Contacto express: Hyundai Santa Fe 2.4 A/T AWD Limited

viernes, 13 de julio de 2018



Probamos en Chile a la cuarta generación del Hyundai Santa Fe como anticipo a su llegada al mercado uruguayo.
Viajamos hasta San Pedro de Atacama, Chile a probar durante unos 270 kilómetros a la cuarta generación del Hyundai Santa Fe como anticipo a su llegada al mercado uruguayo en algunos meses más. Manejamos a la versión Limited con una mecánica 2.4 naftera capaz de una potencia de 174 cv.

Desde San Pedro de Atacama, Chile (*) - Aunque no parezca, hace 18 años que el nombre Santa Fe forma parte de la gama Hyundai. Este SUV nacido para llenar el espacio por encima del popular Tucson y que ahora también ocupa desde hace algunos años el lugar del desaparecido y yankee Veracruz, se presentó por primera vez en el año 2001 con la generación conocida como SM.

La vida comercial de esa primera evolución se mantuvo hasta el año 2007, cuando entró la segunda, llamada CM y se mantuvo en pie hasta 2012, cuando nació el Santa Fe DM que se comercializó entre los años 2013 y 2018, como la tercera generación de este producto (ver lanzamiento). El Santa Fe TM es el que se presentó este año en el Salón de Ginebra 2018 (ver nota) y que la semana pasada fue lanzado para Latinoamérica en Chile. Autoblog estuvo allí y a continuación tendrán el análisis, como anticipo de su llegada al mercado uruguayo tal vez a finales del segundo semestre de este año o a comienzos del 2019.


Exterior

Hyundai está en pleno cambio de diseño. Los últimos lanzamientos como ser los Kona y Nexo se alinean con el estilo que ahora presenta esta cuarta generación del Santa Fe. Estrena una estética más cercana a la de una berlina que a la de un SUV como era el previo modelo. Se lo percibe más bajo y pegado al piso, con una trompa más baja y horizontal, en lugar de tener un frontal alto.

Los surcoreanos están siguiendo una tendencia que inició Citroën hace algunos años atrás de utilizar las luces diurnas LED en la parte superior, mientras que las ópticas principales van en la parte media del paragolpes y que en este Santa Fe son de diodos luminosos en las de posición. Ahora esto lo vemos en productos de Hyundai, Fiat, Jeep, o Chevrolet, solo por citar algunos ejemplos.


En el lateral también se percibe un aspecto más lujoso que en la generación anterior del Santa Fe, con más nervaduras que cruzan la carrocería, y un aspecto más musculoso. Las llantas de aleación pueden ser de 17, 18 o 19 pulgadas, este último siendo el caso de la unidad evaluada, la tope de gama Limited. En Chile van montadas sobre neumáticos en medida 235/55 R19 y de la marca Continental ContiSportContact⁵.

El sector posterior corre con el mismo tipo de patrón de modelos como los Kona o Nexo ya mencionados, pero con más cromados. Por suerte en la base del paragolpes no sigue la tendencia de usar unas falsas salidas de escape cromadas, sino que los Santa Fe llevan escapes reales. Gracias Hyundai. Si bien utiliza la misma plataforma que antes, el Santa Fe ahora mide 4.770 mm de largo (70 mm más largo que su antecesor), 1.890 mm de ancho y 1.680 mm de alto, mientras que su distancia entre ejes creció hasta lo 2.765 mm (65 mm más que la generación anterior).


Interior

Por dentro el cambio fue tan radical como el exterior en términos de diseño. Pero también de calidad. Ahora el Santa Fe usa (y por suerte también abusa) de los plásticos de inyectado blando, estando presentes incluso en las contrapuertas tanto delanteras como traseras. Hay tapizados de mejor calidad (en cuero para la unidad probada) y un esmero general en términos de presentación y uso de materiales, quedando ahora entre los mejor terminados del segmento.

Yendo con la posición de manejo, encontramos una posición de manejo de SUV clásico, es decir, enfocada más hacia el confort y elevada incluso en su nivel más bajo. La columna de dirección regula con generosidad en profundidad y algo menos en altura, mientras que la butaca hace lo propio en altura y largo con ajustes eléctricos. Además en el nivel Limited cuenta con un ajuste lumbar eléctrico, memorias, calefacción y ventilación.


