viernes, 26 de noviembre de 2021

Prueba: Hyundai Sonata Hybrid 2.0 GDi GLS A/T

Probamos al Hyundai Sonata en su octava generación y en variante híbrida.

Evaluamos durante una semana a la octava generación del Hyundai Sonata. Llega desde Corea del Sur en una sola variante denominada Hybrid con una mecánica naftera 2.0 GDi con 154 cv asociada a una eléctrica de 38 kW (51 cv) para una potencia combinada de 193 cv. Prueba completa, a continuación.

El nombre Sonata es desde el año 1985 sinónimo de sedán mediano para Hyundai Motor Company. La primera evolución se denominó de forma interna como Y1 y se mantuvo en producción hasta 1988. Allí nació el Sonata Y2, que se conservó hasta 1993, momento en el que apareció el Y3. ¿Ven un patrón de nomenclaturas? Bueno, para la cuarta generación se rompió porque en 1998 pasó a ser el Sonata EF.

Ese producto se mantuvo en producción hasta el 2004, cuando nació el NF o quinta generación. La sexta llegó en 2009, con el Sonata YF (sí, volvieron a la "ye", pero solo acá), que fue reemplazado en 2014 por el LF (ver lanzamiento). Ese producto es el directo antecesor del que hoy nos convoca, el Sonata de octava generación o DN8, como se lo denomina de forma alfanumérica en la interna de Hyundai.


La octava generación del Sonata se presentó en el Salón de Nueva York 2019 (ver nota) con un diseño inspirado en el concepto Le Fil Rouge Vision, que debutó en el 2018 en el Salón de Ginebra (ver nota), que inauguró el nuevo estilo de diseño de la marca, denominado “Sensuous Sportiness”, tomando la posta del estilo anterior que la casa surcoreana denominaba “Fluidic Sculpture”.

Al igual que la generación previa, se produce en la planta surcoreana de Asan y en septiembre de 2020 llegó a Uruguay en una sola variante de equipamiento denominada Hybrid GLS (ver lanzamiento), con una mecánica naftera 2.0 GDi de 154 cv de potencia asociada a una eléctrica de 38 kW (51 cv) para una potencia combinada de 193 cv. Ambos van acoplados a un caja automática de seis relaciones. Se comercializa a U$S 55.990 y ahora llegó el turno de probarlo y conocerlo a fondo.


Exterior

Hyundai está pasando en estos momentos por una plena revolución de sus diseños y lenguajes estéticos. Si bien este Sonata es el estandarte del “Sensuous Sportiness”, su gama de SUVs está corriendo por otros carriles con el “Parametric Design” visto en la nueva generación de Tucson (ver prueba), mientras que la gama de productos Ioniq tomará un camino paralelo y muy distinto a esos. Es medio un entrevero. Pero lo que no puede dejar de reconocerles es que son estilos muy llamativos, jugados y que resaltan en la calle.

Sonata es un sedán mediano muy elegante y estilizado. Algo que desde la sexta generación viene siendo así, aunque la séptima decidió bajarle un poco a la extravagancia. Ahora en la octava decidieron redoblar la apuesta y hacer un producto jugado por donde se lo mire, pero con proporciones muy clásicas. Según la marca, el estilo “Sensuous Sportiness” se define por "la armonía entre cuatro elementos fundamentales en el diseño del vehículo: proporción, arquitectura, estilo y tecnología."


Además de ser una carrocería muy aerodinámica (con un coeficiente de Cx 0,24), lo que más destaca en el frontal, además de la enorme y baja parrilla, son los grupos ópticos (HID y no LED, dicho sea de paso). Pero en particular, las luces de circulación diurna. Van integradas con lámparas de iluminación oculta, una innovación de diseño que parecen ser de un material cromado cuando se apagan y se aclaran cuando se encienden a lo largo del capot, disolviéndose hacia atrás. Es un detalle que se ve perfecto de noche.

