Prueba: JAC S2 Intelligent 1.5 M/T

viernes, 19 de marzo de 2021



Probamos al JAC S2 en su variante más equipada, la Intelligent 1.5 M/T con 111 cv de potencia.

Durante cuatro días y algo más de 500 kilómetros, Autoblog evaluó por primera vez a un producto de JAC Motors, el S2. Lo probamos en su versión más equipada, Intelligent, con un mecánica 1.5 litros de cilindrada con 111 cv de potencia con transmisión manual de cinco marchas. Análisis, a continuación.

Tal vez es la primera vez que leas Anhui Jianghuai Automobile Co. en un texto. Pero sin dudas no es la primera vez que escuchás sobre JAC Motors. Es una automotriz de capitales estatales chinos, fundada en 1964 por el líder comunista Mao Tse-Tung como productor de vehículos comerciales y a comienzos de los 2000 de productos de pasajeros. Tiene su sede principal en la ciudad de Hefei, en la provincia de Anhui, China, hace más de una década que tiene presencia en Uruguay.

En nuestro mercado pasó por tres representaciones en los últimos 10 años: primero fue con Bor S.A., cuando era dirigida por el grupo de Lætitia d'Arenberg, luego fue el turno de Sevex S.A. (hoy importador de Jetour y Karry) bajo el Grupo Sevel, y por último, la firma que tiene la representación actual, Grupo Fiancar, que le compró Bor S.A. a la empresaria libanesa al mismo tiempo que tomó el control de JAC.

Su gama de productos fue cambiando conjunto con los diversos pasos de mando que tuvo a nivel local. Pasó de tener un abanico variado, yendo desde un citycar como el J2 a un monovolumen como lo era el J6. Luego bajo los mandos de Sevex, se comercializaron los primeros SUVs de la firma como el S3. Pero no fue hasta que Fiancar tomó control que no pudimos ver al S2 en 2016 (ver lanzamiento). Se trataba de un crossover sub-compacto que llegaba en una sola versión de equipamiento (llamada Luxury), mecánica 1.5 litros de cilindrada con 111 cv de potencia con transmisión manual de cinco marchas. En otros mercados se lo conoce por diferentes denominaciones: Refine S2, JS2, Sei 2 o T40.

El modelo no tuvo más novedades hasta 2017, con la llegada de la versión Intelligent tope de gama (ver lanzamiento) y en 2018 incorporó una variante con motorización eléctrica (ver lanzamiento). Recién en 2021 al S2 le llegó una actualización más profunda que incluye rediseño frontal e interior. Llega desde Anhui, China, en dos versiones de equipamiento, denominadas Luxury e Intelligent, y con una sola opción mecánica para ambas, un 1.5 litros con 16 válvulas y 111 cv de potencia, asociada a una transmisión manual de cinco relaciones (ver lanzamiento). Autoblog ahora pudo probarlo en la más completa de las dos y el análisis se transcribe, a continuación.

Exterior

Voy a serles sincero y directo: estoy un poco aburrido del universo de los crossovers y SUVs, porque todos lucen más o menos iguales. Y en especial los que vienen desde China. Pero sin tener un prejuicio de origen ni nada por el estilo. Me resulta que se parecen todos entre sí, se intercambian códigos de estilo entre varias marcas y me resultan anónimos a un nivel que me hace salir huyendo descalzo. Capaz que es la edad, pero lo comparo con el trap: sé que está de moda, pero lo escucho y todo me suena igual de monocorde. 

Pese a esto, JAC logró darle cierta personalidad al S2 y se lo identifica con facilidad entre esa masa de modelos que llegan desde "Mao-landia". Ahora con el último update estético que recibió se lo percibe más a tono con el resto de sus hermanos de gama, en especial el S3 (ver lanzamiento) si lo vemos desde frente. Dejando de lado esto, cuesta desde lejos saber de qué marca se trata si no se conoce la gama JAC. Pero una vez que nos acercamos el S2 luce bastante agradable a la vista. En mi caso estoy parado en un umbral de neutralidad ante un estilo que considero neutral. Me parece correcto y solo eso, pero admito que está bastante más logrado que en otros rivales de segmento.


