Prueba: Mahindra Pik-Up XL DC 4x4 2.5 CRDe (Parte 1)

martes, 28 de junio de 2011



Mahindra retorna a nuestro país con una nueva doble cabina, la Pik-Up.
Luego de casi cinco años Mahindra regresa con nuevo importador y productos completamente fabricados en origen. Robustez y el mayor espacio interior de las pick-ups medianas son sus principales argumentos. La prueba, luego del salto.

Mahindra no es una marca nueva en nuestro mercado. Hace aproximadamente quince años, llegaron algunos jeeps desde India bajo esta marca, pero con un régimen de ventas bastante magro. En 2004 la marca regresó a nuestro país con bombos y platillos, ya que la pick-up Cimarrón (Bolero en otros mercados) comenzaba a ser ensamblada en la planta de Nordex con motores Indenor 2.1 diesel que montaban los Peugeot 504 y 505 en los ochenta. Era un producto resistente en cuanto al chasis, pero poco confiable a nivel mecánico y en materia de calidad. Un vehículo rústico y anacrónico en serio. Muchas de estas pick-ups fueron a parar a divisiones del Estado y el otro tanto del stock que iba quedando fue revendido en plan refurbished a precio de feria americana, unos U$S 15.000. Luego sencillamente la marca desapareció del mercado por la puerta de atrás y Mahindra dejó de existir en Uruguay como tal. Un final poco digno para una marca que a nivel global tiene una reputación de vehículo confiable y duradero que acá fue opacada por malas decisiones empresariales.

Mahindra nació en 1945, en 1994 sufrió una reestructuración organizacional. El renombre de la empresa en el sector automotor de Oriente se relaciona directamente con la 2º Guerra Mundial, pues fue el vehículo con el que se movilizaban los soldados indios. Mahindra & Mahindra Ltda. conseguió por esos años la licencia americana para montar en India los vehículos Willys. La marca es, digámosle, salvando las distancias la equivalente a Jeep en Oriente. Hoy la empresa es el líder en fabricación de vehículos militares, blindados y tractores en India, y además sigue siendo el encargado de movilizar al ejército de aquel país. En 2002 Mahindra decidió lanzar al mercado global un nuevo modelo, el Scorpio, su primer SUV, que también llega a nuestro país, al igual que el modelo que evaluamos hoy, la Pik-Up.

Este modelo data de 2006 y también se la conoce en otros mercados como Goa o Scorpio Pick-Up, ya que el SUV deriva de la camioneta. Tiene un motor 2.5 turbo diesel intercooler de 105 cv y 258 Nm de torque a 1.800 vueltas. La Pik-Up tiene cuatro versiones en este momento, con una gama compuesta por variantes 4x2 y 4x4, que más adelante se ampliará con versiones cabina simple, tanto con simple como doble tracción. La marca ahora llega a nuestro país de la mano de un nuevo importador, Camur Automotores perteneciente al grupo de origen chileno Gildemeister, que también distribuye a la marca en aquel país. Ahora sí, vayamos de lleno con esta pick-up india, en su versión XL Doble Cabina 4x4 2.5 CRDe.

DISEÑO (3/5) 
El diseño no es uno de los fuertes de la Mahindra Pik-Up. Y este comentario no va en detrimento del producto. Es que no es por lo que intenta atraer a su clientela. El que lo ve por la calle reconocerá que es una Mahindra, por sus líneas cuadradas y toscas, probablemente lo haga dar vuelta más por sus dimensiones que por el atractivo en sí. Si hablamos de dimensiones, la Pik-Up tiene 5,118 m de largo, 1,770 m de ancho y la llamativa cifra de 1,942 m de alto, que como veremos más adelante, es maravillosa para lograr la mejor habitabilidad del segmento de las pick-ups medianas. Por su parte, la distancia entre ejes es de 3,040 metros. Es una pick-up grande en todas sus dimensiones y creemos que el diseño pasa por un segundo plano acá. Es una herramienta de trabajo y su función es cumplir con esa premisa, no ser elegante ni refinada. Como decíamos en el adelanto de la prueba, esto es una bota para montañas nevadas. Para diseños elaborados y aerodinámicos busquen algo para hacer jogging.


