Prueba: Audi A3 Sedán 1.2 TFSI Attraction

lunes, 9 de febrero de 2015



El Attraction 1.2 TFSI es el escalón de entrada a la gama del Audi A3 Sedán. Y Autoblog lo estuvo probando.
Durante más de 250 km manejamos a la variante más accesible del sedán compacto de la marca de Ingolstadt. Evaluamos al Audi A3 Sedán con la mecánica 1.2 TFSI de 105 cv asociada a una transmisión manual de cinco velocidades y con el equipamiento Attraction. La prueba, tras el salto.

El A3 Sedán llegó a nuestro mercado hace algo menos de un año para ser el tricuerpo más accesible de la gama Audi (ver contacto). En aquel momento, marzo del 2014, la marca lo comenzó a vender en cuatro versiones, 1.8 TFSI Attraction manual (U$S 49.990), S tronic Attraction (U$S 54.490), S tronic Attraction Plus (U$S 58.990), y S tronic Ambition Plus (U$S 66.990).

En setiembre, Audi le sumó a estas versiones equipadas con el 1.8 TFSI de 180 cv un nivel más accesible dotado con el equipamiento Attraction y el impulsor 1.2 TFSI de 105 cv, acoplado exclusivamente en un principio, a una transmisión manual de cinco relaciones. Al igual que los otros A3 Sedán, esta versión proviene desde la planta de Györ, en Hungría.


Once meses después de habernos bajado de un A3 Sedán 1.8 TFSI con caja manual, con el que recorrimos más de 1.700 km por caminos, calles y autopistas de Alemania durante dos semanas (ver contacto), es que ahora le toca el turno a la variante de entrada de gama en nuestro país, que se comercializa a un precio de U$S 42.990 y con una garantía de 3 años o 90.000 km. Comenzamos la prueba, a continuación.

Exterior

No voy a extenderme mucho en este aspecto ni tampoco en el interior, sino en las diferencias que permiten distinguir a un 1.2 TFSI de sus hermanos con el 1.8 TFSI. Viéndolo de frente, no se despega tanto de otras variantes del modelo equipadas con el nivel Attraction, es decir, el menos equipado de la gama.


Los faros delanteros son halógenos, y los antinieblas van adornados por dos apliques cromados que disimulan bastante bien que estamos ante la versión entrada de gama del A3 Sedán. Visto completamente de frente, encontramos muchos puntos en común con cualquier otro A3, pero también con los sedanes más grandes de la marca, como ser un A4 o A6.

La carrocería luce compacta y me atrevería a decir, más deportiva que la que llevan los Sportback o Coupé del A3. El voladizo trasero es corto y alto, otorgando una estética, que a criterio personal, es la más lograda dentro de la familia de sedanes de Audi, así como también dentro de la propia gama A3. Si bien la caída del techo es atractiva, su inclinación y los gruesos pilares C complican bastante la visibilidad en los 3/4 traseros.


Las llantas de aleación son las mismas que llevan los otros A3 Attraction, así como también los Ambition que se venden en nuestro país. Cuentan con un diseño clásico de diez radios y son de 16 pulgadas. Van montadas sobre neumáticos Dunlop Sport Maxx RT en medida 205/55 R16.

La zaga, a diferencia de los A3 Sedán más equipados, delata mejor a esta versión mediante tres rasgos diferenciadores: las ópticas posteriores no cuentan con iluminación LED, la salida de escape es simple y no doble, y en la tapa del baúl muestra un discreto "1.2 T" que identifica a la motorización.


Al igual que otros integrantes de la gama A3, el Sedán deriva de la plataforma modular del Grupo Volkswagen, llamada MQB (Modularer Querbaukasten). Las dimensiones exteriores son las siguientes: 4.456 mm de largo, 1.796 de ancho, 1.416 de alto y su distancia entre ejes es de 2.637 mm.

Interior

Lo expuesto en las otras dos evaluaciones de esta tercera generación del A3 se aplica para este Sedán 1.2 TFSI en relación a los materiales del habitáculo. La calidad de construcción, la disposición de los comandos o la ergonomía, siguen siendo hoy por hoy la referencia para medir al resto de sus competidores, así como también a otros productos del segmento C. Hasta el momento no ha pasado por nuestras manos otro compacto con este nivel de interiores.