Visto de frente lo que más llama la atención es el tamaño de la parrilla, que siempre fue bastante grande en el S2, pero que ahora lo es aún más. En lo personal me gusta un poco más que antes. Las luces diurnas son en LEDs y le dan una interesante "firma luminosa" por las noches. Pero el resto de los grupos ópticos delanteros son halógenos, con un poder de alumbrado algo escaso. Algo a destacar es que los faros antiniebla delanteros tienen función de luz de curva, muy prácticos. También tiene otro antiniebla, pero en el paragolpes posterior.

Si lo miramos de costado encontraremos una línea de cintura ascendente con un corte interesante en el pilar C con una moldura cromada, tonalidad que también se repite en los tiradores de las puertas y las barras de techo longitudinales, que son de serie. Todos los S2 llevan a su vez, llantas de aleación de 16 pulgadas, y en la unidad testeada iban montadas sobre neumáticos Wanli Harmonic H220 en medida 205/65 R16. Algo que me gustó en esta actualización es que ahora se puede elegir la carrocería a dos tonos, solo en el nivel Intelligent, le queda bastante bien. Y más en este tono naranja evaluado.


El sector trasero es quizás el que menos personalidad propia tiene. Hay algunos rasgos -mínimos- que parecen tomados de modelos occidentales, pero sobre todo de SUVs surcoreanos de Kia y Hyundai. Y digo esto en especial por el formato de las ópticas posteriores, que dicho sea de paso, ahora tienen LEDs para las luces de posición y frenos. En términos de diferenciar a las dos variantes del S2, no hay forma de hacerlo, porque por fuera son casi idénticas, salvo por la presencia de la cámara de retroceso del nivel Intelligent.

Frente a la versión anterior, ahora ya no presenta un listón cromado horizontal en el paragolpes trasero, que dicho sea de paso, aloja a los sensores de estacionamiento posteriores de serie en ambas variantes y que además son muy prácticos, dado que la visibilidad hacia los ¾ traseros es algo limitada. La apertura del baúl puede hacerse desde un botón en el portón o desde la llave a distancia. En términos de cotas, el S2 mide 4.135 mm de largo, 1.750 mm de ancho, y 1.713 mm de alto. La batalla en tanto es de 2.490 milímetros y el despeje al suelo, dato muy relevante para los que gustan de este tipo de productos, es de 200 mm.

Interior

Al ser el primer modelo de JAC que me toca evaluar, no tenía una referencia clara en términos de calidades de interiores con otros productos de la marca. Pero sí con algunos rivales de este crossover que sí evalué en el pasado. En comparación con aquellos, el diferencial es el aumento en la calidad percibida que presenta el S2 en relación con otros modelos de la categoría. Pero también hay que decirlo, a la hora del tacto eso cambia bastante y la sensación ya no es tan positiva.

Aunque hay algunos plásticos duros, en otras zonas utiliza unos de inyectado blando símil cuero, con costuras en contraste, así como también se ven juegos entre texturas y apliques, con algunos insertos en un gris satinado y otros en símil fibra de carbono, que en lo personal desentonan un poco en ambos casos. Sin embargo, es común que en los paneles de puertas crujan los plásticos cuando se le hace presión con la mano en un tirador para abrirla o cerrarla. También pasa lo mismo con las perillas y teclas, que tienen un tacto bastante mejorable. Frente a rivales, está en la media general, digamos que aprueba pero con lo justo.


La posición de manejo es juego de luces y sombras. Paso a explicarme. El volante se poco regula en altura y nada en profundidad con un recorrido correcto para encontrar la mejor postura. Mientras que la butaca del conductor se ajusta en altura, pero no llegando a poder quedar demasiado bajo, algo común en un segmento donde lo que más se busca es ir sentado alto, que en lo personal creo que no es lo ideal tampoco. Sin embargo, el mayor inconveniente es que el asiento es algo corto y con un respaldo duro, no dejando apoyar bien los muslos. Y pese a que hay buena sujeción para el torso, la parte baja de la espalda en viajes largos no logra ir descansada del todo. Es extraño, como si la parte superior fuera diseñada para un ser humano y la base para otro más retacón.

