabido que más allá de su aspecto "aventurero", la gran parte de la vida de un Uno Way se desarrollará en las ciudades. Tomando eso en consideración, Fiat logró un equilibrio de suspensiones que se lleva de maravillas con la topografía urbana regional. Recordemos que si bien los productos globales son muy apreciados, los regionales tienen el extra de haber sido desarrollados solo para nuestros caminos.

El esquema de suspensiones prioriza el confort de marcha pese a que el Way lleva amortiguadores de doble efecto para un uso más exigente que pueda lidiar mejor con pozos y caminos en mal estado. El perfil 70 de los Pirelli Scorpion también contribuyen a ese andar tan suave. Solo en algunas ocasiones muy puntuales el eje trasero puede manifestar alguna sequedad mínima, pero nada que moleste. La suspensión delantera es del tipo McPherson con ruedas independientes, brazos oscilantes inferiores a la geometría triangular y barra estabilizadora, en tanto que la trasera es semi-independiente con eje de torsión.


El impulsor, como ya dije en el apartado de "motor y transmisión" se desenvuelve con agilidad en la ciudad, y la caja de recorridos largos, busca lograr consumos reducidos, que en el tránsito urbano pueden rondar los 8 litros cada 100 km en promedio. En ciudad a unos 70 km/h, el Fire Evo trabaja en 5ª a unas 2.000 rpm.

La dirección está bien asistida -hidráulicamente- pero cuenta con un diámetro de giro de 9,8 metros, que no es el ideal, haciendo que una maniobra de cambio de frente lleve un par de vueltas más de volante. La visibilidad general es muy destacada gracias a las ventanas cuadradas y las generosas superficies vidriadas de la carrocería. Este es uno de los pocos detalles diferenciales del primer Uno que se trasladaron a esta segunda generación.


Yendo a la ruta, el Uno tiene un comportamiento correcto para sus dimensiones y chasis. Solo cuando aparecen vientos cruzados pueden manifestarse algunas sensibilidades, pero nada que sorprenda de golpe al conductor. No es un producto para viajar a altas velocidades, sino que invita a un manejo relajado. Los 85 cv de potencia y 122 Nm de par no son precisamente cifras dignas de un deportivo, sino todo lo contrario. Y el cliente de este tipo de modelos lo tiene más que claro.

En condiciones ideales de ruta, el Way va bien en lo recto, y ante curvas cerradas solo se inclina por la altura extra de la carrocería aunque es fácil de corregir en caso de que nos excedamos con el volante. El motor, en tanto, viaja en 5ª a unos 110 km/h girando a 3.100 vueltas, percibiéndose algunos ruidos dentro del habitáculo provenientes del Fire Evo, pero entregando cifras de consumo correctas, en el promedio de los 6,4 litros cada 100 km, aunque hemos llegado a sacarle 5,8 l/100 km en algunas de las mediciones.


Si bien la insonorización es correcta en líneas generales, el Way sufre de dos problemas en la ruta en los siguientes casos puntales. Los neumáticos Pirelli Scorpion ATR de uso mixto son algo ruidosos en asfaltos gastados, mientras que los espejos que tan útiles son a la hora de estacionar por su formato, a partir de los 100 km/h emiten un silbido bastante molesto, y más cuando viajamos con viento de frente.

En caminos de tierra o con un poco de arena, el pequeño Uno también sabe comportarse bastante noblemente. Es así, que aquellos que precisen un vehículo chico, y por su trabajo, o por qué no, por placer, tengan que transitar por caminos rurales o en muy mal estado, encontrarán en este Uno un compañero de ruta que no defraudará. Si bien no es un SUV ni por asomo, demuestra una gran robustez en materia de chasis, y puede soportar los peores castigos sin una sola queja.


Equipamiento

Si bien este Way Semi-Full es el más "básico" de los dos que se comercializan en nuestro país, su dotación de equipamientos de confort está más que bien para un vehículo "sub-15 (mil dólares)". Ofrece de serie: apertura interna de baúl y depósito de combustible, asiento trasero rebatible 60:40 con dos posiciones para el respaldo (Flip and Fold), dirección asistida, aire acondicionado, alerta de velocidad programada, levantavidrios eléctricos delanteros con sistema de "un toque", bloqueo central, computadora de a bordo "My Car Fiat" con display LCD de 3,5", faros antiniebla delanteros, espejos retrovisores con regulación manual, consola de techo con espejo de vigilancia y portaobjetos, radio JVC con AM/FM/CD/MP3/USB/Aux-In, ópticas delanteras y traseras con máscara negra, barras de techo, overfenders laterales, Gear Shift Indicator (GSI), volante regulable en altura con comandos de computadora de a bordo, y llantas de aleación de 14 pulgadas sobre neumáticos de uso mixto en medida 175/70 R14.