El instrumental es mitad analógico y mitad digital, esta última personalizable en estilos diferentes desde los modos de manejo ("Eco", "Comfort" y "Sport") con tres colores, verde, azul y rojo. Ahí se pueden visualizar al centro tanto el velocímetro como a la computadora de a bordo, mientras que en los extremos queda espacio para los medidores de temperatura del líquido refrigerante como del combustible así como el tacómetro.

La consola central, como ya dije, en esta versión probada está dominada por el sistema multimedia con pantalla táctil de siete pulgadas con AM/FM/Bluetooth/USB/Aux-In, además de Apple CarPlay y Android Auto, y reconocimiento de voz. Es de las más intuitivas del segmento y no cuesta agarrarle la mano a todas las funciones que ofrece, que dicho sea de paso, son muchísimas. Eso sí, en Latinoamérica no tendrá navegador integrado, pero sí cámara de retroceso, que es muy útil para semejante SUV.


En términos de habitabilidad el Santa Fe de cuarta generación encuentra uno de sus argumentos más fuertes de ventas, porque permite llevar con comodidad a cinco adultos. El espacio entre las butacas delanteras y las piernas de los que viajen allí es muy generoso y como si fuera poco, el piso es casi plano, algo que no es muy común en este segmento y mucho menos en un producto con tracción integral. El asiento se puede deslizar en formato 60:40, mientras que el respaldo de la segunda fila también permite reclinarse un par de grados.

La amplitud del habitáculo es tal, que sobra espacio para que tres adultos vayan sobrados a lo alto, pese a tener un gigante cristal panorámico, así como también a lo ancho. Si habría que achacarle algo es que, el respaldo central es algo más firme que en los laterales, pero no es algo que molestará en viajes de corta y media distancia, así que aprueba con muy buena nota. Algo que sí es para destacar es que para los que viajen en estas plazas habrá salidas de aire acondicionado independientes y dos puertos USB para recarga de aparatos electrónicos, como smartphones, por ejemplo.


Pero el Santa Fe siempre fue famoso por tener tres filas de asientos. Al igual que en otros productos de los segmentos C y D, se trata de un 5+2 en el caso del Hyundai. Si bien la segunda fila tiene 38 mm más de espacio para sus ocupantes que antes, así como el acceso a la fila final corrida también vio incrementado su espacio libre en 22 mm, el espacio no es el más apto para adultos.

El acceso a estas plazas se realiza volcando el respaldo más chico de la segunda fila (solo del lado de la vereda) y el hueco es bueno a lo alto, pero algo estrecho a lo ancho. Es más, podría decir que los asientos de la tercera fila son aptos solo para seres humanos de hasta 1,60 m de alto. Es decir, es un SUV para cinco pasajeros y otros dos ocasionales en un viaje corto. Estas dos plazas se pueden plegar 50:50 si no se utilizan para ampliar el volumen del baúl, que es otro de los puntos fuertes del Santa Fe.


Si el plantel familiar está completo en esta versión para siete pasajeros (en algunos mercados se ofrecerá con cinco para los Santa Fe más accesibles), entonces tendremos unos lógicos 625 litros. Rebatiendo la tercera fila pasaremos a 1.036 litros y en caso de máxima necesidad dispondríamos de hasta 1.695 litros, rebatiendo los respaldos posteriores en proporción 60:40 (los de la segunda) y 50:50 (los de la tercera fila).

Por debajo del piso del habitáculo está el auxilio, que no es del tipo temporario siendo un quinto neumático 235/60 R19 y de marca Continental. En defensa de Hyundai, con la tercera fila plegada no queda espacio para que vaya ubicado por dentro del habitáculo, pero su extracción es bastante más compleja que en los Santa Fe para cinco pasajeros que sí lo llevan por dentro del baúl.


Motor y transmisión

Al haber conservado la misma plataforma de segmento D de Kia-Hyundai, el nuevo Santa Fe no innova mucho en términos de mecánicas y transmisión, valiéndose de motores y cajas ya vistas en otros productos que comparten esta arquitectura. 