JAC decidió apostar para el instrumental del S2 por cuatro medidores, dos analógicos tradicionales (tacómetro y velocímetro) y otros dos digitales (combustible y temperatura del refrigerante los más chicos) junto a un display monocromático en el centro, junto a las informaciones de la computadora de a bordo y algunas configuraciones para setear. La lectura es buena en todos los casos, pero sería ideal que los relojes tuvieran un tamaño un poco más generoso y una tipografía más grande. Lo otro mejorable es que el comando está ubicado en un lugar poco intuitivo: a la izquierda entre el volante y el panel de puertas, entre los mandos de los retrovisores y el comando que activa o desactiva el control de tracción y estabilidad. Muy rebuscado y junto a una tecla que no estaría bueno tocar por error.


Más allá de ese detalle de ergonomía muy mejorable, para muchos usuarios la principal atracción del habitáculo de los S2 con equipamiento Intelligent es una enorme pantalla multimedia táctil de ocho pulgadas con AM/FM/USB/Bluetooth/MP5, además de contar con compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay. El funcionamiento de la interfaz es muy lento y complejo, y pese a ser un sistema que no parece ser instalado de fábrica, en realidad es el original del producto. No tiene perillas ni teclas, siendo todo con comandos táctiles y muy chiquitos de ver o tocar, que tampoco se iluminan durante la noche. Hay que apelar a la propia pantalla o a los mandos del volante.

Aunque tiene algunas funciones interesantes como un medidor de presión de neumáticos o Spotify integrado, los menús que ofrece son poco intuitivos y otros imposibles de encontrar, como el cambio de la fecha. Sin darle muchas vueltas, es una simple tablet con sistema operativo Android, pero acomodada para ser usada en un automóvil. Sin embargo, valiéndose de Android Auto y Apple CarPlay se eliminan muchos de los problemas que presentan estas pantallas instaladas after-market a nivel local o de productos que tienen incluso de fábrica estas soluciones adaptadas. Así que en lo personal aprueba, pero raspando en este sentido. La cámara de retroceso en la pantalla tiene una resolución excelente y se ve todo con claridad.


Si salimos del sector delantero y pasamos al trasero, encontraremos un elemento de compra aún más convincente, a criterio personal, que la mencionada pantalla táctil. El JS2 (así luce el nombre en el baúl, por ejemplo) esconde uno de los habitáculos mejor aprovechados del segmento para llevar a cuatro adultos con mucha más holgura que muchos rivales directos. Un detalle destacado, es que el piso es (casi) plano, pudiendo acomodar sin problemas las piernas de quienes tengan que ir en la plaza central. Eso sí, a lo ancho está bastante limitado, aunque el espacio para las cabezas es idéntico que en los laterales.

Y esta es una de las grandes ventajas del S2 frente a otros modelos "aventureros" de este rango de precios. Al igual que el FAW D60 o el Changan CS15, el modelo de JAC fue diseñado desde cero como un crossover con estética "off-road", mientras que otros productos de valores similares suelen ser hatchbacks de segmento B con plásticos adosados y suspensión elevada, por lo que sufren de las mismas limitaciones de habitabilidad que sus hermanos "no-aventureros".


Si vamos pasando al espacio de cargas, este S2 declara unos bastante generosos 450 litros de capacidad. Si bien ese volumen puede ampliarse en caso de no ser suficiente, JAC no menciona la cifra que se consigue abatiendo el respaldo trasero, que dicho sea de paso, solo puede plegarse de forma enteriza y no en proporción 60:40 que sería lo más sensato por este nivel de precios.

Por debajo del piso del baúl, encontramos al neumático de auxilio que es un 205/65 R16 igual que los otros cuatro titulares, solo que con llanta de acero estampado, que tampoco es lo más importante. Bien por JAC que además de tener uno de los espacios de cargas más generosos del segmento, no salió a recortar gastos con el auxilio. Eso sí, bien podrían habérsela jugado con poner un respaldo trasero 60:40, en especial en esta versión más equipada, tal vez.