En el lateral se pueden apreciar esas proporciones clásicas de tres volúmenes conocidas de otros sedanes medianos de antaño. Pero con un par de vueltas de tuerca para hacerlo parecer más moderno, como una caída del techo que se funde con el baúl, simulando una silueta casi de coupé, con mucha suavidad. Las llantas de aleación de esta variante Hybrid no son muy grandes y lucen algo perdidas entre tanta chapa. Son de 17 pulgadas y en la unidad probada iban sobre neumáticos Pirelli P Zero en una medida más que lógica para nuestras calles y caminos: 215/55 R17.


En el sector trasero una vez más, al igual que adelante, las ópticas son las principales protagonistas del diseño. Acá enmarcan el remate del Sonata y por las noches también cobran un papel fundamental para distinguirlo a lo lejos. Un detalle es que no tiene botón visible de apertura del baúl: está escondido en la "H" del logo. Pero también mediante la llave manos libres y acercándose a menos de 50 cm del vehículo, se desbloquea de forma automática, solo parándose cerca del auto. Pero también se lo puede abrir de formas mucho menos rebuscadas: desde la llave o desde un comando interno en el habitáculo. Tanto la complican, que Hyundai tuvo que hacer un video explicando todas las formas (ver video).

Frente a la séptima generación (cifras entre paréntesis a continuación), el Sonata actual tiene 30 mm menos de altura y un ancho extendido en 25 milímetros. Su distancia entre ejes es 35 mm más extensa y toda su longitud es 45 mm mayor que su antecesor. En cotas absolutas, hablamos de 4.900 mm de largo (4.855 mm), 1.860 mm de ancho (1.865 mm), y 1.445 mm de alto (1.485 mm), y una batalla con 2.840 milímetros (2.805 mm). Es un producto cuyos números no mienten: es un bote gigante.


Interior

Si por fuera es un verdadero manifiesto de diseño sobre cuatro ruedas, por dentro ya parece que los diseñadores del Sonata decidieron jugársela un poco menos. De todas formas es un habitáculo muy acogedor y que te invita a pasar varias horas con mucha comodidad. Esa palabra y sus derivaciones la verán repetida hasta el hartazgo en este análisis, ya les aviso. Lo que también puede verse es un patrón que tiene Hyundai con cada cambio de generación: no se parece en nada al modelo precedente.

Lo que no cambió (por suerte) es en términos de calidad. Hay plásticos de inyectado blando en la parte superior (hasta la base del parabrisas) y puertas, mientras que los (pocos) rígidos que hay se sienten sólidos. Las puertas cierran con la solidez de una heladera industrial y casi con el mismo sonido. Incluso los mandos de limpiaparabrisas y ópticas tienen una calidad que ni en marcas premium se encuentra. Además, esta unidad con más de 18.000 km estaba como 0km. No había solo un solo quejido o grillo.


Sentarse al volante es entender por qué los SUVs no van a tener nunca esta postura de manejo. La butaca puede ir muy baja en la posición más inferior (en esta versión además tiene regulaciones eléctricas con dos memorias incluyendo una lumbar) y el volante se puede ajustar tanto en altura como alcance, además de calefaccionarlo. El resultado es una posición de manejo cómoda y casi perfecta, porque el cojín del asiento podría tener un par de centímetros más para apoyar mejor los muslos. Para este nivel GLS los asientos delanteros vienen calefaccionados y ventilados (bienvenido a medida que nos vamos acercando al verano).

Donde sí hay un salto notorio de modernidad es en términos de tablero y pantallas. Ahora los Tucson abandonaron los instrumentales analógicos para pasar de lleno a lo digital. El instrumental pasó a tener un display configurable de 10,25 pulgadas TFT con computadora de a bordo y muchísimas funciones. Además la estetica cambia en función de los modos de conducción que utilicemos (Normal/Sport/Eco/Smart/Custom), sumando un diseño específico. Algo que carece es de un tacómetro, que como en casi todos los híbridos, se reemplaza por un potenciómetro. De todas formas, se puede seleccionar para verlo en uno de los formatos de la computadora o cuando activamos la cámara derecha del retrovisor.


