Así se recarga un auto eléctrico o PHEV en la Ruta Verde

lunes, 28 de mayo de 2018



Utilizando un BMW 330e iPerformance como "conejillo de indias", salimos a probar cómo es usar la "Ruta Verde" de UTE.
Durante el contacto con el BMW 330e iPerformance, que podrán leer en unos días, Autoblog aprovechó la ocasión para recargar las baterías de este híbrido enchufable en uno de los puntos de carga de la denominada Ruta Verde de UTE y MIEM. ¿Cómo nos fue? Seguí leyendo.

Como bien sabrán, El mayor cambio que enfrentarás usando un vehículo 100% eléctrico o un híbrido enchufable (PHEV por sus siglas en inglés) frente a un vehículo convencional, es el momento de recargar de energía su batería. También son productos más accesibles que sus pares a combustión. En Uruguay cuentan con una reducción de Impuesto Específico Interno (IMESI) a vehículos híbridos y eléctricos vigente desde el año 2012 (ver decreto).

Los lugares donde se hace la carga de la batería de un PHEV o de un EV (vehículo eléctrico por sus siglas en inglés) serán diferentes pues se pueden realizar en vía pública, en tu domicilio y hasta en tu lugar de trabajo. La velocidad a la que estás acostumbrado también cambia y hasta la forma en que se paga por la misma, todo es nuevo, pero como veremos, muy simple de utilizar. Aunque todavía tiene algunos puntos por mejorar, que también intentaré demostrar en este informe.


Para demostrar cómo funciona el sistema de la Ruta Verde del MIEM y UTE en colaboración con las estaciones de servicio de Ancap (ver nota), es que utilizamos un BMW 330e iPerformance que es un híbrido enchufable que cuenta con conjunto mecánico compuesto por un motor 2.0 litros cuatro cilindros con turbo de 184 cv junto a uno eléctrico de 88 cv, produciendo un total de 252 cv (ver lanzamiento).

El punto de recarga utilizado en este caso es el más cercano a Montevideo que tiene un cable extensor en los cargadores, y que está ubicado en la Ancap Aeropuerto (Ruta 101 km 19, Canelones). Allí la potencia de carga es de 43 kW, que para la batería del 330e es más que suficiente para realizar una carga completa en algo menos de una hora en los llamados Sistemas de Alimentación de Vehículos Eléctricos (SAVE).


En este producto la batería es recargable completamente en 3 horas utilizando el cable de recarga estándar que se entrega con el auto (no provisto por BMW Uruguay en la unidad de pruebas) que se conecta a una toma de corriente doméstica convencional. Con el BMW i Wallbox, la recarga tarda 2:12 horas en total o un 80% en 1,6 horas con un conector 3,7 kW (16 A/230 V), como es el caso del punto de la estación mencionada. Todos los vehículos que se comercializan en Uruguay vienen con el conector "tipo 2" aprobado por UNIT (normas: UNIT – IEC 61851-1:2017 y UNIT - 1234:2016).

Para utilizar los puntos de recarga pública SAVE, hay que tener una tarjeta que UTE provee a aquellos usuarios de vehículos eléctricos o PHEV. Se consigue mediante un trámite gratuito realizable a través de la web de UTE (ver página) y el cobro del servicio se sumará a la factura doméstica del cliente. Todavía no se fijó un costo, dado que dependerá del uso que realice cada cliente en sus respectivas cargas públicas. BMW Uruguay me dio una tarjeta para que pudiera hacer estas pruebas, a costo de la empresa.


Este proyecto hoy llamado "Ruta Verde" está en la "Fase 1", que implica un corredor que une la ciudad de Colonia del Sacramento en el departamento de Colonia, con la ciudad de Chuy en el departamento de Rocha, pasando además por los departamentos de San José, Montevideo, Canelones y Maldonado. Este corredor implica aproximadamente 550 km, dadas las autonomías actuales de los vehículos eléctricos se definieron puntos que distan en el entorno de los 60 km.

Los pasos a seguir son la "Fase 2", una red de recarga nacional que incluye la extensión de a todo el territorio nacional, aprovechando la curva de aprendizaje de la primera fase, abarcando todos los departamentos del país, luego de incorporadas las dos primeras fases, la red contará con más de 60 puntos de carga, mientras que la tercera fase incluye la instalación de una red de recarga súper rápida, con SAVE que permiten cargar en corriente continua.


Pero yendo al mundo real, en mi caso fui un domingo en la mañana a cargar el 330e. Llegué a la estación a las 10:26 am con un 90% de carga de la batería (recargándola en movimiento con el modo Save Battery del vehículo. Para habilitar el punto de carga, el wallbox pide que se pase la tarjeta por delante de un lector y luego, se toma el enchufe y se bloquea el vehículo, para que ningún "gracioso" lo desconecte, así como también por cuestiones de seguridad. En el wallbox, si todo va bien, se encenderá una luz azul, al igual que en el conector del 330e.

Luego de comprar el diario y tomar un café, a las 10:44 am volví al auto, pasé la tarjeta de nuevo para terminar la recarga, lo desbloquée, y desconecté el cargador del BMW. De todas formas, estas instrucciones están explicadas en un cartel al lado del punto de carga, lo cual es positivo. Al subirme pude ver en el tablero que se había alcanzado el 99%. Es decir, para un 9% de recarga en ese punto, se demoran unos 18 minutos. Así que en teoría, con 50 minutos más, se podría cargar casi el 100% de la batería.


Todo muy sencillo de usar y bien claro. Pero los SAVE, como dije más arriba, todavía no están desarrollados del todo. En esta estación a la que fui, hay un solo cargador. Es decir, si hay otro vehículo utilizándolo, no habrá chance de recargarlo hasta que ese termine y eso podría demandar más de una hora, dependiendo de cada auto. De todas formas, está previsto que en las siguientes fases, esto se mejore con más cargadores por cada uno de los puntos. En toda la "Ruta Verde", hay un solo punto con dos cargadores, ubicado en Jose Leguizamón 3463, Montevideo, y que tiene la menor potencia de toda la red: 7,4 kW. El resto va entre los 22 kW y 43 kW.

Por otra parte, está situado en un espacio que no permite que el usuario ocupe el tiempo en otra actividad mientras su vehículo se carga. Es decir, los SAVE podrían aprovecharse más en centros comerciales (shoppings, supermercados, zonas gastronómicas, etc.) en donde uno suele pasar más de una hora "dando vueltas". Es decir, en una estación de servicio, no hay mucho para hacer fuera del auto. Porque recordemos que para que se cargue, el vehículo debe quedar bloqueado y sin gente adentro.


Por más que los PHEV no dependen de estos puntos de recarga para poder moverse, dado que pueden cargar sus baterías mediante energía cinética convertida a eléctrica, los vehículos 100% eléctricos sí están "atados" estos espacios de carga, así como a las tomas domésticas que tenga cada propietario ya sea en su hogar o en un lugar de trabajo.

La "Ruta Verde" es un buen primer paso para comenzar a popularizar estas nuevas formas de movilidad. Su limitación más grande hasta ahora es la falta de más puntos de carga rápida (en los alrededores de la capital solo hay uno) así como también la ubicación de los mismos o la cantidad de cargadores disponibles en cada uno. Será cuestión de esperar a que UTE y el MIEM activen la segunda y tercera fase para poder superar esos inconvenientes iniciales.