Motor y transmisión

La única mecánica disponible para el S2 es un 1.499 cc de cilindrada, inyección multipunto, y 16 válvulas con distribución variable VVT. Eroga 111 cv de potencia a 6.000 rpm y un torque de 146 Nm entre las 3.500 y 4.500 vueltas. La transmisión es una manual de cinco relaciones. En otros mercados, como el brasileño, también ofrece un 1.6 de 140 cv y 168 Nm, así como una transmisión manual de sexta e incluso otra automática del tipo CVT de seis relaciones pre-fijadas. Sería bueno que alguna vez se pueda ofrecer esta última, dado que muchos clientes buscan esta opción en los modelos de esta categoría. Según JAC Uruguay, será la próxima novedad del modelo en el correr de este año.

El motor 1.5 que nos llega por estos lares le permite moverse con agilidad al S2, gracias a un torque que se presenta a regímenes entre medios y altos, por lo que en el universo urbano, es donde más a gusto se siente. Digo esto porque el impulsor trepa rápido en vueltas, y es ideal para moverse en el tránsito por la pronta entrega del par motor saliendo en los semáforos. Se percibe correcto, aunque no está enfocado al uso enérgico, sino más bien todo lo contrario. Porque se centra en la suavidad de marcha así como también el comportamiento sereno, urbano y familiar.


En ruta, en tanto, el mil cinco va bien (solo bien), trabajando a un ritmo medio con una quinta tirando a corta, que busca sacar todo su potencial a la luz. El impulsor tiene una respuesta más contundente llegando a las 3.500-4.000 rpm, con un comportamiento algo justo pasando ese régimen, pero también se perciben baches de respuesta por debajo de las 2.000 vueltas. Como veremos más adelante, sus recuperaciones en ruta no están entre las más ágiles, producto de unas relaciones de caja largas y un impulsor algo flaco en términos de potencia, pero sobre todo en el torque disponible.

Ya que la menciono a la transmisión elegida para acompañar a este motor, como ya dije antes, es una manual de cinco relaciones, al igual que el resto de los rivales de segmento. Su funcionamiento es correcto y prioriza la suavidad de manejo en ciudad, con marchas largas en las primeras tres y aún más largas las últimas dos, pero en especial la quinta que busca priorizar los consumos por sobre el rendimiento del impulsor.


El punto destacado de la caja, es que el selector tiene un tacto agradable y no manifiesta imprecisiones cuando queremos pasar rápido de marchas en la ruta o en el tránsito más denso, por ejemplo. En términos generales, el de este S2 es un conjunto mecánico que no maravilla, pero que tampoco se despega de lo que se puede encontrar en rivales de similares características en este segmento, presentando todos un comportamiento bastante promedio, pensado más que nada en el uso urbano y de forma eventual, en trayectos extra-urbanos sin muchas exigencias.

JAC declara para el S2 una velocidad final bastante modesta de 170 km/h, mientras que no hay cifra de aceleración de 0 a 100 km/h oficial. Sí se menciona el consumo mixto homologado por fábrica, que está en los 5,9 litros cada 100 kilómetros. En los registros de prueba, en tanto, obtuve números bastante buenos, tanto en ruta como en trayectos de ciudad: como mejores cifras logré 7,6 litros cada 100 km en ciclo urbano, 6,5 l/100 km en ruta, y 7,0 litros cada 100 kilómetros en el ciclo mixto. Son cifras correctas para esta cilindrada y potencia. El depósito de combustible lleva 42 litros (bien podría tener 8 más) que rinden más de lo que parecen, mientras que el peso en vacío declarado por JAC es de 1.210 kg.


Comportamiento dinámico

Pese a que presenta un aspecto muy aventurero, al igual que sus rivales, este JAC pasará la gran parte del tiempo visitando caminos asfaltados y rara vez bajará a la tierra, si no es que nunca lo hace, para ser completamente honesto. Pensando en eso, en el ámbito urbano el S2 tiene un bastante bien logrado confort de marcha, con un esquema que prioriza un andar con una suspensión tirando hacia lo suave y blando, otorgando una buena cuota de comodidad en el uso diario.

