Salón de San Pablo 2016: Honda WR-V

sábado, 19 de noviembre de 2016



Así lucen las primeras imágenes del Honda WR-V, el nuevo crossover para el Mercosur. Llegará a Uruguay en 2017.
Una de las pocas novedades de peso presentadas en el Salón de San Pablo 2016 fue la develación del Honda WR-V. Se trata de un crossover derivado del monovolumen Fit que más allá de un aspecto diferenciado, promete ubicarse en precio por debajo del HR-V. Llegará a Uruguay el año que viene.


Cuando hace algunas semanas atrás Honda do Brasil nos anticipaba con un boceto al WR-V (ver nota) sabiendo que iba a compartir piezas con el Fit, muchos nos imaginamos otra cosa. Sin embargo, la marca nipona tomó directamente su monovolumen de segmento B y le inyectó "crossoverina", si es que existe ese químico del diseño.

Hablando en serio, Honda habla de este WR-V como un SUV, cuando en realidad estamos ante un crossover como pudieron ser en su momento los Sandero Stepway o CrossFox, es decir, productos que nacieron como hatchbacks a los que se los llevó a un planteo más aventurero. Sin embargo, la idea de Honda no es competir (solo) con ellos, sino también con los productos que estén por debajo de su hermano, el HR-V (ver lanzamiento). 


Fue desarrollado sobre la plataforma del Fit, al igual que el HR-V, pero en el WR-V el parentesco es mayor, ya que incluso comparte la estructura de la carrocería, los paneles laterales, el parabrisas, las puertas, ventanillas y las ópticas traseras. Las piezas propias del WR-V son todo el frontal, el portón trasero y las llantas de aleación.

Mientras el nombre HR-V significaba "Hi-rider Revolutionary Vehicle" (vehículo alto revolucionario) WR-V es una sigla para "Winsome Runabout Vehicle", que traducido torpemente al español sería algo parecido a "vehículo atractivo urbano". De todas formas me quedo con la definición de mi colega de Autoblog.com.ar que tituló su informe como "un Fit con tacos altos" (ver nota).


Honda no develó imágenes del habitáculo del WR-V, pero considerando que es un Fit por fuera, no sería ilógico que también lo fuera por dentro. Es una estrategia similar a la que usó hace dos años con el HR-V en el previo Salón de San Pablo, en el que las unidades expuestas no solo estaban cerradas, sino que tenían los vidrios con un grueso polarizado que no dejaba ver nada hacia adentro.

En relación a la mecánica, Honda no comunicó nada al respecto, pero se especula que será la ya conocida del Fit: 1.5 16v con 120 caballos de potencia. Al igual que en el monovolumen de Honda, en el WR-V se podrá elegir entre caja manual de cinco velocidades o automática CVT, mientras que a diferencia del HR-V, que en algunos mercados se ofrece con sistema de doble tracción, el WR-V se mantendrá sólo con tracción delantera.

El lanzamiento comercial en Brasil está previsto recién para mediados de 2017. A su vez, será el primer modelo en estrenar una nueva planta en aquel país, ubicada en la localidad de Itirapina, San Pablo. Su llegada a Uruguay está confirmada, y sería recién para finales del año próximo, aunque sin precios ni fechas develadas aún.