Pasando a la posición de manejo tampoco hay novedades. Se destaca -como es costumbre en productos de marcas alemanas- el amplio rango de regulaciones que permite todo el conjunto y en segundo, la excelente adaptación que se logra para cualquier tipo de ser humano.

Se puede ir sentado bien alto, o prácticamente pegado al suelo, con la columna de dirección cerca, o lejos. Quizás por el precio, una regulación eléctrica sería algo para reclamar, pero en mi caso no la extrañé en lo más mínimo. Lo que sí se echa de menos, es una ajuste lumbar, al menos manual.


En materia de butacas ya que las menciono, son más bien firmes, y cuentan con un tapizado textil, entregando una buena sujeción lateral para el torso, y solo correcta a la altura de las piernas, además de ser perfectas para largos viajes, ya que no generan cansancio en el cuerpo.

El instrumental sigue el mismo patrón que otros productos Audi. La lectura es excelente, es clara, y no cansa la vista en la noche. Cuenta con dos elementos de aguja, tacómetro y velocímetro, mientras que los medidores de combustible y temperatura de agua del motor son digitales con barritas, pero bastante precisos dentro de todo, porque van asistidos por gráficos numéricos también.


El volante multifunción en esta variante Attraction es de cuatro radios, y va revestido en cuero. Su diseño, voy a serles sincero, no me gustó tanto, prefiero el de tres radios de las versiones más completas del A3. Dejando de lado eso, el tacto es perfecto, y la dirección electro-hidráulica transmite muy bien lo que van pisando las ruedas delanteras.

Al medio de la consola aparece la pantalla de 5,8 pulgadas eléctricamente retráctil, con todas las funciones del sistema MMI (Multi Media Interface). Desde aquí se pueden controlar varias funciones del vehículo, tanto de radio, telefonía, asistencias a la conducción, etc. Tiene muchísima información, y su operación es sencilla desde un selector con una rueda giratoria entre ambas butacas, asistida por teclas a los costados.


Pese a ser una versión entrada de gama, Audi dotó al A3 Sedán 1.2 con el sistema de audio Audi Sound System. Tiene 10 altavoces, subwoofer, y un amplificador de 6 canales con una potencia total de 180 watts. Decir que suena bien es poco, porque tiene un sonido excelente. Un detalle especial, es que al igual que otros Audi, carece de conexiones auxiliares o USB, valiéndose solo de un lector de tarjetas SD en la guantera junto a un cargador de CD. mientras que en el apoyabrazos delantero hay un adaptador multimedia, para llevar conectado un iPod, por ejemplo.

En la base de la consola está el aire acondicionado. Sí, leyeron bien, no dije "climatizador automático". Para llegar al mismo hay que subirse los Ambition Plus con mecánica 1.8 TFSI, o bien pagarlo aparte en este 1.2. En mi caso no lo reclamaría como un faltante grave, porque el funcionamiento del equipo manual es bueno y cumplió bien con su cometido durante estos días de verano con muchas "olas de calor" pronosticadas.


Las plazas traseras son el punto de conflicto del Sedán frente a los A3 Sportback y Coupé, principalmente porque esos 9 cm menos de altura que tan bien le quedan por fuera, comprometen parcialmente la habitabilidad puertas adentro. No llega a los niveles de tortura de su rival, el Mercedes-Benz CLA (ver prueba), pero sí es menos amplio que en sus hermanos hatchback.

Dos adultos que ronden el 1,80 m de alto irán cómodos a lo largo y ancho, pero el espacio para las cabezas es justo, ya que se viaja rozando mínimamente el techo. La plaza central incluso se ve más perjudicada por un falso túnel central, que sí tiene razón de ser en las versiones con tracción quattro (integral) del A3, pero no en estas con tracción delantera, y de un asiento más alto, por lo que ahí ya directamente se va con la cabeza apoyada contra el techo. Obviamente, niños y personas más bajas, no tendrán mayores inconvenientes allí.


El baúl ofrece unos correctos 425 litros, que dan bien para una escapada de vacaciones. De no ser suficientes, la capacidad de carga se puede ampliar hasta los 880 litros rebatiendo los respaldos traseros en proporción 60:40. Por debajo del piso del baúl está el neumático de auxilio que al igual que en otros A3 comercializados en Uruguay, es del tipo temporario, en medida 125/70 R18.