El despeje extra al suelo de 200 mm no dejará que lo perturben lomos de burro, baches chicos, caminos adoquinados, badenes o cualquier tipo de obstáculo citadino. Y además tampoco lo hará con los ocupantes, ya que las suspensiones filtran muy bien todo en esos casos. Si bien los neumáticos son gorditos y tienen un buen perfil (65% de 205 mm de pisada), a veces igual llegan al habitáculo algunas sequedades en ambos trenes cuando pasamos por vías férreas o pozos muy marcados de la calle, haciendo tope en las torretas de suspensión. También al circular por asfaltos gastados, la rumorosidad de los neumáticos se hace bastante notoria en el habitáculo.


Pasando a la mecánica hay que decir que es correcta para circular entre los tránsitos más densos y con un nivel de insonorización tirando a correcta, aunque se lo siente mucho en el interior por encima de las 4.000 vueltas, mientras que arriba de las 5.000 es simplemente intolerable. A su vez me llamó la atención (para bien) suavidad del impulsor en usado a bajo régimen, porque no se la percibe como una motorización algo rasposa en su funcionamiento, a diferencia de otros productos que comparten origen con el S2. JAC logró una cuota extra de refinamiento en este sentido. Pero todavía le falta mejorar muchísimo cuando se la exige un poco más.

El impulsor trabaja a unos 70 km/h trabaja en quinta marcha a 1.900 vueltas con un consumo que en ciudad rara vez pasará los 8,5 litros cada 100 kilómetros incluso si lo exigimos con un ritmo de manejo bastante más ágil. Es decir, números bastante lógicos para un motor de 111 cv. Un detalle negativo es la insonorización a nivel de viento (por los espejos) y rodamiento (por los neumáticos, bastante mejorables en calidad, además), además de la ya mencionada del motor por encima de un régimen medio, que encima de las 5.000 rpm es ensordecedor, manifestando también vibraciones en el piso y los pedales.


La dirección cuenta con asistencia eléctrica, y no es de las más comunicativas, pareciendo que está desconectada del eje delantero e incluso diría que de nuestro plano astral también. Para estacionar se presenta como bastante amigable por lo liviana que es pese a no ser de las modernas, aunque el radio de giro es bastante acotado, con apenas 5,5 metros. Tampoco pido que sea un kart, pero un poco más de peso, de desmultiplicación a bajas velocidades y dureza en las altas, le vendría bien a un chasis bastante correcto en líneas generales para otorgar un extra de confianza al encarar tramos de velocidad rutera.

Al doblar fuerte, en tanto, la trompa se inclina con notoriedad sobre el tren delantero y no se muestra muy a gusto en esas maniobras, mientras que el trasero (de eje rígido) no llega a despegarse del suelo, dando una sensación de que se lo puede corregir fácilmente con el volante cuando empecemos a sentir la falta de adherencia. Por suerte cuenta de serie con los controles de tracción y estabilidad, siendo siempre bienvenidas estas asistencias y su rescate ante las fuerzas de la física.


Si salimos a la ruta, a nivel dinámico no presenta (grandes) vicios direccionales si nos encontramos con algún viento cruzado o ante el pasaje de camiones o buses por la otra mano. En donde encuentra a su mayor problema es en las recuperaciones de velocidad. De 80 a 110 km/h en 4ª tarda 9,29 segundos, mientras que en 5ª hacer la misma recuperación le lleva 14,60 segundos. Consejo: bajar a 4ª o 3ª para hacer un adelantamiento seguro y solucionado el problema, ya que en tercera cumple ese aumento de velocidad en unos más lógicos 6,43 segundos.

En contrapartida, el 1.5 sí gana en economía de combustible cuando salimos a recorrer varios kilómetros. Manejando dentro de los límites legales de velocidades, se le pueden sacar cifras cercanas a los 6,0 litros cada 100 km, pero con el motor en las 3.000 rpm en quinta y viajando a unos 110 km/h constantes, se va apenas medio litro más arriba, nada más. No son números que sorprendan, pero son acordes a su naturaleza, que además considero que cumplen con las expectativas de un usuario de este tipo de "aventureros urbanos." Y destaco por sobre todo, que los consumos son siempre reducidos sin importar el uso que le estemos dando. En ese sentido, el combo mecánico resulta eficiente y correcto.


