Prueba: Renault Sandero Stepway Privilège 1.6 16v

viernes, 9 de enero de 2015



En Autoblog probamos a la segunda  evolución del Renault Sandero Stepway, en este caso en la versión Priviège.
Primera prueba del 2015 y lo arrancamos con la segunda generación del Renault Sandero Stepway. Durante cuatro días y más de 350 km, evaluamos a la variante tope de gama denominada Privilège, con el conocido motor K4M 1.6 16v de 112 cv de potencia. La evaluación completa, a continuación.

El Sandero Stepway fue presentado a mediados del 2009, con una estética más aventurera que su hermano, el Sandero "a secas". Dos años más tarde, el Sandero recibió su primer restyling de mitad de ciclo de vida, de esos que Renault llama "Fase II". Fue nuestra prueba Nº 23 y pueden leerla para refrescar conceptos (ver prueba).

El año que acaba de terminar fue elegido por el rombo para presentar a la segunda generación de la familia Sandero/Logan, y más precisamente, en simultáneo con su lanzamiento en el Salón de San Pablo 2014, se comenzó a vender en nuestro país (ver lanzamiento).


A diferencia del Logan, que cambió por completo su carrocería (ver prueba), en el caso de los nuevos Sanderos, Renault mantuvo una arquitectura bastante similar a la de la versión anterior, pero renovando por completo los sectores delantero y trasero, con un aspecto más moderno. El apartado mecánico tampoco cambió tanto, manteniendo el clásico motor 1.6 16v ahora con 112 cv. 

Donde sí hay un cambio radical es en el habitáculo, donde casi que no quedan piezas compartidas con el producto que reemplaza. A su vez aparecen mejoras en materia de equipamientos de confort, así como también en materia de calidad percibida y al tacto. Al igual que su hermano el Logan, se produce en la planta de São José dos Pinhais, en Paraná, Brasil.


Es por todos estos motivos que luego de 46 pruebas y un poco más de tres años después, Autoblog vuelve a subirse a un Sandero Stepway, en este caso en su versión más equipada denominada Privilège con el clásico motor Renault K4M 1.6 16v de 112 cv. 

El precio de la versión evaluada es de U$S 24.590 y la garantía es de dos años o 50.000 km. Por debajo existe la variante Expression a un valor U$S 1.000 más accesible, es decir, U$S 23.590. Comencemos con la evaluación del modelo.

Exterior

Para hablar del Sandero Stepway es necesario partir del concepto de que estamos ante una versión modificada de otro producto, el Sandero. El resultado, al igual que las otras tres versiones (si contamos el restyling de mitad de vida de la primera generación) es bastante más agraciado que el modelo convencional.

Loa agregados estéticos como ser los apliques en plástico negro de los paragolpes, zócalos y pasarruedas, así como también los símil aluminio que aparecen en el frontal y trasera, así como en las barras de techo, terminan dando un aspecto robusto y masculino que atrae a la mayoría de los que ven al Stepway en la calle.


Visto desde el perfil es donde aparecen menos cambios si lo comparamos con el anterior Sandero Stepway. Hay nuevas nervaduras en las puertas, dando un aspecto más musculoso, mientras que el despeje sigue siendo una de las características más notorias de esta versión, con 190 mm respecto al suelo, es decir, 40 mm más que el Sandero convencional.

Esto es ayudado también por los neumáticos que si bien no son de uso mixto como en algunos rivales de segmento, son bastante aptos para salir del asfalto, especialmente para ir a la tierra. Son unos Bridgestone Turanza ER300 en medida 205/55 R16. Son cauchos que crecen frente al Stepway anterior, que tenía unas 195/60 R16.


El sector trasero ahora presenta ópticas de nuevo diseño, bastante más generosas en tamaño que las del modelo anterior, y a su vez, en esta versión Privilège aparecen en la parte baja del paragolpes unos prácticos sensores de estacionamiento con alerta acústica.

Este nuevo Stepway mide 4.066 mm de largo, 1.733 mm de ancho y 1.536 mm de alto, con una distancia entre ejes de 2.590 mm. Si lo ponemos frente a frente con su predecesor, veremos que hay ligeras variaciones. Crece en 6 mm a lo largo, gana 28 mm a lo ancho, y 23 a lo alto. De todas formas, ahora veremos en el apartado de interior que su punto más fuerte sigue intacto.