Aunque sea tosco, el diseño está a años luz de las Mahindra Cimarrón, con líneas más modernas, principalmente en el frontal que mantiene un aspecto rudo con paragolpes plásticos en negro y una trompa  alta. Al golpear los paragolpes con la mano notamos que por debajo hay refuerzos metálicos a lo alto y ancho del mismo, por lo que el plástico es una mera decoración. En la parte baja encontramos el siempre útil gancho de remolque, bien al alcance de la mano. 

En los extremos del paragolpes encontramos los faros antiniebla delanteros. Carece de los traseros. Los faros delanteros son de generoso tamaño, pero no envolventes. Cumplen bien su función gracias a un correcto poder lumínico. En la parrilla (esta sí, toda de plástico) encontramos el logo de Mahindra en el medio adornado por un aplique cromado vertical. En el capot hay una toma de aire falsa, ya que no lleva a ninguna parte. Es sólo decorativa, y le da un aspecto más rudo al frontal de la camioneta. Y nunca mejor usado este término. Estamos ante un pequeño camión.

Lateralmente la Mahindra no tiene vergüenza en mostrar lo alta que es. Hay mucha chapa, es cierto, pero si miramos con atención se reparte en 50/50 con la superficie vidriada. Hay estribos de caño, útiles para los más bajos de estatura, pero a tener cuidado, ya que en la mayoría de los casos al bajar estarán sucios y pueden ensuciar la ropa. Coquetos abstenerse. Los espejos están pintados en color negro y son generosos en tamaño, al igual que las manijas de puerta que no van pintadas, sino que mantienen el plástico negro. Una cosa que nos llamó la atención es que en los laterales hay emblemas diferentes. En el guardabarros derecho dice marca y modelo, mientras que en el izquierdo declara la mecánica.


Los neumáticos son de una marca desconocida para nosotros hasta ahora. Son unos Elanzo modelo JK Tyre en medida igualmente extraña: 245/75 R16. Van montados sobre llantas de chapa de 16 pulgadas pintadas de negro. En las versiones dos versiones están cubiertas por una taza plástica que simula una llanta de aleación, pero en las versiones 4x4, el importador se las quita y dejan la llanta a la vista.  Personalmente las prefiero así, ya que le dan un aspecto más “guerrero”.

En el eje delantero se aprecian los cubos del diferencial tapados por un aplique que dice 4WD. En los costados de la caja hay cuatro ganchos para sujetar objetos y dentro de la misma encontramos una barra protectora para la luneta. El depósito de combustible trabaja con la llave y no con el bloqueo central.


En la parte trasera como en varias pick-ups luce un gran adhesivo con el nombre de la marca a lo ancho, acompañada por los emblemas antes mencionados también presentes en los guardabarros. Hay una pequeña manija de puerta trasera para acceder al espacio de cargas y la tapa puede ser desmontada fácilmente. La tercera luz de freno está por dentro de la luneta. Una de las contras de este sector de la Mahindra Pik-Up, es que el paragolpes carece de una superficie como para subir a la caja, es decir, no tiene un escalón. Siendo un vehículo de trabajo, este aspecto debería ser revisado. En la tapa de carga encontramos dos ganchos más, totalizando diez por fuera de la caja. Curiosamente, dentro de la misma no hay anillas o ganchos para amarrar carga al suelo de la camioneta.

INTERIOR (4/5) 
La apertura se realiza con una llave acompañada de un llaverito, muy a los noventas, con tres botones. Uno para cerrar, otro para abrir y otro que dispara la alarma con la bocina, por si alguien merodea el vehículo y le queremos dar sólo un susto.

Ingresar a la Mahindra es una tarea de alpinismo. El asiento está alto de por sí, la camioneta tiene un despeje de 210 mm y al entrar la cabina recuerda a la de un camión liviano. Ahí, los más petisos deberán muñirse de los mencionados estribos. Una manija a la altura del parante A no vendría nada mal. Ya una vez subidos, encontramos una posición de manejo alta. Presenta regulación en altura con una gran palanca en el costado que recuerda a la de un tragamonedas. No nos gustó la verticalidad del parabrisas y su cercanía con el cuerpo de los ocupantes. Hay poca distancia entre el final del capot de la camioneta y los que van en las plazas delanteras. Es una sensación rara a la cual uno se va acostumbrando. De todas formas, la posición de manejo no es cansadora, a pesar de la butaca alta tipo furgoncito. La contextura de la misma es media, sin sujeción lateral y un tapizado rústico listo para ser duramente castigado por el constante trajinar de tareas duras. Los apoyacabezas son mucho más duros que las butacas en sí.