Equipamiento

El JAC S2 tiene dos versiones. La más accesible se denomina Luxury y ofrece de serie: pack eléctrico (levantavidrios, espejos y bloqueo), faros antiniebla delanteros (con función de luz de curva) y trasero, luces diurnas LED, computadora de a bordo, dirección electro-asistida, aire acondicionado, radio AM/FM/Aux-In/USB/Bluetooth, cuatro parlantes, volante multifunción en cuero regulable en altura, asiento del conductor regulable en altura, apertura interna del depósito de combustible, tapizados en tela, barras de techo longitudinales, control de velocidad crucero, respaldo trasero rebatible enterizo, sensores de estacionamiento traseros, y llantas de aleación de 16 pulgadas sobre neumáticos en medida 205/65 R16.

La variante Intelligent evaluada, suma o reemplaza sobre la Luxury: sistema de monitoreo de presión de neumáticos (TPMS), cámara de retroceso, encendido automático de luces, espejos retrovisores exteriores calefaccionados, tapizados en eco-cuero, levantavidrios eléctricos con sistema "un toque" para conductor, carrocería a dos tonos, sistema multimedia con pantalla táctil de ocho pulgadas con AM/FM/USB/Bluetooth/MP5/Android Auto/Apple CarPlay con comandos vocales, cuatro parlantes + dos tweeters.


Es una dotación correcta por el precio y en algunos casos, apenas por encima de lo que ofrecen otros modelos del segmento. Sin embargo, por los casi U$S 20.000 que cuesta, aparecen algunos faltantes de confort a mencionar: regulación en profundidad del volante, respaldo trasero rebatible 60:40 o llave manos libres con encendido/apagado por botón, todos elementos que algunos productos de este rango de valores ya ofrecen. Por ejemplo, en otros mercados el S2 tiene disponibles estos elementos: techo solar eléctrico, la mencionada llave manos libres con encendido/apagado por botón y cámaras de 360º para estacionamiento.

Seguridad

En términos de seguridad, la dotación es idéntica en ambas versiones. Todos los S2 ofrecen doble airbag frontal delantero, ABS+EBD, controles de estabilidad (ESP) y tracción (TCS), asistente de arranque en pendientes (HAC), asistente hidráulico de freno (HBA), sistema inteligente de frenado (BOS), anclajes ISOFIX para sillas infantiles, cinco apoyacabezas, y cinco cinturones inerciales de tres puntos.

Por el precio de ambas versiones, JAC podría ofrecer también airbags laterales delanteros y de cortinas, pero no están disponibles ni en origen. Sin embargo, en Uruguay ya hay productos de este segmento e incluso dentro del universo de los citycars o de modelos del segmento B que ya tienen cuatro o seis airbags de serie. El S2 queda bastante en offside en este sentido y debería corregirlo a la brevedad.


Creo que con eso cerraría una de las mejores relaciones precio/seguridad del segmento de los SUVs y crossovers chicos si pudiera tener la posibilidad de dotarlo aunque sea con los dos airbags laterales delanteros, como sí sucede en otros mercados para este modelo. O al menos eso puedo decir según reza el propio manual del propietario, porque desde JAC Uruguay me negaron la existencia en ninguna parte del mundo de una versión con cuatro o seis airbags del S2. Y en la web de China, tampoco aparece. Muy extraño todo. Por su parte, los controles de tracción y estabilidad permiten un grado menor de intervención cuando los desactivamos, pero nunca desaparecen por completo de la acción.

Los frenos, en tanto, son de discos ventilados en el eje delantero y de discos sólidos en el tren posterior, una dotación que no suele verse en este segmento. Su funcionamiento es correcto, deteniendo al vehículo siempre en linea recta. Pero el tacto del pedal de freno es extraño: no permite dosificar la detención con suavidad y lleva un tiempo acostumbrarse en donde está el punto ideal de acople del sistema. También se percibe algo ansioso al ABS y actúa de forma muy prematura, pero no es nada que llegue a poner en juego la eficacia del sistema ni tampoco pierde la trayectoria.


