Traer un Tesla a Uruguay cuesta U$S 70.000 solo en impuestos

lunes, 2 de julio de 2018



El primer Tesla Model S ingresó a Uruguay gracias a su dueño, el empresario Orlando Dovat. Es un Model S P90D.
Según un informe publicado por la Revista Galería, los Tesla que ingresaron a Uruguay importados de forma privada le costaron una fortuna en impuestos a sus dueños. Hoy circulan dos Model S y un Model X, pero la marca todavía no se encuentra presente de forma oficial a nivel local.

Gracias a un informe publicado por la Revista Galería, se pudo saber cuánto cuesta importar un vehículo de la marca Tesla de forma privada. Como muchos sabrán, el primer Tesla que ingresó a Uruguay como una importación pertenece a Orlando Dovat, presidente de Zonamerica, quien lo contó en su cuenta de Twitter (ver tweet). Por vacíos legales y lentitudes burocráticas, la DNI  (Dirección Nacional de Industrias) permitió la importación del Tesla sin un documento llamado Documento Único Aduanero, y Dovat se hizo de su auto eléctrico con facilidad.

Se trata de un Model S P90D y según el informe, tanto Dovat como los otros compradores locales utilizaron como intermediario a Jorge Milburn, el uruguayo que ocupa el cargo de country manager de Tesla para la Península Ibérica. Pero ahora, cualquiera que quiera hacerse de uno debe presentar la boleta de compra en una Cámara Técnica Especializada que conforma la Unidad Nacional de Seguridad Vial (UNASEV) para que le den el visto bueno a la DNI y permitan la importación. En ese caso no quedaría homologado, pero sí autorizado.


Si la importación se realiza con éxito, corre con la ventaja de que los autos eléctricos no están gravados con impuestos aduaneros. Respecto al IMESI, que es de 5%, se le imputa por ser un particular el monto imponible del impuesto, que implica 50%. Eso significa que en vez de pagar un IMESI a 5% lo paga a 7.5%. Y, por supuesto, nadie está exento del IVA.

De los tres Tesla mencionados, solo dos circulan actualmente en Montevideo. El tercero aún está dentro de un contenedor en la Aduana. Según la documentación aduanera a la que accedió el periodista Bernardo Wolloch de Galería, el Model S que pertenece a Dovat provino desde Holanda y costó 108.000 dólares, pagando 37.473 dólares en impuestos. El segundo, el Model X, es decir, el SUV de la marca de Elon Musk, costó 180.000 dólares y pagó 71.965 dólares en impuestos. También hay un P100D circulando, cuyo valor no fue divulgado por el informe, aunque se sobreentiende que es el mismo que ahora está guardado en un contenedor. De nuevo.