En algunos mercados donde se comercializan las mecánicas turbodiesel aparece una nueva caja automática de ocho relaciones (llamada A8LF1), por ejemplo, que sí veremos en Uruguay (cuando llegue), pero asociada a un motor que reemplazará al 3.3 V6. Se trata del Lambda II 3.5 MPI V6 con 280 cv de potencia y 336 Nm de par. También en otros países tendrá un 2.4 GDI con 188 cv, pero que acá no veremos.


Sí llegará el Theta II 2.4 MPI de la generación anterior, pero con algunos cambios. Es un 2.359 cc con 16 válvulas, cuatro cilindros e inyección indirecta secuencial multipunto con distribución variable CVVT. Produce 174 cv de potencia a 6.000 rpm con un torque de 224 Nm a 4.000 vueltas. Va asociado a una caja automática con convertidor de par y seis relaciones (llamada A6MF2). La tracción es delantera o integral AWD, como es el caso de la versión probada.

Tiene un comportamiento correcto para las intenciones de un cliente de estos SUVs en el promedio general, es decir, un uso más que nada familiar y sereno. Es cierto que en otras regiones este producto utiliza mecánicas más modernas, pero antes de que lo pregunten, no existe en ninguna región un Santa Fe con una motorización naftera y turboalimentada, algo que sí pasa ya con muchos, por no decir la mayoría, de sus rivales de segmento. Y en un lugar como Atacama, que está a 2.408 m sobre el nivel del mar, se nota esta falta de empuje.


La transmisión es muy suave en su funcionamiento, pero estando tan acostumbrados por estos días a las de doble embrague (incluso Hyundai las usa pero en los Tucson e Ioniq Hybrid, por ejemplo), queda algo por detrás de esas en términos de rapidez. Compensa con un paso muy lineal de marchas y pese a que muchos las reclamarán, los Santa Fe no cuentan con levas de cambio al volante.

Hyundai no declara prestaciones de consumos y durante el contacto en Chile no fue posible medirlos tampoco. Quedará para más adelante cuando (en algún momento) el Santa Fe ingrese al garage de Autoblog. Lo que sí hay son datos de aceleración de 0 a 100 km/h 11,5 segundos para esta versión con tracción integral y una velocidad final de 190 km/h. El depósito de combustible aloja 64 litros, mientras que el peso en orden de marcha es de 1.745 kg.


Comportamiento dinámico

Nunca había estado en una región tan elevada como San Pedro de Atacama y sus alrededores. Sí había pasado por otras partes de Chile, como Valparaíso en donde las elevaciones hacen ciertos estragos en las mecánicas aspiradas. Pero nunca vi cosa igual como la que experimenté en Atacama la semana pasada.

A más de 2.400 metros de altura un ser humano promedio se agita de atarse los cordones de los zapatos. Y los motores con aspiración natural se ahogan de una manera insoportable sin importar la potencia o el torque. Es acá donde las turbonafteras y turbodiesel juegan un mejor partido en la altura. Si bien me habían asignado un Santa Fe 2.2 CRDI con caja de octava automática, decidí usar el 2.4 MPI con la automática de sexta para hacerle justicia a lo que llegará a Uruguay.


Fue una decisión más que nada periodística. Pero en la convivencia con la altura y el apunamiento, una elección errada. El 2.4 MPI se sentía muy flaco y carente de respuesta en todos los momentos. Incluso pisando a fondo o asistiéndolo con la transmisión bajando hasta segunda marcha o en algunos casos, primera. Considero que si bien los paisajes de Atacama y sus alrededores te quitan el aliento a nivel metafórico, también lo hacen de forma literal a todo lo que precise del oxígeno para moverse.

Esto es algo que las marcas deberían considerar a la hora de hacer lanzamientos en un lugar que pueda limitar tanto las prestaciones de un producto. Es muy probable que este 2.4 tenga un comportamiento más justo a sus cifras en un terreno chato como el nuestro. Pero en Chile fue un verdadero "lamento boliviano". Nota a Hyundai Uruguay: ojalá me dejen probarlo cuando lo lancen acá a ver si se puede hacerle justicia a ese motor con nuestras "llanuras levemente onduladas".


Pero no todo fue quedarse sin aire allá arriba. El Santa Fe tiene algunas cosas para destacar de forma positiva. Por ejemplo, se lo nota aplomado y sólido, transmitiendo la sensación de ir en un producto de mucha calidad. Filtra bien la mayor parte de las imperfecciones del camino, aunque al tener semejantes neumáticos de 19 pulgadas de diámetro y 235 mm de ancho, en ocasiones donde el terreno no es el mejor, se pueden percibir algunos rebotes de la suspensión trasera.