Precio, garantía y competidores

JAC ofrece al S2 en dos versiones: Luxury 1.5 M/T (U$S 17.990) y la evaluada hoy, Intelligent 1.5 M/T (U$S 18.990), con una garantía de 3 años o 100.000 kilómetros. La competencia directa son otros crossovers o SUVs accesibles que da la casualidad que también son del mismo origen que el S2. Si bien también se podrían considerar derivados aventureros de modelos de segmento B, como son los Chery Tiggo 2, Geely GX3 o Renault Stepway, para mantener cierto criterio, voy a mencionar solo a tres rivales para este JAC que cumplan con la premisa de ser crossovers hechos y derechos.

Ellos son: Changan CS15 1.5 Luxury Full M/T (U$S 16.990), FAW D60 1.5 Comfort (U$S 17.990),  FAW D60 1.5 Luxury (U$S 19.490), Haval H1 Luxury 1.5 M/T (U$S 16.990) y Haval H1 Elite 1.5 M/T (U$S 17.990). Es cierto, ahí hice un poco de trampa con el modelo de Haval, que deriva de un desaparecido Great Wall Florid, pero en ese caso también ese modelo era considerado un crossover en aquel entonces para Great Wall, así que también va en la lista. En términos de relación precio/equipamiento, digamos que el modelo de JAC está parejo enfrentado a su competencia. Más o menos todos rondan los mismos valores y vienen equipados de forma bastante similar también.


Conclusión

En un mundo gobernado por los SUVs y los crossovers, creaciones como este JAC tienen su lógica. Aunque en la práctica sigan teniendo las mismas virtudes y defectos que los modelos del segmento B de en los que a veces se basan. Charlando con dueños de S2, en especial las ocasiones que me he tomado algunos Uber, todos me remarcaron las mismas bondades que encontré en este producto ahora que pude convivir con él unos días: comodidad de uso para la ciudad, un habitáculo y baúl amplios en ambos casos, calidad general correcta para el precio, una garantía razonable y consumos muy lógicos.

La estética renovada de un modelo como este, también aporta algo de frescura a un producto que ya carga con unos para nada despreciables seis años de vida. Sí, el S2 original data del año 2015. ¿Pasa rápido el tiempo, no? Más allá de los retoques bastante más sutiles que los que otros rivales, el resultado final para este JAC es un producto que parece una especie de hatchback con un despeje más generoso, que tiene una posición de manejo elevada y la apreciada capacidad de burlarse del mal estado de nuestras calles y rutas. Algo que para una gran porción del mercado, ya son argumentos suficientes para querer comprarlos. A esto tenemos que sumarle en este S2 una mejora en términos de estilo y conectividad, que siempre son bienvenidos.


Pero todos esos esfuerzos resultan escasos en un mercado que cada vez está ofreciendo más elementos de seguridad a menor precio y que JAC adolece aquí. Sé que es una frase que he repetido hasta el cansancio, pero ya hay modelos del segmento A y B con más equipamiento de seguridad e incluso a precios inferiores. Entiendo que no se pueda mejorar la dotación para nuestra región. 

Pero por otra parte, en Uruguay ya tenemos productos como los nuevos Nissan Versa o Chevrolet Onix con versiones que ya ofrecen seis airbags y ESC por menos o en el entorno de los 20 mil dólares y la tendencia es que esa lista se vaya engrosando con el correr de los años. No serán modelos con estética crossover, como el S2, es cierto. Pero en términos de seguridad dejaron la vara tan alta, que ya no hay excusa que sirva en este sentido para nadie. Y tampoco debería caberle al consumidor, que también debería empezar a exigir más.