Como siempre digo, si bien es una solución "menos criticable" que unos runflat o un kit de reparación, recordemos que el estado de las calles y rutas en Uruguay invita a que sea más fácil rajar un neumático o partir una llanta, que simplemente pinchar. Y una vez que tenemos un temporario colocado, si bien nos puede sacar del apuro, el riesgo de romper nuevamente una rueda, es más factible.


Motor y transmisión

Aquí es donde realmente se empiezan a separar las aguas con los otros A3 que pasaron por nuestras manos. Este Sedán lleva bajo su capot un impulsor con 1.197 cc de cilindrada, inyección directa, turbocompresor e intercooler, y doble árbol de levas a la cabeza.

Produce 105 cv de potencia, a las 4.600 rpm, y un par máximo de 175 Nm presentes entre las 1.400 y 3.500 vueltas. En nuestro país, esta mecánica va asociada a una transmisión manual de cinco relaciones. Este motor fue el reemplazo, dentro de la gama Audi, del veterano 1.6 de 102 cv.


Como ya lo mencionara en otras notas, así como también lo ha hecho la propia marca, este impulsor mil doscientos llega a nuestro mercado solo con esa transmisión, siendo para el Sedán 1.2 la única opción homologada para Uruguay por fábrica para combustibles Euro 2. 

En Europa en tanto, este mismo 1.2 TFSI se comercializa con caja de sexta o la automática secuencial S tronic de siete marchas, y además, trabaja bajo la norma anti-contaminación Euro 6, produciendo unos más que respetables 110 cv de potencia, pero con la misma cifra de par que el de 105 cv que se vende en Uruguay.


Comparar al 1.2 con el 1.8 es un despropósito, así que mi análisis será totalmente de cero. Es un impulsor muy silencioso en ralentí, y se deja sentir apenas por arriba de las 3.500 rpm, producto de la excelente insonorización del habitáuculo.

Su respuesta es bastante suave, y solo por debajo de las 1.500 vueltas es algo perezoso, mientras que cuando el torque máximo entra en acción, se lo nota mucho más ágil de lo que se podría suponer en los papeles. Entre las 1.500 y 3.500 rpm se encuentra su rango ideal de trabajo.


Según Audi, este 1.2 TFSI en la carrocería Sedán, entrega las siguientes prestaciones: una velocidad final de 198 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 10,1 segundos. En materia de consumos, fábrica declara en ciudad 5,9 litros cada 100 km, en ruta 4,4 litros cada 100, mientras que en el ciclo mixto, homologa unos más que promisorios 4,9 l/100 km.

Pero yendo a la realidad, en nuestras mediciones pudimos conseguir números bastante dispares, algo lejos de lo que da fábrica, pero de todas formas sorprendentes para un sedán compacto de este tamaño, ya que son dignos de un citycar.



Obtuvimos unos 7,3 l/100 km en ciudad, 5,1 en ruta, y en el promedio, 6,2 litros cada 100 km. Incluso en ruta, haciendo un manejo digno de una monja, llegamos a medir picos de 4,8 litros cada 100 km. El peso en orden de marcha es de 1.290 kg, mientras que el depósito de combustible lleva 50 litros.

Comportamiento dinámico

En relación al andar de esta versión del A3 Sedán, no hay grandes diferencias frente al 1.8 Sportback que pasara por nuestras manos hace algo más de un año. El chasis se comporta de maravillas en la ciudad, con un accionar muy neutro. La suspensión tiende al confort, aunque no deja de ser firme, y va asistida por unos neumáticos con perfil 55 que saben filtrar a la perfección las imperfecciones de la calzada.


De todas formas, en comparación con los modelos más potentes, los A3 1.2 llegan con una configuración distinta de suspensión en el eje trasero. Mientras desde los 1.4 TFSI hasta los S3 cuentan con un esquema multilink de cuatro brazos, este 1.2 TFSI lleva una barra de torsión interconectada con disposición independiente de muelles.

Hilando muy fino, el tren trasero sencillo es algo más firme y propenso a transmitir un poco más en un cruce de vías de tren o ante un lomo de burro, en comparación con el más complejo. Pero para el usuario normal y silvestre, no habrá grandes diferencias en líneas generales si se sube a uno u otro A3, porque el confort de marcha en ambos casos estará asegurado.