La insonorización es correcta tanto a nivel de mecánica como también eólico. Solo recién pasadas las 4.000 rpm se dejará escuchar el 2.4 en el interior, aunque su sonido no es (tan) desagradable, pero en casos de asfaltos en mal estado o con una superficie rugosa, los neumáticos no aprueban con buena nota, dejando transmitir algunas rumorosidades hacia el habitáculo en estas situaciones puntales.


Tanto el motor como la caja se encuentran a gusto con un combo correcto. El 2.4 apenas se oye cuando está encendido, y la transmisión deja sacarle provecho a un impulsor que mueve con agilidad una carrocería que pasa los 1.700 kilos en orden de marcha, es decir, es un vehículo bastante pesado y se siente así en el andar. El conjunto permite trabajar al impulsor a 1.600 vueltas, para circular a 70 km/h en D6. Pasando a velocidades de ruta, la mecánica y caja trabajan viajando a 110 km/h con el selector en D6 a unas 2.500 rpm.

Ya que la menciono, la transmisión tiene marchas muy suaves. Al igual que las otras cajas de convertidor de par de Hyundai-Kia, sigue siendo algo perezosa y duda bastante en las recuperaciones de velocidad a la hora de elegir la relación más acorde. Y aunque se siguen notando, por lo menos se reducen (mucho) los patinamientos molestos que presentan cajas de este tipo pero de concepción menos moderna.


En relación al esquema del chasis, esta cuarta generación del Santa Fe utiliza una suspensión delantera McPherson y multilink atrás, en ambos casos con barra estabilizadora. Los frenos son de discos ventilados en el eje delantero y discos sólidos en el trasero.  La dirección, en tanto, es eléctrica de piñón y cremallera, de asistencia correcta en maniobras urbanas y de baja velocidad, aunque poco comunicativa y algo lenta de reacciones en maniobras de ruta.

La tracción puede ser delantera 2WD o 4WD que Hyundai llama H-TRAC con función "4WD Lock" que bloquea el reparto del par a 63% en el eje delantero y al 37% al posterior, y que tiene un funcionamiento ejemplar por la rapidez con la que trabaja. En los modos de manejo también cambian las condiciones de trabajo del sistema. Usando el "Eco", puede tener un reparto 100:0 u 80:20, mientras que en el "Comfort" puede ser 80:20 o 65:35, mientras que el "Sport" permite un 65:35 o 50:50, siempre hablando de eje delantero y trasero respectivamente. Los neumáticos en tanto, están pensados para el uso en asfaltos, por lo que no es de los SUVs más aptos para un manejo off-road, pese a tener un excelente sistema de tracción.


Equipamiento

Sin saber todavía la configuración que recibiremos en Uruguay, el Santa Fe probado en Atacama era el más equipado de la gama chilena, denominado Limited. Contaba de serie con: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo), climatizador automático de dos zonas con salidas de aire para las plazas traseras, espejos exteriores con plegado eléctrico y calefaccionados, asiento del conductor regulable en seis vías con ajuste lumbar eléctricas y dos memorias, asiento del pasajero regulable en cuatro vías con ajuste eléctrico, control de velocidad crucero, encendido de luces automático, luces de conducción diurna y de posición LED, luces traseras LED, faros antiniebla delanteros (con función de "luz de curva") y traseros, cámara de retroceso, sistema multimedia con pantalla táctil de siete pulgadas con AM/FM/Bluetooth/USB/Aux-In, Apple CarPlay y Android Auto, y reconocimiento de voz, sistema de apertura/cierre "manos libres" (Keyless), botón de encendido/apagado, segunda fila de asientos deslizable 60:40, respaldo trasero de la segunda fila reclinable y rebatible 60:40, tercera fila de asientos rebatible 50:50, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, barras de techo longitudinales, selector de modos de manejo ("Eco", "Comfort" y "Sport"), espejo interior con anti-encandilamiento automático y brújula, sensor de lluvia, asientos delanteros calefaccionados y ventilados, cristales traseros y luneta oscurecidos, Head-Up-Display, freno de estacionamiento electro-mecánico (EPB) con función "Auto Hold", tapizados en cuero, cargador inalámbrico para smartphones (Qi), portón trasero con apertura y cierre eléctricos, instrumental digital con pantalla de siete pulgadas configurable, techo solar eléctrico y panorámico, y llantas de aleación de 19 pulgadas sobre neumáticos en medida 235/60 R19.