En el panel hay, obviamente, plásticos duros pero de buena calidad. De todas formas hay algunos detalles de calidad que no nos conforman, como el material de la tapa de la guantera o en el que están realizadas las salidas del aire acondicionado. Luego el tacto de las perillas y teclas están pensadas para ser operadas con guantes o con manos de dedos gordos. El volante es plástico y alberga la bocina en el centro. Tiene mucho diámetro, que junto a las tres vueltas y media que tiene de tope a tope, demanda algo de trabajo extra en maniobras trabadas. De todas formas la asistencia de la dirección compensa en parte eso. En los paneles de puerta están las manijas de plástico y además en la del conductor están los comandos de los espejos eléctricos y bloqueo central.

El tablero de instrumentos ofrece cuatro instrumentos con agujas. En el centro está el velocímetro en escala doble, kilómetros por fuera y millas por dentro, y un pequeño display digital para el odómetro total y parcial. A la izquierda del velocímetro está el tacómetro (que corta a las 3.800 vueltas, pero no marca la zona roja) y a la derecha los medidores de combustible en el tanque y de temperatura de agua del motor. Luego acompañan testigos varios, como por ejemplo, los de la conexión de la tracción integral.


En la consola central encontramos un aplique símil carbono que no condice mucho con el espíritu de esta pick-up, pero que tampoco desentona. En la parte superior de la consola hay dos salidas centrales de aire acondicionado y el comando de la baliza. En el centro del panel está el equipo de audio doble DIN, uno de los aspectos de equipamiento más destacados del interior de la Pik-Up. Tiene reproductor de CD, MP3 y conexión auxiliar y USB. Cuenta con cuatro parlantes y suena bien, sin ningún tipo de interferencias. Además, es un equipo sencillo de operar, gracias a botones grandes y de fácil interpretación.

Por debajo del equipo de audio encontramos los mandos del aire acondicionado, de accionamiento manual. Funciona correctamente y las perillas tienen un tacto agradable. Luego hay cuatro teclas de las cuales una tiene función, es la del desempañador de luneta. Por detrás de la consola está el comando de caja, tres portaobjetos, el cenicero y la perilla para la conexión de la doble tracción. Más atrás están, mal ubicados, los comandos de los levantavidrios eléctricos. Al estar entre medio de las dos butacas, para el conductor la tarea de llegar a ellos es aún más compleja, ya que el freno de mano interfiere en el medio. En las puertas traseras están bien ubicados, pero en plan de demandar ergonomía, preferimos que estén en el panel de puerta.


Las plazas traseras de la Mahindra son uno de los principales argumentos de venta. Son enormes, en todas las direcciones. Ese diseño cuadrado y poco aerodinámico es el precio a pagar por obtener la mejor habitabilidad del segmento de las pick-ups medianas. Tres adultos, grandes como mineros rusos, pueden ubicarse plácidamente en esas plazas. El piso es casi plano, e incluso en el medio se viaja cómodamente. El único inconveniente es que en materia de seguridad no está pensado para tres adultos, ya que hay sólo dos apoyacabezas y dos cinturones de tres puntas. El central es del tipo abdominal y el apoyacabezas brilla por su ausencia. Siendo la única camioneta que puede acomodar sin problemas a tres pasajeros grandes, es una lástima que tenga ese faltante. Incluso en el medio hay un apoyabrazos, pero que como es blando, no complica el confort en ese lugar y el respaldo tiene una ligera inclinación, mejorando un punto conflictivo de varias pick-ups. En materia del confort abordo, hay que hablar de la presencia de levantavidrios traseros, dos salidas de aire acondicionado y una luz de techo para los que viajen atrás.