Al centro de la consola está el sistema multimedia con una pantalla táctil de ocho pulgadas con AM/FM/2USB-A/iPod/Bluetooth/Android Auto/Apple CarPlay. Es de las más intuitivas del segmento (mantuvo los mandos físicos, no como en el Tucson, por ejemplo) y no cuesta agarrarle la mano a todas las funciones que ofrece, que dicho sea de paso, son muchísimas. Eso sí, en Latinoamérica no tiene navegador integrado, pero se soluciona (mientras haya señal o mapas descargados al dispositivo) con el espejamiento de los smartphones. Ya que los menciono, de serie en ambas versiones el Tucson ahora trae un cargador inalámbrico (Qi) para esos aparatejos del demonio.

Un par de detalles de las plazas delanteras que quiero destacar están asociadas al sistema walk-in-device, el conductor puede deslizar y reclinar el asiento del pasajero mediante un botón ubicado en el respaldo para mejorar la comodidad de los ocupantes de los asientos delanteros o traseros. Es una gran solución, pero también un entretenimiento de los pasajeros posteriores para ir molestando al que va sentado adelante del lado derecho. Lo mejor es que una tercera tecla permite que la butaca delantera derecha se pueda poner en un modo de descanso, basculando el cojín y reclinando el respaldo en un solo movimiento.


Esta octava generación del Sonata utiliza una nueva plataforma (la N3 de Hyundai-Kia) compartida la generación actual del Santa Fe (ver lanzamiento) así como la última del Tucson (ver lanzamiento). Por lo que en términos de habitabilidad trasera, con esa carta de presentación, debería ser buena. Y lo es, en efecto. Son plazas posteriores muy amplias para dos adultos, habiendo mucho espacio para las piernas y cabezas de los que viajen allí, más allá de tener un enorme techo solar panorámico y eléctrico.

Un tercer adulto podrá ir sentado en el medio, sí. Pero sin el mismo nivel de confort que aquellos en los laterales. Hay un mínimo falso túnel de transmisión, un respaldo más duro, y un techo bastante más bajo. A lo ancho tampoco tendrá mucho espacio para los pies. Es decir, tres podrán acomodarse en viajes de corta y mediana distancia, pero el que vaya en el medio irá bastante incómodo como consecuencia de esa caída tan elegante del techo que se puede elogiar por fuera, aunque por dentro es una complicación de espacio.


En relación a las amenidades, más allá del mencionado enorme techo panorámico, quienes viajen atrás tendrán una conexión USB-A (podría tener una más) y salidas de aire acondcionado. Pero también contarán con cortinillas parasol manuales en las puertas y eléctrica en la luneta, que se puede accionar desde una tecla en la consola delantera del techo. Un detalle más propio de sedanes ejecutivos o diplomáticos premium. Bien por eso, Hyundai. Punto destacado también es el sonido, que en este nivel GLS corre por cuenta de 12 parlantes más un enorme subwoofer, todos de la firma Bose.

Yendo al baúl, empiezan algunos puntos a mejorar. No en términos de capacidad, porque tiene unos más que generosos 453 litros de volumen. Rinden bien, porque están aprovechados al máximo y es un lugar amplio. Pero al menos en la configuración que nos llega a Uruguay, no pueden ser ampliados porque el respaldo trasero es fijo. Apenas tiene una abertura tipo pasa-esquíes en el centro y nada más. Lo otro mejorable es el auxilio que está por debajo del piso del baúl: es un Khumo temporario medida 125/80 D16.