La mecánica se siente muy a gusto en la ciudad. El 1.2 tiene una entrega de par bastante correcta por encima de las 2.000 vueltas, y hasta se lo podría confundir con un impulsor de 1.6 litros y 120 cv, por ejemplo, pero tampoco hay que engañarse. Si se le imprime un poco más de presión al acelerador, buscando acercarse a la zona roja del tacómetro, le tomará tiempo hacerlo.

La caja de cambios acompaña con relaciones cortas, en especial las tres primeras, y con un tacto perfecto. Muchos elogiamos a las S tronic de Audi, pero nos olvidamos que también saben hacer muy buenas manuales. La cuarta y quinta marcha sirven para darle aire al 1.2, permitiéndole ir a unos 70 km/h a 1.600 vueltas en 5º. Además la transmisión cuenta con indicador de cambio para tener la mejor combinación de marcha, respuesta y consumo del motor.


Si abandonamos la ruta, esta mecánica sabe defenderse bien, pero con una caja de sexta -o séptima- iría todavía mejor. A unos 110 km/h constantes, el motor trabaja en quinta a unas 2.400 rpm, mientras que modo de referencia, su hermano con el 1.8 y caja manual de sexta, va casi a ese régimen (2.500 para ser exacto) en 6º, pero ya viajando a 120 km/h.

De todas formas, lo que más sorprende en este ámbito son las cifras de consumo ridículamente bajas que logra el 1.2 y eso lo sabrán apreciar muchos, en especial a la hora de enfrentarse a un surtidor tras un viaje largo. Es claramente el leit motiv de la compra de esta variante, ya que en el mercado hay muy pocos sedanes compactos que logren números dignos de una berlina turbodiesel.


Más allá del reclamo de una o dos marchas más en la caja, la transmisión sabe aprovechar bien al 1.2, con reacciones más que dignas para hacer varios kilómetros. Se pueden hacer adelantamientos ruteros sin problemas, tardando diez segundos para pasar en 5º de 90 a 120 km/h.

La neutralidad vista en ciudad, también se percibe a altas velocidades. Encarando curvas rápidas se lo siente aplomado y sin vicios que sorprendan, aunque el eje trasero se lo percibe ligeramente menos apoyado que en el 1.8, ante un manejo un poco más exigente. La dirección a altas velocidades se torna algo más pesada y directa, con un tacto justo que responde ante mínimas correcciones de trayectoria.


Equipamiento

El A3 Sedán 1.2 TFSI se comercializa en Uruguay con el nivel de equipamiento más accesible que tiene la gama, denominado Attraction. Cuenta de serie con: pack eléctrico (levantavidrios, espejos y bloqueo), asientos delanteros con regulación de altura y tapizados en tela Frecuency, dirección asistida electromecánica, freno de estacionamiento electromecánico, espejo interior electrocrómico, rueda de repuesto de tamaño reducido, MMI radio con pantalla de 5,8 pulgadas eléctricamente retráctil, reproductor de CD y lector de tarjetas SDHC apto para MP3 y WMA, Audi Sound System con 10 altavoces, subwoofer, y amplificador de seis canales con una potencia total de 180 watts, Audi Music Interface, interfaz Bluetooth, luces diurnas independientes LED, sensores de luz y lluvia, faros antiniebla delanteros y trasero, volante multifunción en cuero de cuatro radios, faros halógenos, aire acondicionado manual, y llantas de fundición de aluminio de 16 pulgadas con neumáticos 205/55 R16.


Considerando que el precio de lista roza los U$S 43.000 es inevitable pensar en algunos elementos que no están presentes, como ser ópticas delanteras de Xenón, butacas con regulación eléctrica, climatizador automático, cruise control, tapizados en cuero, sensores de estacionamiento, techo solar, acceso y arranque sin llave, etc. Si bien no tenemos el listado, Audi permite al igual que en sus otros modelos, mejorar el equipamiento de serie de esta versión mediante opcionales, eso sí, a costa de elevar aún más el valor ya mencionado.

Seguridad

En donde no se hicieron concesiones fue en materia del equipamiento de seguridad de serie. Cuenta con siete airbags, frenos ABS, controles de estabilidad (ESC) y tracción (ASR), bloqueo electrónico del diferencial de deslizamiento limitado (EDL), anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, apoyacabezas y cinturones inerciales para todos los ocupantes, y frenos de discos autoventilados en el eje delantero y sólidos en el trasero.


