Renovación profunda: Audi actualizó al Q7 para Frankfurt

jueves, 27 de junio de 2019



Audi renovó al Q7 actualizándolo tanto a nivel estético exterior e interior, así como en materia de motorizaciones.
El Audi Q7 recibió una actualización general, tanto visual como técnica. La tecnología de hibridación ligera Mild Hybrid, el interior con tablero digital y los faros opcionales HD Matrix LED incluyendo iluminación Audi láser, son algunas de las características más destacadas.


El Audi Q7 muestra elementos SUV característicos del nuevo lenguaje de diseño de Audi. Eso incluye la gran parrilla Singleframe octogonal, con seis barras verticales cromadas como estructura. Los faros, disponibles opcionalmente con tecnología HD Matrix LED incluyendo iluminación Audi láser, realzan la anchura del modelo con su contorno y su firma lumínica. En la parte posterior, una llamativa banda cromada crea la conexión visual entre los estilizados grupos ópticos traseros.

Audi ha realzado sustancialmente las cualidades dinámicas del Audi Q7. La estabilización activa antibalanceo está disponible como opción. Las barras estabilizadoras ajustables de este sistema reducen el movimiento de la carrocería al circular por carreteras con firme irregular. Cuando se practica un estilo de conducción deportivo, las barras se encargan de mitigar sustancialmente la tendencia de la carrocería al balanceo cuando el vehículo se inscribe en las curvas.


La dirección integral a las cuatro ruedas también está disponible opcionalmente. A baja velocidad, permite a las ruedas traseras girar hasta 5 grados en dirección opuesta a las delanteras, mejorando así la agilidad. Circulando en autopista, las ruedas traseras giran ligeramente en la misma dirección que las delanteras, para conseguir una estabilidad superior.

Todos los motores del Audi Q7 se combinan con un cambio tiptronic de ocho velocidades y con la tracción total permanente quattro. En el lanzamiento al mercado se ofrecerán dos versiones turbodiesel. Unos meses después, en septiembre, se unirá una versión naftera, seguida de una variante híbrida enchufable. La tecnología Mild Hybrid de serie tiene un papel fundamental en la eficiencia de estos motores. En condiciones de utilización real, esta tecnología según Audi puede reducir el consumo de combustible hasta en 0,7 litros cada 100 kilómetros.


Su componente principal es un alternador-motor de arranque por correa (BAS), que alimenta un sistema eléctrico principal de 48 voltios, en el que una compacta batería de iones de litio almacena la energía. En las frenadas, el BAS puede recuperar hasta 8 kW de energía eléctrica y dirigirla a la batería. 

Si el conductor levanta el pie del acelerador a velocidades de entre 55 y 160 km/h, el Audi Q7 puede recuperar energía o avanzar en modo de marcha por inercia con el motor apagado hasta 40 segundos. El dispositivo BAS vuelve a arrancar el motor en cuanto se pisa de nuevo el acelerador, de un modo más rápido y suave que un motor de arranque convencional. El sistema start-stop opera automáticamente a velocidades inferiores a 22 km/h.