La variante Full agrega algunos ítems de confort más: alarma, cierre centralizado con mando a distancia, cinco cinturones de seguridad de tres puntas, apoyabrazos delantero, asiento del conductor con regulación en altura, radio Connect (integrada al panel) AM/FM/Aux-In/USB/Bluetooth/audio streaming, levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema "un toque", espejos retrovisores con regulación eléctrica, y volante multifunción regulable en altura con mandos computadora de a bordo, audio, y telefonía.

Seguridad

Al igual que todos los Uno, este Way Semi-Full viene de serie con doble airbag frontal, frenos con sistemas ABS+EBD, cinco apoyacabezas, y cuatro cinturones de tres puntas, siendo el central de dos puntas. Es decir, cumple con el mínimo exigido hoy por la ley 19.061. Quedan en la lista de pendientes el quinto cinturón inercial (que trae la versión Full del Way), así como también los anclajes para sillas infantiles.

En el apartado de frenos, Fiat dotó al Uno Way con discos ventilados delanteros de 284 mm, mientras que en el eje trasero lleva tambores de 228 mm. Su funcionamiento es solo correcto, manifestando cierta fatiga ante frenadas de emergencia, aunque con distancias correctas. La seguridad en relación a los frenos se complementa con el sistema ESS que activa las balizas cuando la frenada es muy exigida.


Por el momento no hay organismos independientes que hayan sometido al Uno Way actual a una prueba de impacto para poder evaluar su seguridad estructural. De todas formas, a modo de referencia, el Latin NCAP llegó a evaluar al Uno EVO pre-restyling sin airbags que obtuvo un puntaje bastante magro, con una estrella para ocupantes adultos y dos para niños. Por ahora no se sabe si con el cambio de modelo se realizaron mejoras a la estructura del producto.

Según el organismo independiente, en aquel modelo probado en julio de 2011, la carrocería no fue capaz de soportar cargas adicionales y la ruptura del área de los pies representó una amenaza para los miembros inferiores del conductor. El desempeño del sistema de retención infantil (SRI) para 1,5 y 3 años, en tanto, fue calificado entre adecuado y marginal (ver pruebas).

Precio, garantía y competidores

La unidad evaluada es la más accesible de los dos Uno Way que se comercializan en Uruguay. Este Semi-Full se ofrece a U$S 14.690, mientras que por encima está la Full a U$S 1.900 más, U$S 16.590. La garantía es de 2 años o 50.000 km, algo que se repite en otros modelos de Fiat.

En relación a los rivales directos, esta versión Way (con suspensión elevada a 190 mm, neumáticos de uso mixto, y suspensión con amortiguadores Power Shock) no tiene un solo competidor que iguale sus características.


Si bien hay productos similares al Uno Way en el segmento B, participan en un rango algo más alejado del precio de esta versión probada. Allí podemos encontrar productos como los Great Wall Voleex C20R 1.5 (U$S 18.950) o Renault Sandero Stepway Expression 1.6 (U$S 21.490).

Y es justamente por esto que el producto de Fiat ganó tantos adeptos. La receta es tan sencilla como obvia: acercarle a más bolsillos la posibilidad de contar con un hatchback aventurero sin tener que desembolsar casi 20 mil dólares, y posicionándose muy cerca de productos entrada de gama de otras marcas, especialmente aquellos que son citycars y posiblemente, la primera motorización de muchos clientes.


Conclusión

Tras haber pasado un fin de semana entero con el Uno Way se puede entender rápidamente el por qué de su éxito comercial. Es un hatch de segmento B, con un nombre histórico, una marca que tiene una buena reputación en el mercado local, un equipamiento de confort más que correcto, precios muy competitivos, y un diseño que simpatiza por su aspecto robusto pero a la vez simpático.

Hace algunas semanas atrás, el Lic. Doménico Capelli, director general de Sevel Uruguay, importador y representante de FCA en Uruguay me comentaba en una entrevista (ver nota) que " el Uno Way es ante todo un lindo auto". Y esa declaración, por simple que parezca, engloba la reacción de muchos clientes ante este producto.