Motores y transmisión

La mecánica naftera de este Sonata Hybrid es un impulsor perteneciente a la nueva familia SmartStream-G de Hyundai-Kia. Tiene 1.999 cc de cilindrada, cuatro cilindros, 16 válvulas, distribución variable doble Dual CVVT e inyección directa GDi. Eroga una potencia máxima de 154 cv a las 6.000 rpm y un par máximo de 189 Nm a 5.000 vueltas. Por otra parte está el motor eléctrico síncrono de imán permanente de este Sonata Hybrid. Produce una potencia máxima de 38 kW (o lo que es lo mismo, 51 cv) entre las 1.700 y 2.000 rpm, mientras que el torque máximo que produce es 204 Nm desde 0 a 1.770 revoluciones por minuto. Cabe destacar que tiene una tasa de compresión bastante alta: 14,0:1 y ciclo Atkinson, no Otto.

En conjunto, ambos impulsores logran una potencia máxima de 193 cv, aunque Hyundai no declara el torque combinado. La batería que lleva el sistema eléctrico es de polímeros de ion litio con un voltaje máximo de 270 voltios y una capacidad de 1.6 kWh. Se recarga mediante la regeneración de la energía de frenado y como ya pasa en otros productos de características similares, con el fin de ocupar la menor cantidad de espacio en el habitáculo y del baúl, van ubicadas por debajo del asiento trasero. Un detalle es que en otros mercados se ofrece un opcional de un techo con celdas solares para recargar la batería. Según Hyundai genera energía eléctrica suficiente para aumentar la autonomía de conducción en más de 3 km al día. Eso es alrededor de 1.000 km extra por año, solo proveniente de esa fuente.


El último Hyundai híbrido que había probado fue el Ioniq Hybrid hace ya tres años (ver prueba). Y las sensaciones que transmite este Sonata Hybrid son muy similares a las de aquel, solo que pasadas por un cernidor de más refinamiento y con una respuesta más contundente, por razones obvias de matemáticas y física: esta berlina mediana tiene 52 cv más. Pero curiosamente, menos torque, 61 Nm para ser exacto y 173 kg más de masa para mover por delante. Sin embargo, no por ello al Sonata no se lo siente poco ágil. Más bien todo lo contrario. Es un sedán que pese a sus dimensiones, logra desenvolverse con soltura.

Como es obvio, al desacelerar o frenar, el motor eléctrico actúa como generador para efectuar el frenado regenerativo y emitiendo un zumbido casi que de nave espacial. La energía cinética, que otros productos se pierde en forma de calor, en este híbrido se recupera como eléctrica en la batería. Por eso para manejar un híbrido tenemos que empezar a considerar las inercias y las disminuciones de velocidad como chances de recargar la batería. Aunque en este Hyundai la retención no es tan notoria como en otros, que cuando levantamos el pie del acelerador, es como si le colgaran un ancla en la trompa al auto. A su vez, puede circular en modo eléctrico hasta una velocidad de 120 km/h, luego se conecta el impulsor a combustión.


La transmisión, por su parte, es una automática con convertidor de par y seis relaciones, que permite ser manejada desde dos levas al volante. No tiene un selector tradicional, sino que se vale de cuatro botones (P, R, N y D) no existiendo un modo "Sport" ni nada por el estilo. Apenas deja pasar de forma manual las marchas desde las mencionadas levas, y poca cosa más. Es un producto enfocado al confort y esto lo delata como nada. Más allá de eso, la transmisión es suave en su funcionamiento, aunque no veloz ni ágil como una doble embrague (como la que sí tiene el Ioniq Hybrid, por ejemplo).

Hyundai no declara velocidad máxima ni la aceleración de 0 a 100 km/h, pero sí un consumo en ciclo mixto de 5,0 litros cada 100 km. En la unidad probada (con más de 18.000 km en el odómetro cuando la retiré) logré unos números de verdad excelentes. En ciudad el mejor registro conseguido fue 4,4 l/100 km, mientras que en ruta y combinado las cifras fueron 4,6 y 5,1 l/100 km respectivamente. El depósito de combustible tiene 49 litros de capacidad, por lo que la autonomía estaría cerca de los 1.000 km con un tanque en teoría. El peso en orden de marcha, por su parte, es de 1.543 kg.