Interior

Por dentro el Sandero Stepway sigue siendo el rey del segmento B en lo que a espacio refiere. Al ingresar por unas enormes puertas (van desde el zócalo hasta el borde del techo) nos encontraremos con un habitáculo generoso en todas las direcciones, y con una presentación idéntica a la de su hermano sedán, el Logan. Otro punto a destacar es la visibilidad hacia todas las direcciones, gracias a superficies vidriadas grandes, y lo obvio, la posición de manejo.

Este es otro de los aspectos que se mantiene sin cambios frente al modelo previo. Cuenta con regulación en altura de la butaca que permite bajar el asiento, pero incluso sentado en la posición más baja, se viajará muy alto. Esto es algo que muchos usuarios de Stepway saben apreciar, así que en ese sentido la segunda generación no los defraudará.


La columna de dirección mantiene la regulación en altura, aunque sigue debiendo la de profundidad. Más allá de esas limitaciones, se consigue una posición cómoda, y personas de más de un metro ochenta, no tendrán problemas con la altura de la cabeza al techo, siempre y cuando se baje todo el asiento.

El instrumental ahora cuenta con un aspecto similar al visto en el nuevo Logan, pero con un aspecto diferente. Ofrece solo dos elementos de aguja, tacómetro y velocímetro, que va enmarcado con un aplique color ladrillo bastante atractivo. El medidor de combustible, junto a la computadora de a bordo van en un tercer cuadrante, ambos con un display digital. Como ya es costumbre en muchos modelos actuales, carece de medidor de temperatura de agua, recurriendo a un simple testigo luminoso.


La calidad de materiales es un salto respecto al Stepway Fase II, y ni que hablar frente al primer modelo. Hay un cuidado más notorio en los encastres y la factura de los plásticos utilizados, que si bien siguen siendo rígidos, no aparecen ruidos a encastres ni piezas sueltas. De todas formas se siguen notando aspectos a mejorar, como algunos tornillos a la vista en la consola o los paneles de puertas, algo que ya es costumbre en la familia Logan/Sandero/Duster.

En la consola central aparece el conocido sistema multimedia MediaNav de Renault, en este caso en su generación 1.2. Se trata de una interfaz desarrollada por la marca francesa y la surcoreana LG, contando con conexiones USB y Aux-In, pero también con conectividad Bluetooth, audio streaming, y comando satelital. En la unidad que probamos no tenía instalado el GPS, pero desde comienzos de enero Renault ya está ofreciéndolo en todos los productos con esta pantalla, y actualizándolo en aquellos que lo hayan adquirido previamente.


A su vez en el MediaNav está disponible la función ECO, dividida en dos funciones, el Eco Coaching, que nos da consejos de cómo mejorar el manejo para conseguir un consumo de combustible menor, y el Eco Monitoring, que puntúa mediante estrellas, la conducción eficiente. Como verán, en mi caso logré el 100/100. Ya se los mostré a mis padres, como un alumno ejemplar entrega el boletín de notas.

En la parte más baja de la consola aparecen el climatizador automático de una zona, exclusivo de esta versión Privilège, y aparecen también cuatro teclas. Una para el conmutador del limitador/regulador de velocidad, la del bloqueo de los levantavidrios traseros, y a su vez, las dos para comandarlos, bastante lejos del alcance de la mano. Deberían ir los cuatro en la puerta como en el Stepway anterior.


Hablando del modelo previo, algo que se mantuvo sin cambios en este nuevo Stepway son las generosísimas plazas traseras. Es uno de los argumentos de venta más fuertes de la tríada Sandero/Logan/Duster. 

Sigue habiendo espacio para llevar a tres adultos a lo alto, largo y ancho, con apoyacabezas para todos ellos, aunque sin cinturón inercial para quien viaje al centro, ni anclajes en caso de tener que llevar niños en sillas.


La capacidad de carga es otra de las ventajas que mantiene este producto, ofreciendo 320 litros, que rebatiendo el respaldo trasero en proporción 60:40, crecen hasta los 1.196. Un detalle positivo es que para abrir el baúl se puede usar un comando interno, pero desde afuera se tendrá que recurrir sí o sí a la llave, ya que no tiene un botón o manija de apertura.

Renault mejoró la ubicación del auxilio respecto al Stepway anterior, pasándolo de la jaula colocada por fuera del habitáculo, a un espacio específico adentro del baúl. De todas formas, no son todos aplausos ya que ahora es un auxilio si bien es de la misma marca, tiene una diferente medida a las cuatro titulares, 185/65 R15, y cuyas indicaciones de manual hablan de no superar con él los 80 km/h. En resumen, es un temporario.