El espacio de cargas es de los más amplios de la categoría, con una tonelada de capacidad. La caja también contribuye con esta cifra, ya que es generosa en dimensiones y los pasa ruedas no invaden tanto el espacio de la caja. Yendo a las dimensiones tiene un largo de 1,489 m, ancho 1,520 m y un alto de 0,550 m. Como decíamos antes tiene diez ganchos en la parte externa de la caja, por si se precisa sujetar la carga y hay también una barra para proteger la luneta de la carga. Lo que le faltaba a nuestra unidad era un protector de caja, que se ofrece como equipo opcional. Si lo puede costear hágalo, ya que es un elemento vital para proteger uno de los elementos vitales de esta herramienta de trabajo. El auxilio, como en varias pick-ups, se encuentra por debajo del piso de la caja y va asegurado con una tuerca. Es del mismo tamaño y marca que las otras cuatro. Hay que tener en cuenta que, a la hora de sacar el auxilio va haber que meterse por debajo de la camioneta. El gancho de remolque trasero está ubicado abajo en el chasis. Preferimos una solución similar a la del gancho frontal, que está bien a la vista.

MOTOR (4/5) 
Es raro por estos días hablar de diesel en nuestro país. El 99% de lo que se vende hoy es nafta, y contados son los casos en los que podemos escuchar un gasolero nuevo. En el caso de Mahindra, en la Pik-Up, la oferta está compuesta por un motor Mahindra 2.5 (2.490 cc para ser precisos) turboalimentado con intercooler y 105 cv de potencia a 3.800 rpm. Tiene un torque bestial de 258 Nm a tan solo 1.800 vueltas. Esto además va acompañado de una caja de quinta con las tres primeras marchas bien pegadas, algo que permite arrancar en un semáforo en tercera y que el motor siga tirando sin problemas. Algo realmente sorprendente. Como ventaja, este motor al trabajar con la norma Euro II soporta el gasoil común, algo que en el interior de nuestro país sabrán apreciar al máximo.


Pasando a lo que nos dejó en sensaciones este motor tenemos que decir que es siempre vigoroso en su respuesta, gracias a que tiene el torque en su máximo esplendor bien abajo en el tacómetro. Al acelerar, la mecánica no defrauda y el motor pide cambios, hasta llegar a la cuarta. Ahí el indio descansa y la ruta encuentra a la Pik-Up como una camioneta que se desenvuelve bien para hacer largos tramos. Por ahí se torna demasiado rumorosa por encima de las 3.000 rpm, pero llevándola a 90 km/h a régimen medio, el gasolero sólo se escucha como en cualquier otra doble cabina de su categoría. En ciudad se comporta satisfactoriamente, siempre con una respuesta inmediata del dos quinientos, asistido por una primera efímera, que se ve auxiliada por una segunda que nos llama enseguida que pisamos un poco más con el pie derecho. Con la concepción espartana que tiene, lejos del tan popular downsizing, o de los motores common rail, este 2.5 puede soportar el gasoil común, y eso es un diferencial que su competencia ya no puede mantener a tiro, más si consideramos a una pick-up como herramienta de trabajo.

La Mahindra Pik-Up tiene no tiene declarados los datos de velocidad máxima o de aceleración de 0 a 100 km/h. El consumo declarado es sólo el promedio, que está en el orden de los 10 l/100 km.


Galería Mahindra Pik-Up XL DC 4x4 2.5 CRDe
Prueba interior Mahindra Pik-Up XL DC 4x4 2.5 CRDe


Prueba: Mahindra Pik-Up XL DC 4x4 2.5 CRDe (Parte 2)

10 comentarios:

  1. Estimado Gran Jefe Rodrigo, excelente exposición del vehículo presentado, como es tu costumbre, detallándonos todo. Como comenté en la presentación, sigo opinando que no es el vehículo idóneo para nuestro país en el 2011; quizás 20 años atrás, con este mismo diseño, motor diesel y contenido, hubiera tenido alguna aceptación, hoy no.
    Como complemento creo que se las venderán al estado para el Ministerio del Interior y/o Ministerio de Defensa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Esperare la segunda parte, como siempre. Igualmente es de los vehículos que cuanto mas los ves en detalle menos te gustan. Lamentablemente para el que los venda. Porque tendrá que hacer una venta muy teórica y basada en la numerologia, jeje. Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  3. Robustez, que significa? a no confundir Robusto con Betusto. Esto está más cerca de betusto que de robusto. Robusta es una Hilux, irrompible. Esta cosa, basta ir a cualquier seccional policial del interior y estan de cotelete con los elásticos reventados asi que robustez, si robustez es sumar KG y FIERRO, yo diría que es como volver al pasado. ¿Se imaginan una curva en ruta con la camio de cotelete y una tonelada en la caja?