Los frenos van asistidos por cuatro discos, ventilados adelante y sólidos atrás, que paran al A3 Sedán en distancias lógicas, siempre en linea recta, y con gran poder de detención. El ESP se puede desconectar, aunque no completamente, ofreciendo un funcionamiento que permite ciertos deslizamientos. Eso sí, al más mínimo indicio de exceso, se conecta al 100% nuevamente.

Si bien por ahora el Euro NCAP no le ha puesto las manos encima al A3 Sedán, sí lo hizo su homólogo norteamericano, el IIHS que le otorgó el "Top Safety Pick+", pasando con la calificación "Good" el tan exigente small overlap test, así como también en las pruebas de impacto lateral, frontal solapado, de resistencia del techo y de los sistemas de retención y apoyacabezas (ver pruebas).


Precio, garantía y competidores

El Audi A3 Sedán 1.2 TFSI Attraction se comercializa en Uruguay a U$S 42.990, y con una garantía de 3 años o 90.000 km, que es una de las más extensas dentro de las marcas premium. Por el momento la marca no está ofreciendo más versiones con esta mecánica, aunque sí existe la posibilidad de ampliar el equipamiento de serie mediante una larga lista de opcionales, según Julio César Lestido S.A.

Encontrarle rivales directos es una tarea imposible. Hoy Mercedes-Benz no tiene una versión del CLA con menos de 156 cv, y mucho menos a un precio similar al de este A3 Sedán, y BMW -al menos por ahora- no tiene en su gama una carrocería tricuerpo del Serie 1.




Es por ello que los rivales propiamente dichos no existen. Considerando la potencia del motor y el precio de lista, tenemos una disparidad para poder compararlo con sedanes de segmento C de marcas generalistas. Si bien Toyota, Hyundai, Renault, Peugeot, o Chevrolet, por citar algunos, tienen modelos similares en potencia al Audi, no solo no pertenecen al mundo premium, sino que además, como consecuencia de ello, están a U$S 10.000 o más lejos del 1.2 TFSI.

¿Que por 42.990 dólares -o menos- hay berlinas más potentes? Obviamente sí, pero ni este cliente busca tener 250 cv debajo del capot, ni tampoco batir récords de velocidad en el circuito de Nardò. Audi tiene para ellos versiones de 180 cv, "por un puñado más de dólares" (ver lanzamiento), o incluso el S3 Sedán, que con 333 cv, creo que va más que sobrado de prestaciones, aunque a un poco más del doble del 1.2 en precio (ver lanzamiento).




Conclusión

El Sedán es un producto que dentro de la gama del A3 es el más nuevo, y por ese motivo es que en ventas va por detrás de su hermano más popular, el Sportback. De todas formas, no deja de ser un modelo con los mismos atributos del hatchback, pero con un diseño algo más clásico, amén de que Audi recién está explorando su primera incursión en el mundo de los tricuerpos compactos.

En el caso específico de esta versión probada, además encontramos a un impulsor que desde los papeles no conquista, pero que una vez que nos ponemos al volante puede llegar a ser más que interesante para el que busque un sedán premium, pero con consumos contenidos.


¿Existe un cliente que quiera un vehículo de 43 mil dólares, pero que consuma como un citycar de 15 mil? Honestamente no lo sé, el mercado me dará esa respuesta. Sí sé que hay un consumidor que no prioriza la potencia, pero que de todas formas quiere un producto importado, con un andar equilibrado, interiores de primer nivel, y una mecánica eficiente. Y mal que le pese a los contras, este A3 Sedán, tiene las tres cosas.

Como bien dije en el adelanto de la prueba, este producto plantea una disyuntiva que se estacionó como una nube gris en el cielo de muchos consumidores uruguayos: ¿vale la pena pagar más de 30 mil dólares por un modelo con motor chico?


Mi respuesta es que el avance de la tecnología a nivel global va hacia ahí. Hoy Ford ofrece en Europa un Mondeo -lo que acá conocemos como Fusion- con un impulsor 1.2 tricilíndrico con turbo y 125 cv. Y sí, hay gente que lo compra. Y sí, hay periodistas que hablan solo maravillas de ese motor.

