Es oficial: así es la séptima generación del Mercedes-AMG SL

martes, 2 de noviembre de 2021



Mercedes-AMG reveló a la séptima generación del SL, que ahora pasará a ser un 2+2.

Mercedes-AMG, la división deportiva de Mercedes-Benz, reveló a la séptima generación de su roadster más icónico, el SL. Reemplaza al modelo lanzado en 2012, siguiendo con la tradición del Sport-Leicht de la firma de Stuttgart. Tendrá dos versiones: SL 55 (476 cv) y SL 63 (585 cv), ambos con tracción integral.

Denominado como R232, la séptima generación del Mercedes-Benz (ahora Mercedes-AMG) SL reemplaza al R231 lanzado en 2012. Pasa a ser un cabrio de cuatro plazas (2+2, en realidad), mientras que la histórica configuración roadster en este segmento quedará reservada al AMG GTC Roadster, también dentro de la gama Mercedes-AMG. El SL puede llevar en sus plazas traseras a personas de hasta 1,50 m.

Utiliza y estrena una plataforma de aluminio totalmente nueva, que consiste en un marco espacial y una estructura de carrocería autoportante, proporciona una base significativamente más rígida que la del SL anterior, que utilizaba la plataforma MRA (Modular Rear Architecture) de Mercedes-Benz. Se afirma desde la marca que la rigidez transversal es un 50% más alta que con la plataforma utilizada por el GTC Roadster y se dice que la rigidez longitudinal es un 40% mayor en comparación. El peso de la carrocería en bruto es de unos 270 kilogramos.


Entre los atributos característicos del diseño de la carrocería cabe mencionar la batalla larga, los voladizos cortos, el capot largo y el habitáculo situado en una posición atrasada, con un parabrisas muy tendido, y la rotunda zaga. La parrilla del radiador específica de AMG tiene 14 lamas verticales recuerdan al arquetipo de todos los modelos SL, el legendario bólido de competición 300 SL del año 1952. Otros elementos característicos del diseño son los faros planos LED de contorno con técnica DIGITAL LIGHT y las luces traseras, también planas, formadas por diodos luminosos.

Un ítem técnico destacado del desarrollo aerodinámico es el sistema activo de regulación del aire AIRPANEL, formado por dos componentes. El primer elemento utiliza lamas verticales, ocultas detrás de la toma inferior de aire en el faldón delantero. El segundo componente, situado detrás de la toma superior de aire, consta de lamas horizontales. En su posición básica, todas las lamas están cerradas. En esta posición reducen la resistencia aerodinámica y permiten dirigir el aire de forma precisa hacia los bajos del vehículo. 


Con ello disminuyen aún más las fuerzas ascensionales en la sección delantera. Una vez que se ha alcanzado una temperatura determinada en componentes definidos, y si la demanda de aire de refrigeración es especialmente elevada, se abren las lamas (en el segundo sistema más tarde, al alcanzarse una velocidad de 180 km/h) y dejan pasar el caudal máximo de aire de refrigeración hacia los intercambiadores de calor.

El posicionamiento más deportivo del nuevo SL fue un argumento importante a la hora de optar por una capota de lona con accionamiento eléctrico en lugar del techo retráctil de metal del modelo antecesor. La disminución del peso en 21 kilogramos y la posición más baja resultante del centro de gravedad repercuten positivamente en el dinamismo de conducción y en la maniobrabilidad del roadster. El plegado en Z ayuda a ahorrar espacio y peso, y permite renunciar a una tapa convencional para el compartimento de la capota.

La operación de apertura y de cierre se completa en solo 15 segundos y puede ejecutarse durante la marcha, hasta una velocidad de 60 km/h. Para manejar la capota se pueden utilizar tanto la regleta de interruptores en la consola central como la pantalla táctil multimedia, en la que una secuencia animada muestra el avance del proceso.


La transmisión será en todos los SL la AMG SPEEDSHIFT MCT 9G. Un embrague húmedo para el arranque sustituye al convertidor de par. Este componente contribuye a reducir el peso y mejora con su menor inercia de masas la respuesta a las órdenes transmitidas mediante el pedal acelerador, especialmente al acelerar con rapidez y en los cambios de carga.

En la fecha de lanzamiento al mercado, el nuevo SL estará disponible con un motor AMG V8 bi-turbo de 4.0 litros en dos niveles de potencia. Ambos propulsores se montan exclusivamente a mano de acuerdo con el principio «One Man, One Engine» en la planta de la empresa situada en Affalterbach, Alemania. El propulsor incorporado en el modelo tope de gama SL 63 4MATIC+ desarrolla una potencia de 585 cv y pone a disposición un par máximo de 800 Nm en una amplia gama de revoluciones, de 2.500 a 4.500 rpm. La aceleración de 0 a 100 km/h no dura más de 3,6 segundos, y la velocidad máxima asciende a 315 km/h. 

En el SL 55 4MATIC+ el grupo V8 desarrolla 476 cv de potencia y un par máximo de 700 Nm. El sprint de 0 a 100 km/h acaba a los 3,9 segundos, y la velocidad máxima se alcanza a los 295 km/h. Más adelante ofreceremos el SL también con una potente propulsión híbrida de altas prestaciones. El principio rector de la estrategia de propulsión AMG E PERFORMANCE es ofrecer una cadena cinemática electrificada que incremente una vez más el dinamismo de conducción, sin dejar por ello de ser altamente eficiente.


Video: Mercedes-AMG SL (R232)