Comportamiento dinámico

Así como más arriba dije que este Sonata Hybrid era un bote por sus dimensiones, nada se le acerca más en definición cuando queremos explicar su comportamiento dinámico. Porque parece que va navegando como una góndola veneciana por las calles. Y con el mismo grado de elegancia al pasar. Las suspensiones están seteadas para el confort por sobre todas las cosas. En tanto que los neumáticos y sus dimensiones acompañan de forma ideal este ajuste y el resultado es un sedán muy cómodo, bien clásico en ese aspecto.

Como decía más arriba, los 193 cv llevan bien a esta carrocería de casi cinco metros de largo y algo más de una tonelada y medio de masa para mover. Este nuevo Sonata se siente muy bien aplomado en todos los ámbitos de uso. En la ciudad es un producto fácil de llevar gracias a la correcta asistencia de la dirección y un despeje que si bien no es de los más generosos por tener también un voladizo delantero largo, durante la prueba jamás tocó abajo. Igual es de esos autos que te invitan a pasar despacito los lomos de burro o badenes, por las dudas.


En ciudad se disfruta mucho del silencio de conducir al Sonata. Pero no solo por el motor eléctrico y su silbido futurista casi imperceptible, sino por el excelente trabajo de insonorización que tiene. De todas formas en ruta con los dos motores trabajando, el 2.0 tampoco se deja escuchar tanto. Es un nivel de sonoridad reducido, porque incluso llegué a medir 63 db a velocidades de ruta (110 km/h), que es un número muy bajo no solo para el segmento, sino también en general. 

Pero al acostumbrarse tanto tiempo a tener el eléctrico encendido en ciudad, cuando salimos a la ruta es un cambio de soundtrack es notorio de todas formas. La dirección, por su parte, cuenta con asistencia eléctrica y un feedback bastante más artificial que otras del segmento. Por su parte, cuando encaramos curvas cerradas o realizamos maniobras de evasión la carrocería se inclina en demasía, pero teniendo siempre un comportamiento franco y predecible. Es una berlina clásica, pensada para el mercado norteamericano más que nada. Y se nota perfecto eso desde lo dinámico.


Por otra parte, al igual que otros Hyundai lleva el selector llamado "Drive Mode" que permite elegir cinco modos de conducción, Eco y Sport, además del Normal que su nombre ya lo dice todo y uno denominado Smart, que adapta el modo en función del tipo manejo que le demos, así como uno Custom, que permite personalizar un modo propio combinando cosas de los otros cuatro seteos de fábrica. 

El primero ayuda a mejorar los consumos haciendo que el pedal del acelerador tenga un accionar más "adormecido" y las marchas pasan a unas tranquilas 2.000 vueltas. Con el segundo se aumenta la respuesta del acelerador y los cambios se suceden 500 rpm más arriba. Además en el modo "manual", el la transmisión estira las revoluciones hasta el corte de la inyección, momento en el que pasará a la marcha siguiente.


Usando el modo Eco se tendrá una respuesta más calmada, pero por instinto pisaremos más a fondo el acelerador. Los consumos no varían tanto si desconectamos este modo, por lo que es una mejor opción aprovecharlo cuando hacemos varios kilómetros a velocidad constante en la ruta, por ejemplo. Para la ciudad, el 2.0 junto con la caja de sexta trabaja a apenas 1.900 vueltas en D6 a unos 70 km/h. El modo Sport por el contrario, se aumenta la capacidad de respuesta del acelerador y logrando que el motor GDi se sienta más ágil en su accionar, subiendo el régimen en 500 rpm y bajando la marcha a D5.