Motor y transmisión

Otro de los factores "equipo que gana, no se toca" de este producto es el apartado mecánico. Mientras en otros mercados como el brasilero o el ruso (ver nota), se lo equipa con el 1.6 8v que aquí tenemos en el Sandero convencional, el Stepway para nuestro país conservó el clásico y famoso impulsor K4M.

Es una motorización, si bien usada hace varios años por Renault, también muy confiable y una de las preferidas entre los seguidores del rombo por su respuesta y prestaciones que otorga. Cuenta con una cilindrada de 1.598 cc, 16 válvulas con 112 cv a 5.750 rpm, y un par motor de 145 Nm presente a las 3.750 vueltas. 


Si bien cuenta con 6 cv y 3 Nm más de potencia y torque que antes, el Sandero Stepway sigue haciendo gala de llevar bajo el capot esta mecánica. Es progresivo y extremadamente ágil en la ciudad, en tanto que en la ruta permite llevar un ritmo bastante alegre también, aunque ya va un poco más enroscado en la zona alta del tacómetro. Es un impulsor que trepa rápido en vueltas, y algo rumoroso por encima de las 4.000 vueltas.

Renault declara una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,3 segundos, una velocidad final de 169 km/h, mientras que los consumos están en ciclo urbano, 9,3 l/100 km, 5,9 l/100 km en ruta, y en el mixto la marca da unos 7,2 litros cada 100 km.


Durante la evaluación obtuvimos las siguientes cifras: en ciudad logramos unos elevados 10,5 l/100 km, mientras que en ruta y en el ciclo mixto, los valores fueron 7,1 y 8,8 litros cada 100 kilómetros respectivamente. El depósito de combustible carga 50 litros, mientras que el peso en orden de marcha está en 1.127 kilogramos.

Comportamiento dinámico

El Stepway es un gran aliado para nuestras calles. El despeje de 190 mm le juega a favor ante pozos y lomos de burro, mientras que las suspensiones tienen un ajuste tirando a blando, y filtran como pocas las irregularidades de los caminos criollos. Es de esos autos en los que un durmiente o una vía de tren, es un mero chiste para su dueño.

Se lo nota robusto a nivel de chasis y los neumáticos, ahora con 55 de perfil, transmiten cierta firmeza frente a algunos cortes de la calzada. Pero justamente, esto es producto de su tamaño, y no del seteo de las suspensiones. En ciudad es un vehículo muy cómodo, mientras que la mecánica acompaña con un impulsor brioso y de respuestas enérgicas desde bajas vueltas.


A su vez, la mecánica como decía previamente puede trabajar a regímenes relativamente bajos sin perder rendimiento. Transitando a unos 70 km/h, el 1.6 viaja a 2.000 vueltas con la quinta conectada. No presenta una rumorosidad notoria, y el habitáculo está relativamente bien aislado del motor en ciudad, sólo dejándose oír por encima de las 4.000 rpm.

Si nos toca abandonar la ciudad, esas suspensiones más bien tirando a blandas, así como el centro de gravedad un poco más arriba que en el Sandero convencional, repercuten en cierta sensibilidad ante vientos cruzados. De todas formas hay que ser justos, con el correr de las generaciones del Stepway, Renault ha ido puliendo este aspecto.


Se lo nota bastante más estable y franco de reacciones que la versión anterior, especialmente gracias a los neumáticos de mayor pisada, que le dan un poco más de confianza ante las curvas cerradas. La carrocería elevada sigue inclinándose sobre el tren delantero, producto de la altura extra, pero un poco menos que antes.

El desempeño mecánico en la ruta sigue siendo un punto destacado al igual que en ciudad. La caja de cambios está bien escalonada, pero con un recorrido del selector algo largo. Sabe aprovechar hasta el último de los 112 cv, aunque esas marchas tan juntas también lo hacen trabajar horas extra a velocidades crucero. Por ejemplo, a 110 km/h el K4M se mueve a 3.200 rpm en quinta. No es algo para poner entre los "en contra", ya que todas las mecánicas coetáneas a este mil seis sufren de lo mismo. 


Volviendo al despeje extra ya elogiado como ideal para la ciudad, el Stepway también saca sus mejores colores a la hora de bajar a terrenos desparejos, con mucha tierra o arena. Se siente en su salsa en este tipo de caminos, mientras que las suspensiones transmiten mucha confianza y robustez, siendo capaces de soportar los peores castigos sin quejarse en lo más mínimo. Es un producto ideal para aquellos que tengan que frecuentar trayectos rurales en el interior de nuestro país, por ejemplo.