Entonces más que lo que plantea el A3 1.2 TFSI en sí, hay que pensar en si los uruguayos estamos listos para dar el paso que está dando el resto del mundo de una vez por todas. Motores 1.6 que son reemplazados por un 1.2 con turbo, motores 1.2 que son reemplazados por un 900 cc, bicilíndrico turboalimentado, y un V6 turbo que le toman la posta a un sediento V8 aspirado.


En mi caso, iba dispuesto a hacer esta nota con una bolsa de prejuicios encima. Con el diario del lunes, debo confesar que el modelo me sacó unos cuantos, y a otros directamente les pasó por encima dos veces, especialmente el de "no puede dar 5 litros cada 100 esto, alemanes mentirosos". 

En resumen, este A3 ofrece un rendimiento más que suficiente para aquellos que no busquen prestaciones excepcionales, y va a ser del agrado de aquel que disfrute de un andar confortable en un ambiente premium y sin sufrir ante la visita al surtidor, que con el 1.2 TFSI, serán casi anecdóticas.



A favor
  • Calidad de terminación y materiales
  • Equipamiento de seguridad
  • Equilibrio de suspensiones
  • Consumos reducidos
  • Garantía

En contra
  • Neumático de auxilio temporario
  • Plaza central trasera justa a lo ancho
  • Visibilidad posterior limitada
  • Caja de quinta




FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.197
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 10,5:1
Diámetro x carrera (mm): 71 x 75,6
Inyección: directa multipunto y con turbocompresor e intercooler
Potencia máxima (cv/rpm) 105/4.600
Torque máximo (Nm/rpm) 175/1.400-3.500
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco relaciones
Tracción delantera
DIRECCIÓN
Electro-mecánica servoasistida variable con la velocidad Servotronic
FRENOS
Delanteros: de discos autoventilados
Traseros: de discos sólidos
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: brazo telescópico delantero McPherson con brazos triangulares transversales inferiores, chasis auxiliar de aluminio y estabilizador tubular transversal
Trasera: barra de torsión con disposición independiente de muelles y amortiguadores
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 205/55 R16
Rueda auxiliar: 125/70 R18
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 198
Aceleración 0/100 km/h (s) 10,1
Consumo (l/100km) Urbano: 5,9 - Carretera: 4,4 - Mixto: 4,9
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 425/880
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.290
Largo total (mm) 4.456
Ancho total (mm) 1.796
Alto total (mm) 1.416
Distancia entre ejes (mm) 2.637
Capacidad del tanque de combustible (l) 50

Galería: Audi A3 Sedán 1.2 TFSI Attraction | Créditos:  Autoblog, Diego Olivera (diegomolivera.tk).


EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Llantas de aleación de 16 pulgadas
Faros delanteros halógenos
Faros antiniebla delanteros y trasero
SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales delanteros, de cortina, y de rodillas para conductor
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Cinturones de seguridad traseros de tres puntos (3)
Control de estabilidad (ESC)
Control de tracción (ASR)
Detector de fatiga 
Frenos ABS
Sistema de bloqueo electrónico de diferencial (EDL)
CONFORT
Aire acondicionado 
Asientos delanteros regulables en altura
Asiento trasero rebatible 60:40
Audi Music Interface
Cierre centralizado de puertas con mando a distancia e interfase para vidrios
Computadora de a bordo
Dirección electromecánica con asistencia variable según la velocidad Servotronic
Espejos retrovisores eléctricos
Espejo interior electrocrómico
Freno de estacionamiento electromecánico
Interfaz Bluetooth para audio y telefonía con mandos vocales
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema one touch
MMI radio con pantalla de 5,8 pulgadas eléctricamente retráctil con AM/FM/CD/SDHC/MP3/WMA
Sensores de lluvia y luz
Sistema Audi Sound System con 10 altavoces, subwoofer, y amplificador de seis canales con una potencia total de 180 watts
Tapizados en tela Marathon
Volante multifunción en cuero de cuatro radios y levas para cambio de marchas, regulable en altura y profundidad

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 42.990. Garantía: 3 años o 90.000 km

COMERCIALIZA:

Julio César Lestido S.A. World Trade Center Torre 3. 26 de marzo y Dr. Luis Bonavita. Tel 26230006. Web: www.audi.com.uy