Seguridad

La dotación de seguridad de esta versión Limited para el mercado chileno contaba con: seis airbags, frenos ABS, asistente de arranque en pendientes (HAC), controles de estabilidad (VSM) y tracción (ASR), anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles (solo en la segunda fila de asientos), monitoreo de presión de neumáticos (TPMS), alerta de cansancio del conductor (DAW), asistente de descenso en pendientes (DBC), cinco apoyacabezas, cinco cinturones inerciales de tres puntas, sistema de alerta de ángulo ciego (BCW), además del alerta de pasajeros traseros en el interior (ROA) con sistema de salida segura (SEA) que bloquea las puertas traseras si se aproxima un vehículo por detrás.

Si bien se sabe que en Uruguay tendremos una oferta similar en este sentido, en Europa el Santa Fe cuenta de serie con elementos de asistencia a la conducción tales como alerta de exceso de velocidad con reconocimiento de señales, alerta de cambio involuntario de carril, alerta de tráfico cruzado, conmutación automática de las luces de carretera y las de cruce en función de la situación de conducción, así como también frenado automático de emergencia. Por ahora se desconoce si estos ítems llegarán a las versiones que tendremos en Uruguay.


Conclusión

Chile no fue elegido al azar para presentar al nuevo Santa Fe para la región. En aquel mercado, se llegaron a colocar en 2017 más de 37.000 unidades, siendo que es un país con medio millón de autos nuevos comercializados por año. Después de Corea del Sur, es el segundo lugar donde mejor desempeño tiene este modelo en el mundo. Para Hyundai Chile era un lanzamiento más que importante y desde la semana pasada lo tienen a la venta con nada menos que 11 versiones con precios entre los U$S 25.800 y U$S 43.300. El evaluado, en tanto, vale del otro lado de Los Andes unos U$S 40.000.

El claim publicitario de este nuevo Santa Fe es "calm tech for quality time", es decir, "tecnología calma para tiempo de calidad", haciendo hincapié en que las soluciones del modelo deberían ayudar a que sus usuarios pasen mejor con sus familias. O algo así. Lugares como San Pedro de Atacama te pueden hacer experimentar como ningún otro ese fenómeno, porque es un espacio para descansar lejos del smartphone. No por la paz, sino porque la conectividad a Internet en ese pueblo es de las peores que vi jamás. Y eso que en algunos hoteles donde uno puede alojarse allá, la noche cuesta unos U$S 700.


Pero volviendo al producto que me llevó hasta allá, el nuevo Santa Fe es perfecto para irse hasta el rincón más árido del planeta. Es un SUV cómodo, bien terminado, equipado también y con un diseño que ahora luce más refinado que antes. Si bien una vez que arribe a Uruguay dudo que tenga esos precios tentadores como los que se pueden ver en el mercado chileno (beneficiado por muchos convenios de libre comercio y menos impuestos que nosotros), de todas formas será el encargado de mostrar qué tan alto puede llegar Hyundai en su gama de SUVs.

Hoy el universo de los sport utilities medianos de siete plazas está dominado por un producto de un segmento inferior al de este Santa Fe, y es el Volkswagen Tiguan Allspace (ver lanzamiento) por tener unos valores de venta muy competitivos y una relación precio/producto inmejorable. Pero tanto el Santa Fe como su competencia directa (Kia Sorento, Nissan X-Trail, Renault Koleos) juegan otro partido enfocado más en el cliente de estatus elevado. La semana pasada este Hyundai pudo trepar a más de 2.400 metros. Habrá que esperar si en el mercado local le permitirá tener el aire suficiente a esta cuarta generación para poder llegar a lo más alto de su segmento también.


