Ahora con toda la familia: Seat Leon ST Cupra

viernes, 23 de enero de 2015



Hasta 280 cv de potencia y carrocería para la familia. Seat presenta el Leon ST Cupra.
Siguiendo una receta similar a la vista hace algunas semanas atrás con la Volkswagen Golf R Variant (ver nota), Seat, empresa perteneciente al grupo alemán, presenta ahora a su hermana, la Leon ST Cupra. Comparte plataforma con la Golf, y dos opciones de motor, con 265 o 280 cv de potencia.


Este Seat León ST Cupra combina el diseño y la funcionalidad de una rural con las prestaciones de sus hermanos de cinco y tres puertas (ver nota). Esta variante "Sport Tourer" acelera de 0 a 100 km/h en solo 6.0 segundos y además lleva una capacidad de carga máxima de 1.470 litros.

La casa española ofrecerá en Europa dos "sabores" del conocido motor 2.0 TSI con doble inyección y distribución variable. Dependiendo de la versión, ofrece una potencia de 265 o 280 cv. El control de chasis adaptativo DCC, el diferencial autoblocante activo VAQ, la dirección progresiva, el Cupra Drive Profile, y los faros integrales de LED de serie son algunos de los elementos que la diferencian de la variante ST convencional.


La versión con 280 cv y cambio automático DSG opcional, se catapulta de cero a 100 km/h en tan sólo 6,0 segundos, tardando sólo una décima más con la caja de cambios manual. La velocidad máxima está autolimitada a 250 km/h. El par máximo de 350 Nm se mantiene constante entre las 1.700 y 5.600 rpm. Por su parte, la versión con 265 cv también alcanza el mismo valor de par máximo. Su aceleración de 0-100 km/h es de 6,2 segundos con transmisión manual y 6,1 segundos con el cambio DSG.

El consumo medio para las dos versiones se sitúa entre los 6,6 litros a los 100 km con el cambio DSG y los 6,7 litros con cambio manual. Estas cifras equivalen a unas emisiones de CO2 entre 154 y 157 gramos por kilómetro. Las prestaciones pueden mejorarse aún más con el Performance Pack, que incluye pinzas de freno Brembo más grandes, llantas específicas y neumáticos especiales.


El comportamiento dinámico queda en manos del control de chasis adaptativo (DCC), el diferencial autoblocante activo VAQ y la dirección progresiva. Por su parte, el ESC ha sido desarrollado específicamente para el nuevo modelo y permite elegir entre dos modos: el primero desactiva el control de tracción y pone el ESC en modo deportivo, y el segundo lo desactiva completamente.

Por fuera se diferencia de la versión tradicional por llevar un nuevo frontal con sus grandes tomas de aire y faros de LEDs integrales garantiza una mirada de gran alcance, mientras que en la vista posterior destacan el faldón del parachoques trasero con efecto difusor y los dos tubos de escape ovalados. Las llantas de aleación son específicas, las pinzas de freno son de color rojo y las ventanas laterales y luneta trasera van oscurecidas.


En el interior lo más significativo es el volante deportivo con levas de cambio para la transmisión DSG opcional, así como los asientos deportivos en gris oscuro Alcántara con costuras blancas. También están disponibles en tapicería de cuero negro con hilos de color blanco. Y para un máximo agarre, se ofrecen unos baquets de competición. Para completar el ambiente de competición, los pedales y zócalos de puertas están revestidos de aluminio.

También se puede personalizar la imagen con los acabados opcionales White Line, Black Line y Orange Line. Con esta posibilidad el marco de la rejilla frontal, las carcasas de los espejos y partes de las llantas de aluminio se presentan con pintura blanca o negra. Por su parte, en el acabado Orange Line los mismos elementos son del color naranja típico del Cup Racer de competición.