La marca ha sabido ganarse una buena fama entre las marcas de este origen en los últimos años. Y no solo cultivaron una clientela fiel, sino también usuarios reincidentes, en especial dentro del mercado de utilitarios livianos y pesados. En lo personal es el primer modelo de JAC que pruebo y debo decir que todos los elogios que escuché de propietarios de los S2, eran ciertos. Y considero que es más válida la opinión de un usuario que está todo el día trabajando con el auto, que el de un gerente de una marca, por ejemplo, muchas veces ni se suben en sus showrooms a los productos que venden. Ejemplos me sobran.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta que en su gran mayoría, esos clientes provienen de productos antiguos y con prestaciones más pobres. Entonces cualquier modelo moderno como este S2 les resultará un avance. Al igual que pasa con todos los rivales de este crossover, tienen un desempeño que conforma al promedio general de clientes de este rango de precios. Pero a este JAC, y a todos sus rivales hay que decirlo, todavía les falta mejorar en relación al equipamiento de seguridad de serie, para ponerse a tiro con los tiempos que corren. Y también que sus usuarios también aumenten sus exigencias a la hora de decidir la compra.


A favor
  • Capacidad del baúl
  • Confort de marcha en ciudad
  • Consumos en ciudad y ruta
  • Diseño
  • Equipamiento de confort
  • Garantía
  • Habitabilidad para cuatro adultos
En contra
  • Insonorización en ruta
  • Recuperaciones en ruta
  • Respaldo trasero rebatible enterizo
  • Sin airbags laterales ni de cortinas
  • Visibilidad hacia los ¾ traseros limitada

FICHA TÉCNICA

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 1.498
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 10,5:1
Diámetro x carrera (mm): 75,0 x 84,8
Inyección: indirecta multipunto secuencial con distribución variable VVT
Potencia máxima (cv/rpm) 111/6.000
Torque máximo (Nm/rpm) 146/3.500
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco relaciones
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia hidráulica
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de discos sólidos
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: independiente McPherson con barra estabilizadora
Trasera: semi-independiente con brazo arrastrado
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 205/65 R16
Rueda auxiliar: 205/65 R16
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 170
Aceleración 0-100 km/h (s) N/D
Consumo (l/100km) Urbano: N/D  - Carretera: N/D - Mixto: 5,9
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 450
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.210
Largo total (mm) 4.135
Ancho total (mm) 1.750
Alto total (mm) 1.713
Distancia entre ejes (mm) 2.490
Capacidad del tanque de combustible (l) 42
Despeje al suelo (mm): 200
Capacidades off-road (º): Ángulo de ataque: N/D - Ángulo ventral: N/D - Ángulo de salida: N/D

Galería: JAC S2 Intelligent 1.5 M/T | Créditos: Autoblog y Diego Olivera
Prueba JAC S2 Intelligent 1.5 M/T

EXTERIOR
Barras de techo longitudinales
Carrocería a dos tonos
Faro antiniebla delanteros (con función de luz de curva) y trasero
Llantas de aleación de 16 pulgadas
Luces diurnas LED
Luces traseras de posición LED
SEGURIDAD
Airbags frontales delanteros
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Asistente de arranque en pendientes (HAC)
Asistente hidráulico de freno (HBA)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Controles de estabilidad (ESP) y tracción (TCS)  
Distribución electrónica del frenado (EBD)
Frenos ABS
Sistema de monitoreo de presión de neumáticos (TPMS)
Sistema inteligente de frenado (BOS)
CONFORT
Aire acondicionado
Apertura interna del depósito de combustible
Asiento del conductor regulable en altura
Cámara de retroceso
Cierre centralizado de puertas con mando a distancia
Computadora de a bordo
Control de velocidad crucero
Cuatro parlantes + dos tweeters
Dirección asistida hidráulicamente
Espejos retrovisores externos regulables eléctricamente
Gear Shift Indicator (GSI)
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema "un toque" para conductor
Pantalla multimedia táctil de ocho pulgadas con AM/FM/USB/Bluetooth/MP5/Android Auto/Apple CarPlay con comandos vocales
Respaldo trasero rebatible enterizo
Seis parlantes
Sensores de estacionamiento traseros
Tapizados en eco-cuero
Volante multifunción en cuero regulable en altura

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 18.990. 3 años o 100.000 km

COMERCIALIZA:

Grupo Fiancar. Galicia 957. Tel. 29021212. Web: www.jac.com.uy