La dirección es hidráulica, y no eléctrica como es norma en estos días. Es ideal para maniobras de estacionamiento, por su grado de asistencia, pero no tanto para girar rápido, ya que ni cuenta con dureza variable en función de la velocidad, ni es tan precisa como otras de su tipo. Aquellos que se hayan acostumbrado a las eléctricas, la sentirán un poco más pesada.


Equipamiento

La variante Privilège probada es la más equipada de las dos que se ofrecen en nuestro mercado. Ofrece de serie: pack eléctrico (levantavidrios, espejos, y bloqueo), climatizador automático, apertura interna del depósito de combustible y el baúl, asiento del conductor regulable en altura, computadora de a bordo, respaldo trasero rebatible 60:40, indicador de cambio GSI (Gear Shift Indicator), dirección asistida, volante con regulación en altura, alarma periférica, faros antiniebla delanteros, barras de techo longitudinales, sistema multimedia MediaNav 1.2 con conexiones USB/iPod/Bluetooth/Aux-In, comandos al volante, y sistemas Eco Coaching y Eco Monitoring, sensores de estacionamiento traseros, regulador y limitador de velocidad, tapizados mixtos tela/símil cuero, y llantas de aleación de 16" 'Panache' sobre neumáticos 205/55 R16.


El Expression, en tanto, tiene espejos exteriores con comando manual y de color negro, aire acondicionado, tapizados en tela CCT (Cover Carving Techonology), levantavidrios traseros manuales, y sistema de audio 3D Sound by Arkamys con CD/MP3/Aux-In/USB/Bluetooth y comando satelital.

Seguridad

En este aspecto no hubo cambios en el Sandero Stepway, simplemente mantuvo lo mismo que venía ofreciendo la versión anterior. Toda la gama lleva de serie: doble airbag frontal  y frenos con sistemas ABS+EBD. No están ni siquiera en opción los airbags laterales o de cortina, así como tampoco los controles de tracción o estabilidad, que por este precio y más en la variante tope de gama Privilège, deberían ofrecerse.


Los frenos son de discos ventilados en el eje delantero, y en el trasero son de tambores. Como consecuencia de la altura de la carrocería, suele balancearse apenas la cola en frenadas exigidas, pero tampoco nada para alarmarse. En el habitáculo cuenta con cuatro cinturones inerciales de tres puntos y tres apoyacabezas traseros. Sólo faltaría el tercer cinturón de tres puntas y los anclajes ISOFIX para sillas infantiles.

De momento no se han realizado pruebas por parte de organismos independientes de esta versión producida en Brasil de la segunda generación del Renault Sandero para comprobar la seguridad a nivel estructural y si hubo mejoras respecto a la versión anterior evaluada por Latin NCAP (ver nota).

Precio, garantía y competidores

El Renault Sandero Stepway evaluado corresponde a la versión Privilège, que en nuestro país se comercializa a un precio de U$S 24.590 y con una garantía de 2 años o 50.000 km. Es un valor correcto, más si consideramos que aumentó en equipamientos de confort frente a la versión anterior, pero sin modificar el valor de venta al público. Es más, vale lo mismo que el que testeamos en 2011.

Por debajo se encuentra el nivel Expression, que comparte la misma mecánica, pero carece de algunos ítems frente al probado. Su precio, como consecuencia, también es más accesible, pero no tanto tampoco: U$S 24.590. Estando solo U$S 1.000 más abajo, y perdiendo pocos elementos frente al Privilège, no es para extrañarse que el tope de gama sea el más vendido de los dos (85% versus 15%).


Si bien muchos intentan comparar a modelos como el Sandero Stepway con SUVs chicos, estamos ante un hatchback de segmento B puro y duro, al que se le hicieron modificaciones en suspensiones y buen despeje al suelo.

Es por ello que sus competidores directos son productos que se presentan con la misma naturaleza que el modelo del rombo. Ellos son los Great Wall Voleex C20 R City 1.5 VVT (U$S 19.950), Great Wall M4 1.5 VVT (U$S 21.990), y el Volkswagen CrossFox 1.6 Highline (U$S 26.490), que en 2015 sufrirá una renovación (ver nota).


Conclusión

Si bien no han habido grandes cambios en materia dinámica y mecánica frente al Stepway anterior, Renault ha refinado un poco a uno de sus productos más exitosos. Tiene un diseño bastante bien resuelto, y ahora presenta un habitáculo bastante más trabajado y de mejor calidad que en sus dos entregas anteriores.