    Redactor en la sumatoria del Maruder de ayer y la Marindia de hoy ah perdon Mahindra era jeje... me pregunto usted nos está preparando para alguna incursión bélica? jejeje

    Lo que si me ha sorprendido es que si bien a modo "forzado" le han logrado meter cierto confort al interior dotandolo de un equipo bastante completo y actualizado. No lo espraba asi. Inexplicable la ubicacion de los pulsadores de vidrios eléctricos. También la cercanía de la perilla selectora de tracción, una tentación para los curiosos acompañantes. También me llama la atencion que el volante está corrido como 10 cm a la izquierda, como los landrover defender. Lo habrán copiado? jeje. Un montón de cosas me llaman la atención pero recomiendo leer el análisis, va a aportar mas que yo. Saludos

    ResponderEliminar
  4. El test impecable como siempre, detalle por detalle como dice quien considero el capo de los test de autos, el argentino Eduardo Smok.
    En cuanto a la fiabilidad o robustez de la camioneta habría que esperar que pase unos años para ver como le va, la comparación con la antigua Mahindra ensamblada en nuestro país no me parece adecuada ya que aquella era ensamblada en nuestro país valga la redundancia, y a mi modo de ver con esto ya basta para que sean vehículos totalmente distintos. Los Mahindra tienen una muy buena reputación a nivel global en cuanto a robustez y fiabilidad, pero como dije antes habrá que comprobarlo con el paso de los años.
    Lo cierto es que en los papeles no tiene nada que envidiarle a una Hilux 2.5 o una S10 2.8 (la versión básica) que vienen muy similares en cuanto a equipamiento en comparación con la camioneta evaluada.
    Y lo del motor que funciona con gas oil comun, el lamentable que esto represente una ventaja, pero efectivamente lo es, y es una muestra clara del país donde vivimos.

    ResponderEliminar
  5. felicitaciones, excelente el test, soy fanático amateur de los autos, suscripto a esta página como a cuanta de autos hable, los detalles y la calidad de lo observado no le envidia a ningún sitio argentino es mas, a muchos les pasaría el trapito!, nuevamente felicitaciones.
    Respecto a la camioneta, perdón muchachos! pero a mi me gusta, creo que realmente me sirve para mi trabajo en el campo y me permite algo mas de comodidad, ahora, los precios... es mucha plata para ver que pasa, creo que si costara algo menos me tiraba, pero lamentablemente mas vale malo conocido que bueno por conocer, si no la meten por precio... convengamos que es prácticamente un auto nuevo, por lo visto no se puede comparar a lo que ofrecían antes. No puedo creer, motores del 80! de los 505!!! que disparate, de lo que uno se entera por aquí. Saludos a todos y nuevamente felicitaciones, cada vez mas adicto a este sitio!

    ResponderEliminar
  6. Este auto da miedo, que le fallen los frenos y se te venga encima...

    ResponderEliminar
  7. @Anónimo ¡Gracias! Esperamos verte comentando más seguido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Es un auto muy bueno!! Feo, pero muy resistente. Aca en Brasil se ensambla en Manaus, CKD, con las piezas de India...los modelos Pick-Up e SUV.

    Una duda: Las patentes del departamento de Maldonado no se habia cambiado para el padrón Nacional???

    ResponderEliminar
  10. Comparto con Leonardo, el mejor haciendo test Eduardo Smok, igualmente (sin desmerecer su trabajo) muy bueno el test. La camioneta, esta interesante, aunque quedo un poco "viejita" en aspecto y al parecer tambien en tecnologia... Saludos a todos.

    ResponderEliminar

------------------------------------------
Aviso: Los comentarios no relacionados con los artículos y/o agresivos, así como links a webs externas, serán borrados. Los usuarios reincidentes podrán sufrir la cancelación de su cuenta de comentarista.

Autoblog Uruguay pone en conocimiento de sus lectores que no se hace responsable penal o civilmente, por las opiniones que viertan personas ajenas al sitio.

Por consultas: contacto@autoblog.com.uy
------------------------------------------

Autoblog Uruguay - autoblog.com.uy. | Equipo | Versión para móviles | Escribinos | Volver arriba