En consecuencia este seteo hace que las marchas se estiren un poco más y los consumos sean apenas más elevados, pero jamás serán disparatados. Por eso el consejo es el siguiente: solo usen el modo Eco o Smart en ruta y el Sport solo cuando quieran impresionar a sus conocidos sobre el híbrido que tienen. Saliendo a la carretera el impulsor viaja a 2.300 rpm en D6 a 110 km/h (D5 a 2.800 rpm en Sport) y en relación a los adelantamientos, tarda apenas 5,79 segundos para pasar de 80 a 110 km/h, con la transmisión bajando de D7 hasta D3, que es un tiempo más que correcto para una berlina de estas dimensiones, potencia y peso.


Equipamiento

El Sonata Hybrid GLS cuenta de serie con: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos y bloqueo),  luces diurnas LED, luces traseras LED, faro antiniebla trasero LED, faros delanteros HID, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, cámara de retroceso y 360º, tapizados en eco-cuero, asiento del conductor con regulación eléctrica con dos memorias, asiento del acompañante con regulación eléctrica, alarma, dirección asistida eléctricamente (MDPS), control de velocidad crucero, sensor de luces, climatizador automático bi-zona con salidas de aire para las plazas traseras, botón de encendido/apagado, llave manos libres (Smart Key), encendido a distancia, espejos exteriores con luz de giro, calefaccionados y rebatibles eléctricamente, sistema multimedia con pantalla táctil de ocho pulgadas con AM/FM/MP3/Aux-In/2USB/iPod/Bluetooth/Android Auto/Apple CarPlay, cargador inalámbrico para smartphones (Qi), volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidd con levas integradas y calefaccionado, Head-up-Display a color, freno de estacionamiento electro-mecánico (EPB) con función "Auto Hold", asientos delanteros calefaccionados y ventilados, techo solar eléctrico y panorámico, ajuste eléctrico del asiento del pasajero desde las plazas traseras (walk-in-device), sistema de sonido Bose con 12 parlantes, espejo interno con antiencandilamiento automático, instrumental digital con display de 12,3 pulgadas TFT con computadora de a bordo, cortina parasol en luneta (eléctrica) y ventanillas traseras (manuales), iluminación ambiental personalizable, modos de conducción (Normal/Sport/Eco/Smart/Custom),y llantas de aleación de 17 pulgadas sobre neumáticos en medida 215/55 R17.


En términos generales viene muy bien equipado hablando de los elementos de confort. Pero al Sonata Hybrid le faltan algunos gadgets extra por el precio como ser asistente de estacionamiento o navegador, aunque no son ítems que quiten el sueño a nadie, porque son más "chiches" que otra cosa. Sin embargo, el faltante más notorio es lo que veremos en el apartado de seguridad.

Seguridad

La dotación de seguridad del Sonata es solo correcta, aunque cumple con lo básico y apenas un poco más para este rango de precios y segmento. Cuenta de serie con: seis airbags, frenos ABS+EBD+BA, controles de tracción y estabilidad (VSM), anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, asistente para arranque en pendientes (HAC), detección de punto ciego (BSD) con visualización en instrumental, monitoreo de presión de neumáticos (TPMS), alerta de ocupante trasero (ROA), apoyacabezas activos delanteros, cinco apoyacabezas, y cinco cinturones inerciales de tres puntas.

Pero en otros mercados, el Sonata Hybrid también incorpora de serie el paquete de asistencias Hyundai SmartSense incluyendo: asistente de evasión de colisión en punto ciego (BCA), detección de punto ciego (BSD), alerta de tráfico trasero (RCCW), sistema activo de cambio involuntario de carril (LKA), sistema de asistencia a la frenada de emergencia (FCA/FCW), asistente de seguimiento de carril (LFA), detector de fatiga del conductor (DAW), control de velocidad crucero inteligente (SCC con función Stop & Go), alerta de salida del vehículo precedente (LVDA), y alerta de ocupante trasero (ROA). Sería bueno tener estos equipamientos también en nuestro mercado.


