Primera impresión: Suzuki Swift 1.4 16v GLX M/T

jueves, 31 de marzo de 2011



Exteriormente aparenta ser un restyling, pero no, se trata de un modelo completamente nuevo
Luego de seis años de vida, a la generación pasada del urbano de Suzuki le llegó un relevo. Tuvimos contacto con una de las primeras unidades que llegó a nuestro país. Un informe completo después del salto.

Exterior

Aunque parezca un restyling no lo es. Se trata de un modelo completamente nuevo, no como los “nuevos modelos Mercosur”, sino que parte de una nueva plataforma y equipa una nueva motorización. Si miramos la ficha técnica, el Swift crece quince centímetros en su largo total, ubicándose ahora en los 3,85 metros. La distancia entre ejes aumenta hasta los 2,43 metros, mientras que el alto crece apenas un centímetro, alcanzando los 1,51 metros. El ancho no sufre variaciones significativas (menos de un centímetro).


Pasando al diseño, mantiene la esencia de su antecesor, pero con los cambios justos para darle una dosis de juventud y deportividad. A grandes rasgos, es muy parecido a su antecesor, tanto que es fácil confundírselos si no estamos atentos. Es en los detalles donde el nuevo Swift marca la diferencia.

En el frontal las ópticas invaden los guardabarros con trazos más estilizados y modernos. La parrilla en forma de trapecio invertido corona a un paragolpes de generosas dimensiones, con grandes entradas de aire y los antinieblas integrados a ambos lados. El parabrisas es amplio y tiene una marcada inclinación, al igual que en su antecesor tanto el pilar A como el B se encuentran pintados en negro.

El lateral recuerda en demasía a la generación anterior del Swift, con una línea de cintura recta que se eleva gradualmente al acercarse a la trasera. Tanto manijas de puertas como la carcasa de los retrovisores es del color de la carrocería, “cobre perlado” en el caso de la unidad que tuvimos contacto. Las cubiertas Bridgestone Turanza en medida 185/55 R16 van calzadas en unas llantas de 16 pulgadas, con un diseño multi rayos sumamente agradable.


En la trasera es donde personalmente encuentro las mayores diferencias. La tapa del baúl tiene una forma más curvada, aunque mantiene las formas de la generación anterior. En el techo encontramos un aleron, menos discreto que el que equipaba su antecesor, y con un enfoque más deportivo. El paragolpes es de gran tamaño, y tiene trazos curvos en la parte superior que se hacen más rectos en los bajos. Los faros conservan el formato del modelo que sucede, con formas curvas que se proyectan sobre el pasarruedas, pero cuentan con una parte en color blanco y aumentan su tamaño considerablemente.

En resumen, cambios leves, manteniendo la esencia, pero con un resultado notable.

Interior

En el exterior, a pesar de lo acertado de su rediseño, no logra impresionar. Es en el interior donde se nota el mayor cambio con respecto a la generación anterior.


Hablemos claro, guste o no el Swift anterior tenía un exterior llamativo, pero el interior lo desmerecía. Era demasiado simplista, aunque funcional. Demasiado japonés. Al entrar a este nuevo modelo, que dicho sea de paso de hace sin necesidad de usar la llave, la sensación es totalmente distinta. El diseño simétrico del tablero nos recuerda a su hermano mayor, el Kizashi. La calidad percibida es destacable, a pesar de la ausencia de plásticos blandos, las terminaciones y texturas son dignas de un segmento superior.

El volante tiene un diseño atractivo, está forrado en cuero y aloja uno de los seis (si, seis) airbags. La parte central tiene un aplique en símil aluminio, al igual que el tablero y las salidas de aire centrales. La consola central aloja los mandos del climatizador automático y del equipo de audio, que cuenta con seis altavoces, lector de CD, MP3 y entrada USB. Otro punto llamativo, es la gran cantidad de portaobjetos repartidos en el interior, ayudando a mejorar la vida a bordo.


La posición de manejo se puede encontrar con facilidad gracias a los reglajes múltiples de la butaca (altura inclusive) y al volante que regula en altura y profundidad. Igualmente, esperaremos a probarlo para profundizar en estos aspectos.

La habitabilidad era otro de los puntos en contra del modelo anterior, sobre todo en las plazas traseras. Gracias a los nueve centímetros más de largo los ocupantes de dichas plazas pueden viajar ahora con comodidad, ya que el espacio para las piernas es suficiente. Dos pasajeros viajarán confortablemente, mientras que un tercero por temas de ancho no estará tan cómodo. Cabe destacar que los tres ocupantes contarán con apoyacabezas regulables en altura y cinturones de tres puntas, además de anclajes ISOFIX en el caso de un sistema de retención infantil. Un detalle interesante son los ganchos detrás de los asientos delanteros, que sirven por ejemplo, para colgar bolsas luego de hacer compras.


El baúl es pequeño, aunque no tanto si tenemos en cuenta el largo total del Swift. Sus 210 litros son ampliables si rebatimos el asiento trasero que está partido en dos (60:40). La rueda de auxilio es temporal, algo obvio teniendo en cuenta que calza llantas 16’ y no le sobra espacio en el baúl.

Mecánica

Un motor 1.400 cc de cuatro cilindros es el encargado de mover al Swift. Tiene doble árbol de levas a la cabeza, cuatro válvulas por cilindro y sistema VVT de apertura variable. Eroga 94 cv a 6.000 rpm (8 cv menos que el 1.5 anterior) y su torque máximo es de 130 nm a 4.000 revoluciones. El mismo está asociado a una caja manual de cinco velocidades, o automática de cuatro en opción.


El peso ronda los 1.030 kg, por lo que la relación peso/potencia es de 10,9 kg/cv. En relación al Swift anterior, este perdió 5 kg.  El consumo mixto oficial es de 17, 8 km/l. Pasando al apartado suspensiones y frenos, en el eje delantero son del tipo McPherson, mientras que en el trasero son con eje de torsión. Tanto en el tren delantero como en el trasero encontramos frenos de disco (macizos detrás y ventilados adelante).

Precio y equipamiento

El precio es de U$S 26.900 para la versión con caja manual, y U$S 28.900 para la que incorpora la caja automática de cuatro velocidades. El equipamiento es realmente completo, sobre todo en el apartado seguridad.

En él destacamos: Seis airbags, tres apoyacabezas traseros, sistema ISOFIX de retención, cuatro frenos de disco y ABS con EBD. Y le sumamos en confort, climatizador automático, cuatro levantavidrios eléctricos, arranque sin llave, llantas de 16 pulgadas, faros antinieblas, volante forrado en cuero, dirección con asistencia eléctrica.


Cabe destacar que recibió cinco estrellas en los test de EuroNCAP y su garantía es de tres años o 100.000 kilómetros. Está disponible en ocho colores distintos.

Competidores
  • Peugeot 207 1.6 16V VTI – U$S 29.990
Comercializa

Ayax S.A. Rondeau 1745. Tel. 29247700. Web: www.suzuki.com.uy

Galería: Primera impresión Suzuki Swift
Autoblog Uruguay - autoblog.com.uy. | Equipo | Versión para móviles | Escribinos | Volver arriba