A favor
  • Calidad de materiales y fabricación
  • Capacidades del baúl
  • Confort de marcha
  • Comportamiento dinámico
  • Diseño
  • Equipamientos de seguridad y confort
  • Habitabilidad general y espacio interior
  • Sistema de tracción integral

En contra
  • Capacidades off-road limitadas
  • Habitabilidad de la 3ª fila de asientos
  • Neumático de auxilio de acceso complejo
  • Lentitud de reacciones de la transmisión
  • Respuesta del motor en baja



FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 2.359
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 13,0:1
Diámetro x carrera (mm): 88,0 x 97,0
Inyección: indirecta electrónica secuencial multipunto con distribución variable CVVT
Potencia máxima (cv/rpm) 174/6.000
Torque máximo (Nm/rpm) 224/4.000
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática secuencial de seis relaciones
Tracción integral AWD con reparto del par a demanda y función "4WD Lock" 
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable (EPS)
FRENOS
Delanteros: de discos autoventilados
Traseros:de discos sólidos
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: tipo McPherson con resortes helicoidales y barra estabilizadora
Trasera:  independiente multilink con paralelogramo deformable y barra estabilizadora
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 235/55 R19
Rueda auxiliar: 235/55 R19
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 190
Aceleración 0/100 km/h (s) 11,5
Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: N/D
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 625/1.036/1.695
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.745
Largo total (mm) 4.770
Ancho total (mm) 1.890
Alto total (mm) 1.680
Distancia entre ejes (mm) 2.765
Capacidad del tanque de combustible (l) 64
Despeje al suelo (mm): N/D
Capacidades off-road (º): Ángulo de ataque: N/D - Ángulo ventral: N/D - Ángulo de salida: N/D

Galería: Hyundai Santa Fe 2.4 A/T AWD Limited | Créditos: Autoblog.

EQUIPAMIENTO (versión Limited para Chile):

EXTERIOR
Barras de techo longitudinales
Llantas de aleación de 19 pulgadas
Luces delanteras de posición LED
Luces dirunas LED
Luces traseras LED
Faros antiniebla delanteros (con función de luz de curva) y trasero
Techo solar panorámico y eléctrico
SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales delanteros, y de cortinas
Alerta de cansancio del conductor (DAW)
Asistente de descenso en pendientes (DBC)
Alerta de pasajeros traseros en el interior (ROA)
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Apoyacabezas delanteros (activos) y traseros (5)
Asistencia al arranque en pendientes (HAC)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control de estabilidad (VSM)
Control de tracción (ASR)
Frenos ABS
Monitoreo de presión de neumáticos (TPMS)
Sistema de alerta de ángulo ciego (BCW)
Sistema de salida segura (SEA)
CONFORT
Asiento del conductor regulable en seis vías con ajuste lumbar eléctricas y dos memorias
Asiento del pasajero regulable en cuatro vías con ajuste eléctrico
Asientos delanteros calefaccionados y ventilados
Botón de encendido/apagado
Cámara de retroceso
Cargador inalámbrico para smartphones (Qi)
Climatizador automático de dos zonas con salidas de aire para las plazas traseras
Cristales traseros y luneta oscurecidos
Control de velocidad crucero
Espejos exteriores calefaccionados con regulación y plegado eléctrico
Encendido de luces automático
Espejo interior con anti-encandilamiento automático y brújula
Freno de estacionamiento electro-mecánico (EPB) con función "Auto Hold"
Head-Up-Display
Instrumental digital con pantalla de siete pulgadas configurable
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema "one touch"
Portón trasero con apertura y cierre eléctricos
Respaldo trasero de la segunda fila reclinable y rebatible 60:40
Sistema multimedia con pantalla táctil de siete pulgadas con AM/FM/Bluetooth/USB/Aux-In, Apple CarPlay y Android Auto, y reconocimiento de voz
Sistema de apertura/cierre "manos libres" (Keyless)
Segunda fila de asientos deslizable 60:40
Selector de modos de manejo ("Eco", "Comfort" y "Sport")
Sensores de estacionamiento delanteros y traseros
Sensor de lluvia
Tapizados en cuero
Tercera fila de asientos rebatible 50:50
Volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad

PRECIO Y GARANTÍA:

No definido para Uruguay. Comercialización prevista para el segundo semestre del 2018.

COMERCIALIZA:


Hyundai Fidocar S.A. Florida 1234. Tel. 29031234. Web: www.hyundai.com.uy


(*) Viaje por invitación de Hyundai Uruguay