Precio y garantía

El Sonata Hybrid 2.0 GDi GLS A/T se comercializa a U$S 55.990 y tiene una garantía de 5 años sin límite de kilometraje y de 10 años sin límite de kilometraje para la batería. Es un valor más que lógico para el segmento, que dicho sea de paso, Hyundai es la única marca que participa de esta franja del mercado dentro de las firmas generalistas. Pero esto no es nuevo. El Sonata se ha ido acostumbrando a transitar solo el mercado desde hace años.

Los sedanes de segmento D están en franca desaparición y la muestra más cabal es que este sedán surcoreano ya no tiene rivales. No solo por ser híbrido. Por ser una berlina mediana generalista y punto. Para ir a buscar productos similares por segmento, hay que irse a marcas premium. BMW es la que tiene una oferta parecida a la de Hyundai con el 330e 2.0 T Urban Steptronic (U$S 60.990), pero es un híbrido enchufable de 252 cv de potencia y que permite entre 59 y 66 km de autonomía 100% eléctrica. Es un concepto distinto, aunque está peligrosamente cerca del Sonata en precio. Da para pensarlo entre los dos.


Conclusión

Aunque es un sedán clásico, el Sonata es una verdadera rareza para los estándares del consumidor del 2021. No solo dentro de la gama Hyundai, hoy casi que tomada por completo por la fiebre de los SUVs y crossovers. Sino también para el mercado uruguayo en general, que sufre de la misma "pandemia". Entonces, intentar entender por qué este producto sigue existiendo es un ejercicio de análisis interesante.

Si bien hay una inmensa mayoría de clientes que hoy por algo más de U$S 50.000 no irían por otra cosa que no fuera un SUV o una pick-up, creo que aún queda un espacio en el mercado para aquellos consumidores que prefieran las bondades y virtudes de un sedán clásico con todas las letras. Y como ya he dicho en otras ocasiones de evaluación de productos híbridos o híbridos enchufables, creo que Hyundai entendió bien que la herramienta para la supervivencia de estos productos clásicos es darles un baño de modernidad con una mecánica electrificada en alguna proporción.


Más allá de lo que ya mencioné sobre el superlativo confort de marcha, la calidad intachable de fabricación o el diseño trabajado que tiene este sedán surcoreano, el mero hecho de que entregue casi 1.000 km de autonomía con un tanque de combustible y consumos dignos de un citycar de 900 cc de cilindrada, resulta argumento suficiente para que este producto exista. Es una lástima que Hyundai, por los motivos que sea, no haya podido dotarlo de asistencias a la conducción para redondear un sedán excelente.

Pero como siento que eso se solucionará más pronto que tarde, la verdadera cuestión es saber cuántos clientes más están dispuestos a prestarle atención a berlinas tan bien hechas como este Sonata Hybrid. Una vez que el cupo de interesados se llene, es posible que las ventas comiencen a caer, la atención a desaparecer y la oferta a evaporarse. Le ha pasado a rivales igual de buenos, que hoy ya no existen más. Por eso creo que este test más que como una evaluación, que sirva para recordatorio de que los sedanes de segmento D siguen siendo excelentes herramientas de confort para cubrir largas distancias. Solo que a veces quedan un poco a la sombra de un ejército de SUVs que vienen bajando por la colina asfaltada.


A favor
  • Calidad de fabricación y materiales
  • Capacidad del baúl
  • Comportamiento dinámico
  • Confort de marcha
  • Conjunto motor/transmisión
  • Consumos reducidos
  • Diseño exterior e interior
  • Equipamientos de confort y seguridad
  • Garantías
  • Habitabilidad para cuatro adultos
En contra
  • Neumático de auxilio temporario
  • Plaza central trasera limitada a lo alto
  • Respaldo trasero fijo
  • Sin asistencias a la conducción
  • Visibilidad trasera algo reducida



FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Motor de combustión interna
Cilindrada (cc) 1.999
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 16
Relación de compresión: 14,0:1
Diámetro x carrera (mm): 81 x 97
Inyección: directa GDi con distribución variable doble Dual CVVT
Potencia máxima (cv/rpm) 154/6.000
Torque máximo (Nm/rpm) 189/5.000
Sistema híbrido
Motor eléctrico
Tipo: generador síncrono de imán permanente
Potencia máxima (cv/rpm) 51/1.700-2.000
Torque máximo (Nm/rpm) 204/0-1.770
Batería
Tipo: polímeros de ion-litio (Li-Ion)
Voltaje nominal (V): 270
Capacidad energética neta (Kwh) 1,6
Potencia máxima y torque máximo combinados (cv/Nm) 193/N/D
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades automática con convertidor de par y seis velocidades
Tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable (MPDS)
FRENOS
Delanteros: de discos ventilados
Traseros: de discos sólidos
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: independiente tipo McPherson con trapecio inferior y barra estabilizadora
Trasera: independiente multilink con brazo longitudinal y tirante transversal doble
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 215/55 R17
Rueda auxiliar: 125/80 D16
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) N/D
Aceleración 0-100 km/h (s) N/D
Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: 5,0
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 453
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 1.543
Largo total (mm) 4.900
Ancho total (mm) 1.860
Alto total (mm) 1.445
Distancia entre ejes (mm) 2.840
Capacidad del tanque de combustible (l) 49

Galería: Hyundai Sonata Hybrid 2.0 GDi GLS A/T | Créditos: Autoblog y Diego Olivera.
Prueba Hyundai Sonata Hybrid 2.0 GDi GLS A/T

EQUIPAMIENTO

EXTERIOR
Faro antiniebla trasero LED
Faros delanteros full HID con luces diurnas LED y función de luz de curva
Llantas de aleación de 17 pulgadas
Luces traseras LED
Techo solar panorámico doble
SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales delanteros y de cortinas
Alerta de ocupante trasero (ROA)
Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
Asistente de arranque en pendientes (HAC)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
Control de estabilidad (ESC)
Control de tracción (TCS)
Distribución electrónica del frenado (EBD)
Detección de punto ciego (BSD) con visualización en instrumental
Frenos ABS
CONFORT
Asiento del conductor con regulación eléctrica y dos memorias
Asientos delanteros con ventilación y calefacción
Ajuste eléctrico del asiento del pasajero desde las plazas traseras (walk-in-device)
Botón de encendido/apagado
Cámara de retroceso y 360º
Cargador inalámbrico para smartphones (Qi)
Cierre centralizado con mando a distancia
Climatizador automático bi-zona con salidas de aire para las plazas traseras
Control de velocidad crucero
Cortina parasol en luneta (eléctrica) y ventanillas traseras (manuales)
Dirección asistida eléctricamente
Encendido automático de luces
Espejos retrovisores exteriores con luz de giro integrada, desempañador y plegables eléctricamente
Espejo interno con anti-encandilamiento automático
Freno de estacionamiento electro-mecánico (EPB) con función "Auto Hold"
Head-up-Display a color
Iluminación ambiental personalizable
Instrumental digital con display de 10,25 pulgadas TFT con computadora de a bordo
Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema one touch solo para conductor
Luces interiores LED
Respaldo trasero reclinable y rebatible 60:40
Selector de manejo Drive Mode con cinco niveles (Normal/Eco/Sport/Smart/Custom)
Sensores de estacionamiento delanteros y traseros
Sistema de apertura y cierre sin llave (Keyless)
Sistema de sonido Bose con 12 parlantes y subwoofer
Sistema multimedia con pantalla táctil de ocho pulgadas con AM/FM/2USB-A/iPod/Bluetooth/Android Auto/Apple CarPlay
Tapizados en cuero
Toma USB-A de recarga de dispositivos para las plazas traseras (1)
Volante multifunción en cuero calefaccionado regulable en altura y profundidad con levas de cambio integradas

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 55.990. Garantía: 5 años sin límite de kilometraje y 10 años sin límite de kilometraje para la batería.

COMERCIALIZA:

Hyundai Fidocar S.A. Florida 1234. Tel. 29031234. Web: www.hyundai.uy