Si repasan al final de este texto los puntos en contra hallados, verán que son ínfimos en comparación con los que se lleva a favor. Es algo poco común en productos entrada de gama y más cuando son low-cost. Pese a sus líneas cuadradas, es un modelo "redondo" para muchos bolsillos que estén evaluando a su primer 0km, segundo auto de la casa, o el auto que precise una pareja mayor una vez que sus hijos hayan crecido y tengan auto propio.

Parece insólito recordar que hace cinco años atrás el Uno Way le generaba solo dolores de cabeza a los directivos de Fiat intentando acomodarlo a un precio atractivo. Hoy ese mismo producto no solo mejoró en diseño y calidad de materiales, sino que el público se lo está sacando de las manos como si fuera pan recién horneado.


El Uno hoy revive los mejores años de ese nombre que durante los ochenta y noventas fue el significado del "primer auto" para muchos uruguayos, argentinos, y brasileños. Si bien no es el auto "cuadradito" que tanto gustó en su momento, las líneas redondeadas de esos cuadrados ahora vuelven para darle el espacio que se merecía dentro de la gama de la casa turinesa. Y en más de 1.500 garages de nuestro país, este modelo también encontró su lugar.

Un detalle a tener en cuenta es que la marca logró esto sin tocarle una sola vez el precio al Uno Way desde que lo lanzara en junio de este año. Seis meses al mismo valor, en un mercado enloquecido por las variaciones semanales de precios, y donde hay modelos que en ese período de tiempo cambiaron hasta cinco veces, lo de Fiat es algo que pocos pueden mantener. Y es que cuando el público te da la luz verde porque tu producto los convence, solo hay One Way to go.




A favor
  • Diseño
  • Confort de marcha en ciudad
  • Habitabilidad para cuatro adultos
  • Robustez de las suspensiones
  • Relación precio/producto/equipamiento

En contra
  • Baúl sin luz interna
  • Cinturón central trasero de dos puntas
  • Insonorización en ruta
  • Sin anclajes para sillas infantiles
  • Tacto del selector de cambios



FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.368
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 8
Relación de compresión: 12,35:1
Diámetro x carrera (mm): 72,0 x 84,0
Inyección: indirecta multipunto semi secuencial
Potencia máxima (cv/rpm) 85/5.500
Torque máximo (Nm/rpm) 122/4.000
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco relaciones
Tracción delantera
DIRECCIÓN
Hidráulica con piñón y cremallera
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: McPherson independente, con brazos oscilantes inferiores. amortiguadores de doble efecto y barra estabilizadora
Trasera: ruedas semi-independientes, transversales de torsión con amortiguadores de doble efecto, y muelles helicoidales
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 175/70 R14
Rueda auxiliar: 175/70 R14
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 165
Aceleración 0/100 km/h (s) 11,8
Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: N/D
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 280/290/690
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.004
Largo total (mm) 3.810
Ancho total (mm) 1.656
Alto total (mm) 1.555
Distancia entre ejes (mm) 2.376
Capacidad del tanque de combustible (l) 48

Galería: Fiat Uno Way 1.4 Semi-Full | Créditos:  Autoblog, Diego Olivera (diegomolivera.tk).


EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Barras de techo
Faros antiniebla delanteros
Llantas de aleación de 14 pulgadas
Ópticas delanteras y traseras con máscara negra
Overfenders laterales
SEGURIDAD
Airbags frontales
Alerta de velocidad programada
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Cinturones de seguridad traseros de tres puntos (2) y abdominal central (1)
Cinturones de seguridad delanteros con pretensores pirotécnicos
Frenos ABS
Repartidor electrónico de frenado (EBD)
Sistema de alerta de frenada de emergencia ESS, cinco apoyacabezas
CONFORT
Aire acondicionado
Asiento trasero rebatible 60:40 con dos posiciones para el respaldo (Flip and Fold)
Apertura interna del baúl y depósito de combustible
Cierre centralizado de puertas
Cierre centralizado en rodaje a 20 km/h
Computadora de a bordo "My Car Fiat" con display LCD de 3,5"
Consola de techo con espejo de vigilancia y portaobjetos
Dirección con asistencia hidráulica
Espejos retrovisores con comando manual
Gear Shift Indicator (GSI)
Levantavidrios eléctricos delanteros con sistema one touch
Radio JVC con AM/FM/CD/MP3/USB/Aux-In
Volante regulable en altura con comandos de computadora de a bordo

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 14.690. Garantía: 2 años o 50.000 km

COMERCIALIZA:

Sevel Uruguay S.A. Av Italia 5575. Tel. 26050740. Web: www.fiat.com.uy