Otro de los puntos positivos fue mantener la mecánica K4M con 16 válvulas, un impulsor que si bien no es de los más modernos dentro del segmento, sigue siendo bastante apreciado entre quienes lo han tenido en un Clio, Mégane, o Symbol en el pasado. Y en este Stepway conserva todas las características que lo hicieron tan famoso. Es elástico y ágil, así como también responde bien tanto en ciudad como en ruta.




Si a todo esto le sumamos que sigue siendo una de las opciones más razonables para aquellos que busquen un producto de suspensiones nobles, un equipamiento de confort correcto, mecánica confiable, y espacio interior ejemplar, tenemos a un vehículo que por sus características explica solo su éxito de ventas. Si no me creen, salgan a contar los Sandero Stepway por las calles y rutas de nuestro país.

Si bien no es un vehículo pensado para la familia, para eso existe el Logan, el Sandero Stepway de todas formas podrá adaptarse a la vida de una pareja con hijos chicos sin problemas, más si les gusta disfrutar de la playa o el campo, así como en casos donde un Duster sea demasiado grande para sus necesidades.


Pasando raya, Renault repite y mejora una receta que le funciona hace años. La calidad de los materiales utilizados en el habitáculo ahora ya no es un punto en contra, las suspensiones son un poco más firmes que en el primer Stepway, y el producto, si bien no innova, refuerza aquellos argumentos que lo llevaron a ser el más vendido de su segmento.

No el de los SUVs, a no confundirse. Me refiero al de los hatchbacks chicos con espíritu aventurero, del cual es amo y señor desde hace casi cinco años. Y con esta segunda generación, con un público que sigue prefiriéndolo por sobre sus competidores directos, está claro que tiene todo para quedarse con la corona por un buen tiempo más.







A favor
  • Baúl espacioso
  • Confort de marcha en ciudad
  • Habitabilidad en las cinco plazas
  • Motorización y transmisión
  • Robustez de las suspensiones/chasis
  • Comportamiento en caminos de tierra/arena

En contra
  • Carece de cinturón trasero inercial central y anclajes infantiles
  • Consumo elevado en ciudad
  • Neumático de auxilio temporario
  • Sensibilidad a los vientos laterales






FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.598
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 9,8:1
Diámetro x carrera (mm): 78 x 80,5
Inyección: indirecta multipunto secuencial
Potencia máxima (cv/rpm) 112/5.750
Torque máximo (Nm/rpm) 145/3.750
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco relaciones
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia hidráulica
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: tipo McPherson, con triángulo inferior y efecto antipercusión, y barra antirrolido
Trasera: eje flexible semi-independiente, también con barra antirrolido
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 205/55 R16
Rueda auxiliar: 185/65 R15
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 169
Aceleración 0/100 km/h (s) 11,3
Consumo (l/100km) Urbano: 9,3 - Carretera: 5,9 - Mixto: 7,2
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 320/1.196
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.127
Largo total (mm) 4.066
Ancho total (mm) 1.733
Alto total (mm) 1.536
Distancia entre ejes (mm) 2.590
Capacidad del tanque de combustible (l) 50


Galería: Renault Sandero Stepway Privilège 1.6 16v | Créditos: Autoblog, Diego Olivera (diegomolivera.tk).


EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Barras longitudinales de techo
Llantas de aleación de 16 pulgadas
Faros antiniebla delanteros
Luces diurnas
SEGURIDAD
Airbags frontales
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Cinturones traseros de 3 puntos con limitador de esfuerzo (2) y central abdominal (1)
Distribución electrónica del frenado (EBD)
Frenos ABS
CONFORT
Alarma
Apertura interna del depósito de combustible y baúl
Asiento del conductor regulable en altura
Climatizador automático
Cierre centralizado con mando a distancia
Computadora de a bordo
Dirección asistida hidráulicamente
Espejos retrovisores externos eléctricos con luz de giro
Indicador de cambio GSI (Gear Shift Indicator)
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros
Respaldos traseros rebatibles 60:40
Regulador/limitador de velocidad
Sensores de estacionamiento traseros
Sistema multimedia MediaNav 1.2 con conexiones USB/iPod/Bluetooth/Aux-In/GPS (*), comandos al volante, y sistemas Eco Coaching y Eco Monitoring
Tapizados mixtos tela/símil cuero
Volante en cuero regulable en altura con comandos de regulador y limitador de velocidad

(*) No presente en la unidad testeada

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 24.590. Garantía dos años o 50.000 km

COMERCIALIZA:


Santa Rosa Automotores S.A. Cerro Largo 888. Tel. 29020519. Web: www.renaulturuguay.com.uy